Índice | Palabras: Alfabética - Frecuencia - Inverso - Longitud - Estadísticas | Ayuda | Biblioteca IntraText

Biblia Vers. Reina-Valera

IntraText CT - Texto

Anterior - Siguiente

Pulse aquí para desactivar los vínculos a las concordancias

Capítulo 4

4:1

Y OTRA vez comenzó á enseñar junto á la mar, y se juntó á Él mucha gente; tanto, que entrándose Él en un barco, se sentó en la mar: y toda la gente estaba en tierra junto á la mar.

4:2

Y les enseñaba por parábolas muchas cosas, y les decía en su doctrina:

4:3

Oid: He aquí, el sembrador salió á sembrar.

4:4

Y aconteció sembrando, que una parte cayó junto al camino; y vinieron las aves del cielo, y la tragaron.

4:5

Y otra parte cayó en pedregales, donde no tenía mucha tierra; y luego salió, porque no tenía la tierra profunda:

4:6

Mas salido el sol, se quemó; y por cuanto no tenía raíz, se secó.

4:7

Y otra parte cayó en espinas; y subieron las espinas, y la ahogaron, y no dió fruto.

4:8

Y otra parte cayó en buena tierra, y dió fruto, que subió y creció: y llevó uno á treinta, y otro á sesenta, y otro á ciento.

4:9

Entonces les dijo: El que tiene oídos para oir, oiga.

4:10

Y cuando estuvo solo, le preguntaron los que estaban cerca de Él con los doce, sobre la parábola.

4:11

Y les dijo: A vosotros es dado saber el misterio del reino de Dios; mas á los que están fuera, por parábolas todas las cosas;

4:12

Para que viendo, vean y no echen de ver; y oyendo, oigan y no entiendan: porque no se conviertan, y les sean perdonados los pecados.

4:13

Y les dijo: ¿No sabéis esta parábola? ¿Cómo, pues, entenderéis todas las parábolas?

4:14

El que siembra es el que siembra la palabra.

4:15

Y éstos son los de junto al camino: en los que la palabra es sembrada: mas después que la oyeron, luego viene Satanás, y quita la palabra que fué sembrada en sus corazones.

4:16

Y asimismo éstos son los que son sembrados en pedregales: los que cuando han oído la palabra, luego la toman con gozo;

4:17

Mas no tienen raíz en sí, antes son temporales, que en levantándose la tribulación ó la persecución por causa de la palabra, luego se escandalizan.

4:18

Y éstos son los que son sembrados entre espinas: los que oyen la palabra;

4:19

Mas los cuidados de este siglo, y el engaño de las riquezas, y las codicias que hay en las otras cosas, entrando, ahogan la palabra, y se hace infructuosa.

4:20

Y éstos son los que fueron sembrados en buena tierra: los que oyen la palabra, y la reciben, y hacen fruto, uno á treinta, otro á sesenta, y otro á ciento.

4:21

También les dijo: ¿Tráese la antorcha para ser puesta debajo del almud, ó debajo de la cama? ¿No es para ser puesta en el candelero?

4:22

Porque no hay nada oculto que no haya de ser manifestado, ni secreto que no haya de descubrirse.

4:23

Si alguno tiene oídos para oir, oiga.

4:24

Les dijo también: Mirad lo que oís: con la medida que medís, os medirán otros, y será añadido á vosotros los que oís.

4:25

Porque al que tiene, le será dado; y al que no tiene, aun lo que tiene le será quitado.

4:26

Decía más: Así es el reino de Dios, como si un hombre echa simiente en la tierra;

4:27

Y duerme, y se levanta de noche y de día, y la simiente brota y crece como Él no sabe.

4:28

Porque de suyo fructifica la tierra, primero hierba, luego espiga, después grano lleno en la espiga;

4:29

Y cuando el fruto fuere producido, luego se mete la hoz, porque la siega es llegada.

4:30

Y decía: ¿A qué haremos semejante el reino de Dios? ¿ó con qué parábola le compararemos?

4:31

Es como el grano de mostaza, que, cuando se siembra en tierra, es la más pequeña de todas las simientes que hay en la tierra;

4:32

Mas después de sembrado, sube, y se hace la mayor de todas las legumbres, y echa grandes ramas, de tal manera que las aves del cielo puedan morar bajo su sombra.

4:33

Y con muchas tales parábolas les hablaba la palabra, conforme á lo que podían oir.

4:34

Y sin parábola no les hablaba; mas á sus discípulos en particular declaraba todo.

4:35

Y les dijo aquel día cuando fué tarde: Pasemos de la otra parte.

4:36

Y despachando la multitud, le tomaron como estaba, en el barco; y había también con Él otros barquitos.

4:37

Y se levantó una grande tempestad de viento, y echaba las olas en el barco, de tal manera que ya se henchía.

4:38

Y Él estaba en la popa, durmiendo sobre un cabezal, y le despertaron, y le dicen: ¿Maestro, no tienes cuidado que perecemos?

4:39

Y levantándose, increpó al viento, y dijo á la mar: Calla, enmudece. Y cesó el viento, y fué hecha grande bonanza.

4:40

Y á ellos dijo: ¿Por qué estáis así amedrentados? ¿Cómo no tenéis fe?

4:41

Y temieron con gran temor, y decían el uno al otro. ¿Quién es éste, que aun el viento y la mar le obedecen?




Anterior - Siguiente

Índice | Palabras: Alfabética - Frecuencia - Inverso - Longitud - Estadísticas | Ayuda | Biblioteca IntraText

Best viewed with any browser at 800x600 or 768x1024 on Tablet PC
IntraText® (V89) - Some rights reserved by Èulogos SpA - 1996-2007. Content in this page is licensed under a Creative Commons License