Índice | Palabras: Alfabética - Frecuencia - Inverso - Longitud - Estadísticas | Ayuda | Biblioteca IntraText

Biblia Vers. Reina-Valera

IntraText CT - Texto

Anterior - Siguiente

Pulse aquí para desactivar los vínculos a las concordancias

Capítulo 2

2:1

Y AL tercer día hiciéronse unas bodas en Caná de Galilea; y estaba allí la madre de Jesús.

2:2

Y fué también llamado Jesús y sus discípulos á las bodas.

2:3

Y faltando el vino, la madre de Jesús le dijo: Vino no tienen.

2:4

Y dícele Jesús: ¿Qué tengo yo contigo, mujer? aun no ha venido mi hora.

2:5

Su madre dice á los que servían: Haced todo lo que os dijere.

2:6

Y estaban allí seis tinajuelas de piedra para agua, conforme á la purificación de los Judíos, que cabían en cada una dos ó tres cántaros.

2:7

Díceles Jesús: Henchid estas tinajuelas de agua. E hinchiéronlas hasta arriba.

2:8

Y díceles: Sacad ahora, y presentad al maestresala. Y presentáronle.

2:9

Y como el maestresala gustó el agua hecha vino, que no sabía de dónde era (mas lo sabían los sirvientes que habían sacado el agua), el maestresala llama al esposo,

2:10

Y dícele: Todo hombre pone primero el buen vino, y cuando están satisfechos, entonces lo que es peor; mas tú has guardado el buen vino hasta ahora.

2:11

Este principio de señales hizo Jesús en Caná de Galilea, y manifestó su gloria; y sus discípulos creyeron en Él.

2:12

Después de esto descendió á Capernaun, Él, y su madre, y hermanos, y discípulos; y estuvieron allí no muchos días.

2:13

Y estaba cerca la Pascua de los Judíos; y subió Jesús á Jerusalem.

2:14

Y halló en el templo á los que vendían bueyes, y ovejas, y palomas, y á los cambiadores sentados.

2:15

Y hecho un azote de cuerdas, echólos á todos del templo, y las ovejas, y los bueyes; y derramó los dineros de los cambiadores, y trastornó las mesas;

2:16

Y á los que vendían las palomas, dijo: Quitad de aquí esto, y no hagáis la casa de mi Padre casa de mercado.

2:17

Entonces se acordaron sus discípulos que está escrito: El celo de tu casa me comió.

2:18

Y los Judíos respondieron, y dijéronle: ¿Qué señal nos muestras de que haces esto?

2:19

Respondió Jesús, y díjoles: Destruid este templo, y en tres días lo levantaré.

2:20

Dijeron luego los Judíos: En cuarenta y seis años fue este templo edificado, ¿y tú en tres días lo levantarás?

2:21

Mas Él hablaba del templo de su cuerpo.

2:22

Por tanto, cuando resucitó de los muertos, sus discípulos se acordaron que había dicho esto; y creyeron á la Escritura, y á la palabra que Jesús había dicho.

2:23

Y estando en Jerusalem en la Pascua, en el día de la fiesta, muchos creyeron en su nombre, viendo las señales que hacía.

2:24

Mas el mismo Jesús no se confiaba á sí mismo de ellos, porque Él conocía á todos,

2:25

Y no tenía necesidad que alguien le diese testimonio del hombre; porque Él sabía lo que había en el hombre.




Anterior - Siguiente

Índice | Palabras: Alfabética - Frecuencia - Inverso - Longitud - Estadísticas | Ayuda | Biblioteca IntraText

Best viewed with any browser at 800x600 or 768x1024 on Tablet PC
IntraText® (V89) - Some rights reserved by Èulogos SpA - 1996-2007. Content in this page is licensed under a Creative Commons License