Índice | Palabras: Alfabética - Frecuencia - Inverso - Longitud - Estadísticas | Ayuda | Biblioteca IntraText

Biblia Vers. Reina-Valera

IntraText CT - Texto

Anterior - Siguiente

Pulse aquí para desactivar los vínculos a las concordancias

Capítulo 13

13:1

PERMANEZCA el amor fraternal.

13:2

No olvidéis la hospitalidad, porque por ésta algunos, sin saberlo, hospedaron ángeles.

13:3

Acordaos de los presos, como presos juntamente con ellos; y de los afligidos, como que también vosotros mismos sois del cuerpo.

13:4

Honroso es en todos el matrimonio, y el lecho sin mancilla; mas á los fornicarios y á los adúlteros juzgará Dios.

13:5

Sean las costumbres vuestras sin avaricia; contentos de lo presente; porque Él dijo: No te desampararé, ni te dejaré.

13:6

De tal manera que digamos confiadamente: El Señor es mi ayudador; no temeré Lo que me hará el hombre.

13:7

Acordaos de vuestros pastores, que os hablaron la palabra de Dios; la fe de los cuales imitad, considerando cuál haya sido el éxito de su conducta.

13:8

Jesucristo es el mismo ayer, y hoy, y por los siglos.

13:9

No seáis llevados de acá para allá por doctrinas diversas y extrañas; porque buena cosa es afirmar el corazón en la gracia, no en viandas, que nunca aprovecharon á los que anduvieron en ellas.

13:10

Tenemos un altar, del cual no tienen facultad de comer los que sirven al tabernáculo.

13:11

Porque los cuerpos de aquellos animales, la sangre de los cuales es metida por el pecado en el santuario por el pontífice, son quemados fuera del real.

13:12

Por lo cual también Jesús, para santificar al pueblo por su propia sangre, padeció fuera de la puerta.

13:13

Salgamos pues á Él fuera del real, llevando su vituperio.

13:14

Porque no tenemos aquí ciudad permanente, mas buscamos la por venir.

13:15

Así que, ofrezcamos por medio de Él á Dios siempre sacrificio de alabanza, es á saber, fruto de labios que confiesen á su nombre.

13:16

Y de hacer bien y de la comunicación no os olvidéis: porque de tales sacrificios se agrada Dios.

13:17

Obedeced á vuestros pastores, y sujetaos á ellos; porque ellos velan por vuestras almas, como aquellos que han de dar cuenta; para que lo hagan con alegría, y no gimiendo; porque esto no os es útil.

13:18

Orad por nosotros: porque confiamos que tenemos buena conciencia, deseando conversar bien en todo.

13:19

Y más os ruego que lo hagáis así, para que yo os sea más presto restituído.

13:20

Y el Dios de paz que sacó de los muertos á nuestro Señor Jesucristo, el gran pastor de las ovejas, por la sangre del testamento eterno,

13:21

Os haga aptos en toda obra buena para que hagáis su voluntad, haciendo Él en vosotros lo que es agradable delante de Él por Jesucristo: al cual sea gloria por los siglos de los siglos. Amén.

13:22

Empero os ruego, hermanos, que soportéis la palabra de exhortación; porque os he escrito en breve.

13:23

Sabed que nuestro hermano Timoteo está suelto; con el cual, si viniere más presto, os iré á ver.

13:24

Saludad á todos vuestros pastores, y á todos los santos. Los de Italia os saludan.

13:25

La gracia sea con todos vosotros. Amén. Fué escrita á los Hebreos desde Itali con Timoteo.

La Epístola Universal de Santiago

1:1

JACOBO, siervo de Dios y del Señor Jesucristo, á las doce tribus que están esparcidas, salud.

1:2

Hermanos míos, tened por sumo gozo cuando cayereis en diversas tentaciones;

1:3

Sabiendo que la prueba de vuestra fe obra paciencia.

1:4

Mas tenga la paciencia perfecta su obra, para que seáis perfectos y cabales, sin faltar en alguna cosa.

1:5

Y si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, demándela á Dios, el cual da á todos abundantemente, y no zahiere; y le será dada.

1:6

Pero pida en fe, no dudando nada: porque el que duda es semejante á la onda de la mar, que es movida del viento, y echada de una parte á otra.

1:7

No piense pues el tal hombre que recibirá ninguna cosa del Señor.

1:8

El hombre de doblado ánimo es inconstante en todos sus caminos.

1:9

El hermano que es de baja suerte, gloríese en su alteza:

1:10

Mas el que es rico, en su bajeza; porque Él se pasará como la flor de la hierba.

1:11

Porque salido el sol con ardor, la hierba se secó, y su flor se cayó, y pereció su hermosa apariencia: así también se marchitará el rico en todos sus caminos.

1:12

Bienaventurado el varón que sufre la tentación; porque cuando fuere probado, recibirá la corona de vida, que Dios ha prometido á los que le aman.

1:13

Cuando alguno es tentado, no diga que es tentado de Dios: porque Dios no puede ser tentado de los malos, ni Él tienta á alguno:

1:14

Sino que cada uno es tentado, cuando de su propia concupiscencia es atraído, y cebado.

1:15

Y la concupiscencia, después que ha concebido, pare el pecado: y el pecado, siendo cumplido, engendra muerte.

1:16

Amados hermanos míos, no erréis.

1:17

Toda buena dádiva y todo don perfecto es de lo alto, que desciende del Padre de las luces, en el cual no hay mudanza, ni sombra de variación.

1:18

El, de su voluntad nos ha engendrado por la palabra de verdad, para que seamos primicias de sus criaturas.

1:19

Por esto, mis amados hermanos, todo hombre sea pronto para oir, tardío para hablar, tardío para airarse:

1:20

Porque la ira del hombre no obra la justicia de Dios.

1:21

Por lo cual, dejando toda inmundicia y superfluidad de malicia, recibid con mansedumbre la palabra ingerida, la cual puede hacer salvas vuestras almas.

1:22

Mas sed hacedores de la palabra, y no tan solamente oidores, engañándoos á vosotros mismos.

1:23

Porque si alguno oye la palabra, y no la pone por obra, este tal es semejante al hombre que considera en un espejo su rostro natural.

1:24

Porque Él se consideró á sí mismo, y se fué, y luego se olvidó qué tal era.

1:25

Mas el que hubiere mirado atentamente en la perfecta ley, que es la de la libertad, y perseverado en ella, no siendo oidor olvidadizo, sino hacedor de la obra, este tal será bienaventurado en su hecho.

1:26

Si alguno piensa ser religioso entre vosotros, y no refrena su lengua, sino engañando su corazón, la religión del tal es vana.

1:27

La religión pura y sin mácula delante de Dios y Padre es esta: Visitar los huérfanos y las viudas en sus tribulaciones, y guardarse sin mancha de este mundo.




Anterior - Siguiente

Índice | Palabras: Alfabética - Frecuencia - Inverso - Longitud - Estadísticas | Ayuda | Biblioteca IntraText

Best viewed with any browser at 800x600 or 768x1024 on Tablet PC
IntraText® (V89) - Some rights reserved by Èulogos SpA - 1996-2007. Content in this page is licensed under a Creative Commons License