Parte. Capítulo

 1     II.    31|       llegaron doce pajes con el maestresala, para llevarle a comer,
 2     II.    32|          lo que será.~ ~ -Mirad, maestresala -dijo la Duquesa - , lo
 3     II.    32|        al pie de la letra.~ ~ El maestresala respondió que en todo sería
 4     II.    32|   apicarados ministros, y aun el maestresala, que venía con ellos, que
 5     II.    47|      otro que hacía el oficio de maestresala llegó un plato de fruta
 6     II.    47|    grandísima celeridad; pero el maestresala le llegó otro, de otro manjar.
 7     II.    47|        la calle, y asomándose el maestresala a la ventana, volvió diciendo:~ ~ -
 8     II.    47|      ella sino el mayordomo y el maestresala, y los demás y el médico
 9     II.    47|     hambre.~ ~ -También -dijo el maestresala - me parece a mí que vuesa
10     II.    47|         posible -dijo Sancho - , maestresala, que agora que no está aquí
11     II.    47|     satisfecho y pagado -dijo el maestresala.~ ~ -Dios lo haga -respondió
12     II.    47|     ducados?~ ~ Hizo de señas el maestresala al labrador que se saliese
13     II.    49|        veces con asco. Lo que el maestresala puede hacer es traerme estas
14     II.    49|        señor gobernador -dijo el maestresala - , que vuesa merced tiene
15     II.    49|          mayordomo, secretario y maestresala, y el coronista que tenía
16     II.    49|          no fueron el mayordomo, maestresala y el secretario. Viéndose,
17     II.    49| secretario, se llegó al oído del maestresala, y le dijo muy paso:~ ~ -
18     II.    49|       dudar en eso -respondió el maestresala - ; y más, que esa sospecha
19     II.    49|   Habíase sentado en el alma del maestresala la belleza de la doncella,
20     II.    49|          gobernador, mayordomo y maestresala, y sin que lo oyese su hermana,
21     II.    49|          gran gusto el enamorado maestresala. Pero el gobernador les
22     II.    49|         a su poca edad. Quedó el maestresala traspasado su corazón, y
23     II.    51|       del gobernador, la cual el maestresala pasó sin dormir, ocupado
24     II.    51|         de la moza se enamoró mi maestresala, y la escogió en su imaginación
25     II.    53|     mayordomo, al secretario, al maestresala, y a Pedro Recio el doctor,
Best viewed with any browser at 800x600 or 768x1024 on Tablet PC
IntraText® (VA2) - Some rights reserved by Èulogos SpA - 1996-2010. Content in this page is licensed under a Creative Commons License