Parte. Capítulo

  1      I       |               Primera parte~ ~Al duque de Béjar,~ ~marqués de Gibraleón,
  2      I.    18|         temido Micocolembo, gran duque de Quirocia; el otro de
  3      I.    18|        sin par Miulina, hija del duque Alfeñiquén del Algarbe;
  4      I.    18|     veros azules, es el poderoso duque de Nerbia, Espartafilardo
  5      I.    21|        amores, que es hija de un duque muy principal.~ ~ -Eso pido,
  6      I.    24|     Cardenio, la voluntad que el duque Ricardo tiene de hacerte
  7      I.    24|         de hacerte merced.» Este duque Ricardo, como ya vosotros,
  8      I.    24|          a hacer la voluntad del Duque, y da gracias a Dios, que
  9      I.    24|           Vine, en fin, donde el duque Ricardo estaba. Fui dél
 10      I.    24|          que las muestras que el Duque daba de hacerme merced habían
 11      I.    24|          fue un hijo segundo del Duque, llamado Fernando, mozo
 12      I.    24|  determiné de decirle el caso al duque Ricardo, su padre; mas don
 13      I.    24|          la honra de mi señor el Duque venía; y así, por divertirme
 14      I.    24|        con ocasión que darían al Duque que venía a ver y a feriar
 15      I.    24|     salvo, temeroso de lo que el Duque su padre haría cuando supiese
 16      I.    24|  ponerlos en ejecución. Diole el Duque licencia, y mandóme que
 17      I.    27|      presto, hasta ver lo que el duque Ricardo hacía conmigo. En
 18      I.    27|        días, y en parte donde el duque su padre no me viese, porque
 19      I.    28|          de quien toma título un duque, que le hace uno de los
 20      I.    28|        nombre del hijo menor del Duque que os he contado.~ ~ No
 21      I.    39|          tuve nuevas que el gran Duque de Alba pasaba a Flandes.
 22      I.    49|         caballero de la casa del Duque de Austria; digan que fueron
 23      I.    50|          gozaré mi renta como un duque, y allá se lo hayan.~ ~ -
 24     II.    25|         hay posada.~ ~ -Al mismo Duque de Alba se la quitara para
 25     II.    30|     buena a servirse de mí y del Duque mi marido, en una casa de
 26     II.    30|         cual, haciendo llamar al Duque su marido, le contó, en
 27     II.    30|     tenía el pie en la corma. El Duque mandó a sus cazadores que
 28     II.    30|         los dos señores; pero el Duque no lo consintió en ninguna
 29     II.    30|   Quijote de la Mancha! -dijo el Duque - ; que adonde está mi señora
 30     II.    30|         Tanto que mejor -dijo el Duque - ; porque muchas gracias
 31     II.    30|          en él don Quijote, y el Duque en un hermoso caballo, pusieron
 32     II.    30|        gusto de la Duquesa y del Duque, que tuvieron a gran ventura
 33     II.    31|         llegasen, se adelantó el Duque y dio orden a todos sus
 34     II.    31|  palafrén sino en los brazos del Duque, diciendo que no se hallaba
 35     II.    31|          carga. En fin, salió el Duque a apearla; y al entrar en
 36     II.    31|     hablara.~ ~ A lo que dijo el Duque:~ ~ -Sancho está muy en
 37     II.    31|    industriadas y advertidas del Duque y de la Duquesa de lo que
 38     II.    31|       servicios. La Duquesa y el Duque salieron a la puerta de
 39     II.    31|     sentar a la mesa. Convidó el Duque a don Quijote con la cabecera
 40     II.    31|          las importunaciones del Duque fueron tantas, que la hubo
 41     II.    31|          se sentó frontero, y el Duque y la Duquesa, a los dos
 42     II.    31|      ruegos que pasaron entre el Duque y don Quijote para hacerle
 43     II.    31|     patochadas.~ ~ -Por vida del Duque -dijo la Duquesa - , que
 44     II.    31|  encantada, Sancho? -preguntó el Duque.~ ~ -Y ¡cómo si la he visto! -
 45     II.    31|    Mancha, cuya historia leía el Duque de ordinario, y él se lo
 46     II.    31|          cólera, hablando con el Duque, le dijo:~ ~ -Vuestra Excelencia,
 47     II.    32|      díganlo vuestras grandezas, Duque y Duquesa excelentes.~ ~ -¡
 48     II.    32|      amigo -dijo a esta sazón el Duque - ; que yo, en nombre del
 49     II.    32|         de los Duques; aunque el Duque no le dijo mucho, impedido
 50     II.    32|   hicieron cerrar por fuerza. El Duque y la Duquesa, que de nada
 51     II.    32|           se querían ir; pero el Duque, porque don Quijote no cayese
 52     II.    32|        llegó y puso la fuente al Duque como a don Quijote, y dándose
 53     II.    32|         supo que había jurado el Duque que si a él no le lavaran
 54     II.    32|       mundo.~ ~ -Así es -dijo el Duque - , y habéis andado deslumbrada
 55     II.    32|          dijo a este instante el Duque - . ¿Quién ha sido el que
 56     II.    32|     nacidas.~ ~ -Así es -dijo el Duque - ; pero hame de dar licencia
 57     II.    32|         los de mi casa, y aun al Duque mi señor, si fuere menester,
 58     II.    32|       llegaban de su coloquio el Duque, la Duquesa y don Quijote,
 59     II.    32|     usanza, y como se la lavó el Duque mi señor y el señor su amo.~ ~ -
 60     II.    32|       cortesías con hacer que el Duque mi señor, lo más presto
 61     II.    32|          su mandado, y fuese. El Duque dio nuevas órdenes como
 62     II.    33|     aunque le cueste la vida. El Duque mi señor y marido, aunque
 63     II.    33|         ella fue a dar cuenta al Duque de lo que con él había pasado,
 64     II.    34|         el gusto que recebían el Duque y la Duquesa de la conversación
 65     II.    34|        de su palafrén, aunque el Duque no quería consentirlo, y,
 66     II.    34|     jabalíes. Apeóse asimismo el Duque y don Quijote, y pusiéronse
 67     II.    34|        Quijote. Lo mesmo hizo el Duque con su venablo; pero a todos
 68     II.    34|     adelantara la Duquesa, si el Duque no se lo estorbara. Sólo
 69     II.    34|   engañáis, Sancho -respondió el Duque - ; porque el ejercicio
 70     II.    34|          intrumentos. Pasmóse el Duque, suspendióse la Duquesa,
 71     II.    34|         hermano correo! -dijo el Duque - , ¿quién sois, adónde
 72     II.    34|        en estos pensamientos, el Duque le dijo:~ ~ -¿Piensa vuesa
 73     II.    35|   Quijote y dijo, volviéndose al Duque:~ ~ -Por Dios, señor, que
 74     II.    35|         y no como decís -dijo el Duque.~ ~ -Déjeme vuestra grandeza -
 75     II.    35|    verdad, amigo Sancho -dijo el Duque - , que si no os ablandáis
 76     II.    35|        mejillas. La Duquesa y el Duque y todos los circunstantes
 77     II.    36|            Tenía un mayordomo el Duque de muy burlesco y desenfadado
 78     II.    36|       puede negar, que cuando el Duque mi señor se le prometió,
 79     II.    36|       está ésta, y quiero que el Duque la vea.~ ~ Con esto, se
 80     II.    36|    Duquesa la carta de Sancho al Duque, de que recibió grandísimo
 81     II.    36|     hincarse de rodillas ante el Duque, que en pie, con los demás
 82     II.    36|     estaban, le atendía; pero el Duque en ninguna manera le consintió
 83     II.    36|          poniendo los ojos en el Duque, dijo:~ ~ -Altísimo y poderoso
 84     II.    36|      atendiendo la respuesta del Duque, que fue:~ ~ -Ya, buen escudero
 85     II.    36|     compostura. Y volviéndose el Duque a don Quijote, le dijo:~ ~ -
 86     II.    36|               Quisiera yo, señor Duque -respondió don Quijote - ,
 87     II.    37|        En extremo se holgaron el Duque y la Duquesa de ver cuán
 88     II.    37|           Preguntó la Duquesa al Duque si sería bien ir a recebirla,
 89     II.    37|   respondió Sancho, antes que el Duque respondiese - , bien estoy
 90     II.    37|        como Sancho dice -dijo el Duque - : veremos el talle de
 91     II.    38|        el dueñesco escuadrón, el Duque, la Duquesa y don Quijote
 92     II.    38|     Trifaldín; viendo lo cual el Duque, la Duquesa y don Quijote,
 93     II.    38|         él estaría -respondió el Duque - , señora Condesa, el que
 94     II.    39|    mostraron quedar admirados el Duque y la Duquesa, pasmados don
 95     II.    41|       gobernador.~ ~ A lo que el Duque dijo:~ ~ -Sancho amigo,
 96     II.    41|         nada blandas, y pidió al Duque que, si fuese posible, le
 97     II.    41|    estaba la tal aventura por el Duque y la Duquesa y su mayordomo,
 98     II.    41|        los dos valientes oían el Duque y la Duquesa y los del jarín,
 99     II.    41|       parecían, se fue adonde el Duque y la Duquesa aún no habían
100     II.    41|         y trabando de la mano al Duque, le dijo:~ ~ -¡Ea, buen
101     II.    41|        padrón está puesto.~ ~ El Duque, poco a poco y como quien
102     II.    41|        fingir de burlas. Leyó el Duque el cartel con los ojos medio
103     II.    41|          las cabras -preguntó el Duque - , ¿en qué se entretenía
104     II.    41|        de cabras es ésa -dijo el Duque - , y por esta nuestra región
105     II.    41|     Decidme, Sancho -preguntó el Duque - : ¿vistes allá entre esas
106     II.    42|      vuelo de Clavileño, dijo el Duque a Sancho que se adeliñase
107     II.    42|       amigo Sancho -respondió el Duque - : yo no puedo dar parte
108     II.    42|         probáis, Sancho -dijo el Duque - , comeros heis las manos
109     II.    42|     sabéis de todo -respondió el Duque - ; y yo espero que seréis
110     II.    42|           Así es verdad -dijo el Duque - ; pero los trajes se han
111     II.    42|       tan buena memoria -dijo el Duque - , no podrá Sancho errar
112     II.    42|       gobierno, con licencia del Duque le tomó por la mano y se
113     II.    43|         excusar con descubrir al Duque quién eres, diciéndole que
114     II.    44|   cayeron y vinieron a manos del Duque, que los comunicó con la
115     II.    44|       cargo era un mayordomo del Duque, muy discreto y muy gracioso (
116     II.    44|       rostro deste mayordomo del Duque, que aquí está, es el mesmo
117     II.    44|        detrás dél, por orden del Duque, iba el rucio, con jaeces
118     II.    44|          de cenar se llega, y el Duque debe de esperar: venga vuesa
119     II.    45|        era de los mejores que el Duque tenía. Diéronle a entender
120     II.    45|         ella, y el mayordomo del Duque le dijo:~ ~ -Es costumbre
121     II.    45|  coronista, fue luego escrito al Duque, que con gran deseo lo estaba
122     II.    46|          a la antesala, donde el Duque y la Duquesa estaban ya
123     II.    46|       sobremodo, concertó con el Duque y con sus doncellas de hacerle
124     II.    46|      quien estaban escuchando el Duque y la Duquesa, Altisidora
125     II.    46|          pudo. Oyendo lo cual el Duque y la Duquesa, y considerando
126     II.    46|        desigual pelea; acudió el Duque a despartirla, y don Quijote
127     II.    46|        apretaba. Más, en fin, el Duque se le desarraigó y le echó
128     II.    47|   diciendo:~ ~ -Correo viene del Duque mi señor; algún despacho
129     II.    47|              Vuestro amigo,~ ~El Duque.»~ ~ Quedó atónito Sancho,
130     II.    47|         secretario, responded al Duque mi señor y decidle que se
131     II.    47|        digo; si no, por vida del Duque mi señor que haga lo que
132     II.    48|      estaba recién casada con el Duque mi señor, quiso traerme
133     II.    48|        que está en una aldea del Duque mi señor, no muy lejos de
134     II.    48|      quiere cumplir; y aunque el Duque mi señor lo sabe, porque
135     II.    49|    mayordomo, y el mayordomo del Duque, se burlaban de Sancho;
136     II.    49|          secreto de la carta del Duque había vuelto a entrar en
137     II.    49|   negaría, por ser él criado del Duque; y aúna Sancho le vinieron
138     II.    50|         La Duquesa se lo dijo al Duque, y le pidió licencia para
139     II.    50|       quería con don Quijote; el Duque se la dio, y las dos, con
140     II.    50|    vengarse. Contó la Duquesa al Duque lo que le había pasado,
141     II.    50| obligaron a pedir a mi marido el Duque le diese un gobierno de
142     II.    50|         estoy muy contenta, y el Duque mi señor, por el consiguiente;
143     II.    50|        mi señora la Duquesa y el Duque los celebran mucho.~ ~ -¿
144     II.    50|      efectivo, y que mis señores Duque y Duquesa pueden dar, y
145     II.    51| despoblados.~ ~ ~ «Escribióme el Duque mi señor el otro día, dándome
146     II.    52|      intencionado villano.~ ~ El Duque dijo que él se la daba,
147     II.    52|       ella; porque pensar que el Duque mi señor me ha de hacer
148     II.    52|          y así, con licencia del Duque mi señor, yo me partiré
149     II.    52|        es menester -respondió el Duque - que vuesa merced se ponga
150     II.    52|        en mitad de la sala, y el Duque le alzó diciendo que, como
151     II.    52|          y habiendo imaginado el Duque lo que había de hacer en
152     II.    52|          en voz alta para que el Duque y los circunstantes la oyesen,
153     II.    53|      queden con Dios, y digan al Duque mi señor que desnudo nací,
154     II.    53|          no es quien ordenare el Duque mi señor: yo voy a verme
155     II.    53|         le dejemos ir, porque el Duque ha de gustar infinito de
156     II.    54|       alguna~ ~ Resolviéronse el Duque y la Duquesa de que el desafío
157     II.    54|          allí a dos días dijo el Duque a don Quijote como desde
158     II.    55|          llegase al castillo del Duque, puesto que llegó media
159     II.    55|    Espérame; iré al castillo del Duque, que está aquí cerca, y
160     II.    55|         corredores estaban ya el Duque y la Duquesa esperando a
161     II.    55|          no quiso subir a ver al Duque sin que primero no hubiese
162     II.    55|      mundo. Así que, mis señores Duque y Duquesa, aquí está vuestro
163     II.    55|   corazón gracias al cielo, y el Duque abrazó a Sancho, y le dijo
164     II.    56|         aplazada, y, habiendo el Duque una y muy muchas veces advertido
165     II.    56|       día, y habiendo mandado el Duque que delante de la plaza
166     II.    56|   combatiente bien informado del Duque su señor de cómo se había
167     II.    56|        en este tiempo estaban el Duque y la Duquesa puestos en
168     II.    56|       enemigo no le acometía. El Duque no sabía la ocasión porque
169     II.    56|       Pedro se la bendiga.~ ~ El Duque había bajado a la plaza
170     II.    56|         A Tosilos, el lacayo del Duque mi señor, nos han puesto
171     II.    56|         y no ha sido la causa el Duque, sino los malos encantadores
172     II.    56|          decís que es lacayo del Duque. Tomad mi consejo, y a pesar
173     II.    56|       alcanzar por esposo.~ ~ El Duque, que esto oyó, estuvo por
174     II.    56|         la gente, volviéronse el Duque y don Quijote al castillo,
175     II.    57|          Quijote se despidió del Duque y de lo que le sucedió con
176     II.    57|          porque el mayordomo del Duque, el que fue la Trifaldi,
177     II.    57|     creció más su admiración. El Duque quiso reforzar el donaire,
178     II.    57|         que las halle. Yo, señor Duque, jamás he sido ladrón, ni
179     II.    58|          me dio el mayordomo del Duque, que como píctima y confortativo
180     II.    60|    ceñida venían los escudos del Duque y los que habían sacado
181     II.    62|        otro castillo como el del Duque.~ ~ Comieron aquel día con
182     II.    66|        al corazón de mi señor el Duque cuando sepa que vuesa merced
183     II.    66|       soy Tosilos, el lacayo del Duque mi señor, que no quise pelear
184     II.    66|          de nuestro castillo, el Duque mi señor me hizo dar cien
185     II.    68|       don Quijote que era el del Duque, donde había poco que habían
186     II.    69|  conocidos de don Quijote ser el Duque y la Duquesa, sus huéspedes,
187     II.    69|          Altisidora? Al subir el Duque y la Duquesa en el teatro
188     II.    69|   rodillas en el suelo. Mandó el Duque que se la quitasen, y le
189     II.    69|        llamas. Suplicó Sancho al Duque que le dejasen la ropa y
190     II.    69|         amiga suya era. Mandó el Duque despejar el patio, y que
191     II.    70|     Llegó, pues, al castillo del Duque, que le informó el camino
192     II.    70|          don Quijote. Pidióle el Duque que si le hallase, y le
193     II.    70|     Volvióse por el castillo del Duque, y contóselo todo, con las
194     II.    70|        Con esto, se despidió del Duque, y se volvió a su lugar,
195     II.    70|          De aquí tomó ocasión el Duque de hacerle aquella burla:
196     II.    70|      halláronle, dieron aviso al Duque, el cual, ya prevenido de
197     II.    70|    Quijote; pero estorbáronlo el Duque y la Duquesa, que entraron
198     II.    70|           Eso me parece -dijo el Duque - a lo que suele decirse:~ ~ ~ ~
199     II.    73|     vistieron en el castillo del Duque la noche que volvió en sí
Best viewed with any browser at 800x600 or 768x1024 on Tablet PC
IntraText® (VA2) - Some rights reserved by Èulogos SpA - 1996-2010. Content in this page is licensed under a Creative Commons License