Parte. Capítulo

  1      I.     1|  administración de su hacienda; y llegó a tanto su curiosidad y
  2      I.     2|         Diose priesa a caminar, y llegó a ella a tiempo que anochecía.~ ~
  3      I.     2|       llegar a la caballeriza, se llegó a la puerta de la venta,
  4      I.     2|         así, con extraño contento llegó a la venta y a las damas,
  5      I.     2|          celada. Estando en esto, llegó acaso a la venta un castrador
  6      I.     2|           de puercos; y, así como llegó, sonó su silbato de cañas
  7      I.     3|      estaba aturdido el arriero), llegó otro con la mesma intención
  8      I.     4|     delicado infante.~ ~ En esto, llegó a un camino que en cuatro
  9      I.     4|        estribos, apretó la lanza, llegó la adarga al pecho, y, puesto
 10      I.     5|       quiso la suerte que, cuando llegó a este verso, acertó a pasar
 11      I.     5|           hombre allí tendido, se llegó a él y le preguntó que quién
 12      I.     7|          y malbaratándolas todas, llegó una razonable cantidad.
 13      I.     8|       correr de su asno, y cuando llegó halló que no se podía menear:
 14      I.     9|           en el Alcaná de Toledo, llegó un muchacho a vender unos
 15      I.     9|        contento que recebí cuando llegó a mis oídos el título del
 16      I.     9|           y con mucha ligereza se llegó a él, y poniéndole la punta
 17      I.    10|          a subir sobre Rocinante, llegó a tenerle el estribo y,
 18      I.    10|            Mas cuando don Quijote llegó a ver rota su celada, pensó
 19      I.    11|     acabado de decir esto, cuando llegó a sus oídos el son del rabel,
 20      I.    11|           rabel, y de allí a poco llegó el que le tañía, que era
 21      I.    12|       Quijote~ ~ Estando en esto, llegó otro mozo de los que les
 22      I.    12|        hija. Y así fue que cuando llegó a edad de catorce a quince
 23      I.    15|          nieve y arena, de lo que llegó muy al cabo; y si no fuera
 24      I.    16|           en estos disparates, se llegó el tiempo y la hora (que
 25      I.    16|         del harriero; pero apenas llegó a la puerta, cuando don
 26      I.    17|         sea el encantado moro.~ ~ Llegó el cuadrillero y, como los
 27      I.    17|     riendas, con un penado galope llegó a la venta, y, hallándola
 28      I.    18|         dignas de ser contadas~ ~ Llegó Sancho a su amo marchito
 29      I.    18|          Pentapolín Garamanta.~ ~ Llegó en esto una peladilla de
 30      I.    18|         parecía que era bastante, llegó otra almendra y diole en
 31      I.    18|           y, al tiempo que Sancho llegó a mirarle la boca, arrojó
 32      I.    20|           docientos pasos, cuando llegó a sus oídos un grande ruido
 33      I.    20|           que dicen que el pastor llegó con su ganado a pasar el
 34      I.    20|         madre, y por la parte que llegó no había barca ni barco,
 35      I.    22|           pena de sus delitos.~ ~ Llegó, en esto, la cadena de los
 36      I.    22|        aunque no se la dieran, se llegó a la cadena y al primero
 37      I.    23|          fuese menester; y cuando llegó fue a tiempo que alzaba
 38      I.    23|      meses, poco más a menos, que llegó a una majada de pastores
 39      I.    23|           y, sin decille nada, se llegó a él y le dio muchas puñadas
 40      I.    24|        bien y me hacía merced, no llegó al extremo con que don Fernando
 41      I.    26|      busca del Toboso, y otro día llegó a la venta donde le había
 42      I.    26|       quiso entrar dentro, aunque llegó a hora que lo pudiera y
 43      I.    27|        llevase el diablo. En esto llegó Sancho, y de ver a los dos
 44      I.    27|          sosegados y a la sombra, llegó a sus oídos una voz, que,
 45      I.    27|           no se moviesen, la cual llegó de nuevo a sus oídos, cantando
 46      I.    27|       señas le había conocido, se llegó a él, y con breves aunque
 47      I.    27|      cuatro días que allí llegué, llegó un hombre en mi busca con
 48      I.    27|           disoluble nudo ligados. Llegó el desposado a abrazar a
 49      I.    27|          le suspendió una voz que llegó a sus oídos, que en lastimados
 50      I.    28|            lo impidió una voz que llegó a sus oídos, que, con tristes
 51      I.    28|       dejara dar, porque luego se llegó a mí, y tomándome entre
 52      I.    28|         su cuento, diciendo:~ ~ -«Llegó esta triste nueva a mis
 53      I.    28|          don Fernando no hallaba, llegó a mis oídos un público pregón,
 54      I.    28|         conmigo vino, cosa que me llegó al alma, por ver cuán de
 55      I.    29|            Y, estando en esto, se llegó Sancho Panza al oído de
 56      I.    30|        sobre un jumento, y cuando llegó cerca les pareció que era
 57      I.    30|          y alejó de todos. Sancho llegó a su rucio, y, abrazándole,
 58      I.    35|         cualificada en sus amores llegó a tanto, que, sin mirar
 59      I.    35|     desdichadas nuevas, casi casi llegó a términos Anselmo, no sólo
 60      I.    35|           Llevantóse como pudo, y llegó a casa de su amigo, que
 61      I.    36|           especialmente aquel que llegó a tomar en sus brazos a
 62      I.    36|          de natural compasión, se llegó a ella y le dijo:~ ~ -¿Qué
 63      I.    36|         en su silencio, hasta que llegó el caballero embozado (que
 64      I.    37|           sabía hablar cristiano. Llegó, en esto, el cautivo, que
 65      I.    39|           se sonrieron; y, cuando llegó a decir de los sonetos,
 66      I.    40|     humanidad a sus cautivos, que llegó a tener tres mil, los cuales,
 67      I.    40|      visto. Llamábase Azán Agá, y llegó a ser muy rico, y a ser
 68      I.    40|        que hacían; pero, así como llegó, alzaron la caña y la movieron
 69      I.    41|        Digo, en fin, que entonces llegó en todo extremo aderezada
 70      I.    41|         mi remedio. Así como ella llegó, le dijo su padre en su
 71      I.    41|           y otras muchas razones, llegó un moro corriendo, y dijo
 72      I.    41|      brazo de mi cuello; antes se llegó más a mí y puso su cabeza
 73      I.    41|      contra mi voluntad. Su padre llegó corriendo adonde estábamos,
 74      I.    41|           el tiempo se pasó, y se llegó el día y plazo de nosotros
 75      I.    41|          y, estando en esta duda, llegó a nosotros nuestro renegado
 76      I.    41|         codicia; lo cual entonces llegó a tanto, que aun hasta los
 77      I.    41|           de haber andado, cuando llegó a nuestros oídos el son
 78      I.    42|         noche, y al cerrar della, llegó a la venta un coche, con
 79      I.    42|         oidor como entonces. Sólo llegó el Cura al punto de cuando
 80      I.    42|           poco por venir el alba, llegó a los oídos de las damas
 81      I.    42|       esta confusión muy atentas, llegó a la puerta del aposento
 82      I.    43|          riendas a Rocinante y se llegó al agujero, y así como vio
 83      I.    43|        los cuatro que llamaban se llegó a oler a Rocinante, que
 84      I.    44|         al ventero; pero así como llegó, embazó y se estuvo quedo,
 85      I.    46|    encantamento; puesto que jamás llegó la sandez de Sancho a tanto,
 86      I.    47|      ofrecimientos. El ventero se llegó al Cura y le dio unos papeles,
 87      I.    48|         adelantándose el Barbero, llegó a ellos, y dijo al Cura:~ ~ -
 88      I.    48|         tenía por sospechosos, se llegó a la jaula donde iba su
 89      I.    50|          della, y allí se detuvo. Llegó el cabrero, y asiéndola
 90      I.    52|          si el Rey se lo mandara. Llegó, pues, a la procesión, y
 91      I.    52|         tanto ensancha,~ ~ ~ ~Que llegó del Catay hasta Gaeta,~ ~ ~ ~
 92     II.     2|       falte una meaja; que anoche llegó el hijo de Bartolomé Carrasco,
 93     II.     5|            prosiguió diciendo:~ ~ Llegó Sancho a su casa tan regocijado
 94     II.     7|           a buscar las aventuras. Llegó Sansón, socarrón famoso,
 95     II.     9|        mal en nuestro negocio.~ ~ Llegó en esto el labrador, a quien
 96     II.    11|         valerle; pero cuando a él llegó, ya estaba en tierra, y
 97     II.    11|         esta perpleja tribulación llegó donde estaba don Quijote
 98     II.    11|            En esto que se detuvo, llegó Sancho, y viéndole en talle
 99     II.    12|        tierna y comedidamente, se llegó a él, y Sancho ni más ni
100     II.    14|           con esta no vista furia llegó donde el de los Espejos
101     II.    14| hechiceros y los encantadores!~ ~ Llegó Sancho, y como vio el rostro
102     II.    14|        aviso y consejo de Sancho, llegó el escudero del de los Espejos,
103     II.    16|         fuera de oro puro. Cuando llegó a ellos el caminante los
104     II.    16|           priesa picó al rucio, y llegó donde su amo estaba, a quien
105     II.    17|     último punto y extremo adonde llegó y pudo llegar el inaudito
106     II.    17|          dentro de la celada, las llegó a las narices, y en oliéndolas
107     II.    17|         mesmo Satanás en persona. Llegó en esto el carro de las
108     II.    17|    hacerle pedazos.~ ~ Hasta aquí llegó el extremo de su jamás vista
109     II.    20|          mano hacer otra cosa, se llegó a uno de los solícitos cocineros,
110     II.    20| descubierta y sin defensa alguna. Llegó el Interés con las figuras
111     II.    21|     venida en sazón semejante.~ ~ Llegó, en fin, cansado y sin aliento,
112     II.    21|        parecer triste y pesarosa, llegó donde Basilio estaba ya
113     II.    21|      gentil, y no como cristiano. Llegó, en fin, Quiteria, y puesta
114     II.    23|      mesmo nombre; el cual cuando llegó a la superficie de la tierra
115     II.    23|      Montesinos estas razones, se llegó a mí por un lado, sin que
116     II.    24|     lanzas y de alabardas. Cuando llegó a ellos, los saludó y pasó
117     II.    25|    escrúpulo.~ ~ Estando en esto, llegó maese Pedro a buscar a don
118     II.    27|          gentil brío y continente llegó hasta el estandarte del
119     II.    28|     jumento, como queda referido. Llegó, en fin, ya vuelto en su
120     II.    30|    sacando de su paso al rucio, y llegó donde la bella cazadora
121     II.    30|          aficionados.~ ~ En esto, llegó don Quijote, alzada la visera;
122     II.    31|         don Quijote; el cual como llegó con la Duquesa a las puertas
123     II.    31|        dejaba al jumento solo, se llegó a una reverenda dueña, que
124     II.    32|        pella de jabón napolitano. Llegó la de la fuente, y con gentil
125     II.    32|      muchacha, aguda y diligente, llegó y puso la fuente al Duque
126     II.    34|          los dos se guardaban.~ ~ Llegó don Quijote y descolgó a
127     II.    34|          por el mismo continente, llegó otro carro; pero el que
128     II.    35|          negro; pero al punto que llegó el carro a estar frente
129     II.    35|         rombos y caráteres,~ ~ ~ ~Llegó la voz doliente de la bella~ ~ ~ ~
130     II.    35|      merced, señor Merlín: cuando llegó aquí el diablo correo y
131     II.    36|          conocerle le miraron.~ ~ Llegó, pues, con el espacio y
132     II.    38|         días, la niña Antonomasia llegó a edad de catorce años,
133     II.    40|            en medio de mi desmayo llegó a mis oídos, y ha sido parte
134     II.    41|        desta dilatada aventura~ ~ Llegó en esto la noche, y con
135     II.    41|         mal talante y poco a poco llegó a subir Sancho, y acomodándose
136     II.    41|         los ojos, y en doce horas llegó a Roma, y se apeó en Torre
137     II.    42|         errar en nada.~ ~ En esto llegó don Quijote, y sabiendo
138     II.    43|       pereza, su contraria, jamás llegó al término que pide un buen
139     II.    45|        con todo su acompañamiento llegó Sancho a un lugar de hasta
140     II.    45|        razón que este buen hombre llegó a mi tienda ayer (que yo,
141     II.    46|       horas, y con mucha presteza llegó la de la mañana. Lo cual
142     II.    46|      recién venido,~ ~ ~ ~Que hoy llegó y se va mañana,~ ~ ~ ~Las
143     II.    47|          el oficio de maestresala llegó un plato de fruta delante;
144     II.    47|            pero el maestresala le llegó otro, de otro manjar. Iba
145     II.    48|      llegando la visión, y cuando llegó a la mitad del aposento,
146     II.    48|          Rodríguez; más cuando la llegó a cerrar, ya la señora Rodríguez
147     II.    49|           de un lugar, todavía se llegó por él el tanto deseado,
148     II.    49| burladores se hallan burlados.~ ~ Llegó la noche, y cenó el gobernador,
149     II.    49|        decir en eso.~ ~ Y en esto llegó un corchete que traía asido
150     II.    49|         lo cual el secretario, se llegó al oído del maestresala,
151     II.    49|         belleza de la doncella, y llegó otra vez su lanterna para
152     II.    49|         el sobresalto, y entonces llegó el ministro de la justicia
153     II.    50|            corriendo y brincando, llegó al pueblo la muchacha, y
154     II.    52|          pintor de mala mano, que llegó a este pueblo a pintar lo
155     II.    52|          acabar de echar el sello llegó el correo, el que traía
156     II.    55|    castillo del Duque, puesto que llegó media legua dél, donde le
157     II.    55|           arremetida a Rocinante, llegó a poner los pies tan junto
158     II.    56|         cuenta la historia que se llegó el día de la batalla aplazada,
159     II.    56|           esto pasaba, Tosilos se llegó adonde doña Rodríguez estaba,
160     II.    58|          trecho a trecho puestas. Llegó don Quijote a los que comían,
161     II.    58|        reposar en ningún cabo.~ ~ Llegó, en esto, adonde los cuatro
162     II.    58|           Quijote, y así lo hizo. Llegó en esto, el oxeo, llenáronse
163     II.    58|           las ancas de Rocinante. Llegó el tropel de los lanceros,
164     II.    60|           Con esta imaginación se llegó a Sancho, habiendo primero
165     II.    60|        enternecida y rigurosa, se llegó a él, y asiéndole de las
166     II.    60|       aquella gente estuviese.~ ~ Llegó, en esto, uno o algunos
167     II.    62|          le quitaba otra cosa.~ ~ Llegó la noche; volviéronse a
168     II.    62|   fabricada.~ ~ El primero que se llegó al oído de la cabeza fue
169     II.    62|          saber, la primera que se llegó fue una de las dos amigas
170     II.    62|           dijo la preguntanta.~ ~ Llegó luego la compañera, y dijo:~ ~ -
171     II.    62|         el que las hace.~ ~ Luego llegó uno de los dos amigos de
172     II.    62|           todo.~ ~ Y apartándose, llegó el otro amigo y preguntóle:~ ~ -
173     II.    62|    admirábase, y pasaba adelante. Llegó en otras a uno, y preguntóle
174     II.    63|          sin hablarle palabra, se llegó a ella y le quitó con sus
175     II.    64|      ligero el de la Blanca Luna, llegó a don Quijote a dos tercios
176     II.    66|     correo de a pie; el cual como llegó junto a don Quijote adelantó
177     II.    66|           paso, y medio corriendo llegó a él, y abrazándole por
178     II.    67|           en su forzosa retirada. Llegó Sancho, y alabóle la liberal
179     II.    68|     advirtieron lo que ser podía. Llegó de tropel la extendida y
180     II.    70|           dolor -replicó Sancho - llegó a la afrenta de las mamonas,
181     II.    70|         Sancho ni de don Quijote. Llegó, pues, al castillo del Duque,
182     II.    71|          me abriré mis carnes.~ ~ Llegó la noche, esperada de don
183     II.    72|         consistía el de su deseo. Llegó en esto al mesón un caminante
184     II.    72|       contrarios don Quijotes.~ ~ Llegó la tarde, partiéronse de
185     II.    74|      detener el curso de la suya, llegó su fin y acabamiento cuando
186     II.    74|           deje el muerto. En fin, llegó el último de don Quijote,
187     II.    74|               Que a tanto extremo llegó~ ~ ~ ~De valiente, que se
Best viewed with any browser at 800x600 or 768x1024 on Tablet PC
IntraText® (VA2) - Some rights reserved by Èulogos SpA - 1996-2010. Content in this page is licensed under a Creative Commons License