Parte. Capítulo

 1      I.     1|                 o Amadís de Gaula; mas maese Nicolás, barbero del mismo
 2      I.     5|             decía más:~ ~ -Sepa, señor maese Nicolás -que éste era el
 3      I.     5|           llamar a su amigo el barbero maese Nicolás, con el cual se
 4      I.     6|              títulos. Y el primero que maese Nicolás le dio en las manos
 5      I.     6|            vuestro buen parecer, señor maese Nicolás, que éste y Amadís
 6      I.    29|                a darlas en el pecho de maese Nicolás, o en la cabeza,
 7      I.    29|           fuese con ellas adonde yacía maese Nicolás dando aún voces
 8      I.    29|            señor don Quijote, que yo y maese Nicolás, nuestro amigo y
 9      I.    31|                  En esto les dio voces maese Nicolás que esperasen un
10      I.    32|             alguna de gusto.~ ~ Acudió maese Nicolás a rogarle lo mesmo,
11     II.     4|              especialmente al Cura y a maese Nicolás, y a su Sobrina
12     II.    25|                 que aquí está el señor maese Pedro! Buena noche se nos
13     II.    25|      Olvidábaseme de decir como el tal maese Pedro traía cubierto el
14     II.    25|             venido vuesa merced, señor maese Pedro. ¿Adónde está el mono
15     II.    25|          quitara para dársela al señor maese Pedro -respondió el ventero - :
16     II.    25|             don Quijote al ventero qué maese Pedro era aquél y qué retablo
17     II.    25|              de lo que le preguntan, y maese Pedro la declara luego;
18     II.    25|                así, se cree que el tal maese Pedro esta riquísimo; y
19     II.    25|            retablo.~ ~ En esto, volvió maese Pedro, y en una carreta
20     II.    25|              Sancho que se los diese a maese Pedro, el cual respondió
21     II.    25|          entretiene.~ ~ No quiso tomar maese Pedro el dinero, diciendo:~ ~ -
22     II.    25|              grandísima priesa, se fue maese Pedro a poner de rodillas
23     II.    25|           llevo.~ ~ A lo que respondió maese Pedro, que ya se había levantado
24     II.    25|             cosas; y así, en tanto que maese Pedro acomodaba el retablo,
25     II.    25|               cuenta que sin duda este maese Pedro su amo debe de tener
26     II.    25|              qué provecho le es al tal maese Pedro tener esos patios?~ ~ -
27     II.    25|              que vuesa merced dijese a maese Pedro preguntase a su mono
28     II.    25|                 Estando en esto, llegó maese Pedro a buscar a don Quijote
29     II.    25|               tenían de todo. A lo que maese Pedro, sin responder palabra,
30     II.    25|                 en el oído, dijo luego maese Pedro:~ ~ -El mono dice
31     II.    25|                ver el retablo del buen maese Pedro, que para mí tengo
32     II.    25|                Cómo alguna? -respondió maese Pedro - . Sesenta mil encierra
33     II.    25| resplandeciente. En llegando, se metió maese Pedro dentro dél, que era
34     II.    25|                un muchacho, criado del maese Pedro, para servir de intérprete
35     II.    26|             repruebas.~ ~ También dijo maese Pedro desde dentro:~ ~ -
36     II.    26|              Aquí alzó otra vez la voz maese Pedro, y dijo:~ ~ -Llaneza,
37     II.    26|             campanas anda muy impropio maese Pedro, porque entre moros
38     II.    26|         disparate.~ ~ Lo cual oído por maese Pedro, cesó el tocar, y
39     II.    26|                un altibajo tal, que si maese Pedro no se abaja, se encoge
40     II.    26|            masa de mazapán. Daba voces maese Pedro, diciendo:~ ~ -Deténgase
41     II.    26|                sazón con voz enfermiza maese Pedro - , y muera yo, pues
42     II.    26|               Panza con las razones de maese Pedro, y díjole:~ ~ -No
43     II.    26|               y díjole:~ ~ -No llores, maese Pedro, ni te lamentes, que
44     II.    26|                que tenga nada vuestro, maese Pedro.~ ~ -¿Cómo no? -respondió
45     II.    26|                    Cómo no? -respondió maese Pedro - . Y estas reliquias
46     II.    26|              condenarme en costas: vea maese Pedro lo que quiere por
47     II.    26|               castellana.~ ~ Inclinóse maese Pedro, diciéndole:~ ~ -No
48     II.    26|             que así lo harían, y luego maese Pedro alzó del suelo con
49     II.    26|                arriba abajo -prosiguió maese Pedro, tomando en las manos
50     II.    26|              desgracia; y acabe presto maese Pedro; que se hace hora
51     II.    26|                  Por esta figura -dijo maese Pedro - que está sin narices
52     II.    26|              lo suyo a cada uno, señor maese Pedro, y caminemos todos
53     II.    26|          intención sana. Y prosiga.~ ~ Maese Pedro, que vio que don Quijote
54     II.    26|               desembolsó Sancho, pidió maese Pedro dos reales por el
55     II.    26|                mejor que mi mono -dijo maese Pedro - ; pero no habrá
56     II.    26|          Quijote una docena de reales. Maese Pedro no quiso volver a
57     II.    27|              se da cuenta quiénes eran maese Pedro y su mono, con el
58     II.    27|       especialmente en decir quién era maese Pedro, y quién el mono adivino
59     II.    27|                lo que hay que decir de maese Pedro y de su mono. Y volviendo
60     II.    29|             que, puesto que el mono de maese Pedro le había dicho que
61     II.    50|          contento, y al padre Cura y a maese Nicolás el barbero, que
62     II.    52|              principalmente el Cura, y maese Nicolás el barbero, y Sansón
63     II.    56|              esposo le pedía. Llamó el maese de campo a don Quijote,
64     II.    56|                grandes voces, llamó al maese de campo, el cual venido
65     II.    56|           señora.~ ~ Quedó admirado el maese de campo de las razones
66     II.    56|        adelante en la batalla; pero el maese de campo le fue a declarar
67     II.    67|            bachiller Sansón Carrasco y maese Nicolás el Barbero, cuando
68     II.    67|                y que las tenga también maese Nicolás, no dudo en ello,
69     II.    74|          bachiller Sansón Carrasco y a maese Nicolás el barbero que quiero
Best viewed with any browser at 800x600 or 768x1024 on Tablet PC
IntraText® (VA2) - Some rights reserved by Èulogos SpA - 1996-2010. Content in this page is licensed under a Creative Commons License