1-1000 | 1001-2000 | 2001-2154
     Parte. Capítulo

   1      I.    Pr|    conocimiento que tendrás del famoso Sancho Panza, su escudero, en quien,
   2      I.     3|               vivía a las tendillas de Sancho Bienaya, y que dondequiera
   3      I.     7|                promesas y otras tales, Sancho Panza, que así se llamaba
   4      I.     7|              pudo, avisó a su escudero Sancho del día y la hora que pensaba
   5      I.     7|            aunque los buscasen.~ ~ Iba Sancho Panza sobre su jumento como
   6      I.     7|                fatigaban. Dijo en esto Sancho Panza a su amo:~ ~ -Mire
   7      I.     7|                    Has de saber, amigo Sancho Panza, que fue costumbre
   8      I.     7|               De esa manera -respondió Sancho Panza - , si yo fuese rey
   9      I.     7|                    Yo lo dudo -replicó Sancho Panza - ; porque tengo para
  10      I.     7|                Encomiéndalo tú a Dios, Sancho -respondió don Quijote - ,
  11      I.     7|             haré, señor mío -respondió Sancho - , y más teniendo tan principal
  12      I.     8|                 porque ves allí, amigo Sancho Panza, donde se descubren
  13      I.     8|                    Qué gigantes? -dijo Sancho Panza.~ ~ -Aquéllos que
  14      I.     8|              vuestra merced -respondió Sancho - que aquéllos que allí
  15      I.     8|              las voces que su escudero Sancho le daba, advirtiéndole que,
  16      I.     8|               las voces de su escudero Sancho, ni echaba de ver, aunque
  17      I.     8|         maltrecho por el campo. Acudió Sancho Panza a socorrerle, a todo
  18      I.     8|                     Válame Dios! -dijo Sancho - . ¿No le dije yo a vuestra
  19      I.     8|               cabeza?~ ~ -Calla, amigo Sancho -respondió don Quijote - ;
  20      I.     8|             haga como puede -respondió Sancho Panza.~ ~ Y, ayudándole
  21      I.     8|                A la mano de Dios -dijo Sancho - ; yo lo creo todo así
  22      I.     8|                qué replicar -respondió Sancho - ; pero sabe Dios si yo
  23      I.     8|            orden de caballería. Díjole Sancho que mirase que era hora
  24      I.     8|              esta licencia, se acomodó Sancho lo mejor que pudo sobre
  25      I.     8|               señoras. No la pasó ansí Sancho Panza; que, como tenía el
  26      I.     8|             Quijote - podemos, hermano Sancho Panza, meter las manos hasta
  27      I.     8|               cierto, señor -respondió Sancho - , que vuestra merced sea
  28      I.     8|             que así lo haré -respondió Sancho - y que guardaré ese preceto
  29      I.     8|                molinos de viento -dijo Sancho - . Mire, señor, que aquéllos
  30      I.     8|            engañe.~ ~ -Ya te he dicho, Sancho -respondió don Quijote - ,
  31      I.     8|                que el mesmo viento.~ ~ Sancho Panza, que vio en el suelo
  32      I.     8|                desnudaba. Respondióles Sancho que aquello le tocaba a
  33      I.     8|               venían, arremetieron con Sancho y dieron con él en el suelo,
  34      I.     9|               un título que decía: Don Sancho de Azpetia, que, sin duda,
  35      I.     9|           Rocinante. Junto a él estaba Sancho Panza, que tenía del cabestro
  36      I.     9|          estaba otro rétulo que decía: Sancho Zancas, y debía de ser que
  37      I.    10|            pasaron entre Don Quijote y Sancho Panza su escudero~ ~ Ya
  38      I.    10|              tiempo se había levantado Sancho Panza, algo maltratado de
  39      I.    10|         Quijote:~ ~ -Advertid, hermano Sancho, que esta aventura y las
  40      I.    10|                    Agradecióselo mucho Sancho y, besándole otra vez la
  41      I.    10|            allí junto estaba. Seguíale Sancho, a todo el trote de su jumento,
  42      I.    10|                de omecillos -respondió Sancho - , ni en mi vida le caté
  43      I.    10|               La verdad sea -respondió Sancho - que yo no he leído ninguna
  44      I.    10|              qué bálsamo es ése? -dijo Sancho Panza.~ ~ -Es un bálsamo -
  45      I.    10|                Pecador de mí! -replicó Sancho - , pues ¿a qué aguarda
  46      I.    10|               que yo quisiera.~ ~ Sacó Sancho de las alforjas hilas y
  47      I.    10|                me fizo.~ ~ Oyendo esto Sancho, le dijo:~ ~ -Advierta vuestra
  48      I.    10|               caballero. Y no pienses, Sancho, que así a humo de pajas
  49      I.    10|         juramentos, señor mío -replicó Sancho - ; que son muy en daño
  50      I.    10|             Alto, pues; sea ansí -dijo Sancho - , y a Dios prazga que
  51      I.    10|             luego.~ ~ -Ya te he dicho, Sancho, que no te  eso cuidado
  52      I.    10|         cuántos mendrugos de pan -dijo Sancho - ; pero no son manjares
  53      I.    10|              Quijote - : hágote saber, Sancho, que es honra de los caballeros
  54      I.    10|             ahora me ofreces. Así que, Sancho amigo, no te congoje lo
  55      I.    10|         Perdóneme vuestra merced -dijo Sancho - ; que como yo no  leer
  56      I.    10|             sustancia.~ ~ -No digo yo, Sancho -replicó don Quijote - ,
  57      I.    10|                   Virtud es -respondió Sancho - conocer esas yerbas; que,
  58      I.    10|          cuanto fue de pesadumbre para Sancho no llegar a poblado, fue
  59      I.    11|             con buen ánimo, y habiendo Sancho, lo mejor que pudo, acomodado
  60      I.    11|               don Quijote, y quedábase Sancho en pie para servirle la
  61      I.    11|              le dijo:~ ~ -Porque veas, Sancho, el bien que en sí encierra
  62      I.    11|                     Gran merced! -dijo Sancho - ; pero  decir a vuestra
  63      I.    11|              le estuvieron escuchando. Sancho asimesmo callaba y comía
  64      I.    11|               cantase, no lo consintió Sancho Panza, porque estaba más
  65      I.    11|          cantando.~ ~ -Ya te entiendo, Sancho -le respondió don Quijote - ;
  66      I.    11|            bendito sea Dios -respondió Sancho.~ ~ -No lo niego -replicó
  67      I.    11|             con todo esto, sería bien, Sancho, que me vuelvas a curar
  68      I.    11|               que es menester.~ ~ Hizo Sancho lo que se le mandaba, y,
  69      I.    12|              de contrario acidente.~ ~ Sancho Panza, que ya daba al diablo
  70      I.    12|                los amantes de Marcela. Sancho Panza se acomodó entre Rocinante
  71      I.    13|          deseaba, se levantó y mandó a Sancho que ensillase y enalbardase
  72      I.    13|              nuestro don Quijote. Sólo Sancho Panza pensaba que cuanto
  73      I.    15|                Apeáronse don Quijote y Sancho, y, dejando al jumento y
  74      I.    15|        hallaron.~ ~ No se había curado Sancho de echar sueltas a Rocinante,
  75      I.    15|               Ya en esto don Quijote y Sancho, que la paliza de Rocinante
  76      I.    15|        ijadeando, y dijo don Quijote a Sancho:~ ~ -A lo que yo veo, amigo
  77      I.    15|                 A lo que yo veo, amigo Sancho, éstos no son caballeros,
  78      I.    15|              hemos de tomar -respondió Sancho - , si éstos son mas de
  79      I.    15|             yangüeses, y lo mesmo hizo Sancho Panza, incitado y movido
  80      I.    15|               segundo toque dieron con Sancho en el suelo, y lo mismo
  81      I.    15|            primero que se resintió fue Sancho Panza; y hallándose junto
  82      I.    15|             Quijote!~ ~ -¿Qué quieres, Sancho hermano? -respondió don
  83      I.    15|               afeminado y doliente que Sancho.~ ~ -Querría, si fuese posible -
  84      I.    15|               fuese posible -respondió Sancho Panza - , que vuestra merced
  85      I.    15|            Quijote - . Mas yo te juro, Sancho Panza, a fe de caballero
  86      I.    15|               mover los pies? -replicó Sancho Panza.~ ~ -De mí  decir -
  87      I.    15|             este castigo. Por lo cual, Sancho Panza, conviene que estés
  88      I.    15|               no le pareció tan bien a Sancho Panza el aviso de su amo,
  89      I.    15|               ha acontecido -respondió Sancho - quisiera yo tener ese
  90      I.    15|           espaldas?~ ~ -Aun las tuyas, Sancho -replicó don Quijote - ,
  91      I.    15|             socorre.~ ~ -Sábete, amigo Sancho -respondió don Quijote - ,
  92      I.    15|                quiero hacerte sabidor, Sancho, que no afrentan las heridas
  93      I.    15|           dieron a mí lugar -respondió Sancho - a que mirase en tanto;
  94      I.    15|              saca fuerzas de flaqueza, Sancho -respondió don Quijote - ,
  95      I.    15|           maravillarse deso -respondió Sancho - , siendo él tan buen caballero
  96      I.    15|         vuestra merced dice -respondió Sancho - ; pero hay grande diferencia
  97      I.    15|          Oriana. Pero dejemos ya esto, Sancho, y acaba, antes que suceda
  98      I.    15|              ahí sería el diablo -dijo Sancho.~ ~ Y despidiendo treinta
  99      I.    15|            quejarse, a buen seguro que Sancho ni su amo no le fueran en
 100      I.    15|                en zaga. En resolución, Sancho acomodó a don Quijote sobre
 101      I.    15|              de ser castillo. Porfiaba Sancho que era venta, y su amo
 102      I.    15|              llegar a ella, en la cual Sancho se entró, sin mas averiguación,
 103      I.    16|      atravesado en el asno, preguntó a Sancho qué mal traía. Sancho le
 104      I.    16|                a Sancho qué mal traía. Sancho le respondió que no era
 105      I.    16|                 No fueron golpes -dijo Sancho - , sino que la peña tenía
 106      I.    16|              de caer.~ ~ -No caí -dijo Sancho Panza - , sino que del sobresalto
 107      I.    16|               toque, señora -respondió Sancho Panza - : que yo, sin soñar
 108      I.    16|                de la Mancha -respondió Sancho Panza - ; y es caballero
 109      I.    16|              lo sabéis vos? -respondió Sancho Panza - . Pues sabed, hermana
 110      I.    16|             Aún es temprano -respondió Sancho - , porque no ha sino un
 111      I.    16|            asturiana Maritornes curó a Sancho, que no menos lo había menester
 112      I.    16|               junto a él, hizo el suyo Sancho, que sólo contenía una estera
 113      I.    16|     puntualísima Maritornes. Ya estaba Sancho bizmado y acostado, y, aunque
 114      I.    16|                 se acogió a la cama de Sancho Panza, que aún dormía, y
 115      I.    16|            éstas.~ ~ En esto, despertó Sancho, y, sintiendo aquel bulto
 116      I.    16|           honestidad, dio el retorno a Sancho con tantas, que, a su despecho,
 117      I.    16|              palo», daba el harriero a Sancho, Sancho a la moza, la moza
 118      I.    16|             daba el harriero a Sancho, Sancho a la moza, la moza a él,
 119      I.    16|            desventurados don Quijote y Sancho no se pudieron mover de
 120      I.    17|             Quijote y su buen escudero Sancho Panza pasaron en la venta
 121      I.    17|                a llamar, diciendo:~ ~ -Sancho amigo, ¿duermes? ¿Duermes,
 122      I.    17|               duermes? ¿Duermes, amigo Sancho?~ ~ -¿Qué tengo de dormir,
 123      I.    17|          dormir, pesia a mí -respondió Sancho, lleno de pesadumbre y de
 124      I.    17|                     Sí juro -respondió Sancho.~ ~ -Dígolo -replicó don
 125      I.    17|             que sí juro -tornó a decir Sancho - que lo callaré hasta después
 126      I.    17|               Tan malas obras te hago, Sancho -respondió don Quijote - ,
 127      I.    17|               No es por eso -respondió Sancho - , sino porque soy enemigo
 128      I.    17|             para mí tampoco -respondió Sancho - : porque más de cuatrocientos
 129      I.    17|               pesia a mi linaje? -dijo Sancho.~ ~ -No tengas pena, amigo -
 130      I.    17|               y así como le vio entrar Sancho, viéndole venir en camisa
 131      I.    17|              ver, déjanse sentir -dijo Sancho - : si no, díganlo mis espaldas.~ ~ -
 132      I.    17|              escuras, salióse luego, y Sancho Panza dijo:~ ~ -Sin duda,
 133      I.    17|              lo procuremos. Levántate, Sancho, si puedes, y llama al alcaide
 134      I.    17|               me ha dado.~ ~ Levantóse Sancho con harto dolor de sus huesos,
 135      I.    17|             proveyó de cuanto quiso, y Sancho se lo llevó a don Quijote,
 136      I.    17|             cual se hallaron presentes Sancho, el ventero y cuadrillero;
 137      I.    17|              peligrosas que fuesen.~ ~ Sancho Panza, que también tuvo
 138      I.    17|              que el estómago del pobre Sancho no debía de ser tan delicado
 139      I.    17|         Quijote, le dijo:~ ~ -Yo creo, Sancho, que todo este mal te viene
 140      I.    17|                vuestra merced -replicó Sancho - , ¡mal haya yo y toda
 141      I.    17|             pagaba, acudió a cobrar de Sancho Panza, el cual dijo que
 142      I.    17|               que le pesase. A lo cual Sancho respondió que, por la ley
 143      I.    17|             mala suerte del desdichado Sancho que entre la gente que estaba
 144      I.    17|                espíritu, se llegaron a Sancho, y apeándole del asno, uno
 145      I.    17|               el cielo; y allí, puesto Sancho en mitad de la manta, comenzaron
 146      I.    17|       denuestos y baldones a los que a Sancho manteaban, que no es posible
 147      I.    17|              de su obra, ni el volador Sancho dejaba sus quejas, mezcladas,
 148      I.    17|               por ser más fría. Tomóle Sancho, y llevándole a la boca,
 149      I.    17|               daba, diciendo:~ ~ -Hijo Sancho, no bebas agua; hijo, no
 150      I.    17|                   A estas voces volvió Sancho los ojos, como de través,
 151      I.    17|              cristiana. Así como bebió Sancho, dio de los carcaños a su
 152      I.    17|                lo que se le debía; más Sancho no las echó menos, según
 153      I.    18|           cuentan las razones que pasó Sancho Panza con su señor Don Quijote,
 154      I.    18|               de ser contadas~ ~ Llegó Sancho a su amo marchito y desmayado,
 155      I.    18|                  Ahora acabo de creer, Sancho bueno, que aquel castillo
 156      I.    18|            dicen.~ ~ -¡Qué poco sabes, Sancho -respondió don Quijote - ,
 157      I.    18|             Así debe de ser -respondió Sancho - , puesto que yo no lo
 158      I.    18|               y la que tú debes tener, Sancho -respondió don Quijote - ;
 159      I.    18|                soy tan venturoso -dijo Sancho - , que cuando eso fuese
 160      I.    18|              duelos.~ ~ -No temas eso, Sancho -dijo don Quijote - ; que
 161      I.    18|               en viéndola, se volvió a Sancho y le dijo:~ ~ -Éste es el
 162      I.    18|                     Éste es el día ¡oh Sancho! en el cual se ha de ver
 163      I.    18|         polvareda que allí se levanta, Sancho? Pues toda es cuajada de
 164      I.    18|                 dos deben de ser -dijo Sancho - ; porque desta parte contraria
 165      I.    18|                que eran ejércitos, que Sancho lo vino a creer, y a decirle:~ ~ -
 166      I.    18|            desvalidos. Y has de saber, Sancho, que éste que viene por
 167      I.    18|           estos dos señores? -preguntó Sancho.~ ~ -Quiérense mal -respondió
 168      I.    18|                 Para mis barbas! -dijo Sancho - , ¡si no hace muy bien
 169      I.    18|                eso harás lo que debes, Sancho -dijo don Quijote - , porque
 170      I.    18|              me alcanza eso -respondió Sancho - ; pero ¿dónde pondremos
 171      I.    18|              libros mentirosos! Estaba Sancho Panza colgado de sus palabras,
 172      I.    18|              oigo otra cosa -respondió Sancho - sino muchos balidos de
 173      I.    18|            dijo don Quijote - te hace, Sancho, que ni veas ni oyas a derechas;
 174      I.    18|                un rayo.~ ~ Diole voces Sancho, diciéndole:~ ~ -Vuélvase
 175      I.    18|              Estábase todo este tiempo Sancho sobre la cuesta, mirando
 176      I.    18|              sabio mi enemigo. Sábete, Sancho, que es muy fácil cosa a
 177      I.    18|           ovejas. Si no, haz una cosa, Sancho, por mi vida, porque te
 178      I.    18|         ninguno en la boca.~ ~ Llegóse Sancho tan cerca, que casi le metía
 179      I.    18|              Quijote; y, al tiempo que Sancho llegó a mirarle la boca,
 180      I.    18|                     Santa María! -dijo Sancho - ¿y qué es esto que me
 181      I.    18|       entrambos como de perlas. Acudió Sancho a su asno para sacar de
 182      I.    18|         tristeza, le dijo:~ ~ -Sábete, Sancho, que no es un hombre más
 183      I.    18|                    Cómo no? -respondió Sancho - . Por ventura, el que
 184      I.    18|                te faltan las alforjas, Sancho? -dijo don Quijote.~ ~ -
 185      I.    18|               que me faltan -respondió Sancho.~ ~ -Dese modo, no tenemos
 186      I.    18|                   Eso fuera -respondió Sancho - cuando faltaran por estos
 187      I.    18|              esto, sube en tu jumento, Sancho el bueno, y vente tras mí;
 188      I.    18|               era vuestra merced -dijo Sancho - para predicador que para
 189      I.    18|               los caballeros andantes, Sancho -dijo don Quijote - ; porque
 190      I.    18|         vuestra merced dice -respondió Sancho - ; vamos ahora de aquí,
 191      I.    18|              siento el dolor.~ ~ Metió Sancho los dedos, y estándole tentando,
 192      I.    18|             que dice, señor -respondió Sancho.~ ~ -Digo cuatro, si no
 193      I.    18|              esta parte de abajo -dijo Sancho - no tiene vuestra merced
 194      I.    18|          espada. Porque te hago saber, Sancho, que la boca sin muelas
 195      I.    18|               quisieres.~ ~ Hízolo así Sancho y encaminóse hacia donde
 196      I.    18|          atender a darse priesa, quiso Sancho entretenelle y divertille
 197      I.    19|              las discretas razones que Sancho pasaba con su amo, y de
 198      I.    19|                    Tienes mucha razón, Sancho -dijo don Quijote - ; mas,
 199      I.    19|            algo, por dicha? -respondió Sancho.~ ~ -No importa que no hayas
 200      I.    19|              Pues si ello es así -dijo Sancho - , mire vuestra merced
 201      I.    19|              esto, caminaban, creyendo Sancho que, pues aquel camino era
 202      I.    19|       estrellas que se movían. Pasmóse Sancho en viéndolas, y don Quijote
 203      I.    19|         mayores parecían; a cuya vista Sancho comenzó a temblar como un
 204      I.    19|              dijo:~ ~ -Ésta, sin duda, Sancho, debe de ser grandísima
 205      I.    19|           Desdichado de mí! -respondió Sancho - : si acaso esta aventura
 206      I.    19|             otra vez lo hicieron -dijo Sancho - , ¿qué aprovechará estar
 207      I.    19|              don Quijote - , te ruego, Sancho, que tengas buen ánimo;
 208      I.    19|                a Dios place -respondió Sancho.~ ~ Y apartándose los dos
 209      I.    19|               punto remató el ánimo de Sancho Panza, el cual comenzó a
 210      I.    19|           poner miedo en el corazón de Sancho, y aun en el de su amo;
 211      I.    19|           cuanto a don Quijote; que ya Sancho había dado al través con
 212      I.    19|            llevaban.~ ~ Todo lo miraba Sancho, admirado del ardimiento
 213      I.    19|             afán?~ ~ Dio luego voces a Sancho Panza que viniese; pero
 214      I.    19|                de cosas de comer. Hizo Sancho costal de su gabán y, recogiendo
 215      I.    19|          haberle hecho. Díjole también Sancho:~ ~ -Si acaso quisieren
 216      I.    19|               y don Quijote preguntó a Sancho que qué le había movido
 217      I.    19|               Yo se lo diré -respondió Sancho - : porque le he estado
 218      I.    19|              en hacer esa figura -dijo Sancho - ; sino lo que se ha de
 219      I.    19|             don Quijote del donaire de Sancho; pero, con todo, propuso
 220      I.    19|             díjole:~ ~ ~ -Yo entiendo, Sancho, que quedo descomulgado
 221      I.    19|               no; pero no lo consintió Sancho, diciéndole:~ ~ -Señor,
 222      I.    19|              el cual, pareciéndole que Sancho tenía razón, sin volverle
 223      I.    19|             valle, donde se apearon, y Sancho alivió el jumento, y tendidos
 224      I.    19|         sucedióles otra desgracia, que Sancho la tuvo por la peor de todas,
 225      I.    19|               acosados de la sed, dijo Sancho, viendo que el prado donde
 226      I.    20|               la rienda a Rocinante, y Sancho del cabestro a su asno,
 227      I.    20|              del agua, especialmente a Sancho, que naturalmente era medroso
 228      I.    20|           terció su lanzón y dijo:~ ~ -Sancho amigo, has de saber que
 229      I.    20|               llamarse suyo.~ ~ Cuando Sancho oyó las palabras de su amo
 230      I.    20|        izquierdo.~ ~ -¿Cómo puedes tú, Sancho -dijo don Quijote - , ver
 231      I.    20|               alguna?~ ~ -Así es -dijo Sancho - ; pero tiene el miedo
 232      I.    20|            caballero; y así, te ruego, Sancho, que calles; que Dios ,
 233      I.    20|               muerto.~ ~ Viendo, pues, Sancho la última resolución de
 234      I.    20|            mover sino a saltos. Viendo Sancho Panza el buen suceso de
 235      I.    20|           parte que de la industria de Sancho; y así, le dijo:~ ~ -Pues
 236      I.    20|              le dijo:~ ~ -Pues así es, Sancho, que Rocinante no puede
 237      I.    20|              hay que llorar -respondió Sancho - ; que yo entretendré a
 238      I.    20|           merced, señor mío -respondió Sancho - ; que no lo dije por tanto.~ ~
 239      I.    20|              había prometido; a lo que Sancho dijo que sí hiciera, si
 240      I.    20|      sobresaltan.~ ~ -Sigue tu cuento, Sancho -dijo don Quijote - , y
 241      I.    20|                  Digo, pues -prosiguió Sancho - , que en un lugar de Extremadura
 242      I.    20|              manera cuentas tu cuento, Sancho -dijo don Quijote - , repitiendo
 243      I.    20|                yo lo cuento -respondió Sancho - se cuentan en mi tierra
 244      I.    20|             mío de mi ánima -prosiguió Sancho - , que, como ya tengo dicho,
 245      I.    20|                la conocí yo -respondió Sancho - ; pero quien me contó
 246      I.    20|               aborrece. Pasa adelante, Sancho.~ ~ -Sucedió -dijo Sancho -
 247      I.    20|              Sancho.~ ~ -Sucedió -dijo Sancho - que el pastor puso por
 248      I.    20|              pasado hasta agora? -dijo Sancho.~ ~ -Yo ¿qué diablos ? -
 249      I.    20|              ninguna manera -respondió Sancho - ; porque así como yo pregunté
 250      I.    20|         acabada es como mi madre -dijo Sancho.~ ~ -Dígote de verdad -respondió
 251      I.    20|              Todo puede ser -respondió Sancho - ; mas yo  que en lo
 252      I.    20|            mañana, que ya venía, o que Sancho hubiese cenado algunas cosas
 253      I.    20|                      Qué rumor es ése, Sancho?~ ~ -No , señor -respondió
 254      I.    20|                como el de los oídos, y Sancho estaba tan junto y cosido
 255      I.    20|           gangoso, dijo:~ ~ -Paréceme, Sancho, que tienes mucho miedo.~ ~ -
 256      I.    20|                    Sí tengo -respondió Sancho - ; mas ¿en qué lo echa
 257      I.    20|                   Bien podrá ser -dijo Sancho - ; mas yo no tengo la culpa,
 258      I.    20|     menosprecio.~ ~ -Apostaré -replicó Sancho - que piensa vuestra merced
 259      I.    20|                Peor es meneallo, amigo Sancho -respondió don Quijote.~ ~
 260      I.    20|           noche amo y mozo; mas viendo Sancho que a más andar se venía
 261      I.    20|               tornando a despedirse de Sancho, le mandó que allí le aguardase
 262      I.    20|                De nuevo tornó a llorar Sancho oyendo de nuevo las lastimeras
 263      I.    20|           determinación tan honrada de Sancho Panza saca el autor desta
 264      I.    20|                golpear venía. Seguíale Sancho a pie, llevando, como tenía
 265      I.    20|             olvidase. No se le quitaba Sancho del lado, el cual alargaba
 266      I.    20|                de arriba abajo. Miróle Sancho, y vio que tenía la cabeza
 267      I.    20|             Miró también don Quijote a Sancho, y viole que tenía los carrillos
 268      I.    20|              con él, que a la vista de Sancho pudiese dejar de reírse;
 269      I.    20|            dejar de reírse; y como vio Sancho que su amo había comenzado,
 270      I.    20|              fisga: -«Has de saber ¡oh Sancho amigo! que yo nací por querer
 271      I.    20|          Viendo, pues, don Quijote que Sancho hacía burla dél, se corrió
 272      I.    20|                a sus herederos. Viendo Sancho que sacaba tan malas veras
 273      I.    20|                más, señor mío -replicó Sancho - ; que yo confieso que
 274      I.    20|                  A lo menos -respondió Sancho - , supo vuestra merced
 275      I.    20|               he dicho has de inferir, Sancho, que es menester hacer diferencia
 276      I.    20|              vuestra merced dice -dijo Sancho - ; pero querría yo saber (
 277      I.    20|               Porque quiero que sepas, Sancho, que en él no hay estado
 278      I.    20|                    Así es verdad -dijo Sancho - , pues sólo el ruido de
 279      I.    21|             llover un poco, y quisiera Sancho que se entraran en el molino
 280      I.    21|              visto, cuando se volvió a Sancho y le dijo:~ ~ -Paréceme,
 281      I.    21|               y le dijo:~ ~ -Paréceme, Sancho, que no hay refrán que no
 282      I.    21|                mejor lo que hace -dijo Sancho - ; que no querría que fuesen
 283      I.    21|                  No  nada -respondió Sancho - ; mas a fe que si yo pudiera
 284      I.    21|              veo y columbro -respondió Sancho - no es sino un hombre sobre
 285      I.    21|          cuidado el apartarme -replicó Sancho - ; mas quiera Dios , tornó
 286      I.    21|              batanee el alma.~ ~ Calló Sancho, con temor que su amo no
 287      I.    21|              sobre un asno pardo, como Sancho dijo, y ésta fue la ocasión
 288      I.    21|             que es perseguido. Mandó a Sancho que alzase el yelmo; el
 289      I.    21|              falta la mitad.~ ~ Cuando Sancho oyó llamar a la bacía celada
 290      I.    21|            della.~ ~ -¿De qué te ríes, Sancho? -dijo don Quijote.~ ~ -
 291      I.    21|                     Sabes qué imagino, Sancho? Que esta famosa pieza deste
 292      I.    21|            pedrada.~ ~ -Eso será -dijo Sancho - si no se tira con honda,
 293      I.    21|              perdido; que ya sabes tú, Sancho -dijo don Quijote - , que
 294      I.    21|         También la tengo yo -respondió Sancho - ; pero si yo le hiciere
 295      I.    21|                    Mal cristiano eres, Sancho -dijo oyendo esto don Quijote - ,
 296      I.    21|              puso en las nubes. Y dijo Sancho:~ ~ -Pase por burlas, pues
 297      I.    21|                guerra lícita. Así que, Sancho, deja ese caballo, o asno,
 298      I.    21|             quisiera llevarle -replicó Sancho - , o, por lo menos, trocalle
 299      I.    21|              Tan extrema es -respondió Sancho - , que si fueran para mi
 300      I.    21|              pues, así caminando, dijo Sancho a su amo:~ ~ -Señor, ¿quiere
 301      I.    21|                 pues, señor -respondió Sancho - , que de algunos días
 302      I.    21|           renglones.~ ~ -No dices mal, Sancho -respondió don Quijote - ;
 303      I.    21|                y barras derechas -dijo Sancho - : a eso me atengo, porque
 304      I.    21|               Figura.~ ~ -No lo dudes, Sancho -replicó don Quijote - ;
 305      I.    21|             rey. Porque te hago saber, Sancho, que hay dos maneras de
 306      I.    21|               entra bien también -dijo Sancho - lo que algunos desalmados
 307      I.    21|                como eso sea -respondió Sancho - , no hay sino encomendarnos
 308      I.    21|          Quijote - como yo deseo y tú, Sancho, has menester, y ruin sea
 309      I.    21|                     Sea por Dios -dijo Sancho - ; que yo cristiano viejo
 310      I.    21|             autorizar el litado! -dijo Sancho.~ ~ -Dictado has de decir,
 311      I.    21|                    Sea ansí -respondió Sancho Panza - . Digo que le sabría
 312      I.    21|                      Qué hay más -dijo Sancho - sino tomar un barbero,
 313      I.    21|               Yo se lo diré -respondió Sancho - . Los años pasados estuve
 314      I.    21|               barbero a mi cargo -dijo Sancho - , y al de vuestra merced
 315      I.    22|             don Quijote de la Mancha y Sancho Panza, su escudero, pasaron
 316      I.    22|                espadas; y que así como Sancho Panza los vido, dijo:~ ~ -
 317      I.    22|                 No digo eso -respondió Sancho - , sino que es gente que
 318      I.    22|             voluntad.~ ~ -Así es -dijo Sancho.~ ~ -Pues desa manera -dijo
 319      I.    22|          Advierta vuestra merced -dijo Sancho - que la justicia, que es
 320      I.    22|              caballo.~ ~ -Eso es -dijo Sancho Panza - , a lo que a mí
 321      I.    22|              como de primero; y túvole Sancho tanta compasión, que sacó
 322      I.    22|               fuese de provecho. Ayudó Sancho, por su parte, a la soltura
 323      I.    22|           tiraban. Entristecióse mucho Sancho deste suceso, porque se
 324      I.    22|              si fuera hecho de bronce. Sancho se puso tras su asno, y
 325      I.    22|             grebas no lo estorbaran. A Sancho le quitaron el gabán, y,
 326      I.    22|          quedaron jumento y Rocinante, Sancho y Don Quijote; el jumento,
 327      I.    22|              al suelo de otra pedrada; Sancho, en pelota y temeroso de
 328      I.    23|              su escudero:~ ~ -Siempre, Sancho, lo he oído decir: que el
 329      I.    23|              vuestra merced -respondió Sancho - como yo soy turco; pero,
 330      I.    23|             Naturalmente eres cobarde, Sancho -dijo don Quijote - ; pero
 331      I.    23|            mundo.~ ~ -Señor -respondió Sancho - , que el retirar no es
 332      I.    23|      replicarle más palabra, y guiando Sancho sobre su asno, se entraron
 333      I.    23|            allí junto estaba, llevando Sancho intención de atravesarla
 334      I.    23|            Morena, adonde le pareció a Sancho pasar aquella noche, y aun
 335      I.    23|              llevado a don Quijote y a Sancho Panza, a hora y tiempo que
 336      I.    23|             acordó de hurtar el asno a Sancho Panza, no curándose de Rocinante,
 337      I.    23|              como para vendida. Dormía Sancho Panza, hurtóle su jumento,
 338      I.    23|              tierra y entristeciendo a Sancho Panza, porque halló menos
 339      I.    23|               supo la causa, consoló a Sancho con las mejores razones
 340      I.    23|           dejado en ella.~ ~ Consolóse Sancho con esto, y limpió sus lágrimas,
 341      I.    23|           ninguna otra se acordaba. Ni Sancho llevaba otro cuidado (después
 342      I.    23|           tanto, que fue necesario que Sancho se apease a tomarlos, y
 343      I.    23|              Hízolo con mucha presteza Sancho; y, aunque la maleta venía
 344      I.    23|              para él. Besóle las manos Sancho por la merced y, desvalijando
 345      I.    23|           Quijote, dijo:~ ~ -Paréceme, Sancho (y no es posible que sea
 346      I.    23|               puede ser eso -respondió Sancho - , porque si fueran ladrones,
 347      I.    23|                 leyéndole alto, porque Sancho también lo oyese, vio que
 348      I.    23|                    Por esa trova -dijo Sancho - no se puede saber nada,
 349      I.    23|            Quijote.~ ~ -Paréceme -dijo Sancho - que vuestra merced nombró
 350      I.    23|                  Luego, ¿también -dijo Sancho - se le entiende a vuestra
 351      I.    23|               Porque quiero que sepas, Sancho, que todos o los más caballeros
 352      I.    23|               más vuestra merced -dijo Sancho - ; que ya hallará algo
 353      I.    23|               misiva, señor? -preguntó Sancho.~ ~ -En el principio no
 354      I.    23|              vuestra merced alto -dijo Sancho - ; que gusto mucho destas
 355      I.    23|                 Y leyéndola alto, como Sancho se lo había rogado, vio
 356      I.    23|                pasaba el libro, pasaba Sancho la maleta, sin dejar rincón
 357      I.    23|               hallarle; y así, mandó a Sancho que se apease del asno y
 358      I.    23|             podré hacer eso -respondió Sancho - ; porque en apartándome
 359      I.    23|          nuestro hallazgo.~ ~ A lo que Sancho respondió:~ ~ -Harto mejor
 360      I.    23|          franco.~ ~ -Engáñaste en eso, Sancho -respondió don Quijote - ;
 361      I.    23|             como si lo fuese. Así que, Sancho amigo, no te  pena el
 362      I.    23|                a Rocinante, y siguióle Sancho a pie y cargado, merced
 363      I.    23|              allí andaban. Respondióle Sancho que bajase; que de todo
 364      I.    23|              lo que yo digo -respondió Sancho - ; que también la hallé
 365      I.    24|            mostrado.~ ~ Luego sacaron, Sancho de su costal y el cabrero
 366      I.    24|              le hizo caer de espaldas. Sancho Panza, que de tal modo vio
 367      I.    24|               en la montaña. Levantóse Sancho, y, con la rabia que tenía
 368      I.    24|             era suya la culpa. Replicó Sancho Panza, y tornó a replicar
 369      I.    24|                hicieran pedazos. Decía Sancho, asido con el cabrero:~ ~ -
 370      I.    25|               sobre Rocinante, mandó a Sancho que le siguiese, el cual
 371      I.    25|                áspero de la montaña, y Sancho iba muerto por razonar con
 372      I.    25|              mudo.~ ~ -Ya te entiendo, Sancho -respondió don Quijote - :
 373      I.    25|            sierras.~ ~ -Sea ansí -dijo Sancho - ; hable yo ahora, que
 374      I.    25|            seis torniscones.~ ~ -A fe, Sancho -respondió don Quijote - ,
 375      I.    25|          juicio.~ ~ -Eso digo yo -dijo Sancho - : que no había para qué
 376      I.    25|                ni lo pienso -respondió Sancho - ; allá se lo hayan; con
 377      I.    25|                y qué de necedades vas, Sancho, ensartando! ¿Qué va de
 378      I.    25|              que enhilas? Por tu vida, Sancho, que calles, y de aquí adelante
 379      I.    25|            mundo.~ ~ -Señor -respondió Sancho - , y ¿es buena regla de
 380      I.    25|               Calla, te digo otra vez, Sancho -dijo don Quijote - ; porque
 381      I.    25|          peligro esa hazaña? -preguntó Sancho Panza.~ ~ -No -respondió
 382      I.    25|                En mi diligencia? -dijo Sancho.~ ~ -Sí -dijo don Quijote - ;
 383      I.    25|             parar mis razones, quiero, Sancho, que sepas que el famoso
 384      I.    25|            ansí, como lo es, hallo yo, Sancho amigo, que el caballero
 385      I.    25|          guedejas.~ ~ -En efecto -dijo Sancho - , ¿qué es lo que vuestra
 386      I.    25|                    Paréceme a mí -dijo Sancho - que los caballeros que
 387      I.    25|           males tiene y teme. Así que, Sancho amigo, no gastes tiempo
 388      I.    25|        aportares, por loco. Pero dime, Sancho, ¿traes bien guardado el
 389      I.    25|                    A lo cual respondió Sancho:~ ~ -Vive Dios , señor Caballero
 390      I.    25|               mujer y hijos.~ ~ -Mira, Sancho, por el mismo que denantes
 391      I.    25|             Bradamante.~ ~ Viendo esto Sancho, dijo:~ ~ -Bien haya quien
 392      I.    25|               mal caminante.~ ~ -Digo, Sancho -respondió don Quijote - ,
 393      I.    25|             qué más tengo de ver -dijo Sancho - que lo que he visto?~ ~ -¡
 394      I.    25|                 Por amor de Dios -dijo Sancho - , que mire vuestra merced
 395      I.    25|              tu buena intención, amigo Sancho -respondió don Quijote - ;
 396      I.    25|              perder el asno -respondió Sancho - , pues se perdieron en
 397      I.    25|                  Purgatorio le llamas, Sancho? -dijo don Quijote - . Mejor
 398      I.    25|           Quien ha infierno -respondió Sancho - , nula es retencio, según
 399      I.    25|                 Retencio es -respondió Sancho - que quien está en el infierno
 400      I.    25|            pollinesca también? -añadió Sancho.~ ~ -Todo irá inserto -dijo
 401      I.    25|               hacer de la firma? -dijo Sancho.~ ~ -Nunca las cartas de
 402      I.    25|                   Está bien -respondió Sancho - ; pero la libranza forzosamente
 403      I.    25|             criado.~ ~ -¡Ta, ta! -dijo Sancho - . ¿Que la hija de Lorenzo
 404      I.    25|                  Bien la conozco -dijo Sancho - , y  decir que tira
 405      I.    25|           antes de agora muchas veces, Sancho -dijo don Quijote - , que
 406      I.    25|             que Aristóteles». Así que, Sancho, por lo que yo quiero a
 407      I.    25|            mundo. Porque has de saber, Sancho, si no lo sabes, que dos
 408      I.    25|                merced razón -respondió Sancho - , y que yo soy un asno.
 409      I.    25|                y en acabándola llamó a Sancho y le dijo que se la quería
 410      I.    25|             temer. A lo cual respondió Sancho:~ ~ -Escríbala vuestra merced
 411      I.    25|             duradera. Mi buen escudero Sancho te dará entera relación ¡
 412      I.    25|             Por vida de mi padre -dijo Sancho en oyendo la carta - , que
 413      I.    25|              trayo.~ ~ -Ea, pues -dijo Sancho - , ponga vuestra merced
 414      I.    25|        pollinos, señora sobrina, dar a Sancho Panza, mi escudero, tres
 415      I.    25|             año.»~ ~ -Buena está -dijo Sancho - : fírmela vuestra merced.~ ~ -
 416      I.    25|              vuestra merced -respondió Sancho - . Déjeme, iré a ensillar
 417      I.    25|                  Por lo menos, quiero, Sancho, y porque es menester ansí,
 418      I.    25|              que me ayunase!~ ~ -A fe, Sancho -dijo don Quijote - , que,
 419      I.    25|              estoy tan loco -respondió Sancho - ; mas estoy más colérico.
 420      I.    25|                 Así lo haré -respondió Sancho Panza.~ ~ Y cortando algunas,
 421      I.    25|              don Quijote - . Espérate, Sancho, que en un credo las haré.~ ~
 422      I.    25|                verlas otra vez, volvió Sancho la rienda a Rocinante, y
 423      I.    26|          arriba vestido, y que vio que Sancho se había ido sin querer
 424      I.    26|               sustentarse en tanto que Sancho volvía; que si como tardó
 425      I.    26|               contar lo que le avino a Sancho Panza en su mandadería;
 426      I.    26|              aquel del caballo, ¿no es Sancho Panza, el que dijo el ama
 427      I.    26|             como acabaron de conocer a Sancho Panza y a Rocinante, deseosos
 428      I.    26|          nombre, diciéndole:~ ~ -Amigo Sancho Panza, ¿adónde queda vuestro
 429      I.    26|               amo?~ ~ Conociólos luego Sancho Panza y determinó de encubrir
 430      I.    26|                no -dijo el barbero - , Sancho Panza, si vos no nos decís
 431      I.    26|            admirados los dos de lo que Sancho Panza les contaba; y aunque
 432      I.    26|       admiraban de nuevo. Pidiéronle a Sancho Panza que les enseñase la
 433      I.    26|               Metió la mano en el seno Sancho Panza, buscando el librillo,
 434      I.    26|                de pedírsele.~ ~ Cuando Sancho vio que no hallaba el libro,
 435      I.    26|               ha de suceder -respondió Sancho - , sino el haber perdido
 436      I.    26|            libro de memoria -respondió Sancho - donde venía carta para
 437      I.    26|                    Con esto se consoló Sancho, y dijo que como aquello
 438      I.    26|                quisiesen.~ ~ -Decilda, Sancho, pues -dijo el barbero - ;
 439      I.    26|               trasladaremos.~ ~ Paróse Sancho Panza a rascar la cabeza
 440      I.    26|               señora.~ ~ -Así es -dijo Sancho - . Luego, si mal no me
 441      I.    26|                ver la buena memoria de Sancho Panza, y alabáronsela mucho,
 442      I.    26|                tiempo. Tornóla a decir Sancho otras tres veces, y otras
 443      I.    26|              no las quería. Decía esto Sancho con tanto reposo, limpiándose
 444      I.    26|       equivalente. A lo cual respondió Sancho:~ ~ -Señores, si la fortuna
 445      I.    26|             eso será menester -replicó Sancho - que el escudero no sea
 446      I.    26|         andantes?~ ~ -No tengáis pena, Sancho amigo -dijo el barbero - ;
 447      I.    26|               parecido a mí -respondió Sancho - ; aunque  decir que
 448      I.    26|             entremos en esta venta.~ ~ Sancho dijo que entrasen ellos,
 449      I.    27|            callar lo que tanto callaba Sancho. En resolución, la ventera
 450      I.    27|               el diablo. En esto llegó Sancho, y de ver a los dos en aquel
 451      I.    27|        siguieron su camino, guiándolos Sancho Panza; el cual les fue contando
 452      I.    27|                llegaron al lugar donde Sancho había dejado puestas las
 453      I.    27|             qué temer. Todo lo escuchó Sancho, y lo tomó muy bien en la
 454      I.    27|                 Parecióles bien lo que Sancho Panza decía, y así, determinaron
 455      I.    27|         hallazgo de su amo.~ ~ Entróse Sancho por aquellas quebradas de
 456      I.    27|              él esperasen la vuelta de Sancho, como lo hicieron. Estando,
 457      I.    27|               mismo talle y figura que Sancho Panza les había pintado
 458      I.    29|                que el que las daba era Sancho Panza, que, por no haberlos
 459      I.    29|               el que más se admiró fue Sancho Panza, por parecerle (como
 460      I.    29|          señora -respondió el cura - , Sancho hermano, es, como quien
 461      I.    29|            hallazgo -dijo a esta sazón Sancho Panza - , y más si mi amo
 462      I.    29|             hay duda en eso -respondió Sancho - ; que yo he visto a muchos
 463      I.    29|              lo que quedó tan contento Sancho cuanto el cura admirado
 464      I.    29|              cola de buey, y dijeron a Sancho que los guiase adonde don
 465      I.    29|              le vio y fue informada de Sancho que aquél era don Quijote,
 466      I.    29|              estando en esto, se llegó Sancho Panza al oído de su señor
 467      I.    29|                comedimiento, y mandó a Sancho que requiriese las cinchas
 468      I.    29|              le armase luego al punto. Sancho descolgó las armas, que,
 469      I.    29|                cabalgadura, quedándose Sancho a pie, donde de nuevo se
 470      I.    29|                 Cardenio, el Barbero y Sancho Panza, don Quijote dijo
 471      I.    29|            cuerpo.~ ~ Habíales contado Sancho al cura y al Barbero la
 472      I.    30|                acabado el Cura, cuando Sancho dijo:~ ~ -Pues mía fe, señor
 473      I.    30|           todos hacían burla dél, sino Sancho Panza, no quiso ser para
 474      I.    30|               Dorotea; y lo mismo hizo Sancho, que tan engañado iba con
 475      I.    30|              señora -dijo a esta sazón Sancho Panza - , o, por otro nombre,
 476      I.    30|                escudero:~ ~ -Ten aquí, Sancho, hijo, ayúdame a desnudar;
 477      I.    30|              para qué desnudarse -dijo Sancho - ; que yo  que tiene
 478      I.    30|           persona.~ ~ -¿Qué te parece, Sancho amigo? -dijo a este punto
 479      I.    30|                      Eso juro yo -dijo Sancho - para el puto que no se
 480      I.    30|          cobrar y gozar. Agradecióselo Sancho con tales palabras, que
 481      I.    30|                    Parecióle tan mal a Sancho lo que últimamente su amo
 482      I.    30|                 sin hablalle palabra a Sancho y sin decirle esta boca
 483      I.    30|                No estaba tan maltrecho Sancho, que no oyese todo cuanto
 484      I.    30|               visto tan despacio -dijo Sancho - que pueda haber notado
 485      I.    30|                Ya yo lo veo -respondió Sancho - ; y así, en mí la gana
 486      I.    30|             dijo don Quijote - , mira, Sancho, lo que hablas; porque tantas
 487      I.    30|                  Ahora bien -respondió Sancho - , Dios está en el cielo,
 488      I.    30|               dijo Dorotea - : corred, Sancho, y besad la mano a vuestro
 489      I.    30|               como un príncipe.~ ~ Fue Sancho cabizbajo y pidió la mano
 490      I.    30|            echó la bendición, y dijo a Sancho que se adelantasen un poco;
 491      I.    30|                importancia. Hízolo así Sancho y apartáronse los dos algo
 492      I.    30|                que quisiere -respondió Sancho - ; que a todo daré tan
 493      I.    30|                      Por qué lo dices, Sancho? -dijo don Quijote.~ ~ -
 494      I.    30|                tornes a esas pláticas, Sancho, por tu vida -dijo don Quijote - ;
 495      I.    30|           pareció que era gitano; pero Sancho Panza, que doquiera que
 496      I.    30|          fueran naturales suyas. Viole Sancho y conocióle; y apenas le
 497      I.    30|              ausentó y alejó de todos. Sancho llegó a su rucio, y, abrazándole,
 498      I.    30|            dejaba besar y acariciar de Sancho, sin responderle palabra
 499      I.    30|           póliza de los tres pollinos. Sancho se lo agradeció.~ ~ En tanto
 500      I.    30|           Quijote con la suya y dijo a Sancho:~ ~ -Echemos, Panza amigo,
 501      I.    30|       quitármele.~ ~ -Señor -respondió Sancho - , si va a decir la verdad,
 502      I.    30|                   Así fuera -respondió Sancho - , si no la hubiera yo
 503      I.    30|        tiénesla todavía en la memoria, Sancho? -dijo don Quijote.~ ~ -
 504      I.    30|                   No, señor -respondió Sancho - , porque después que la
 505      I.    31|            pasaron entre don Quijote y Sancho Panza su escudero, con otros
 506      I.    31|                 No la hallé -respondió Sancho - sino ahechando dos hanegas
 507      I.    31|             era sino rubión -respondió Sancho.~ ~ -Pues yo te aseguro -
 508      I.    31|                la iba a dar -respondió Sancho - , ella estaba en la fuga
 509      I.    31|          recrearse con ella. Adelante, Sancho. Y en tanto que estaba en
 510      I.    31|              no me preguntó nada -dijo Sancho - ; mas yo le dije de la
 511      I.    31|                 Tan alta es -respondió Sancho - , que a buena fe que me
 512      I.    31|               un coto.~ ~ -Pues ¿cómo, Sancho? -dijo don Quijote - . ¿
 513      I.    31|              esta manera -le respondió Sancho - : que llegándole a ayudar
 514      I.    31|              alma! Pero no me negarás, Sancho, una cosa: cuando llegaste
 515      I.    31|                  Lo que  decir -dijo Sancho - es que sentí un olorcillo
 516      I.    31|              Todo puede ser -respondió Sancho - ; que muchas veces sale
 517      I.    31|              carta?~ ~ -La carta -dijo Sancho - no la leyó, porque dijo
 518      I.    31|              de qué estoy maravillado, Sancho? De que me parece que fuiste
 519      I.    31|             caballeros. Así que, amigo Sancho, no se me hace dificultoso
 520      I.    31|         sintieses.~ ~ -Así sería -dijo Sancho - ; porque a buena fe que
 521      I.    31|             ser yo suyo.~ ~ -¡Ay -dijo Sancho - , y cómo está vuestra
 522      I.    31|           enoja no se venga.~ ~ -Mira, Sancho -respondió don Quijote - ;
 523      I.    31|              Eso está claro -respondió Sancho - , pero mire vuestra merced
 524      I.    31|            mucho provecho.~ ~ -Dígote, Sancho -dijo don Quijote - , que
 525      I.    31|               Pues si eso es así -dijo Sancho - , ¿cómo hace vuestra merced
 526      I.    31|                Quijote - . ¿Tú no ves, Sancho, que eso todo redunda en
 527      I.    31|               esa manera de amor -dijo Sancho - he oído yo predicar que
 528      I.    31|              que no  leer -respondió Sancho.~ ~ En esto les dio voces
 529      I.    31|          Quijote, con no poco gusto de Sancho, que ya estaba cansado de
 530      I.    31|          levantó muy apriesa y mandó a Sancho que enfrenase a Rocinante,
 531      I.    31|                    Sacó de su repuesto Sancho un pedazo de pan y otro
 532      I.    31|              pan que os doy -respondió Sancho - , que Dios sabe si me
 533      I.    32|             venta espanto y asombro de Sancho Panza; y aunque él quisiera
 534      I.    32|                venir a don Quijote y a Sancho, les salieron a recebir
 535      I.    32|           mirando si acaso estaba allí Sancho, como no le viese, contó
 536      I.    32|           mitad desta plática se halló Sancho presente, y quedó muy confuso
 537      I.    32|          Nicolás a rogarle lo mesmo, y Sancho también; lo cual visto del
 538      I.    35|             reposaba don Quijote salió Sancho Panza todo alborotado, diciendo
 539      I.    35|            quedaba - . ¿Estáis en vos, Sancho? ¿Cómo diablos puede ser
 540      I.    35|                por las paredes. Y dijo Sancho:~ ~ -No tienen que pararse
 541      I.    35|                con quien tenía ojeriza Sancho, y él se sabía bien el porqué;
 542      I.    35|                su contrario.~ ~ Andaba Sancho buscando la cabeza del gigante
 543      I.    35|                  No  nada -respondió Sancho - : sólo  que vendré a
 544      I.    35|              el agua.~ ~ Y estaba peor Sancho despierto que su amo durmiendo:
 545      I.    35|             dije yo? -dijo oyendo esto Sancho - . Sí que no estaba yo
 546      I.    35|               de la venta a consolar a Sancho Panza de no haber hallado
 547      I.    35|              hacían. Dorotea consoló a Sancho Panza diciéndole que cada
 548      I.    35|            hubiese. Consolóse con esto Sancho, y aseguró a la princesa
 549      I.    36|                que faltase el bueno de Sancho Panza, y todos rodeaban
 550      I.    36|            todos había sucedido. Hasta Sancho Panza lloraba, aunque después
 551      I.    37|       aventuras~ ~ Todo esto escuchaba Sancho, no con poco dolor de su
 552      I.    37|               le hubiesen venido. Sólo Sancho, como ya se ha dicho, era
 553      I.    37|          merced decir mejor -respondió Sancho - ; porque quiero que sepa
 554      I.    37|         Levántese vuestra merced -dijo Sancho - , y verá el buen recado
 555      I.    37|               lo creyera yo -respondió Sancho - , si también mi manteamiento
 556      I.    37|              dices.~ ~ Diole de vestir Sancho, y en el entretanto que
 557      I.    37|                todas las aventuras que Sancho había contado, de que no
 558      I.    37|               don Quijote, se volvió a Sancho, y con muestras de mucho
 559      I.    37|         sosiegue, señor mío -respondió Sancho - ; que bien podría ser
 560      I.    37|          vecino.~ ~ -Ahora yo te digo, Sancho -dijo don Quijote - , que
 561      I.    38|           algunas veces le había dicho Sancho Panza que cenase; que después
 562      I.    42|               poco gusto recibió. Sólo Sancho Panza se desesperaba con
 563      I.    43|                cabestro del jumento de Sancho Panza, y con mucha presteza
 564      I.    43|              llamar a su buen escudero Sancho Panza, que, sepultado en
 565      I.    44|            llamadme aquí a mi escudero Sancho; que a él toca y atañe esta
 566      I.    44|           quitó el yelmo de Mambrino y Sancho Panza los aparejos del asno,
 567      I.    44|                a la caballeriza, vio a Sancho Panza que estaba aderezando
 568      I.    44|               se atrevió a arremeter a Sancho, diciendo:~ ~ -¡Ah, don
 569      I.    44|           aparejos que me robastes!~ ~ Sancho, que se vio acometer tan
 570      I.    44|         caminos!~ ~ -Mentís -respondió Sancho - ; que yo no soy salteador
 571      I.    44|               decir es que mi escudero Sancho me pidió licencia para quitar
 572      I.    45|           encantado que en él hay, y a Sancho no le fue muy bien con otros
 573      I.    45|               albarda, y lo mismo hizo Sancho; don Quijote puso mano a
 574      I.    45|                 El barbero aporreaba a Sancho; Sancho molía al barbero;
 575      I.    45|            barbero aporreaba a Sancho; Sancho molía al barbero; don Luis,
 576      I.    45|               las barbas y el albarda; Sancho, a la más mínima voz de
 577      I.    45|             dio a los galeotes, y como Sancho con mucha razón había temido.
 578      I.    45|                a los que allí estaban. Sancho dijo, viendo lo que pasaba:~ ~ -¡
 579      I.    46|               paces entre el barbero y Sancho Panza, que todavía asistían
 580      I.    46|            Rocinante, ni el jumento de Sancho, sin que se le pagase primero
 581      I.    46|          espante ni acobarde, ensilla, Sancho, a Rocinante, y apareja
 582      I.    46|                aquí luego al punto.~ ~ Sancho, que a todo estaba presente,
 583      I.    46|             merced se enoja -respondió Sancho - , yo callaré, y dejaré
 584      I.    46|              fui yo a Dios! -respondió Sancho - ; sino que yo tengo por
 585      I.    46|            colorada con las razones de Sancho Dorotea, porque era verdad
 586      I.    46|            deseos (lo cual había visto Sancho, y pareciéndole que aquella
 587      I.    46|              quiso responder palabra a Sancho, sino dejóle proseguir en
 588      I.    46|              furibundos ademanes quedó Sancho tan encogido y medroso,
 589      I.    46|    encantamento, podría ser, digo, que Sancho hubiese visto por esta diabólica
 590      I.    46|              delante a este pecador de Sancho, que le hizo ver lo que
 591      I.    46|           perdonaba, y el Cura fue por Sancho, el cual vino muy humilde,
 592      I.    46|             Agora acabarás de conocer, Sancho hijo, ser verdad lo que
 593      I.    46|                   Así lo creo yo -dijo Sancho - , excepto aquello de la
 594      I.    46|              por punto la volatería de Sancho Panza, de que no poco se
 595      I.    46|               que no menos se corriera Sancho, si de nuevo no le asegurara
 596      I.    46|               jamás llegó la sandez de Sancho a tanto, que creyese no
 597      I.    46|           trazador desta máquina. Sólo Sancho, de todos los presentes,
 598      I.    46|               toca a la consolación de Sancho Panza mi escudero, yo confío
 599      I.    46|               a la posibilidad mía.~ ~ Sancho Panza se le inclinó con
 600      I.    47|      encantados. ¿Qué te parece desto, Sancho hijo?~ ~ -No  yo lo que
 601      I.    47|               que me parece -respondió Sancho - , por no ser tan leído
 602      I.    47|               Par Dios, señor -replicó Sancho - , ya yo los he tocado;
 603      I.    47|             media legua.~ ~ Decía esto Sancho por don Fernando, que, como
 604      I.    47|                 debía de oler a lo que Sancho decía.~ ~ -No te maravilles
 605      I.    47|                 No te maravilles deso, Sancho amigo -respondió don Quijote - ;
 606      I.    47|                Fernando y Cardenio que Sancho no viniese a caer del todo
 607      I.    47|              enalbardase el jumento de Sancho; el cual lo hizo con mucha
 608      I.    47|             bacía, y por señas mandó a Sancho que subiese en su asno y
 609      I.    47|                escopetas; seguía luego Sancho Panza sobre su asno, llevando
 610      I.    47|               del carro, cuadrilleros, Sancho, Rocinante, Cura y Barbero,
 611      I.    47|                con él venían. En esto, Sancho Panza, que se había acercado
 612      I.    47|              Barbero - . ¿También vos, Sancho, sois de la cofradía de
 613      I.    47|            preñado de nadie -respondió Sancho - , ni soy hombre que me
 614      I.    47|           quiso responder el Barbero a Sancho, porque no descubriese con
 615      I.    48|                que esto pasaba, viendo Sancho que podía hablar a su amo
 616      I.    48|        Pregunta lo que quisieres, hijo Sancho -respondió don Quijote - ;
 617      I.    48|             Nuestra Señora! -respondió Sancho, dando una gran voz - .
 618      I.    48|     puntualidad.~ ~ -Eso pido -replicó Sancho - ; y lo que quiero saber
 619      I.    48|              plegarias y prevenciones, Sancho.~ ~ -Digo que yo estoy seguro
 620      I.    48|           entiendo eso de hacer aguas, Sancho; aclárate más, si quieres
 621      I.    48|                    Ya, ya te entiendo, Sancho! Y muchas veces; y aun agora
 622      I.    49|              del discreto coloquio que Sancho Panza tuvo con su señor
 623      I.    49|             don Quijote~ ~ -¡Ah! -dijo Sancho - . Cogido le tengo: Esto
 624      I.    49|           preguntan.~ ~ -Verdad dices, Sancho -respondió don Quijote - ;
 625      I.    49|            Pues, con todo eso -replicó Sancho - , digo que para mayor
 626      I.    49|        contento de hacer lo que dices, Sancho hermano -replicó don Quijote - ;
 627      I.    49|              todo y por todo; pero tú, Sancho, verás como te engañas en
 628      I.    49|              fío de la fuga -respondió Sancho.~ ~ -Y yo y todo -dijo el
 629      I.    49|             don Quijote, se apartó con Sancho en remota parte, de donde
 630      I.    50|          especialmente a este pobre de Sancho Panza, mi escudero, que
 631      I.    50|             estas últimas palabras oyó Sancho a su amo, a quien dijo:~ ~ -
 632      I.    50|                hayan.~ ~ -Eso, hermano Sancho -dijo el Canónigo - , entiéndase
 633      I.    50|             esas filosofías -respondió Sancho Panza - ; mas sólo  que
 634      I.    50|        filosofías ésas, como tú dices, Sancho; pero, con todo eso, hay
 635      I.    50|               conciencia hacer conde a Sancho Panza, que es uno de los
 636      I.    50|              le admiraba la necedad de Sancho, que con tanto ahínco deseaba
 637      I.    50|    escucharemos.~ ~ -Saco la mía -dijo Sancho - ; que yo a aquel arroyo
 638      I.    50|                 Tú estás en lo cierto, Sancho -dijo don Quijote - ; vete
 639      I.    52|              no dudara de ahogalle, si Sancho Panza no llegara en aquel
 640      I.    52|              rostro, molido a coces de Sancho, andaba buscando a gatas
 641      I.    52|         pendencia están trabados; sólo Sancho Panza se desesperaba, porque
 642      I.    52|               le enfrenó; y pidiendo a Sancho su espada, subió sobre Rocinante
 643      I.    52|               detuvieron las voces que Sancho le daba, diciendo:~ ~ -¿
 644      I.    52|              sabe.~ ~ Fatigóse en vano Sancho; porque su amo iba tan puesto
 645      I.    52|               suelo muy mal parado.~ ~ Sancho Panza, que jadeando le iba
 646      I.    52|         villano no fueron las voces de Sancho, sino el ver que don Quijote
 647      I.    52|           mejor que se pensaba, porque Sancho no hizo otra cosa que arrojarse
 648      I.    52|                caballero, y oyeron que Sancho Panza, con lágrimas en los
 649      I.    52|             Con las voces y gemidos de Sancho revivió don Quijote, y la
 650      I.    52|            éstas está sujeto. Ayúdame, Sancho amigo, a ponerme sobre el
 651      I.    52|             gana, señor mío -respondió Sancho - , y volvamos a mi aldea,
 652      I.    52|                y fama.~ ~ -Bien dices, Sancho -respondió don Quijote - ,
 653      I.    52|                de las simplicidades de Sancho Panza, pusieron a don Quijote
 654      I.    52|            Quijote, acudió la mujer de Sancho Panza, que ya había sabido
 655      I.    52|             escudero, y así como vio a Sancho, lo primero que le preguntó
 656      I.    52|                si venía bueno el asno. Sancho respondió que venía mejor
 657      I.    52|              No traigo nada deso -dijo Sancho - , mujer mía, aunque traigo
 658      I.    52|               boca del asno -respondió Sancho - ; a su tiempo lo verás,
 659      I.    52|                   Qué es lo que decís, Sancho, de señorías, ínsulas y
 660      I.    52|             así se llamaba la mujer de Sancho, aunque no eran parientes,
 661      I.    52|           estas pláticas pasaron entre Sancho Panza y Juana Panza, su
 662      I.    52|          Rocinante, de la fidelidad de Sancho Panza, y de la sepultura
 663      I.    52|            académico argamasillesco, a sancho panza~ ~Soneto~ ~ ~ ~ Sancho
 664      I.    52|           sancho panza~ ~Soneto~ ~ ~ ~ Sancho Panza es aquéste, en cuerpo
 665      I.    52|             uno y otro sendero.~ ~ ~ ~ Sancho Panza el majadero~ ~ ~ ~
 666     II.     2|               la notable pendencia que Sancho Panza tuvo con la Sobrina
 667     II.     2|               que las daban diciendo a Sancho Panza, que pugnaba por entrar
 668     II.     2|               andurriales.~ ~ A lo que Sancho respondió:~ ~ -Ama de Satanás,
 669     II.     2|               respondió la Sobrina - , Sancho maldito. Y ¿qué son ínsulas? ¿
 670     II.     2|                No es de comer -replicó Sancho - , sino de gobernar y regir
 671     II.     2|              don Quijote, temeroso que Sancho se descosiese y desbuchase
 672     II.     2|               le dejasen entrar. Entró Sancho, y el Cura y el Barbero
 673     II.     2|             don Quijote se encerró con Sancho en su aposento, y estando
 674     II.     2|               dijo:~ ~ -Mucho me pesa, Sancho, que hayas dicho y digas
 675     II.     2|             puesto en razón -respondió Sancho - , porque, según vuesa
 676     II.     2|              escuderos.~ ~ -Engáñaste, Sancho -dijo don Quijote - , según
 677     II.     2|           lengua que la mía -respondió Sancho.~ ~ -Quiero decir -dijo
 678     II.     2|                 Así había de ser -dijo Sancho - ; pero cuando a mí me
 679     II.     2|                Querrásdecir agora, Sancho -respondió don Quijote - ,
 680     II.     2|          pongamos en su punto, y dime, Sancho amigo: ¿qué es lo que dicen
 681     II.     2|      caballeresca? Finalmente, quiero, Sancho, me digas lo que acerca
 682     II.     2|         disminuya; y quiero que sepas, Sancho, que si a los oídos de los
 683     II.     2|            Sírvate este advertimiento, Sancho, para que discreta y bienintencionadamente
 684     II.     2|             gana, señor mío -respondió Sancho - , con condición que vuesa
 685     II.     2|               Quijote - . Bien puedes, Sancho, hablar libremente y sin
 686     II.     2|              En lo que toca -prosiguió Sancho - a la valentía, cortesía,
 687     II.     2|            dejan hueso sano.~ ~ -Mira, Sancho -dijo don Quijote - : dondequiera
 688     II.     2|                fue llorón. Así que ¡oh Sancho! entre las tantas calumnias
 689     II.     2|           cuerpo de mi padre! -replicó Sancho.~ ~ -Pues ¿hay más? -preguntó
 690     II.     2|               falta por desollar -dijo Sancho - . Lo de hasta aquí son
 691     II.     2|            ella con mi mesmo nombre de Sancho Panza, y a la señora Dulcinea
 692     II.     2|           escribió.~ ~ -Yo te aseguro, Sancho -dijo don Quijote - , que
 693     II.     2|            escribir.~ ~ -Y ¡cómo -dijo Sancho - si era sabio y encantador,
 694     II.     2|                    Así será -respondió Sancho - ; porque por la mayor
 695     II.     2|              berenjenas.~ ~ -Tú debes, Sancho -dijo don Quijote - , errarte
 696     II.     2|               Bien podría ser -replicó Sancho - ; mas si vuesa merced
 697     II.     2|               yo voy por él -respondió Sancho.~ ~ Y dejando a su señor,
 698     II.     3|                pasó entre don Quijote, Sancho Panza y el bachiller Sansón
 699     II.     3|                libro, como había dicho Sancho, y no se podía persuadir
 700     II.     3|             imaginaciones, le hallaron Sancho y Carrasco, a quien don
 701     II.     3|               Nunca -dijo a este punto Sancho Panza - he oído llamar con
 702     II.     3|           Bachiller -dijo a esta sazón Sancho - : ¿entra ahí la aventura
 703     II.     3|              las cabriolas que el buen Sancho hizo en la manta.~ ~ -En
 704     II.     3|                yo cabriolas -respondió Sancho - ; en el aire sí, y aun
 705     II.     3|            verdad de la historia -dijo Sancho.~ ~ -También pudieran callarlos
 706     II.     3|          verdades ese señor moro -dijo Sancho - , a buen seguro que entre
 707     II.     3|           miembros.~ ~ -Socarrón sois, Sancho -respondió don Quijote - .
 708     II.     3|       garrotazos que me han dado -dijo Sancho - , no lo consentirán los
 709     II.     3|             las costillas.~ ~ -Callad, Sancho -dijo don Quijote - , y
 710     II.     3|            historia.~ ~ -Y de mí -dijo Sancho - ; que también dicen que
 711     II.     3|         Personajes, que no presonajes, Sancho amigo -dijo Sansón.~ ~ -¿
 712     II.     3|               voquibles tenemos? -dijo Sancho - . Pues ándense a eso,
 713     II.     3|                    Mala me la  Dios, Sancho -respondió el Bachiller - ,
 714     II.     3|             más fuere entrando en edad Sancho, con la experiencia que
 715     II.     3|                  Por Dios, señor -dijo Sancho - , la isla que yo no gobernase
 716     II.     3|                   Encomendadlo a Dios, Sancho -dijo don Quijote - ; que
 717     II.     3|               quiere, no le faltarán a Sancho mil islas que gobernar,
 718     II.     3|    Gobernadores he visto por ahí -dijo Sancho - que, a mi parecer, no
 719     II.     3|              bien me avendría yo -dijo Sancho - ; pero con la tica, ni
 720     II.     3|           Milagros o no milagros -dijo Sancho - , cada uno mire cómo habla
 721     II.     3|                   Yo apostaré -replicó Sancho - que ha mezclado el hi
 722     II.     3|            ladrón que hurtó el rucio a Sancho, que allí no se declara,
 723     II.     3|              se le olvidó poner lo que Sancho hizo de aquellos cien escudos
 724     II.     3|              que faltan en la obra.~ ~ Sancho respondió:~ ~ -Yo, señor
 725     II.     3|            durmieron la siesta, volvió Sancho, y renovóse la plática pasada.~ ~ ~ ~
 726     II.     4|                    Capítulo IV.~ Donde Sancho Panza satisface al bachiller
 727     II.     4|                y de contarse~ ~ Volvió Sancho a casa de don Quijote, y
 728     II.     4|                    Amaneció -prosiguió Sancho - , y apenas me hube estremecido,
 729     II.     4|                autor que iba a caballo Sancho en el mesmo rucio.~ ~ -A
 730     II.     4|           mesmo rucio.~ ~ -A eso -dijo Sancho - no  qué responder, sino
 731     II.     4|            Deshiciéronse?~ ~ Respondió Sancho:~ ~ -Yo los gasté en pro
 732     II.     4|                olvide esto que el buen Sancho ha dicho; que será realzarla
 733     II.     4|            embista don Quijote y hable Sancho Panza, y sea lo que fuere;
 734     II.     4|               alguna.~ ~ A lo que dijo Sancho:~ ~ -¿Al dinero y al interés
 735     II.     4|         acabado de decir estas razones Sancho, cuando llegaron a sus oídos
 736     II.     4|              Sansón -dijo a este punto Sancho - ; que así acomete mi señor
 737     II.     4|            caiga y me haga las muelas? Sancho nací, y Sancho pienso morir;
 738     II.     4|             las muelas? Sancho nací, y Sancho pienso morir; pero si, con
 739     II.     4|                casa».~ ~ -Vos, hermano Sancho -dijo Carrasco - , habéis
 740     II.     4|            como lo de menos -respondió Sancho - ; aunque  decir al señor
 741     II.     4|           dicho a mi señor.~ ~ -Mirad, Sancho -dijo Sansón - , que los
 742     II.     4|              ha de entender -respondió Sancho - con los que nacieron en
 743     II.     4|                y así se despidieron, y Sancho fue a poner en orden lo
 744     II.     5|        graciosa plática que pasó entre Sancho Panza y su mujer Teresa
 745     II.     5|           apócrifo, porque en él habla Sancho Panza con otro estilo del
 746     II.     5|           prosiguió diciendo:~ ~ Llegó Sancho a su casa tan regocijado
 747     II.     5|          preguntarle:~ ~ -¿Qué traéis, Sancho amigo, que tan alegre venís?~ ~
 748     II.     5|               Mirad, Teresa -respondió Sancho - : yo estoy alegre porque
 749     II.     5|             estar contento.~ ~ -Mirad, Sancho -replicó Teresa - : después
 750     II.     5|        entienda Dios, mujer -respondió Sancho - , que Él es el entendedor
 751     II.     5|              os digo, mujer -respondió Sancho - , que si no pensase antes
 752     II.     5|           comen con gusto. Pero mirad, Sancho: si por ventura os viéredes
 753     II.     5|                  A buena fe -respondió Sancho - que si Dios me llega a
 754     II.     5|           llamarla señora.~ ~ -Eso no, Sancho -respondió Teresa - ; casadla
 755     II.     5|         grosera.~ ~ -Calla, boba -dijo Sancho - ; que todo será usarlo
 756     II.     5|               que viniere.~ ~ -Medíos, Sancho, con vuestro estado -respondió
 757     II.     5|               hija! Traed vos dineros, Sancho, y el casarla dejadlo a
 758     II.     5|             mujer de Barrabás -replicó Sancho - ; ¿por qué quieres tú
 759     II.     5|              por lo que más abajo dice Sancho, dijo el traductor desta
 760     II.     5|            parece, animalia -prosiguió Sancho - , que será bien dar con
 761     II.     5|                    Ahora digo -replicó Sancho - que tienes algún familiar
 762     II.     5|                Mira, Teresa -respondió Sancho - , y escucha lo que agora
 763     II.     5|           razones que aquí va diciendo Sancho son las segundas por quien
 764     II.     5|              exceden a la capacidad de Sancho. El cual prosiguió diciendo:)~ ~ -
 765     II.     5|              has de decir, mujer -dijo Sancho - , y no revuelto.~ ~ -No
 766     II.     5|         llevéis con vos a vuestro hijo Sancho, para que desde agora le
 767     II.     5|                teniendo gobierno -dijo Sancho - , enviaré por él por la
 768     II.     5|              quedamos de acuerdo -dijo Sancho - de que ha de ser condesa
 769     II.     5|                y enterrada a Sanchica. Sancho la consoló diciéndole que
 770     II.     5|            esto se acabó su plática, y Sancho volvió a ver a don Quijote
 771     II.     6|               historia~ ~ En tanto que Sancho Panza y su mujer Teresa
 772     II.     6|               quién llamaba, respondió Sancho Panza que él era; y apenas
 773     II.     7|                  Apenas vio el Ama que Sancho Panza se encerraba con su
 774     II.     7|               encerrados don Quijote y Sancho, pasaron las razones que
 775     II.     7|               cuenta la historia. Dijo Sancho a su amo:~ ~ -Señor, ya
 776     II.     7|                 Reducida has de decir, Sancho -dijo don Quijote - ; que
 777     II.     7|             Una o dos veces -respondió Sancho - , si mal no me acuerdo,
 778     II.     7|                no los entienda, diga: «Sancho, o diablo, no te entiendo»;
 779     II.     7|           fócil...~ ~ -No te entiendo, Sancho -dijo luego don Quijote - ,
 780     II.     7|                quiere decir -respondió Sancho - soy tan así.~ ~ -Menos
 781     II.     7|              puede entender -respondió Sancho - , no  cómo lo diga;
 782     II.     7|        enseñare.~ ~ -Apostaré yo -dijo Sancho - que desde el emprincipio
 783     II.     7|          Teresa?~ ~ -Teresa dice -dijo Sancho - que ate bien mi dedo con
 784     II.     7|       respondió don Quijote - . Decid, Sancho amigo; pasá adelante, que
 785     II.     7|                    Es el caso -replicó Sancho - que como vuesa merced
 786     II.     7|           parar.~ ~ -Voy a parar -dijo Sancho - en que vuesa merced me
 787     II.     7|         salario gata por cantidad.~ ~ -Sancho amigo -respondió don Quijote - ,
 788     II.     7|            rata.~ ~ -Ya entiendo -dijo Sancho - : yo apostaré que había
 789     II.     7|          saetas de tus refranes. Mira, Sancho: yo bien te señalaría salario,
 790     II.     7|          esperanzas y aditamentos vos, Sancho, gustáis de volver a servirme,
 791     II.     7|               en lo escusado: así que, Sancho mío, volveos a vuestra casa,
 792     II.     7|            paga. Hablo de esta manera, Sancho, por daros a entender que
 793     II.     7|         habladores como vos.~ ~ Cuando Sancho oyó la firme resolución
 794     II.     7|             don Quijote, volviéndose a Sancho:~ ~ -¿No te dije yo, Sancho,
 795     II.     7|            Sancho:~ ~ -¿No te dije yo, Sancho, que me habían de sobrar
 796     II.     7|                estaré contento, ya que Sancho no se digna de venir conmigo.~ ~ -
 797     II.     7|                    Sí digno -respondió Sancho, enternecido y llenos de
 798     II.     7|            término y modo de hablar de Sancho Panza; que puesto que había
 799     II.     7|              Finalmente, don Quijote y Sancho se abrazaron y quedaron
 800     II.     7|                tres días don Quijote y Sancho se acomodaron de lo que
 801     II.     7|       convenirles; y habiendo aplacado Sancho a su mujer, y don Quijote
 802     II.     7|             sobre su buen Rocinante, y Sancho sobre su antiguo rucio,
 803     II.     8|              campaña a don Quijote y a Sancho, y que los letores de su
 804     II.     8|           Solos quedaron don Quijote y Sancho, y apenas se hubo apartado
 805     II.     8|                rocín, de donde coligió Sancho que su ventura había de
 806     II.     8|                Díjole don Quijote:~ ~ -Sancho amigo, la noche se nos va
 807     II.     8|              Yo así lo creo -respondió Sancho - ; pero tengo por dificultoso
 808     II.     8|              se te antojaron aquéllas, Sancho -dijo don Quijote - , adonde
 809     II.     8|               Todo pudo ser -respondió Sancho - ; pero a mí bardas me
 810     II.     8|              Con todo eso, vamos allá, Sancho -replicó don Quijote - :
 811     II.     8|               verdad, señor -respondió Sancho - , que cuando yo vi ese
 812     II.     8|       escureció.~ ~ -¡Que todavía das, Sancho -dijo don Quijote - , en
 813     II.     8|               se te acuerdan a ti, ¡oh Sancho! aquellos versos de nuestro
 814     II.     8|            virtudes! Todos los vicios, Sancho, traen un no  qué de deleite
 815     II.     8|                digo también -respondió Sancho - ; y pienso que en esa
 816     II.     8|          quisieren.~ ~ -Eso me parece, Sancho -dijo don Quijote - , a
 817     II.     8|             gran merced. Quiero decir, Sancho, que el deseo de alcanzar
 818     II.     8|               su fin señalado: así ¡oh Sancho! que nuestras obras no han
 819     II.     8|          famosos caballeros. Ves aquí, Sancho, los medios por donde se
 820     II.     8|           hasta aquí me ha dicho -dijo Sancho - lo he entendido muy bien;
 821     II.     8|               Asolviese quieres decir, Sancho -dijo don Quijote - . Di
 822     II.     8|               Dígame, señor -prosiguió Sancho - : esos Julios o Agostos,
 823     II.     8|             cielo.~ ~ -Está bien -dijo Sancho - ; pero sepamos ahora:
 824     II.     8|                     A eso voy -replicó Sancho - . Y dígame agora: ¿cuál
 825     II.     8|                  Cogido le tengo -dijo Sancho - . Luego la fama del que
 826     II.     8|               llaman a esto -respondió Sancho - , tienen los cuerpos y
 827     II.     8|               Qué quieres que infiera, Sancho, de todo lo que has dicho? -
 828     II.     8|                     Quiero decir -dijo Sancho - que nos demos a ser santos,
 829     II.     8|              gloria.~ ~ -Sí -respondió Sancho - ; pero yo he oído decir
 830     II.     8|          Muchos son los andantes -dijo Sancho.~ ~ -Muchos -respondió don
 831     II.     8|               y se le entristecieron a Sancho, porque no sabía la casa
 832     II.     8|            alborotados, y no imaginaba Sancho qué había de hacer cuando
 833     II.     9|            menos, cuando don Quijote y Sancho dejaron el monte y entraron
 834     II.     9|        entreclara, puesto que quisiera Sancho que fuera del todo escura,
 835     II.     9|               y turbaban el corazón de Sancho. De cuando en cuando rebuznaba
 836     II.     9|            pero, con todo esto, dijo a Sancho:~ ~ -Sancho hijo, guía al
 837     II.     9|               esto, dijo a Sancho:~ ~ -Sancho hijo, guía al palacio de
 838     II.     9|              cuerpo del sol -respondió Sancho - , que en el que yo vi
 839     II.     9|             princesas.~ ~ -Señor -dijo Sancho - , ya que vuesa merced
 840     II.     9|               que entonces yo te diré, Sancho, lo que será bien que hagamos.
 841     II.     9|               que hagamos. Y advierte, Sancho, que yo veo poco, o que
 842     II.     9|                vuesa merced -respondió Sancho - : quizá será así; aunque
 843     II.     9|             Con la iglesia hemos dado, Sancho.~ ~ -Ya lo veo -respondió
 844     II.     9|                   Ya lo veo -respondió Sancho - . Y plega a Dios que no
 845     II.     9|           salida?~ ~ -Señor -respondió Sancho - ; en cada tierra su uso:
 846     II.     9|                     Habla con respeto, Sancho, de las cosas de mi señora -
 847     II.     9|                me reportaré -respondió Sancho - ; pero ¿con qué paciencia
 848     II.     9|                Tú me harás desesperar, Sancho -dijo don Quijote - . Ven
 849     II.     9|               Ahora lo oigo -respondió Sancho - ; y digo que pues vuesa
 850     II.     9|                a eso, señor -respondió Sancho - ; porque le hago saber
 851     II.     9|               un puño en el cielo.~ ~ -Sancho, Sancho -respondió don Quijote - ,
 852     II.     9|               en el cielo.~ ~ -Sancho, Sancho -respondió don Quijote - ,
 853     II.     9|      Roncesvalles.~ ~ ~ -Que me maten, Sancho -dijo en oyéndole don Quijote - ,
 854     II.     9|                     Sí oigo -respondió Sancho - ; pero ¿qué hace a nuestro
 855     II.     9|               atendió a más preguntas. Sancho, que vio suspenso a su señor
 856     II.     9|           honra y fama.~ ~ -Has dicho, Sancho -dijo don Quijote - , mil
 857     II.     9|         milagrosos favores.~ ~ Rabiaba Sancho por sacar a su amo del pueblo,
 858     II.     9|                se emboscó en tanto que Sancho volvía a la ciudad a hablar
 859     II.    10|                cuenta la industria que Sancho tuvo para encantar a la
 860     II.    10|                al gran Toboso, mandó a Sancho volver a la ciudad, y que
 861     II.    10|       dificultosas empresas. Encargóse Sancho de hacerlo así como se le
 862     II.    10|                toca; que has de saber, Sancho, si no lo sabes, que entre
 863     II.    10|             iré y volveré presto -dijo Sancho - ; y ensanche vuesa merced,
 864     II.    10|              con ella.~ ~ -Por cierto, Sancho -dijo don Quijote - , que
 865     II.    10|           deseo.~ ~ Esto dicho, volvió Sancho las espaldas y vareó su
 866     II.    10|                dejaremos, yéndonos con Sancho Panza, que no menos confuso
 867     II.    10|            decirse:~ ~ -Sepamos agora, Sancho hermano, adónde va vuesa
 868     II.    10|          pensáis hallar eso que decís, Sancho? -¿Adónde? En la gran ciudad
 869     II.    10|               bien. Y ¿sabéis su casa, Sancho? - Mi amo dice que han de
 870     II.    10|                    No os fiéis en eso, Sancho; porque la gente manchega
 871     II.    10|                soliloquio pasó consigo Sancho, y lo que sacó dél fue que
 872     II.    10|            daño.~ ~ Con esto que pensó Sancho Panza quedó sosegado su
 873     II.    10|                En resolución: así como Sancho vio a las labradoras, a
 874     II.    10|                 le dijo:~ ~ -¿Qué hay, Sancho, amigo? ¿Podré señalar este
 875     II.    10|                  Mejor será -respondió Sancho - que vuesa merced le señale
 876     II.    10|                  Tan buenas -respondió Sancho - , que no tiene más que
 877     II.    10|            Dios! ¿Qué es lo que dices, Sancho amigo? -dijo don Quijote - .
 878     II.    10|                vuesa merced -respondió Sancho - , y más estando tan cerca
 879     II.    10|                Hacaneas querrás decir, Sancho.~ ~ -Poca diferencia hay -
 880     II.    10|              diferencia hay -respondió Sancho - de cananeas a hacaneas;
 881     II.    10|               los sentidos.~ ~ -Vamos, Sancho hijo -respondió don Quijote - ;
 882     II.    10|             crías me atengo -respondió Sancho - ; porque de ser buenos
 883     II.    10|             turbóse todo, y preguntó a Sancho si las había dejado fuera
 884     II.    10|              medio día?~ ~ -Yo no veo, Sancho -dijo don Quijote - , sino
 885     II.    10|            Dios del diablo! -respondió Sancho - . Y ¿es posible que tres
 886     II.    10|           verdad!~ ~ -Pues yo te digo, Sancho amigo -dijo don Quijote - ,
 887     II.    10|                yo soy don Quijote y tú Sancho Panza; a lo menos, a mí
 888     II.    10|                     Calle, señor -dijo Sancho - ; no diga la tal palabra,
 889     II.    10|            magnífica presencia. Yo soy Sancho Panza su escudero, y él
 890     II.    10|             Quijote de hinojos junto a Sancho, y miraba con ojos desencajados
 891     II.    10|               y vista turbada a la que Sancho llamaba reina y señora,
 892     II.    10|          priesa.~ ~ A lo que respondió Sancho:~ ~ -¡Oh princesa y señora
 893     II.    10|                ha sano.~ ~ -Levántate, Sancho -dijo a este punto don Quijote - ;
 894     II.    10|       agradecérselo hemos.~ ~ Apartóse Sancho y dejóla ir, contentísimo
 895     II.    10|                 acudió a levantarla, y Sancho a componer y cinchar el
 896     II.    10|                hombre; y entonces dijo Sancho:~ ~ -¡Vive Roque, que es
 897     II.    10|                parecían, volviéndose a Sancho, le dijo:~ ~ -Sancho, ¿qué
 898     II.    10|     volviéndose a Sancho, le dijo:~ ~ -Sancho, ¿qué te parece cuán malquisto
 899     II.    10|               has también de advertir, Sancho, que no se contentaron estos
 900     II.    10|          flores. Porque te hago saber, Sancho, que cuando llegé a subir
 901     II.    10|           canalla! -gritó a esta sazón Sancho - ¡Oh encantadores aciagos
 902     II.    10|                vuesa merced -respondió Sancho - que le parecían allí como
 903     II.    10|           resplandecientes. Pero dime, Sancho: aquella que a mí me pareció
 904     II.    10|          sillón?~ ~ -No era -respondió Sancho - sino silla a la jineta,
 905     II.    10|              que no viese yo todo eso, Sancho! -dijo don Quijote - . Ahora
 906     II.    10|               que hacer el socarrón de Sancho en disimular la risa, oyendo
 907     II.    11|               embelesamiento le volvió Sancho Panza, diciéndole:~ ~ -Señor,
 908     II.    11|               de la tierra.~ ~ -Calla, Sancho -respondió don Quijote con
 909     II.    11|              Así lo digo yo -respondió Sancho - : quien la vido y la vee
 910     II.    11|              Eso puedesdecir bien, Sancho -replicó don Quijote - ,
 911     II.    11|               con todo esto, he caído, Sancho, en una cosa, y es que me
 912     II.    11|              que sin duda te trocaste, Sancho, tomando los ojos por los
 913     II.    11|              Todo puede ser -respondió Sancho - , porque también me turbó
 914     II.    11|             que a mi padre.~ ~ -Quizá, Sancho -respondió don Quijote - ,
 915     II.    11|                   Digo, señor -replicó Sancho - , que me ha parecido bien
 916     II.    11|         Responder quería don Quijote a Sancho Panza; pero estorbóselo
 917     II.    11|            puso miedo en el corazón de Sancho; mas luego se alegró don
 918     II.    11|              los huesos de su notomía. Sancho, que consideró el peligro
 919     II.    11|              hubo dejado su caballería Sancho por acudir a don Quijote,
 920     II.    11|                hacer la fiesta. Miraba Sancho la carrera de su rucio y
 921     II.    11|              de las vejigas -respondió Sancho.~ ~ -Pues yo le cobraré -
 922     II.    11|       calabozos del infierno. Sígueme, Sancho; que la carreta va despacio,
 923     II.    11|           diligencia, señor -respondió Sancho - : vuesa merced temple
 924     II.    11|                la imaginación -replicó Sancho - , y tome mi consejo, que
 925     II.    11|              esto que se detuvo, llegó Sancho, y viéndole en talle de
 926     II.    11|                don Quijote - has dado, Sancho, en el punto que puede y
 927     II.    11|                armado caballero. A ti, Sancho, toca, si quieres tomar
 928     II.    11|             para qué, señor -respondió Sancho - , tomar venganza de nadie,
 929     II.    11|                replicó don Quijote - , Sancho bueno, Sancho discreto,
 930     II.    11|              Quijote - , Sancho bueno, Sancho discreto, Sancho cristiano
 931     II.    11|                bueno, Sancho discreto, Sancho cristiano y Sancho sincero,
 932     II.    11|           discreto, Sancho cristiano y Sancho sincero, dejemos estas fantasmas
 933     II.    11|              Volvió las riendas luego, Sancho fue a tomar su rucio, la
 934     II.    11|               al saludable consejo que Sancho Panza dio a su amo; al cual,
 935     II.    12|              habiendo, a persuasión de Sancho, comido don Quijote de lo
 936     II.    12|            rucio, y entre la cena dijo Sancho a su señor:~ ~ -Señor, ¡
 937     II.    12|       respondió don Quijote - , si tú, Sancho, me dejaras acometer, como
 938     II.    12|       emperadores farsantes -respondió Sancho Panza - fueron de oro puro,
 939     II.    12|           comedia, con la cual quiero, Sancho, que estés bien, teniéndola
 940     II.    12|                 Sí he visto -respondió Sancho.~ ~ -Pues lo mesmo -dijo
 941     II.    12|               Brava comparación! -dijo Sancho - , aunque no tan nueva
 942     II.    12|               sepultura.~ ~ -Cada día, Sancho -dijo don Quijote - , te
 943     II.    12|                vuesa merced -respondió Sancho - ; que las tierras que
 944     II.    12|               las afectadas razones de Sancho, y parecióle ser verdad
 945     II.    12|              todas o las más veces que Sancho quería hablar de oposición
 946     II.    12|            gran parte de la noche, y a Sancho le vino en voluntad de dejar
 947     II.    12|                 guarda!; y así lo hizo Sancho, y le dio la misma libertad
 948     II.    12|               del caballo. Finalmente, Sancho se quedó dormido al pie
 949     II.    12|                andante; y llegándose a Sancho, que dormía, le trabó del
 950     II.    12|              baja le dijo:~ ~ -Hermano Sancho, aventura tenemos.~ ~ -Dios
 951     II.    12|             nos la  buena -respondió Sancho - . Y ¿adónde está, señor
 952     II.    12|          señora aventura?~ ~ -¿Adónde, Sancho? -replicó don Quijote - .
 953     II.    12|               halla vuesa merced -dijo Sancho - que ésta sea aventura?~ ~ -
 954     II.    12|               fe que es así -respondió Sancho - , y que debe de ser caballero
 955     II.    12|             lengua.~ ~ Replicar quería Sancho a su amo; pero la voz del
 956     II.    12|              tal caballero ya vees tú, Sancho, que desvaría. Pero, escuchemos:
 957     II.    12|              más.~ ~ -Si hará -replicó Sancho - ; que término lleva de
 958     II.    12|        comedidamente, se llegó a él, y Sancho ni más ni menos.~ ~ El caballero
 959     II.    12|                   No, por cierto -dijo Sancho, que allí junto estaba - ;
 960     II.    12|             hablo.~ ~ -Pues a fe -dijo Sancho - que he hablado yo, y puedo
 961     II.    12|             Bosque asió por el brazo a Sancho, diciéndole:~ ~ -Vámonos
 962     II.    12|                Sea en buena hora -dijo Sancho - ; y yo le diré a vuesa
 963     II.    13|           dellos, el del Bosque dijo a Sancho:~ ~ -Trabajosa vida es la
 964     II.    13|         También se puede decir -añadió Sancho - que lo comemos en el yelo
 965     II.    13|               parecer.~ ~ -Yo -replicó Sancho - ya he dicho a mi amo que
 966     II.    13|             tal!~ ~ -Debe de ser -dijo Sancho - su amo de vuesa merced
 967     II.    13|             falta nada deso -respondió Sancho - ; verdad es que no tengo
 968     II.    13|                     Dos tengo yo -dijo Sancho - , que se pueden presentar
 969     II.    13|             dos más a menos -respondió Sancho - ; pero es tan grande como
 970     II.    13|         bellaca!~ ~ A lo que respondió Sancho, algo mohíno:~ ~ -Ni ella
 971     II.    13|                  Sí reniego -respondió Sancho - , y dese modo y por esa
 972     II.    13|              camino tan llano -replicó Sancho - , que no tenga algún tropezón
 973     II.    13|                no es el mío -respondió Sancho - : digo, que no tiene nada
 974     II.    13|              hallan buenas.~ ~ Escupía Sancho a menudo, al parecer, un
 975     II.    13|           conejo albar tan grande, que Sancho, al tocarla, entendió ser
 976     II.    13|             cabrito; lo cual visto por Sancho, dijo:~ ~ -Y ¿esto trae
 977     II.    13|            camino un general.~ ~ Comió Sancho sin hacerse de rogar, y
 978     II.    13|              se la puso en las manos a Sancho, el cual, empinándola, puesta
 979     II.    13|                oyendo el hi de puta de Sancho - cómo habéis alabado este
 980     II.    13|              puta?~ ~ -Digo -respondió Sancho - que confieso que conozco
 981     II.    13|                    A mí con eso? -dijo Sancho - . No toméis menos sino
 982     II.    14|         escudero a un labrador llamado Sancho Panza; oprime el lomo y
 983     II.    14|          batalla; a cuyas nuevas quedó Sancho atónito y pasmado, temeroso
 984     II.    14|            camino dijo el del Bosque a Sancho:~ ~ -Ha de saber, hermano,
 985     II.    14|              señor escudero -respondió Sancho - , allá puede correr y
 986     II.    14|               en buena hora -respondió Sancho - ; porque antes servirá
 987     II.    14|          cuerpo de mi padre -respondió Sancho - , qué martas cebollinas
 988     II.    14|            hora.~ ~ -Eso no -respondió Sancho - ; no seré yo tan descortés
 989     II.    14|            corte  yo otro -respondió Sancho - , que no le va en zaga:
 990     II.    14|               se ofreció a los ojos de Sancho Panza fue la nariz del escudero
 991     II.    14|                rostro, que en viéndole Sancho, comenzó a herir de pie
 992     II.    14|            pero no por eso temió, como Sancho Panza; antes con gentil
 993     II.    14|             admiró menos de verlas que Sancho; tanto que le juzgó por
 994     II.    14|                no se usan en el mundo. Sancho, que vio partir a su amo
 995     II.    14|             caballero.~ ~ -Antes creo, Sancho -dijo don Quijote - , que
 996     II.    14|             verdad que diga -respondió Sancho - , las desaforadas narices
 997     II.    14|              detuvo don Quijote en que Sancho subiese en el alcornoque
 998     II.    14|                ocupado en la subida de Sancho, detuvo las riendas y paróse
 999     II.    14|                    Apenas le vio caído Sancho, cuando se deslizó del alcornoque
1000     II.    14|                voces dijo:~ ~ -¡Acude, Sancho, y mira lo que has de ver


Best viewed with any browser at 800x600 or 768x1024 on Tablet PC
IntraText® (VA2) - Some rights reserved by Èulogos SpA - 1996-2010. Content in this page is licensed under a Creative Commons License