Índice | Palabras: Alfabética - Frecuencia - Inverso - Longitud - Estadísticas | Ayuda | Biblioteca IntraText
Alfabética    [«  »]
víctimas 3
vicuña 1
vid 1
vida 121
vidas 2
viejo 1
vieron 3
Frecuencia    [«  »]
155 como
143 no
139 al
121 vida
119 propositio
107 este
107 más
Ioannes Paulus PP. II
Ecclesia in America

IntraText - Concordancias

vida

    Capítulo,  Parrafo
1 Intro,3 | resucitado, presente en la vida de la Iglesia, que invita 2 Intro,7 | Padre, como Señor de la Vida que nos comunica su Espíritu. 3 I,8 | se cierra al cambio de vida al que Él lo invita. Fueron 4 I,10 | creyentes dándoles la nueva vida. De este modo ellos llegan 5 I,10 | el Camino, la Verdad y la Vida. Nadie va al Padre sino 6 I,10 | pregunta sobre el sentido de la vida y a los interrogantes fundamentales 7 I,11 | 2, 11). Al inicio de la vida pública, en las bodas de 8 I,11 | siempre a orientar la propia vida según el espíritu y los 9 I,11 | espléndido florecimiento de vida cristiana.~ 10 II,15 | sentido y el alma de [...] la vida personal y comunitaria ».(33) 11 II,15 | ofrecen modelos heroicos de vida cristiana en la diversidad 12 II,15 | diversidad de estados de vida y de ambientes sociales. 13 II,18 | rasgo característico de la vida eclesial en América. Así 14 II,19 | trabajo, la calidad de la vida y la vida misma, proponen 15 II,19 | calidad de la vida y la vida misma, proponen la cuestión 16 II,24 | a la destrucción de la vida familiar, a la destrucción 17 II,25 | actitudes y « los estilos de vida conducidos por el egoísmo 18 III,26 | favorece, por tanto, una vida nueva, en la que no haya 19 III,26 | Superar la división entre fe y vida es indispensable para que 20 III,26 | las palabras, sino con su vida ».(68) Hemos de tener presentes 21 III,26 | la entrega de la propia vida: « El máximo testimonio 22 III,27 | de las exigencias de la vida cristiana y no se pone esfuerzo 23 III,27 | ambientes y dimensiones de su vida, especialmente todo lo que 24 III,28 | empeño que abarca toda la vida. Por otro lado, mientras 25 III,29 | Santo hacia nuevo estilo de vida~29. La propuesta de un nuevo 26 III,29 | propuesta de un nuevo estilo de vida no es sólo para los Pastores, 27 III,29 | cristianas, la cual es “la vida en Cristo” y “en el Espíritu”, 28 III,29 | esperanza, es conducida a la vida dentro de la comunidad eclesial ».(77) 29 III,29 | entiende no « una parte de la vida, sino la vida toda guiada 30 III,29 | parte de la vida, sino la vida toda guiada por el Espíritu 31 III,29 | momentos decisivos de su vida, antes de actuar, se retiraba 32 III,29 | secreto » (Mt 6, 6). Esta vida intensa de oración debe 33 III,29 | diversas situaciones de su vida pueda volver siempre « a 34 III,29 | las almas entregadas a la vida contemplativa obtienen gracia 35 III,29 | a las que consagran su vida. Los contemplativos deben 36 III,29 | testimonio de la propia vida, cooperan al bien espiritual 37 III,29 | el rostro de Dios en la vida diaria ».(84)~La espiritualidad 38 III,29(83)| adecuada renovación de la vida religiosa, 7; cf. Juan Pablo 39 III,29 | alimenta ante todo de una vida sacramental asidua, por 40 III,29 | peregrinación terrena. Esta vida ha de estar integrada con 41 III,30 | que realizamos en nuestra vida (cf. Mt 5, 16) ».(88) En 42 III,30 | conduce incluso a dar la vida por los otros (cf. Jn 15, 43 III,31 | el Camino, la Verdad y la Vida » (Jn 14, 6). Con estas 44 IV,33 | participan de la misma vida de Cristo, la verdadera 45 IV,34 | comunión~34. La comunión de vida en la Iglesia se obtiene 46 IV,34 | Bautismo es « la puerta de la vida espiritual: pues por él 47 IV,34(104)| Ordinis, sobre el ministerio y vida de los presbíteros, 5.~ 48 IV,35 | iniciar e introducir en la vida propia de la Iglesia, no 49 IV,35 | fuente y culminación de la vida de la Iglesia, prenda de 50 IV,36 | precisamente porque es un signo de vida, debe crecer continuamente. 51 IV,36(117)| Ordinis, sobre el ministerio y vida de los presbíteros, 7; Pablo 52 IV,36 | corresponsabilidad en la vida de los organismos diocesanos. (121)~ 53 IV,39 | entrega generosa, de la vida austera y del servicio hasta 54 IV,39(128)| Ordinis, sobre el ministerio y vida de los presbíteros, 14.~ 55 IV,39 | toda América que dan su vida al servicio del Evangelio ». (130)~ 56 IV,40 | vocaciones al sacerdocio y a la vida consagrada e invitar a las 57 IV,40 | por el testimonio de una vida de fidelidad, alegría, entusiasmo 58 IV,40 | todos los que consagran su vida a la formación de los futuros 59 IV,41 | comunidades, ofrecer auxilio a la vida de familia, superar el estado 60 IV,41 | personas se inserten en la vida de sus vecinos y en la sociedad ». (143) 61 IV,41 | que sea animador de la vida espiritual y evangelizador 62 IV,43 | La vida consagrada~43. La historia 63 IV,43 | grupo: « los Institutos de vida contemplativa que testifican 64 IV,43 | muy diversos campos de la vida humana, los Institutos seculares 65 IV,43 | Institutos y nuevas formas de vida consagrada que requieren 66 IV,43 | diversos sectores de la vida eclesial, incluidos los 67 IV,43 | hoy el testimonio de la vida plenamente consagrada a 68 IV,43 | Él basta para llenar la vida de cualquier persona ». (154) 69 IV,43 | ha de procurar « que la vida consagrada sea más estimada 70 IV,44 | lo lleva a actuar en la vida familiar, social, laboral, 71 IV,44 | y obras que expresen una vida coherente con el Evangelio ». (160)~ 72 IV,44 | su propia vocación, en la vida pública, orientándola al 73 IV,45 | participar plenamente en la vida eclesial, cultural, social 74 IV,45 | puede aportar a la vida de la Iglesia y de la sociedad 75 IV,45 | decisivo sobre todo en la vida consagrada, en la educación, 76 IV,45 | en América ayude más a la vida familiar fundada en el matrimonio, 77 IV,45 | activa y responsable en la vida y misión de la Iglesia, (173) 78 IV,46 | De este santuario nace la vida y es aceptada como don de 79 IV,46 | fuente de las vocaciones. La vida de oración de la familia 80 IV,46 | que el fundamento de la vida humana es la relación nupcial 81 IV,46 | comunión conyugal y de la vida familiar, que incluya una 82 IV,46 | de fomentar momentos de vida espiritual en común: la 83 IV,46 | ejemplo de sus padres, que la vida familiar es un camino para 84 IV,47 | sentido verdadero de su vida y que tienen sed de Dios, 85 IV,47 | educativas católicas y la vida comunitaria de la parroquia. 86 IV,47 | compromiso para toda la vida, como es el caso del sacerdocio, 87 IV,47 | caso del sacerdocio, de la vida consagrada y del matrimonio 88 IV,48 | inocencia e incluso de la vida. « Esta condición incluye 89 IV,49 | muchos elementos de fe, de vida sacramental y de piedad ». (186) 90 IV,51 | raza, color, condición de vida o religión. La diferencia 91 V,56 | morales que deben regir la vida de todo hombre. Sin una 92 V,56 | dirigentes sociales para la vida publica en todos los niveles, 93 V,58 | actitudes del Señor, que en su vida terrena se dedicó con sentimientos 94 V,58 | testificar por su estilo de vida que sus prioridades, sus 95 V,59 | problema, ya que afecta a la vida de tantas personas. Por 96 V,61 | materialismo y los estilos de vida que llevan fácilmente a 97 V,61 | verdadero « sentido de la vida » a las nuevas generaciones, 98 V,63 | defender la cultura de la vida.~Por ello, los Padres sinodales, 99 V,63 | total entrega a favor de la vida humana desde el momento 100 V,63 | para que los valores de la vida y de la familia sean reconocidos 101 V,63 | Además de la defensa de la vida, se ha de intensificar, 102 V,63 | con los medios legales la vida y a proteger al no nacido, 103 V,63 | los atentados contra la vida y la dignidad humana, que 104 V,63 | favor del Evangelio de la vida y de exhortar a los fieles 105 V,63 | amenazan a la familia y la vida, que son dos realidades 106 V,64 | vocaciones al sacerdocio y a la vida consagrada entre dichos 107 V,65 | aliente a integrarse en la vida eclesial, salvaguardando 108 VI,66 | nombre, de su doctrina, de su vida, de sus promesas y del Reino 109 VI,67 | testimonio de la propia vida ». (249)~Cada cristiano 110 VI,67 | la medida en que asuma la vida del Hijo de Dios hecho hombre 111 VI,68 | lleva a un compromiso de vida. En efecto, « encontrar 112 VI,68 | que se extiende a toda la vida. Seguirle es vivir como 113 VI,69 | en la experiencia de la vida cristiana que incluye la 114 VI,69 | Su fe y su testimonio de vida son partes integrantes de 115 VI,69 | tan indispensable en la vida de la Iglesia.~En la catequesis 116 VI,69 | manifestación práctica en la vida social están en íntima correlación. 117 VI,73 | un sentido para la propia vida. (286) Para ello es necesario 118 VI,74 | dimensión misionera de la vida consagrada y contemplativa; 119 Conclu,75 | parroquias, comunidades de vida consagrada, movimientos 120 Conclu,76 | gracias por la ofrenda de tu vida, ~que nos entregaste amándonos 121 Conclu,76 | vocaciones ~al sacerdocio, ~a la vida consagrada ~y a las demás


IntraText® (V89) Copyright 1996-2007 Èulogos SpA