Índice | Palabras: Alfabética - Frecuencia - Inverso - Longitud - Estadísticas | Ayuda | Biblioteca IntraText
Ioannes Paulus PP. II
Ecclesia in America

IntraText - Concordancias

(Hapax Legomena)
1045-compa | compe-eran | erari-manda | manif-recor | recta-zaque

                                                              negrita = Texto principal
     Capítulo,  Parrafo                                       gris = Texto de comentario
1 II,22(60) | de 1986): Ench. Vat. 10, 1045-1128.~ 2 V,62(226) | de 1994): Ench. Vat. 14, 1071-1154.~ 3 I,8(14) | Mariae Magdalenae, 27: PL 112, 1574. Cf. S. Pedro Damián, 4 II,22(60) | 1986): Ench. Vat. 10, 1045-1128.~ 5 V,62(226) | 1994): Ench. Vat. 14, 1071-1154.~ 6 V,54(200) | de 1992): AAS 86 (1994), 117; Catecismo de la Iglesia 7 IV,34(102) | de noviembre de 1439): DS 1314.~ 8 IV,34(102) | Deo (22 de noviembre de 1439): DS 1314.~ 9 I,8(14) | Pedro Damián, Sermo 56: PL 144, 820; Hugo de Cluny, Commonitorium: 10 I,10(15) | de 1975): AAS 68 (1976), 145.~ 11 Conclu,75 | hace cinco siglos. El año 1492, más allá de los aspectos 12 Intro,1(1) | christianae veteres, n. 1513, I. I: Berolini 1925, p. 13 II,23(63) | N. 5: AAS 90 (1998), 152.~ 14 I,11 | colina del Tepeyac, el año 1531, tuvo una repercusión decisiva 15 I,8(12) | in Joh., 15, 11: CCL 36, 154.~ 16 I,8(13) | Ibíd., 15, 17: l.c., 156.~ 17 I,8(14) | Magdalenae, 27: PL 112, 1574. Cf. S. Pedro Damián, Sermo 18 II,15 | caso de santa Rosa de Lima (1586-1617), « la primera flor 19 I,8(14) | Cluny, Commonitorium: PL 159, 952; S. Tomás de Aquino, 20 IV,35(107) | sacramentos en general, can. 9: DS 1609.~ 21 II,15 | santa Rosa de Lima (1586-1617), « la primera flor de santidad 22 IV,45(167) | de 1988): AAS 80 (1988), 1653-1729 y Carta a las mujeres ( 23 IV,45(168) | 1988), 31: AAS 80 (1988), 1728.~ 24 IV,45(167) | 1988): AAS 80 (1988), 1653-1729 y Carta a las mujeres (29 25 III,30(87) | II, A, 4-5: Ench. Vat. 9, 1791-1793.~ 26 III,30(87) | 4-5: Ench. Vat. 9, 1791-1793.~ 27 III,26(68) | B, a, 2: Ench. Vat. 9, 1795.~ 28 Intro,1(1) | n. 1513, I. I: Berolini 1925, p. 289).~ 29 Intro,4 | Latinoamericano en Río de Janeiro (1955), Medellín (1968), Puebla ( 30 II,13(31) | paenitentia (2 de diciembre de 1984), 16: AAS 77 (1985), 214- 31 IV,41(142) | missio (7 de diciembre de 1990), 51: AAS 83 (1991), 298- 32 II,13(31) | 1984), 16: AAS 77 (1985), 214-217.~ 33 II,13(31) | 16: AAS 77 (1985), 214-217.~ 34 V,63(229) | la Iglesia Católica, n. 2267, que cita a Juan Pablo II, 35 III,30 | e indigentes (cf. Lc 10, 25ss) ».(89)~ 36 IV,36(117) | Iglesias Orientales, cc. 264, 271 y 272.~ 37 IV,36(117) | Iglesias Orientales, cc. 264, 271 y 272.~ 38 IV,36(117) | Orientales, cc. 264, 271 y 272.~ 39 V,65(237) | Iglesias Orientales, c. 280 § 1.~ 40 I,11(19) | Puebla, febrero de 1997, 282. Para los Estados Unidos 41 Intro,1(1) | I. I: Berolini 1925, p. 289).~ 42 V,65(237) | de Derecho Canónico, cc. 294 y 518; Código de los Cánones 43 IV,41(142) | 1990), 51: AAS 83 (1991), 298-299.~ 44 IV,41(142) | 51: AAS 83 (1991), 298-299.~ 45 IV,33(101) | Iglesia de Cristo, Prólogo: DS 3051.~ 46 V,57(212) | Latina, Puebla 1979, n. 306.~ 47 I,11(17) | 1987), 21: AAS 79 (1987), 369.~ 48 III,29(83) | 1996), 8: AAS 88 (1996), 382.~ 49 VI,66(242) | Cf. ibíd., 2, l.c., 394-397.~ 50 VI,66(242) | Cf. ibíd., 2, l.c., 394-397.~ 51 II,21(56) | 8-9: AAS 63 (1971), 406-408.~ 52 IV,44(163) | 23: AAS 81 (1989), 429-433.~ 53 VI,66(239) | 1988), 33: AAS 81 (1989), 453.~ 54 Intro,6(10)| 1988), 34: AAS 81 (1989), 454.~ 55 V,63(229) | 1995), 56: AAS 87 (1995), 463-464.~ 56 V,63(229) | 56: AAS 87 (1995), 463-464.~ 57 IV,47 | jóvenes, esperanza del futuro~47. Los jóvenes son una gran 58 III,27(74) | 1988), 42: AAS 81 (1989), 472-474.~ 59 III,27(74) | 42: AAS 81 (1989), 472-474.~ 60 IV,45(173) | 1988), 49: AAS 81 (1989), 486-489.~ 61 IV,45(173) | 49: AAS 81 (1989), 486-489.~ 62 IV,36(117) | de Derecho Canónico, cc. 495, 502 y 511; Código de los 63 VI,68 | después de haber celebrado los 500 años de la primera evangelización 64 IV,36(117) | Derecho Canónico, cc. 495, 502 y 511; Código de los Cánones 65 IV,36(117) | Canónico, cc. 495, 502 y 511; Código de los Cánones de 66 V,65(237) | Derecho Canónico, cc. 294 y 518; Código de los Cánones de 67 V,58(214) | 1986), 68: AAS 79 (1987), 583-584.~ 68 V,58(214) | 68: AAS 79 (1987), 583-584.~ 69 IV,42(146) | 1967), I, 1: AAS 59 (1967), 599.~ 70 II,19(52) | 10: Ench. Vat. 13, nn. 613-615; 627-633; 660-669.~ 71 Intro,1(2) | de 1968): AAS 60 (1968), 614-615.~ 72 V,65(237) | 1969), 16: AAS 61 (1969), 621-622; Código de Derecho Canónico, 73 V,65(237) | 16: AAS 61 (1969), 621-622; Código de Derecho Canónico, 74 II,19(52) | Ench. Vat. 13, nn. 613-615; 627-633; 660-669.~ 75 II,19(52) | Vat. 13, nn. 613-615; 627-633; 660-669.~ 76 II,17(47) | III, 7: Ench. Vat. 13, 647-652.~ 77 II,17(47) | III, 7: Ench. Vat. 13, 647-652.~ 78 IV,50(190) | III, 8: Ench. Vat. 13, 653-655.~ 79 IV,50(190) | III, 8: Ench. Vat. 13, 653-655.~ 80 V,60(221) | 1998), IV: AAS 90 (1998), 657.~ 81 II,19(52) | 13, nn. 613-615; 627-633; 660-669.~ 82 II,19(52) | nn. 613-615; 627-633; 660-669.~ 83 III,31(91) | 1998), 40: AAS 90 (1998), 738.~ 84 IV,35(110) | 1998), 69: AAS 90 (1998), 755-756.~ 85 IV,35(110) | 69: AAS 90 (1998), 755-756.~ 86 I,12(27) | de 1965): AAS 57 (1965), 764.~ 87 IV,36(117) | 15-17: AAS 58 (1966), 766-767; Código de Derecho Canónico, 88 II,13(31) | diciembre de 1984), 16: AAS 77 (1985), 214-217.~ 89 IV,43(151) | Latina, Puebla 1979, n. 775.~ 90 IV,45(167) | de 1995): AAS 87 (1995), 803-812; Propositio 11.~ 91 IV,45(167) | 1995): AAS 87 (1995), 803-812; Propositio 11.~ 92 VI,69(258) | de 1997): AAS 89 (1997), 819-821.~ 93 I,11(21) | 1992), 24: AAS 85 (1993), 826.~ 94 IV,33(98) | 1992), 3-6: AAS 85 (1993), 839-841.~ 95 IV,33(98) | 3-6: AAS 85 (1993), 839-841.~ 96 IV,42(149) | de 1998): AAS 90 (1998), 843-926.~ 97 IV,36(120) | 15-16: AAS 85 (1993), 847-848.~ 98 IV,36(120) | 15-16: AAS 85 (1993), 847-848.~ 99 II,19(51) | 1991), 46: AAS 83 (1991), 850.~ 100 IV,44(164) | de 1997): AAS 89 (1997), 852-877.~ 101 V,54(200) | de octubre de 1992): AAS 86 (1994), 117; Catecismo de 102 IV,44(164) | 1997): AAS 89 (1997), 852-877.~ 103 IV,42(149) | 1998): AAS 90 (1998), 843-926.~ 104 I,8(14) | Commonitorium: PL 159, 952; S. Tomás de Aquino, In 105 II,17 | por diversas causas, han abandonado sus territorios de origen. 106 VI,73 | los que no pocos católicos abandonan la Iglesia. A la luz de 107 IV,47 | por todo ello, los hace abandonar frecuentemente la búsqueda 108 VI,71 | consagradas para que no abandonen un campo tan importante 109 VI,67 | al Evangelio y, a veces, abiertamente contrarios a él. A pesar 110 III,28 | permaneciendo primariamente abiertos a aquellos que están sumamente 111 V,65 | Iglesia en América debe ser abogada vigilante que proteja, contra 112 IV,45 | particular, deplora como abominable la esterilización, a veces 113 IV,51 | cristianos y los judíos, llaman a Abraham, padre suyo. Este hecho 114 III,26 | cerca de nosotros que cuando abrazamos la fe » (Rm 13, 11). El 115 I,8 | encuentros con Jesús, ya que « abren un auténtico proceso de 116 I,8 | oyeron, y, sin embargo, no se abrieron a su palabra. El Evangelio 117 I,11 | Evangelizadora de América.( 23) Abrigo en mi corazón la firme esperanza 118 Intro,2 | de 1992, con el deseo de abrir nuevos horizontes y dar 119 II,22 | llevado a una deuda externa abrumadora deben señalarse no sólo 120 V,63 | arrepentirse, los casos de absoluta necesidad de eliminar al 121 VI,73 | desarrolla el diálogo decisivo, absolutamente personal, entre la gracia 122 V,56 | mercado como parámetros absolutos en detrimento de la dignidad 123 III,29 | contemplativa obtienen gracia abundante por la oración, la penitencia 124 V,61 | que por carencia del mismo acaban por caer frecuentemente 125 II,21 | planificación en este proceso acarrea muchos males. Como han señalado 126 I,12 | con palabras fácilmente accesibles a todos, el modo como Jesús 127 II,16 | de sacramentales (agua, aceite, cirios...). Éstas y tantas 128 II,20 | inferioridad cada vez más acentuada.( 55) La Iglesia, aunque 129 III,29 | en el Espíritu”, que se acepta por la fe, se expresa por 130 IV,46 | santuario nace la vida y es aceptada como don de Dios. La Palabra, 131 V,53 | ardientemente ser sus testigos para acercar a nuestros hermanos a la 132 II,16 | que tiene la obligación de acercarse a estos americanos a partir 133 VI,72 | cualificada; el uso prudente y acertado de satélites y de nuevas 134 IV,42 | permanente, está claro que el acierto de esta restauración implica 135 V,65 | una actitud hospitalaria y acogedora, que los aliente a integrarse 136 Intro,1 | historia, está llamada a acogerlo y responder con amorosa 137 II,17 | regiones de América han acogido a numerosos miembros de 138 V,65 | aquellas en las que son acogidos, también mediante las específicas 139 II,15 | Beatos y Santos de América acompañan con solicitud fraterna a 140 III,26 | cristiana. La grandeza del acontecimiento de la Encarnación y la gratitud 141 III,29 | buscar su voluntad en los acontecimientos ».(79)~La oración tanto 142 Intro,7 | hermanas y cercanas entre sí, acrecentarán los vínculos de cooperación 143 V,63 | han padecido o procurado activamente el aborto. (231)~Doy gracias 144 II,13 | que son el resultado de actos personales,( 31) es necesario 145 IV,35 | sacerdote ordenado, es una actuación del sacerdocio común recibido 146 II,16 | una respuesta válida a los actuales desafíos de la secularización.( 42)~ 147 V,63 | exhortar a los fieles para que actúen en consecuencia ». (233) 148 I,8 | decir, al modo como Jesús actuó en la Última Cena (cf. Lc 149 IV,35(115) | II, Decreto Apostolicam actuositatem, sobre el apostolado de 150 I,11 | Jesús, los magos de Oriente acudieron a Belén y « vieron al Niño 151 II,21 | como islas en las que se acumula la violencia, la delincuencia 152 V,62 | Por otra parte, la acumulación de armamentos es un factor 153 II,17 | ya que éstas « son más adaptadas a las costumbres de sus 154 III,29 | intensa de oración debe adaptarse a la capacidad y condición 155 II,17 | sus fieles y resultan más adecuadas para procurar el bien de 156 II,18 | Iglesia en América lleva adelante movida por el amor a su 157 VI,73 | refleja un modo de ganar adeptos no respetuoso de la libertad 158 VI,68 | amor primero, optar por Él, adherir libremente a su persona 159 IV,49 | tiene su raíz en el Bautismo administrado en cada una de ellas. (185) 160 Intro,1 | representantes tuyos, [Señor Jesús] y administradores de tus divinos misterios ( 161 V,63 | activa promoción de las adopciones y una constante asistencia 162 III,28 | universal a la conversión adquiere matices particulares para 163 VI,68 | comunicar a los demás la riqueza adquirida en la experiencia de este 164 IV,44 | varones y mujeres, que hayan adquirido la formación exigida, según 165 III,29 | conducirá poco a poco a adquirir una mirada contemplativa 166 VI,72 | unión de esfuerzos en la adquisición y consiguiente gestión en 167 VI,69 | de los jóvenes y de los adultos requiere una catequesis 168 II,21(56) | Carta ap. Octogesima adveniens (14 de mayo de 1971), 8- 169 III,29 | evangelio del Padre, nos advierte que sin Él no podemos hacer 170 I,11 | Desde los orígenes —en su advocación de GuadalupeMaría constituyó 171 IV,51(192) | Ecum. Vat. II, Decl. Nostra aetate, sobre las relaciones de 172 IV,33(101) | I, Const. dogm. Pastor aeternus, sobre la Iglesia de Cristo, 173 V,56 | referencia moral se cae en un afán ilimitado de riqueza y de 174 VI,73 | familias de la gente sencilla afectadas por dificultades materiales 175 Intro,6 | diferentes: la de los países muy afectados por el secularismo y la 176 V,60 | en todos los aspectos que afecten a sus vidas y en aquellos 177 IV,40 | seminaristas hacia una madurez afectiva que los haga aptos para 178 III,32 | mutuo enriquecimiento. Como afirman justamente los Padres sinodales, « 179 Intro,6 | Puerto Príncipe (Haití) afirmé: « La conmemoración del 180 Intro,6 | Continentes: tras las dedicadas a África (1994), América (1997), 181 Intro,6 | nueva evangelización »,(7) afrontando los problemas sobresalientes 182 IV,35 | primitiva expresaba uniendo el ágape con la Cena eucarística. (115) 183 II,23 | presente entre las causas de la agobiante deuda externa, es un problema 184 IV,35 | realidad de la Eucaristía no se agota en el hecho de ser el sacramento 185 II,25 | el egoísmo que llevan al agotamiento de los recursos naturales ».(66)~ 186 IV,48 | caridad ». (182) La Iglesia agradece la labor de los padres, 187 Conclu,76 | Señor Jesucristo, te agradecemos~que el Evangelio del Amor 188 IV,40 | Padres sinodales han querido agradecer y bendecir a todos los que 189 VI,71 | deseo de alentar, con ánimo agradecido, a todos los que se dedican 190 VI,68 | disponemos a conmemorar agradecidos los 2000 años de la venida 191 Intro,1 | en el ánimo, junto con el agradecimiento, la necesidad de « anunciar 192 II,19 | dictatoriales. La Iglesia ve con agrado esta evolución, en la medida 193 II,22 | posibilidades reales de pago, con el agravante de que sumas ingentes obtenidas 194 IV,44 | emulación y la propensión a agredir, la inmoderación en el consumo 195 V,63 | de las personas contra el agresor [...] En efecto, hoy, teniendo 196 V,61 | diversos, las producciones agrícolas alternativas. Se ha de alentar 197 V,61 | que se debe ayudar a los agricultores pobres para que no caigan 198 | ahí 199 III,27 | acciones que los fieles, aislada o asociadamente, llevan 200 | ajenos 201 IV,39 | sinodales de reconocer y alabar « la inagotable entrega 202 II,15(35) | Valencia, Dina Bélanger, Alberto Hurtado Cruchaga, Elías 203 III,28 | nunca es una meta plenamente alcanzada: en el camino que el discípulo 204 Intro,7 | estas metas vayan siendo alcanzadas, será posible una dedicación 205 III,32 | práctica de la Iglesia, y que alcanzan la cima en el sacramento 206 I,11 | Iglesia en este Continente, alcanzándole la efusión del Espíritu 207 IV,48 | daños de las drogas y del alcohol, y otros estados de abandono 208 VI,73 | perifericos de las ciudades o las aldeas campesinas carentes de una 209 II,17 | separadas,( 47) hay que alegrarse por la reciente implantación 210 IV,41 | extiendan su acción a los alejados ». (145)~ 211 VI,67 | mismos, la cual debe ser alentada y guiada por los Pastores, 212 IV,37 | las Iglesias particulares, alentarán a los fieles a vivir más 213 II,15(35) | Flores, Martín de Porres, Alfonso Rodríguez, Francisco Solano, 214 | algún 215 II,15 | hacer que Él y la nueva alianza sean el sentido y el alma 216 II,16 | pertenecer a la Iglesia, alimentando su fervor y ofreciendo así 217 II,15 | alianza sean el sentido y el alma de [...] la vida personal 218 Intro,2 | la evangelización, en la alocución con la que inauguré los 219 I,11 | como su realización más alta. Desde los orígenes —en 220 I,12 | celebrante que renueva en el altar el mismo y único sacrificio 221 II,15 | elevados al honor de los altares, ofrecen modelos heroicos 222 V,54 | digno. Por esto, ante las altas tasas de desempleo que afectan 223 V,61 | las producciones agrícolas alternativas. Se ha de alentar también 224 II,18 | primaria y secundaria el alto número de escuelas católicas 225 I,8 | reconocen a Jesús, hace una alusión explícita a los relatos 226 II,15(35) | Agustín Pro, María de San José Alvarado Cardozo, Junípero Serra, 227 V,62 | particulares de América debe alzarse una voz profética que denuncie 228 III,27 | Iglesia ».(70) « Quien no ama a su hermano, a quien ve, 229 IV,35 | los otros, como yo os he amado » (Jn 13, 34) ». (110) Como 230 V,58 | particularismo o de sectarismo; (214) amando a los pobres el cristiano 231 Conclu,76 | vida, ~que nos entregaste amándonos hasta el extremo, ~y nos 232 I,8 | luz al mundo y los hombres amaron más las tinieblas que la 233 Conclu,76 | tu Madre, María, ~como la amaste Tú. ~Danos fuerza para anunciar 234 II,25 | intensidad, en la selva amazónica, inmenso territorio que 235 VI,71 | vez, verdadera y realmente ambas cosas: Universidad y Católica. [...] 236 II,25 | vital para el equilibrio ambiental de todo el planeta.~ 237 VI,69 | catequesis. Es deseable que ambos documentos se utilicen « 238 IV,35 | mandato del Señor: « que os améis los unos a los otros, como 239 III,28 | conversión se ve constantemente amenazado por las tentaciones. Desde 240 II | JESUCRISTO~EN EL HOY DE AMERICA~« A quien se le dio mucho, 241 II,13 | establecer una relación de amistad con Él, y que estimulan 242 Intro,1(1) | quos spirante Deo concipit amne parit » (E. Diehl, Inscriptiones 243 Intro,1 | acogerlo y responder con amorosa generosidad a su misión 244 V,58 | Se debe intensificar y ampliar cuanto se hace ya en este 245 IV,37 | Aparte de estas reuniones más amplias, puede ser útil, cuando 246 IV,47 | propicias para encuentros más amplios, que aliente las iniciativas 247 II,15(35) | Nepomuceno Neumann, María Ana de Jesús Paredes Flores, 248 Intro,4 | A estas Asambleas deben añadirse las reuniones periódicas 249 V,59 | internacional, procedieran a un análisis crítico del orden económico 250 V,55 | economía globalizada debe ser analizada a la luz de los principios 251 II,15(35) | Cabrini; los beatos José de Anchieta, Pedro de San José Betancurt, 252 II,15(35) | Teresa Fernández Solar de los Andes, Juan Macías, Toribio de 253 V,55 | apoya en las tres piedras angulares fundamentales de la dignidad 254 IV,39 | actual y ser sensibles a las angustias y esperanzas de sus gentes, 255 I,11 | Señor, cuando es auténtica, anima siempre a orientar la propia 256 V,63 | los cuerpos legislativos, animando a los ciudadanos, tanto 257 II,15(35) | compañeros; los santos Elizabeth Ann Seton, Margarita Bourgeoys, 258 II,15(35) | Vicuña, Antônio de Sant'Anna Galvâo y tantos otros beatos 259 II,19(51) | Pablo II, Enc. Centesimus annus (1 de mayo de 1991), 46: 260 IV,41 | familia, superar el estado de anonimato, acoger y ayudar a que las 261 Intro,4 | experiencias de comunión vividas anteriormente en las Asambleas Generales 262 VI,67 | formación será el mejor antídoto frente a tantos casos de 263 Intro,1(1) | respecto, es elocuente la antigua inscripción en el baptisterio 264 V,59 | los Jubileos tenían en el Antiguo Testamento, escribí: « Así, 265 II,17 | de dar testimonio de una antiquísima tradición doctrinal, litúrgica 266 II,15(35) | Tekawitha, Laura Vicuña, Antônio de Sant'Anna Galvâo y tantos 267 I,12 | fueran “reales”, sino por antonomasia, porque es substancial ».(27) 268 II,19 | sean conformes con una sana antropología y que tengan presente el 269 IV,46 | teológico, espiritual y antropológico sobre este sacramento. En 270 IV,43 | cuales, desde el comienzo, anunciaron el Evangelio, defendieron 271 I,8 | Hijo de Dios « para que le anunciase entre los gentiles » (Ga 272 Conclu,76 | has confiado ~la misión de apacentar todo tu rebaño. ~Haz que 273 IV,44 | un Continente en el que aparecen la emulación y la propensión 274 IV,37 | entre todos los Pastores. Aparte de estas reuniones más amplias, 275 I,8 | evangélicos enseñan que el apego a las riquezas es un obstáculo 276 V,54 | principios generales, dejando a aplicaciones posteriores el tratar sobre 277 V,54 | con mayor profundidad y aplicada en la sociedad americana.~ 278 II,20 | meras leyes del mercado aplicadas según las conveniencias 279 Intro,6 | Asambleas continentales han ido aportando. Esto será posible por el 280 III,29 | recuerda: « Entra en tu aposento y, después de cerrar la 281 I,8(14) | ad apostolos instituit apostolam ». Rábano Mauro, De vita 282 II,15(34) | Cf. Bula Sacrosancti apostolatus cura (11 de agosto de 1670), § 283 IV,35(115) | Ecum. Vat. II, Decreto Apostolicam actuositatem, sobre el apostolado 284 VI,71 | a fomentar el compromiso apostólico de los estudiantes para 285 IV,43 | de Dios, los Institutos apostólicos y misionales que hacen a 286 V,55 | moral en esta materia « se apoya en las tres piedras angulares 287 V,61 | los órganos legislativos, apoyando las iniciativas que impidan 288 V,56 | social de la Iglesia se aprecia también, más claramente, 289 II,25 | los espacios naturales más apreciados en el mundo por su diversidad 290 IV,47 | valientes, ayudándoles a apreciar el valor del compromiso 291 Intro,1 | El amor de Cristo nos apremia » (2 Co 5, 14), afirma el 292 IV,46 | comunidad y de la Iglesia y que aprendan, especialmente con el ejemplo 293 IV,42 | Conferencias Episcopales, con la aprobación del Sumo Pontífice, valorar 294 VI,69 | Catecismo, y para un mejor aprovechamiento de sus contenidos, he querido 295 IV,47 | las iniciativas locales y aproveche también lo que ya se realiza 296 VI,73 | sus miembros respecto a aquéllas. (282) Sin embargo, estas 297 I,8(14) | PL 159, 952; S. Tomás de Aquino, In Joh. Evang. expositio, 298 V,62 | camino de la mediación y del arbitraje, actuar en favor de la paz 299 II,20 | valores por doquier, a menudo arbitrarios y en el fondo materialistas, 300 I,8 | más tarde que su corazón ardía mientras el Señor les hablaba 301 VI,68 | y solidaria ». (255) El ardiente deseo de invitar a los demás 302 V,53 | cf. Jn 14, 6) desearemos ardientemente ser sus testigos para acercar 303 II,15 | asumamos hoy, sin temor y ardorosamente, la nueva evangelización ».(38) 304 V,62 | el riesgo de conflictos armados, incluso, entre naciones 305 V,56 | violencia, rompen la paz y la armonía entre las comunidades de 306 IV,51 | estas tres comunidades vivan armónicamente y trabajen juntas por el 307 II,24 | días para el desarrollo armónico de cada pueblo.~ 308 III | III~CAMINO DE CONVERSIÓNArrepentíos, pues, y convertíos » (Hch 309 V,63 | definitivamente la posibilidad de arrepentirse, los casos de absoluta necesidad 310 V,55 | globalización, como he recordado más arriba, es una de las características 311 VI,71 | economía, la ciencia, el arte y la reflexión filosófica. (267) 312 I,8(14) | Salvator... ascensionis suae eam (Mariam Magdalenam) 313 III,32 | deben fomentarse los medios ascéticos que existieron siempre en 314 I,10 | interrogantes fundamentales que asedian también hoy a tantos hombres 315 V,63 | promuevan sus derechos y aseguren, en la medida de lo posible, 316 III,28 | un modo de vivir que nos asemeje a Aquél que dijo de sí mismo: « 317 V,65 | inmigrados, para favorecer su asentamiento en el territorio y para 318 V,59 | de una deuda externa que asfixia a muchos pueblos del Continente 319 III,29 | de una vida sacramental asidua, por ser los Sacramentos 320 IV,46 | Dios. La Palabra, leída asiduamente en la familia, la construye 321 II,18 | necesitados de auxilio en asilos, hospitales, dispensarios, 322 III,28 | consiste en el esfuerzo de asimilar los valores evangélicos 323 V,54 | animadores pastorales, etc.) asimilen este tesoro que es la doctrina 324 V,63 | la tentación del suicidio asistido y de la eutanasia.~Junto 325 V,55 | visión moral que intenta asistir a los gobiernos, a las instituciones 326 III,27 | que los fieles, aislada o asociadamente, llevan a cabo a título 327 VI,73 | familias y otras formas asociativas, en las cuales resulta mas 328 Intro,5 | vínculo más estrecho al que aspiran los pueblos del Continente 329 VI,67 | misión en la medida en que asuma la vida del Hijo de Dios 330 II,15 | nos estimulan para que asumamos hoy, sin temor y ardorosamente, 331 I,8 | había defraudado. Además, asume una actitud de desprendimiento 332 II,16 | sus manifestaciones han asumido formas religiosas autóctonas, 333 V,57 | semejanza de Dios. Jesús asumió nuestra naturaleza menos 334 IV,43 | decisiones, especialmente en los asuntos que les conciernen directamente. (153)~« 335 V,58 | y la Iglesia ha de estar atenta al clamor de los más necesitados. 336 V,63 | insidias eugenésicas y los atentados contra la vida y la dignidad 337 II,23 | que debe ser considerado atentamente. La corrupción « sin guardar 338 IV,41 | apostolado ya existentes, atentas a la diversidad cultural 339 II,21 | delincuencia juvenil y la atmósfera de desesperación ».(57) 340 II,21 | comunicación social, ejerce un atractivo especial para las gentes 341 II,20 | Tales son, por ejemplo, la atribución de un valor absoluto a la 342 Conclu,76 | hermanos entre nosotros. ~Aumenta, Señor, nuestra fe y amor 343 IV,39 | entrega generosa, de la vida austera y del servicio hasta la 344 VI,71 | podrán formar dirigentes auténticamente cristianos en los diversos 345 II,16 | asumido formas religiosas autóctonas, es oportuno destacar la 346 II,22 | pobres, que quita a las autoridades la disponibilidad del dinero 347 V,54 | un compendio o síntesis autorizada de la doctrina social católica, 348 VI,73 | por Jesucristo.( 283)~Los avances proselitistas de las sectas 349 IV,34 | diócesis de América se ha avanzado mucho en la preparación 350 Intro,1 | deber que me incumbe. Y ¡ay de mí si no predicara el 351 VI,67 | comunicada a los hombres de ayer, de hoy y de siempre; pero 352 IV,43 | Institutos seculares que ayudan a resolver la tensión entre 353 III,29 | espiritual de los fieles, ayudando así para que busquen el 354 IV,47 | jóvenes a ser valientes, ayudándoles a apreciar el valor del 355 IV,47 | dinámico, adecuado para ayudarles a encontrar su lugar en 356 IV,45 | se hacer para conseguir ayudas económicas a nivel internacional.~ 357 IV,45 | que la sociedad en América ayude más a la vida familiar fundada 358 IV,40 | familias cristianas para que ayuden a sus hijos cuando se sientan 359 Intro,1 | tierras. Esta conmemoración ayudó a los católicos americanos 360 V,59 | Mundo y con responsables del Banco Mundial y del Fondo Monetario 361 Intro,1(1) | antigua inscripción en el baptisterio de San Juan de Letrán: « 362 I,12 | mientras predicaba desde la barca, produce verdaderos frutos 363 Intro,5 | en que han caído muchas barreras y fronteras ideológicas, 364 VI,73 | son los emigrantes, los barrios perifericos de las ciudades 365 Intro,7 | acompañado por la seguridad, basada en su promesa, de que Él 366 V,57 | fundamento sobre el que se basan todos los derechos humanos 367 VI,73 | utiles las comunidades de base, los movimientos, los grupos 368 Intro,6 | nueva evangelización, cuyas bases fueron fijadas por la Exhortación 369 Intro,4 | solemnes que presidí en la Basílica de San Pedro para la inauguración 370 IV,43 | elocuente proclamación de que Él basta para llenar la vida de cualquier 371 V,63 | otros « medios incruentos bastan para defender y proteger 372 IV,34 | Eucaristía, por la cual el bautizado se inserta plenamente en 373 VI,74 | discípulos a todas las gentes bautizándolas en el nombre del Padre y 374 I,8(14) | Rábano Mauro, De vita beatae Mariae Magdalenae, 27: PL 375 II,15 | amplitud actual.( 35) Las beatificaciones y canonizaciones, con las 376 II,15 | sociales. La Iglesia, al beatificarlos o canonizarlos, ve en ellos 377 II,15(35) | Rafael Guízar Valencia, Dina Bélanger, Alberto Hurtado Cruchaga, 378 I,11 | magos de Oriente acudieron a Belén y « vieron al Niño con María 379 V,52 | materiales con que Dios las ha bendecido, favoreciendo la disponibilidad 380 IV,50 | cristianos sean previamente bendición los unos para los otros ». (191)~ 381 Conclu,75 | fe que anuncia el supremo beneficio de la Encarnación del Hijo 382 Intro,1(1) | veteres, n. 1513, I. I: Berolini 1925, p. 289).~ 383 II,15(35) | Anchieta, Pedro de San José Betancurt, Juan Diego, Katherine Drexel, 384 III,31 | Esta lectura de la Biblia, acompañada de la oración, 385 I,12 | ladera del monte de las Bienaventuranzas o en la orilla del lago 386 II,15 | una colección de breves biografías de los Santos y Beatos americanos. 387 II,25 | mundo por su diversidad biológica, siendo vital para el equilibrio 388 V,61 | iniciativas que impidan el « blanqueo de dinero », favorezcan 389 I,11 | la vida pública, en las bodas de Caná, cuando el Hijo 390 II,25 | Colombia, Ecuador, Perú y Bolivia.( 67) Es uno de los espacios 391 II,15(35) | Elizabeth Ann Seton, Margarita Bourgeoys, Pedro Claver, Juan del 392 II,25 | abarca varias naciones: del Brasil a la Guayana, a Surinam, 393 II,15(35) | citarse: los mártires Juan de Brebeuf y sus siete compañeros, 394 II,15 | preparar « una colección de breves biografías de los Santos 395 Intro,1 | que, de manera espontánea, brota del corazón con más fuerza 396 VI,74 | cristianas, como el Islam, el Budismo o el Hinduismo, sobre todo 397 IV,51 | los grupos hinduistas y budistas o de otras religiones que 398 IV,51 | aumentar el mutuo respeto y las buenas relaciones con las religiones 399 V,63 | organizaciones para promover buenos proyectos de ley y así se 400 II,15(34) | de agosto de 1670), § 3: Bullarium Romanum, 26/VII, 42.~ 401 IV,39 | sumo y eterno Sacerdote, buscó siempre cumplir la voluntad 402 III,29 | fieles, ayudando así para que busquen el rostro de Dios en la 403 V,65(237) | las Iglesias Orientales, c. 280 § 1.~ 404 II,15(35) | Solano, Francisca Xavier Cabrini; los beatos José de Anchieta, 405 V,56 | una referencia moral se cae en un afán ilimitado de 406 V,61 | carencia del mismo acaban por caer frecuentemente en la espiral 407 Intro,5 | unos tiempos en que han caído muchas barreras y fronteras 408 V,61 | agricultores pobres para que no caigan en la tentación del dinero 409 II,22 | dedicadas a sostener los cambios necesarios para el desarrollo 410 II,15 | entre gozos y sufrimientos, caminan hacia el encuentro definitivo 411 VI,73 | las ciudades o las aldeas campesinas carentes de una presencia 412 I,11 | pública, en las bodas de Caná, cuando el Hijo de Dios 413 II,15 | Las beatificaciones y canonizaciones, con las que no pocos hijos 414 II,15 | Iglesia, al beatificarlos o canonizarlos, ve en ellos a poderosos 415 II,18 | de la Iglesia, que no se cansa de invitar a la comunidad 416 IV,47 | idóneas para realizar sus capacidades y lograr sus aspiraciones. 417 V,55 | los pobres, que han de ser capacitados para protegerse en una economía 418 IV,40 | formación específica que los capacite para una misión tan delicada. (136)~ 419 IV,41 | espiritual y evangelizador capaz de promover la participación. 420 II,21 | evangelización urbana metódica y capilar mediante la catequesis, 421 II | CAPITULO II~EL ENCUENTRO CON JESUCRISTO~ 422 V,58 | El recuerdo de los capítulos oscuros de la historia de 423 IV,34 | esfuerzo catequizador de cara a los padres y padrinos.~ 424 II,18 | Continente son un rasgo característico de la vida eclesial en América. 425 V,63 | Semejante modelo de sociedad se caracteriza por la cultura de la muerte 426 VI,73 | sacerdote y, por tanto, caracterizadas por una ignorancia religiosa 427 IV,46 | sacramento. En un Continente caracterizado por un considerable desarrollo 428 III,32 | como en los rasgos que caracterizan todo el Continente, presenta 429 II,18 | la fraternidad que debe caracterizar a los cristianos de todo 430 II,24 | número de personas en las cárceles, en una palabra, a la degradación 431 II,15(35) | María de San José Alvarado Cardozo, Junípero Serra, Kateri 432 VI,67 | claro contraste con quienes carecen de una mentalidad cristiana, 433 V,63 | médico-sanitario y a quienes ejercen cargos públicos, así como a los 434 III,29(83) | Decr. Perfectae caritatis, sobre la adecuada renovación 435 IV,42 | el caso de los diáconos casados, de su familia, esposa e 436 II,15(35) | Pedro Claver, Juan del Castillo, Rosa Philippine Duchesne, 437 VI,69 | de la edición típica del Catechismus Catholicae Ecclesiae. (258) 438 VI,69 | punto de referencia para los catecismos y compendios que se redacten 439 IV,47 | adolescentes en el proceso catequético antes de la Confirmación 440 IV,34 | debe omitirse un esfuerzo catequizador de cara a los padres y padrinos.~ 441 VI,69 | edición típica del Catechismus Catholicae Ecclesiae. (258) Además 442 II,17 | puede manifestarse mejor la catolicidad de la Iglesia del Señor.( 48)~ 443 V,54 | existen en toda América, el católico sabe que puede encontrar 444 II,17 | Presencia católico-oriental en América~17. La inmigración 445 I,8 | desaliento y la tristeza causados por la muerte del Maestro ( 446 V,56 | campo social y político, que causan la marginación de los más 447 I,8(12) | Tract. in Joh., 15, 11: CCL 36, 154.~ 448 Intro,2 | los Obispos para América, celebrada en el Vaticano del 16 de 449 I,12 | Cristo está presente en el celebrante que renueva en el altar 450 I,11 | el día 12 de diciembre se celebre en todo el Continente la 451 III,29 | Iglesia y hontanar de gracias celestes ».(83) Por ello, los monasterios, 452 III,26 | la voluntad de mi Padre celestial » (Mt 7, 21). La apertura 453 IV,40 | haga aptos para abrazar el celibato sacerdotal y capaces de 454 VI,74 | Estoy seguro de que el celo pastoral de los Obispos 455 VI,73 | Iglesia católica en América censura el proselitismo de las sectas 456 II,19(51) | cf. Juan Pablo II, Enc. Centesimus annus (1 de mayo de 1991), 457 IV,33 | hecho hombre, es el punto central de la misma comunión, y 458 III,30 | trata de uno de los puntos centrales de la Constitución dogmática 459 VI,67 | evangelizador. (247) La Iglesia debe centrar su atención pastoral y su 460 Intro,7 | como Iglesias hermanas y cercanas entre sí, acrecentarán los 461 III,29 | tu aposento y, después de cerrar la puerta, ora a tu Padre, 462 Intro,1(1) | Diehl, Inscriptiones latinae christianae veteres, n. 1513, I. I: 463 IV,36(117) | Cf. Decreto Christus Dominus, sobre la función 464 VI,71 | política, la economía, la ciencia, el arte y la reflexión 465 VI,68 | transformación de quienes no se cierran a Él. El primer impulso 466 III,32 | Iglesia, y que alcanzan la cima en el sacramento del perdón, 467 IV,40 | observación crítica de la realidad circundante que les permita discernir 468 IV,41 | superparroquiales y a las realidades circunstantes ». (139)~Una atención especial 469 II,16 | sacramentales (agua, aceite, cirios...). Éstas y tantas otras 470 V,63(229) | Iglesia Católica, n. 2267, que cita a Juan Pablo II, Enc. Evangelium 471 II,15(35) | Entre otros pueden citarse: los mártires Juan de Brebeuf 472 V,56 | se precisa la educación cívica así como la promoción del 473 II,16 | posibilidad de sacar de ellas, con clarividente prudencia, indicaciones 474 II,23 | privadas de poder y a las clases dirigentes ». Se trata de 475 I,12 | recordaba el Papa Pablo VI, al clausurar el Concilio Vaticano II, « 476 IV,41 | espacios urbanos ». (140) Una clave de renovación parroquial, 477 II,15(35) | Margarita Bourgeoys, Pedro Claver, Juan del Castillo, Rosa 478 II,15 | América en 1670 por el Papa Clemente X.( 34) Después de ella, 479 I,8(14) | 56: PL 144, 820; Hugo de Cluny, Commonitorium: PL 159, 480 IV,47 | madura, los apóstoles de sus coetáneos. Es necesaria una acción 481 IV,44 | procurar que este apostolado coexista con la actividad propia 482 IV,44 | obras que expresen una vida coherente con el Evangelio ». (160)~ 483 II,14 | no siempre se han vivido coherentemente y en ocasiones se han puesto 484 III,32 | imagen de su creador » (Col 3, 10). En ese camino de 485 IV,39 | cuanto que es su inmediato colaborador, unido a sus hermanos en 486 II,15 | sinodales de preparar « una colección de breves biografías de 487 I,11 | al indio Juan Diego en la colina del Tepeyac, el año 1531, 488 II,20 | competencia injusta que coloca a las naciones pobres en 489 III,28 | para que, como Él, sin colocar nuestra confianza en los 490 II,25 | Guayana, a Surinam, Venezuela, Colombia, Ecuador, Perú y Bolivia.( 67) 491 IV,39 | Conviene, por ello, « que coloquen como centro de su actividad 492 IV,51 | personas por motivos de raza, color, condición de vida o religión. 493 II,23 | corrupción ha de ser denunciada y combatida con valentía por quienes 494 V,62 | en cambio, destinarse a combatir la miseria y a promover 495 II,18 | hospitales, dispensarios, comedores gratuitos y otros centros 496 IV,49 | cooperación al diálogo ya comenzado con la Iglesia ortodoxa, 497 V,63 | humana, que diariamente se cometen por todas partes. (232)~ 498 IV,37 | circunstancias lo requieran, crear comisiones específicas para profundizar 499 I,8(14) | 144, 820; Hugo de Cluny, Commonitorium: PL 159, 952; S. Tomás de 500 IV,46 | a la responsabilidad que comparten con sus esposas respecto 501 IV,39 | esperanzas de sus gentes, compartiendo sus vicisitudes y, sobre 502 V,52 | recíproca solidaridad y de compartir sus dones espirituales y 503 V,58 | dedicó con sentimientos de compasión a las necesidades de las


1045-compa | compe-eran | erari-manda | manif-recor | recta-zaque

IntraText® (V89) Copyright 1996-2007 Èulogos SpA