Índice | Palabras: Alfabética - Frecuencia - Inverso - Longitud - Estadísticas | Ayuda | Biblioteca IntraText
Ioannes Paulus PP. II
Ecclesia in America

IntraText - Concordancias

(Hapax Legomena)
compe-eran | erari-manda | manif-recor | recta-zaque

                                                              negrita = Texto principal
     Capítulo,  Parrafo                                       gris = Texto de comentario
504 VI,69 | referencia para los catecismos y compendios que se redacten en las diversas 505 II,22 | opinión pública sobre la complejidad del tema, reconociendo « 506 VI,69 | a Cristo de modo pleno y completo. Introduce más plenamente 507 II,20 | positivos que la globalización comporta, mira con inquietud los 508 IV,47 | jóvenes que manifiestan comportamientos adolescentes de una cierta 509 II,22 | la situación es aún más comprensible, si se tiene en cuenta que « 510 IV,47 | compleja, « la Iglesia se compromete a mantener su opción pastoral 511 II,24 | drogas son factores que comprometen su prestigio internacional, 512 IV,39 | perdón y de reconciliación, comprometiéndose generosamente al servicio 513 IV,47 | y dificultad para asumir compromisos serios para siempre? Ante 514 I,11 | Continente. En la oración compuesta para la Asamblea Especial 515 Intro,7 | Señor de la Vida que nos comunica su Espíritu. Un encuentro 516 VI,68 | de esta transformación es comunicar a los demás la riqueza adquirida 517 VI,74 | llevarlo al mundo entero y comunicarlo a aquéllos que todavía lo 518 Conclu,76 | sagrarios del Continente.~Concédenos ser fieles testigos de tu 519 III,31 | Iglesia en América « debe conceder una gran prioridad a la 520 Intro,4 | de modo especial, las dos concelebraciones solemnes que presidí en 521 II,22 | reconocimiento no pretende concentrar en un sólo polo las responsabilidades 522 III,27 | pluralista, tener un recto concepto de las relaciones entre 523 VI,67 | principalmente en la formación de sus conciencias mediante la doctrina social 524 IV,43 | especialmente en los asuntos que les conciernen directamente. (153)~« También 525 Intro,1(1) | natos quos spirante Deo concipit amne parit » (E. Diehl, 526 I,8 | impulsada a anunciar a sus conciudadanos que ha descubierto el Mesías ( 527 Conclu,76 | focos de evangelización.~Al concluir esta Exhortación Apostólica, 528 Conclu | CONCLUSIÓN~ 529 V,63 | muerte natural, y expresan la condena de males como el aborto 530 IV,48 | Padres sinodales lamentan y condenan la condición dolorosa de 531 III,32 | mundo, que tantas veces condiciona fuertemente la existencia. 532 V,59 | reducción, si no en una total condonación, de la deuda internacional 533 IV,44 | espiritualidad de comunión conducen a sus hermanos al encuentro 534 III,29 | amor y, en esperanza, es conducida a la vida dentro de la comunidad 535 II,25 | y « los estilos de vida conducidos por el egoísmo que llevan 536 III,29 | sobresale la oración. Ésta lo « conducirá poco a poco a adquirir una 537 IV,39 | que está más estrechamente conexo con el encuentro y el anuncio 538 IV,44 | tareas laicales « no deben conferirse sino a personas, varones 539 III,32 | pastores descuiden su propia confesión frecuente ».(94) Los Obispos 540 II,25 | realizada por Él. El Creador confía al hombre, coronación de 541 IV,44 | sugerido que las tareas confiadas a los laicos sean bien « 542 Conclu,76 | quien Tú, Buen Pastor, has confiado ~la misión de apacentar 543 Conclu,75 | del mundo » (Mt 28, 20). Confiando en esta promesa del Señor, 544 IV,36 | obstaculizan la unidad, sino que le confieren el carácter de comunión. (120) 545 II,18 | políticas y económicas una configuración más justa y solidaria.~ 546 IV,39 | en su ministerio: dejarse configurar a Cristo Cabeza y Pastor, 547 V,55 | organizaciones privadas para que configuren un futuro congruente con 548 VI,74 | gentes »~74. Jesucristo confió a su Iglesia la misión de 549 VI,66 | entero (cf. Mc 16, 15), confiriéndoles los poderes necesarios para 550 IV,33 | corresponde el oficio de confirmar en la fe a sus hermanos ( 551 V,62 | vigilante ante el riesgo de conflictos armados, incluso, entre 552 II,19 | valores morales que sean conformes con una sana antropología 553 IV,42 | gozo cómo los diáconos, « confortados con la gracia sacramental, 554 III,27 | de su competencia no se confunde en modo alguno con la comunidad 555 IV,44 | sin embargo, una posible confusión con los ministerios ordenados 556 IV,44 | Iglesia, como pueblo de Dios congregado en la unidad del Padre y 557 VI,71 | sinodal, se procurará promover congresos para los educadores católicos 558 V,55 | que configuren un futuro congruente con la dignidad de cada 559 VI,68 | mientras nos disponemos a conmemorar agradecidos los 2000 años 560 V | LA SOLIDARIDAD~« En esto conocerán todos que sois discípulos 561 V,54 | universitario, para que sea conocida con mayor profundidad y 562 II,15 | preservados del olvido, sino más conocidos y difundidos entre los fieles 563 VI,69 | cristiano a los otros ». (256)~Conociendo bien la necesidad de una 564 Conclu,76 | generaciones de América, ~para que conociéndote te sigan ~y encuentren en 565 VI,66 | del Reino que Él nos ha conquistado a través de su misterio 566 IV,43 | cualquier persona ». (154) Esta consagración al Señor ha de prolongarse 567 IV,39 | tareas que les permita « consagrarse a lo que está más estrechamente 568 V,58(214) | la Fe, Instr. Libertatis conscientia (22 de marzo de 1986), 68: 569 V,64 | liturgia. Así también, se conseguirá mejor un número adecuado 570 II,19 | apelando a la mayoría o a los consensos políticos, con el pretexto 571 IV,41 | la institución parroquial conserva su importancia y se ha de 572 IV,45 | también a la transmisión y conservación de la fe. En efecto, « su 573 Intro,6 | otros donde « todavía se conservan muy vivas las tradiciones 574 V,56 | economicista del hombre, considera las ganancias y las leyes 575 VI,70 | con sabia inspiración, consideraba que « la ruptura entre Evangelio 576 VI,67 | perspectiva, los pobres han de ser considerados ciertamente entre los primeros 577 IV,39 | aquellos sacerdotes que se consideren adecuados para realizar 578 II,15 | fructuosa a su intercesión, considero muy oportuna la propuesta 579 IV,42 | particulares para restablecer o no, consintiéndolo el Sumo Pontífice, el diaconado 580 IV,37 | Concilio Vaticano II por la consolidación y difusión de las Conferencias 581 I,12 | contribuirá eficazmente a consolidar la fe de muchos católicos, 582 IV,46 | concretas de caridad. Así se consolidará la fidelidad en el matrimonio 583 VI,73 | religiosa más personalizada, consolide las estructuras de comunión 584 IV,44 | complejo para cuyo estudio constituí, hace ya algún tiempo, una 585 III,31 | Para los presbíteros, debe constituir un elemento fundamental 586 VI,71 | católica es un elemento constitutivo de la Universidad en cuanto 587 IV,47 | social y evangelizadora. « Constituyen una parte numerosísima de 588 V,65 | las regiones del Norte, constituyendo en algunos casos una parte 589 IV,44 | talentos y carismas a « la construcción de la comunidad eclesial 590 IV,40 | para entablar un diálogo constructivo con el mundo de hoy.~Una 591 IV,46 | asiduamente en la familia, la construye poco a poco como iglesia 592 VI,68 | de su Espíritu hasta la consumación de los siglos. La presencia 593 II,15 | convierte en fuego que lo consume todo, e impulsa a construir 594 V,63 | humanos marginados por el consumismo y el materialismo. No puedo 595 VI,73 | indispensable que todos tengan contacto con Cristo mediante el anuncio 596 I,12 | encuentro con Cristo~12. Contando con el auxilio de María, 597 I,8 | vuelven a Jerusalén para contar a los apóstoles y a los 598 III,29 | siempre y en todas las cosas; contemplarlo en todas las personas; buscar 599 VI,73 | religiosos en América no pueden contemplarse con indiferencia. Exigen 600 III,29 | que consagran su vida. Los contemplativos deben ser conscientes de 601 I,8 | Fueron numerosos los casos de contemporáneos de Jesús que lo vieron y 602 IV,42 | diáconos, y están plenamente contentas de su incorporación y ministerio ». (147) 603 Intro,6 | para cada uno de los cinco Continentes: tras las dedicadas a África ( 604 III,32 | superarse por la acción pastoral continuada y paciente.~A este respecto, 605 Intro,1 | pasado como en el presente, continúan resonando las palabras del 606 I,8 | empezando por Moisés y continuando por todos los profetas, 607 VI,71 | dificultades económicas, continúen « impartiendo la educación 608 IV,46 | infanticidio y de la mentalidad contraceptiva. Ante esta situación hay 609 II,22 | algunos gobernantes que, al contraer la deuda, no reflexionaron 610 V,64 | sus tierras y los pactos contraídos con ellos; igualmente, hay 611 III,29 | la espiritualidad no se contrapone a la dimensión social del 612 IV,45 | masculina como acciones contrarias al plan de Dios ». (171) 613 VI,67 | y, a veces, abiertamente contrarios a él. A pesar de todo, y 614 III,28 | valores evangélicos que contrasta con las tendencias dominantes 615 IV,40 | discernir sus valores y contravalores, pues esto es un requisito 616 II,21 | aquellas manifestaciones que contribuían a sostenerla.~Evangelizar 617 I,12 | solidaridad. Este encuentro contribuirá eficazmente a consolidar 618 V,60 | cristianos así formados contribuirán significativamente a la 619 VI,72 | parte, los mismos medios contribuyen a modelar la cultura y mentalidad 620 Intro,4 | ciertos factores previos contribuyeron, de modo mediato pero eficaz, 621 II,19 | en la clase dirigente el convencimiento de que la libertad no puede 622 III,27 | De modo particular convendrá « atender a la creciente 623 IV,37 | Padres sinodales sugieren la conveniencia de fortalecer las reuniones 624 II,20 | mercado aplicadas según las conveniencias de los poderosos, lleva 625 II,16 | popular, si está orientada convenientemente, contribuye también a acrecentar 626 V,56 | pueblos. Dicho sistema se ha convertido, a veces, en una justificación 627 Conclu,76 | por voluntad de Dios, se convertirán en verdaderos focos de evangelización.~ 628 VI,73 | de poner en duda la firme convicción de que sólo en la Iglesia 629 VI,71 | educación de acuerdo con sus convicciones religiosas. La función del 630 V,56 | público y de la paz en la convivencia civil. En efecto, « no hay 631 Intro,2 | adveniente el propósito de convocar una asamblea sinodal « sobre 632 IV,46 | cristiano de la comunión conyugal y de la vida familiar, que 633 IV,46 | encuentren unidos tanto los cónyuges entre sí, como con sus hijos. 634 II,15(35) | Youville, Francisco Febres Cordero, Teresa Fernández Solar 635 IV,38 | sincero deseo de abrazar cordial y eficazmente a estos hermanos 636 II,25 | Creador confía al hombre, coronación de toda la obra de la creación, 637 I,12 | su “realidad física” aún corporalmente ».(28)~La Escritura y la 638 VI,72 | dichos medios. Con el uso correcto y competente de los mismos 639 VI,69 | vida social están en íntima correlación. Conviene que las fuerzas 640 V,63 | por defender las vidas que corren más peligro, actuando con 641 Intro,1 | Papa que visitó América: « Corresponderá a nosotros, en cuanto representantes 642 V,59 | negativos, de modo que se corrija el orden actual, y propongan 643 Conclu,76 | nueva evangelización, ~para corroborar la esperanza en el mundo.~¡ 644 II,24 | todo entre los jóvenes. Corroe la dimensión ética del trabajo 645 II,24 | a destruir gobiernos, corroyendo la seguridad económica y 646 II,23 | administración de la justicia es corrupta.~ 647 Conclu,76 | ayuda, ~para que el mundo crea; ~que sean fuente de vocaciones ~ 648 II,24 | de la persona en cuanto creada a imagen de Dios ».(64) 649 V,64 | raza y condición, han sido creadas por Dios a su imagen, conviene 650 V,57 | excepción, ya que todos han sido creados a imagen de Dios (cf. Gn 651 IV,44 | los laicos una gran fuerza creativa en gestos y obras que expresen 652 VI,74 | práctica, con gran dinamismo y creatividad, estos propósitos misionales.~ 653 IV,36 | es un signo de vida, debe crecer continuamente. En consecuencia, 654 VI,69 | aspecto relevante, que « el crecimiento en la comprensión de la 655 II,24 | internacional, porque limitan su credibilidad y dificultan la deseada 656 III,26 | está cerca; convertíos y creed en la Buena Nueva » (Mc 657 IV,51 | contrario, las personas de creencias diversas deben sentirse 658 VI,73 | vez más elocuente testigo creíble de Dios para los hombres 659 III,29 | Los Padres sinodales han creído necesario recomendar a los 660 I,12 | Mi predecesor Pablo VI creyó necesario explicar la singularidad 661 IV,47 | que les ofrecen para que crezcan en su encuentro con Cristo 662 V,63 | reprimir eficazmente el crimen dejando inofensivo a quien 663 II,24 | Esto « contribuye a los crímenes y a la violencia, a la destrucción 664 I,11 | históricamente ha sido y es crisol de pueblos, ha reconocido « 665 VI,74 | etnias indígenas aún no cristianizadas o en la presencia de religiones 666 V,52 | el que no domine sólo el criterio del lucro, sino también 667 IV,40 | capacidad de observación crítica de la realidad circundante 668 V,59 | procedieran a un análisis crítico del orden económico mundial, 669 VI,72 | para que sean destinatarios críticos; la unión de esfuerzos en 670 II,15(35) | Bélanger, Alberto Hurtado Cruchaga, Elías del Socorro Nieves, 671 VI,67 | evangelizadora en Jesucristo crucificado y resucitado. « Todo lo 672 I,12 | y único sacrificio de la Cruz; está presente en los Sacramentos 673 I,8 | devolver con creces —« el cuádruple »— a quienes había defraudado. 674 IV,39 | discernir los carismas y las cualidades de los fieles que puedan 675 VI,72 | de centros de producción cualificada; el uso prudente y acertado 676 V,60 | presencia de cristianos laicos cualificados que, por su origen familiar, 677 VI,72 | alcanzar un deseado desarrollo cualitativo.~Hay que alentar a los empresarios 678 | Cuántos 679 I,8 | los discípulos de Emaús cuentan a los Once, utiliza una 680 V,63 | toma de decisiones de los cuerpos legislativos, animando a 681 IV,42 | formación seria y una atención cuidadosa a los candidatos, así como 682 IV,35 | nueva fuerza, como fuente y culminación de la vida de la Iglesia, 683 IV,41 | la comunión, procurando cultivarla no sólo « ad intra », sino 684 III,26 | conversión debe prepararse y cultivarse con la lectura orante de 685 V,61 | dinero fácil obtenible con el cultivo de las plantas de las que 686 II,16 | marca su modo de celebrar el culto, su sentido de alegría y 687 IV,49 | ecumenismo, de las sectas, cultos y otros movimientos pseudoreligiosos.~ 688 Intro,2 | Precisamente el mismo día en que se cumplían los quinientos años del 689 III,26 | conversión~26. « El tiempo se ha cumplido y el Reino de Dios está 690 I,11 | aquellas exigencias que deben cumplirse para que pueda manifestarse 691 II,15(34) | Sacrosancti apostolatus cura (11 de agosto de 1670), § 692 IV,51 | la revelación de Cristo, custodiada en su integridad por la 693 II,15(35) | Philippine Duchesne, Margarita d'Youville, Francisco Febres 694 VI,71 | persona humana ». (271) Dada la importancia de la tarea 695 I,8 | gentiles, en el camino de Damasco. Allí tuvo lugar el cambio 696 I,8(14) | 112, 1574. Cf. S. Pedro Damián, Sermo 56: PL 144, 820; 697 Conclu,76 | florecer nuestra alegría. ~Te damos gracias por la ofrenda de 698 I,10 | transforma a los creyentes dándoles la nueva vida. De este modo 699 Conclu,76 | María, ~como la amaste Tú. ~Danos fuerza para anunciar con 700 VI,66 | significativo que, antes de darles el último mandato misionero, 701 VI,69 | indica que la fe no puede darse por supuesta, sino que debe 702 IV,37 | especialmente necesario « que se un impulso a la cooperación, 703 V,59 | 25, 8-12), los cristianos deberán hacerse voz de todos los 704 V,62 | sumas ingentes de dinero que deberían, en cambio, destinarse a 705 VI,71 | los libera de la miseria debida a la carencia de una educación 706 III,32 | recibido y celebrado con las debidas disposiciones ».(92) Sólo 707 V,54 | séptimo mandamiento del Decálogo, podría ser el punto de 708 VI,67 | semejanza de Jesús, que decía de sí mismo: « El Espíritu 709 VI,68 | de los samaritanos, que decían a la mujer: « Ya no creemos 710 I,8 | injusticias que ha cometido, decide devolver con creces —« el 711 VI,71 | fundamental y primario de decidir sobre la educación de sus 712 I,8 | la misma mujer ».(12) Al decirle, « dame de beber » (Jn 4, 713 II,16 | Cristo.( 44) Lo mismo debe decirse de los americanos de origen 714 VI,71 | institución y no una mera decisión de los individuos que dirigen 715 I,11 | 1531, tuvo una repercusión decisiva para la evangelización.( 20) 716 III,29 | Él mismo en los momentos decisivos de su vida, antes de actuar, 717 V,54 | Catecismo de la Iglesia Católica dedica a esta materia, a propósito 718 III,29 | Los hombres y mujeres dedicados exclusivamente a la contemplación 719 Intro,5 | del Sínodo de los Obispos dedicara sus reflexiones a América 720 V,58 | que en su vida terrena se dedicó con sentimientos de compasión 721 III,32 | justamente « que los sacerdotes dediquen el tiempo debido a la celebración 722 IV,45 | preocupación por la mujeres y a defenderlas « de modo que la sociedad 723 V,63 | familia sean reconocidos y defendidos en el ámbito social y en 724 V,57 | a la Ley (cf. Mc 2, 27); defendiendo el hombre y también la mujer ( 725 IV,43 | anunciaron el Evangelio, defendieron los derechos de los indígenas 726 V,57 | menos el pecado; promovió y defendió la dignidad de toda persona 727 IV,37 | planes de cooperación, y defensas unidas en temas de mayor 728 IV,36 | diocesano, los cuales han sido definidos más detalladamente por la 729 IV,37 | Será igualmente oportuno definir con exactitud el carácter 730 VI,66 | también nuevo que puede definirse en su conjunto como « nueva 731 I,10 | Jesucristo es, pues, la respuesta definitiva a la pregunta sobre el sentido 732 I,8 | cuádruple »— a quienes había defraudado. Además, asume una actitud 733 VI,73 | destinatarios no haya terminado por defraudar el hambre de Dios que tienen 734 III,29 | y libres del peligro de degenerar en mera rutina. Por otra 735 II,24 | cárceles, en una palabra, a la degradación de la persona en cuanto 736 IV,48 | de Jesucristo que dijo: « Dejad que los niños vengan a mí, 737 II,13 | situaciones de pecado, que dejan entrever la necesidad de 738 VI,73 | que tienen esos pueblos, dejándolos así en una situación vulnerable 739 | dejar 740 IV,39 | esencial en su ministerio: dejarse configurar a Cristo Cabeza 741 IV,47 | diálogo con ellos, que no deje pasar las ocasiones propicias 742 Intro,7 | que el Señor resucitado dejó a su Iglesia, va acompañado 743 IV,44 | comunidad eclesial como delegados de la Palabra, catequistas, 744 Intro,6 | la idea, indiqué que sus deliberaciones habrían de discurrir « dentro 745 IV,40 | capacite para una misión tan delicada. (136)~ 746 II,21 | acumula la violencia, la delincuencia juvenil y la atmósfera de 747 V,56 | ya que en un sistema democrático son mayores las posibilidades 748 II,19 | Continente de sistemas políticos democráticos y la progresiva reducción 749 V,56 | de apoyar el proceso de democratización que está en marcha en América, (208) 750 IV,46 | considerable desarrollo demográfico, como es América, deben 751 VI,74 | permanecer viva, como lo ha demostrado siempre la historia del 752 VI,73 | desde este punto de vista se demuestran sumamente utiles las comunidades 753 II,18 | proponiendo intervenciones que den a las estructuras sociales, 754 IV,45 | todas las personas. Ella « denuncia la discriminación, el abuso 755 II,23 | la corrupción ha de ser denunciada y combatida con valentía 756 VI,71 | libertad de enseñanza. Debe denunciarse el monopolio del Estado 757 V,62 | alzarse una voz profética que denuncie tanto el armamentismo como 758 V,61 | Pastores del pueblo de Dios, denuncien con valentía y con fuerza 759 Conclu,75 | los que el futuro pueda deparar. En el Evangelio la buena 760 IV,45 | En particular, deplora como abominable la esterilización, 761 IV,33 | ministerio derivado de ser el depositario de las llaves del Reino ( 762 V,54(200) | Pablo II, Const. ap. Fidei depositum (11 de octubre de 1992): 763 V,52 | necesitados ». (195)~De aquí deriva para las Iglesias particulares 764 IV,33 | a ejercer el ministerio derivado de ser el depositario de 765 VI,66 | exigencias que de ello se derivan, hacen que la misión evangelizadora 766 I,10 | amor de Dios, « que ha sido derramado en nuestros corazones por 767 I,8 | María Magdalena supera el desaliento y la tristeza causados por 768 II,21 | que ha de hacer frente al desarraigo cultural, la pérdida de 769 I,11 | la conciencia del papel desarrollado por la Virgen en la evangelización 770 IV,39 | Padres sinodales que se « desarrolle una acción pastoral a favor 771 V,64 | adecuado de pastores que desarrollen sus actividades entre los 772 II,17 | fieles inmigrantes y para sus descendientes. Las normas emanadas por 773 VI,74 | aquéllos que todavía lo desconocen. Se trata de muchos millones 774 II,21 | un fenómeno complejo, ya descrito por mi predecesor Pablo 775 I,8 | sus conciudadanos que ha descubierto el Mesías (cf. Jn 4, 28- 776 Intro,7 | cada uno de sus miembros, descubrirán, a través de la propia experiencia 777 VI,67 | Por el contrario, si se descuida esta evangelización de los 778 VI,67 | no excluyente. El haber descuidado —como señalaron los Padres 779 V,63 | con los ancianos, a veces descuidados y abandonados. Ellos deben 780 I,12 | Jesús, indica que no se debe descuidar un tercer lugar de encuentro 781 III,32 | reciban, sin que los pastores descuiden su propia confesión frecuente ».(94) 782 VI,69 | dedican a la catequesis. Es deseable que ambos documentos se 783 II,24 | credibilidad y dificultan la deseada colaboración con otros países, 784 VI,72 | y necesitan alcanzar un deseado desarrollo cualitativo.~ 785 VI,66 | Apóstoles, sino a todos los que desean ser verdaderos discípulos 786 V,53 | la Verdad (cf. Jn 14, 6) desearemos ardientemente ser sus testigos 787 II,18 | comunicada a los abandonados y desechados de la sociedad.~Esta constante 788 IV,33 | Ante un mundo roto y deseoso de unidad es necesario proclamar 789 II,25 | conducir a una verdadera desertización de no pocas zonas de América, 790 II,21 | juvenil y la atmósfera de desesperación ».(57) El fenómeno de la 791 III,27 | sinodales han señalado que, por desgracia, « existen grandes carencias 792 II,18 | dedicación a los pobres y desheredados se refleja en el Magisterio 793 Intro,2 | considerando la enorme desigualdad entre el Norte y el Sur ».(4) 794 V,56 | discriminación racial, las desigualdades entre los grupos sociales, 795 V,63 | mensaje evangélico. Ante esta desoladora realidad, la Comunidad eclesial 796 VI,67 | realmente sacude a los hombres, despierta y transforma los ánimos, 797 I,8 | Además, asume una actitud de desprendimiento de las cosas materiales 798 V,56 | algunas instancias públicas se despreocupen de la situación social. 799 II,16 | autóctonas, es oportuno destacar la posibilidad de sacar 800 II,22 | préstamos internacionales se han destinado a veces al enriquecimiento 801 IV,40 | invitado a los Obispos a destinar para dicha tarea a sus sacerdotes 802 V,62 | que deberían, en cambio, destinarse a combatir la miseria y 803 V,59 | internacional que grava sobre el destino de muchas naciones ». (217)~ 804 II,24 | comercio lleva también « a destruir gobiernos, corroyendo la 805 II,23 | principalmente sobre los más pobres y desvalidos. Son además los pobres los 806 II,19 | libertad no puede estar desvinculada de la verdad.( 52) En efecto, « 807 IV,36 | cuales han sido definidos más detalladamente por la legislación postconciliar. (117) « 808 II,19 | el recurso a métodos de detención y de interrogatorio —pienso 809 II,23 | con valentía por quienes detentan la autoridad y con la « 810 II,20 | desempleo, la disminución y el deterioro de ciertos servicios públicos, 811 VI,73 | a quienes se dirige una determinada propaganda religiosa. (280) 812 IV,44 | exigida, según criterios determinados: una cierta permanencia, 813 IV,42 | el Concilio Vaticano II determinó restablecer el diaconado 814 V,56 | parámetros absolutos en detrimento de la dignidad y del respeto 815 II,25 | intereses egoístas. Estas devastaciones pueden conducir a una verdadera 816 II,15(35) | que son invocados con fe y devoción por los pueblos de América ( 817 I,8 | que ha cometido, decide devolver con creces —« el cuádruple »— 818 IV,42(146) | VI, Motu proprio Sacrum Diaconatus Ordinem (18 de junio de 819 III,29 | rostro de Dios en la vida diaria ».(84)~La espiritualidad 820 V,63 | la dignidad humana, que diariamente se cometen por todas partes. (232)~ 821 II,15(35) | Mogrovejo, Ezequiel Moreno Díaz, Juan Nepomuceno Neumann, 822 II,17 | monástica. Por otra parte, dichas Iglesias deben conservar 823 II,19 | progresiva reducción de regímenes dictatoriales. La Iglesia ve con agrado 824 Intro,1(1) | concipit amne parit » (E. Diehl, Inscriptiones latinae christianae 825 Intro,2 | los Episcopados de América dieron a esta propuesta, me permitió 826 IV,51 | condición de vida o religión. La diferencia de religión nunca debe ser 827 IV,42 | trata de una experiencia muy diferente no sólo en las distintas 828 IV,44 | paciencia en las condiciones difíciles. Se espera de los laicos 829 IV,47 | una cierta inconstancia y dificultad para asumir compromisos 830 II,24 | limitan su credibilidad y dificultan la deseada colaboración 831 V,53 | relativismo y el subjetivismo se difunden de modo preocupante en el 832 II,15 | olvido, sino más conocidos y difundidos entre los fieles del Continente. 833 VI,73 | una ignorancia religiosa difusa, así como las familias de 834 VI,71 | carencia de una educación digna.~En el proyecto global de 835 IV,35 | para participar activa y dignamente en ella, al menos los domingos 836 IV,38 | espíritu de comunión son dignas de consideración varias 837 V,54 | el derecho a un trabajo digno. Por esto, ante las altas 838 V,52 | comunión~52. « En verdad os digo que cuanto hicisteis a uno 839 IV,42 | restauración implica un diligente proceso de selección, una 840 II,15(35) | Rafael Guízar Valencia, Dina Bélanger, Alberto Hurtado 841 IV,47 | jóvenes debe ser constante y dinámico, adecuado para ayudarles 842 VI,74 | a la práctica, con gran dinamismo y creatividad, estos propósitos 843 IV,41 | grupos y con toda la Iglesia diocesana y universal. En este contexto 844 III,29 | en este campo mediante la dirección espiritual, práctica tradicionalmente 845 V,61 | responsables de las Naciones, los directivos de empresas privadas, las 846 IV,42(149) | diaconorum permanentium y Directorium pro ministerio et vita diaconorum 847 VI,71 | decisión de los individuos que dirigen la Universidad en un tiempo 848 II,19 | y, más aún, en la clase dirigente el convencimiento de que 849 VI,70 | su Espíritu y su amor van dirigidos a todos y cada uno de los 850 V,63 | enfermo incurable y a los discapacitados. Su acción es aún más laudable 851 IV,39 | pueblo ». (129)~El trabajo de discernimiento de los carismas particulares 852 IV,43 | consagrada que requieren discreción evangélica ». (151)~Ya que « 853 Intro,6 | deliberaciones habrían de discurrir « dentro del marco de la 854 II,14 | ocasiones se han puesto en discusión, pueden considerarse en 855 II,18 | Universidades católicas diseminadas por el Continente son un 856 III,29 | Por ello, los monasterios, diseminados a lo largo y ancho del Continente, 857 II,20 | economía, el desempleo, la disminución y el deterioro de ciertos 858 II,18 | auxilio en asilos, hospitales, dispensarios, comedores gratuitos y otros 859 Conclu,76 | todos los hijos de Dios dispersos por el mundo.~Tú, que al 860 III,32 | celebrado con las debidas disposiciones ».(92) Sólo quien se reconcilia 861 II,20 | prácticamente a la superación de las distancias, con efectos evidentes en 862 IV,33 | Espíritu Santo, unidad en la distinción, el cual llama a todos los 863 VI,71 | sectores de la sociedad sin distinciones ni exclusivismos. Es indispensable 864 IV,35 | aunque es esencialmente distinta del oficio del sacerdote 865 III,26 | se trata sólo de un modo distinto de pensar a nivel intelectual, 866 IV,39 | es portador de gracia que distribuye a sus hermanos en los sacramentos. 867 IV,43 | trata de una aportación diversa según los carismas propios 868 III,32 | Continente, presenta muchas diversidades que no se han de ignorar 869 Intro,6 | hoy el mundo entero, debe diversificarse según dos situaciones claramente 870 II,21 | con las características de diversión y bienestar con que no pocas 871 IV,39 | política partidista que dividiría a la comunidad ». (126) 872 Intro,1 | y administradores de tus divinos misterios (cf. 1 Co 4, 1; 873 III,32 | un mundo señalado por las divisiones ideológicas, étnicas, económicas 874 IV,46 | otros, el aumento de los divorcios, la difusión del aborto, 875 Conclu,75 | Jubileo tan cercano.~Este doble sentimiento de esperanza 876 I,9 | parábolas que sólo explica a los Doce: « Es que a vosotros se 877 VI,71 | la actividad de todos los docentes católicos, incluso de los 878 IV,40 | comunión con Cristo Pastor y de docilidad a la acción del Espíritu, 879 II,17 | una antiquísima tradición doctrinal, litúrgica y monástica. 880 V,63 | eutanasia. Para mantener estas doctrinas de la ley divina y natural, 881 II,15 | recogiendo para ello la documentación necesaria ».(39)~ 882 IV,48 | su poder, para aliviar el dolor de los niños en América ». (184)~ 883 IV,48 | y condenan la condición dolorosa de muchos niños en toda 884 Conclu,76 | católicas a ser « iglesias domésticas », (294) donde se vive y 885 V,63 | de la muerte y sociedad dominada por los poderosos~63. Hoy 886 V,63 | modelo de sociedad en la que dominan los poderosos, marginando 887 III,28 | contrasta con las tendencias dominantes en el mundo. Es necesario, 888 IV,35 | dignamente en ella, al menos los domingos y días festivos. Al mismo 889 IV,35 | celebración eucarística dominical una nueva fuerza, como fuente 890 III,31 | homilías, especialmente las dominicales.( 91)~ 891 V,55 | globalización, como son el dominio de los más fuertes sobre 892 IV,36(117) | Cf. Decreto Christus Dominus, sobre la función pastoral 893 IV,51 | los elementos de verdad dondequiera que puedan encontrarse, 894 II,20 | nuevas escalas de valores por doquier, a menudo arbitrarios y 895 IV,38 | particulares católicas orientales, dotadas de jerarquía propia, ha 896 IV,34 | preparación se hace por agentes dotados de fe y competencia ». (105) 897 V,63 | activamente el aborto. (231)~Doy gracias a Dios y manifiesto 898 VI,70 | cultura es sin duda alguna el drama de nuestro tiempo ». (263) 899 V,56 | desde el Evangelio, a esta dramática situación es la promoción 900 II,25 | de gases nocivos o en el dramático fenómeno de los incendios 901 II,15(35) | Betancurt, Juan Diego, Katherine Drexel, María Encarnación Rosal, 902 II,15(35) | Castillo, Rosa Philippine Duchesne, Margarita d'Youville, Francisco 903 IV,38 | Naciones. (125) No puede dudarse de que esta cooperación 904 Conclu,75 | sin egoísmo, sin temor ni dudas, persuadida del servicio 905 V,54 | países americanos y ante las duras condiciones en que se encuentran 906 I,8(14) | Salvator... ascensionis suae eam (Mariam Magdalenam) ad apostolos 907 II,17(46) | Decr. Orientalium Ecclesiarum, sobre las Iglesias orientales 908 V,63 | Padres sinodales, haciéndose eco de los recientes documentos 909 II,25 | Cuántos abusos y daños ecológicos se dan también en muchas 910 VI,72 | empresarios para que respalden económicamente producciones de calidad 911 V,56 | referencia a una concepción economicista del hombre, considera las 912 VI,73 | apoyo, tanto espiritual como economico. ~Por otra parte, como señalaron 913 II,25 | Surinam, Venezuela, Colombia, Ecuador, Perú y Bolivia.( 67) Es 914 VI,67(248) | 6: L'Osservatore Romano, ed. semanal en lengua española, 915 VI,69 | con la publicación de la edición típica del Catechismus Catholicae 916 IV,33 | sobre la que la Iglesia está edificada, y a ejercer el ministerio 917 I,9 | una misión especial para edificar la Iglesia con la gracia 918 IV,38 | Igualmente, respecto a los edificios religiosos, los fieles orientales 919 VI,69(259) | agosto de 1997), Libreria Editrice Vaticana, 1997.~ 920 VI,71 | incrementar la acción pastoral educativa en todos los ambientes. (275)~ 921 IV,37 | expresión de solidaridad efectiva y lugar de encuentro y de 922 V,56 | solidaridad y de la paz, que hagan efectivamente realidad la justicia. Para 923 II,20 | positivas, como el fomento de la eficiencia y el incremento de la producción, 924 I,11 | Continente, alcanzándole la efusión del Espíritu Santo como 925 II,25 | personas movidas por intereses egoístas. Estas devastaciones pueden 926 V,63 | médico-sanitario y a quienes ejercen cargos públicos, así como 927 IV,33 | Iglesia está edificada, y a ejercer el ministerio derivado de 928 V,61 | sustancias químicas para la elaboración de drogas se realicen según 929 IV,43 | incluidos los procesos en que se elaboran las decisiones, especialmente 930 VI,69 | los Obispos de 1985, de elaborar « un catecismo o compendio 931 VI,69 | contenidos, he querido que se elaborara y publicara también un Directorio 932 I,9 | En efecto, los Apóstoles, elegidos por Jesús de entre un grupo 933 VI,71 | tener la posibilidad de elegir una educación de acuerdo 934 II,15(35) | Alberto Hurtado Cruchaga, Elías del Socorro Nieves, María 935 V,63 | poderosos, marginando e incluso eliminando a los débiles. Pienso ahora 936 V,63 | de absoluta necesidad de eliminar al reoson ya muy raros, 937 V,61 | desarrollar proyectos que eliminen este comercio que amenaza 938 II,15(35) | dos compañeros; los santos Elizabeth Ann Seton, Margarita Bourgeoys, 939 II,17 | descendientes. Las normas emanadas por el Concilio Vaticano 940 V,63 | mujeres con problemas por su embarazo, tanto antes como después 941 V,63 | refiere a la investigación embrionaria, para que de ningún modo 942 II,25 | americanas! Baste pensar en la emisión incontrolada de gases nocivos 943 VI,72 | gestión en común de nuevas emisoras y redes de radio y televisión, 944 II,24 | la destrucción física y emocional de muchos individuos y comunidades, 945 III,28 | Jesús, la conversión es un empeño que abarca toda la vida. 946 I,8 | Lc 24, 13-35). Jesús, «empezando por Moisés y continuando 947 IV,36 | particular tiene la misión de empezar y fomentar el encuentro 948 V,62 | armas de guerra, el cual emplea sumas ingentes de dinero 949 VI,73 | de los métodos pastorales empleados, de modo que cada Iglesia 950 V,56 | de los derechos humanos y emplee un mayor esfuerzo en la 951 IV,42 | Otras diócesis no han emprendido este camino, mientras en 952 VI,72 | cualitativo.~Hay que alentar a los empresarios para que respalden económicamente 953 V,61 | Naciones, los directivos de empresas privadas, las organizaciones 954 V,63 | y presiones que podrían empujarlos al suicidio; en particular 955 IV,44 | Continente en el que aparecen la emulación y la propensión a agredir, 956 IV,44 | visitadores de enfermos o de encarcelados, animadores de grupos etc. ». (162) 957 IV,38 | episcopal, una comisión mixta encargada de estudiar los problemas 958 IV,33 | en América ». (100) Por encargo del Señor, a Pedro y a sus 959 Conclu,75 | de Jesús, « manifestación encarnada del amor misericordioso 960 V,52 | trino, y en el Hijo de Dios encarnado y muerto por todos. Se expresa 961 VI,70 | la naturaleza humana, se encarnó en un determinado pueblo, 962 I,11 | Por medio de María encontramos a Jesús~11. Cuando nació 963 I,10 | lugar donde los hombres, encontrando a Jesús, pueden descubrir 964 I,12 | de la Iglesia, es posible encontrarlo. La reflexión de los Padres 965 V,57 | trate de un extranjero o un enemigo (cf. Lc 10, 30-37). En toda 966 Conclu,76 | Ciudad de México, el 22 de enero del año 1999, vigésimo primero 967 V,63 | proteger al no nacido, al enfermo incurable y a los discapacitados. 968 II,24 | apremiantes a los que deben enfrentarse muchas naciones del mundo. 969 IV,45 | practicada a menudo de manera engañosa, sin saberlo las interesadas; 970 Intro,2 | internacionales, considerando la enorme desigualdad entre el Norte 971 II,16 | piedad popular profundamente enraizada en sus diversas naciones. 972 IV,34 | estrechamente a la Iglesia, se enriquecen con una fuerza especial 973 II,16 | valores espirituales, para enriquecerlos con los elementos de la 974 V,58 | nosotros se hizo pobre a fin de enriquecernos con su pobreza (cf. 2 Co 975 IV,38 | Iglesias particulares latinas enriquecerse con el patrimonio espiritual 976 III,29 | cuales a su vez se verán enriquecidos por la práctica sacramental 977 VI,71 | toda América para que se enriquezcan mutuamente », (270) contribuyendo 978 IV,37 | La experiencia sinodal ha enseñado también las riquezas de 979 VI,74 | y del Espíritu Santo, y enseñándoles a guardar todo lo que os 980 Conclu,76 | sus frutos de santidad.~Enséñanos a amar a tu Madre, María, ~ 981 IV,40 | requisito indispensable para entablar un diálogo constructivo 982 I,8 | samaritana, aunque « todavía no entendía »,(13) en realidad estaba 983 V,55 | locales en favor de una mal entendida homogeneización.~ 984 Intro,1 | mandato se dirige a la Iglesia entera, y la Iglesia en América, 985 III,29 | conduce la conversión, se entiende no « una parte de la vida, 986 | Entonces 987 III,29 | excepción, el Señor recuerda: « Entra en tu aposento y, después 988 IV,33 | Cabeza del Cuerpo místico, entramos en comunión viva con todos 989 III,26 | me diga: “Señor, Señor”, entrará en el Reino de los Cielos, 990 III,29 | persuadidos de que las almas entregadas a la vida contemplativa 991 IV,43 | amor heroico a Cristo, se entregaron al servicio del pueblo de 992 III,29 | un lugar solitario para entregarse a la oración y la contemplación, 993 Conclu,76 | ofrenda de tu vida, ~que nos entregaste amándonos hasta el extremo, ~ 994 VI,73 | contemplativa, y que se entregue generosamente al servicio 995 II,13 | situaciones de pecado, que dejan entrever la necesidad de la conversión 996 Intro,3 | el Continente americano, enuncié el tema de la Asamblea Especial 997 VI,74 | entre las Iglesias hermanas; enviar misioneros (sacerdotes, 998 VI | me envió, también yo os envío » (Jn 20, 21)~ 999 I,8 | san Lucas al narrar este episodio, especialmente el momento 1000 I,8 | característica común a todos estos episodios es la fuerza transformadora 1001 II,25 | biológica, siendo vital para el equilibrio ambiental de todo el planeta.~ 1002 V,52 | internacional, la distribución equitativa de los bienes y la promoción 1003 | eran


compe-eran | erari-manda | manif-recor | recta-zaque

IntraText® (V89) Copyright 1996-2007 Èulogos SpA