Índice | Palabras: Alfabética - Frecuencia - Inverso - Longitud - Estadísticas | Ayuda | Biblioteca IntraText
Alfabética    [«  »]
catequético-iniciatoria 1
catequético-pastorales 1
catequéticos 18
catequista 84
catequistas 119
catequiza 2
catequización 7
Frecuencia    [«  »]
89 adultos
86 particular
86 tiene
84 catequista
84 hombre
82 jesús
81 religiosa
Congregacion para el Clero
Directorio General para Catequesis

IntraText - Concordancias

catequista

                                                                  negrita = Texto principal
   Parte, Capítulo, Tema, Parrafo,  Número                        gris = Texto de comentario
1 Sig,II | formación y de la promoción del catequista en tierras de misión que 2 II, I, 0, 17,98 | Iglesia, y en su nombre todo catequista, puede decir con verdad: « 3 II, I, 0, 23,110 | eficaz de esta tarea, es el catequista que, junto a un sentido 4 II,II, 2, 2,132 | no oficiales, guías del catequista...).~– Todo catecismo es, 5 II,II, 2, 2,132(455)| decisivos: la persona del catequista, el método de transmisión, 6 II,II, 2, 2,132(455)| relación que se establece entre catequista y catequizando, el respeto 7 III, 0, 2, 7,138 | escuela de Jesús Maestro, el catequista une estrechamente su acción 8 III, I, 0, 8,139 | con Dios, que es tarea del catequista, significa poner en el centro 9 III, I, 0, 10,141 | comunidad y en el quehacer del catequista.~ 10 III, I, 0, 16,147 | la pedagogía de la fe, el catequista configura un servicio a 11 III, I, 0, 16,147 | Jesucristo.~A este fin, el catequista conoce y se sirve, desde 12 III,II, 0, 18,149 | correlación e interacción. El catequista reconoce que el método está 13 III,II, 0, 18,149 | de él. Por otra parte, el catequista sabe que el contenido de 14 III,II, 0, 20,152 | su gracia y lo salva. El catequista debe ayudar a la persona 15 III,II, 0, 21 | Función del catequista ~(528)~ 16 III,II, 0, 21,156 | experimentado que sea, exime al catequista del trabajo personal en 17 III,II, 0, 21,156 | de vida cristiana en el catequista constituyen el alma de todo 18 III,II, 0, 21,156 | instrumentos de trabajo.~El catequista es intrínsecamente un mediador 19 III,II, 0, 21,156 | acogido y profundizado.~El catequista no debe olvidar que la adhesión 20 III,II, 0, 21,156 | la relación personal del catequista con el catecúmeno y el catequizando. 21 III,II, 0, 21,156 | sabio acompañamiento, el catequista realiza un servicio de los 22 III,II, 0, 24,159 | corresponsabilidad cristiana.~El catequista, que participa en la vida 23 IV, 0, 0, 27,163 | necesitados. De hecho El se hace catequista del Reino de Dios para toda 24 IV, I, 0, 31,169 | creatividad y originalidad del catequista.~ 25 IV,II, 1, 2,173 | figura y la identidad del catequista de adultos y su formación; 26 IV,II, 4, 1,186 | la presencia cordial del catequista y de la comunidad creyente. 27 IV,II, 4, 3,188 | cierto modo lo convierte en « catequista » natural de la comunidad. 28 V, I, 0, 29,219 | evangelización. La tarea del catequista, como educador de la fe, 29 V, I, 0, 32,225 | servicio catequético y, como catequista de catequistas, cuidar la 30 V, I, 0, 35,231 | verdadero motor de la acción del catequista. « De este conocimiento 31 V, I, 0, 35,231 | Sentirse llamado a ser catequista y recibir de la Iglesia 32 V, I, 0, 35,231 | de cada uno. A veces, el catequista sólo puede ejercer este 33 V, I, 0, 36 | Diversos tipos de catequista, hoy especialmente necesarios~ 34 V, I, 0, 36,232 | 232. El tipo o figura del catequista en la Iglesia presenta modalidades 35 V, I, 0, 36,232 | excelencia el título de catequista: « sin ellos no se habrían 36 V, I, 0, 36,232 | cierto modo análoga a la del catequista de tierras de misión. Se 37 V, I, 0, 36,232 | evangelización », (106) la figura del catequista de jóvenes y la del catequista 38 V, I, 0, 36,232 | catequista de jóvenes y la del catequista de adultos se hacen imprescindibles 39 V, I, 0, 36,232 | siendo básica la figura del catequista de niños y adolescentes, 40 V, I, 0, 36,232 | conveniente ». (108)~– Un tipo de catequista que conviene promover es 41 V, I, 0, 36,232 | conviene promover es el del catequista para encuentros presacramentales, (109) 42 V, I, 0, 36,232 | urgentemente de otros tipos de catequista. Dichos sectores son: las 43 V, I, 0, 36,232 | Otras figuras de catequista pueden ser igualmente aconsejables. 44 V, I, 0, 36,232 | con realismo, los tipos de catequista que necesita. Es una tarea 45 V,II, 0, 39,235 | busca, por tanto, que el catequista sea lo más apto posible 46 V,II, 0, 39,235 | otra cosa que lograr que el catequista pueda animar eficazmente 47 V,II, 0, 39,235(118)| de la espiritualidad del catequista y de su formación.~ 48 V,II, 0, 39,235 | catequesis permanente, el catequista no hace sino ahondar en 49 V,II, 0, 39,235 | directamente en la identidad del catequista y en su preparación. « La 50 V,II, 0, 39,235 | La unidad y armonía del catequista se deben leer desde esta 51 V,II, 0, 39,236 | formación busque capacitar al catequista para transmitir el Evangelio 52 V,II, 0, 39,236 | nombre.~Más en concreto, el catequista —en su formaciónentra 53 V,II, 0, 40,237 | global de la formación del catequista y la pedagogía propia de 54 V,II, 0, 40,237 | proceso catequético. Al catequista le sería muy difícil improvisar, 55 V,II, 0, 41,238 | hace referencia al ser del catequista, a su dimensión humana y 56 V,II, 0, 41,238 | Después está lo que el catequista debe saber para desempeñar 57 V,II, 0, 41,238 | humana, requiere que el catequista conozca bien el mensaje 58 V,II, 0, 41,238 | formación tiende a hacer del catequista un educador del hombre y 59 V,II, 0, 42,239 | y evaluado, permitirá al catequista crecer en equilibrio afectivo, 60 V,II, 0, 42,239 | alimente y nutra la fe del catequista, haciéndole crecer como 61 V,II, 0, 42,239 | espiritualidad del propio catequista, (131) de modo que su acción 62 V,II, 0, 42,239 | lugar, la fe del propio catequista. En verdad, uno catequiza 63 V,II, 0, 42,239 | conciencia apostólica del catequista, su sentido evangelizador. 64 V,II, 0, 42,239 | vocación apostólica del catequista, alimentada con una formación 65 V,II, 0, 43 | formación bíblico-teológica del catequista~ 66 V,II, 0, 43,240 | 240. Además de testigo, el catequista debe ser maestro que enseña 67 V,II, 0, 43,240 | doctrinal de la formación de un catequista es el mismo que el que la 68 V,II, 0, 43,241 | de ser tal que ayude al catequista a madurar en su propia fe, 69 V,II, 0, 43,241 | Finalmente ha de ser tal que el catequista « pueda no sólo transmitir 70 V,II, 0, 44,242 | 242. El catequista adquiere el conocimiento 71 V,II, 0, 44,242 | Es necesario que el catequista entre en contacto al menos 72 V,II, 0, 46,244 | también la del saber hacer. El catequista es un educador que facilita 73 V,II, 0, 46,244 | de la fe. En efecto, el catequista se prepara para facilitar 74 V,II, 0, 46,244 | de la mujer. La tarea del catequista es solo cultivar ese don, 75 V,II, 0, 46,244 | tratará de que madure en el catequista la capacidad educativa, 76 V,II, 0, 46,244 | más importante es que el catequista adquiera su estilo propio 77 V,II, 0, 46,245 | 245. Más en concreto: el catequista, particularmente el dedicado 78 V,II, 0, 47,246 | cristiana. Es en ella donde el catequista experimenta su vocación 79 V,II, 0, 47,247 | al trabajo personal del catequista, aparecen como muy convenientes. (150)~ 80 V,II, 0, 48,248 | proceso formativo de un catequista. En muchos lugares tales 81 V,II, 0, 48,248(152)| La expresión « catequista de base » es utilizada en 82 Conclu, 0, 3, 4,288 | avanzadas, ni siquiera un catequista con la personalidad humana 83 Conclu, 0, 3, 4,288 | El es el principal catequista; El es el « maestro interior » 84 Conclu, 0, 3, 4,289 | de la espiritualidad del catequista están la paciencia y la


Best viewed with any browser at 800x600 or 768x1024 on Tablet PC
IntraText® (V89) - Some rights reserved by Èulogos SpA - 1996-2007. Content in this page is licensed under a Creative Commons License