Índice | Palabras: Alfabética - Frecuencia - Inverso - Longitud - Estadísticas | Ayuda | Biblioteca IntraText
Congregacion para el Clero
Directorio General para Catequesis

IntraText - Concordancias

(Hapax Legomena)


104-amara | amarl-conta | conte-envue | epigr-inman | inmen-pasio | paten-savia | sb-zonas

                                                                          negrita = Texto principal
     Parte, Capítulo, Tema, Parrafo,  Número                              gris = Texto de comentario
1 II, I, 0, 20,104 | 104. Para preparar a los cristianos 2 II, I, 0, 21,106 | 106. Esta fe, transmitida por 3 IV,IV, 0, 10,196(11) | 61: AAS 85 (1993), pp. 1063-1064; TMA 34; Juan Pablo 4 IV,IV, 0, 10,196(11) | AAS 85 (1993), pp. 1063-1064; TMA 34; Juan Pablo II, 5 II, I, 0, 22,107(356) | CEC 1076.~ 6 II,II, 1, 3,123(430) | Cf CEC 189-190; 1077-1109; 1693-1695; 2564; etc.~ 7 II, I, 0, 22,108(359) | Alianza es clave. Cf CEC 1081 y 1093.~ 8 I,III, 0, 12,91(292) | Evangelia, I, III, 2: PL 76, 1086 D).~ 9 V,II, 0, 38,234(116) | Cf DCG (1971) 108a.~ 10 II, I, 0, 22,108(362) | 1075. 1116. 129-130. 1093-1094.~ 11 V,II, 0, 48,251(154) | DCG (1971) 109a.~ 12 V,II, 0, 48,250(153) | Cf DCG (1971) 109b.~ 13 IV,IV, 0, 10,197(14) | ecumenismo, n. 190, l.c., p. 1107.~ 14 II,II, 1, 3,123(430) | Cf CEC 189-190; 1077-1109; 1693-1695; 2564; etc.~ 15 II, I, 0, 22,108(362) | CEC 1095; cf CEC 1075. 1116. 129-130. 1093-1094.~ 16 I,II, 1, 2,65(197) | CEC 1122.~ 17 V,II, 0, 48,248(152) | utilizada en DCG (1971) 112C.~ 18 Sig,II | 1993): AAS 85 (1993), pp. 1133-1228~ 19 II, I, 0, 25,115 | 115. Todos los aspectos y dimensiones 20 II, I, 0, 26,117(409) | Cf CEC 1145-1152.~ 21 I, I, 0, 12,51(137) | Cf SC 35; CEC 1154.~ 22 Sig,II | 1980): AAS 72 (1980), pp. 1177-1232~DV: Conc. Ecum. Vat. 23 II, I, 0, 17,98(316) | CT 11b.~ 24 I, I, 0, 13,56(169) | Mt 5,48; cf LG 11c. 40b. 42e.~ 25 Sig,II | AAS 85 (1993), pp. 1133-1228~ 26 Sig,II | AAS 72 (1980), pp. 1177-1232~DV: Conc. Ecum. Vat. II, 27 I, I, 0, 10,48(119) | 14; CEC 1212; cf CEC 1229-1233.~ 28 IV,IV, 0, 12,199(20) | 84 (1992), pp. 414-446; 1263.~ 29 Sig,II | 1979): AAS 71 (1979), pp. 1277-1340~DCG: (1971) Sagrada 30 II,II, 2, 1,131 | 131. El Catecismo de la Iglesia 31 II,II, 2, 2,132 | 132. Tres rasgos principales 32 Sig,II | AAS 71 (1979), pp. 1277-1340~DCG: (1971) Sagrada Congregación 33 II,II, 2, 4,135 | 135. En la elaboración de los 34 III, 0, 2, 6,137 | 137. Jesús cuidó atentamente 35 III, 0, 2, 7,138 | 138. En la escuela de Jesús 36 I, I, 0, 12,53(141) | Cf AG 13a.~ 37 III, I, 0, 9,140 | 140. Llegada la plenitud de 38 III, I, 0, 12,143 | 143. La catequesis, en cuanto 39 I, I, 0, 12,55(148) | Cf EN 10; AG 13b; CEC 1430-1431.~ 40 I, I, 0, 12,55(148) | EN 10; AG 13b; CEC 1430-1431.~ 41 I,III, 0, 4,79(235) | Moralia in Iob, XIX 12; CCL 143a, 970).~ 42 III, I, 0, 13,144 | 144. La catequesis, que es por 43 III, I, 0, 14,145 | 145. Jesucristo constituye la 44 III, I, 0, 15,146 | 146. Queriendo hablar a los 45 III, I, 0, 16,147 | 147. Inspirándose continuamente 46 III,II, 0, 17,148 | 148. En la transmisión de la 47 I,III, 0, 5,80(236) | CT 5; Cf CEC 426; AG 14a. En relación con esta finalidad 48 V, I, 0, 31,223(71) | CD 14b; CIC 780.~ 49 III,II, 0, 20,154 | 154. La catequesis está vinculada 50 V, I, 0, 32,224(76) | sacerdocio de Cristo » cf CEC 1546-1547.~ 51 V, I, 0, 32,224(76) | de Cristo » cf CEC 1546-1547.~ 52 III,II, 0, 20,155 | 155. Con mayor profundidad aún, 53 III,II, 0, 21,156 | 156. Ningún método, por experimentado 54 III,II, 0, 22,157 | 157. La participación activa 55 III,II, 0, 23,158 | 158. La pedagogía catequética 56 Expo, 0, 1, 1,18(21) | Cf SRS 15a.~ 57 III,II, 0, 25,160 | 160. « El primer areópago del 58 III,II, 0, 25,161 | 161. La utilización correcta 59 III,II, 0, 25,162 | 162. Todas las personas relacionadas 60 IV, 0, 0, 27,164 | 164. Esta es la misión que la 61 IV, 0, 0, 28,165 | 165. La necesaria atención a 62 II,II, 2, 3,133(462) | popular (cf EN 48; CT 54 ; CEC 1674-1676), así como a lo concerniente 63 II,II, 2, 3,133(462) | EN 48; CT 54 ; CEC 1674-1676), así como a lo concerniente 64 IV, I, 0, 30,168 | 168. La atención a cada una 65 II,II, 1, 3,123(430) | CEC 189-190; 1077-1109; 1693-1695; 2564; etc.~ 66 II,II, 1, 3,123(430) | 189-190; 1077-1109; 1693-1695; 2564; etc.~ 67 II,II, 1, 3,123(431) | 27-49; 355-379; 456-478; 1699-1756; etc.~ 68 IV, I, 0, 32,170 | 170. La adaptación se realiza 69 II, I, 0, 18,100(326) | Cf CEC 1702.1878. Sollicitudo Rei Socialis ( 70 IV,II, 0, 33,171 | 171. La catequesis según las 71 IV,II, 1, 2,173 | 173. La catequesis de adultos 72 IV,II, 1, 2,174 | 174. Entre los criterios que 73 II,II, 1, 3,123(431) | 355-379; 456-478; 1699-1756; etc.~ 74 IV,II, 2, 2,178 | 178. La catequesis de los pequeños 75 IV,II, 2, 2,179 | 179. El ingreso en la escuela 76 V,IV, 2, 1,273(220) | CD 17a: « Las diversas formas de 77 V,II, 0, 48,248(151) | en tierras de misión: AG 17c; RM 73; CIC 785 y GCM 30. 78 IV,II, 3, 2,182 | 182. La Iglesia, que ve a los 79 Sig,II | JacquesP. Migne, Parisiis 1844ss.~PO: Conc. Ecum. Vat. II, 80 Sig,II | JacquesP. Migne, Parisiis 1857 ss.~PL: Patrologiae Cursus 81 Sig,II | Ecclesiasticorum Latinorum (Wn 1866 ss.)~CT: Juan Pablo II, 82 II, I, 0, 18,100(326) | Cf CEC 1702.1878. Sollicitudo Rei Socialis ( 83 IV,IV, 0, 8,193 | 193. Muchas comunidades e individuos 84 Sig,II | Chrétiennes, Collection, Paris 1946ss.~SRS: Juan Pablo II, Carta 85 IV,IV, 0, 9,195 | 195. En las comunidades cristianas 86 III, I, 0, 7,138(486) | 53. 122. 684. 708. 1145. 1950. 1964.~ 87 Sig,II | Series Latina (Turnholti 1953 ss.)~CEC: Catecismo de la 88 V, I, 0, 35,231(98) | Parvulorum, n. 62, Editio Typica, 1969; RICA 224.~ 89 Sig,II | diciembre 1975): AAS 58 (1976), pp. 5-76~EV: Juan Pablo 90 IV,IV, 0, 10,198 | 198. En una situación de presencia 91 Sig,II | Iuris Canonici (25 enero 1983)~ChL: Juan Pablo II, Exhortación 92 Sig,II | diciembre 1988): AAS 81 (1989), pp. 393-521~COINCAT: Consejo 93 IV,IV, 0, 11,199 | 199. Atención especial ha de 94 Sig,II | setiembre 1995): AAS 88 (1996), pp. 5-82~EN: Pablo VI, 95 Expo, 0, 2, 3,29(54) | Cf CT 19b.~ 96 Expo, 0, 2, 1,25(42) | TMA 36b; cf GS 19c.~ 97 I, I, 0, 12,51(136) | DCG (1971) 19d.~ 98 IV,II, 1, 2,173(568) | Cf 1Co 13,11; Ef 4,13.~ 99 II,II, 1, 1,121(422) | FD 1f; cf FD 4c.~ 100 IV,IV, 0, 12,200 | 200. Los cristianos viven hoy 101 IV,IV, 0, 13,201 | 201. En un clima de relativismo 102 IV, V, 0, 14,202 | 202. « De la catequesis, como 103 IV, V, 0, 15,203 | 203. Forman un conjunto orgánico 104 IV, V, 0, 17,205 | 205. Cuando llega el momento 105 I, I, 0, 7,41(90) | Cf CT 5; CEC 520 y 2053.~ 106 IV, V, 0, 19,207 | 207. La catequesis de jóvenes 107 IV, V, 0, 20,208 | 208. La inculturación de la 108 IV, V, 0, 21,209 | 209. Íntimamente vinculados 109 I, I, 0, 13,56(156) | Cf CT 20a: « Se trata de hacer crecer, 110 IV, V, 0, 21,210 | 210. El catecismo es un instrumento 111 I,III, 0, 6,82(243) | Cf CEC 2113.~ 112 IV, V, 0, 23,212 | 212. El proceso de inculturación 113 IV, V, 0, 24,213 | 213. Las Iglesias particulares 114 IV, V, 0, 25,214 | 214. La importancia de cuanto 115 V, 0, 0, 27,215 | 215. De cuanto queda expuesto 116 II, I, 0, 18,99(320) | CEC 234; cf CEC 2157.~ 117 V, 0, 0, 27,216 | 216. El primer capítulo trata 118 V, I, 0, 28,217 | 217. El anuncio, la transmisión 119 V, I, 0, 28,218 | 218. El anuncio del Evangelio 120 V, I, 0, 29,219 | 219. En el conjunto de ministerios 121 V, I, 0, 30,220 | 220. La catequesis es una responsabilidad 122 V, I, 0, 30,221 | 221. Pero la comunidad cristiana 123 V, I, 0, 31,222 | 222. El Concilio Vaticano II 124 V, I, 0, 31,223 | 223. Esta preocupación por la 125 V, I, 0, 32,225 | 225. Más en concreto, destacan 126 V, I, 0, 33,226 | 226. El testimonio de vida cristiana, 127 V, I, 0, 33,227 | 227. Los padres reciben en el 128 V, I, 0, 34,229 | 229. « Muchas familias religiosas, 129 II, I, 0, 26,116(401) | GS 22b.~ 130 II, I, 0, 26,116(400) | CT 22c; cf EN 29.~ 131 V,II, 0, 41,238(127) | Cf CT 22d.~ 132 V, I, 0, 35,230 | 230. La acción catequética de 133 V, I, 0, 35,231 | 231. La vocación del laico para 134 V, I, 0, 36,232 | 232. El tipo o figura del catequista 135 V,II, 0, 37,233 | 233. Para el buen funcionamiento 136 V,II, 0, 40,237 | 237. Para concebir de manera 137 V,II, 0, 41,238 | 238. La formación de los catequistas 138 II,II, 2, 5,136(473) | LG 23a.~ 139 V, I, 0, 28,217(49) | LG 23b recoge el testimonio de 140 V,II, 0, 43,240 | 240. Además de testigo, el catequista 141 V,II, 0, 43,241 | 241. Esta formación bíblico-teológica 142 V,II, 0, 44,242 | 242. El catequista adquiere 143 V,II, 0, 45,243 | 243. Estos son:~a) El respeto 144 V,II, 0, 46,244 | 244. Junto a las dimensiones 145 II, I, 0, 20,104(349) | 57; LC 68; cf SRS 42; CEC 2443-2449.~ 146 Expo, 0, 1, 0,17(19) | 42; cf ChL 42; CEC 2444-2448; TMA 51.~ 147 II, I, 0, 20,104(349) | 68; cf SRS 42; CEC 2443-2449.~ 148 V,II, 0, 46,245 | 245. Más en concreto: el catequista, 149 V,II, 0, 47,246 | 246. Entre los cauces de formación 150 V,II, 0, 47,247 | 247. Una comunidad cristiana 151 V,II, 0, 48,248 | 248. La asistencia a una Escuela 152 III, I, 0, 12,143(497) | Cf RM 15; CEC 24b-25; DCG (1971)10.~ 153 I,III, 0, 9,86(269) | Cf CT 24c; DCG (1971) 28.~ 154 I, I, 0, 9,46(110) | EN 24d.~ 155 V,II, 0, 48,250 | 250. A fin de favorecer la preparación 156 V,II, 0, 48,251 | 251. Una formación catequética 157 V,II, 0, 48,252 | 252. Este nivel de formación 158 V,III, 0, 49,253 | 253. La comunidad cristiana 159 V,III, 0, 49,254 | 254. La comunidad cristiana 160 V,III, 0, 50,255 | 255. Los padres de familia son 161 V,III, 0, 51,256 | 256. El catecumenado bautismal 162 II,II, 1, 3,123(430) | 190; 1077-1109; 1693-1695; 2564; etc.~ 163 I,III, 0, 8,85(254) | DV 25a.~ 164 I,III, 0, 8,85(257) | DCG (1971) 25b.~ 165 V,III, 0, 53,260 | 260. Cuando los alumnos de la 166 V,III, 0, 54,262 | 262. Cuando la catequesis se 167 V,III, 0, 55,263 | 263. Las comunidades eclesiales 168 V,III, 0, 55,264 | 264. En las comunidades eclesiales 169 V,IV, 1, 1,265 | 265. La organización de la pastoral 170 V,IV, 1, 1,266 | 266. Las tareas principales 171 V,IV, 1, 1,267 | 267. Para realizar estas tareas 172 V,IV, 1, 2,268 | 268. En nuestro tiempo, esta 173 V,IV, 1, 3,269 | 269. « En el seno de la Conferencia 174 V, I, 0, 28,217(44) | Como indica Lumen Gentium 26a, las legítimas congregaciones 175 Expo, 0, 1, 1,18(23) | ChL 5d; cf SRS 26b; VS 31c.~ 176 V,IV, 1, 4,271 | 271. « De acuerdo con sus funciones, 177 V,IV, 2, 1,272 | 272. La coordinación de la catequesis 178 V,IV, 2, 1,273 | 273. En este apartado se considera:~– 179 V,IV, 2, 2,274 | 274. El Proyecto diocesano de 180 V,IV, 2, 2,275 | 275. Estos diversos procesos 181 V,IV, 2, 3,276 | 276. Al definir la catequesis 182 V,IV, 2, 3,277 | 277. La situación actual de 183 V,IV, 2, 4,278 | 278. La pastoral educativa en 184 V,IV, 3, 1,279 | 279. La Iglesia particular, 185 Expo, 0, 2, 3,30(56) | Cf CT 27b.~ 186 V,IV, 3, 1,280 | 280. El análisis de la situación, 187 V,IV, 3, 2,281 | 281. Una vez examinada cuidadosamente 188 V,IV, 3, 3,283 | 283. Junto a los instrumentos 189 V,IV, 3, 4,284 | 284. Dentro del conjunto de 190 II, I, 0, 18,100(326) | la Iglesia Católica (n. 2845), habla de la comunión de 191 Conclu, 0, 3, 4,286 | 286. En la formulación de las 192 Conclu, 0, 3, 4,287 | 287. El nuevo Directorio General 193 Conclu, 0, 3, 4,289 | 289. Por ello, en la entraña 194 Conclu, 0, 3, 4,290 | 290. La Iglesia, que tiene la 195 Conclu, 0, 3, 4,291 | 291. A la Virgen María, que 196 I,III, 0, 12,90(290) | RICA 295. El propio Ritual de la 197 III,II, 0, 22,156(529) | Cf n. 298.~ 198 Sig,II | AAS 59 (1967), pp. 257-299~RH: Juan Pablo II, Carta 199 Expo, 0, 2, 3,30(58) | Cf CT 29b.~ 200 I,III, 0, 8,85(261) | Cf CT 29f.~ 201 II,II, 0, 27,119(414) | Cf FD 2d.~ 202 IV, V, 0, 13,201(24) | AAS 87 (1995), pp. 288-319; Comisión Teológica Inernacional 203 Expo, 0, 1, 1,18(23) | ChL 5d; cf SRS 26b; VS 31c.~ 204 Sig,II | AAS 71 (1979), pp. 257-324~RICA: Ritual de la Iniciación 205 I, I, 0, 14,58(174) | RM 33c.~ 206 Sig,II | AAS 83 (1991), pp. 249-340~SC: Conc. Ecum. Vat. II, 207 I, I, 0, 15,59(178) | RM 34c. El texto habla, en concreto, 208 I,II, 1, 1,64(194) | illuminandorum I, 11; PG 33, 351-352.~ 209 I,II, 1, 1,64(194) | illuminandorum I, 11; PG 33, 351-352.~ 210 II,II, 1, 3,123(431) | Cf CEC 27-49; 355-379; 456-478; 1699-1756; 211 V, I, 0, 28,216(43) | eclesiásticas asimiladas (CIC 368). La expresión Iglesia local 212 Expo, 0, 2, 2,28(53) | AAS 85 (1993), p. 838; cf 36e.~ 213 III,II, 0, 25,161(541) | RM 371.~ 214 II,II, 1, 3,123(431) | Cf CEC 27-49; 355-379; 456-478; 1699-1756; etc.~ 215 I, I, 0, 6,38(82) | haereses III,20,2; SCh 211,389-393.; Veáse en la Tercera 216 II, I, 0, 24,112(383) | Cf DCG (1971) 38b.~ 217 II, I, 0, 18,100(327) | dominica oratione 23: CCL 3A2, 105.~ 218 I,III, 0, 9,86(267) | UR 3b.~ 219 III, I, 0, 10,141(493) | CEC 169; cf GE 3c.~ 220 II,II, 1, 2,122(425) | FD 3d.~ 221 I, I, 0, 13,56(169) | Mt 5,48; cf LG 11c. 40b. 42e.~ 222 IV,IV, 0, 12,199(20) | 991): AAS 84 (1992), pp. 414-446; 1263.~ 223 I,III, 0, 9,86(273) | 14-54: AAS 84 (1992) pp. 419-432. CEC, 839-845; en la 224 II, I, 0, 17,98(312) | DCG (1971) 41a. 39. 40. 44.~ 225 II, I, 0, 18,99(319) | Sesión VIII, can. 4: Dz 424. Ha sido recordada en CEC 226 I, I, 0, 13,56(169) | Mt 5,48; cf LG 11c. 40b. 42e.~ 227 I,III, 0, 9,86(273) | 54: AAS 84 (1992) pp. 419-432. CEC, 839-845; en la Cuarta 228 IV,IV, 0, 12,199(20) | AAS 84 (1992), pp. 414-446; 1263.~ 229 II, I, 0, 23,109(369) | aclarado en GS 53; cf ChL 44a.~ 230 III,II, 0, 25,162(544) | ChL 44f.~ 231 II, I, 0, 18,100(325) | CEC 450.~ 232 II,II, 1, 3,123(431) | Cf CEC 27-49; 355-379; 456-478; 1699-1756; etc.~ 233 V, I, 0, 36,232(112) | CT 45a; cf CT 45 a.~ 234 Sig,II | AAS 53 (1961), pp. 401-464~MPD: Sínodo de los obispos, 235 II, I, 0, 18,99(319) | Ha sido recordada en CEC 468.~ 236 Expo, 0, 1, 3,22(38) | CA 29 ad c; CA 46a.~ 237 I, I, 0, 13,56(157) | Cf RM 46b.~ 238 I, I, 0, 12,55(152) | Cf RM 46d.~ 239 II,II, 1, 3,123(431) | CEC 27-49; 355-379; 456-478; 1699-1756; etc.~ 240 Expo, 0, 1, 1,19(26) | ChL 37a; cf CA 47c.~ 241 V,IV, 3, 3,283(238) | CT 49b.~ 242 I,III, 0, 9,86(273) | en la Cuarta parte, cap. , al hablar de los destinatarios 243 II, I, 0, 25,115(397) | Epístola 130, c.12: PL 33, 502): cf CEC 2761.~ 244 Sig,II | 1987): AAS 80 (1988), pp. 513-586~TMA: Juan pablo II, 245 II, I, 0, 26,116(402) | CEC 521; cf CEC 519-521.~ 246 V,III, 0, 55,263(198) | RM 51a; cf EN 58f; lc 69.~ 247 V,III, 0, 55,263(199) | RM 51c.~ 248 I, I, 0, 7,41(90) | Cf CT 5; CEC 520 y 2053.~ 249 Sig,II | AAS 87 (1995), pp. 401-522~FC: Juan Pablo II, Exhortación 250 II, I, 0, 23,109(371) | Cf RM 52b que habla del « largo tiempo » 251 II, I, 0, 24,112(385) | y « translatio »; cf RM 53b.~ 252 II, I, 0, 24,112(386) | EN 63c; cf CT 53c y 31.~ 253 II, I, 0, 23,109(376) | RM 54a.~ 254 II, I, 0, 18,99(319) | ecuménico en Constantinopla (a. 553): cf Constantinopolitano 255 Sig,II | 1986): AAS 79 (1987), pp. 554-599~LE: Juan Pablo II, Carta 256 I,III, 0, 9,86(274) | RM 55a.~ 257 I,III, 0, 9,86(273) | Cf RM 55b; Pontificio Consejo para 258 II,II, 2, 3,133(460) | Cf CT 55c; MPD 7; DCG (1971) 34.~ 259 I, 0, 3, 3,34(66) | paralelos; RM 12-20; CEC 541-560.~ 260 Expo, 0, 1, 2,21(30) | GS 56c.~ 261 Sig,II | 1981); AAS 73 (1981), pp. 577-647~LG: Conc. Ecum. Vat. 262 IV,II, 3, 2,183(590) | 1985): AAS 77 (1985), pp. 579-628.~ 263 Expo, 0, 1, 1,19(25) | Cf SRS 15e; CEC 2444; CA 57b.~ 264 Sig,II | AAS 80 (1988), pp. 513-586~TMA: Juan pablo II, Exhortación 265 V,III, 0, 55,263(197) | EN 58c.~ 266 V,III, 0, 55,263(198) | RM 51a; cf EN 58f; lc 69.~ 267 Sig,II | AAS 79 (1987), pp. 554-599~LE: Juan Pablo II, Carta 268 I, I, 0, 15,59(178) | la misión ad extra. En RM 59c, en el mismo sentido, se 269 Expo, 0, 1, 1,19(24) | Cf ChL 5a; Sínodo 1985, II, D, 1.~ 270 I, I, 0, 12,53(142) | Cf CT 5b.~ 271 Expo, 0, 3, 1,32(65) | Cf GS 62e; FC 5c.~ 272 Expo, 0, 1, 1,18(23) | ChL 5d; cf SRS 26b; VS 31c.~ 273 III, I, 0, 13,144(500) | Encíclica Ecclesiam Suam: l.c. 609-659.~ 274 V,II, 0, 43,241(133) | ChL 60c.~ 275 IV,II, 3, 2,183(590) | AAS 77 (1985), pp. 579-628.~ 276 I,II, 3, 1,73(220) | Giovanni Paolo II, IV1, p. 629-630; CD 13c; CIC 761.~ 277 Expo, 0, 3, 1,32(65) | Cf GS 62e; FC 5c.~ 278 I, I, 0, 12,51(139) | DCG (1971) 17; cf GS 62g.~ 279 I,II, 3, 1,73(220) | Giovanni Paolo II, IV1, p. 629-630; CD 13c; CIC 761.~ 280 III, I, 0, 12,143(495) | III: AAS 56 (1964), pp. 637-659.~ 281 V, I, 0, 28,217(49) | Moral IV, 7. 12 (PL, 75, 643).~ 282 Sig,II | AAS 73 (1981), pp. 577-647~LG: Conc. Ecum. Vat. II, 283 V, I, 0, 32,224(72) | marzo 1992), n. 12: l.c. 675-677.~ 284 V, I, 0, 32,224(72) | marzo 1992), n. 12: l.c. 675-677.~ 285 V,III, 0, 49,254(160) | CT 67a. Se trata de una expresión 286 V,III, 0, 52,257(171) | Cf CT 67c.~ 287 V, I, 0, 31,222(61) | LG 25; cf CD 12a; EN 68c.~ 288 I,III, 0, 9,86(264) | PO 6d.~ 289 I, I, 0, 10,49(125) | Cf AG 6f; RM 33 y 48.~ 290 III, I, 0, 7,138(486) | CHL 61; CEC 53. 122. 684. 708. 1145. 1950. 1964.~ 291 V,II, 0, 48,252(155) | CT 71a.~ 292 V, I, 0, 33,227(86) | CT 68; cf EN 71b.~ 293 I, I, 0, 12,51(135) | 71: AAS 84 (1992), pp. 729 ss.; 778 ss.; 782-873.~ 294 Conclu, 0, 3, 4,288(250)| CT 72a.~ 295 I, I, 0, 11,50(126) | ministerios ordenados (cf CIC 756-757);~– de los miembros de los 296 I, I, 0, 11,50(126) | consagración a Dios (cf CIC 758);~– de los fieles laicos, 297 Conclu, 0, 3, 4,288(246)| Cf EN, 75a.~ 298 Conclu, 0, 3, 4,288(247)| Cf EN, 75d.~ 299 I,II, 3, 1,73(220) | p. 629-630; CD 13c; CIC 761.~ 300 V, I, 0, 31,223(71) | CD 14b; CIC 780.~ 301 I,II, 3, 2,74(224) | Giovanni Paolo II, XIV1, pp. 780s.~ 302 I, I, 0, 12,51(135) | pp. 729 ss.; 778 ss.; 782-873.~ 303 V,II, 0, 48,248(151) | misión: AG 17c; RM 73; CIC 785 y GCM 30. Para la Iglesia 304 Sig,II | 1991): AAS 83 (1991), pp. 793-867~CD: Conc. Ecum. Vat 305 I,III, 0, 5,80(239) | LG 7b.~ 306 II,II, 2, 3,133(462) | ecuménico (cf CT 32-34; CEC 817-822) y al diálogo interreligioso ( 307 I,III, 0, 9,86(268) | CT 32; Cf CEC 821; CT 32-34.~ 308 II,II, 2, 3,133(462) | ecuménico (cf CT 32-34; CEC 817-822) y al diálogo interreligioso ( 309 V, I, 0, 31,223(69) | Cf CT 63c; CIC 823.1.~ 310 II,II, 2, 1,130(444) | catecismos no oficiales (CIC 827,1) y otros instrumentos 311 II, I, 0, 20,104(351) | Iustititia in mundo, III: l.c. 835-937.~ 312 Sig,II | 1988): AAS 80 (1988), pp. 841-930~PG: Patrologiae Cursus 313 V, I, 0, 28,218(52) | Communionis Notio 7 l.c. 842.~ 314 I, I, 0, 12,53(140) | 17; LG 16; AG 7; CEC 846-848.~ 315 V, I, 0, 28,217(47) | Notio 7 (AAS 851993, 838-850).~ 316 Expo, 0, 1, 3,23(39) | 38: AAS 78 (1986), pp. 851-852, establece también esta 317 V, I, 0, 28,217(47) | Communionis Notio 7 (AAS 851993, 838-850).~ 318 Expo, 0, 1, 3,23(39) | AAS 78 (1986), pp. 851-852, establece también esta 319 Sig,II | AAS 83 (1991), pp. 793-867~CD: Conc. Ecum. Vat II, 320 I, I, 0, 12,51(135) | pp. 729 ss.; 778 ss.; 782-873.~ 321 V,IV, 1, 4,270(215) | 1967): AAS 59 (1967) pp. 885-928.~ 322 I,III, 0, 9,86(270) | Cf LG 31b; ChL 15; CEC 898-900.~ 323 II, I, 0, 26,117(406) | Cf AG 8a.~ 324 I,III, 0, 12,90 | 90. Dado que la « misión ad 325 I,III, 0, 9,86(270) | LG 31b; ChL 15; CEC 898-900.~ 326 V, I, 0, 34,228(90) | CEC 915; LG 44.~ 327 Sig,II | 1995): AAS 87 (1995), pp. 921-982~VS: Juan Pablo II, Carta 328 V,IV, 1, 4,270(215) | AAS 59 (1967) pp. 885-928.~ 329 Sig,II | AAS 80 (1988), pp. 841-930~PG: Patrologiae Cursus completus, 330 Expo, 0, 1, 0,17(18) | justicia »: AAS 63 (1971), pp. 935-937; LC 77.~ 331 II,II, 2, 4,135(465) | Iglesia Católica (Prot. n. 94004378 del 20 diciembre 1994), 332 V,III, 0, 52,258(179) | Cf DCG (1971) 96c.~ 333 I,III, 0, 4,79(235) | in Iob, XIX 12; CCL 143a, 970).~ 334 Sig,II | AAS 87 (1995), pp. 921-982~VS: Juan Pablo II, Carta 335 II, I, 0, 18,99 | 99. La Palabra de Dios, encarnada 336 IV,IV, 0, 12,199(20) | Diálogo y anuncio (19 mayo 991): AAS 84 (1992), pp. 414- 337 III, 0, 2, 6,137(477) | Cf CT 9a.~ 338 II,II, 1, 5,127(436) | MPD, 9c; cf Pontificia Comisión 339 Sig, I | I~SAGRADA ESCRITURA~Ab: Abacuc~Abd: Abdías~Ag: 340 Sig, I | I~SAGRADA ESCRITURA~Ab: Abacuc~Abd: Abdías~Ag: Ageo~Am: 341 V, I, 0, 34,229 | particularmente los más abandonados ».(93) Ese mismo carisma 342 IV,IV, 0, 8,193 | transmiten, y esto les lleva a abandonar una práctica religiosa regular, 343 II,II, 1, 6,129(442) | testimonio de Orígenes: « Cuando abandonas las tinieblas de la idolatría 344 II, I, 0, 20,104 | cultural, sino que debe abarcar al hombre entero, en todas 345 Sig, I | SAGRADA ESCRITURA~Ab: Abacuc~Abd: Abdías~Ag: Ageo~Am: Amós~ 346 Sig, I | ESCRITURA~Ab: Abacuc~Abd: Abdías~Ag: Ageo~Am: Amós~Ap: Apocalipsis~ 347 II, I, 0, 21,106 | limitar: « Desde el justo Abel hasta el último elegido; 348 V,IV, 3, 1,280 | descubrir las posibilidades abiertas a su acción en una situación 349 IV, 0, 0, 28,166 | contextos (capítulos 4 y 5).~Se aborda también en términos operativos 350 II, I, 0, 20,104(351) | parte, el Sínodo de 1971 abordó un tema de fundamental importancia 351 V,III, 0, 51,256 | catecumenado, la Iglesia abraza a los catecúmenos « con 352 V,II, 0, 44,242 | religiosa y las experiencias que abren al hombre al misterio de 353 V,II, 0, 38,234 | catequética diocesana debe dar absoluta prioridad a la formación 354 V,III, 0, 52,258(180) | movimiento paralelo que absorba sus mejores miembros: « 355 Expo, 0, 1, 2,20 | concretos y que necesita absorber todos los elementos necesarios 356 V,II, 0, 48,249 | tratarse de una formación menos absorbida por lo inmediato de la acción;~– 357 V, I, 0, 32,225(79) | Dios no de modo genérico y abstracto sino aplicándola a las circunstancias 358 III, I, 0, 15,146 | catequesis la tarea nunca acabada de encontrar un lenguaje 359 IV, 0, 0, 26 | decirles: Esta Escritura que acabáis de oír, se ha cumplido hoy » ( 360 IV,III, 0, 4,189 | catequesis tan especializada acabe situándose al margen de 361 | acaso 362 I, I, 0, 13,56 | toda la vida. (157) Quien accede a la fe es como un niño 363 I,II, 3, 1,73 | junto a ellas como algo accesorio, sino en un necesario diálogo 364 Expo, 0, 2, 3,30 | frecuentes en nuestro tiempo, se acentúa tan exclusivamente su divinidad 365 Expo, 0, 2, 3,30 | pedagogía, después de una acentuación excesiva del valor del método 366 Pref, 0, 0, 0,8 | capítulos y enraiza de forma más acentuada la catequesis en la Constitución 367 Expo, 0, 3, 2,33 | de la Iglesia, y con un acentuado carácter misionero;~– debe 368 V,III, 0, 53,260 | realizarla— se ve obligada a acentuar su carácter cultural. La 369 III, I, 0, 12,143 | constantemente en El; (495)~– acepta el principio del carácter 370 V, I, 0, 28,218 | miembros y a todos los que se acercan con el deseo de entregarse 371 IV,II, 4, 2,187 | aún más a medida que se va acercando al gran momento del encuentro 372 II, I, 0, 23,110 | postcristianas. Una apologética acertada, que ayude al diálogo « 373 IV,III, 0, 5,190 | garantía de que se actúa acertadamente cuando se catequiza en estos 374 III, 0, 2, 6,137 | estimulándoles con acertadas preguntas (478) les explicó 375 IV,II, 0, 33,171 | procurar que se integren con acierto las diversas etapas del 376 II, I, 0, 23,109(369) | sociológico y etnológico » ha sido aclarado en GS 53; cf ChL 44a.~ 377 Conclu, 0, 3, 4,287 | solamente quieren indicar y aclarar la naturaleza de la catequesis 378 IV,II, 2, 2,178 | por el ambiente positivo y acogedor, por el atrayente ejemplo 379 V,III, 0, 52,257 | de familia, fraternal y acogedora, donde los cristianos se 380 I,II, 2, 1,69 | comunidad cristiana que acoja a los iniciados para sostenerlos 381 IV, I, 0, 31,169 | largo de los siglos.~Tal acomodación se entiende como acción 382 II, I, 0, 24,113 | evangelio, por encima de fáciles acomodaciones que llevarían a desvirtuar 383 V,II, 0, 48,252 | ofrecida por las Iglesias más acomodadas a sus hermanas más pobres. 384 V,II, 0, 46,244 | propio de dar catequesis, acomodando a su propia personalidad 385 II, I, 0, 22,107 | expectatio) del retorno de Cristo acompañaban siempre la exposición (explanatio) 386 I, I, 0, 6,38 | divinamente inspiradas que los acompañan y explican.~« Este plan 387 IV,IV, 0, 13,201 | sistemática, a las que ha de acompañar el testimonio ».(22) Se 388 I,II, 2, 1,70 | sólo a cada cristiano, para acompañarle en su camino hacia la santidad, 389 Expo, 0, 2, 3,30 | milenaria de la Iglesia(56) la acompañe de modo suficiente. La naturaleza 390 V, I, 0, 35,231 | ministerio de la catequesis aconseja que en la diócesis exista, 391 Pref, 0, 0, 0,8(7) | con importantes razones, aconsejaban situar esta parte antes 392 V, I, 0, 36,232 | catequista pueden ser igualmente aconsejables. Cada Iglesia particular, 393 II, I, 0, 27,118 | de método o de pedagogía aconsejen organizar la comunicación 394 III,II, 0, 19,150 | abre al misterio. Puede acontecer por diversas vías que no 395 II, I | casa y yendo de camino, acostado y levantado; las atarás 396 I,III, 0, 12,91 | institución catecumenal acrecienta, así, en la Iglesia la conciencia 397 V,II, 0, 46,244 | educativa, la iniciativa de activar procesos de aprendizaje 398 III,II, 0, 19,150 | acontecimientos bíblicos, actos litúrgicos, hechos de la 399 III,II, 0, 25,161 | conocimiento, de competencia y de actualización cualificada. Pero sobre 400 II,II, 1, 4,124 | se presenta una síntesis actualizada de la fe, que incorpora 401 Pref, 0, 0, 0,2 | favoreciendo el retorno actualizado al Catecumenado antiguo. 402 IV, V, 0, 25,214 | de trabajo más valiosos y actualizados en orden a la inculturación.~ 403 I,II, 2, 1,69 | básica y la supone. Ambas actualizan dos funciones del ministerio 404 I,III, 0, 7,84 | mutuamente implicadas. (246) Para actualizarlas, la catequesis se inspirará 405 V, I, 0, 29,219 | aunque, obviamente, ha de actuar en coordinación con ellos.~ 406 Sig,II | de los laicos Apostolicam Actuositatem (18 noviembre 1965)~AG: 407 I,II, 3, 2,74 | como consecuencia de los Acuerdos con los Estados y de las 408 IV,II, 1, 4,176 | tradicionales debidamente adaptadas, a lo largo del año litúrgico, 409 II,II, 2, 4,135 | elaborar verdaderos Catecismos adaptados e inculturados. En este 410 III, I, 0, 15,146 | particular su pedagogía adaptando con solícita providencia 411 V,II, 0, 39,236 | en toda su autenticidad, adaptándolo a todas las culturas, edades 412 III, I, 0, 8,139 | lecciones de sabiduría (488) adaptándose a las diversas edades y 413 I,II, 0, 16,61 | implica, por tanto, salir, adelantarse, proponer. La catequesis, 414 Pref, 0, 0, 0,4 | catequética, de ahora en adelante, deberá ser considerada 415 V,III, 0, 49,254 | desean conocer al Señor y adentrarse en una vida nueva. Ella 416 I, I, 0, 12,55 | encontrar a Jesucristo, y al adherirse a El, el ser humano ve colmadas 417 I, I, 0, 8,45 | por la cual el hombre se adhiere libremente al « Evangelio 418 V,III, 0, 53,259 | profesores, personal directivo, administrativo y auxiliar; los padres, 419 I,III, 0, 8,85 | confianza filial, súplica, admiración por su gloria. Estos sentimientos 420 V,II, 0, 48,251 | cursos y condiciones de admisión ». (154)~Aparte de formar 421 Conclu, 0, 3, 4,289 | espiga. Y cuando el fruto lo admite, en seguida se le mete la 422 IV, V, 0, 15,203 | humus cultural humano, pero admitiendo, por otra parte, que el 423 Expo, 0, 1, 3,22 | de nuestro tiempo ».(33) Adopta formas diversas, pero especialmente 424 I, I, 0, 11,50(132) | más o menos explicitados, adoptados a la situación de fe de 425 III, I, 0, 11,142 | salvación, aprendiendo a adorar a Dios Padre y « siendo 426 V,II, 0, 46,245 | lleva consigo, « pueden adquirirse mejor, si se imparten al 427 IV, V, 0, 19,207 | proceso lleva consigo: la adquisición de nuevas motivaciones para 428 III,II, 0, 17,148 | cuenta las muchas y notables adquisiciones de la catequética contemporánea.~ 429 Sig,II | Initiationis Christianae Adultorum, Editio Typica, Typis Polyglottis 430 Sig,II | apostólica Tertio Millennio Adveniente (10 noviembre 1994): AAS 431 I, I, 0, 6,38(82) | 122; cf S. Ireneo de lyón, Adversus haereses III,20,2; SCh 211, 432 Expo, 0, 0, 1,15 | Jesús hace asimismo una advertencia: sólo en el corazón bien 433 Pref, 0, 0, 0,12 | observación. Como ya se advertía en el texto de 1971, lo 434 I, I, 0, 11,50(126) | officia, entonces es preciso advertir con claridad que sólo en 435 I, I, 0, 7,40(89) | de la segunda semana de Adviento.~ 436 Sig,II | Religiones no cristianas Nostra Aetate (28 octubre 1965)~PB: Juan 437 I, I, 0, 12,55 | profundo de la persona humana, afectándola por entero. Al encontrar 438 II, I, 0, 23,109 | personas y de los pueblos, afectándoles « de una manera vital, en 439 IV,II, 2, 2,179 | capacidades intelectuales, afectivas, y de comportamiento. En 440 Expo, 0, 1, 2,20 | ser humano, que integre su afectividad, que lo unifique, dando 441 V,II, 0, 42,239 | catequista crecer en equilibrio afectivo, en sentido crítico, en 442 Expo, 0, 1, 3,23 | el encuentro con Dios y afiance un vínculo permanente de 443 I,III, 0, 12,91(295) | se abre con la siguiente afirmación: « El Catecumenado de adultos, 444 Sig,II | post-sinodal Ecclesia in Africa (14 setiembre 1995): AAS 445 IV, V, 0, 13,201(24) | Exhor. apos., Iglesia en África, l.c.; Alocuciones con ocasión 446 I, I, 0, 7,41(92) | tema del cristocentrismo se afronta, con más detalle, en: « 447 Sig, I | Abacuc~Abd: Abdías~Ag: Ageo~Am: Amós~Ap: Apocalipsis~ 448 I,III, 0, 9,86 | 18,22]). El amor fraterno aglutina todas estas actitudes (« 449 Expo | pero cuando salió el sol se agostó, y por no tener raíz se 450 IV, V, 0, 15,203 | transciende toda cultura y no se agota en ella y, a la vez, discernir 451 Expo, 0, 1, 2,21 | culturas tradicionales son agredidas, por las influencias exteriores 452 II,II, 1, 6,129(442) | Egipto. Cuando has sido agregado a la multitud de los catecúmenos 453 V, I, 0, 28,216(43) | Iglesia local se refiere a la agrupación de Iglesias particulares, 454 I, I, 0, 12,55 | que le espera. Es como un agua pura (152) que reaviva el 455 III,II, 0, 21,156 | nutre de ardor educativo, de aguda creatividad, de adaptación, 456 II, I, 0, 25,115(397) | oración del Señor » (S. Agustín, Epístola 130, c.12: PL 457 Expo | crecieron los abrojos y la ahogaron, y no dio fruto.Otras partes 458 V, I, 0, 33,226 | Esta iniciación se ahonda aún más si los padres comentan 459 I,II, 2, 1,70 | compromiso de la « misión » se ahonden y se vivan de manera cada 460 Conclu, 0, 3, 4,286 | orientaciones y directrices no se ha ahorrado esfuerzo a fin de que toda 461 II, I, 0, 26,116 | revelación, en efecto, « no está aislada de la vida, ni yuxtapuesta 462 V,IV, 2, 4,278 | sin que ninguno de ellos, aisladamente, pueda realizar la totalidad 463 V,II, 0, 37,233 | de catequistas no quede aislado de la vida de la comunidad.~ 464 V,II, 0, 47,247(149) | espirituales. Estas iniciativas no aíslan a los catequistas, sino 465 IV, V, 0, 15,203 | que el Evangelio no puede aislarse de las culturas en las que 466 | ajenas 467 III,II, 0, 20,152 | mensaje cristiano. Esto se ajusta al modo de obrar de Jesús, 468 I,II | la futura generación: las alabanzas del Señor, su poder, las 469 IV,II, 3, 2,182 | numérico de jóvenes, el alargamiento de la etapa de la juventud 470 V, I, 0, 32,224 | se formen adecuadamente y alcancen la madurez cristiana.(74) 471 I,III, 0, 10,87 | ellas, la fe cristiana no alcanzaría todo su crecimiento.~– Cada 472 II, I, 0, 22,107 | pasado, se desarrolló y alcanzó su cumbre en Cristo; despliega 473 II, I, 0, 19,101 | del maligno, dentro de la alegría de conocer a Dios y de ser 474 I, I, 0, 14,58 | llevando una existencia alejada de Cristo y de su Evangelio».(176) 475 V,III, 0, 52,258 | renovada, el anuncio a los alejados y a los que viven en situación 476 IV,IV, 0, 13,201 | doctrinas y prácticas de vida se alejan de los contenidos de la 477 I,III, 0, 9,86 | presentarse pobres, sin oro ni alforja; saber asumir el rechazo 478 Expo, 0, 1, 2,21 | dominantes y por la imitación alienante de formas de vida importadas. 479 Conclu, 0, 3, 4,287 | esperanza de que sea un aliento en el servicio que la Iglesia 480 V,II, 0, 42,239 | apostólica del catequista, alimentada con una formación permanente, 481 I, I, 0, 15,59 | comunidades cristianas misioneras, alimentadas por una « acción pastoral » 482 I, I, 0, 13,56 | siempre por el Espíritu, alimentado por los sacramentos, la 483 I, I, 0, 11,50 | de Cristo necesitan ser alimentados constantemente con la Palabra 484 I,II, 2, 1,70 | discípulos de Jesucristo se alimentan en una doble mesa: « la 485 IV,II, 2, 1,177 | tienen el deber de seguir alimentándola continuamente.~ 486 V,II, 0, 42,239 | La formación, también, alimentará constantemente la conciencia 487 V,II, 0, 46,244 | cultivar ese don, ofrecerlo, alimentarlo y ayudarlo a crecer. (142)~ 488 I,II, 2, 1,70 | Espíritu Santo, un constante alimentarse del Cuerpo y de la Sangre 489 V,II, 0, 42,239 | ejercicio de la catequesis alimente y nutra la fe del catequista, 490 V,IV, 2, 2,275 | iniciación de adultos, sino otros alimentos más sólidos que le ayuden 491 IV, V, 0, 13,201(24) | Iglesia en África, l.c.; Alocuciones con ocasión de sus viajes 492 V, I, 0, 31,223 | al obispo a asumir « la alta dirección de la catequesis »(67) 493 I,II, 2, 1,70(213) | Missae, 24, Editio Typica Altera, Roma 1981.~ 494 III,II, 0, 25,160 | a fin de subvenir a los altos costos de compra y uso de 495 I,II, 3, 1,73 | configura la personalidad del alumno. Así, la presentación del 496 III | para ellos como los que alzan a un niño contra su mejilla, 497 III,II, 0, 17,148 | noble, de justo, de puro, de amable, de honorable, todo cuanto 498 III, I, 0, 9,140 | del pecador como persona amada y buscada por Dios; el anuncio 499 I,III, 0, 9,86 | unos a otros como yo os he amado » [Jn 13,34]).~b) En la 500 II, I | nuestro Dios es solamente uno. Amarás al Señor tu Dios con todo


104-amara | amarl-conta | conte-envue | epigr-inman | inmen-pasio | paten-savia | sb-zonas

Best viewed with any browser at 800x600 or 768x1024 on Tablet PC
IntraText® (V89) - Some rights reserved by Èulogos SpA - 1996-2007. Content in this page is licensed under a Creative Commons License