Índice | Palabras: Alfabética - Frecuencia - Inverso - Longitud - Estadísticas | Ayuda | Biblioteca IntraText
Pina Del Core, FMA
La identidad personal, cultural y vocacional...

IntraText CT - Texto

Anterior - Siguiente

Pulse aquí para desactivar los vínculos a las concordancias

1.2. Identidad cultural y/o identidad étnica: una cuestión controvertida

 

                  Hay una estrecha relación entre cultura e identidad, ya que si, por un lado, no hay persona sin cultura, por otro, no hay cultura sin persona. La identidad personal coincide, pues, de alguna forma con la identidad cultural. Mediante el proceso de inculturación y socialización, la identidad toma la forma que la cultura asume en los sujetos, en los grupos o en las diversas identidades que la componen. De ahí se sigue que cada persona en su obrar actúa según una identidad cultural que adquiere, define, modifica y vuelve a definir a lo largo de un proceso que dura toda la existencia. 11

                  El problema de la identidad cultural está alcanzando dimensiones cada vez más dilatadas no sólo en las sociedades complejas, sino también en  las denominadassimples’. La identidad cultural atraviesa hoy una crisis profunda por efecto, tanto del proceso de homologación de los medios de comunicación con el creciente desapego de la tradición (memoria histórica escrita y oral), como del proceso de desarraigo debido a la emigración y a la movilidad territorial por buscar trabajo o una patria o por huir de situaciones políticas, económicas y vivideras imposibles (migraciones de los pueblos). Pensemos también en los problemas provenientes de la apertura tecnológica a modelos urbanos y a formas organizativas propias de mánager, cada vez más en la lógica del mercado y del consumismo de sello occidental.

                  Para salir del atolladero de la crisis es necesario promover procesos formativos que ayuden a redefinir y reelaborar, desde el interior del propio sistema cultural, los rasgos fundamentales de la identidad cultural, librándola de lo que puede obstaculizar su desarrollo. El proceso de  reelaboración y redefinición habrá de realizarse dentro del propio contexto cultural y de los propios modelos culturales hasta la reapropiación de los mismos y su reinterpretación. Únicamente así podrá desarrollarse una capacidad selectiva que permitirá hacer frente a los demás modelos que llegan y se imponen desde fuera. Crucial en este proceso es, precisamente, el injerto de los modelos que llegan del exterior con los modelos que son propios, internos a la cultura y de los que no se puede prescindir sin perder la identidad.

                  En este proceso de inculturación y aculturación son posibles diversas soluciones, por ejemplo: la fijación de la identidad o entumecimiento, la identidad negada y la asimilación acrítica de modelos culturales externos, la oscilación entre modelos culturales conflictivos a veces, la síntesis y la integración. 12

                  Pero muy a menudo se cae en formas de hibridismo y sincretismo de mala aleación, fruto de superposiciónasimilación de diversos modelos; lo cual provoca solamente confusión de identidad, con todas las ambivalencias y conflictos que eso supone.

                  Una reflexión aparte hay que reservarla al concepto de identidad étnica, asociada con frecuencia a la idea de formas de existenciaprimitiva’ o ‘premoderna’, o bien entendida como un dato natural que mezcla individuos del mismo origen, lengua y religión, habitantes de un mismo territorio y poseedores de ciertas tradiciones que los caracterizan. Casi siempre se funda en una concepción errada de etnia o etnicidad, que lleva fácilmente a reivindicaciones y conflictos entre grupos diferentes y contrapuestos. 13

                  La identidad étnica se describe como un componente de la identidad social que proviene de pertenecer a un grupo étnico. Retomando el concepto de identidad social de Tajfel (1982), la identidad étnica se puede definir como la parte de la imagen de sí que nace de la consciencia de ser miembro de un particular grupo étnico, unida al valor y al significado emotivo atribuido a esa pertenencia. La identidad étnica o la etnicidad, en cuanto provenientes del sentimiento de pertenecer a un grupo étnico, son definiciones del sí y/o del otro colectivos que casi siempre tienen sus propias raíces en relaciones de fuerza entre grupo coagulantes alrededor de intereses específicos”. 14

                  La experiencia de pertenencia a un grupo (étnico-territorial) o a una categoría social (joven/adulto, hombre/mujer, estudiante/trabajador, etc.) permite, en el sentido de que puede facilitar o bien obstaculizar, el proceso de elaboración de la propia imagen de sí, hasta llegar a la definición del sí y/o del otro colectivo. 15 Pensemos en el reflejo positivo o negativo que puede tener en la estima de sí o en la capacidad de afrontar las relaciones con la diversidad. Efectivamente, la identidad étnica se adquiere mediante un proceso de confrontación que activa valoraciones y lleva a definir, tanto la posición del propio grupo dentro del contexto social, como el significado que toma la pertenencia a tal grupo dentro del más general concepto de sí.

                  Pero es preciso recordar que, si las personas no pueden elegir el propio grupo étnico en el que han nacido, siempre se puede cambiar el significado que atribuyen a su pertenencia y el papel que ésta juega en la definición de la identidad propia. En efecto, si a nivel evolutivo la identidad se construye sobre la base del proceso de identificación, también la identidad étnica se elabora partiendo de la identificación étnica que es el resultado de un lento proceso subjetivo prescindiendo de las pertenencias objetivas de la persona. Efectivamente, se puede comprobar que, a niveles diversos, toda persona perteneciente a una minoría étnica podría enfatizar, esconder, camuflar o incluso rehusar su propia etnicidad, a lo mejor para tomar otras identidades sociales y/o religiosas. 16

 




11 Cf. DI CRISTOFORO LONGO G., Identità e cultura. Per un’antropologia della reciprocità, Roma, Editrice Studium 1993, 33-35.



12 A este propósito ver los estudios, considerados ya clásicos, de: SCIOLLA L. (bajo la dirección de), Identità, Torino, Rosemberg & Sellier 1983; LÉVI-STRAUSS C. G., Lidentità, Palermo, Sellerio 1996. Ver también un estudio más reciente que aplica estos parámetros teóricos a los jóvenes del Sur: DAGOSTINO F., Giovani in transizione tra identità culturale e sviluppo. Ricerca sulla condizione giovanile in una provincia del Meridione, Milano, Franco Angeli 1990.



13 FABIETTI U., Lidentità etnica, Roma, Carocci Ed. 1998, 13-24.



14 Ibidem 14.



15 Cf. POLLINI G., Appartenenza e identità. Analisi sociologica dei modelli di appartenenza sociale, Milano, Franco Angeli 1987, 98.



16 Cf. LIEBKIND K., Ethnic identity. Challenging the boundaries of social psychology, en BREAKWELL G. M. (bajo la dirección de), Social Psychology of identity and Self-Concept, London, Surrey University Press 1992, 147-186.






Anterior - Siguiente

Índice | Palabras: Alfabética - Frecuencia - Inverso - Longitud - Estadísticas | Ayuda | Biblioteca IntraText

IntraText® (V89) Copyright 1996-2007 Èulogos SpA