Pedro Antonio de Alarcón
El sombrero de tres picos

- XVIII -

Enlaces a las concordancias:  Normales En evidencia

Link to concordances are always highlighted on mouse hover

XVIII -

Donde se verá que el tío Lucas tenía el sueño muy ligero

   Cinco minutos después, un hombre se descolgaba por la ventana del pajar del señor Alcalde; ventana que daba a un corralón y que no distaría cuatro varas del suelo.

   En el corralón había un cobertizo sobre una gran pesebrera, a la cual hallábanse atadas seis u ocho caballerías de diversa alcurnia, bien que todas ellas del sexo débil. Los caballos, mulos y burros del sexo fuerte formaban rancho aparte en otro local contiguo.

   El hombre desató una borrica, que por cierto estaba aparejada, y se encaminó, llevándola del diestro, hacia la puerta del corral; retiró la tranca y desechó el cerrojo que la aseguraban; abriola con mucho tiento, y se encontró en medio del campo.

   Una vez allí, montó en la borrica, metiole los talones, y salió como una flecha con dirección a la Ciudad; -mas no por el carril ordinario, sino atravesando siembras y cañadas, como quien se precave contra algún mal encuentro.

   Era el tío Lucas, que se dirigía a su molino.

 


Best viewed with any browser at 800x600 or 768x1024 on Tablet PC
IntraText® (VA2) - Some rights reserved by Èulogos SpA - 1996-2010. Content in this page is licensed under a Creative Commons License