Luis Vélez de Guevara
El diablo está en Cantillana

Jornada II

Enlaces a las concordancias:  Normales En evidencia

Link to concordances are always highlighted on mouse hover

Jornada II

 

 

Salen ESPERANZA y DON LOPE.

 

 

 

 

 

LOPE

   Esto me importa la vida,

 

 

 

al Rey tienes de escribir.

 

 

ESPERANZA

Es obligarme a morir.

 

 

LOPE

Tu fe tengo conocida,

 

 

 

   y lo que te pido

 

 

 

que tiene dificultad

 

 

 

para con tu voluntad

 

 

 

que tan firme siempre fué:

 

 

 

   pero en aquesta ocasión

 

 

 

haz cuenta, Esperanza mía,

 

 

 

que excusas mi muerte.

 

 

ESPERANZA

       El día

 

 

 

que mayor obligación

 

 

 

   me has de deber, ha de ser

 

 

 

éste.

 

 

LOPE

       No tiene lugar

 

 

 

la vida para pagar

 

 

 

las que te llego a deber,

 

 

 

   que el Rey está enamorado

 

 

 

y no hay burlarse con él,

 

 

 

que es resuelto y es cruel,

 

 

 

y esta palabra le he dado.

 

 

 

   Tú como cuerda sabrás

 

 

 

con su amoroso desvelo

 

 

 

contemporizar, que el cielo,

 

 

 

que no ha negado jamás

 

 

 

   remedio a toda desdicha,

 

 

 

contra este monstruo importuno

 

 

 

vendrá a descubrir alguno

 

 

 

entretanto en nuestra dicha

 

 

 

   con que tenga nuestro amor

 

 

 

el dulce fin que desea.

 

 

ESPERANZA

Alto, como gustas sea;

 

 

 

pero ¿no fuera mejor

 

 

 

   escribir de ajena mano,

 

 

 

porque mi letra a la suya

 

 

 

no llegue?

 

 

LOPE

                Ha visto la tuya

 

 

 

y fuera intentarlo en vano.

 

 

ESPERANZA

   ¿Cómo?

 

 

LOPE

                  Obligóme a mostrarle,

 

 

 

como este engaño penetra,

 

 

 

en una carta tu letra,

 

 

 

y aunque quisiera engañarle,

 

 

 

   ni tuve lugar, ni pude.

 

 

 

Al fin la ha visto, Esperanza,

 

 

 

que el poder de un Rey alcanza

 

 

 

los pensamientos que mide;

 

 

 

   los suyos del tiempo espero,

 

 

 

y de tu ingenio divino.

 

 

ESPERANZA

Darte gusto determino.

 

 

LOPE

Aquí pienso que hay tintero,

 

 

 

   pluma y papel.

 

 

 

(Llevan recado de escribir.)

 

 

 

 

 

ESPERANZA

        No pudieras

 

 

 

pedirme, don Lope, cosa

 

 

 

de hacer más dificultosa.

 

 

LOPE

Escribe, mi bien, ¿qué esperas?;

 

 

 

   mira que me aguarda el Rey.

 

 

ESPERANZA

Ya tomo la pluma y voy

 

 

 

a escribir y en mí no estoy,

 

 

 

porque voy contra la ley

 

 

 

   de nuestro amor.

 

 

LOPE

 Es verdad.

 

 

ESPERANZA

No dan, después de los celos,

 

 

 

mayor infierno los cielos

 

 

 

que escribir sin voluntad.

 

 

LOPE

   Vaya; pues esto ha de ser.

 

 

 

Di arriba: «Señor...

 

 

ESPERANZA

 Señor...

 

 

LOPE

...vuestro grande amor...

 

 

ESPERANZA

        ...amor...

 

 

LOPE

...don Lope me dió a entender...

 

 

ESPERANZA

   ...a entender...

 

 

LOPE

       ...y agradecida...

 

 

ESPERANZA

...y agradecida...

 

 

LOPE

       ...pagarlo

 

 

 

intentar pudiera...

 

 

ESPERANZA

       ...pudiera...

 

 

LOPE

...si le estuviera...

 

 

ESPERANZA

        ...estuviera...»

 

 

LOPE

Pon lo demás por tu vida,

 

 

 

   que yo estoy perdiendo el ;

 

 

 

esto más te deba yo.

 

 

ESPERANZA

Haré lo que gustas.

 

 

LOPE

¿Vió

 

 

 

más nuevo y raro suceso

 

 

 

   la tierra, desde que amor

 

 

 

tantas historias admira?

 

 

 

Escribe, mi bien, y mira

 

 

 

que entretengas, sin rigor

 

 

 

   de desdén ni desengaño,

 

 

 

con las razones al Rey;

 

 

 

¿hay más rigurosa ley,

 

 

 

que esté mi vida en mi daño?

 

 

ESPERANZA

   Ya acabé, ¿quiéresle ver?

 

 

LOPE

Ciérralo, que si está lleno

 

 

 

este vaso de veneno,

 

 

 

sin verle le he de beber.

 

 

ESPERANZA

   ¿Ha de ir con cubierta?

 

 

LOPE

           Sí,

 

 

 

que es para el Rey, y el primero.

 

 

ESPERANZA

Segundo escribir no espero.

 

 

LOPE

Séllale también, que ahí,

 

 

 

   Esperanza, el sello está,

 

 

 

y pluguiera a Dios que fuera

 

 

 

de suerte que no le hubiera.

 

 

ESPERANZA

Yo he hecho, don Lope, ya

 

 

 

   tu gusto.

 

 

LOPE

                  Nunca fué nuevo

 

 

 

en ti, mi bien.

 

 

ESPERANZA

  Toma.  (Dale el papel.)

 

LOPE

   Adiós.

 

 

ESPERANZA

Adiós.  (Vase.)

 

LOPE

          ¡Ay papel!, en vos

 

 

 

mi vida y mi muerte llevo.  (Vase.)

 

 

(Salen el REY DON PEDRO y criados.)

 

 

 

 

REY

   Confusa imaginación

 

 

 

que los sentidos despiertas,

 

 

 

para la guerra del alma

 

 

 

hagamos un poco treguas.

 

 

 

Divirtámonos un poco,

 

 

 

que no es razón que sin ellas

 

 

 

de una vez se pierda todo,

 

 

 

que es muy de casa la guerra.

 

 

 

Rey soy, y tengo poder,

 

 

 

cuando el mundo lo impidiera,

 

 

 

para gozar de Esperanza.

 

 

 

Tratemos de otra materia;

 

 

 

¿qué hay de nuevo en Cantillana?

 

 

GARCÍA

Hay una cosa nueva

 

 

 

que trae, señor, el lugar

 

 

 

sin seso.

 

 

REY

             ¿De qué manera?

 

 

GARCÍA

Dicen que de pocas noches

 

 

 

acá, que a las doce y media,

 

 

 

mucha gente de la villa,

 

 

 

como tan tarde se acuestan

 

 

 

por ser verano, ha encontrado,

 

 

 

arrastrando una cadena

 

 

 

y dando tristes gemidos,

 

 

 

una fantasma tan fiera

 

 

 

que a la casa de la villa

 

 

 

más alta con la cabeza

 

 

 

iguala, y aun sobrepuja;

 

 

 

y por esta causa mesma

 

 

 

hay mil enfermos de espanto.

 

 

REY

Siempre tuve por quimera,

 

 

 

don García, estas fantasmas.

 

 

ÁLVARO

Bien puede ser que lo sea.

 

 

REY

Estas suelen siempre ser

 

 

 

fábulas de las aldeas,

 

 

 

que es la ignorancia inventora

 

 

 

y amiga de cosas nuevas.

 

 

 

Acuérdome que decía,

 

 

 

hablando en esta materia,

 

 

 

un hombre de muy buen gusto

 

 

 

y no menos experiencia,

 

 

 

que tres cosas en su vida

 

 

 

no supo jamás lo que eran

 

 

 

ni dió crédito, que son:

 

 

 

leguas, duendes y doncellas.

 

 

ÁLVARO

Esto dicen muchos, y hay

 

 

 

criados de vuestra Alteza

 

 

 

que también la han encontrado.

 

 

REY

Mentirán, por vida vuestra.

 

 

GARCÍA

Don Lope me contó anoche

 

 

 

que ha escuchado las cadenas

 

 

 

y los gemidos saliendo

 

 

 

de Palacio.

 

 

REY

                 Si él lo cuenta,

 

 

 

verdad debe de decir.

 

 

GARCÍA

Y él de sí mismo confiesa

 

 

 

que no se atrevió a espetarla.

 

 

REY

Pues en don Lope no es mengua

 

 

 

de valor, pues de su espada

 

 

 

sabemos tantas proezas.

 

 

ÁLVARO

Don Lope viene, señor.

 

 

REY

Venga muy enhorabuena.

 

 

 

(Sale DON LOPE.)

 

 

 

 

 

¿Qué nuevas tenemos, Lope?

 

 

LOPE

¿Qué nuevas, señor? Muy buenas.

 

 

REY

¿Hay papel?

 

 

LOPE

Y a vuestro gusto.

 

 

REY

Qué albricias no me pidieras,

 

 

 

porque te diera Sevilla.

 

 

LOPE

Basta tu gusto por ellas.

 

 

REY

Idos y dejadnos solos.

 

 

ÁLVARO

En entrando con su Alteza

 

 

 

don Lope, todos sobramos.

 

 

GARCÍA

Qué se puede hacer; paciencia.  (Vanse.)

 

LOPE

Toma, señor, el papel. (Dásele.)

 

REY

Mil veces, don Lope, deja

 

 

 

que le bese y que le adore.

 

 

LOPE

(Aparte.) (Y a mí que de celos muera.)

 

 

REY

(Lee.) «Señor, vuestro grande amor...»

 

 

 

Pues dando crédito empieza

 

 

 

a mi amor, de pagar son

 

 

 

las muestras más verdaderas.

 

 

 

(Lee.) «...don Lope me dió a entender...»

 

 

LOPE

(Aparte.) (No iguala nada a mi pena.)

 

 

REY

(Lee.) «...y agradecida...»

 

 

LOPE

(Aparte.)    (Estoy loco.)

 

 

REY

(Lee.) «...pagarle intentar pudiera,

 

 

 

si le estuviera a mi honor,

 

 

 

a mi sangre, a mi nobleza,

 

 

 

tan bien, como ser esposa

 

 

 

de don Lope, que éste os lleva;

 

 

 

yo le adoro, y ha de ser

 

 

 

sólo él mi dueño en la tierra,

 

 

 

a pesar del mundo todo;

 

 

 

no se canse vuestra Alteza.

 

 

 

Doña Esperanza, mujer

 

 

 

de don Lope.»  (Vuelve a mirar a DON LOPE.)

 

 

LOPE

   El Rey se altera,

 

 

 

y me ha mirado enojado,

 

 

 

si no me engaño.

 

 

REY

       ¿Que tenga

 

 

 

tal atrevimiento un hombre,

 

 

 

un vasallo, que en mi ofensa

 

 

 

cosa intente semejante,

 

 

 

y con esta desvergüenza

 

 

 

traiga a mi mano un papel

 

 

 

con más que puntos y letras

 

 

 

soberbias y desengaños?

 

 

LOPE

¿Qué confusión es aquesta?

 

 

 

¿Qué ha escrito Esperanza allí,

 

 

 

que aquí me tiene sin ella?

 

 

 

(Vase el REY a DON LOPE, empuñada la espada.)

 

 

 

 

 

Parece que el Rey se viene

 

 

 

a mí, con la mano puesta

 

 

 

en la espada.

 

 

REY

 Vive Dios,

 

 

 

que estoy, villano...

 

 

LOPE

 Detenga

 

 

 

vuestra Alteza su furor;

 

 

 

mire, escuche, espere, advierta

 

 

 

que yo, que nunca...

 

 

REY

  ¡Traidor!

 

 

LOPE

Repórtese vuestra Alteza,

 

 

 

y tráteme bien, que soy...

 

 

REY

          ¿Quién sois?

 

 

LOPE

Una hechura vuestra.

 

 

REY

Yo os volveré al primer nada.

 

 

 

(Sale DOÑA MARÍA.)

 

 

 

 

MARÍA

Señor, ¿qué voces son éstas?

 

 

 

¿Vos con don Lope enojado?

 

 

 

Parece imposible.

 

 

LOPE

        Apenas

 

 

 

tengo sangre, en que la vida

 

 

 

estribe a causa secreta,

 

 

 

que en los reyes puede tanto.

 

 

MARÍA

Colérico estáis.

 

 

REY

     Es fuerza,

 

 

 

por lo que debo a un suceso

 

 

 

que después sabréis.

 

 

LOPE

(Aparte.)      Cabeza,

 

 

 

temblando estáis en los hombros;

 

 

 

veneno mezcló en las letras

 

 

 

Esperanza para el Rey,

 

 

 

por que yo a sus manos muera.

 

 

REY

¿Don Lope?

 

 

LOPE

Señor.

 

 

REY

Besad

 

 

 

luego la mano a su Alteza

 

 

 

y prevenid la partida,

 

 

 

que importa vuestra presencia

 

a mi hermano Don Enrique

 

 

 

en aquesta justa empresa

 

 

 

que intenta contra Archidona,

 

 

 

y en ocasiones como éstas,

 

 

 

a vuestro valor la paz

 

 

 

le está mal, habiendo guerra.

 

 

MARÍA

El Rey como es justo os honra,

 

 

 

que allá la persona vuestra

 

 

 

le podrá servir mejor.

 

 

LOPE

Déme la mano su Alteza.

 

 

MARÍA

Dios os traiga con victoria.

 

 

LOPE

Los pies de vuestras Altezas

 

 

 

mil veces beso.

 

 

 

(Éntrase DOÑA MARÍA y vuelve DON LOPE.)

 

 

 

 

REY

    Advertid

 

 

 

que no habéis de estar apenas

 

 

 

dos horas en Cantillana,

 

 

 

sin ver ventana ni puerta

 

 

 

de doña Esperanza, o ved

 

 

 

si os estorba la cabeza.

 

 

LOPE

   ¡Ah vano amor, ya estarás contento!,

 

 

 

si de verme dichoso estabas triste,

 

 

 

pues sola una esperanza me diste;

 

 

 

pluguiera a Dios se la llevara el viento.

 

 

 

   Llévate mis celos, pensamiento,

 

 

 

allá con los sentidos que ofendiste,

 

 

 

que a quien penas con lágrimas resiste

 

 

 

es alivio faltarle entendimiento.

 

 

 

   O quítame a lo menos la memoria,

 

 

 

como las esperanzas de mis dichas

 

 

 

en una solamente me has quitado.

 

 

 

   No se me acuerde la pasada gloria,

 

 

 

que no hay mayor desdicha en las desdichas

 

 

 

que haber sido dichoso un desdichado.

 

 

 

(Vase, y salen DOÑA ESPERANZA y LEONOR.)

 

 

 

 

ESPERANZA

   ¡Ay Leonor!, mucho se tarda

 

 

 

don Lope; culpa he tenido

 

 

 

en haber con el Rey sido

 

 

 

tan resuelta.

 

 

LEONOR

                  Espera, aguarda:

 

 

 

   eso que miras ahora,

 

 

 

¿no fuera razón de estado

 

 

 

de amor haberlo mirado

 

 

 

primero?

 

 

ESPERANZA

              Quien ciega adora,

 

 

 

   en nada, Leonor, repara.

 

 

LEONOR

Pues ten agora valor.

 

 

ESPERANZA

Cuando le muestra el amor

 

 

 

que es muy poco, es señal clara.

 

 

 

   ¡Ay, no puedo sosegar!

 

 

LEONOR

¡Qué temerosa mujer!

 

 

ESPERANZA

Pues me permites querer,

 

 

 

permíteme recelar.

 

 

LEONOR

   Recela, mas no de suerte

 

 

 

que venga a ser el recelo

 

 

 

tu muerte.

 

 

ESPERANZA

               Ya no es consuelo

 

 

 

defenderme de la muerte;

 

 

 

   vuelve a abrir esa ventana,

 

 

 

que parece que escuché

 

 

 

a don Lope.

 

 

LEONOR

Ilusión fué,

 

 

 

pero no ha sido tan vana,

 

 

 

   que pienso que ha entrado acá

 

 

 

Rodrigo.

 

 

 

(Sale RODRIGO muy triste.)

 

 

 

 

ESPERANZA

              Rodrigo mío,

 

 

 

¿y don Lope? ¿Mudo y frío

 

 

 

te quedas? Responde ya.

 

 

 

   ¿Queda en Palacio?

 

 

RODRIGO

      Señora,

 

 

 

si no te dice el semblante...

 

 

ESPERANZA

Tente, tente, no prosigas,

 

 

 

que si es desgracia, no es tarde.

 

 

RODRIGO

Lo que me mandas haré.

 

 

ESPERANZA

¡Ay Rodrigo, si acertases

 

 

 

a decir que está don Lope

 

 

 

libre y vivo!

 

 

RODRIGO

                  Dios le guarde,

 

 

 

que vivo y libre camina,

 

 

 

aunque sin acompañarle

 

 

 

ningún criado.

 

 

ESPERANZA

  ¿Qué dices?

 

 

RODRIGO

Si me permites que hable,

 

 

 

dirélo, mas temo luego

 

 

 

al comenzar que me atajes

 

 

 

con una corma en los dientes

 

 

 

y una horca en los gazñates.

 

 

ESPERANZA

Ya que me has asegurado

 

 

 

que está libre y vivo, dame

 

 

 

relación de su camino.

 

 

RODRIGO

Escúchame sin turbarme.

 

 

ESPERANZA

Di, Rodrigo.

 

 

RODRIGO

 Yo venía

 

 

 

como acostumbro, a buscarle

 

 

 

a Palacio, cuando veo

 

 

 

que por sus umbrales sale

 

 

 

haciendo extremos de loco

 

 

 

y arrojando de coraje

 

 

 

suspiros y espuma al viento,

 

 

 

cuando a los mismos umbrales

 

 

 

llegan dos postas, y en una

 

 

 

que le pusieron delante,

 

 

 

sin tocar pie en el estribo

 

 

 

subió al fuste por el aire.

 

 

 

Dile voces y seguíle,

 

 

 

cuando él, con razones tales,

 

 

 

me volvió a hablar, ajustando

 

 

 

al freno los alazanes:

 

 

 

«Rodrigo, queda con Dios,

 

 

 

que en desdichas semejantes

 

 

 

tú ni ninguno en el mundo

 

 

 

quiero que me acompañen.

 

 

 

Y dile al dueño que adoro

 

 

 

que pues que pretendió darme

 

 

 

la muerte con su papel,

 

 

 

ni me llore ni me guarde,

 

 

 

que aunque estoy agradecido

 

 

 

a su amor, por otra parte

 

 

 

me ha condenado a destierro

 

 

 

desengaño tan notable.

 

 

 

Que sea, como promete

 

 

 

siempre en su papel, constante,

 

 

 

ya que no me deja el Rey

 

 

 

que la vea ni la hable.

 

 

 

A la empresa de Archidona

 

 

 

me envía, donde matarme

 

 

 

podrán los celos primero

 

 

 

que los moriscos alfanjes

 

 

 

Con esto el caballo pica...

 

 

ESPERANZA

No prosigas ni te alargues

 

 

 

en excusadas pinturas,

 

 

 

ya que no lo son mis males.

 

 

 

¡Ay Leonor!

 

 

LEONOR

Señora mía.

 

 

ESPERANZA

¡Cómo no recelé en balde!

 

 

 

Porque siempre en sus desdichas

 

 

 

son profetas los amantes;

 

 

 

malhaya, Leonor, mis manos,

 

 

 

pues que no tuvieron arte

 

 

 

para engañar, siendo cosa

 

 

 

en las mujeres tan fácil.

 

 

 

¡Quemara un rayo la pluma,

 

 

 

o para la muerte darme,

 

 

 

después de haberlas escrito,

 

 

 

fuera cada letra un áspid!

 

 

 

Ténganme lástima todas

 

 

 

las que de firmeza saben,

 

 

 

por que no sientan de ausencia

 

 

 

las fáciles y mudables.

 

 

 

Loca estoy.

 

 

LEONOR

                 Señora, espera.

 

 

RODRIGO

Señora, escucha.

 

 

ESPERANZA

       Ya es tarde,

 

 

 

no hay que escuchar ni advertir,

 

 

 

dejadme hacer disparates,

 

 

 

que es desdicha notable

 

 

 

morir de firme una mujer amante.

 

 

 

Plegue a Dios, rey, que te

 

 

 

muerte un villano, un alarbe,

 

 

 

y cuando falte un Bellido,

 

 

 

que Don Enrique te mate.

 

 

 

Plegue a Dios que no te herede

 

 

 

tu hijo, y entre su sangre

 

 

 

revuelto tu cuerpo veas

 

 

 

y como villano acabes.

 

 

 

Y tú, dueño de mis ojos,

 

 

 

que vas imitando al aire,

 

 

 

vuélveme el alma, o permite

 

 

 

que te siga y que te alcance,

 

 

 

porque cuando a detenerte

 

 

 

mis pensamientos no basten,

 

 

 

el fuego de mis suspiros

 

 

 

es posible que te abrase;

 

 

 

que yo, haciendo de ellos alas,

 

 

 

también partiré a buscarte,

 

 

 

como amante salamandra

 

 

 

que nunca del fuego sale.

 

 

 

Espera, mi bien, espera,

 

 

 

no te alejes, no te apartes,

 

 

 

y estima en menos la vida.

 

 

LEONOR

Señora.

 

 

RODRIGO

            Escucha.

 

 

ESPERANZA

       Dejadme;

 

 

 

que es desdicha notable

 

 

 

morir por firme una mujer constante.  (Vase.)

 

RODRIGO

Pues queda su amante aquí,

 

 

 

señora Leonor, aguarde,

 

 

 

que ha días que no la veo

 

 

 

y está un poquito intratable.

 

 

 

Ya sabe que no me voy

 

 

 

y cómo he quedado sabe

 

 

 

sin amo, y que he menester

 

 

 

que vuestra merced me ampare.

 

 

 

Aunque me falte don Lope,

 

 

 

su clemencia no me falte,

 

 

 

pues sobre el vino y perniles

 

 

 

tiene el poder y las llaves;

 

 

 

mira que está mi remedio

 

 

 

en tus manos celestiales.

 

 

LEONOR

Yo me acordaré, Rodrigo,

 

 

 

de vos.

 

 

RODRIGO

            Si ha sido vengarte

 

 

 

por el mismo estilo, vive

 

 

 

el Cielo, que no te alabes

 

 

 

de este desdén, si a rebato

 

 

 

toco de ausencia esta tarde.

 

 

LEONOR

Qué poco pienso llorar

 

 

 

si aquesto que dices haces,

 

 

 

porque un médico me ha dicho

 

 

 

que son las lágrimas sangre,

 

 

 

y a mí cualquiera sangría

 

 

 

llega a punto de enterrarme,

 

 

 

cuanto más siendo en los ojos;

 

 

 

Dios mil años me los guarde.

 

 

RODRIGO

Luego ¿no te deberán

 

 

 

mis amorosos pesares

 

 

 

lo que a Esperanza don Lope?

 

 

LEONOR

Rodrigo, no todas hacen

 

 

 

en el mundo esos extremos,

 

 

 

porque dicen las comadres

 

 

 

que suceden mil desdichas

 

 

 

de firmezas semejantes;

 

 

 

líbreme Dios de ser necia,

 

 

 

¡Jesús, Jesús!

 

 

RODRIGO

  Persignarte

 

 

 

con esta daga quisiera,

 

 

 

porque mejor te admirases,

 

 

 

fregona injerta en doncella,

 

 

 

doncella de Dios lo sabe,

 

 

 

mula gallega, en esto.  (Va a darla.)

 

LEONOR

Tate, Abraham, tate, tate,

 

 

 

que es desdicha notable

 

 

 

morir sin gana a manos de un salvaje.

 

 

RODRIGO

Bien te has vengado, enemiga;

 

 

 

plegue a Dios que mueras antes

 

 

 

que lo que en amor me debes

 

 

 

en viles celos me pagues.

 

 

 

Plegue a Dios que cuando friegues,

 

 

 

plegue a Dios que cuando laves,

 

 

 

el jabón y el estropajo

 

 

 

que a toda sobra te falte.

 

 

 

Plegue a Dios que cuanto guises

 

 

 

se te caiga del alnafe,

 

 

 

y cuando tengas más gusto

 

 

 

te yerre un vestido un sastre,

 

 

 

que yo me diera la muerte

 

 

 

con esta daga mudable

 

 

 

para vengarme de ti,

 

 

 

si no pensara matarme,

 

 

 

que es desdicha notable

 

 

 

que quede España sin Rodrigo Hernández.

 

 

 

(Vase, y salen el REY y DOÑA MARÍA, de caza.)

 

 

 

 

REY

   Sirva de hermoso esmalte a esta belleza

 

 

 

de este apacible sitio la esmeralda

 

 

 

y esa de plantas áspera maleza,

 

 

 

salvaje por el pecho y por la espalda.

 

 

 

Mira ese arroyo que a bajar empieza

 

 

 

desde ese risco hasta esa verde falda

 

 

 

qué de racimos de cristal de roca

 

 

 

que desperdicia cuando al valle toca.

 

 

 

   Mírale luego al son de los amores

 

 

 

de tantas aves cómo se dilata,

 

 

 

ya haciendo pasamanos de las flores,

 

 

 

ya entre las yerbas, víbora de plata.

 

 

 

Todo convida, amor inspira olores;

 

 

 

dichoso el que estas soledades trata

 

 

 

sin pena, ociosamente descuidado,

 

 

 

libre de la ambición y del cuidado.

 

 

 

   ¡Oh grande imperio de quietud! ¡Oh vida,

 

 

la más sabrosa, dulce y regalada,

 

 

 

de pocos en el mundo conocida,

 

 

 

de muchos sin buscarte deseada!

 

 

 

Hoy tu apacible sitio me convida

 

 

 

más que del fiero jabalí la armadura,

 

 

 

a apacentar la vista en tu hermosura,

 

 

 

adonde siempre la esperanza dura.

 

 

MARÍA

   El nombre de Esperanza ha muchos días

 

 

que anda valido en vos, y me han contado

 

 

que os cuesta algún cuidado, y aun porfías

 

 

una esperanza de otro verde prado;

 

 

 

y éstas deben de ser melancolías

 

 

 

que queréis divertir de enamorado,

 

 

 

que sois muy tierno vos.

 

 

REY

        Como los cielos,

 

 

 

os vestís siempre de color de celos,

 

 

 

   que ha hecho amor en vos naturaleza

 

 

 

la costumbre ordinaria de pedillos,

 

 

 

aunque a ofender llegáis vuestra belleza

 

 

 

sólo en imaginallos.

 

 

MARÍA

Divertillos

 

 

 

con ello procuráis.

 

 

 

(Sale DON GARCÍA.)

 

 

 

 

GARCÍA

         Ya la aspereza

 

 

 

de esta montaña, a quien sirvió de grillos

 

 

 

ese arroyuelo en el invierno helado,

 

 

 

ya en plata fugitiva desatado,

 

 

 

   el cerdoso animal penetra ahora

 

 

 

acosado de perros y monteros,

 

 

 

porque desde la risa de la aurora

 

 

 

le han seguido valientes y ligeros.

 

 

 

Primero que la noche encubridora,

 

 

 

hecha pavón soberbio de luceros,

 

 

 

baje, podéis seguirle con ventaja,

 

 

 

porque al cristal de aquella fuente baja.

 

 

REY

   Vamos, Diana de esta verde selva,

 

 

 

porque Venus por vos tome venganza,

 

 

 

cuando a los ojos de su Adonis vuelva

 

 

 

del campo flor con inmortal mudanza.

 

 

MARÍA

La montería al valle se revuelva.

 

 

REY

Don García.

 

 

GARCÍA

Señor.

 

 

REY

       ¿Qué hay de Esperanza?

 

 

GARCÍA

Habléla.

 

 

REY

            ¿Y qué responde?

 

 

GARCÍA

           No despide.

 

 

REY

¿Podré perderme?

 

 

GARCÍA

Sí.

 

 

REY

    Caballos pide

 

 

 

   y mira no me pierdas, don García,

 

 

 

que contigo he de hacer esta jornada:

 

 

 

¿podráse asegurar Doña María?;

 

 

 

porque ha dado en andar desconfiada.

 

 

MARÍA

Por aquí suena ya la montería.

 

 

(Suena ruido de caza.)

 

 

 

 

GARCÍA

La traza de la caza fué extremada.

 

 

REY

¡Oh, quién viera premiar tantas finezas!

 

 

GARCÍA

Caballo y palafrén a sus Altezas.

 

 

 

(Vanse y salen LEONOR y PERAFÁN.)

 

 

 

 

PERAFÁN

   ¿Adónde está retirada

 

 

 

Esperancica, Leonor?

 

 

LEONOR

En su aposento, señor.

 

 

PERAFÁN

¿Qué tiene?

 

 

LEONOR

                  No tiene nada.

 

 

PERAFÁN

   Pues ¿qué novedad es ésta,

 

 

 

si suele salirme al paso?

 

 

 

¿Siéntese indispuesta acaso?

 

 

LEONOR

Triste sí, mas no indispuesta.

 

 

PERAFÁN

   Triste, sin duda que ha sido

 

 

 

la ocasión de este rigor

 

 

 

que con don Lope, Leonor,

 

 

 

en desterrarle ha tenido

 

 

 

   sin más ocasión el Rey

 

 

 

que su misma voluntad,

 

 

 

que es cobarde la crueldad

 

 

 

y a ninguno guarda ley.

 

 

 

   Quien le vió ayer comenzar

 

 

 

a privar, que no dijera

 

 

 

que aquesto imposible fuera;

 

 

 

ocasión debió de dar,

 

 

 

   puesto que me parecía

 

 

 

don Lope buen caballero.

 

 

 

Llama a Esperanza, que quiero,

 

 

 

porque acostarme querría,

 

 

 

   darle primero unas nuevas

 

 

 

de su hermano.

 

 

 

(Sale ESPERANZA.)

 

 

 

 

ESPERANZA

    Cuando

 

 

 

tu voz a verte salí.

 

 

PERAFÁN

Mal dice Leonor que llevas

 

 

 

   este destierro, Esperanza,

 

 

 

de don Lope.

 

 

ESPERANZA

  Señor, sí;

 

 

 

que como posaba aquí,

 

 

 

también el pesar me alcanza,

 

 

 

   que el trato del hospedaje

 

 

 

siempre engendra voluntad.

 

 

PERAFÁN

Y yo le tengo amistad,

 

 

 

mas no hay quien el gusto ataje

 

 

 

   de un Rey mancebo y quizá

 

 

 

con una punta de celos.

 

 

 

Éstos son necios desvelos,

 

 

 

lo que él quisiere, será;

 

 

 

   en mi casa estoy seguro

 

 

 

sin ninguna pretensión,

 

 

 

sin envidia, ni ambición,

 

 

 

que sólo vivir procuro;

 

 

 

   a ese muchacho quisiera,

 

 

 

pues es tan hombre de bien

 

 

 

y lo merece también,

 

 

 

que el Rey mercedes le hiciera,

 

 

 

   que yo no pretendo más.

 

 

ESPERANZA

¿Qué ha sabido de mi hermano?

 

 

PERAFÁN

Que antes que pase el verano

 

 

 

vendrá a verme.

 

 

ESPERANZA

      Tú me das

 

 

 

   muy buenas nuevasay, Dios,

 

 

 

cuánto esforzarme procuro!).

 

 

PERAFÁN

Hizo treguas con el muro

 

 

 

granadino ya por dos

 

 

 

   meses Enrique, y levanta

 

 

 

el sitio, y contra Archidona

 

 

 

marcha también en persona

 

 

 

a conquistarla con tanta

 

 

 

   resolución que la villa

 

 

 

no se le resistirá

 

 

 

una semana, y dará

 

 

 

luego la vuelta a Sevilla.

 

 

ESPERANZA

   Tráigale con bien el cielo.

 

 

PERAFÁN

Bien puede ser que perdón

 

 

 

alcance en esta ocasión

 

 

 

del Rey, don Lope Sotelo,

 

 

 

   cuando la guerra se acabe,

 

 

 

si ha sido leve el disgusto.

 

 

ESPERANZA

(Aparte.) Nunca el amor es tan justo

 

 

 

que perdonar celos sabe.

 

 

PERAFÁN

   Esto me escribe tu hermano.

 

 

ESPERANZA

¿Recogerte determinas?

 

 

PERAFÁN

Los viejos somos gallinas

 

 

 

en acostarnos temprano,

 

 

 

   y así recogerme quiero;

 

 

 

recógete tú.

 

 

ESPERANZA

                  Sí haré.

 

 

 

Dios te guarde.

 

 

PERAFÁN

    Dios te

 

 

 

buen sueño.  (Vase.)

 

ESPERANZA

                  El mortal espero.

 

 

LEONOR

   La esperanza eres peor

 

 

 

que se puede imaginar,

 

 

 

pues te pones a esperar

 

 

 

cosa tan mala.

 

 

ESPERANZA

                  ¡Ay, Leonor!;

 

 

 

   qué poco sabe tu pecho

 

 

 

de amorosa voluntad.

 

 

LEONOR

Ella es mucha necedad,

 

 

 

hay muy pocas que la han hecho.

 

 

ESPERANZA

   Soy de aquesta condición,

 

 

 

¿qué quieres?

 

 

LEONOR

 Que al uso seas,

 

 

 

si ser discreta deseas,

 

 

 

y vivir en conclusión:

 

 

 

   mira tú en lo que han parado

 

 

 

esas que firmes han sido,

 

 

 

si fábulas no han mentido,

 

 

 

y autores se han engañado.

 

 

 

   Tisbe murió con la espada

 

 

 

de Píramo; Hero también,

 

 

 

a Alejandro hizo sartén,

 

 

 

y murió en él estrellada,

 

 

 

   y otras muchas, que el amor

 

 

 

las trajo al último exceso.

 

 

ESPERANZA

¿Y no dejaron con eso

 

 

 

eterna fama, Leonor?

 

 

LEONOR

   De fama hablas ahora:

 

 

 

¡qué amor tan gentil profesas!

 

 

ESPERANZA

Nunca de cansarme dejas.

 

 

LEONOR

Tengo lástima, señora,

 

 

 

   a tus años y quisiera

 

 

 

que como era justa ley,

 

 

 

que no te tuviera el Rey

 

 

 

por aldeana y grosera,

 

 

 

   que en ello consistiría

 

 

 

de tu don Lope el remedio,

 

 

 

más que en otro humano medio:

 

 

 

¿qué dijiste a don García?

 

 

ESPERANZA

   Ni bien ni mal.

 

 

LEONOR

       La tibieza

 

 

 

es el estado peor.

 

 

 

¿Vendrá el Rey?

 

 

ESPERANZA

       No , Leonor.

 

 

(Suenan guitarras.)

 

 

LEONOR

Música en la calle empieza.

 

 

ESPERANZA

   Será el Rey, que don García

 

 

 

me previno esta mañana.

 

 

LEONOR

Ponte un poco a la ventana

 

 

 

por tu vida y por la mía.

 

 

ESPERANZA

   No tengo gusto, antes quiero

 

 

 

recostarme en este estrado.

 

 

LEONOR

En gentil grosera has dado.

 

 

ESPERANZA

De esta suerte vivo y muero.  

 

 

(Cantan dentro.)

 

 

MÚSICOS.

   Los negros soles de Albania

 

 

 

estaba adorando Tirsi,

 

 

 

tan avaros, que al del cielo

 

 

 

niegan la luz que les piden.

 

 

ESPERANZA

Qué músicos tan cansados.

 

 

LEONOR

¿No te agradan? ¿Es posible,

 

 

 

que cantando de esta suerte,

 

 

 

estas voces no te obliguen,

 

 

 

cuando no viniera el Rey

 

 

 

a favorecerlas?

 

 

ESPERANZA

    Viven

 

 

 

muy lejos las alegrías

 

 

 

de mis pensamientos tristes.

 

 

(Vuelven a cantar.)

 

 

 

Por hermosa y por soberbia

 

 

 

es amiga de imposibles,

 

 

 

y con ser Sol de estos campos,

 

 

 

es sombra de quien la sigue;

 

 

 

mas ay del triste

 

 

 

que quiere el Cielo

 

 

 

que en el viento fíe.

 

 

(Duérmese ESPERANZA.)

 

 

LEONOR

Durmiese, que solamente

 

 

 

así ha querido rendirse;

 

 

 

quiero dejar que descanse.  (Vase.)

 

 

(Habla ESPERANZA en sueños.)

 

 

 

 

ESPERANZA

Seáis, dueño de mis ojos,

 

 

 

bien venido, que os partisteis

 

 

 

con el alma, y me dejasteis

 

 

 

sin mí, y con vos siempre firme.

 

 

 

Dadme los brazos, mi bien,

 

 

 

y como yedra ceñidme,

 

 

 

que soy vuestra. ¿Qué es aquesto?

 

 

 

(Sale DON LOPE y levántase ESPERANZA.)

 

 

 

 

 

¿Qué causas, mi bien, te impide?

 

 

 

¿Vos conmigo desdeñoso?

 

 

 

¿Vos enojado? ¿Vos triste?

 

 

 

Celoso estáis, esperad;

 

 

 

no os vais, escuchad, oídme,

 

 

 

iré tras vos dando voces;

 

 

 

¡oh, mi bien!

 

 

 

(Vase a entrar por donde está DON LOPE y se encuentra con él.)

 

 

 

 

LOPE

                  ¿Qué empresas sigues

 

 

 

Esperanza de este modo?  (Despierta.)

 

ESPERANZA

¡Ay!, ¿quién eres?

 

 

LOPE

         Yo soy.

 

 

ESPERANZA

           ¿Finge

 

 

 

esto el sueño todavía?

 

 

 

¿O eres sombra, que te vistes

 

 

 

del original que adoro?

 

 

LOPE

Si duermes, despierta, y ciñe,

 

 

 

mi vida, esos dulces lazos

 

 

 

a quien te adora tan firme

 

 

 

como tú misma.

 

 

ESPERANZA

     ¿Qué es esto,

 

 

 

mi bien?

 

 

LOPE

             Venir a servirte,

 

 

 

venir a verte y adorarte.

 

 

ESPERANZA

Señor, parece imposible;

 

 

 

¿por dónde entraste?

 

 

LOPE

   Por ese

 

 

 

balcón, que de oriente sirve

 

 

 

a tus ojos, cuando quieres

 

 

 

dar a los campos abriles.

 

 

 

Que como ladrón de casa,

 

 

 

por aquella parte vine

 

 

 

que asegura el sordo Betis

 

 

 

que duerme entre juncia y mimbres,

 

 

 

que con la fama y recelo

 

 

 

de esta fantasma que dicen

 

 

 

no hay envidioso que escuche

 

 

 

ni malicioso que mire.

 

 

ESPERANZA

Con música en esta calle,

 

 

 

al Rey encontrar pudiste.

 

 

LOPE

Primero se fueron todos.

 

 

ESPERANZA

Don García me persigue

 

 

 

por el Rey.

 

 

LOPE

                Será mandado;

 

 

 

es fuerza que determines

 

 

 

ir entreteniendo al Rey,

 

 

 

que importa a los dos; resiste

 

 

 

a tu misma condición,

 

 

 

que haber escrito tan libre

 

 

 

y con tantos desengaños,

 

 

 

como pienso que escribiste,

 

 

 

pudo ser causa, Esperanza,

 

 

 

de mi muerte; hasta que miren

 

 

 

los cielos nuestros deseos

 

 

 

con más venturosos fines,

 

 

 

(que todo al poder del tiempo

 

 

 

viene a mudarse, a rendirse,

 

 

 

y más en el que es mudable,

 

 

 

viendo la empresa imposible)

 

 

 

tú a sus ruegos, Esperanza,

 

 

 

siempre cortés, y difícil,

 

 

 

sin darle jamás favores

 

 

 

es bien que contemporices,

 

 

 

que es en efecto absoluto

 

 

 

dueño de todo, y consisten

 

 

 

nuestras dos vidas en ello,

 

 

 

puesto que llego a pedirte

 

 

 

la cosa más peligrosa

 

 

 

que a las mujeres se pide;

 

 

 

mas conociendo tu pecho,

 

 

 

no es razón que desconfíe.

 

 

ESPERANZA

Con eso sólo me ofendes.

 

 

LOPE

Perdona si te ofendiste,

 

 

 

que quien ama confiado

 

 

 

o es necio o está muy libre;

 

 

 

todas las noches vendré

 

 

 

y adiós, que el alba se ríe,

 

 

 

si no me engaño, Esperanza,

 

 

 

que ya despiertos lo dicen

 

 

 

los gallos de Cantillana

 

 

 

y no quiero que al partirme

 

 

 

me encuentren sus labradores,

 

 

 

que los villanos son linces,

 

 

 

y fálteme la tierra, el agua, el viento,

 

 

 

la luz del sol que cuanto vive alcanza,

 

 

 

y de mis enemigos la venganza,

 

 

 

el propio honor, el mismo entendimiento,

 

 

 

el ánimo a la sangre, el nacimiento,

 

 

 

en mis desdichas esperar mudanza

 

 

 

y deberte, Esperanza, la esperanza

 

 

 

que es el más apretado juramento.

 

 

 

Fálteme Dios en la postrera suerte

 

 

 

que hay del vivir humano al postrer sueño,

 

 

 

cuando a este trance su clemencia pida,

 

 

 

si tuviere poder la misma muerte,

 

 

 

para quitarme, regalado dueño,

 

 

 

el amor que te tengo con la vida.

 

 

ESPERANZA

Pues primero será la noche día

 

 

 

y niebla el sol, verano el cano invierno,

 

 

 

la guerra paz, lo temporal eterno,

 

 

 

disgusto el bien, pesar el alegría:

 

 

 

volverá el tiempo atrás y en la porfía

 

 

 

de la fortuna varia habrá gobierno,

 

 

 

pena en la gloria y calma en el infierno,

 

 

 

que deje de adorarte el alma mía,

 

 

 

que no podrán mudarme de este intento

 

 

 

el Rey, ni el sol, si lo que ve me ofrece,

 

 

 

que por ti todo lo desprecio y piso;

 

 

 

que la mujer, aunque igual al viento,

 

 

 

si sale firme, espíritu parece

 

 

 

en no volver atrás en lo que quiso.

 


Best viewed with any browser at 800x600 or 768x1024 on Tablet PC
IntraText® (VA2) - Some rights reserved by Èulogos SpA - 1996-2010. Content in this page is licensed under a Creative Commons License