Pedro Calderón de la Barca: Collección de obras
Pedro Calderón de la Barca
El príncipe constante

JORNADA SEGUNDA

«»

Enlaces a las concordancias:  Normales En evidencia

Link to concordances are always highlighted on mouse hover

JORNADA SEGUNDA

 

 

Sale FÉNIX

 

 

FÉNIX:            ¡Zara!  ¡Rosa!  ¡Estrella!  ¿No

               hay quien me responda?

 

Sale MULEY

 

 

MULEY:                                  Sí,

               que tú eres sol para mí

               y para ti sombra yo;

               y la sombra al sol siguió.                

               El eco dulce escuché

               de tu voz, y apresuré

               por esta montaña el paso.

               ¿Qué sientes?

FÉNIX:                        Oye, si acaso

               puedo decir lo que fue.                      

                  Lisonjera, libre, ingrata,

               dulce y süave una fuente

               hizo apacible corriente

               de cristal y undosa plata;

               lisonjera se desata,                        

               porque hablaba y no sentía;

               süave, porque fingía;

               libre, porque claro hablaba;

               dulce, porque murmuraba;

               e ingrata, porque corría.                 

                  Aquí cansada llegué

               después de seguir ligera

               en ese monte una fiera,

               en cuya frescura hallé

               ocio y descanso; porque                     

               de un montecillo a la espalda,

               de quien corona y guirnalda

               fueron clavel y jazmín,

               sobre un catre de carmín

               hice un foso de esmeralda.                  

                  Apenas en él rendí

               el alma al susurro blando

               de las soledades, cuando

               ruido en las hojas sentí.

               Atenta me puse, y vi                        

               una caduca africana,

               espíritu en forma humana,

               ceño arrugado y esquivo,

               que era un esqueleto vivo

               de lo que fue sombra vana,                   

                  cuya rústica fiereza

               cuyo aspecto esquivo y bronco

               fue escultura hecha de un tronco

               sin pulirse la corteza.

               Con melancolía y tristeza,                

               pasiones siempre infelices

               -- para que te atemorices --

               una mano me tomó,

               y entonces ser tronco yo

               afirmé por las raíces.             

                  Hielo introdujo en mis venas

               el contacto, horror las voces,

               que discurriendo veloces,

               de mortal veneno llenas.

               Articuladas apenas,                         

               esto les pude entender:

               Ay infelice mujer!

               ¡Ay forzosa desventura!

               ¡Que en efecto esta hermosura

               precio de un muerte ha de ser!"             

                  Dijo; y yo tan triste vivo

               que diré mejor que muero,

               pues por instantes espero

               de aquel tronco fugitivo

               cumplimiento tan esquivo,                   

               de aquel oráculo yerto

               el presagio y fin tan cierto

               que mi vida ha de tener.

               ¡Ay de mí!  ¡Que hoy he de ser

               precio vil de un hombre muerto!             

 

Vase FÉNIX

 

 

MULEY:            Fácil es de descifrar

               ese sueño, esa ilusión,

               pues las imágenes son

               de mi pena singular.

               A Tarudante has de dar                      

               la mano de esposa; pero

               yo, que en pensarlo me muero,

               estorbaré mi rigor;

               que él no ha de gozar tu amor

               si no me mata .                      

                  Perderte yo, podrá ser;

               mas no perderte y vivir.

               Luego si es fuerza el morir

               antes que lo llegue a ver,

               precio mi vida ha de ser                     

               con que ha de comprarte.  ¡Ay cielos!

               ¡Y tú en tantos desconsuelos

               precio de un muerto serás

               pues que morir me verás

               de amor, de envida y de celos!              

 

Salen tres cautivos y el infante don FERNANDO

 

 

CAUTIVO 1:        Desde aquel jardín te vemos,

               donde estamos trabajando,

               andar a caza, Fernando,

               y todos juntos venimos

                  a arrojarnos a tus pies.

CAUTIVO 2:     Solamente este consuelo                     

               aquí nos ofrece el cielo.

CAUTIVO 3:     Piedad como suya es.

FERNANDO:         Amigos, dadme los brazos;

               y sabe Dios si con ellos

               quisiera de vuestros cuellos                

               romper los nudos y lazos

                  que os aprisionan; que a fe

               que os darían libertad

               antes que a mí; mas pensad

               que favor del cielo fue                      

                  esta piadosa sentencia;

               él mejorará la suerte,

               que a la desdicha más fuerte

               sabe vencer la prudencia.

                  Sufrid con ella el rigor                 

               del tiempo y de la Fortuna,  

               deidad bárbara importuna,

               hoy cadáver y ayer flor.

                  No permanece jamás

               y así os mudará de estado.         

               ¡Ay Dios!  Que al necesitado

               darle consejo no más

                  no es prudencia, y en verdad

               que, aunque quiera regalaros,

               no tengo esta vez qué daros.              

               Mis amigos, perdonad.

                  Ya de Portugal espero

               socorro, presto vendrá;

               vuestra mi hacienda será.

               Para vosotros la quiero.                    

                  Si me vienen a sacar

               del cautiverio, ya digo

               que todos iréis conmigo.

               Id con Dios a trabajar.

                  No disgustéis vuestros dueños.  

CAUTIVO 1:     Señor, tu vida y salud

               hace nuestra esclavitud

               dichosa.

CAUTIVO 2:               Siglos pequeños

                  son los del fénix, señor,

               para que vivas.

 

Vanse

 

 

FERNANDO:                          El alma                 

               queda en lastimosa calma,

               viendo que os vais sin favor

                  de mis manos.  ¡Quien pudiera

               socorrerlos!  ¡Qué dolor!

MULEY:         Aquí estoy viendo el amor                 

               con que la desdicha fiera

                  de esos cautivos tratáis.

FERNANDO:      Duélome de su fortuna

               y en la desdicha importuna

               que a esos cautivos miráis,               

                  aprendo a ser infelice'

               y algún día podrá ser

               que los haya menester.

MULEY:         ¿Eso vuestra alteza dice?

FERNANDO:         Naciendo infante, he llegado             

               a ser esclavo; y así

               temo venir desde aquí

               a más miserable estado;

                  que si ya en aqueste vivo,

               mucha más distancia trae                  

               de infante a cautivo que hay

               de cautivo a más cautivo.

                  Un día llama a otro día,

               y así llama y encadena

               llanto a llanto y pena a pena.              

MULEY:         No fuera mayor la mía,

                  que vuestra alteza mañana,

               aunque hoy cautivo está,

               a su patria volverá;

               pero mi esperanza es vana,                  

                  pues no puede alguna vez

               mejorarse mi fortuna,

               mudable más que la luna.

FERNANDO:      Cortesano soy de Fez,

                  y nunca de los amores                    

               que me contaste te

               novedad.

MULEY:                   Fueron en mí

               recatados los favores.

                  El dueño juré encubrir;

               pero a la amistad atento,                   

               sin quebrar el juramento,

               te lo tengo de decir.

                  Tan solo mi mal ha sido

               como solo mi dolor,

               porque el Fénix y mi amor                 

               sin semejante han nacido.

                  En ver, oír y callar,

               Fénix es mi pensamiento,

               Fénix es mi sufrimiento

               en temer, sentir y amar;                    

                  Fénix mi desconfïanza

               en llorar y padecer;

               en merecerla y temer

               aún es Fénix mi esperanza,

                  Fénix mi amor y cuidado;                

               y pues que es Fénix te digo,

               como amante y como amigo

               ya lo he dicho y lo he callado.

 

Vase MULEY

 

 

FERNANDO:         Cuerdamente declaró

               el dueño amante y cortés;          

               si Fénix su pena es,

               no he de competirla yo,

                  que la mía es común pena.

               No me doy por entendido;

               que muchos la han padecido                  

               y vive de enojos llena.

 

Sale el REY

 

 

REY:              Por la falda de este monte

               vengo siguiendo a tu alteza,

               porque, antes que el sol se oculte

               entre corales y perlas,                     

               te diviertas en la lucha

               de un tigre que agora cercan

               mis cazadores.

FERNANDO:                     Señor,

               gustos por puntos inventas

               para agradarme; si así                    

               a tus esclavos festejas,

               no echarán menos la patria.

REY:           Cautivos de tales prendas

               que honran al dueño, es razón

               servirlos de esta manera.                   

 

Sale don JUAN

 

 

JUAN:          Sal, gran señor, a la orilla

               del mar, y verás en ella

               el más hermoso animal

               que añadió naturaleza

               al artificio; porque                        

               una cristiana galera

               llega al puerto, tan hermosa,

               aunque toda oscura y negra,

               que al verla se duda cómo

               es alegre su tristeza.                      

               Las armas de Portugal

               vienen por remate de ella;

               que como tienen cautivo

               a su infante, tristes señas

               visten por su esclavitud,                   

               y a darle libertad llegan,

               diciendo su sentimiento.

FERNANDO:      Don Juan, amigo, no es ésa

               de su luto la razón,

               que si a librarme vinieran,                 

               en fe de su libertad

               fueran alegres las muestras.

 

    

Sale don ENRIQUE, vestido de luto con un

pliego

 

 

ENRIQUE:       Dadme, gran señor, los brazos.

REY:           Con bien venga vuestra alteza.

FERNANDO:      ¡Ay, don Juan, cierta es mi muerte!         

REY:           ¡Ay, Muley, mi dicha es cierta!

ENRIQUE:       Ya que de vuestra salud

               me informa vuestra presencia,

               para abrazar a mi hermano

               de dad, gran señor, licencia.             

               ¡Ay, Fernando!

 

Abrázanse

 

 

FERNANDO:                     Enrique mío,

               ¿qué traje es ése?  Mas cesa;

               harto me han dicho tus ojos,

               nada me diga tu lengua.

               No llores, que si es decirme                

               que es mi esclavitud eterna,

               eso es lo que más deseo;

               albricias pedir pudieras,

               y en vez de dolor y luto

               vestir galas y hacer fiestas.               

               ¿Cómo está el rey, mi señor?

               Porque como él salud tenga,

               nada siento.  ¿Aún no respondes?

ENRIQUE:       Si repetidas las penas

               se sienten dos veces, quiero                

               que sola una vez las sientas.

               Tú, escúchame, gran señor;

               que aunque una montaña sea

               rústico palacio, aquí

               te pido me des audiencia,                   

               a un preso la libertad,

               y atención justa a estas nuevas.

               Rota y deshecha la armada,

               que fue con vana soberbia

               pesadumbre de las ondas,                    

               dejando en África presa

               la persona del infante,

               a Lisboa di la vuelta,

               Desde el punto que Duarte

               oyó tan trágicas nuevas,           

               de una tristeza cubrió

               el corazón, de manera

               que pasando a ser letargo

               la melancolía primera,

               muriendo desmintió a cuantos              

               dicen que no matan penas.

               Murió l rey, que esté en el cielo.

FERNANDO:      ¡Ay de mí!  ¿Tanto le cuesta

               mi prisión?

REY:                         De esa desdicha

               sabe Alá lo que me pesa.                  

               Prosigue.

ENRIQUE:                 En su testamento

               el rey mi señor ordena

               que luego por la persona

               del infante se a Ceuta.                

               Y así yo con los poderes                  

               de Alfonso, que es quien le hereda,

               porque sólo este lucero

               supliera del sol la ausencia,

               vengo a entregar la ciudad;                 

               y pues...

FERNANDO:                  No prosigas, cesa.              

               Cesa, Enrique, porque son

               palabras indignas ésas,

               no de un portugués infante,

               de un maestre que profesa                   

               de Cristo la religión,                    

               pero aun de un hombre lo fueran

               vil, de un bárbaro sin luz,

               de la fe de Cristo eterna.

               Mi hermano, que está en el cielo,    

               si en su testamento deja                    

               esa cláusula, no es

               para que se cumpla y lea,

               sino para mostrar sólo

               que mi libertad desea,

               y ésa se busque por otros                 

               medios y otras conveniencias,

               o apacibles o crüeles.

               Porque decir "Dése a Ceuta"

               es decir "Hasta eso haced

               prodigiosas diligencias."                   

               Que a un rey católico y justo,

               ¿cómo fuera, cómo fuera

               posible entregar a un moro

               una ciudad que le cuesta

               su sangre, pues fue el primero              

               que con sola una rodela

               y una espada enarboló

               las quinas en sus almenas?

               Y eso es lo que importa menos.

               Una ciudad que confiesa                     

               católicamente a Dios,

               la que ha merecido iglesias

               consagradas a sus cultos

               con amor y reverencia,

               ¿fuera católica acción,        

               fuera religión expresa,

               fuera cristiana piedad,

               fuera hazaña portuguesa

               que los templos soberanos,

               Atlantes de las esferas,                    

               en vez de doradas luces

               adonde el sol reverbera,

               vieran otomanas sombras?

               ¿Y que sus lunas opuestas

               en la iglesia, estos eclipses               

               ejecutasen tragedias?

               ¿Fuera bien que sus capillas

               a ser establos vinieran,

               sus altares a pesebres?

               Y cuando aquesto no fuera,                  

               volvieran a ser mezquitas.

               Aquí enmudece la lengua,

               aquí me falta el aliento,

               aquí me ahoga la pena

               porque en pensarlo no más                 

               el corazón se me quiebra,

               el cabello se me eriza,

               y todo el cuerpo me tiembla.

               Porque establos y pesebres

               no fuera la vez primera                     

               que hayan hospedado a Dios;

               pero en ser mezquitas, fueran

               un epitafio, un padrón,

               de nuestra inmortal afrenta,

               diciendo "Aquí tuvo Dios                  

               posada, y hoy se la niegan

               los cristianos para darla

               al demonio."  Aún no se cuenta

               -- acá moralmente hablando --

               que nadie en casa se atreva                 

               de otro a ofenderle.  ¿Era justo

               que entrara en su casa mesma

               a ofender a Dios el vicio,

               y que acompañado fuera

               de nosotros, y nosotros                      

               le guardáramos la puerta,

               y para dejarle dentro

               a Dios echásemos fuera?

               Los católicos que habitan

               con sus familias y haciendas                

               hoy, quizá prevaricaran

               en la fe, por no perderlas.

               ¿Fuera bien ocasionar

               nosotros la contingencia

               de este pecado?  Los niños                

               que tiernos se crían en ella,

               ¿fuera bueno que los moros

               los cristianos indujeran

               a sus costumbres y ritos

               para vivir en su secta?                     

               ¿En mísero cautiverio

               fuera bueno que murieran

               hoy tantas vidas, por una

               que no importa que se pierda?

               ¿Quién soy yo?  ¿Soy más que un hombre?   

               Si es número que acrecienta

               el ser infante, ya soy

               un cautivo, de nobleza

               no es capaz el que es esclavo;

               yo lo soy, luego ya yerra                   

               el que infante me llamare.

               Si no lo soy, ¿quién ordena

               que la vida de un esclavo

               en tanto precio se venda?

               Morir es perder el ser,                     

               yo le perdí en una guerra;

               perdí el ser, luego morí;

               morí, luego ya no es cuerda

               hazaña que por un muerto

               hoy tantos vivos perezcan.                  

               Y así estos vanos poderes,

               hoy divididos en piezas,

 

Rómpelos

 

 

               serán átomos del sol,

               serán del fuego centellas.

               Mas no, yo los comeré                     

               porque aún no quede una letra

               que informe al mundo que tuvo

               la lusitana nobleza

               este intentoRey, yo soy

               tu esclavo, dispón, ordena                 

               de mi libertad, no quiero,

               ni es posible, que la tenga.

               Enrique, vuelve a tu patria,

               di que en África me dejas

               enterrado, que mi vida                      

               yo haré que muerte parezca.

               Cristianos, Fernando es muerto;

               moros, un esclavo os queda;

               cautivos, un compañero

               hoy se añade a vuestras penas;            

               cielos, un hombre restaura

               vuestra divinas iglesias;

               mar, un mísero con llanto

               vuestras ondas acrecienta;

               montes, un triste os habita,                

               igual ya de vuestras fieras;

               viento, un pobre con sus voces

               os duplica las esferas;

               tierra, un cadáver hoy labra

               en tus entrañas su huesa;                 

               porque Rey, hermano, moros,

               cristianos, sol, luna, estrellas,

               cielo, tierra, mar y viento,

               fieras, montes, todos sepan,

               que hoy un príncipe constante             

               entre desdichas y penas

               la fe católica ensalza,

               la ley de Dios reverencia.

               pues cuando no hubiera otra

               razón más que tener Ceuta          

               una iglesia consagrada

               a la Concepción eterna

               de la que es reina y señora

               de los cielos y la tierra,

               perdiera, vive ella misma,                  

               mil vidas en su defensa.

REY:           Desagradecido, ingrato

               a las glorias y grandezas

               de mi reino, ¿cómo así

               hoy me quitas, hoy me niegas                

               lo que más he deseado?

               Mas si en mi reino gobiernas

               más que en el tuyo, ¿qué mucho

               que la esclavitud no sientas?

               Pero ya que esclavo mío                   

               te nombras y te confiesas,

               como a esclavo he de tratarte.

               Tu hermano y los tuyos vean

               que ya, como vil esclavo,

               los pies agora me besas.                     

ENRIQUE:       ¡Qué desdicha!

MULEY:                        ¡Qué dolor!

ENRIQUE:       ¡Qué desventura!

JUAN:                          ¡Qué pena!

REY:           Mi esclavo eres.   

FERNANDO:                        Es verdad,

               y poco en eso te vengas;

               que si para una jornada                     

               salió el hombre de la tierra,

               al fin de varios caminos

               es para volver a ella.

               Más tengo que agradecerte

               que culparte, pues me enseñas             

               atajos para llegar

               a la posada más cerca.

REY:           Siendo esclavo, tú no puedes

               tener títulos ni rentas.

               Hoy Ceuta está en tu poder;               

               si cautivo te confiesas,

               si me confiesas por dueño,

               ¿por qué no me das a Ceuta?

FERNANDO:      Porque es de Dios y no es mía.

REY:           ¿No es precepto de obediencia               

               obedecer al señor?

               Pues yo te mando con ella

               que la entregues.

FERNANDO:                        En lo justo

               dice el cielo que obedezca

               el esclavo a su señor,                    

               porque si el señor dijera

               a su esclavo que pecara,

               obligación no tuviera

               de obedecerle; porque

               quien peca mandado, peca.                   

REY:           Daréte muerte.

FERNANDO:                      Ésa es vida.

REY:           Pues para que no lo sea,

               vive muriendo; que yo

               rigor tengo.

FERNANDO:                     Y yo paciencia.

REY:           Pues no tendrás libertad.                 

FERNANDO:      Pues no será tuya Ceuta.

 

Sale CELÍN

 

 

REY:           ¡Hola!

CELÍN:                 ¿Señor?

REY:                           Luego al punto

               aquese cautivo sea

               igual a todos.  Al cuello

               y a los pies le echad cadenas.              

               A mis caballos acuda

               y en baño y jardín, y sea

               abatido como todos.

               No vista ropas de seda

               sino sarga humilde y pobre;                 

               coma negro pan y beba

               agua salobre; en mazmorras

               húmedas y oscuras duerma;

               y a criados y a vasallos

               se extienda aquesta sentencia.              

               Llevadlos todos.

ENRIQUE:                         ¡Qué llanto!

MULEY:         ¡Qué desdicha!

JUAN:                         ¡Qué tristeza!

REY:           Veré, bárbaro, veré

               si llega a más tu paciencia

               que mi rigor.

FERNANDO:                     Sí verás;            

               porque ésta en mí será eterna.

 

Llévanle

 

 

REY:           Enrique, por el seguro

               de mi palabra que vuelvas

               a Lisboa te permito,

               el mar africano deja.                       

               Di en tu patria que su infante,

               su Maestre de Avis queda

               curándome los caballos;

               que a darle libertad vengan.

ENRIQUE:       Sí harán, que si yo le dejo        

               en su infelice miseria

               -- y me sufre el corazón

               el no acompañarle en ella --

               es porque pienso volver

               con más poder y más fuerza         

               para darle libertad.

REY:           Muy bien harás, como puedas.

MULEY:         (Ya ha llegado la ocasión       Aparte

               de que mi lealtad se vea.

               La vida debo a Fernando.                    

               Yo le pagaré la deuda.)

 

 

VanseSalen CELÍN y el infante [FERNANDO]

de cautivo y con cadenas

 

 

CELÍN:            El rey manda que asistas

               en aqueste jardín, y no resistas

               su ley a tu obediencia.

FERNANDO:      Mayor que su rigor es mi paciencia.         

 

Salen los cautivos, y uno canta mientras los otros

cavan en un jardínCanta

 

 

CAUTIVO 1:        "A la conquista de Tánger,

               contra el bárbaro Muley,

               al infante don Fernando

               envió su hermano el rey."

 

FERNANDO:         ¿Que un instante mi historia             

               no deje de cansar a la memoria?

               Triste estoy y turbado.

CAUTIVO 2:     Cautivo, ¿cómo estáis tan descuidado?

               . . . . . . .[ -- estre]

               No lloréis, consolaos; que ya el maestre  

               dijo que volveremos                         

               presto a la patria y libertad tendremos.

               Ninguno ha de quedar en este suelo.

FERNANDO:      (¡Qué presto perderéis ese consuelo!)   Aparte

CAUTIVO 2:     Consolad los rigores,                        

               y ayudadme a regar aquestas flores.

               Tomad los cubos, y agua me id trayendo

               de aquel estanque.

FERNANDO:                          Obedecer pretendo.

               Buen cargo me habéis dado,

               pues agua me pedís; que mi cuidado,       

               sembrando penas, cultivando enojos,

               llenará en la corriente de mis ojos.

 

VaseSale don JUAN y otro cautivo

 

 

CAUTIVO 3:     A este baño han echado

               más cautivos.

JUAN:                         Miremos con cuidado

               si estos jardines fueron                    

               donde vino, o si acaso estos le vieron;

               porque en su compañía

               menos el llanto y el dolor sería,

               y mayor el consuelo.

               Dígasme, amigo, que te guarde el cielo,   

               si viste cultivando

               este jardín al maestre don Fernando.

CAUTIVO 2:     No, amigo, no le he visto.

JUAN:          Mal el dolor y lágrimas resisto.

CAUTIVO 3:     Digo que el baño abrieron,                

               y que nuevos cautivos a él vinieron.

 

Sale don FERNANDO, con dos cubos de agua

 

 

FERNANDO:      (Mortales, no os espante           Aparte

               ver un Maestre de Avis, ver un infante

               en tan mísera afrenta;

               que el tiempo estas miserias representa.)   

JUAN:          Pues, señor, ¿vuestra alteza

               en tan mísero estado?  De tristeza

               rompa el dolor el pecho.

FERNANDO:      ¡Válgate Dios, qué gran pesar me has hecho,

               don Juan, en descubrirme!                   

               Que quisiera ocultarme y encubrirme

               entre mi misma gente,

               sirviendo pobre y miserablemente.

CAUTIVO 1:     Señor, que perdonéis, humilde os ruego,

               haber andado yo tan loco y ciego.           

CAUTIVO 2:     Dadnos, señor, tu pies.

FERNANDO:                              Alzad, amigo,

               no hagáis tal ceremonia ya conmigo.

JUAN:          Vuestra alteza...

FERNANDO:                         ¿Qué alteza

               ha de tener quien vive en tal bajeza?

               Ved que yo humilde vivo,                    

               y soy entre vosotros un cautivo.

               Ninguno ya me trate,

               sino como a su igual.

JUAN:                              ¡Que no desate

               un rayo el cielo para darme muerte!

FERNANDO:      Don Juan, no ha de quejarse de esa suerte   

               un noble.  ¿Quién del cielo desconfía?

               La prudencia, el valor, la bizarría

               se ha de mostrar agora.

 

Sale ZARA con un azafate

 

 

ZARA:          Al jardín sale Fénix mi señora,

               y manda que matices y colores               

               borden este azafate de sus flores.

 

Toma el azafate

 

 

FERNANDO:      Yo llevársele espero,

               que en cuanto sea servir seré el primero.

CAUTIVO 1:     Ea, vamos a cogellas.

ZARA:          Aquí os aguardo mientras vais por ellas.  

 

Híncase de rodillas los esclavos

 

 

FERNANDO:      No me hagáis cortesías.

               Iguales vuestras penas y las mías

               son; y pues nuestra surte,

               si hoy no, mañana ha de igualar la muerte.

               No será acción liviana             

               no dejar hoy que hacer para mañana.

 

Vanse el infante [FERNANDO] y todos

haciéndole cortesías, quédase ZARA, y salen

FÉNIX y ROSA

 

 

FÉNIX:            ¿Mandaste que me trajesen

               las flores?

ZARA:                         Ya lo mandé.

FÉNIX:         Sus colores deseé

               para que me divirtiesen.                    

ROSA:          ¡Que tales, señora, fuesen,

               creyendo tus fantasías,

               tus graves melancolías!

ZARA:          ¿Qué te obligó a estar así?

FÉNIX:         No fue sueño lo que vi,                   

               que fueron desdichas mías.

                  Cuando sueña un desdichado

               que es dueño de algún tesoro,

               ni dudo, Zara, ni ignoro

               que entonces es bien soñado;              

               mas si a soñar ha llegado

               en fortuna tan incierta

               que desdicha le concierta

               y aquello sus ojos ven,

               pues soñando el mal y el bien,            

               halla el mal cuando despierta.

                  Piedad no espero, ¡ay de mí!

               Porque mi mal será cierto.

ZARA:          ¿Y qué dejas para el muerto

               si tú lo sientes así?              

FÉNIX:         Ya mis desdichas creí.

               ¡Precio de un muerto!  ¿Quién vio

               tal pena?  No hay gusto, no

               a una infelice mujer.

               ¿Que al fin de un muerto he de ser?         

               ¿Quién será este muerto?

 

Sale don FERNANDO con las flores

 

 

FERNANDO:                                 Yo.

FÉNIX:            ¡Ay cielos!  ¿Qué es lo que veo?

FERNANDO:      ¿Qué te admira?

FÉNIX:                          De una suerte

               me admira el oírte y verte.

FERNANDO:      No lo jures, bien lo creo.                  

               Yo, pues, Fénix, que deseo

               servirte humilde, traía

               flores, de la suerte mía

               jeroglíficos, señora,

               pues nacieron con la aurora                 

               y murieron con el día.

FÉNIX:            A la maravilla dio

               ese nombre al descubrilla.

FERNANDO:      ¿Qué flor, di, no es maravilla

               cuando te la sirvo yo?                      

FÉNIX:         Es verdadDi, ¿quién causó

               esta novedad?

FERNANDO:                     Mi suerte.

FÉNIX:         ¿Tan rigurosa es?

FERNANDO:                          Tan fuerte.

FÉNIX:         Pena das.

FERNANDO:                Pues no te asombre.

FÉNIX:         ¿Por qué?

FERNANDO:                Porque nace el hombre             

               sujeto a fortuna y muerte.

FÉNIX:            ¿No eres Fernando?

FERNANDO:                             Sí soy.

FÉNIX:         ¿Quién te puso así?

FERNANDO:                             La ley

               de esclavo.

FÉNIX:                   ¿Quién la hizo?

FERNANDO:                                El rey.

FÉNIX:         ¿Por qué?

FERNANDO:                Porque suyo soy.                  

FÉNIX:         ¿Pues no te ha estimado hoy?

FERNANDO:      Y también me ha aborrecido.

FÉNIX:         ¿Un día posible ha sido

               a desunir dos estrellas?

FERNANDO:      Para presumir por ellas                      

               las flores habrán venido.

 

                  Éstas, que fueron pompa y alegría

               despertando al albor de la mañana,

               a la tarde serán lástima vana,

               durmiendo en brazos de la noche fría.     

                  Este matiz, que al cielo desafía,

               iris listado de oro, nieve y grana,

               será escarmiento de la vida humana.

               ¡Tanto se emprende en término de un día!

                  A florecer las rosas madrugaron,         

               y para envejecerse florecieron.

               Cuna y sepulcro en un botón hallaron.

                  Tales los hombres sus fortunas vieron.

               En un día nacieron y expiraron;

               que pasado los siglos, horas fueron.        

 

FÉNIX:            Horror y miedo me has dado,

               ni oírte ni verte quiero;

               que el desdichado primero

               de quien huyo un desdichado.

FERNANDO:      ¿Y las flores?

FÉNIX:                         Si has hallado              

               jeroglíficos en ellas,

               deshacellas y rompellas

               sólo sabrán mis rigores.

FERNANDO:      ¿Qué culpa tienen las flores?

FÉNIX:         Parecerse a las estrellas.                  

FERNANDO:         ¿Ya no las quieres?

FÉNIX:                                  Ninguna

               estimo en su rosicler.

FERNANDO:      ¿Cómo?

FÉNIX:                 Nace la mujer

               sujeta a muerte y fortuna;

               y en esa estrella importuna                 

               tasada mi vida vi.

FERNANDO:      ¿Flores con estrellas?

FÉNIX:                                 Sí.

FERNANDO:      Aunque sus rigores lloro,

               esa propiedad ignoro.

FÉNIX:         Escucha, sabráslo.

FERNANDO:                           Di.                    

 

FÉNIX:            Esos rasgos de luz, esas centellas

               que cobran con amagos superiores

               alimentos del sol en resplandores,

               aquello viven que se duelen de ellas.

                  Flores nocturnas son; aunque tan bellas

               efímeras padecen sus ardores;

               pues si un día es el siglo de las flores,

               una noche es la edad de las estrellas.

                  De esa, pues, primavera fugitiva

               ya nuestro mal, ya nuestro bien se infiere

               Registro es nuestro, o muera el sol o viva.

                  ¿Qué duración habrá que el hombre espere,

               o qué mudanza habrá, que no reciba

               de astro que cada noche nace y muere?

 

Vase [FÉNIX], y sale MULEY

 

 

MULEY:            A que se ausente Fénix                 

               en esta parte esperé;

               que el águila más amante

               huye de la luz tal vez.

               ¿Estamos solos?

FERNANDO:                     Sí.

MULEY:                            Escucha.

FERNANDO:      ¿Qué quieres, noble Muley?           

MULEY:         Que sepas que hay en el pecho

               de un moro lealtad y fe.

               No por dónde empezar

               a declararme, ni

               si diga cuánto he sentido                 

               este inconstante desdén

               del tiempo, este estrago injusto

               de la suerte, este crüel

               ejemplo del mundo, y este

               de la fortuna vaivén,                     

               mas a riesgo estoy si aquí

               hablar contigo me ven,

               que tratarte sin respeto

               es ya decreto del rey.

               Y así, a mi dolor dejando                 

               la voz, que él podrá más bien

               explicarse, como esclavo

               vengo a arrojarme a esos pies.

               Yo lo soy tuyo, y así

               no vengo, infante, a ofrecer                

               mi favor, sino a pagar

               deuda que un tiempo cobré.

               La vida que tú me diste

               vengo a darte; que hacer bien

               es tesoro que se guarda                     

               para cuando es menester.

               Y porque el temor me tiene

               con grillos de miedo al pie,

               y está mi pecho y mi cuello

               entre el cuchillo y cordel,                  

               quiero, acortando discursos,

               declararme de una vez.

               Y así digo que esta noche

               tendré en el mar un bajel

               prevenido; en las troneras                  

               de las mazmorras pondré

               instrumentos que desarmen

               las prisiones que tenéis;

               luego, por parte de afuera,

               los candados romperé.                     

               Tú, con todos los cautivos

               que Fez encierra, hoy en él

               vuelve a tu patria, seguro

               de que yo lo quedo en Fez,

               pues es fácil el decir                    

               que ellos pudieron romper

               la prisión; y así los dos

               habremos librado bien,

               yo el honor y tú la vida,

               pues es cierto que a saber                  

               el rey mi intento me diera

               por traidor con justa ley;

               que no sintiera el morir.

               Y porque son menester

               para granjear voluntades                    

               dineros, aquí se ve

               a estas joyas reducido

               innumerable interés.

               Éste es, Fernando, el rescate

               de mi prisión, ésta es             

               la obligación que te tengo;

               que un esclavo noble y fiel

               tan inmenso bien había

               de pagar alguna vez.

FERNANDO:      Agradecerte quisiera                        

               la libertad; pero el rey

               sale al jardín.

MULEY:                           ¿Hate visto

               conmigo?

FERNANDO:                No.

MULEY:                        Pues no des

               qué sospechar.

FERNANDO:                     De estos ramos

               haré rústico cancel                

                 

               que me encubra mientras pasa.

 

Escóndese, y sale el REY

 

 

REY:           (¿Con tal secreto Muley       Aparte

               y Fernando?  ¿E irse el uno

               en el punto que me ve,

               y disimular el otro?                        

               Algo hay aquí que temer.

               Sea cierto o no sea cierto

               mi temor procuraré

               asegurar.)   Mucho estimo...

MULEY:         Gran señor, dame tus pies.                

REY:           ...hallarte aquí.

MULEY:                            ¿Qué me mandas?

REY:           Mucho he sentido el no ver

               a Ceuta por mía.

MULEY:                           Conquista,

               coronado de laurel,

               sus muros; que a tu valor                   

               mal se podrá defender.

REY:           Con más doméstica guerra

               se ha de rendir a mis pies.

MULEY:         ¿De qué suerte?

REY:                           De esta suerte:

               con abatir y poner                          

               a Fernando en tal estado

               que él mismo a Ceuta me .

               Sabrás, pues, Muley amigo,

               que yo he llagado a temer

               que del maestre la persona                  

               no está muy segura en Fez.

               Los cautivos, que en estado

               tan abatido le ven,

               se lastiman, y recelo

               que se amotinen por él.                   

               Fuera de esto, siempre ha sido

               poderoso el interés;

               que las guardas con el oro

               son fáciles de romper.

MULEY:         (Yo quiero apoyar agora          Aparte   

               que todo esto puede ser,

               porque de mí no se tenga

               sospecha.)  Tú temes bien,

               fuerza es que quieran librarle.

REY:           Pues sólo un remedio hallé,        

               porque ninguno se atreva

               a atropellar mi poder.

MULEY:         ¿Y es, señor?

REY:                          Muley, que tú

               le guardes, y a cargo esté

               tuyo; a ti no ha de torcerte                

               ni el temor ni el interés.

               Alcaide eres del infante,

               procura el guardarle bien;

               porque en cualquiera ocasión

               tú me has de dar cuenta de él.     

 

Vase

 

 

MULEY:         Sin duda alguna que oyó

               nuestros conciertos el rey.

               ¡Válgame Alá!

 

Sale don FERNANDO

 

 

FERNANDO:                     ¿Qué te aflige?

MULEY:         ¿Has escuchado?

FERNANDO:                        Muy bien.

MULEY:         ¿Pues para qué me preguntas          

               qué me aflige, si me ves

               en tan ciega confusión,

               y entre mi amigo y el rey

               el amistad y el honor

               hoy en batalla se ven?                      

               Si soy contigo leal,

               he de ser traidor con él;

               ingrato seré contigo

               si con él me juzgo fiel.

               ¿Qué he de hacer?  ¡Valedme cielos!          

               Pues al mismo que llegué

               a rendir la libertad

               me entrega, para que esté

               seguro en mi confïanza?

               ¿Qué he de hacer si ha echado el rey 

               llave maestra al secreto?

               Mas para acertarlo bien

               te pido que me aconsejes.

               Dime tú qué debo hacer.

FERNANDO:      Muley, amor y amistad                       

               en grado inferior se ven

               con la lealtad y el honor.

               Nadie iguala con el rey.

               Él solo es igual contigo

               y así mi consejo es                       

               que a él le sirvas y me faltes.

               Tu amigo soy y porque

               esté seguro tu honor

               yo me guardaré también;

               y aunque otro llegue a ofrecerme            

               libertad, no aceptaré

               la vida, porque tu honor

               conmigo seguro esté.

MULEY:         Fernando, no me aconsejas

               tan leal como cortés.                     

               que te debo la vida,

               y que pagártela es bien;

               y así lo que está tratado

               esta noche dispondré.

               Líbrate tú, que mi vida            

               se quedará a padecer

               tu muerte; líbrate tú,

               que nada temo después.

FERNANDO:      ¿Y será justo que yo

               sea tirano [e infïel]                       

               con quien conmigo es piadoso,

               y mate al honor, crüel,

               que a mí me está dando vida?

               No, y así te quiero hacer

               juez de mi causa y mi vida.                 

               Aconséjame también.

               ¿Tomaré la libertad

               de quien queda a padecer

               por mí?  ¿Dejaré que sea

               uno con su honor crüel                      

               por ser liberal conmigo?

               ¿Qué me aconsejas?

MULEY:                             No ;

               que no me atrevo a decir

               sí ni no; el no porque

               me pesará que lo diga;                    

               y el sí porque echo de ver

               si voy a decir que sí,

               que no te aconsejo bien.

FERNANDO:      Sí aconsejas, porque yo,

               por mi Dios y por mi ley                    

               seré un príncipe constante

               en la esclavitud de Fez.

FIN DE LA SEGUNDA JORNADA


«»

Best viewed with any browser at 800x600 or 768x1024 on Tablet PC
IntraText® (VA2) - Some rights reserved by Èulogos SpA - 1996-2010. Content in this page is licensed under a Creative Commons License