Juan Ruiz de Alarcón
Ganar amigos

ACTO SEGUNDO

Enlaces a las concordancias:  Normales En evidencia

Link to concordances are always highlighted on mouse hover

ACTO SEGUNDO

 

Salen el REY, el MARQUÉS y don

PEDRO

 

REY:              Marqués, cuando solicito

               consolaros de este mal,

               hallo que yo por igual

               de consuelo necesito.

                  Vos perdistes un hermano,

               yo un amigo verdadero,

               por cuya lealtad y acero

               di terror al africano,

                  y advertiréis que no yerra

               la comparación que he hecho,

               pues me defendió su pecho,

               y mi hermano me hace guerra.

                  Mas, ¿tenéis del agresor

               noticia? Que solamente

               la pena del delincuente

               dará alivio a mi dolor.

MARQUÉS:          Hasta agora se ha ignorado

               el homicida; mas yo,

               puesto que ya sucedió

               el daño, y que está probado

                  que desnudaron los dos

               los aceros mano a mano,

               y dar a mi triste hermano

               menos dicha quiso Dios,

                  sólo me holgara, señor,

               que el agresor pareciera

               para que a vos os sirviera

               un hombre de tal valor;

                  que quien a mi fuerte hermano

               cuerpo a cuerpo matar pudo,

               pondrá a esos pies, no lo dudo,

               todo el imperio otomano;

                  y así os pido que los dos

               le perdonemos aquí.

               Dadle vos perdón por mí;

               que yo se le doy por vos.

REY:              Hija de vuestro valor

               sólo y de vuestra amistad

               es tal acción. Levantad,

               caballerizo mayor.

MARQUÉS:          Pondré donde vos los pies,

               la boca.

REY:                     Así he comenzado

               a pagaros el soldado

               que darme queréis, marqués.

MARQUÉS:          Tan recto os mostráis, señor,

               que aun los intentos pagáis.

REY:           Y porque a mi cuenta hagáis

               a quien debo tanto amor

                  las obsequias funerales,

               las alcabalas os doy

               de Córdoba.

MARQUÉS:                  Hechura soy

               de esas manos liberales.

                  pero decidme, señor,

               si habéis perdonado ya

               al agresor.

REY:                       Bien está.

MARQUÉS:       (¡Qué justicia!)                    Aparte

PEDRO:                         (¡Qué valor!)          Aparte

                  Mil años, Marqués, gocéis

               tanto favor.

MARQUÉS:                   Mi fortuna,

               señor don Pedro de Luna,

               que es vuestra también sabéis.

REY:              Don Pedro, haced prevenir

               la caza al punto; que intento

               divertir mi sentimiento.

PEDRO:         Voyte, señor, a servir.

 

Vase don PEDRO

 

 

REY:              ¿Estamos solos?

MARQUÉS:                           Señor,

               solo está tu majestad.

REY:           Siempre de vuestra lealtad

               fié el secreto mayor,

                  Marqués, don Pedro de Luna,

               según informado he sido,

               con mi favor atrevido,

               y fïado en su fortuna,

                  quebrantando la clausura

               de mi palacio real

               entra a gozar, desleal,

               de una dama la hermosura.

                  Pena de la vida tiene.

               Mi justicia le condena;

               mas no ejecutar la pena

               públicamente conviene;

                  que tiene deudos y amigos

               sin número, y de esa suerte

               cobrara con una muerte

               vivos muchos enemigos,

                  cuando por las disensiones

               de mi hermano es tan dañoso

               ocasionar riguroso

               en mi reino alteraciones;

                  y así, yo os mando, y cometo

               a ese valor y prudencia,

               que ejecutéis la sentencia

               con brevedad y secreto.

MARQUÉS:          Señor...

REY:                     ¡No me repliquéis!

               ¡Obedeced y callad!

               Conozco vuestra piedad;

               mi justicia conocéis.

 

Vase el REY

 

 

MARQUÉS:          ¿Qué justicia, qué rigor,

               si bien se mira, consiente

               castigar tan duramente

               yerros causados de amor?

                  Para ejecutor crüel

               de la pena del que ha errado

               por amor, han señalado

               a quien yerra más por él.

                  Válgale al menos conmigo

               saber la fuerza de Amor,

               ya que en su alteza el rigor

               hace inviolable el castigo.

                  Válgale, pecho, trazad

               cómo tengáis igualmente,

               ni piedad inobediente,

               ni ejecutiva crueldad;

                  que entrambos fines consigo

               si algún medio puedo hallar

               con que dilate, sin dar

               enojo al rey, el castigo;

                  porque humane el tiempo en él

               este riguroso intento,

               o ponga otro impedimento

               a la ejecución crüel.

                  ¡Ricardo!

 

Sale RICARDO

 

 

RICARDO:                 ¡Señor...!

MARQUÉS:                         ¿Qué dice

               de esa desdicha el lugar?

RICARDO:       Todo es sentir y llorar

               suceso tan infelice.

                  Ignórase el homicida;

               mas es público que Flora

               fue del daño causadora.

MARQUÉS:       Calla, Ricardo.  En tu vida,

                  si no quieres darme enfado,

               me nombres esa mujer.

RICARDO:       ¿Qué dices?

MARQUÉS:                Esto has de hacer.

RICARDO:       ¿Estás agora enojado?

MARQUÉS:          Resuelto, Ricardo, estoy.

               Ni recado ni papel

               de esa liviana infiel

               me des ya.

RICARDO:                    A los cielos doy

                  gracias por esa mudanza;

               que tú sabes que yo he sido

               quien siempre te ha persuadido

               que gozases tu privanza

                  sin dar qué decir de ti;

               y ya que resuelto estás,

               para que confirmes más

               ese intento, escucha.

MARQUÉS:                           Di.

RICARDO:          Otra vez dicen que dio

               en Córdoba, habrá dos años,

               ocasión a grandes daños

               doña Flor, porque la halló

                  su hermano, que ya sabrás

               su mucho valor, hablando

               de noche con don Fernando

               de Godoy.

MARQUÉS:               No digas más.

                  ¡Que tan antiguo es el mal!

               Lo dicho, dicho, Ricardo.

               No deje este amor bastardo

               en mí la menor señal.

                  Ya mi hermano desdichado

               es muerto.  Casarme quiero;

               daré a mi casa heredero,

               daré quietud a mi estado.

                  A doña Inés de Aragón

               quiero en palacio servir;

               que bien pueden divertir

               su belleza y discreción

                  el más firme pensamiento;

               y si merezco su mano,

               nunca bien más soberano

               alcanzó el merecimiento.

RICARDO:          Bien harás.

MARQUÉS:                    Para que entiendas

               que arrepentirme no aguardo,

               toma esa llave, Ricardo,

               y los papeles y prendas

                  de Flor entrega al momento

               al fuego.

RICARDO:                 A servirte voy.

MARQUÉS:       Lleve sus cenizas hoy,

               pues lleva su amor, el viento.

 

Vase RICARDO.  Sale don DIEGO

 

 

DIEGO:            (Solo está.  Buena ocasión   Aparte

               de hablarle es ésta.) Los pies

               os beso, señor marqués.

MARQUÉS:       ¡Señor don Diego!

DIEGO:                          Aunque son

                  tiempos tales dedicados

               sólo a sentir y llorar,

               no me dejan dilatar

               esta ocasión mis cuidados.

                  No os encarezco, señor,

               lo que este caso he sentido,

               porque ambos hemos tenido

               igual causa de dolor;

                  que un hermano perdéis vos,

               yo una hermana. ¡A Dios pluguiera

               que de la pérdida fuera

               igual el modo en los dos,

                  pues es cosa conocida

               que es más pesada y más fuerte,

               en quien es noble, la muerte

               del honor que de la vida!

                  Y no , cuando os contemplo

               de prudencia, de nobleza,

               de justicia y fortaleza

               muro fuerte y vivo ejemplo,

                  cómo es posible que fui

               yo solo tan desdichado,

               que quien a todos ha honrado,

               sólo me deshonre a mi!

                  Señor Marqués, Flor causó

               la muerte de vuestro hermano;

               pero vuestro amor liviano

               causa a mi deshonra dio.

                  Conozco vuestro poder,

               vos conocéis mi valor;

               del rey los dos el rigor.

               Mirad lo que habéis de hacer.

MARQUÉS:          Señor don Diego, testigo

               es el cielo soberano

               que de mi difunto hermano

               no pudo el dolor conmigo

                  lo que el pesar de haber dado

               causa a que en su deshonor

               se hablase de doña Flor.

               Bien lo mostró mi cuidado,

                  pues primero la avisé

               que no hiciese novedad,

               primero de esta ciudad

               a la justicia encargué

                  que a vuestra casa guardase

               las debidas exenciones,

               y que en las informaciones

               el nombre de Flor callase,

                  que del muerto hermano mío,

               causa en mí de tal dolor,

               me llevase el vivo amor

               a ver el cadáver frío.

DIEGO:            Confieso que ese cuidado

               os tengo que agradecer.

MARQUÉS:       Ya sucedió.  No hay poder

               que revoque lo pasado.

                  Mi culpa yo os la confieso;

               pero si de amor sabéis,

               no dudo que disculpéis

               con su locura mi exceso.

                  Sólo falta dar un medio

               con que vos tengáis, seguro,

               prevención en lo futuro,

               y en lo pasado remedio.

DIEGO:            Eso intento.

MARQUÉS:                     Ceda, pues,

               mi pasión a vuestro honor,

               a vuestra amistad mi amor,

               mi gusto a vuestro interés.

                  (Supuesto que yo conmigo        Aparte

               no ver a Flor proponía,

               con lo que de balde hacía

               quiero ganar un amigo.)

                  Yo os doy, como caballero,

               palabra, no solamente   

               de oprimir mi amor ardiente,

               y de que tendrá primero

                  nuevas de mi muerte Flor

               que indicios de mi cuidado;

               mas de no admitir recado,

               mensajero ni favor

                  que venga de parte suya;

               y porque, si nota ha dado,

               lo que mi amor le ha quitado,

               mi poder le restituya,  

                  haré que su majestad

               tanto, don Diego, os aumente,

               que hecho un sol resplandeciente,

               vuestra hermosa claridad

                  ilustre a Flor y en su llama

               los rayos vuestros consuman

               los vapores que presuman

               quitar la luz a su fama.

DIEGO:            Con esos dos medios voy

               seguro, y soy vuestro amigo. 

MARQUÉS:       De cumpliros lo que digo

               otra vez palabra os doy.

DIEGO:            Pues porque os muestre mi pecho

               cuánto de ella se confía,

               estos testigos tenía

               del daño que me habéis hecho

                 

Saca unos papeles y dáselos

 

 

                  Tomadlos.  No quiera Dios,

               si a vuestro valor me obligo,

               que quiera yo más testigo

               que a vos mismo, contra vos. 

MARQUÉS:          Pagaré esa confïanza

               con amistad verdadera.

DIEGO:         Y la vuestra hasta que muera

               vivirá en mi sin mudanza.

 

 

Vanse los dos.  Sale ENCINAS

 

 

 

ENCINAS:          ¡Válgate Dios, confusión

               y embeleco de Sevilla!

               ¿Es posible que se encubra

               don Fernando tantos días,

               sin que ni deudos ni amigos

               de él me hayan dado noticia?    

               Mas es la corte, y en ella

               estas mañas son antiguas.

               Un hombre conozco yo

               que es tahur, y desde el día

               que a un desdichado inocente

               en el garito emprestilla,

               se va al de otro barrio, que es

               como pasarse a Turquía.

               Cursa en él hasta pegarle

               a otro blanco con la misma,

               y va visitando así

               por sus turnos las ermitas;

               y en acabando la rueda,

               se vuelve a la más antigua,

               donde, como los tahures

               se trasiegan cada día,

               o no va ya su acreedor,

               o él hace del que se olvida,

               o tiene conchas la deuda,

               del tiempo largo prescrita.  

 

Sale don FERNANDO, de peregrino

 

 

FERNANDO:      (Encinas está a la puerta        Aparte

               de Flor, y no pronostica

               estar en ella seguro

               mal suceso a mis desdichas.)

               ¡Hidalgo!

ENCINAS:                ¿Quién es?

FERNANDO:                          Un hombre

               que saber de vos querría

               si vivís en esta casa.

ENCINAS:       ¡Señor! ¡Señor de mi vida!

               ¿Es posible que te veo?

FERNANDO:      Quedo. ¿No me conocías?

ENCINAS:       Tu voz conoció el oído;

               que no tu cara la vista,

               tanto el disfraz desfigura.

FERNANDO:      Huélgome; que algunos días

               importa a ciertos intentos

               andar oculto en Sevilla.

ENCINAS:       ¿No me dirás qué te has hecho?

               ¿Asi te vas y me olvidas?

               ¿A Encinas con la traspuesta?

               ¡Luego querrás que no diga

               de los cordobeses mal!

FERNANDO:      Mal discurres cuando admiras

               mi ausencia y estos disfraces;

               que en tanto que se averigua

               quién fue del valiente hermano

               del Marqués el homicida,

               me he de ocultar; que haber sido

               yo amante de Flor me indicia

               de culpado; y así, quiero

               que en este caso me digas

               lo que pasa, qué hay de Flor,

               y qué se dice en Sevilla.

ENCINAS:       Como vino la mañana,

               y tú, señor, no venías,

               salí a buscarte, ofreciendo

               a Dios en hallazgo misas.

               Hallé toda la ciudad

               alborotada y sentida

               de la muerte de don Sancho,

               y que el vulgo discurría,

               ignorando el agresor,

               si bien la fama publica

               que fue doña Flor la causa.

               De aqui tomó la malicia

               ocasión de divulgar

               la que en Córdoba ella misma

               dio por ti, agora ha dos años,

               a semejantes desdichas.

               Mas no por esto a su casa

               se ha atrevido la justicia.

               Del lastimado Marqués

               prevención bien advertida;

               aunque de ella, y de no haber

               faltado algunos que digan

               que el marqués mismo ayudó

               a escaparse al homicida,

               y que ha pedido a su Alteza

               que de perdonar se sirva

               al delincuente, hay algunos

               maliciosos que colijan

               que quitaron a su hermano

               por orden suya la vida,

               por celos de doña Flor,

               conjetura que confirman

               las circunstancias, pues fue

               sobre hablarla la mohina.

               Éste es el punto en que están

               estas cosas.  De las mías

               sabrás que, desesperado

               de no hallar de ti noticia,

               y apretado, Dios lo sabe,

               de la pobreza enemiga,

               me resolvi, y hoy de Flor

               vine a saber si sabía

               de ti, y pedir que socorra

               mi necesidad esquiva.

               Halléla triste, y hallé

               que su noble hermano había

               tripulado los sirvientes

               del juego de amor malillas.

               Entró don Diego, y hallóme

               con ella; mas no hay quien finja

               artificiosos remedios

               en desgracias repentinas,

               como la mujer. Al punto

               le dice Flor que yo había

               tenido, de que buscaba

               un escudero, noticia,

               y entré, por estar sin dueño,

               a pedir que me reciba.  

               Conocióme; que los dos

               en la edad poco entendida

               en Córdoba hicimos juntos

               más de dos garzonerías;

               y con esto quiso Dios

               que, o nunca supo o se olvida

               de que he sido tu crïado,

               y el ser de su patria misma

               a justa piedad le mueve,

               y a recebirme le obliga.

               Quedé por crïado al fin

               de don Diego de Padilla,

               si tan suyo como debo,

               tan tuyo como solía.

FERNANDO:      ¿Que el Marqués pidió a su alteza

               el perdón del homicida?

ENCINAS:       Así dicen.

FERNANDO:                Gran valor!            Aparte

               ¡Por cuántos modos me obliga!)

               Y el rey, ¿qué le respondió?

ENCINAS:       Con severidad esquiva   

               dijo sólo, "Bien está."

               Ya conoces su justicia.

FERNANDO:      "¿Bien está?" Pues no está bien.

               En fin, ¿es don Diego, Encinas,

               tu dueño?

ENCINAS:                 Desde hoy acá.

               Mas tu teniente dirías

               mejor. Ya ves, fue forzosa

               la ocasión.

FERNANDO:                   Que lo prosigas,

               lo es también, por evitar

               sospechas.

ENCINAS:                  Bien advertida

               prevención.

FERNANDO:                 Y porque salgas

               del empeño en que estos días

               te habrás puesto, esa cadena

               recibe.

 

Dale una de las que le dio el MARQUÉS

 

 

ENCINAS:                 Señor, ¿es fina?

FERNANDO:      ¿No lo parece?

ENCINAS:                      En el pobre

               pasa el oro por alquimia.

FERNANDO:      Si quien me la dio supieras,

               su valor no dudarías.

ENCINAS:       ¿Fue mujer?

FERNANDO:                 No, sino un hombre

               a quien le debo la vida.

ENCINAS:       ¿Cómo, señor?

FERNANDO:                     Más espacio

               quiere el caso. Agora mira

               si puedo, porque me importa,

               hablar a Flor.

ENCINAS:                      ¿No decías

               que renunciabas su amor?

FERNANDO:      Y otra vez lo digo, Encinas.

               Otro es mi intento.

ENCINAS:                           Pues entra;

               que agora no hay quien lo impida;

               que no tienen más crïado

               que a mí. Sal presto y evita

               el peligro de su hermano;

               que yo me pongo en espía.

FERNANDO:      Ardiendo y temblando llego

               a mi adorada enemiga;

               que si mis celos me enojan,

               su enojo me atemoriza.

 

Vanse los dos.  Sale doña FLOR

 

 

FLOR:          ¿Es posible que el marqués

               ni me vea ni me escriba?

               ¡Cielos! ¿Se venga celoso,

               o agraviado se retira?

 

Sale don FERNANDO

 

 

               ¿Qué es esto? ¿Quién es?

FERNANDO:                               Es, Flor,

               quien de lo que ser solía

               sólo tiene la memoria,

               por que de infierno le sirva.

FLOR:          ¿Es don Fernando?

FERNANDO:                        ¿Hasta agora,

               crüel, no me conocías?

               Tan del todo tu mudanza

               de mi firmeza te olvida?

               ¿Es posible que en un pecho

               a quien noble sangre anima,

               ya que la mudanza cupo,

               quepa también la mentira?

               Falsa, ¿por qué me engañaste?

               ¿Por qué el infelice día

               que tras de tantos de ausencia,

               llegué más firme a tu vista,

               no me diste desengaños,

               que remedian, si lastiman,

               aprovechan, aunque ofenden,

               y aunque atormentan, obligan?

               Hiciéraslo, si me quieres,

               porque guardase la vida,

               y si no, porque dejasen

               de cansarte mis porfías.

               ¿Fue más cordura obligarme

               con tus palabras fingidas

               al peligro en que me viste,

               y a la desgracia que miras?

               Mas, ¿cómo fueras ingrata,

               cómo fueras enemiga,  

               cómo mujer, si no fueras

               contraria a la razón misma?

FLOR:          Basta, don Fernando, basta;

               que te engañas, si imaginas,

               anticipando tus quejas,

               cerrar el paso a las mías.

               Si tú me cumplieras, falso,

               la palabra prometida,

               mi fama y tu amor gozaran

               más quietos y dulces días.    

               El secreto me juraste,

               y al primer lance, perdida

               o la memoria o la fe,

               ¿me ofendes y lo publicas?

FERNANDO:      ¿Yo lo he publicado?

FLOR:                               Sí;

               que lo mismo es que lo digan

               las obras que las palabras.

               ¿Tu lengua, aleve, podía

               decir más claro tu amor,

               que lo dijo vengativa   

               tu espada, locos tus celos,

               precipitadas tus iras?

FERNANDO:      ¡Bien por Dios! Lo que hice

               yo para obligar, ¿desobliga?

               Para disculpar las tuyas

               ¿finges, falsa, culpas mías?

               Saqué la espada callando,

               puse a peligro la vida

               por no descubrirme a quien

               conocerme pretendía,

               sólo por guardarte así

               el secreto, y tú lo aplicas

               a lo contrario? ¡Qué clara

               se conoce tu malicia!

FLOR:          Evitaras el peligro,

               pues la resistencia vías,

               que a mayor publicidad

               daba ocasión tan precisa.

               Dejaras el puesto, huyeras;

               que pues no te conocían,

               nada perdieras en ello.

FERNANDO:      Sin duda mi sangre olvidas.

               Ser secreto prometí,

               no cobarde; que no había

               de acetar quien nació noble

               cosas que lo contradigan.

               No importa no conocerme;

               que yo a mí me conocía,

               y la misma sangre noble

               es fiscal contra si misma.

               Y si tú me conociste,

               ¿qué más ocasión querías?

               ¿Hay más mundo para mí?

               ¿Hay más honra? ¿Hay más estima?

FLOR:          Conmigo nada perdieras,

               si por mi opinión lo hacías.

FERNANDO:      Conocida era la fuga,

               la intención no conocida;

               y acción que es mala por sí,

               en duda la aplicarías

               a lo peor.  Claro está;

               que conozco mi desdicha.

               Y dada ya la sospecha

               de que tu amor merecía

               quien contigo a tu ventana

               de noche hablaba, ¿no miras

               que a nadie infamara más,

               huyendo yo, que a ti misma,

               pues con causa te acusaran

               de que a un cobarde querías?

               ¿Ves mi razón? ¿Ves tu afrenta?

               ¿Ves cómo quedas vencida?

               ¿Ves cómo de culpas tuyas

               son, falsa, las penas mías?

               Tus engaños cometieron

               el delito que me aplicas;

               que a no tener otro amante,

               y a no decir, fementida,

               que eras quien fuiste,

               no hubiera sucedido esta ruina.

FLOR:          ¿Yo otro amante?

FERNANDO:                      Y aun querido;

               que nadie, sin que le admitan,

               celoso guarda la calle,

               furioso arriesga la vida.

FLOR:          Desdeñado un poderoso,

               convierte el amor en ira.

FERNANDO:      En vano para conmigo

               falsas disculpas maquinas.

               ¡Quédate por siempre, ingrata,

               liviana, aleve, fingida,

               mudable, tirana, fíera,

               tigre hircana y sierpre libia!

               ¡Quédate; que sólo vine

               a exhalar las llamas vivas

               que, de tu ofensa engendradas,

               dentro de mi pecho ardían,

               con decirte sola a ti

               tus infamias, tus mentiras,

               mudanzas y liviandades,

               ya que el ser quien soy me priva

               de romper, con publicarlas,

               la palabra prometida;

               que yo ofendido la guardo,

               y tú obligada la olvidas!

               ¡Y así, para no ver más

               falsedades tan indignas

               de quien eres y quien soy,

               no me verás en tu vida!

 

Quiere irse don FERNANDO

 

 

FLOR:          ¡Vete, ocasión de mis males,

               vete, y los cielos permitan

               que ni el eco de tu nombre

               vuelva otra vez a Sevilla!

FERNANDO:      ¡Cómo, traidora, te huelgas

               que de tu amor me despida!

               ¿Mi nombre ofende tu oído,

               y mi presencia tu vista?

               ¡Pues, vive Dios, que por eso,

               aunque arriesgara mil vidas,

               he de ser eternamente

               una sombra que te siga,

               porque me vengue en lo mismo

               con que a venganza me incitas!

FLOR:          ¡Pues yo, si en eso te vengas,

               sabré hacer...!

 

Sale ENCINAS

 

 

ENCINAS:                      Señora, mira

               que viene tu hermano.

FLOR:                              ¡Ay, triste!

               ¡Vete, Fernando!

FERNANDO:                         Enemiga,

               mi muerte y la tuya espero.

ENCINAS:       Pues duélete de la mía.

               Vete, señora, a tu cuarto,

               y tú, señor, te retira

               a mi aposento.

FLOR:                         ¿Veré,

               antes que muera, algún dia

               que por tu causa no tenga

               alborotos y desdichas?

FERNANDO:      Y yo, ¿sin mudanzas tuyas

               veré alguno?

 

Vase doña FLOR

 

 

ENCINAS:                      Señor, mira

               que llega don Diego.

FERNANDO:                           Llegue,

               y a sus manos vengativas

               muera yo, Encinas, primero

               que a las de su hermana viva.

ENCINAS:       Acaba; que a toda ley

               es bueno guardar la vida.

 

Vanse los dos.  Salen doña ANA e

INÉS

 

 

 

ANA:              ¿Hácete Flor soledad?

INÉS:          Mal puedo, señora mía,

               sentirla en tu compañía.

ANA:           Pagas, Inés, mi amistad.

INÉS:             Sólo siento la tristeza

               que con mi ausencia padece.

ANA:           A fe que no la merece.

INÉS:          Es pensión de su belleza.

                  Pero ya viene el marqués.

ANA:           Bien su palabra ha cumplido.

 

Sale el MARQUÉS

 

 

MARQUÉS:       Alegre y desvanecido

               vengo a serviros.

ANA:                             Los pies

                  os beso por tal favor.

MARQUÉS:       Comenzad pues a mandarme,

               si queréis obligarme

               ése es el medio mejor.

                  Pedido me habéis que os vea.

               Advertid, doña Ana hermosa,

               que no ha de ser para cosa

               que muy difícil no sea.

ANA:              La nobleza y cortesía

               que en vos celebra la fama,

               porque es mujer la que os llama,

               disculpara su osadía;

                  y eso mismo me asegura

               que tendrá en esta ocasión

               efeto mi pretensión

               y mi esperanza ventura.

                  Señor Marqués, doña Flor,

               en cuyo constante pecho

               inhumano estrago han hecho

               vuestra ausencia y vuestro amor,

                  como os habéis retirado

               tan del todo de sus ojos,

               que aun no alivia sus enojos

               de parte vuestra un recado,

                  está oprimida de suerte,

               de pesar y sentimiento, 

               que perdido el sufrimiento,

               pide remedio a la muerte.

                  Yo, que estimo su amistad

               y en vuestra nobleza fío,

               he tomado a cargo mío

               amansar vuestra crueldad.

                  Merezca una vez siquiera

               veros el rostro, por ser

               vos noble y ella mujer,

               y yo, Marqués, la tercera. 

MARQUÉS:          Ay, Flor! Bien saben los cielos     Aparte

               que a tantos rayos de Amor,

               a no resistir mi honor,

               no resistieran mis celos.

                  Di mi palabra; ¡maldiga

               el cielo al necio imprudente

               que con enojo presente

               a lo futuro se obliga!)

                  Señora, lo que pedis,

               a ser dificil lo haría;    

               mas es, por desdicha mía,

               imposible.

ANA:                      ¿Qué decís?

MARQUÉS:          Digo...

 

Salen don DIEGO y ENCINAS, quedándose a la

puerta, sin ser vistos

 

 

ENCINAS:                 Pues señor, ¿así

               te cuelas?

DIEGO:                    Ya a la impaciencia

               se rindió la resistencia.

               Mas el Marqués está aquí.

ENCINAS:          En Cantalapiedra has dado.

DIEGO:         Quedo, pues no me han sentido,

               quiero aplicar el oído;

               que a celos toca el cuidado.

MARQUÉS:          Según esto, no os espante

               mi resolución.

ANA:                          Señor...

MARQUÉS:       Tratarme agora de amor

               es ablandar un diamante.

ANA:              Acabad; cesen enojos.

               No puedan tanto los celos.

DIEGO:         (¡Por Dios, que le ruega! ¡Cielos!    Aparte

               ¿Tal vienen a ver mis ojos?)

MARQUÉS:          Doña Ana, en vano os cansáis.

ANA:           ¿Rogado os endurecéis?

               No a la sangre que tenéis

               la condición conformáis.

DIEGO:            (Ello es cierto.)               Aparte

MARQUÉS:                         Lo que os pido

               es que no me tratéis más

               de esa materia.

ANA:                           Jamás

               me hubiera yo persuadido,

                  si no lo llegara a ver,

               y aun lo dudo, aunque lo toco,

               que con vos puedan tan poco

               los ruegos de una mujer.

                  ¿No daréis, Marqués, lugar

               a las disculpas siquiera?

INIS:          Esto es justo.

MARQUÉS:                    Yo lo hiciera,

               si me pudiera mudar.

ANA:              ¡Maldiga Dios a don Diego,

               que a una determinación

               tan crüel dio la ocasión!

ENCINAS:       ¿Oyes esto, señor?

DIEGO:                           ¿Luego

                  el Marqués por celos míos

               la trata con tal rigor?

               Ahora bien -- ya que el amor

               no ayuda mis desvaríos,

                  a un engaño me apercibo

               con que, pues no soy dichoso,

               lo que no alcanzo amoroso,

               alcanzaré vengativo.

                  Aquí me importa que des

               a entender que eres crïado

               del marqués.

ENCINAS:                    Ese cuidado

               me deja, que fácil es;

                  que pues hasta aquí por tuyo

               no me conocen, saldré

               con él, y así pasaré

               plaza de crïado suyo.

DIEGO:            Pues al punto que él se ausente

               vuelve a entrar, y de su parte

               estos doblones reparte

 

Dale un bolsón

 

 

               en la familia sirviente

                  de doña Ana; y al que fuere

               más cudicioso dirás

               que el Marqués le ofrece más,

               por que esta noche le espere

                  a la puerta de doña Ana;

               que a deshora quiere hablarle;

               y el secreto has de encargarle.

ENCINAS:       No será tu industria vana

                  por mi parte.

DIEGO:                          Bien de ti

               lo que puedo fïar.

               Yo quiero, por no causar

               sospechas, irme de aquí,

                  pues no me han visto.

 

Vase don DIEGO

 

 

ANA:                                    Bien

               que a doña Inés de Aragón

               servís ya.

MARQUÉS:                Y en su afición

               vive contenta mi fe;

                  mas con todo, si pudiera,

               os dejara más gustosa.

ANA:           Nunca os pediré otra cosa,

               pues he errado la primera.

MARQUÉS:          ¿Qué decís?  Perdón os pido,

               y que os quejéis de esa suerte,

               si en mí pudiere la muerte

               lo que vos no habéis podido.

 

Vase el MARQUÉS

 

 

ANA:              ¡Terrible rigor!

ENCINAS:                            Inés,

               quédate con Dios.

INÉS:                           ¿Aquí

               estabas, Encinas?

ENCINAS:                           Sí;

               que vine con el marqués.

INÉS:             ¿Pues qué? ¿Le sirves?

ENCINAS:                                 Y soy

               quien priva más en su pecho.

ANA:           Dime, Encinas, ¿qué se ha hecho

               don Fernando de Godoy?

 

Volviéndose hacia la puerta

 

 

ENCINAS:          ¿Que me llama el marqués? Sí,

               ya voy. ¡Qué presto me echó

               menos! Juráralo yo;

               no vive un punto sin mí.

                  Perdonad; hasta otro día.

 

Vase ENCINAS

 

 

ANA:           Buen gusto tiene el marqués.

INÉS:          Siempre con señores es

               feliz la bufonería.

 

Vanse las dos.  Sale don PEDRO

 

 

PEDRO:            ¿Negocio tiene conmigo,

               cuando le da la afición

               de doña Inés de Aragón

               en mí un oculto enemigo?

                  ÉL la sirve y yo en secreto

               la gozo y he de callar,

               no se venga a sospechar

               el delito que cometo.

                  ¡Gran tormento! Mas él viene.

 

Sale el MARQUÉS

 

 

MARQUÉS:       ¡Señor don Pedro!

PEDRO:                            En cuidado,

               señor marqués, un recado

               de parte vuestra me tiene.

MARQUÉS:          ¿Hay en qué os sirva? Creed

               que pago vuestra amistad,

               y con la voluntad

               que en todo me hacéis merced.

                  Hoy ha llegado un correo,

               ya lo sabréis, de Granada,

               de la muerte desdichada

               de don Miguel Carabeo,

                  nuestro general valiente;

               y al punto, para ocupar

               tan importante lugar

               hallé que era conveniente

                  vuestra persona.  Mirad

               si os disponéis a acetarlo,

               porque quiero consultarlo

               luego con su majestad.

                  (Con este piadoso medio         Aparte

               quiero dilatar su muerte

               porque entre tanto la suerte

               le disponga otro remedio.)

PEDRO:            (Darme lo que yo no pido,       Aparte

               no teniéndole obligado,

               cuando que a nadie han dado

               cargo que no haya pedido,

                  no es por bien. ¿Qué fin tendrá

               en ausentarme el marqués?

               Celos no de doña Inés,

               que oculto mi amor está.

                  Mi poder y su mudanza

               teme sin duda; alejarme

               quiere del rey, por cortarme

               el hilo de mi privanza.)

                  Conozco la obligación,

               marqués, en que me ponéis;

               mas advertid que daréis

               de quejas justa ocasión,

                  dándome lo que podrán

               pretender mil caballeros

               cuyos valientes aceros

               terror a los moros dan.

                  Yo vivo alegre en mi estado;

               ni más grande ni más rico

               quiero ser, y asi os suplico

               me tengáis por excusado.

MARQUÉS:          Triste de vos, que os perdéis!)    Aparte

               Esto al servicio conviene

               del rey.

PEDRO:                   Sin número tiene

               soldados en quien podéis,

                  tan bien como en mí, el bastón

               emplear.

MARQUÉS:               Decid, ¿en quién?

PEDRO:         En el señor de Bailén.

MARQUÉS:       Parte a servir a Aragón.

PEDRO:            En don Sancho Marmolejo.

MARQUÉS:       Lleva a Francia la embajada.

PEDRO:         En don Francisco de Estrada.

MARQUÉS:       Está enfermo y es muy viejo.

PEDRO:            En don Fernando Manrique.

MARQUÉS:       Ocupaciones forzosas

               son las suyas en las cosas

               del infante don Enrique.

                  Yo, en fin, lo he mirado bien;

               no me arguyáis; acetad

               el cargo y mi voluntad,

               y advertid que os está bien.

PEDRO:            Más parece que os conviene

               a vos, según me apretáis.

MARQUÉS:       En eso no os engañáis;

               que quien es mi amigo tiene,

                  don Pedro, en mi corazón

               tanta parte, que deseo

               como proprio lo que veo

               que ha de aumentar su opinión.

PEDRO:            Yo agradezco la amistad;

               pero os advierto, Marqués,

               que para mí no lo es.

MARQUÉS:       Oh, quién pudiera...!)            Aparte

                                     Mirad

                  que os aconsejo...

PEDRO:                              No habléis

               misterioso. (En su porfía         Aparte

               crece la sospecha mía.)

               Y para que no os canséis,

                  por último desengaño

               digo que estoy satisfecho

               de que trazáis mi provecho;

               pero yo quiero mi daño.

MARQUÉS:          (Cuanto resiste obstinado,     Aparte

               tanto piadoso deseo

               remediarle, porque veo

               que yerra de enamorado.)

PEDRO:            ¿Mandáis otra cosa?

MARQUÉS:                            En esto

               pido sólo que os miréis,

               y a Dios.

PEDRO:                   ( Pues vos me queréis   Aparte

               quitar del dichoso puesto

                  en que con el rey estoy,

               yo del vuestro os quitaré.)

MARQUÉS:       (De la muerte os libraré,           Aparte

               o no seré yo quien soy.)

 

FIN DEL ACTO SEGUNDO


Best viewed with any browser at 800x600 or 768x1024 on Tablet PC
IntraText® (VA1) - Some rights reserved by Èulogos SpA - 1996-2009. Content in this page is licensed under a Creative Commons License