Juan Ruiz de Alarcón
La manganilla de Melilla

ACTO SEGUNDO

Enlaces a las concordancias:  Normales En evidencia

Link to concordances are always highlighted on mouse hover

ACTO SEGUNDO

 

Sale PIMIENTA, de moro

 

 

PIMIENTA:         Aquí, donde esta espesura,

               del sol jamás ofendida,

               por opaca me convida,

               y por sola me asegura,

                  pues resisto al estatuto

               de naturaleza en vano,

               sueño, a tu imperio tirano

               pagaré el común tributo.

 

Recuéstase.  Salen AZÉN y ZAIDE

 

 

ZAIDE:            ¿Dónde vas desesperado

               por estos campos?

AZÉN:                             Aquí,

               donde mi gloria perdí,

               quiero engañar mi cuidado;

                  aquí espera mi tormento

               hallar su prenda querida,

               o que se pierda la vida

               donde se perdió el contento.

                  Cuando a la hermosa Canente

               Circe de su bien privó,

               allí donde lo perdió,

               le dio principio a una fuente,

                  y perdiendo el sol dorado

               a Dafne ingrata y crüel,

               quiso del mismo laurel

               andar siempre coronado.

                  Así yo, aunque la memoria

               me lastima del lugar,

               me consuelo con llorar

               donde he perdido la gloria.

                  Ninfas de esta fuente fría,

               deidades de esta aspereza,

               si os mueve ajena tristeza,

               ¿cómo no sentís la mía?

                  ¡Mas tente! Que un moro veo,

               que goza aquí descuidado

               de las lisonjas del prado

               en los brazos de Morfeo.

                  ¡Dichoso tú, que al tormento

               hurtas con tal suspensión

               la grave jurisdición

               que tiene en el pensamiento!

                  ¿Quién puede ser quien aquí

               con tal descuido se ofrece

               al sueño?

ZAIDE:                   Noble parece,

               porque un brillante rubí

                  en el dedo lo pregona.

AZÉN:          Zaide, Zaide, o el deseo

               me engaña, o es la que

               veo aquella dorada zona

                  que el breve cielo del dedo

               de mi enemiga ceñía.

ZAIDE:         Dicha y desdicha sería;

               que si es ella, pensar puedo

                  por los indicios, señor,

               que le ha dado, por roballa,

               muerte a Alima.

AZÉN:                         ¡Zaide, calla,

               que me matará el temor!

                  Mírala bien.

ZAIDE:                        ¡Es la suya,

               por Alá! Del blanco acero

 

Quítale la espada a PIMIENTA

 

 

               le despojaré, primero

               que el sueño le restituya

                  los sentidos; que podría,

               defendiéndose, escaparse,

               y fácilmente ocultarse

               en esta selva sombría.

AZÉN:             Prudente prevención es.

ZAIDE:         Y aun fuera bueno prendello,

               echándole un lazo al cuello.

 

Échanle una liga al cuello

 

 

               No se nos vaya por pies.

AZÉN:             Bien dices.

ZAIDE:                        Así asegura

               con su prisión nuestro intento.

AZÉN:          Temblando está el pensamiento

               de lo mismo que procura.

                  Las nuevas temiendo estoy

               que busco de la que adoro.

ZAIDE:         ¡Hola!

PIMIENTA:             ¿Quién? ¿Quién es?

AZÉN:                                   Un moro,

               ¿no lo ves?

PIMIENTA:                 Perdido soy!           Aparte

                  Sin duda me han conocido,

               pues que me han preso.) ¿Qué quieres

               de mí?

AZÉN:                 Que digas quién eres.

PIMIENTA:      Un hombre soy, que perdido

                  en este espeso jaral,

               al cansancio me rendí.

AZÉN:          ¿Cómo es tu nombre?

PIMIENTA:                          Pi...alí,

               de Marruecos natural.

                  (Pimienta le iba a decir.)      Aparte

AZÉN:          ¿A qué has pasado a esta tierra?

PIMIENTA:      Un hijo perdí en la guerra,

               que no puedo descubrir

                  aunque todas las fronteras

               españolas he corrido.

AZÉN:          ¡Ah, perro traidor!

                                   Tú has sido,

               por más que encubrirlo quieras,

                  quien la dulce prenda mía

               me robó; que este rubí

               lo está publicando así,

               que ella en el dedo traía;

                  que yo soy Azén, villano.

               ¡Dame a Alima, o morirás!

PIMIENTA:      Pues, Azén, ¿para qué estás

               callando tu nombre en vano,

                  cuando yo, alcaide, he venido,

               venciendo al viento, a buscarte,

               solamente para darte

               nuevas de tu bien perdido?

                  Dame albricias, y sabrás

               dónde está tu dulce Alima.

AZÉN:          Cuantas riquezas estima

               el indio avaro tendrás,

                  si tu lengua no me engaña

               en nueva tan venturosa.

PIMIENTA:      Pues, señor, tu Alima hermosa

               está cautiva.

AZÉN:                      ¿En España?

PIMIENTA:         En Melilla.  El general

               Vanegas es dueño suyo.

AZÉN:          Y yo soy esclavo tuyo,

               pues de mi pena mortal

                  me libras. Yo mismo iré

               a rescatalla. Mas di,

               ¿cómo vino ese rubí

               a tu poder?

PIMIENTA:                   Traza fue

                  de ella, porque ser podría

               no creerme tú sin él.

AZÉN:          Pues, ¿cómo al principio, infiel,

               lo callabas?

PIMIENTA:                   No quería

                  que de otro la nueva oyeses,

               como no te conocí,

               y las albricias que a mí

               son tan debidas, le dieses.

ZAIDE:            Verdad dice, al parecer.

AZÉN:          Con todo, Zaide, la dudo;

               que el español, ¿cómo pudo

               dentro en mi tierra prender

                  a Alima?

PIMIENTA:                   Ella me contó

               que andando a caza contigo,

               en un monte, oculto abrigo

               de las fieras, se perdió;

                  y cierto cristiano espía

               en traje moro, que sola

               la halló en el bosque, engañóla,

               y que a Fez la llevaría

                  le ofreció; y ella, contenta,

               que aborrece tu persona

               Si te doy pena, perdona

               a quien la verdad te cuenta,

                  y conoce que la digo

               en que no te lisonjeo.

               Llevada, pues, del deseo

               de su patria, a su enemigo

                  se entregó, y él dio con ella

               en la frontera.

AZÉN:                         ¡Ah, enemiga!

               ¡Cómo el cielo te castiga

               el no sentir mi querella!

                  Pues, ¿cómo la ingrata agora,

               si me aborrece su pecho,

               se acuerda de mi?

PIMIENTA:                         Sospecho,

               alcaide, que ya te adora,

                  según las perlas que vi

               por sus dos mejillas bellas

               llover de sus dos estrellas,

               cuando me hablaba de ti;

                  demás, que en la áspera vida

               de esclava, no dudo yo

               que adore lo que perdió,

               justamente arrepentida,

                  y ablande ya su rigor

               por verse con libertad.

ZAIDE:         Según las señas, verdad

               te dice en todo, señor.

AZÉN:             ¡Suéltale, Zaide, y su espada     

               le restituye!

PIMIENTA:                     Con ella

               cobraré tu amada bella,

               si al general no le agrada

                  darla a rescate.

AZÉN:                               Al momento

               a Melilla he de partir.

               Tú, moro, me has de seguir.

PIMIENTA:      Sólo servirte es mi intento.

                  (¡De buena, por Dios, salí!    Aparte

               No esconder la piedra fue

               gran error; mas no pensé

               que este desierto, sin mí,

                  planta humana pisarla.

               El ingenio me ha valido,

               que al fin sin él nunca ha sido

               perfeta la valentía.)

 

 

Vanse todos.  Salen AMET, MULEY y otros MOROS, y

ZEILÁN

 

 

ZEILÁN:           Duélete, si no de Azén,

               de tu patria desdichada.

AMET:          Por ser de mí tan amada,

               moros, pretendo su bien.

                  Si está enferma la cabeza,

               el cuerpo todo padece.

               Vuestro alcaide se endurece

               en su bárbara torpeza

                  tanto, que ni mi razón

               ni los portentos que he hecho

               han obligado su pecho

               a aplacar la indignación

                  de Alá, a quien tiene ofendido

               con su blasfema locura.

               Y así, vuestra desventura

               llorad -- ¡oh, pueblo querido! --

                  pues por justa recompensa

               vuestra sangre ha de inundar

               los campos, para lavar

               con ella su injusta ofensa;

                  que yo no he de verle ya

               ni vivir en su obediencia,

               hasta que su penitencia

               merezca perdón de Alá.

ZEILÁN:           Pues, Amet, si tú te ausentas,

               ¿quién nos podrá defender?

               Si tú faltas, ¿no ha de hacer   

               a Dios mayores afrentas,

                  y aumentar más su furor?

               Tu autoridad solamente

               será el freno conveniente

               a su loco y ciego error.

                  De tu patria, Bichalín,

               ten lástima.

AMET:                       Amigos caros,

               yo lo he de hacer por mostraros

               que vuestro bien es mi fin.

ZEILÁN:           Danos, pues vida nos das,    

               los pies.

AMET:                    Alzad. Tú a sus ojos,

               para evitar sus enojos,

               hijo, no vuelvas jamás.

MULEY:            Oye.

 

Sale PIMIENTA, de moro, y SALOMÓN, desde el

paño, cada uno aparte

 

 

PIMIENTA:               (Alguna novedad           Aparte

               en el campo ha sucedido.)

SALOMÓN:       (¿Qué suceso habrá traído     Aparte

               tal gente a tal soledad?)

MULEY:            Y así Daraja, señor,

               pues por libranne padece

               en la prisión, bien merece 

               que la libre tu favor.

                  Con eso acreditarás

               los milagros de tu ciencia,

               y con eso la imprudencia

               de Azén amedrentas más.

AMET:             Bien dices.  Librarla quiero.

               Famoso pueblo africano,

               pues Azén, no como hermano,

               mas como enemigo fiero

                  tiene a Daraja en prisión,

               por daros a conocer

               su injusticia y mi poder,

               su delito y mi razón,

                  darle libertad intento.

               Al cielo volved los ojos.

               Veréis que los rayos rojos

               rompe del sol por el viento.

 

Sale DARAJA, bajando por tramoya al teatro

 

 

DARAJA:           ¿Qué es esto?

ZEILÁN:                        ¡Gran Bichalín,

               soberano es tu poder!

PIMIENTA:      (El moro debe de ser               Aparte

               otro hechicero Merlín.)

MULEY:            Daraja hermosa, no estés

               turbada, pierde el temor;

               que efeto fue de mi amor

               este milagro que ves.

                  Mi padre, de quien ya sabes

               el más que humano poder,

               aquí te quiso traer

               por la región de las aves,

                  por pagar mi obligación,

               y porque el rigor tirano

               huyas de tu injusto hermano

               saliendo de la prisión.

DARAJA:           Los pies, Bichalín, me dad

               por tan alto beneficio.

AMET:          Éste es pequeño servicio

               en mi mucha voluntad.

                  Mas ya que libre te ves,

               no vuelvas a Búcar.  Mira

               que te amenaza la ira

               de Azén.

DARAJA:                  Pisarán mis pies

                  antes del scita inhumano

               entre sus flechas el hielo

               y el fuego del libio suelo,

               que la tierra de mi hermano.

AMET:             Pues sigue en todo a Muley,

               sin que nada te acobarde,

               Daraja, y Ala te guarde.

 

Vase AMET

 

 

DARAJA:        Su gusto será mi ley.

                  ¿Dónde iremos, dueño mío?

MULEY:         Escucha mi pensamiento.

SALOMÓN:       (¿No es el que miro el sargento?      Aparte

               Él es.)

PIMIENTA:             (¿No es éste el judío?)  Aparte

SALOMÓN:          ¡Oh, español valiente! ¿Vas  

               de vuelta a Melilla?

PIMIENTA:                            Sí.

               ¿Tú llegas agora aquí?

SALOMÓN:       A Búcar voy. (No sabrás                          Aparte

                  que va a pedir Salomón

               las albricias de su bien

               al enamorado Azén.

               No hurtes la bendición.)

PIMIENTA:         Si al alcaide vas a hablar,

               tarde pienso que has venido.

SALOMÓN:       ¿Cómo?

PIMIENTA:              Habráse ya partido

               a Melilla a rescatar

                  a su Alima.

SALOMÓN:                    ¡Triste yo!

               ¿Quién le dio la nueva?

PIMIENTA:                              Un moro,

               a quien mil cequies de oro

               alegre en albricias dio.

SALOMÓN:          Yo perdí gran ocasión.

PIMIENTA:      ¿Ibas a pedirlas?

SALOMÓN:                         Sí.

PIMIENTA:      Pues más diligente fui;

               no te quejes, Salomón.

SALOMÓN:          Pues, ¿fuiste tú el mensajero?

PIMIENTA:      Fue mi dicha.

SALOMÓN:                   Vive Dios,          Aparte

               pues lo he perdido por vos,

               que yo os agarre el dinero!)

                  Supuesto, amigo Sargento,

               que la ocasión he perdido,

               parto, de que tú hayas sido

               quien la ha gozado, contento.

PIMIENTA:         Eresamigo, y lo fío

               de ti todo.

SALOMÓN:                ¡A Dios te queda!

               (Yo os pescaré la moneda,         Aparte

               o no seré buen judío).

 

Vase SALOMÓN

 

 

 

PIMIENTA:         ¡Oh, cómo es bella la mora!

DARAJA:        Todo tiene inconveniente.

MULEY:         No habrá cosa que no intente

               el que como yo te adora.

PIMIENTA:         (¿La adora el perro? Ya empieza     Aparte

               mi corazón a invidiar

               que haya un moro de gozar

               tan soberana belleza.

                  Pues no ha de ser, ¡vive Dios!

               De modo lo trazaré,

               si puedo, que presto

               en Melilla con los dos.)

                  ¡Alá os guarde!

MULEY:                             Moro amigo,

               ¡con bien venido seáis!

PIMIENTA:      De la aflición en que estáis

               a justa piedad me obligo;

                  que estimo vuestra nobleza,

               gran Muley, cuando también

               me ofende el rigor de Azén

               y me mueve esta belleza;

                  y así quiero por agora

               prestaros alivio, en tanto

               que piadoso el cielo santo

               vuestra fortuna mejora.

                  Tres leguas de aquí poseo

               una pequeña alquería

               tan oculta, que aun el día

               tiene de verla deseo.

                  Allí albergaros prometo,

               si con menos pompa y fausto,

               con lugar menos infausto

               y con regalo más quieto;

                  y allí, si el sitio os agrada,

               de espacio podréis estar,

               y si no, determinar

               sin temor vuestra jornada.

MULEY:            ¿Con qué pagaros podremos

               tanto bien?

PIMIENTA:                  Sólo acetarlo

               es el modo de pagarlo.

 

A DARAJA

 

 

MULEY:         ¿Qué dices?

DARAJA:                    Cuando nos vemos,

                  Muley, en tal soledad

               sin remedio, sin amparo,

               y afligidos, ¿no está claro

               que ésta es del cielo piedad?

                  ¿Dónde podremos mejor,

               si Amor nos ha conformado,

               dar fin a nuestro cuidado

               y dar vida a nuestro amor?

MULEY:            Pues yo, Daraja querida,

               ¿qué luz o qué norte sigo

               sino tus ojos? Contigo

               todo es gloria, todo es vida.

                  ¿Cómo es tu nombre?

PIMIENTA:                             Zeilán.

MULEY:         Pues, Zeilán, a tu alquería

               estos dos esclavos guía.

PIMIENTA:      (¡Qué alegres a serlo van!        Aparte

                  Sus palabras pronostican

               su suerte.) Seguidme, pues;

               que ya con alados pies

               las sombras se multiplican.

MULEY:            Ya no temo adversidad.

DARAJA:        Ya mi esperanza logré.

PIMIENTA:      (Yo, perros, os quitaré                Aparte

               el gusto, y la libertad.

 

Vanse todos.  Salen ALIMA, con un papel, y ARLAJA

 

 

ALIMA:            A mi gusto está el papel.

ARLAJA:        ¿Qué intentas?

ALIMA:                        Arlaja, amor

               es ingenioso inventor

               de trazas, y asi con él,

                  si a mi afición corresponde

               Pedro Vanegas, intento

               que exhale llamas al viento

               el fuego que el pecho esconde.

                  ¿No ves cómo calla, y sufre

               el bronce cóncavo, lleno

               de negra pólvora el seno,

               los efetos del azufre;

                  y ves, Arlaja, que al punto

               que una centella le toca,

               vomita la ardiente boca

               trueno y rayo todo junto?

                  Pues así oculta el valor

               los amorosos desvelos,

               hasta que el fuego de celos

               toca al alquitrán de amor;

                  porque entonces, encendido

               el pecho en furor ardiente,

               revienta más impaciente

               cuanto fue más oprimido.

AMAJA:            Según eso, ¿tú sospechas

               que te quiere el general?

ALIMA:         O al amor conozco mal,

               o le han herido sus flechas;

                  que aunque encubre sus enojos

               y reprime su pasión,

               el fuego del corazón

               da centellas a los ojos;

                  y asi intenta mi cuidado,

               por no vivir tan dudoso,

               que me descubra celoso

               lo que calla enamorado.

                  A la orilla de esta fuente

               acostumbra venir solo

               cuando sus rayos Apolo

               esconde en el occidente;

                  y aquí mi amor quedará

               de sus dudas satisfecho.

               Déjame sola; que el pecho

               me dice que viene ya.

ARLAJA:           Como te dio la hermosura,

               la suerte el cielo te .

 

Vase ARLAJA

 

 

ALIMA:         Hoy por lo menos sabré

               mi desdicha o mi ventura.

                  Mas ya viene el general.

               Dormida me he de fingir;

               que así podrá descubrir

               él su amor y yo mi mal.

 

Recuéstase con el papel en la mano.  Sale VANEGAS

 

 

VANEGAS:          Huyendo de la crueldad

               de mi proprio pensamiento,

               salgo a decir mi tormento

               a esta muda soledad,

                  por ver si así mi pasión

               un pequeño alivio siente,

               acrecentando esta fuente

               lágrimas del corazón.

                  Mas, ¿qué es esto? ¿No estoy viendo

               la ocasión de mi cuidado?

               ¿Donde el remedio he buscado

               hallo el fuego en que me enciendo?

                  Durmiendo está la hermosura,

               de amor glorioso trofeo.

               ¿Que los brazos de Morfeo

               merezcan tanta ventura?

                  ¡Huye el peligro que ves,

               corazón! Intento es vano,

               que me ha puesto amor tirano

               dos montañas en los pies.

                  No hay razón, no hay fortaleza,

               resistencia ni valor

               contra el imperio de Amor

               y el poder de la belleza.

                  Mas con la mano de nieve

               competir quiere un papel,

               y ya en mi pecho con él

               celosa batalla mueve.

                  Verlo quiero.  Por ventura

               hallaré algún desengaño

               que ponga fin a mi daño

               y remedio a mi locura;

                  que aunque el amor es tan cierto

               que con celos se acrecienta,

 

Tómale el papel

 

 

               tal vez la misma tormenta

               da con la nave en el puerto.

ALIMA:            Bueno va!)                     Aparte

VANEGAS:                      (Ni está firmado,  Aparte

               ni es la letra de mujer.)

ALIMA:         (El papel quiso leer;              Aparte

               señal que le da cuidado.)

 

Lee

 

 

VANEGAS:          "Según me siento obligado,

               Alima, de tu favor,

               te diera el alma, si Amor

               no te la hubiera entregado.

               Mas si un pecho enamorado

               por paga debe tener

               ser querido, de querer,

               en mi firmeza verás

               que aunque me quisieras más,

               me quedas más a deber."

 

                  ¿Quién puede ser -- ¡ay de mi! --

               el que tan dichoso ha sido?

               ¿Que hay quien haya merecido

               que Alima le quiera?

ALIMA:                               Sí.

VANEGAS:          Sí, dijo mi hermoso dueño.

               Dormida en mi mal ha hablado;

               porque contra un desdichado

               aun dice verdad el sueño.

                  Pues sin despertar responde,

               lo demás le he de escuchar;

               que el sueño suele explicar

               secretos que el alma esconde.

                  ¿Amas, bella Alima?

ALIMA:                                Sí.

VANEGAS:       ¿Y eres amada?

ALIMA:                        No .

VANEGAS:       ¿Y en quién pusiste la fe,

               dudando, la suya?

ALIMA:                            En ti.

VANEGAS:          Y, ¿quién soy yo?

ALIMA:                              Mi señor.

VANEGAS:       Pues, ¿quién te escribió un papel,

               mostrándose de ti en él

               favorecido?

ALIMA:                       Mi amor.

 

Despierta

 

 

                  ¡Ay de mí! ¿Quién es?

VANEGAS:                                Tu dueño.

ALIMA:         Señor...

VANEGAS:              Oyendo te he estado

               lo que dormida has hablado.

ALIMA:         Defeto es ya que en el sueño

                  suelo padecer, y así

               para encubrirlo deseo

               la soledad, y a Morfeo

               me entregué por eso aqui.

VANEGAS:          Y, ¿qué soñabas?

ALIMA:                             Locuras.

VANEGAS:       Dímelas, por vida mía.

ALIMA:         (Algo siente, pues porfía.)            Aparte

               ¿A qué fin saber procuras

                  disparates e ilusiones?

VANEGAS:       Por ver si lo que soñabas

               conforma con lo que hablabas.

ALIMA:         Pues tal gusto en ello pones,

                  a obedecerte me inclino.

               Soñaba que me querías,

               y que tu amor me encubrías.

               ¡Mira qué gran desatino!

VANEGAS:          ¿No puede ser?

ALIMA:                           Ni yo creo

               que merezco que me quieras,

               ni que, cuando me quisieras,

               me encubrieras tu deseo,

                  siendo tu esclava.

VANEGAS:                             Es verdad;

               mas pudiera otra ocasión

               con precisa obligación

               oprimir la voluntad.

                  (Amor, no me aprietes más;          Aparte

               que el valor me desampara.)

ALIMA:         (Si agora no se declara,           Aparte

               no espero vencer jamás.

VANEGAS:          Prosigue.

ALIMA:                       También, señor,

               soñaba que te quería,

               y que mi amor te decia.

               ¿Qué disparate mayor?

VANEGAS:          ¿Por qué?

ALIMA:                      Porque no es razón

               que la mujer, aunque muera,

               se arroje a ser la primera

               en descubrir su afición;

                  que el hombre debe primero

               dar cuenta de sus pesares.

VANEGAS:       ¿Digo yo que te declares?

ALIMA:         Y, ¿ digo yo que te quiero?

VANEGAS:          Pues, ¿digo yo que me quieras?

ALIMA:         ¿Y yo digo por ventura

               que lo has dicho?

VANEGAS:                         ¿Era locura

               muy grande que me quisieras?

ALIMA:            Siendo querida de ti,

               fuera dichosa mi suerte.

VANEGAS:       Luego, si diese en quererte,

               ¿me amaras?

ALIMA:                      Pienso que sí.

VANEGAS:          ¿Y si no?

ALIMA:                       No te quisiera.

VANEGAS:       Pues, ¿está en tu voluntad

               del amor la potestad?

ALIMA:         El encubrirlo estuviera.

VANEGAS:          Pues, ¿cómo dijiste agora

               que me amaras si te amara?

ALIMA:         Porque tu amor me obligara;

               que el ser amado enamora.

VANEGAS:          Haz cuenta que por ti muero.

ALIMA:         Haz cuenta que te lo pago.

VANEGAS:       De eso no me satisfago.

ALIMA:         Como me quieres te quiero.

VANEGAS:          ¿Como te quiero me quieres?

ALIMA:         Otra vez digo que sí.

VANEGAS:       Luego si muero por ti,

               ¿es cierto que por mi mueres?

ALIMA:            Digo que sí.

VANEGAS:                       Pues hablar

               Podemos claro los dos.

               Yo te adoro.

ALIMA:                      ¡Gloria a Dios

               que llegamos al lugar!

VANECAS:          Venciste, Alima.

ALIMA:                             ¿"Venciste",

               General?

VANEGAS:                 ¡Ojalá fuera

               tu afición tan verdadera!

ALIMA:         Pues, ¿Cuál indicio resiste

                  al amor que ya mostré?

VANEGAS:       No dudo, enemiga, en vano;

               que este papel en tu mano

 

Tocan a rebato

 

 

               niega en tu pecho la fe ...

                  Mas a rebato han tocado.

ALIMA:         Oye la verdad.

VANEGAS:                       Recelo

               que me engañas, pues el cielo

               a tal tiempo lo ha estorbado.

ALIMA:            ¿Luego dudas mi amor?

VANEGAS:                                 Sí.

ALIMA:         Y yo el tuyo, pues te vas,

               y muestras que puede más

               tu honor que mi amor en ti.

 

Vanse los dos.  Salen PIMIENTA, de moro, DARAJA y

MULEY

 

 

PIMIENTA:         El breve espacio que resta

               del camino es tan fragoso

               por la copia de peñascos,

               jarales, ramas y troncos,

               que será fuerza aguardar

               la mensajera de Apolo,

               que de las sendas informe

               con sus rayos nuestros ojos.

               Y pues ya el cansancio pide

               que deis al cuerpo reposo,

               aquí puede a los cuidados

               hurtar instantes el ocio.

MULEY:         Bien dice, Daraja mía;

               descansen tus pies hermosos,

               antes que de invidia heridos,

               den púrpura a los abrojos.

DARAJA:        Contigo, amado Muley,

               no hay cansancio.  Gloria es todo;

 

Recuéstanse todos

 

 

               que en su curso natural

               no se cansa Febo hermoso.

PIMIENTA:      (¡Qué tiernos están los perros!          Aparte

               No temen lo que dispongo.

               Fingirme quiero dormido.)

 

Sale SALOMÓN

 

 

SALOMÓN:       (Siguiendo con pasos sordos           Aparte

               vengo a Pimienta, por ver

               si puedo pescarle el oro.

               Alto parece que han hecho.

               Sí, la maleza del soto

               y oscuridad de la noche

               pone a su jornada estorbo.

               Mucho han andado y vendrán  

               cansados; y así es forzoso

               que el sueño los haga iguales

               a estos insensibles troncos.

               Ésta es la ocasión que busco.

               Llegaréme poco a poco,

               pues mis pasos de los ramos

               encubre el rüido ronco.

 

Tienta a MULEY y DARAJA

 

 

               Éste, supuesto que al lado

               tiene a Daraja, es el moro.

 

Tienta a PIMIENTA; ronca PIMIENTA

 

 

               Éste es el sargento, sí. 

               ¡Pese a tal, y que del todo

               transportado, el contrapunto

               lleva roncando a los olmos!

               ¿Mataréle? No; que armado

               está siempre, y riesgo corro

               si al primer golpe no muere;

               que en fuerza y valor es monstruo.

               Mejor será, pues que tiene

               los sentidos tan remotos,

               sin aventurar la vida,  

               pillarle el rubio tesoro.

 

Tiéntale la faltriquera

 

 

               Aqui tiene el lobanillo;

               curaréselo; vosotros,

               mis dedos, servid de pinzas

               en esta postema de oro.

 

Mete la mano en la faltriquera; da un ronquido PIMIENTA

 

 

               Quedito; que muda el son

               el tañedor, y es forzoso

               mudar el baile. Ya vuelve

               a seguir el primer sono,

               y yo le vuelvo a bailar.

               ¡Válgame Dios, y qué hondo

               está este mundo!

PIMIENTA:                        ¿Quién es?

SALOMÓN:       (Todo lo he puesto del lodo.)         Aparte

PIMIENTA:      ¿Quién es?

SALOMÓN:                 Salomón, sargento.

PIMIENTA:      Ah, vil traidor!)                 Aparte

SALOMÓN:                         Cuidadoso

               de verte con estos dos

               africanos venir solo,

               volvi a seguirte; y agora

               que ya el sueño poderoso

               los ocupa, llegué a ver

               si a tus intentos importo.

PIMIENTA:      (Ya os entiendo.)                  Aparte

                                   El beneficio

               de tu amistad reconozco

               y los secretos del pecho

               me has adivinado.

SALOMÓN:                        ¿Cómo?

PIMIENTA:      Para cautivarlos traje

               engañados estos moros,

               y por cogerlos dormidos,

               los engolfé en este soto.

SALOMÓN:       Pues tu valor, ¿necesita,

               para hacerlo, de ese modo?

PIMIENTA:      Porque mientras ato al uno

               no se me escapase el otro,

               y por cogerlos más lejos

               de su tierra y el socorro,

               así lo tracé; y pues tú

               me ayudas, ya me dispongo

               al efeto, y partiremos

               los dos el rescate.

SALOMÓN:                         En todo

               te he de obedecer.

PIMIENTA:                          Pues tú

               prende a Daraja y yo al moro.

 

Hácenlo así

 

 

MULEY:         ¿Qué es esto?

PIMIENTA:                   ¡No te defiendas,

               o morirás!

 

Átanlos con las lígas las manos atrás

 

 

MULEY:                   ¿De este modo

               guardas la fe a quien de ti

               se fió, moro engañoso?

PIMIENTA:      Si de un moro os confïastes,

               quejaos de mí, si soy moro;

               pero si cristiano soy,

               formad queja de vosotros.

DARAJA:        ¡Ay de mí! Muley, ¿qué es esto?

MUIEY:         ¡Daraja, vendidos somos!

DARAJA:        ¡Ah, Mahoma!

PIMIENTA:                   ¡A qué buen santo

               pide favor!

SALOMÓN:                  Ese tonto,

               que vedó el vino, ¿en qué puede

               ser a nadie provechoso?

PIMIENTA:      Si lo vedó, Salomón,

               fue por bebérselo todo,

               porque era un gentil borracho.

SALOMÓN:       No fue el arriero muy bobo.

MULEY:         ¡Ah, Mahoma! ¿Tal consientes?

PIMIENTA:      Atémoslos a este tronco.

 

Átanlos a un tronco

 

 

SALOMÓN:       ¿Qué intentas?

PIMIENTA:                     Veráslo presto.

MULEY:         ¡Ah, cielos poco piadosos!

               ¿Para mayores desdichas

               por las esferas de Eolo

               salimos de la prisión?

SALOMÓN:       Yo vuelvo rico y dichoso

               con esta presa a mi patria;

               que no daré lo que toco

               de mi parte en mil cequies.

               Esto es hecho.

PIMIENTA:                     Aun no están todos

               atados.

SALOMÓN:               ¿Quién falta?

PIMIENTA:                               Hebreo,

               de lo ajeno cudicioso,

               ¿qué buscaban vuestras manos

               en mis faltriqueras?

SALOMÓN:                          Sólo

               conocerte en el vestido

               era mi intento.

PIMIENTA:                     ¡Engañoso!

               No os han de valer enredos.

SALOMÓN:       ¡Plega a Dios, si fueron otros

               mis fines!

PIMIENTA:                  ¡No resistáis,

               si no pretendéis que roto

 

Átale las manos atrás

 

 

               el pecho, la sangre vuestra

               riegue los pies a estos chopos!

SALOMÓN:       ¡Guay de mi!

PIMIENTA:                    Piadosa pena

               doy a vuestro intento loco,

               pudiendo daros la muerte.

SALOMÓN:       Yo confieso que el demonio

               me engañó; pero perdona

               lo qué arrepentido lloro.

PIMIENTA:      ¡Llegaos aquí!

SALOMÓN:                    ¿Qué pretendes?

 

Átale a un tronco

 

 

PIMIENTA:      El castigo será poco.

SALOMÓN:       (Él quiere matarme a azotes.)       Aparte

               ¡Ah, Pimienta de mis ojos!

               Muestra el valor español

               en perdonar.

PIMIENTA:                     Ya os perdono

               la vida; mas quedaréis

               atado a este leño corvo

               hasta que venga el Mesías

               a libraros.

SALOMÓN:                  Riguroso

               te muestras. ¿Quieres que sea

               pasto aquí de hambrientos lobos?

PIMIENTA:      ¡Ojalá lo fueran cuantos

               a tu ley viven devotos!

               Hubiera menos logreros.

               Pero ya el planeta intonso

               por crepúsculos de nácar

               presta al alba rayos de oro.

               Empezad a caminar

               y tened paciencia, moros.

DARAJA:        ¡Que en un español cupiese

               tan gran traición!

MULEY:                           ¡Yo estoy loco!

PIMIENTA:      Ardides son de la guerra.

               (La morilla es como un oro.)       Aparte

 

Vanse PIMIENTA, MULEY, y DARAJA

 

 

SALOMÓN:          ¡Pimienta, sargento mío,

               español, hombre, cristiano... 

               Voces doy al aire vano.

               Aquí dio fin el judío.

                  Madres, las que parís hijos,

               no los paráis si podéis,

               porque verlos excuséis

               en tormentos tan prolijos.

                  Aquí el triste pecho mío

               dará su sangre a una fiera,

               si hay fiera acaso que quiera

               tener sangre de judío;

                  o ya con hambre impaciente

               poco a poco al fin crüel

               llegaré.  ¡Dichoso aquél

               que se muere de repente!

                  ¡Ah, Pimienta! ¡Quién te viera

               como yo estoy, afligido!     

               Esto es hecho; que el rüido

               siento hacia allí de una fiera.

                  Mas pienso que el temor hizo

               en mí tal efeto ya,

               que comer no me podrá,

               si no tiene romadizo.

 

Sale RODRIGO, de cautivo cristiano

 

 

RODRICO:          Humanas voces he oído.

SALOMÓN:       ¡Ay, triste!

RODRIGO:                   Un hombre está allí.

SALOMÓN:       ¡Ya se acerca! Mas de mí

               el cielo se ha condolido;

                  que es hombre. ¡Tened piedad,

               amigo, de un desdichado,

               que dejó a este tronco atado

               de un cristiano la crueldad!

RODRIGO:          ¿Sois moro?

SALOMÓN:                    En Grecia nací;

               la ley sigo de Moisén.

RODRIGO:       Pues el cristiano hizo bien.

               No por bueno os dejó así.

 

Vase RODRIGO

 

 

SALOMÓN:          ¿Pues sin desatarme os vais?      

               No lo hiciera yo con vos.

               ¡Volved, siquiera por Dios,

               si es que su nombre estimáis!

                  Él se fue. Ya desconfío

               del remedio. ¡Ay, desdichado!

               No puede ser un honrado

               en estos tiempos judío.

                  Mas él vuelve, o el deseo

               me engaña. ¡Tened, amigo,

               piedad de mi! Mas, ¿qué digo?        

               ¡Que es un león el que veo!

 

Un león llega a SALOMÓN, él se

vuelve y tira coces

 

 

                  ¡Muerto soy! ¡A mi se llega!

               ¿No tuviera Salomón

                -- ¡cielo! -- en tan fuerte ocasión

               patas de moza gallega?

 

Vase el león.  Sale RODRIGO

 

 

RODRIGO:          ¿Qué es esto? ¡Sin seso está!

               ¿Qué estás haciendo, judío?

SALOMÓN:       ¿Tú estás aquí, señor mio?

               ¡Llega, desátame ya!

RODRIGO:          Porque por Dios lo pediste,

               volví a socorrerte.

SALOMÓN:                         El cielo

               te libre del desconsuelo

               que ausentándote me diste.

RODRIGO:          Mas, si verte libre quieres,

               primero palabra y mano

               me has de dar de ser cristiano.

SALOMÓN:       Seré lo que tú quisieres.

                  Mas tú, ¿quién eres, que das

               indicios de ser de España?

RODRIGO:       Del traje que me acompaña,

 

Desátalo

 

 

               mi suerte saber podrás.

                  De España y cristiano soy,

               cautivo en África he estado

               tres años, y rescatado,

               agora a mi patria voy.

                  Perdíme en esta espesura

               por tu bien.

SALOMÓN:                  Guardóme el cielo.

               Si las sendas de este suelo

               no sabes, por tu ventura

                  me encontraste; que yo voy

               a Melilla.

RODRIGO:                  Iré contigo.

SALOMÓN:       Seguro vienes conmigo.

               ¡Ah, Pimienta, libre estoy!

RODRIGO:          Vamos, pues.

SALOMÓN:                    Tu historia cuenta.

               Cielos, pues de esta escapé,

               sin especias comeré,

               por no comer con pimienta.

 

Vanse.  Salen VANEGAS y un SOLDADO

 

 

VANEGAS:          ¿Que el mismo alcaide ha venido

               al rescate?

SOLDADO:                    Sí, señor.

VANEGAS:       Es fineza de su amor.

               ¿Luego esos moros han sido

                  los que descubrió la espía

               que el rebato causó ayer?

SOLDADO:       Gran gente debe de ser

               la que trae en su compañía.

VANEGAS:          Si viene de paz, en vano

               ha pasado diligente

               la noche entera mi gente

               con las armas en la mano.

SOLDADO:          Tan malas se las Dios

               como él nos la ha dado, amén.

VANEGAS:       Entre en el castillo Azén.

SOLDADO:       ¿Y su gente?

VANEGAS:                     Solos dos

                  le acompañen.

SOLDADO:                         La respuesta

               voy a llevarle.

 

Vase

 

 

VANEGAS:                         Ya veo,

               mi Dios, que el injusto empleo

               de mi intención deshonesta

                  impedís, pues dije apenas

               a la mora mi afición

               cuando el belígero son

               me hizo ocupar las almenas;

                  y antes que volviese a hablarla,

               vuestro saber ha ordenado

               que a Melilla haya llegado

               el alcaide a rescatarla.

 

Sale AZÉN

 

 

AZÉN:             De España gloria y blasón,

               ¡Alá te guarde!

VANEGAS:                       ¡Con bien

               vengas, valeroso Azén!

AZÉN:          Fuera de que esta ocasión

                  ha deseado y estima

               mi pecho, por ofrecerte

               firme amistad, a traerte

               vengo el rescate de Alima.

                  Mucho debes de estimarla;

               pide gran suma, y verás,

               general, que tardas más

               tú en pedirla que yo en darla.

VANEGAS:          Ella viene.

 

Sale ALIMA

 

 

ALIMA:                        No permita

               el cielo, Azén, que a tus manos

               vuelva yo; de los cristianos,

               del persa, el medo y el scita

                  fuera víctima primero que

               reina en tu compañía.

AZÉN:          ¿Tanto, hermosa prenda mía,

               te ofendo porque te quiero,

                  que por no pagar mi amor,

               a ti misma te aborrezcas?

ALIMA:         Cuando un diamante enternezcas,

               ablandarás mi rigor.

AZÉN:             ¿Para qué aguardo tu gusto?

               Conforme a ley militar

               me la debes entregar,

               dándote su precio justo,

                  general, o estas fronteras

               verán en breves instantes

               de mis lunas tremolantes

               las africanas banderas.

VANEGAS:          Alima, tu intento yerra;

               que yo te debo entregar

               al rescate por guardar

               las leyes de buena guerra,

                  tanto como porque así

               evito la que amenaza

               hacer a esta fuerte plaza

               el Alcaide; que aunque en mí

                  no cupo jamás temor,

               de su quietud el cuidado

               tiene mi rey encargado

               a mi lealtad y valor.

ALIMA:            Ah, falso! No es firme amante      Aparte

               quien tan cobarde se muestra.)

               También es en la ley vuestra

               fuero inviolable y constante

                  que al rescate no se

               el qué quiera ser cristiano.

VANEGAS:       Eso es llano.

ALIMA:                      Pues si es llano,

               de Cristo adoro la fe.

VANEGAS:          ¿Qué dices?

ALIMA:                        Que el Catecismo

               romano sigo, y condeno

               el Alcorán sarraceno,

               y pido el santo bautismo.

AZÉN:             ¡Esto más, cielo!

VANEGAS:                           No, Alima.

               Las circunstancias que veo,

               me muestran que no es deseo

               verdadero el que te anima,

                  sino cauteloso intento

               porque Azén no te posea;

               y mi ley manda que sea

               voluntario el movimiento

                  del que quiere ser contado

               en el gremio de su fe

               y en ti, aunque niegues, se ve

               que esta ocasión te ha forzado:

                  y así, Alima, determino

               entregarte.

ALIMA:                     General,

               tu argumento fundas mal,

               y probártelo imagino.

                  Con diversas ocasiones

               de temores y portentos,

               de asombros y de escarmientos

               mueve Dios los corazones

                  a conocer lo perfeto

               y buscar su salvación.

               Violentos los medios son,

               mas voluntario el efeto;

                  que no todas veces tiene

               principio en sí este deseo;

               antes las más, según creo,

               de causa extrínseca viene;

                  que a los cautivos cristianos

               de quien siempre me serví,

               de vuestro Dios les

               mil efetos soberanos.

                  Vosotros, ¿no llamáis santo

               a un Pablo, que oyó en el viento

               una voz, con cuyo acento

               fue tal su medroso espanto,

                  que dejó su ley primera,

               y la vuestra profesó?

               Por ser de temor, ¿dejó

               de ser su fe verdadera?

                  Luego en mí bien puede ser

               el gran aborrecimiento

               que tengo a Azén, instrumento

               de que usa Dios para hacer

                  esta cierta conversión;

               demás que a los hombres toca

               juzgar sólo por la boca,

               y a Dios por el corazón.

                  ¿Qué sabes tú si mi pecho

               siempre a tu ley se inclinaba,

               y viendo que me faltaba

               resolución para el hecho,

                  quiso Dios con tal suceso

               obligarme a declarar?

               El hombre no ha de juzgar

               lo oculto, sino lo expreso.

                  Yo digo firme y constante

               que es Cristo autor de la vida,

               y quiero ser admitida

               en la iglesia militante.

                  Si con lo que afirmo aquí

               me das a los enemigos

               de tu ley, haré testigos

               a los cielos contra ti.

                  Soldados, los que seguís

               el católico estandarte

               y del crucífero Marte

               en la milicia vivís,

                  ¡sed testigos de que quiero

               ser cristiana, y de que el nombre

               de Cristo adoro, por hombre

               y Dios solo y verdadero,

                  y que vuestro capitán,

               por temor de Azén, me obliga

               a que vuelva donde siga

               el error del Alcorán!

AZÉN:             ¡Que esto sufra tu poder,

               Mahoma!

VANEGAS:              (Mi Dios, aquí             Aparte

               me dad favor; que de mí

               sacrificio os he de hacer.)

                  Escucha, Alima.

 

Habla aparte con ella

 

 

ALIMA:                            ¿Qué quieres?

VANEGAS:       Si es el tenerme afición

               de ese intento la ocasión,

               desengáñate, y no esperes

                  correspondencia jamás;

               que si por dicha sospechas

               que me han herido tus flechas,

               engañada, Alima, estás.

                  Todo fue burla y ficción

               cuanto dije, y cuando fuera

               cierto mi amor, no pudiera

               dar efeto a mi afición,

                  siendo mora y yo cristiano;

               ni cristiana, por pensar

               que quieres serlo por dar

               remedio a tu amor tirano.

                  Con esto, si en tu mudanza

               obra amor y no verdad,

               no impida tu libertad

               esa imposible esperanza.

ALIMA:            Necio estás de confïado.

               ¿Luego tú te has persuadido

               ni que tu amor he creído,

               ni que mi amor te he entregado?

                  "Como me quieres, te quiero,"

               te dije; y pues yo sabia

               que tu pecho lo fingía,

               no fue mi amor verdadero.

                  Y asi, tu sospecha es vana;

               que mi libre voluntad

               trueca mora libertad

               por esclavitud cristiana.

VANEGAS:          ¿Afírmaste en eso?

ALIMA:                                Sí.

VANEGAS:       Pues Dios me su favor;

               que la vida y el honor

               es poco arriesgar por ti,

                  pues Él murió por salvarte.

               Ya Azén, has visto mi pecho,

               y que por servirte he hecho

               cuanto, pude de mi parte.

                  Mas tú la resolución

               de Alima has visto; y así,

               el no entregártela, en mí

               es precisa obligación.

AZÉN:             ¿Tú quieres que los alfanjes

               de la región africana

               le den más sangre cristiana

               a Neptuno que agua el Ganges?

                  ¿Quieres por una mujer

               perder la vida y honor?

VANEGAS:       Moro, yo tengo valor,

               que no teme tu poder;

                  y aunque toda Berbería

               venga talando y rompiendo,

               la causa de Dios defiendo,

               y él defenderá la mía.

AZÉN:             Pues presto volveré a verte

               con más moros que ve el sol

               átomos.

VANEGAS:               Un español

               a todos dará la muerte.

AZÉN:             Tú, crüel, presto has de estar

               en mi poder.

ALIMA:                      Ya te espero;

               que por lo mal que te quiero,

               yo misma te he de matar.

 

FIN DEL ACTO SEGUNDO


Best viewed with any browser at 800x600 or 768x1024 on Tablet PC
IntraText® (VA1) - Some rights reserved by Èulogos SpA - 1996-2009. Content in this page is licensed under a Creative Commons License