Juan Ruiz de Alarcón
La industria y la suerte

ACTO TERCERO

Enlaces a las concordancias:  Normales En evidencia

Link to concordances are always highlighted on mouse hover

ACTO TERCERO

 

Salen doña BLANCA, doña SOL: y CELIA.

Doña SOL: aparece acabando

de leer para sí un papel

 

BLANCA:           ¿Agrádate?

SOL:                          Blanca mía, 

               siendo de tu blanca mano

               y tu ingenio soberano,

               ¿desagradarme podía? 

                  Con esto voy ya segura

               de ser en amor dichosa,

               pues echa tu mano hermosa

               las suertes de mi ventura.

BLANCA:           Al menos, a poder tanto

               como el deseo el papel,

               les diera a las letras de él

               fuerza de amoroso encanto;

                  que por ti determinada,

               según en servirte gano,

               como la pluma en la mano

               pondré en el pecho la espada.

SOL:              La misma correspondencia

               hallarás siempre en mi pecho.

BLANCA:        Quiera amor que en tu provecho

               se logre mi diligencia,

                  y que a don Fernando veas

               en tu afición abrasado,

               que como propio cuidado

               me aflije lo que deseas...

                  (Pues librarme así confío      Aparte

               de mi celoso tormento.)

SOL:           (Ya entiendo tu pensamiento;       Aparte

               mas no entenderás el mío,

                  sin que mi traza engañosa

               efecto tenga primero.)

BLANCA:        (Mi hermano viene: yo quiero       Aparte

               darle lugar.) Sol hermosa,

                  dame licencia un momento.

SOL:           ¿Dónde vas?

BLANCA:                    A hacer formar,

               pues el sol he de hospedar,

               un cielo en un aposento

SOL:              En tu cuarto, Blanca mía,

               ha de ser; que es cosa clara

               que será cielo tu cara

               y gloria tu compañía.

 

Vase BLANCA.  Sale don NUÑO

 

 

NUÑO:             Fortuna quiere ayudarme,

               Pues pone a mis pretensiones

               oportunas ocasiones.

CELIA:         Don Nuño viene.

SOL:                          A cansarme

                  este rato, que a mi enredo

               importa la soledad.

CELIA:         Él llega.

SOL:                     Con brevedad

               lo despediré, si puedo.

 

NUÑO:             Bien temo, como amante verdadero,

               que mis razones, Sol, han de cansarte;

               mas el perdón espero,

               si adviertes que la gloria de mirarte,

               si no puedo explicarla,

               menos puedo dejar de publicarla.

                  ¿Ves cómo tras la noche tenebrosa

               entre púrpura, nácar, oro y plata

               se muestra el alba hermosa,

               y mientras en aljófar se desata,

               borda de mil colores

               el pincel de su luz plantas y flores?

                  ¿Ves cómo tras la horrísono tormenta

               que con las ondas azotó los vientos,

               y con furia violenta

               lucharon entre sí los elementos,

               tiende el sol su melena

               que alegra la región y el mar enfrena?

                  ¿Ves como?...

SOL:                     Basta, Nuño. (¡Qué enfadoso!)     Aparte

               ¿Acaso no ha de dar ese rodeo

               en que mi rostro hermoso

               da más luz tras la ausencia a tu deseo,

               que el sol y el alba pura

               tras la fiera borrasca y noche oscura? 

                  Prolija arenga, frases exquisitas,

               ¿van más que a encarecer de tu deseo

               las fuerzas infinitas?

               Pues no te canses más; que yo lo creo.

               De una fe no igualada

               me doy por entendida y obligada.

                  ¿Quieres más?

NUÑO:                          No es capaz el pensamiento

               de tan alto favor.

SOL:                               Pues si agradarme

               solamente es tu intento,

               una cosa han de hacer para obligarme,

               si bien dificultosa,

               a tu amor igualmente provechosa.

NUÑO:             Mi vida y alma y libertad son tuyas.

               El labio mueve, a muerte me condena.

SOL:           Pues pídote que huyas

               de repetirme tu amorosa pena;

               que la mucha porfía

               e gusto cansa y el amor hastía.

                  Evitar cuanto puedas mi presencia,

               pues tu amor me despierta, y yo lo creo,

               será cuerda advertencia;

               que con la privación crece el deseo;

               y así, mientras te miro,

               ni me haces falta ni por ti suspiro.

                  Y al fin, si quieres ver tu amor logrado,

               procede, al paso que tu pecho abrasa,

               cortés y recatado

               en tanto que soy huéspeda en tu casa;

               que en ser tuya, confío

               que ha de ser contra ti sagrado mío.

NUÑO:             Bien muestras tus entrañas, Sol, esquivas.

SOL:           Esta prueba he de hacer de tu fineza.

NUÑO:          De ti por ti me privas,

               ¿y he de seguir, huyendo, tu belleza? 

               Mas, dulce dueño, el polo

               de mis acciones es tu gusto solo.

                  De obedecerte juro, y mis enojos

               reprimiré a pesar de mi impaciencia,

               y tus hermosos ojos

               no me verán jamás sin tu licencia.

               Sólo pedirte quiero

               Que no te olvides de que ausente muero.

 

Vase

 

 

SOL:              ¿Qué dices, Celia?

CELIA:                               Que estoy

               confusa cómo no alcanzo

               los fines de tus intentos

               y de medios tan extraños.

               Cuando veo que de Blanca

               tienes celos declarados,

               haces, señora, con ella

               de amistad tan firmes lazos,

               que, o me engaña su paciencia,

               o me admiran tus engaños.

               Por estar tu padre ausente,

               esta noche has concertado

               ser su huéspeda, sin ver

               que tiene Blanca un hermano

               mozo, galán y tu amante,

               que a tu opinión hará daño.

SOL:           ¡Ay, Celia! quien tiene el pecho

               celoso y determinado,

               ya a ejecutar sus deseos

               y ya a vengar sus agravios,

               no mira en inconvenientes;

               pues más increíbles casos

               solicitan mis cautelas,

               que tú habrás imaginado.

               Don Juan ha de ser mi esposo

               con los enredos que trazo,

               aunque aventure el honor.

CELIA:         Aconsejarte es en vano.

SOL:           Escucha pues el papel

               en que fundo mis engaños,

               que en nombre de doña Blanca

               escribo a mi dueño íngrato.

 

Lee

 

 

               "Un caso tengo importante

               esta noche que trataros.

               Venid en dando las doce;

               que en mi balcón os aguardo."

CELIA:         ¿No dice más?

SOL:                          Por no errar.

CELIA:         Es conveniente recato;

               mas si conoce tu letra...

SOL:           Blanca con su propia mano

               a mi ruego lo escribió.

CELIA:         ¡Que Amor niño sepa tanto!

SOL:           Fingíle que anda mi padre

               con recelo y con cuidado

               de que a un don Fernando miro

               con pensamientos livianos,

               y por esto me importaba

               mudar letra, por si acaso,

               antes que en las de mí dueño,

               diese el papel en sus manos;

               y que tenerlo quería

               prevenido para cuando

               me quisiese la Fortuna

               dar ocasión de enviarlo,

               contándole mil finezas

               que a creerme la obligaron

               que tengo abrasado el pecho

               por el fingido Fernando.

               Y aseguróla en sus celos

               ser la media noche el plazo

               que señalo en el papel;

               que viendo que para hablarnos

               don Juan y yo, por ser deudos.

               tenemos tan libre el paso,

               creyó ser otro el que adoro,

               y alegre ayudó a su engaño.

CELIA:         ¡Sutil imaginación!

               Mas ¿con quién has de enviarlo;

SOL:           Con Agüero, que al entrar

               me dijo que en cierto caso

               ha menester mi favor,

               y esto he de pedirle en cambio.

               Él viene.  Déjame hablarle

               a solas, y a Blanca en tanto

               entra, Celia, a entretener;

               y mira que con cuidado

               le apartes de los balcones,

               porque importa a lo que trazo

               que no sepa mi enemigo

               que con Blanca nos quedamos.

CELIA:         Muchos engaños requiere

               la fábrica de un engaño.

 

Vase.  Sale AGÜERO

 

 

AGÜERO:        Sol hermosa...

SOL:                          Por mi vida,

               que me tiene con cuidado.

               ¿En qué le puedo ayudar? 

               Que ya lo estoy deseando.

AGÜERO:        ¡Plega a Dios, bella señora,

               que ese ofrecimiento hidalgo

               os pague Dios, que es qiuen paga

               por pobres y desdichados.

               No por dónde comience

               a referir mis trabajos;

               que si los callo padezco,

               y temo si no los callo.

               Yo sirvo; y diciendo sirvo,

               digo que soy desdichado,

               digo que vivo muriendo,

               digo que me lleve el diablo.

SOL:           ¡Jesús! que es desesperar.

AGÜERO:        ¿Qué hay que esperar en mi estado

               ¿Puede dar todo el infierno

               mayor tormento que a un amo? 

               Digo al fin que a Blanca sirvo. 

               þmola; que la he crïado,

               aunque de amor y crïanza

               me da, señora, mal pago.

               Está de quiebra conmigo

               --como si no hubieran dado

               mas ocasión a su enojo

               sus ojos que mis agravios--

               porque de cierto penante,

               de mil que prenden sus lazos,

               le quise dar un papel.

               Mirad vos ¡qué gran pecado!

SOL:           ¿Quién es el galán?

AGÜERO:                            ¿Por quién

               terciara yo en este caso,

               sino por quien es tan noble,

               tan discreto, tan hidalgo,

               y pariente vuestro al fin,

               como lo es don Juan?...

SOL:                                Ah, falso!)     Aparte

AGÜERO:        Que esto me debéis.  De suerte

               todas vuestras cosas amo,

               que holgara, por Dios, de verlo

               con mi señora casado.

SOL:           (Antes, enemigo, veas              Aparte

               El término de tus años.)

               Y al fin, ¿admitió el papel?

AGÜERO:        Sin abrirlo ni aun mirarlo,

               me mandó que lo volviese

               a don Juan, echando rayos

               por la boca y por los ojos.

SOL:           (Justa pena de un ingrato.)        Aparte

AGÜERO:        Después acá, ni me mira

               ni habla, y estoy temblando

               de que en despedirme al fin

               han de parar los nublados.

               Vos, pues que sois tan su amiga,

               y pues la causa del daño

               fue cosa vuestra, tomad

               en estas paces la mano.

SOL:           La más dichosa ocasión

               ha querido el cielo daros,

               que vuestro mismo deseo

               pudo pedir para el caso;

               mas habéis de prometerme

               el secreto.

AGÜERO:                    Seré un mármol.

SOL:           Sabed... No sí lo diga.

AGÜERO:        Señora, por San Estacio,

               que de un pecho vizcaíno

               no podéis mejor fïarlo.

SOL:           Debajo de ese seguro,

               Agüero, os he de hablar claro. 

               A don Juan adora Blanca.

AGÜERO:        Qué decís!

SOL:                      Verdad os hablo. 

               Y esta amistad que conmigo

               veis que de nuevo ha tratado,

               es por tener ocasión

               para verlo y para hablarlo. 

               Ella en efecto le escribe

               este papel de su mano,

               y me pidió que con vos

               se lo envïase, callando

               el ser suyo; que no quiere

               su flaqueza declararos.

               Yo os la declaro, y fïara

               de un hombre que es tan hidalgo

               secretos que un mundo importen.

AGÜERO:        Como de esos yo y callo.

SOL:           Dádsele pues; que yo fío

               que en premiaros no ande escaso.

AGÜERO:        ¿Qué más premio que serviros?

 

Dale el papel a AGÜERO

 

 

SOL:           Yo solamente os encargo

               que no le digáis que estuvo

               este papel en mis manos

               ni que visitando quedo

               a Blanca.

AGÜERO:                  Perded cuidado.

SOL:           Porque como, por estar

               ausente mi padre, salgo

               sin su licencia de casa,

               vivo con este recato,

               y todo de vos lo fío.

AGÜERO:        En más pienso yo agradaros.

SOL:           Adiós pues, y vuestras paces

               quedan, Agüero, a mi cargo;

               que haciendo esto vos por Blanca,

               quedaréis reconciliado.

 

Vase doña SOL

 

 

AGÜERO:        El tentador enemigo

               anda poniéndome lazos

               y ordenando por mil modos

               que me muelan cada rato.

               Apenas escapé vivo

               anoche de entre las manos

               de los crïados de Arnesto

               por el otro papel, cuando

               el diablo me mete en otra,

               para ir luego el mismo diablo

               a revelárselo a Arnesto,

               que ponga fin a mis años.

               Perdonad, Blanca; que yo

               no quiero arriesgarme tanto,

               porque no hallaré otra vida

               y podré hallar otros amos.

               Y perdonad vos, papel;

               que tengo por más barato

               --¡Malos años para vos!--

               veros roto, que a mis cascos.

 

Rompe el papel y vase.  Salen ARNESTO, SANCHO y JULIO, de noche,

con una lanterna

 

 

JULIO:            Jamás a don Juan he hablado.

               No me puede conocer.

SANCHO:        Y lanternazo ha de haber

               que lo deje deslumbrado.

                  Ruega a los cielos que venga

               él esta noche a la calle,

               y que Blanca salga a hablalle;

               que cuando efeto no tenga

                  el llegarla tú a gozar

               con el engaño que hacemos,

               el pesar que les daremos

               no se puede despintar;

                  que es gran parte de tu intento.

ARNESTO:       Noche oscura, mi esperanza

               pongo en ti,

 

SANCHO:                       Todo se alcanza

               con industria y sufrimiento.

 

Salen don JUAN y JIMENO, de noche

 

 

JIMENO:           "¿Siete años de pastor Jacob servía,

               y al fin llegó, sirviendo, a merecerla."

               Dijo tu adorada bella?

 

JUAN:                                Sí, Jimeno.

JIMENO:                                           Mucho fía

 

                  Blanca de tu firme amor.

               Cara se quiere vender.

JUAN:          Debe también de saber,

               como yo su gran valor.

JIMENO:           Y tú, constante y fïel

               entre desdenes y daños,

               ¿servirás otros siete años

               a tu divina Raquel?

JUAN:             Y son pocos.

JIMENO:                        Vive Dios,

               que pienso que se os olvida

               cuán limitada es la vida

               en este tiempo, a los dos!

                  Antiguamente vivía

               un hombre quinientos años.

               Si en pretensiones y engaños

               quince o veinte consumía,

                  no era mucho; mas agora,

               que sesenta es larga edad,

               hace muy grande necedad

               quien más de un mes enamora

 

Salen doña SOL y CELIA al balcón.

Están don JUAN y JIMENO, a un

lado; ARNESTO y SANCHO al otro

 

 

CELIA:            Advierte que es grande error

               en una honrada doncella.

SOL:           Celía, todo lo atropella

               quien con celos tiene amor.

                  Más graves yerros hicieron

               diosas, reinas y matronas,

               cuyas heroicas personas

               espejo del mundo fueron.

                  ¿Qué mucho que mis pasiones

               precipiten mis intentos,

               si me cercan más tormentos

               y menos obligaciones?

                  Y no es tan grande mi error,

               pues junta el remedio al daño,

               porque en lograr este engaño

               está el conservar mi honor;

                  pues que si a don Juan entrego

               la mayor prenda, le obligo

               a que se case conmigo,

               aunque esté por Blanca ciego.

                  Que siendo yo su parienta,

               en descubriendo el engaño,

               ha de remediar el daño

               pues que le alcanza la afrenta.

CELIA:            Quiera Dios que de ese modo

               venza tu industria a tu suerte. 

               Mas, ¿no ha de desconocerte

               en la voz don Juan?

SOL:                               De todo

                  advertida, Celia, estoy;

               que la habla mudaré,

               y de Blanca le diré

               que una mensajera soy.

CELIA:            Gente viene.

 

A JIMENO

 

 

JUAN:                         En el balcón

               de la hermosa Blanca veo...

JIMENO:        Ilusiones del deseo.

JUAN:          0 soy ciego, o no lo son.

JIMENO:           Ve con tiento.

JUAN:                            Don Beltrán

               no ha de estar tan a deshora

               al balcón. ¿Sois vos, señora?

CELIA:         Don Juan es.

SOL:                       ¿Quién es?

JUAN:                                 Don Juan,

                  Blanca hermosa.

SOL:                               Una crïada

               de doña Blanca soy yo,

               que aguardaros me mandó

               con una alegre embajada.

 

ARNESTO y SANCHO hablan aparte

 

 

ARNESTO:          Hablando está.

SANCHO:                          Felizmente,

               si es don Juan, va la invención.

ARNESTO:       Manos a la ejecución.

SOL:           Aguardad; que viene gente.

 

JULIO, seguido de ARNESTO y SANCHO, se llegan con

la lanterna descubierta a don JUAN

 

 

JULIO:            La justicia es, caballeros.

JUAN:          Don Juan de Luna soy yo.

SANCHO:        Presto en el lazo cayó.

JULIO:         Huélgome, don Juan, de veros;

                  que sólo a buscaros vengo.

JUAN:          ¿Quién sois, y qué me mandáis?

JULIO:         Con un alguacil habláis

               de la ciudad; y aunque os tengo,

                  por ser quien sois, voluntad,

               soy del señor Asistente

               un mensajero obediente.

               Perdonadme, y escuchad.

                  En esta calle ha sabido

               que a una principal doncella

               le quitáis, con pretendella,

               reputación y marido;

                  y os encarga que enmendéis

               esta nota; y el cuidado,

               bien a mi pesar, me ha dado  

               de prenderos si excedéis.

                  Hacedme merced a mí

               --Que en el alma sentiría

               perderos la cortesía--

               que no os halle más aquí.

SANCHO:           Oh, qué bien!)                    Aparte

JUAN:                              Señor...

JULIO:                                   Señor,

               no hay que replicar en esto.

JUAN:          ¿Y si acaso a fin honesto

               se encaminase mi amor?

JULIO:            Puede ser; mas no soy yo

               con quien se ha de disputar.

               Mi oficio es ejecutar

               lo que el juez me mandó.

                  Yo traigo orden de asistir

               en esta calle en espía

               hasta que el sol traiga el día,

               y cumplo con advertir

                  que si a pisarla volvéis,

               supuesto que os tengo ya

               apercebido, será

               fuerza que me perdonéis.

 

Apártanse JULIO, ARNESTO y SANCHO

 

 

SOL:              Triste de mí! que sospecho      Aparte

               Que con esto mi invención

               ha de perder ocasión.

ARNESTO:       Famosamente lo has hecho.

JUAN:             ¡Que tal pase!  Muero, rabio.

               ¡Que contra don Juan de Luna

               a un mercader la Fortuna

               fuerzas para tanto agravio!

JIMENO:           No te aflijas de ese modo.

               El alguacil se fue ya.

               Al balcón vuelve.

JUAN:                            Será,

               Jimeno, perderlo todo;

                  que si excede este alguacil,

               he de perderla y perderme,

               pues fuera el dejar prenderme

               a sus ojos, cosa vil.

JIMENO:           Bien adviertes.  Lo mejor

               es dejarlos descuidar,

               y aunque te pese, aguardar

               que se pase este rigor.

JUAN:             Hallar un medio querría

               con que a la calle volvieses,

               y el recado me supieses

               que doña Blanca me envía.

JIMENO:           Ven; que ya me se ha ofrecido

               una invención, con que puedo

               pasar la calle sin miedo

               de poder ser conocido.

JUAN:             A lo menos, sí al balcón

               no puedes hablar, de espía

               has de servir.

JIMENO:                        Hasta el día

               lo seré con la invención.

                  Tú, por lo que sucediera,

               no lejos me has de aguardar.

JUAN:          Claro está que ha de velar

               quien de amor y celos muere.

 

Vanse don JUAN y JIMENO

 

 

SANCHO:           Con esto no te podrá

               en la voz desconocer,

               que es lo que puedes temer.

ARNESTO:       Llega pues; que sola está

                  la calle.

SOL:                        Sin duda alguna

               volverá en viendo ocasión. 

               Mas espera.

SANCHO:                   ¡Ah del balcón!

SOL:           ¿Quién es?

SANCHO:                    A don Juan de Luna

                  por estrecho amigo tengo,

               y él de mí sus casos fía.

               Si sois vos, señora mía,

               doña Blanca, a daros vengo

                  de parte suya un recado.

CELIA:         Di que eres Blanca, señora,

               pues de conocer agora

               todo el peligro ha cesado,

                  supuesto que el mensajero

               no te conoce.

SOL:                          Yo soy

               doña Blanca, y sola estoy.

               Hablar podéis, caballero.

 

SANCHO:           Don Juan de Luna, que agora

               a la vuelta de esta calle

               me encontró, y queda rompiendo

               con tristes quejas los aires,

               por mí os dice que--por señas

               que en un papel le mandastes

               que a medianoche viniese

               a gozar el favor grande

               de que por este balcón,

               hermosa Blanca, os hablase;

               y agora aquí un alguacil

               le notificó de parte

               del Asistente el destierro

               de esos ojos y esta calle--

               me deis la orden, señora,

               que don Juan queréis que guarde;

               que él, por no dar ocasíon

               a inconvenientes más graves,

               recelando en esto más

               los vuestros que sus pesares,

               hasta saber vuestro gusto

               quiere excusar que le halle

               la justicia aquí otra vez,

               recato de cuerdo amante.

 

Doña SOL habla aparte con CELIA

 

 

SOL:           Celia, yo me determino.

               Conocidas señas trae;

               y si pierdo esta ocasión,

               puede ser que otra no alcance.

CELIA:         Y el disponer lo que intentas

               por terceras manos, hace

               el engaño más seguro

               y la ejecución más fácil.

 

A SANCHO

 

 

SOL:           Señas me dais caballero,

               tan ciertas y tan bastantes,

               que no dudo que de vos

               segura puedo fïarme;

               y así le podéis decir

               a don Juan...

 

Sale JIMENO, disfrazado de ciego

 

 

JIMENO:                     (Mirad ¡qué talle    Aparte

               de doncella principal!

               No hay un punto de vacante.

               Hablando están. ¡Vive Dios!

               Ella es liviana y mudable;

               y sin duda que por ella

               se dijo primo occupanti.

 

Retírase JIMENO

 

 

SANCHO:        Justamente os resolvéis,

               señora.  Voy a avisarle,

               y vos disponéis la casa,

               y en el balcón aguardadle,

               porque él, al punto que vea

               sola y segura la calle,

               venga a gozar la ocasión.

SOL:           Pues id presto, y Dios os guarde.

 

Apártase SANCHO

 

 

CELIA:         Bien engañado lo envías.

SOL:           Agora falta que apagues

               la luz; que la oscuridad

               siempre fue de engaños madre.

CELIA:         Blanca duerme, descuidada

               de que le quitas su amante.

SOL:           Quien tiene enemigo y duerme,

               no se queje de sus males.

 

Vanse CELIA y doña SOL.  Salen ARNESTO, SANCHO,

JULIO, y JIMENO

 

 

ARNESTO:       ¿Qué hay, Sancho?

SANCHO:                          Señor, albricias.

               A Blanca tengo de darte

               esta noche, si te atreves.

ARNESTO:       ¿Eso dudas?

SANCHO:                     Las formales

               palabras que Blanca ha dicho

               tengo aquí de recitarte.

ARNESTO:       Di.

SANCHO:            "Caballero, a don Juan

               decid que quiere mi padre

               con Arnesto, porque es rico,

               contra mi gusto casarme;

               mas yo, a don Juan obligada,

               agradecida y amante,

               más que las Indias estimo

               sus nobles y buenas partes;

               y viendo que por concierto

               es imposible que alcance

               efecto nuestra esperanza

               con mi codicioso padre,

               me resuelvo a ser su esposa

               esta noche, y entregarle

               para firmeza mayor

               las prendas más importantes.

               Y así le quedo aguardando;

               que venga al momento y trace

               cómo de este balcón pueda

               pisar los altos umbrales."

               Éste es el caso.  Yo voy

               por escala.  No se pase

               la ocasión; y tú, señor,

               queda guardando la calle.

 

Vase SANCHO

 

 

ARNESTO:       Ve, ¿será la vez primera

               que se ve engañado un ángel,

               y yo el primero ladrón

               que el cielo por hurto alcance?

 

JIMENO:           (Ya que está desocupado        Aparte

               el puesto, hablaré, si puedo.

               Mas ya hay gente.  Estoyme quedo.)

ARNESTO:       Uno es solo, y se ha parado.

JIMENO:           (Aquí encaja la invención;       Aparte

               que a este galán no le ha hecho,

               pues repara, buen provecho

               verme.  Aquí va de oración.

 

Reza como ciego

 

 

                  "Pedro, pescador sagrado,

               de Jesús la luz os guía;

               que el hábito habéis tomado

               en su santa compañía,

               y aún vais oliendo a pescado."

 

ARNESTO:          ¿Cómo andáis tan a deshoras,

               hermano?

JIMENO:                  ¿Qué os maravilla?

               ¿Es nuevo andar en Sevilla

               rezando un ciego a estas horas?

                  Para mí siempre está oscuro

               el cielo y el sol; y así

               el más solo para mí

               es el tiempo más seguro,

                  pues sin encuentro ni azar

               de persona, bestia o coche,

               a mis devotos de noche

               puedo a sus puertas rezar.

ARNESTO:          Pues idos con Dios agora.

JIMENO:        ¡Feligreses granjeara,

               si de rezar les dejara

               su devoción a su hora!

ARNESTO:          Pues si me enojo con vos,

               caro os habrá de costar.

JIMENO:        ¡Aquí de Dios! ¿Por rezar

               matan a un siervo de Dios?

JULIO:            Él te ha de echar a perder.

JIMENO:        No puede hombre cristiano

               este siglo.

ARNESTO:                   Basta, hermano.

JIMENO:        Pues yo lo tengo de ser, 

                  aunque pese.

ARNESTO:                      (El alboroto        Aparte

               De la calle temo.) Digo

               que recéis: rezad, amigo,

               cumplid con vuestro devoto.

                  (Éste no puede dañarme;           Aparte

               que es ciego.  Y que no lo sea,

               este mendigo me vea,

               y no quien pueda estorbarme.)

 

Rezando

 

 

JIMENO:           "Pedro, a mí me maravilla

               ver que limpio no salgáis;

               mas lleváis limpia y sencilla

               alma a Dios, y no buscáis

               para el vestido escobilla."

 

Sale SANCHO, con una escala de cordeles

 

 

SANCHO:           Señor...

ARNESTO:                 ¿Es Sancho?

SANCHO:                              Ésta es

               la escala.  A ponerla voy.

               Mientras poniéndola estoy,

               quédate, y llega después;

                  porque siendo de esta suerte

               junto el subir y el llegar,

               ni tengas tiempo de hablar,

               ni Blanca de conocerte.

 

Vase SANCHO

 

 

ARNESTO:          Bien has dicho.  Voy tras ti. 

               Cielos, permitid que diga

               yo que mi suerte enemiga

               hoy con industria vencí.

 

Vanse ARNESTO y JULIO

 

 

JIMENO:           ¿Qué es esto?  Sin duda alcanza

               favor Arnesto en su pena;

               que tanto no se serena

               un rico sin esperanza.

 

Reza

 

 

                  Vos sois el fuerte vasallo

               que a Dios seguir imagina! 

               Mas no queráis afrentallo.

               Id, Pedro, para gallina;

               que os hace llorar un gallo."

 

                  Gente hay en el balcón. ¡Fuego,

               Engañosa Blanca, en vos!

               ¿Vos sois la devota? ¡Ah, Dios,

               lo que ve esta noche un ciego!

 

Reza

 

 

                  "Decid, ¿no os bastó negar

               al Señor más verdadero

               sin jurar y blasfemar?

               Elías fue carretero,

               y no le vimos jurar."

              

                  Mas, o me engaño, o sin alas

               Arnesto sube al balcón.

               Ello es sin duda. ¡Ah, ladrón,

               que el cielo atrevido escalas!

                  Al fin has llegado a verte

               en el bien que has pretendido.

 

Salen SANCHO y JULIO y, después don

JUAN

 

 

SANCHO:        Hoy en efeto ha podido

               mas la industria que la suerte.

JULIO:            Hoy alcanzó de un desdén

               un engaño la victoria.

 

Reza

 

 

JIMENO:        "Aquí gracia y allá gloria,

               por siempre jamás amén."

                  Colóse.  Voy a avisar

               a mi dueño desdichado,

               pues estando condenado,

               no hay ya por él que rezar.

 

Apártase y encuéntrese con don JUAN

que sale.  Hablan en secreto ambos

 

 

JULIO:            La crüel, la desdeñosa,

               ¡Qué corrida y engañada

               Se ha de hallar!

SANCHO:                        Mas no burlada,

               ni del engaño quejosa,

                  pues cuando quedar podía

               sin ningún descuento el daño,

               esposa la hará el engaño

               del Midas de Andalucía.

JULIO:            Mas ¿cómo dejó al balcón

               pendiente la escala?

SANCHO:                             Fue,

               por si en peligro se ve,

               atinada prevención;

                  que tan tarde es cosa clara

               que está la calle segura.

 

JULIO:         Y la noche es tan oscura

               que, a ser mayor, la ocultara.

 

JUAN:             ¡Válgame Dios! ¡Tal escucho,

               sin que dolor tan extraño

               arranque un alma tan triste

               de un pecho tan desdichado!

               ¡Cielo santo! a los que nacen

               a tanto mal destinados,

               ¿por qué el parto no es verdugo? 

               ¿Por qué la cuna no es mármol?

JIMENO:        ¿Para cuándo es el valor

               si te falta en estos casos?

JUAN:          Tener sufrimiento aquí

               fuera negar lo que amo,

               confesar que no merezco,

               y no entender el agravio.

JIMENO:        Mira que estás en la calle.

JUAN:          Jimeno, estás engañado;

               que en el infierno estoy, pues que me abraso,

               y no basto a pasar el mal que paso.

 

Hablan aparte SANCHO y JULIO

 

 

SANCHO:        Don Juan es éste: ¿qué haremos?

JULIO:         Acertado será echarlo

               De la calle.

SANCHO:                    Está de celos

               Furioso, y si lo intentamos,

               resistirá, y el rüido

               podrá causar mayor daño.

               despertando a don Beltrán

               a que sepa sus agravios.

 

Sale don BELTRÁN, mirando con recato por el

balcón

 

 

BELTRÁN:        (¿Quién con descompuestas voces     Aparte

               la calle está alborotando?)

JUAN:          Ah fiera enemiga mía!                Aparte

               ¡Qué es del honor no tocado,

               para quien mis pensamientos

               ni aun los ojos levantaron?

               ¿Dónde está la honestidad

               que yo veneraba tanto,

               la fingida compostura

               y el hipócrita recato?

               Los ídolos que adoré

               por tierra están derribados;

               la ciudad de mis tesoros

               miro en poder de un tirano.

               no te ha de gozar, liviana;

               puedo, no has de gozarlo.

               Sepa el mundo tus bajezas,

               pues supe yo mis agravios.)

 

 

Da voces

 

 

               Don Beltrán, mira tu honor,

               mira que te está robando

               un ladrón la mejor prenda.

 

BELTRÁN:       (¿Qué escucho?)                     Aparte

JIMENO:                       Eso ¿es remediarlo?

               Ves aquí que don Beltrán

               a Arnesto coja acostado

               con su hija...

BELTRÁN:                    Vive Dios,         Aparte

               que han de morir a mis manos!)

 

Quitase del balcón

 

 

JIMENO:        ¿Servirá el cogerlos juntos

               sino de verlos casados,

               para más tormento tuyo?

JUAN:          Ninguno mayor aguardo;

               que en el infierno estoy, pues que me abraso,

               y no basto a pasar el mal que paso.

BELTRÁN:       ¡Muera el traidor!                    Dentro

SANCHO:                            Esto es hecho.

               Don Beltrán alborotado

               Da voces. ¡Ah triste Arnesto!

               No escaparás de sus manos.

JULIO:         Entremos a socorrerlo.

SANCHO:        Rompe las puertas.

JULIO:                             De mármol

               son.

JIMENO:             La justicia es sin duda.

JULIO:         Espera: pues ha quedado

               puesta la escala al balcón,

               subamos por ella.

SANCHO:                          Vamos.

 

Vanse los dos

 

 

JIMENO:        Ellos suben al balcón.

JUAN:          Subamos también.

JIMENO:                        ¿Tu agravio

               quieres ver?

JUAN:                     ¿Pues quién podrá

               no ver el fin de este caso?

 

Vase don JUAN

 

 

JIMENO:        Así el padre a quien la muerte

               le quita su hijo amado,

               por más que le aflija el verlo,

               quiere que muera en sus brazos.

 

Vase JIMENO.  Sale ARNESTO, retirándose de

BELTRÁN, NUÑO y  criados, todos con espadas desnudas

y hachas encendidas; doña BLANCA, doña SOL y

CELIA

 

 

ARNESTO:       Tened, señor don Beltrán.

               Escuchadme.  Reportaos.

               Blanca es mi esposa. con esto

               ¿No cesa cualquier agravio?

BELTRÁN:       No cesa; que si es tan cierto

               que daros Blanca la mano

               es, aunque os sobren tesoros,

               para vos un bien tan alto;

               el dar con esto ocasi¢n

               a que entiendan que forzado

               la recibís por esposa,

               y no porque os honra tanto,

               es un agravio que sólo

               se remedia con mataros.

ARNESTO:       ¿Y el honor de vuestra hija?

BELTRÁN:       Sepan que fui tan honrado,

               que quise vengar la afrenta

               más que remediar el dafío.

 

Salen SANCHO y JULIO, con espadas desnudas

 

 

SANCHO:        Señor don Beltrán, teneos.

NUÑO:          Muera Arnesto y mueran cuantos

               le acompañan.

JULIO:                             Somos muchos

               y estamos determinados.

ARNESTO:       Lo que importa es, pues perdistes

               ya la ocasi¢n de vengaros,

               remediar a dolía Blanca

               para soldar el agravio.

BLANCA:        ¿Qué es remediar? ¿Vos pensáis

               que os ha de dar un engaño

               lo que vos no merecéis?

               Oye, padre, advierte, hermano,

               que estoy de todo inocente;

               y Arnesto desesperado

               de poderme merecer,

               ha pretendido obligaros

               de esta suerte a que le deis

               contra mi gusto mi mano.

               Averiguad la verdad

               y castigad los culpados;

               que yo no he de ser su esposa,

               si arriesgo el honor, si acabo

               la vida.

ARNESTO:                 Basta, enemiga.

               ¡Que aún dura en tu pecho ingrato

               la resistencia, crüel!

               Dame la mano callando.

               No quieras que aquí publique

               tu deshonor con mi engaño.

BLANCA:        Hablad, declaraos, Arnesto;

               que dais a entender callando

               mucho más de lo que pueden

               ofenderme vuestros labios.

 

Salen don JUAN y JIMENO, que se quedan retirados

escuchando

 

 

ARNESTO:       Ya que a descubrir me obligas

               tus pensamientos livianos,

               y a no guardarte el decoro,

               ¿Negarásme que pensando

               que era yo don Juan de Luna,

               a quien por éste has citado

 

Saca y muestra un papel

 

 

               para hablarte a medianoche

               por el balcón de tu cuarto,

               me diste audiencia y entrada,

               con una escala que trajo

               Sancho, testigo de todo?

 

BELTRÁN:       Mostrad el papel.

 

ARNESTO entrega el papel a don BELTRÁN, quien

lo lee para sí y luego dice a doña BLANCA

 

 

                                    Negarlo

               no puedes; la letra es tuya.

JUAN:          (Quit¢me el bien un engaño.)    Aparte

 

Habla do¤a SOL aparte con CELIA

 

 

SOL:           Aquel, Celia, es mi papel.

CELIA:         Pues ¿cómo vino a las manos

               de Arnesto?

SOL:                          La diligencia

               Y el dinero pueden tanto...

BLANCA:        Cielos!  Sin duda que Sol   Aparte

               es autora destos daños,

               y este papel, que a su ruego

               escribí yo de mi mano.)

               Enemiga Sol, ¿qué tardas

               en deshacer tus encantos?

               que tú me hiciste escribir

               el papel que esto ha causado:

               sola pudiste dar

               entrada a Arnesto en mi cuarto.

JUAN:          (Ya cobro nueva esperanza.)        Aparte

 

Adelantándose

 

 

               Habla, Sol, ¿qué estás dudando?

               No pase de aquí el remedio,

               que estriba en el desengaño.

NUÑO:          Celia, tú lo sabes: habla.

CELIA:         Señora, el callar es vano,

               si se ha de saber al fin.

SOL:           (¿Han de ser mis propios labios     Aparte

               pregoneros de mi ínfamia?)

CELIA:         Yo lo diré.

SOL:                               (Yo entretanto Aparte

               exhalaré el corazón

               en lágrimas desatado.

CELIA:         Verdad es que mi señora

               fingió ser Blanca, pensando

               que era don Juan, porque Arnesto

               fingió serlo; y así entrambos

               vinieron a ser, creyendo

               que engañaban, engañados.

ARNESTO:       Mira lo que dices, Celia.

CELIA:         Si verdad, Arnesto, os hablo,

               las lágrimas lo confirmen

               que Sol estál derramando,

               y las cintas de oro y seda

               que se quitó del tocado

               con que la escala subíese.

JUAN:          Y ella lo está confesando,

               pues que no lo contradice.

               Arnesto, dadle la mano.

               Noble madre a vuestros hijos

               y fin dichoso a estos casos.

               lo que de todos al fin

               habéis de haber obligado,

               haced obligando a todos.

 

A doña SOL

 

 

ARNESTO:       Pues ya he visto cuán en vano   

               la suerte quise vencer

               con industria y con engaño,

               yo soy vuestro.

SOL:                          Yo dichosa.

NUÑO:          (Gusto pierdo y honra gano.)       Aparte

BLANCA:        Gracias a los cielos doy,

               que mi inocencia mostraron.

BELTRÁN:       Inocente estás; mas debes

               considerar que ha notado

               toda la calle el rüido,

               y es forzoso remediarlo.

               Don Juan ha sido la causa

               de descubrirse este engaño,

               y sus celosos extremos

               los vecinos despertaron.

               Es Luna, en España ilustre,

               y será bien que sus rayos

               ahuyenten estas tinieblas

               que en tu opinión ha causado.

               Dale la mano.

JUAN:                         Yo soy

               dichoso.

BLANCA:                   Yo la que gano.

JULIO:         La industria ha puesto el poeta;

               la suerte está en vuestras manos.

 

FIN DE LA COMEDIA

 


Best viewed with any browser at 800x600 or 768x1024 on Tablet PC
IntraText® (VA1) - Some rights reserved by Èulogos SpA - 1996-2009. Content in this page is licensed under a Creative Commons License