Juan Ruiz de Alarcón
Las paredes oyen

ACTO PRIMERO

Enlaces a las concordancias:  Normales En evidencia

Link to concordances are always highlighted on mouse hover

ACTO PRIMERO

 

Salen don JUAN, vestido llanamente, y

BELTRÁN

 

 

JUAN:             Tiéneme desesperado,

               Beltrán, la desigualdad,

               si no de mi calidad,

               de mis partes y mi estado.

                  La hermosura de doña Ana,

               el cuerpo airoso y gentil

               bella emulación de abril,

               dulce envidia de Dïana,

                  mira tú, ¿cómo podrán

               dar esperanza al deseo

               de un hombre tan pobre y feo

               y de mal talle, Beltrán? 

BELTRÁN:          A un Narciso cortesano,

               un humano serafín

               resistió un siglo, y al fin

               la halló en brazos de un enano,

                  y, si las historias creo

               y ejemplos de autores graves

                -- pues, aunque sirviente, sabes

               que a ratos escribo y leo --

                  me dicen que es ciego Amor,

               y sin consejo se inclina;

               que la emperatriz Faustina

               quiso un feo esgrimidor;

                  que mil injustos deseos,

               puestos locamente en ella,

               cumplió Hipia, noble y bella,

               de hombres humildes y feos.

JUAN:             Beltrán, ¿para qué refieres

               comparaciones tan vanas?

               ¿No ves que eran más livianas

               que bellas esas mujeres,

                  y que en doña Ana es locura

               esperar igual error,

               en quien excede el honor

               al milagro de hermosura?

BELTRÁN:          ¿No eres don Juan de Mendoza?

               Pues doña Ana ¿qué perdiera

               cuando la mano te diera?

JUAN:          Tan alta fortuna goza,

                  que nos hace desiguales

               la humilde en que yo me veo.

BELTRÁN:       Que diste en el punto, creo,

               de que proceden tus males. 

                  Si Fortuna en tu humildad

               con un soplo te ayudara,

               a fe que te aprovechara

               la misma desigualdad. 

                  Fortuna acompaña al dios

               que amorosas flechas tira;

               que en un templo los de Egira

               adoraban a los dos.

                  Sin riqueza ni hermosura

               pudieras lograr tu intento;

               siglos de merecimiento

               trueco a puntos de ventura.

JUAN:             Eso mismo me acobarda. 

               Soy desdichado, Beltrán.

BELTRÁN:       Trocar las manos podrán

               Fortuna y Amor.  Aguarda.

JUAN:             Si a don Mendo hace favor,

               ¿qué esperanza he de tener?

BELTRÁN:       En ése echarás de ver

               que es todo fortuna amor.

                  A competencia lo quieren

               doña Ana y doña Teodora;

               doña Lucrecia lo adora;

               todas, al fin, por él mueren.

                  Jamás el desdén gustó.

JUAN:          Es bello y rico el mancebo.

BELTRÁN:       ¡Cuánto mejor era Febo! 

               Y Dafnes lo desdeñó. 

                  Y, cuando no conociera

               otro en perfección igual,

               aquesto de decir mal

               ¿es defecto como quiera?

:             Y ¿no es eso murmurar?

BELTRÁN:       Esto es decir lo que siento.

JUAN:          Lo que siente el pensamiento

               no siempre se ha de explicar.

BELTRÁN:          Decir...

JUAN:                    Que calles te digo;

               y ten por cosa segura

               que tiene, aquél que murmura,

               en su lengua su enemigo.

BELTRÁN:          Entre tus desconfïanzas,

               en su casa entrar te veo;

               sin duda que el gran deseo

               engaña tus esperanzas.

                  Veste en desierto lugar,

               y no cesas de dar voces,

               y, aunque tu muerte conoces,

               nadas en medio del mar.

JUAN:             Lo que en gran tiempo no ha hecho,

               hace Amor en solo un día,

               venciendo al fin la porfia.

BELTRÁN:       Que te sucede sospecho

                  lo que al tahur, que en perdiendo,

               solamente con decir

               "¡que no sepa yo gruñir!"

               está sin cesar gruñendo.

                  dices que desesperas;

               y, entre el mismo no esperar,

               nunca dejas de intentar.

               ¿Qué más haces cuando esperas?

                  ¿Tú piensas que el esperar

               es alguna confección

               venida allá del Japón? 

               El esperar es pensar

                  que puede al fin suceder

               aquello que se desea;

               y, quien hace porque sea,

               bien piensa que puede ser.

 

JUAN saca una carta

 

 

JUAN:             Pues si con esta invención

               en su desdén no hay mudanza,

               aunque viva mi esperanza

               morirá mi pretensión.

BELTRÁN:          El mercader marinero,

               con la codicia avarienta,

               cada vïaje que intenta

               dice que será el postrero.

                  Así tú, cuando imagino

               que desengañado estás,

               ya con nuevo intento vas

               en la mitad del camino.

                  Mas dime.  ¿Qué te ha obligado

               a tratar esta invención

               para mostrar tu afición

               pudiendo, con un crïado

                  de su casa, negociar

               lo que tú vienes a hacer? 

JUAN:          No he de arriesgarme a ofender

               a quien pretendo obligar;

                  que, como es tan delicada

               la honra, suele perderse

               solamente con saberse

               que ha sido solicitada.

                  Y así, del murmurador

               pretendo que esté segura

               mi desdicha o mi ventura,

               su flaqueza o su valor;

                  que aun a ti mismo callado

               estos intentos hubiera,

               si en ti, Beltrán, no tuviera

               más amigo que cesado.

BELTRÁN:          ¿Toda esta casa, don Juan,

               a una mujer aposenta?

JUAN:          Seis mil ducados de renta,

               ¿qué alcázar no ocuparán!

BELTRÁN:          Celia es ésta.

 

Sale CELIA

 

 

CELIA:                          ¿Qué mandáis,

               señor don Juan?

JUAN:                          Celia mía,

               besar las manos querría,

               si licencia me alcanzáis,

                  a mi señora doña Ana.

CELIA:         Que será imposible entiendo;

               porque se está previniendo

               para partirse mañana

                  a una novena en Alcalá.

JUAN:          ¿De la corte se desvía

               cuando el celebrado día

               de San Juan tan cerca está?

CELIA:            Para los tristes no hay fiesta.

JUAN:          Pues, Celia, verla me importa.

               La visita será corta;

               sólo le quiero dar ésta

                  que le ha venido en un pliego,

               y me dice quien la envía

               que sólo de mí confía

               el darla.

CELIA:                   Yo salgo luego.    

 

Vase CELIA

 

 

BELTRÁN:          No hay pobre con calidad:

               si un villano rico fueras,

               a fe que nunca tuvieras

               en verla dificultad.

JUAN:             Si ella está tan de camino,

               que es justa la excusa creo.

BELTRÁN:       "Lo que con los ojos veo..."

JUAN:          Malicioso desatino.

BELTRÁN:          ¿Cuánto va que no la ves?

JUAN:          De no alcanzar no se ofende

               quien lo difícil emprende.

               Mas doña Ana es muy cortés.

BELTRÁN:          Y agora ¿qué hemos de hacer?

               Que ella se parte a Alcalá.

JUAN:          En tanto que ausente está,

               aguardar y padecer

BELTRÁN:          Bueno fuera acompañarla.

JUAN:          Si como quien soy pudiera,

               forzoso el hacerlo fuera,

               si así entendiese obligarla;

                  mas ni me ayuda el poder.

               ni ella lo agradecería,

               por la nota que daría

               si se llegase a entender,

BELTRÁN:          Ella sale.

JUAN:                        Di, Beltrán,

               que la Aurora bella y clara.

 

Salen Doña ANA, viuda, y CELIA, y habla a

CELIA aparte

 

 

ANA:           ¡Ay, Celia, y qué mala cara

               y mal talle de don Juan!

JUAN:             Aunque me dijo, señora,

               Celia vuestra ocupación

                -- Con que fuera más razón

               el no estorbaros agora -- ,

 

Dale la carta

 

 

                  la importancia contenida

               en esta carta que os doy,

               me disculpa.

ANA:                         Nunca estoy,

               señor don Juan, impedida

                  para recibir merced

               de tan noble caballero.

JUAN:          Vuestro soy.  Respuesta espero.

               Si sois servida, leed.

ANA:              Ser descortés me mandáis.

JUAN:          Leed, que importa una vida

               que cerca está de perdida

               si remedio no le dais.

ANA:              Si está su defensa en mí,

               la pena y temor dejad.

JUAN:          El caso es grave.  Mandad

               que estemos solos aquí;

                  que tenemos que tratar,

               y el secreto es importante.

ANA:           Dejadnos solos.

BELTRÁN:                          (Amante            Aparte

               fué el inventor de engañar.)

 

Vanse BELTRÁN y CELIA

 

 

JUAN:             Pues contigo solo estoy,

               porque mi recato veas,

 

Va a leer doña ANA, y detiénela

 

 

               oye, señora: no leas;

               que la carta viva soy.

                  Que me atreva, no te altere,

               pues estoy solo contigo,

               y un agravio sin testigo

               al punto que nace muere.

                  Desde que la vez primera

               vi la luz de tu arrebol

               dos veces la ha dado el sol

               a los signos de su esfera.

                  Como al que el rayo tocó

               de Júpiter vengativo,

               por gran tiempo muerto, vivo

               en un instante quedó;

                  como aquel que la cabeza

               de la Gorgona miraba,

               por un peñasco trocaba

               la humana naturaleza;

                  tal en viéndote me veo,

               tan absorto y admirado,

               que en admirarme ocupado,

               no doy lugar al deseo;

                  que esos divinos despojos

               tanta gloria me mostraron,

               que al punto me arrebataron

               toda el alma por los ojos.

ANA:              Tened, don Juan.  Eso ¿para

               todo en que amor me tenéis?

JUAN:          No, porque ya lo sabéis,

               y en vano el tiempo gastara.

ANA:              ¿En que os morís?

JUAN:                              No, señora,

               pues ni en morir parará;

               que en el alma vivirá

               el amor que os tengo agora.

ANA:              ¿Pára en pedirme que os quiera?

JUAN:          Ni llega, señora, ahí,

               que no hay méritos en mí

               para que a tal me atreviera.

ANA:              Pues decid lo que queréis.

JUAN:          Quiero... Sólo que os quiero,

               y que remedio no espero,

               viendo lo que merecéis.

                  Como el mísero doliente,

               en el lecho fatigado,

               a cualquier parte inclinado

               los mismos dolores siente.

                  y, por huir del tormento,

               que en cada lado es mayor,

               busca alivio a su dolor

               en el mismo movimiento.

                  Así yo con mi cuidado

               vengo a vos, dueño querido,

               no de esperanza inducido,

               sino de dolor forjado,

                  por no morir con callarlo,

               no por sanar con decirlo;

               que es imposible el sufrirlo

               como lo es el remediarlo. 

                  Y así, no os ha de ofender

               que me atreva a declarar,

               pues va junto el confesar

               que no os puedo merecer.

ANA:              ¿Queréis más?

JUAN:                         ¿Qué más que a vos?

               Si entender queréis mi estado,

               en que os quiero está cifrado.

ANA:           Pues, señor don Juan, adiós.

JUAN:             Tened.  ¿No me respondéis?

               ¿De esta suerte me dejáis?

ANA:           ¿No habéis dicho que me amáis?

JUAN:          Yo lo he dicho, y vos lo veis.

ANA:              ¿No decís que vuestro intento

               no es pedirme que yo os quiera,

               porque atrevimiento fuera?

JUAN:          Así lo he dicho y lo siento.

ANA:              ¿No decís que no tenéis

               esperanza de ablandarme?

JUAN:          Yo lo he dicho.

ANA:                          ¿Y que igualarme

               en méritos no podéis,

                  vuestra lengua no afirmó?

JUAN:          Yo lo he dicho de ese modo.

ANA:           Pues, si vos lo decís todo,

               ¿qué queréis que os diga yo?

 

Vase doña ANA

 

 

JUAN:            ¡Oh! venga la muerte, acabe

               con vida tan desdichada,

               que sólo puede su espada

               remediar pena tan grave.

                  ¿Qué delito cometí

               en quererte, ingrata fiera?

               ¡Quiera Dios!... Pero no quiera;

               que te quiero más que a mí.

 

Salen CELIA y BELTRÁN

 

 

CELIA:            ¡Ah, desdichado don Juan!

BELTRÁN:       Ayúdale.

CELIA:                  ¡A Dios pluguiera

               que mi voluntad valiera!        

 

Vase CELIA

 

 

BELTRÁN:       Pues, ¿qué tenemos?

JUAN:                              Beltrán,

                  la verdad huyo; a la esperanza

               pido engaños que alimenten mi deseo;

               eternos contra mí imposibles veo;

               nado en un golfo, ni de un leño asido.

                  Con el vuelo de amor más atrevido,

               no subo un paso; y aunque más peleo,

               al fin vencido soy de lo que creo,

               vencedor sólo en lo que soy vencido.

                  Así, desesperado victorioso,

               niego al deseo engaños, y a la gloria

               más vivo anhela, si su muerte sigo.

                  ¡Triste, donde es el no esperar forzoso,

               donde el desesperar es la vitoria,

               donde el vencer da fuerza al enemigo! 

BELTRÁN:          ¡Triste, donde es forzoso andar contigo,

               donde hallar qué comer es gran vitoria,

               donde el cenar es siempre de memoria!

 

Vanse don JUAN y BELTRÁN.  Salen el CONDE,

don MENDO y ORTIZ, escudero

 

 

 

MENDO:            A mi señora Lucrecia

               dad, Ortiz, ese papel.

 

Dale un papel a ORTIZ

 

 

ORTIZ:         Guárdeos Dios.   

 

Vase ORTIZ

    

 

MENDO:                        Cosa crüel.

               Conde, es una mujer necia.

CONDE:            ¿Cómo?

MENDO:                   Con celos y amor

               sale Lucrecia de sí.

CONDE:         ¿Con causa don Mendo?

MENDO:                               Sí;

               mas tanto el yerro es mayor.

                  Si por doña Ana estoy ciego.

               ella ¿qué ha de remediar

               con reñir y con celar,

               sino añadir fuerza al fuego?

CONDE:            Quieran, Lucrecia, los cielos    Aparte

               que te mude esta mudanza,

               y a mi perdida esperanza

               abran la puerta tus celos!)

                  Y vos ¿qué le respondéis?

MENDO:         Nunca el negar hizo daño.

CONDE:         Mejor fuera el desengaño,

               si en otra parte queréis.

MENDO:            Dañarme, Conde, podría;

               que su amor causó en mi pecho

               terrible incendio, y sospecho

               que hay centellas todavía.

                  Y quien antiguo cuidado

               arraigado al alma tiene,

               ha de obligar el que viene

               sin despedir el pasado;

                  que mil veces se agradó

               de la novedad Cupido,

               y vuelve a buscar, rendido,

               lo que arrogante dejó.

CONDE:            Avariento sois de amor.

MENDO:         Más el de doña Ana estimo.

CONDE:         Y ella ¿os quiere?

MENDO:                          Pienso, primo,

               que merezco su favor.

CONDE:            ¿Que hay de Teodora?

MENDO:                                 Quería

               que yo fuese su marido,

               como si hubieran nacido

               mis abuelos en Turquía.

CONDE:            Sin ser loca, yo no creo

               que ninguna mujer pida

               la esclavitud de una vida

               por la muerte de un deseo.

MENDO:            Pues ya, después que mi amor

               sacó pies amedrentado,

               en ella crece el cuidado

               y, al paso de él, mi rigor.

                  Ya, sin esa condición,

               estimara mis favores.

CONDE:         Dichoso sois en amores.

MENDO:         En el signo de León,

                  Marte y Venus concurrieron

               de mi nacimiento el día;

               y, si hay cierta astrología,

               ellos amable me hicieron.

                  Mas, adiós primo, que es tarde

               y a doña Ana quiero ver;

               que hoy su sol se va a poner

               en Alcalá.

CONDE:                   Dios os guarde.

 

Vase el CONDE.  Sale LEONARDO

 

 

LEONARDO:         El coche a la puerta está;

               que ya se parte imagino.

MENDO:         Tenme el coche de camino

               a la puerta de Alcalá.

                  Parta al punto el repostero

               y encárgales, por mi vida,

               que esté a punto la comida

               en la venta de Vivero.

                  Haz cómo doña Ana vea

               en mi prevención mi amor.

LEONARDO:      Toda tu gente, señor,

               su vida en tu gusto emplea.

 

Vanse don MENDO y LEONARDO.  Salen doña ANA, de camino, y

CELIA

 

 

ANA:              ¿De qué vas triste? ¿De qué

               lo van todas mis doncellas?

               Habla, dime sus querellas.

CELIA:         Señora, verdad diré,

                  pues obligación me pones.

               Tienen tus crïadas todas

               en la esperanza sus bodas

               y en la corte sus pasiones;

                  y, como de aquí a seis días

               es la noche de San Juan

                -- cuando los amantes dan

               indicios de sus porfías --  

                  sienten el ver que esa noche

               en la corte no han de estar.

ANA:           Pues pierdan, Celia, el pesar;

               que, por la posta, en un coche

                  conmigo entonces vendrán. 

               Porque se alegre mi gente

               gozaré secretamente

               de la noche de San Juan,

                  y volveréme a la aurora

               a proseguir mis novenas.

CELIA:         Alivie el cielo tus penas. 

               Mas ¿no era mejor, señora,

                  dilatar esta partida?

ANA:           Si sabes que estoy muriendo

               por dar la mano a don Mendo,

               y no hay cosa que lo impida

                  sino el cumplir las novenas

               que a San Diego prometí,

               ¿dilataré, estando así,

               el remedio de mis penas?

                  Con esta trata que doy

               ninguna queda quejosa.

CELIA:         Hágate el cielo dichosa.

               A darles la nueva voy.

ANA:              Encárgales, por mi vida,

               el secreto.

CELIA:                     Así lo haré.

               Don Mendo viene.   

 

Vase CELIA

 

 

ANA:                               Tendré

               buen agüero en la partida.

 

Sale don MENDO, de color

 

 

 

MENDO:            Los campos de Alcalá, bella señora,

               desdeñan los favores del verano,

               y de la fértil Flora

               no solicitan ya la diestra mano,

               después que primaveras les reparte

               la dichosa esperanza de mirarte.

                  Los arroyos -- que esperan ser espejos

               en quien de esos dos soles celestiales

               se miren los reflejos

               transforman sus corrientes en cristales;

               y el agua, en cambio de besarlos, grata

               hace a tus blancos pies puente de plata.

                  Al nuevo sol que nace agradecidas,

               en verdes ramos las cantoras aves,

               a coros divididas,

               dando a los vientos músicas süaves,

               para explicar la gloria de este día

               articular intentan su armonía.

                  Parte ¡o feliz! que el céfiro süave

               lisonjear pretende codicioso

               la rodadora nave,

               de nueva Europa Júpiter dichoso,

               por quien, en Indias vuelto Manzanares,

               España de sus glorias hace a Henares.

                  Parte ¡o primero móvil adorado!,

               de quien siguiendo voy el movimiento,

               si bien arrebatado

                -- pues tras mi centro corro -- , no violento,

               que yo, si lo merezco, gloria mía,

               voy a ser el lucero de ese día.

ANA:              Los campos de esperanza matizados,

               la consonancia dulce de las aves,

               los cristales cuajados,

               las lisonjas del céfiro süaves,

               en nada estimo; y estimara sólo

               llevar por mi lucero al mismo Apolo.

                  Mas, cuando el corazón lo solicita,

               forzosa acción de amor correspondiente,

               ni el honor acredita,

               ni el estado que tengo lo consiente.

MENDO:         Es imán de mis ojos tu presencia.

ANA:           Justo efecto de Amor es la obediencia.

MENDO:            ¿Sin ti quieres dejarme?

ANA:                                        Yo, don Mendo,

               parto sin ti.

MENDO:                       ¿Qué mucho?  Vas helada

               cuando yo quedo ardiendo.

ANA:           ¡Segura fuese yo, como abrasada!

MENDO:         No me apartes de ti si desconfías.

ANA:           Vive el recato entre las ansias mías.

MENDO:            ¿No me llamas tu dueño?

ANA:                                      Y de mis ojos,

               cierta lengua del alma, lo has sabido.

MENDO:         ¿De quién temes enojos,

               cuando te adoro yo, de ti querido?

ANA:           Hasta el "sí" conyugal temo mudanza;

               que no hay dentro del mar cierta bonanza. 

                  En tanto que a mis deudos comunico

               la dichosa elección de vuestra mano,

               y devota suplico

               en Alcalá a su dueño soberano

               que lleve a fin feliz mi intento nuevo,

               y las novenas pago que le debo,

                  puede mudarse vuestro amor ardiente

               y quedar mi opinión en opiniones

               del vulgo maldiciente,

               que a lo peor aplica las acciones.

MENDO:         ¿Mudarme yo?

ANA:                        Temores son de amante.

MENDO:         Más parecen cautelas de inconstante.

                  Si ya nuevo cuidado te fatiga,

               el fingido recato, ¿qué pretende?

               Declárate, enemiga.

               No el desengaño, la mudanza ofende.

               Vete segura.  Ocuparé entre tanto

               el alma en celos y la vida en llanto. 

ANA:              Ofendes mi lealtad si desconfías;

               mas porque de tu error te desengañes,

               pon secretas espías,

               prueba mi fe, como mi honor no dañes.

MENDO:         Confïanza tendré, mas no paciencia,

               contra el rigor, señora, de tu ausencia.

 

Sale CELIA

 

 

CELIA:            Doña Lucrecia, señora,

               viene a visitarte.

ANA:                             ¿Quién?

CELIA:         Tu prima.

MENDO:                   (A impedir mi bien       Aparte

               la trae mi desdicha agora.)

 

Sale doña LUCRECIA, con manto, y ORTIZ

 

 

LUCRECIA:         No quise, prima, dejar

               de verte en esta partida.

ANA:           Ni yo, Lucrecia querida,

               me partiera sin pasar

                  por tu casa, porque el ver

               al pasar tu rostro hermoso,

               fuese presagio dichoso

               del viaje que he de hacer.

 

Doña LUCRECIA habla aparte a don MENDO

 

 

LUCRECIA:         Niégame agora, traidor,      

               las verdades que estoy viendo.

ANA:           ¿Qué le dices a don Mendo?

LUCRECIA:      Del vestido de color

                  le pregunto la ocasión;

               porque de irte a acompañar

               lo indicia el tiempo y lugar,

               y fuera galante acción.

ANA:              Tan alto merecimiento

               con mi humildad no conviene,

               y, más que lisonja, tiene

               malicia ese pensamiento.

                  Mas, si conmigo partiera,

               de parecer, prima, soy,

               que, pues yo de negro voy,

               de color no se vistiera.

CELIA:            Ya bien te puedes partir,

               que los coches han venido.

ANA:           Que no me olvides te pido.

LUCRECIA:      Por puntos te he de escribir.

ANA:              Adiós, don Mendo.

MENDO:                             Señora,

               en el coche os dejaré.

ANA:           Si alguno en la calle os ve,

               sospechará lo que agora

                  ha sospechado mi prima.

               Quedaos y salid después.   

MENDO:         Yo obedezco, y vuestros pies

               sigue el alma que os estima.

 

Vanse doña ANA y CELIA.  Saca un papel

LUCRECIA y muéstraselo a Don MENDO

 

 

LUCRECIA:         ¿Conoces este papel?

MENDO:         Yo, Lucrecia, lo escribí.

LUCRECIA:      Junta lo que has hecho aquí

               con lo que dices en él. 

                  Traidor, fingido, embustero,

               engañoso, ¿a ti te dan

               apellido de Guzmán

               y nombre de caballero?

                  ¿Qué sangre puede tener

               quien tiene pecho traidor?

               ¿Es hazaña de valor

               engañar una mujer?

MENDO:            Oye, señora...

LUCRECIA:                       No muevas

               esos fementidos labios;

               que intentas nuevos agravios

               con satisfaciones nuevas.

MENDO:            Pues ¿qué quieres? ¿Condenarme,

               sin oír satisfación,

               por sola una presunción?

LUCRECIA:      ¿Qué disculpa puedes darme?

                  ¿Presunción llamas, traidor,

               esta tan clara probanza

               de mi agravio y tu mudanza?

MENDO:         En lo que fundas mi error

                  fundo la satisfación.

               ¿No te dijo de mi parte

               tu escudero, que de hablarte

               deseaba una ocasión,

                  donde el descargo sabrías

               del recelo que te abrasa? 

               Tuve aviso de tu casa

               que a ver tu prima salías,

                  y vine a esperarte aquí,

               y adelantéme en llegar,

               por no dar que sospechar

               viéndome venir tras ti.

                  ¡Mira por qué me condenas!

LUCRECIA:      ¿De modo que te disculpas

               multiplicando tus culpas

               y acrecentando mis penas?

                  Causa doña Ana mi daño,

               ¡y con hallarte con ella

               das remedio a mi querella!

MENDO:         Porque fuese el desengaño

                  en su presencia más fuerte.

LUCRECIA:      ¿Qué desengaño me diste?

MENDO:         Como tu pena encubriste,

               no quise, hablando, ofenderte;

                  mas ten cierta confïanza,      

               para asegurar tus celos,

               que en el orden de los cielos,

               antes que en mí, habrá mudanza.

                  Tuyo soy.

LUCRECIA:                  Las obras creo.

MENDO:         Presto, con la voluntad

               de tu padre, su verdad

               te mostrará mi deseo.

 

Sale el CONDE

 

 

CONDE:            (¿Dónde hay con celos cordura?)      Aparte

               ¡Lucrecia hermosa! ¡Don Mendo!

MENDO:         Conde, que venís entiendo

               traído de mi ventura;

                  que Lucrecia ha de saber

               de vos lo que hablamos hoy

               de su amor.

CONDE:                     Testigo soy.

MENDO:         Eso a solas ha de ser;

                  que pensará que os obligo

               con mi presencia a abonarme.

 

Vase don MENDO

 

 

LUCRECIA.      (¡Tú dejas, para informarme       Aparte

               en tu favor, buen testigo!)

CONDE:            ¿He de decir la verdad?

LUCRECIA:      Para eso quedas aquí.

CONDE:         Pues escúchala de mí,

               pague o no mi lealtad.

                  Y por prevenir el daño,

               si acaso no me creyeres,

               ten secreto lo que oyeres

               y averigua si es engaño.

                  Que, pues me dijo don Mendo

               que cuente lo que hoy pasó,

               cumpliendo lo que él mandó,

               nadie dirá que le ofendo;

                  que, aunque su intento haya sido

               que use contigo de engaño,

               no debo para mi daño

               darme yo por entendido.

                  Dando hoy para ti un papel

               don Mendo a Ortiz, tu crïado,

               desdeñoso y enfadado,

               me dijo, "¡Cosa crüel,

                  Conde, es una mujer necia¡

               Después que a doña Ana di

               en servir, sale de sí

               de amor y celos Lucrecia."

                  Yo le dije, "¿No es mejor

               no engañarla?" Y respondió,

               "Mil veces lo que dejó

               volvió a desear amor,

                  Y este caso previniendo,

               nada pierdo en conservalla."

LUCRECIA:      ¿Qué enredos inventas? Calla.

               ¿Tal pudo decir don Mendo?

                  ¿Que tu afición agradezca

               quieres así disponer?

               ¿Piensas que te he de querer

               aunque a don Mendo aborrezca?

CONDE:            Oye.

LUCRECIA:              No me digas nada.

CONDE:         Averígualo advertida,

               y dame pena ofendida,

               o premio desengañada.

                  Y, si por amarte yo,

               duda en mi verdad has puesto,

               sírvate de indicio aquesto,

               ya que de probanza no.

                  Él va tras ella a Alcalá,

               y no es éste mal testigo

               del desengaño que digo. 

               Despacha tú quien allá,

                  con cuidado y sin pasión,

               secretamente lo siga;

               y, si mi verdad te obliga,

               premia un leal corazón;

                  que será culpable error

               que prefiera tu cuidado

               un engaño averiguado

               a un averiguado amor.

LUCRECIA:         La verdad diciendo estás,

               que si negándola estoy,

               no es que crédito no doy,

               sino que pena me das.

                  ¡Ah, falso! ¡Ah, mal caballero!

               ¡Plega a Dios que, en igual grado

               amante y desengañado,

               pruebes el mal de que muero!

                  ¡Pluguiera a Dios, conde mío,

               pudiera, en esta ocasión,

               mudarse la inclinación

               al paso del albedrío!

                  Mas vive cierto, señor,

               que, si me has dicho verdad,

               te dará mi voluntad

               lo que te niega mi amor.

CONDE:            Yo lo estimo de esa suerte.

LUCRECIA:      Tanto más me deberás

               cuanto me forzare más,

               conde, por corresponderte.

 

Vanse doña LUCRECIA y el CONDE.  Salen don JUAN y

BELTRÁN, de noche

 

 

 

BELTRÁN:          El duque Urbino esta noche

               bien pudiera perdonarte.

JUAN:          ¿Qué puede querer?

BELTRÁN:                         Llevarte

               querrá consigo en el coche,

                  amarrado a un duro banco,

               sin poderte entretener,

               cuando el decir y el hacer

               anda por las calles franco.

                  Que, noche de San Juan, hallo,

               si un peón sabe embestir,

               que suele solo rendir

               más que treinta de a caballo;

                  que hay mujer que, en el engaño

               que en esta noche previene,

               librados los gustos tiene

               de los deseos de un año.

                  Cuál llega al poblado coche

               de angélica jerarquía,

               y, siendo paje de día,

               pasa por marqués de noche;

                  cuál sin pensar se acomoda

               con la viuda disfrazada,

               que, entre galas de casada,

               hurta los gustos de boda;

                  cuál encuentra y desbarata

               una sarta de doncellas,

               de quien son las manos bellas

               engasaduras de plata;

                  cuál se llega a las que van

               brindando los retozones,

               y trueca a mil refregones

               un pellizco que le dan.

JUAN:            Quien los encuentros enseña,

               encuentre con un azar.

BELTRÁN:       ¿Es el azar encontrar

               una mujer pedigüeña?

                  Si ése temes, en tu vida

               en poblado vivirás,

               porque ¿dónde encontrarás

               hombre o mujer que no pida?

                  Cuando dar gritos oyeres,

               diciendo, "Lienzo" a un lencero,

               te dice, "Dame dinero,

               si de mi lienzo quisieras."

                  El mercader claramente

               diciendo está sin hablar,

               "Dame dinero, y llevar

               podrás lo que te contente."

                  Todos, según imagino,

               piden, que para vivir,

               es fuerza dar y pedir

               cada uno por su camino.

                  Con la cruz el sacristán,

               con los responsos el cura,

               el monstruo con su figura,

               con su cuerpo el ganapán;

                  el alguacil con la vara,

               con la pluma el escribano,

               el oficial con la mano

               y la mujer con la cara.

                  Y ésta, que a todos excede,

               con más razón pedirá,

               pues que más que todos da,

               y menos que todos puede.

                  Y el miserable que el dar

               tuviere por pesadumbre

                -- ellas piden por costumbre --

               hago costumbre en negar;

                  que tanto, desde que nacen,

               el pedir usado está,

               que pienso que piden ya

               sin saber lo que se hacen.

                  Y así, es fácil el negar;

               porque se puede inferir

               que quien pide sin sentir,

               no sentirá no alcanzar.

JUAN:             Aunque más razones halles,

               no has de quitarme el temor,

               Beltrán; que el azar mayor

               es el no tener que dalles;

                  y más si la que he adorado

               se dignase de mis dones.

BELTRÁN:       ¿Aún te duran tus pasiones?

JUAN:          Ardo más, más desdeñado.

BELTRÁN:          Éste es el duque.

 

Salen el DUQUE y don MENDO, de noche

 

 

DUQUE:                             ¡Don Juan!

JUAN:          Déme los pies vueselencia.

DUQUE:         Ya acusaba vuestra ausencia.

JUAN:          Si don Mendo de Guzmán,

                  Apolo de discreción,

               acompañándoos está,

               señor, ¿qué falta os hará

               el que en su comparación

                  luz de una estrella no envía?

MENDO:         Merced recibo de vos.

DUQUE:         La amistad de entre los dos

               extraña la cortesía.

JUAN:             Decidme, pues, el intento

               con que hemos sido llamados.

MENDO:         Aquí tenéis dos crïados.

DUQUE:         Dadme, pues, oído atento. 

 

                  Hombre que a la corte viene

               recién heredado y mozo

                -- pájaro que estrena el viento

               nave que se arroja al golfo --  

               que a los ojos de su rey

               y a los populares ojos,

               ni debe mostrar flaqueza

               ni puede esconder el rostro,

               ha de regir sus acciones

               por los expertos pilotos,

               obligados, por parientes;

               por amigos, cuidadosos

               con esta ley os obligo,

               y con esta fe os escojo

               capitanes veteranos

               de este soldado bisoño.

               Acompañadme los dos,

               advertidme lo que ignoro,

               decidme el nombre, el estado

               y la calidad de todos;

               y en lo de las cortesías

               principal cuidado os pongo,

               advirtiendo que con nadie

               pretendo pecar de corto;

               que el señor siempre es señor,

               como Apolo siempre Apolo,

               aunque en lugares indignos

               entren sus rayos hermosos. 

               Lengua honrosa, noble pecho,

               fácil gorra, humano rostro,

               son voluntarias Argeles

               de la libertad de todos.

               Enseñadme los bajíos

               en que tocar suelen otros;

               cuál es Acates fiel,

               y cuál Sinón cauteloso;

               Ya del dulce lisonjero

               el veneno en vaso de oro,

               ya la canora sirena,

               porque me defienda sordo.

               Al fin, los dos sois el hilo;

               la corte, el cretense monstro.

               Por mi corren mis aciertos,

               y mis yerros por vosotros.

MENDO:         Yo confieso que es muy débil

               para ese cielo este polo;

               mas suplirán mis deseos

               el defecto de mis hombros.

JUAN:          De no ser un Quinto Fabio

               hoy con mi suerte me enojo;

               mas el que soy, obediente

               a serviros me dispongo.

DUQUE:         Con eso, en nombre de Dios,

               seguro a la mar me arrojo.

               Vamos andando las calles

               mientras pregunto y me informo.

MENDO:         Ésta es la calle Mayor.

JUAN:          Las Indias de nuestro polo.

MENDO:         Si hay Indias de empobrecer,

               yo también Indias la nombro.

JUAN:          Es gran tercera de gustos.

MENDO:         Y gran cosaria de tontos.

JUAN:          Aquí compran las mujeres.

MENDO:         Y nos venden a nosotros.

DUQUE:         ¿Quién habita en estas casas?

JUAN:          Don Lope de Lara, un mozo

               muy rico, pero más noble.

MENDO:         Y menos noble que tonto.

 

Hacen dentro ruido de bailar

 

 

DUQUE:         Tened, que bailan allí.

JUAN:          San Juan es fiesta, de todos.

MENDO:         Yo aseguro que van éstos

               más alegres que devotos.

DUQUE:         ¿Quién vive aquí?

JUAN:                             Una viuda,

               muy honrada y de buen rostro.

MENDO:         Casta es la que no es rogada;

               alegres tiene los ojos.

BELTRÁN:       Bien haya tan buena lengua¡    Aparte

               ¡Vive Cristo, que es un Momo!)

JUAN:          Esta imagen puso aquí

               un extranjero devoto.

MENDO:         Y, entre aquestas devociones,

               no le sabe mal un logro.

JUAN:          Un regidor de esta villa

               hizo este hospital famoso.

MENDO:         Y primero hizo los pobres.

BELTRÁN:       (Por Dios, que lo arrasa todo.)  Aparte

 

Salen doña ANA y CELIA a la ventana

 

 

ANA:              Hoy hace, Celia, tres años

               que mi esposo, con sus días,

               dió fin a mis alegrías

               y dió principio a mis daños.

CELIA:            Si de Alcalá te veniste

               sólo a gozar la alegría

               que Madrid hace este día,

               ¿por qué quieres estar triste?

                  ¿Por qué con esta memoria

               tan injusta guerra mueves

               contra el contento que debes

               a noche de tanta gloria?

                  Ya que tu luto funesto

               te impide salir de casa

               hoy, que los limites pasa

               el estado más honesto,

                  y estar quieres encerrada

               noche que el uso permite

               que los altares visite

               la doncella más honrada;

                  con quien pasa, tus enojos

               divierte, señora mía,

               y niegue esta celosía

               lo que conceden tus ojos.

                  Las doce han dado, señora.

               Oye del segundo esposo

               el pronóstico dichoso.

ANA:           A don Mendo el alma adora.

MENDO:            Don Juan de Mendoza...

ANA:                                    ¡Ay, Dios!

               ¿Don Mendo no es el que habló?

CELIA:         Sí, mas a don Juan nombró.

ANA:           ¿Quién duda que de los dos

                  es don Mendo de Guzmán

               pronóstico para mí? 

               Pues antes su voz

               que no el nombre de don Juan.

CELIA:            Mas ¿qué fuera que ordenara

               el destino soberano

               que tu blanca hermosa mano

               para don Juan se guardara?

ANA:              Calla, necia. ¿Quién pensó

               tan notable desatino?

               ¿Qué importará que el destino

               quiera, si no quiero yo?

                  Del cielo es la inclinación:

               el sí o el no todo es mío;

               que el hado en el albedrío

               no tiene jurisdición.

                  ¿Cómo puedo yo querer

               hombre cuya cara y talle

               me enfada sólo en miralle?

CELIA:         El amor lo puede hacer.

ANA:              Sólo quitará el morirme,

               Celia, a don Mendo mi mano;

               que está el plazo muy cercano

               y mi voluntad muy firme.

DUQUE:            ¿Cúyos son estos balcones?

JUAN:          De doña Ana de Contreras.

               El sol, por sus vidrieras,

               suele abrasar corazones.

ANA:              Escucha, que hablan de mí.

DUQUE:         ¿Es la viuda de Siqueo?

JUAN:          La misma.

DUQUE:                   Verla deseo.

MENDO:         Pues agora no está aquí.

                  (Ni yo en mí, que estoy sin ella.)    Aparte

DUQUE:         ¿Dónde fué?

MENDO:                      Velando está

               a San Diego en Alcalá.

DUQUE:         La fama dice que es bella.

JUAN:             Pues por imposible siento

               que en algo la haya igualado

               el dibujo que ha formado

               la fama en tu pensamiento;

                  que en belleza y bizarría,

               en virtud y discreción,

               vence a la imaginación,

               si vence a la noche el día.

MENDO:            Plega a Dios que esta alabanza     Aparte

               no engendre en el Duque amor,

               que con tal competidor

               mal vivirá mi esperanza.

                  Yo quiero decir mal de ella

               por quitar la fuerza al fuego.)

               Ciego sois, o Yo soy ciego,

               o la viuda no es tan bella. 

                  Ella tiene el cerca feo,

               si el lejos os ha agradado;

               que yo estoy desengañado,

               porque en su casa la veo.

DUQUE:            ¿Visitáisla?

MENDO:                         Por pariente,

               alguna vez la visito;

               que si no, fuera delito,

               según es impertinente.

ANA:              (¡Ha, traidor!)                  Aparte

MENDO:                          Si el labio mueve

               su mediano entendimiento,

               helado queda su aliento

               entre palabras de nieve. 

 

BELTRÁN habla aparte con don JUAN

 

 

BELTRÁN:          ¡Ya escampa!

JUAN:                         ¿Que trate así

               un caballero a quien ama?

BELTRÁN:       Esto dice de su dama.

               ¡Mira qué dirá de ti!

MENDO:            Pues la edad no sufre engaños,

               aunque la tez resplandece.

 

Hablan aparte doña ANA y CELIA

 

 

ANA:           ¡Ah, falso! ¿Qué te parece?

               Aun no perdona mis años.

MENDO:            Mil botes son el Jordán

               con que se remoja y lava.

 

Hablan aparte el DUQUE y don MENDO

 

 

DUQUE:         Pues ¿cómo don Juan la alaba?

MENDO:         Para entre los dos, don Juan

                  es un buen hombre; y si digo

               que tiene poco de sabio,

               puedo, sin hacerle agravio.

               Vuestro deudo es y mi amigo;

                  mas esto no es murmurar.

JUAN:          ¡Que queráis poner defeto

               en tan hermoso sujeto!

MENDO:         En la rosa suele estar

                  oculta la aguda espina.

JUAN:          Ellos son gustos, y al mío,

               o del todo desvarío,

               o esta mujer es divina.

MENDO:            Poco sabéis de mujeres.

JUAN:          Veréisla, duque, algún día,

               y acabará esta porfía

               de encontrados pareceres.

MENDO:            (Don Juan me quiere matar,      Aparte

               y aquello mismo que he hecho

               para sosegar el pecho

               del duque, me ha de dañar.)

CELIA:            ¿Qué te parece?

ANA:                               Estoy loca.

CELIA:         ¿A este hombre tienes amor?

ANA:           El pecho abrasa el furor.

               Fuego arrojo por la boca.

                  ¿Posible es que tal ?

               Vil, ¿a quien te quiere infamas

               ¿Así tratas a quien amas?

CELIA:         No ama quien habla así.

                  Él te engaña.

ANA:                            Claro está.

               Di que me traigan un coche.

               Volvamos, Celia, esta noche

               a amanecer a Alcalá,

                  que lo que agora escuché,

               castigo del cielo ha sido

               por haber interrumpido

               las novenas que empecé. 

CELIA:            Antes este desengaño

               le debes a esta venida.

ANA:           Si con él pierdo la vida,

               mejor me estaba el engaño.

 

Vanse doña ANA y CELIA.  Hacen dentro ruido

de cuchilladas

 

 

MENDO:            Allí suenan cuchilladas.

DUQUE:         Estas damas, de mi voto,

               sigamos. 

 

Vase el DUQUE

 

 

MENDO:                   Es más devoto

               de mujeres que de espadas.

 

Vase don MENDO

 

 

JUAN:             Y así al más amigo abona;

               para que advertido estés.

BELTRÁN:       Su lengua, en efeto, es

               la que a nadie no perdona.

 

Vanse don JUAN y BELTRÁN

 

 

FIN DEL PRIMER ACTO


Best viewed with any browser at 800x600 or 768x1024 on Tablet PC
IntraText® (VA1) - Some rights reserved by Èulogos SpA - 1996-2009. Content in this page is licensed under a Creative Commons License