Juan Ruiz de Alarcón
Los pechos privilegiados

ACTO TERCERO

Enlaces a las concordancias:  Normales En evidencia

Link to concordances are always highlighted on mouse hover

ACTO TERCERO

 

Salen RODRIGO, de villano, y JIMENA

 

RODRIGO:          Cuéntame cómo escapaste;

               que con el rey en los brazos

               te dejé, y con gran disgusto

               me ha tenido este cuidado.

JIMENA:        Si yo non pusiera mientes

               a que era el rey, ¡malos años

               para mí, si non podiera

               como a un pollo espachurrallo!

               Asaz lo pricié de recio,

               e dije, "¿Tan mal recado

               fizo Rodrigo en servir

               de mandadero a don Sancho

               con Elvira, que tirarle

               la vida hayades asmado?

               Si el rey de Navarra a Elvira

               quiere endonar la su mano,

               ¿en qué vos ha escarnecido,

               que fincades tan amargo?"

               Entonces me semejó

               que le falleció un cuidado,

               e otro le empezó además;

               que pescudó con espanto

               si fablábades a Elvira

               en persona de don Sancho

               por su amor; e mala vez

               le repuse que sí, cuando

               con mayor afincamiento

               quiso escapar de mis brazos,

               dijendo, "Suelta, villana."

               Mas yo, que le vi arrabiado,

               dije, "Alfonso, non cuidedes

               que vos largue, fasta en tanto

               que pongades preitesía

               de non facer ende daño

               al mi Rodrigo."  A la cima,

               bien de fuerza o bien de grado,

               fizo el preito, e yo otrosí

               tiréle luego el embargo,

               e homillosamente dije,

               con los hinojos fincados.

               "Rey, ama so de Rodrigo;

               estos pechos le crïaron;     

               en mi amor semejo madre.

               Si atendiendo como sabio

               e como nobre que amor

               torna enfurecido e sandio,

               vos non prace perdoname,

               védesme al vueso mandado."

               ¡Oh divino encrinamiento!

               ¡Oh pergeño soberano

               de los reyes, que ofendidos

               muestran su nobreza en cabo! 

               Rodrigo, la nombradía

               que enconaron los ancianos

               de rey de las alimañas

               al León, non ye por tanto

               que en la posanza las venza

               de las sus guarnidas manos,

               si non por ser además,

               de corazón tan fidalgo,

               que non fiere al homildoso,

               maguer que finque rabiando. 

               Alfonso de sí repuso

               con talante mesurado,

               "Por ser fembra, e porque amor

               vos desculpa, non me ensaño,

               e vos dono perdonanza."

               Así me fablaba, cuando

               volvió a le buscar Ramiro,

               dijendo que los villanos

               con el roido bollían

               soberbiosos e alterados,

               e que a non le guarir vos,

               fincara muerto a sus manos. 

               Sin departir ende ál,

               sobieron en sus caballos

               amos a dos, e en el bosque

               a más se alongaron. 

               De esta guisa aconteció.

               Con su preito ha asegurado

               non vos empecer Alfonso;

               pero si vos, sin embargo,

               non tenedes seguranza,

               idvos con el rey don Sancho,

               pues vos endonar promete

               en la su tierra un buen algo;

               que maguer que la palabra

               obriga a los reyes tanto,

               como nin venganza cabe,

               nin afrenta en ser tan alto,

               pues non ye cosa que pueda

               oscurar al sol los rayos,

               sandio, Rodrigo, seredes

               en atender confïado,

               nin la fe de un ofendido

               nin la piedad de un contrario.

RODRIGO:       Tus consejos y tu amor

               me obligan, Jimena, tanto,

               cuanto me alegra que Alfonso

               haya tu error perdonado. 

               Mas ¿dijístele que estaba

               en Valmadrigal don Sancho?

JIMENA:        Non, Rodrigo; que los cielos

               más sesuda me guisaron. 

               Non semejo fembra yo,

               e me mandaste callarlo.

RODRIGO:       Por conocerte, de ti,

               Jimena, no me recato. 

               Mas de Leonor, ¿qué me dices?

               ¿Está triste? ¿Han eclipsado

               las nubes de mis desgracias

               de sus dos ojos los rayos?

JIMENA:        Maguer que el su amor cobija

               en vuesa presencia tanto,

               non fallece de plañir

               su lacería e vuesos daños

               agora que vos non ve.

RODRIGO:       ¡Ay mi Leonor!  Si los hados

               se oponen a mis deseos,

               ¿cómo podré contrastarlos?

JIMENA:        Escochar quiero otrosí,

               Villagómez, vuestros casos.

RODRIGO,       Ya viene el Conde Melendo

               y también querrá escucharlos.

 

Sale el CONDE

 

 

CONDE:         ¡Rodrigo!  Bien puede un día

               de ausencia pedir los brazos.

RODRIGO:       Sólo por gozar los vuestros

               a lo que veis me he arriesgado.

CONDE:         Supuesto que de Jimena

               he sabido los agravios

               que intentó haceros el rey,

               y cómo para libraros

               ella con él se abrazó

               atrevida, y vos sacando

               contra Ramiro la espada

               os defendistes, aguardo,

               Rodrigo, que me informéis

               de lo restante del caso.

RODRIGO:       Ramiro esgrimió el acero

               con ánimo tan bizarro y

               con tan valiente brío,

               que no suenan de Vulcano

               los martillos más apriesa

               que los golpes de su brazo. 

               Es verdad que yo intentaba

               defenderme, no matarlo;

               que respetaba en su pecho

               a Alfonso, cuyo mandato

               era mano de su espada,

               como de su vida amparo. 

               Nunca las valientes lanzas

               de escuadrones africanos

               el rostro pálido y feo

               de la muerte me enseñaron,

               y la vi en la fuerte espada

               de Ramiro, o por ser tanto

               su valor, o porque yo

               en ella miraba un rayo,

               como es Júpiter el rey,

               por su mano fulminado. 

               Al fin, como el bosque

               espeso parece que procurando

               ponernos en paz, formaba

               a nuestros golpes reparos,

               poniendo en medio a las dos

               espadas troncos y ramos,

               y nuestros agudos filos,

               sin advertir en su daño,

               sus árboles despojaban

               de los adornos de mayo,

               querelloso estremecía

               los montes y valles, dando

               con cada ramo un gemido,

               si con cada golpe un árbol.

               0 la fama o el estruendo

               convocó de los villanos

               un ejército sin orden;

               y como precipitado

               con la venida el arroyo

               a quien la lluvia en verano

               da con el caudal soberbia,

               con que presas rompe, campos

               inunda, troncos arranca,

               lleva de encuentros peñascos,

               no de otra suerte la turba

               de mis furiosos vasallos

               penetró el bosque, rompiendo

               los jarales intrincados;

               y cual la rabiosa tigre

               en los desiertos hircanos

               embiste a quien le pretende

               quitar el pequeño parto,

               así en favor y en venganza

               de su dueño se arrojaron

               a dar la muerte a Ramiro

               todos juntos los villanos. 

               Mas yo, que sólo atendía

               a librarme del rey, dando

               evidencias del respeto

               y la lealtad que le guardo,

               en defensa de Ramiro

               el acero vuelvo, y hago

               escudo suyo mi pecho,

               y mi vida su sagrado,

               y no más fácil serena

               las tempestades el arco

               que de cambiantes colores

               la frente corona al austro,

               que ya el amor, ya el temor

               que me tienen mis vasallos,

               de su embravecida furia

               reprimió el ardiente brazo. 

               Yo, vuelto a Ramiro entonces,

               le dije, "Bien he mostrado

               que ha sido el intento

               mío defenderme, no mataros. 

               Volved a buscar al rey,

               y haced, Ramiro, a su lado,

               el oficio que yo al vuestro

               hice con vuestros contrarios;

               que terciar yo en los conciertos

               de Elvira y el rey don Sancho

               ni es de su respeto injuria

               ni de su amor es agravio,

               pues antes hiciera ofensa

               a su grandeza, si cuando

               de olvidar a doña Elvira

               su real palabra ha dado,

               gobernase por su amor

               mis acciones, pues mostrando

               de su fe desconfïanza

               le hiciera notorio agravio."

               Él me respondió, "Rodrigo,

               su enojo causó un engaño,

               con equívocas razones

               que os escuchó, acreditado;

               que entendió que para vos,

               y no para el rey Navarro,

               de la hermosa doña Elvira

               conquistábades la mano. 

               Mas fïad; que pues a un tiempo

               en vos, Villagómez, hallo

               obligación para mí,

               y para el rey desengaño,

               han de mostrar mis finezas

               que no puede hacer ingratos

               la competencia ambiciosa

               los corazones hidalgos."

               Dijo, y partióse Ramiro;

               pero yo, considerando

               qué es necia la confïanza,

               y que es prudente el recato,

               me determiné a ocultarme,

               hasta que el tiempo o los casos

               aplaque del rey la ira.

               Y para este fin, trocando

               con un villano el vestido,

               a las fieras y peñascos

               de la montaña pedí

               de mis desdichas amparo;

               y agora en la oscuridad

               y en el disfraz confïado

               atropellé mi deseo

               los peligros, por hablaros. 

               Conde amigo, aconsejadme,

               cuando padecen naufragio

               mis pensamientos confusos

               de vientos tan encontrados;

               que si resuelvo pasarme

               fugitivo a reino extraño,

               el mostrarme temeroso

               es confesarme culpado;

               y ni la amistad permite

               en esta ocasión dejaros,

               ni ausentarme de Leonor

               el deseo de su mano;

               y si en las tierras de Alfonso

               su resolución aguardo,

               es mi rey, tiene poder,

               es mozo y está enojado.

CONDE:         Villagómez, yo no puedo

               por agora aconsejaros;

               que estoy también de consejo,

               como vos, necesitado;

               pues porque esté más confuso,

               presumo que el rey don Sancho,

               por los indicios, de Alfonso

               el amor ha sospechado.

               Y así, resuelvo, Rodrigo,

               dejar hoy de ser vasallo

               de Alfonso, según los fueros

               en este reino guardados,

               por poder hacerle, uniendo

               mi poder al del Navarro,

               o sin deslealtad la guerra,

               o la paz con desagravio.

               Y así, lo más conveniente

               es que aguardéis retirado

               a que os mejor consejo

               lo que resulte del caso.

               Fuera que de estos sucesos

               el reino murmura tanto

               que espero que brevemente

               el rey, para sosegarlo,

               a su gracia ha de volveros.

               Y con esto, retiraos,

               que ya la rosada aurora

               anuncia del sol los rayos;

               y para que no arriesguéis

               vuestra persona, bajando

               vos al lugar, decid dónde,

               cuando importe, podré hallaros.

RODRIGO:       En la parte donde tiene

               principio en duros peñascos

               la fuente que entre los olmos

               baja al valle.

JIMENA:                       Yo he pisado

               mil vegadas esas peñas.

CONDE:         Adiós, pues.

JIMENA:                     A acompañaros

               iré con mandado vueso,

               hasta vos poner en salvo.    

 

Vanse el CONDE, don RODRIGO y JIMENA.  Salen don

RAMIRO y CUARESMA

 

 

RAMIRO:        ¿Cómo siendo tan cobarde

               has tenido atrevimiento

               para ponerte a mis ojos?

CUARESMA:      ¿Engañéte yo? ¿Qué es esto?

               ¿Dijete que era valiente?

               ¿Derramé juncia y poleo?

               ¿Dos mil veces no te he dicho

               que al lado ciño el acero

               sólo por bien parecer,

               y que soy el mismo miedo?

               ¡Aquí de Dios! ¿En qué engaña

               quien desengaña con tiempo? 

               Culpa a un bravo bigotudo

               rostriamargo, hombritüerto,

               que en sacando la de Juanes

               toma las de Villadiego;

               culpa a un viejo avellanado

               tan verde, que al mismo tiempo

               que está aforrado de martas

               anda haciendo Madalenos;

               culpa al que de sus vecinos

               se querella, no advirtiendo

               que nunca los tiene malos

               el que los merece buenos;

               culpa a un rüin con oficio,

               que con el poder soberbio,

               es un gigantón del Corpus,

               que lleva un pícaro dentro;

               culpa al que siempre se queja

               de que es envidiado, siendo

               envidioso universal

               de los aplausos ajenos;

               culpa a un avariento rico,

               pobre con mucho dinero,

               pues es tenerlo y no usarlo

               lo mismo que no tenerlo;

               culpa a aquel que, de su alma

               olvidando los defetos,

               graceja con apodar

               los que otro tiene en el cuerpo;

               culpa, al fin, cuantos engañan;

               y no a mi, que ni te miento

               ni te engaño, pues conformo

               con las palabras los hechos. 

RAMIRO:        Basta: bien te has disculpado;

               convénceme el argumento;

               mas admirame que falte

               valor a quien sobra ingenio.

CUARESMA:      Dios no lo da todo a uno;

               que piadoso y justiciero,

               con divina providencia

               dispone el repartimiento. 

               Al que le plugo de dar

               mal cuerpo, dio sufrimiento

               para llevar cuerdamente

               los apodos de los necios;

               al que le dio cuerpo grande,

               le dio corto entendimiento;

               hace malquisto al dichoso,

               hace al rico majadero. 

               Próvida Naturaleza,

               nubes congela en el viento,

               y repartiendo sus lluvias,

               riega el árbol más pequeño. 

               No en sólo un Oriente nace

               el Sol; que en giros diversos

               su luz comunica a todos;

               y según están dispuestos

               los terrenos, así engendra

               perlas en Oriente, encienso

               en Arabia, en Libia, sierpes,

               en las Canarias camellos;

               da seda a los granadinos,

               a los vizcaínos, hierro,

               a los valencianos, fruta,

               y nabos a los gallegos;

               así reparte sus dones

               por su proporción el Cielo;

               que a los demás agraviara

               dándolo todo a uno mesmo. 

               Mostróle a Cristo el demonio

               del mundo todos los reinos,

               y dijole, "Si me adoras,

               todo cuanto ves te ofrezco."

               ¡Todo a uno!  Propio don

               de diablo, dijo un discreto;

               que a Dios, porque los reparte,

               oponerse quiso en esto. 

               Sólo ingenio me dio a mí;

               pues en las cosas de ingenio

               te sirve de mí, y de otros

               en las que piden esfuerzo;

               pues un caballo se estima

               no más que por el paseo,

               porque habla un papagayo

               y un mono porque hace gestos. 

RAMIRO:        Bien has dicho.  Mas el rey

               es éste.

CUARESMA:               Escurrirme quiero,

               que sin valor es indigno

               de su presencia el ingenio.

 

Vase.  Sale el REY, doblando un papel

 

 

REY:              Ramiro...

RAMIRO:                   Señor...

REY:                             León

               contra mí, según he sido

               informado, da atrevido

               rienda a la murmuración;

                  que en mi gracia lleva mal

               de Rodrigo la mudanza,

               que por sus partes alcanza

               aplauso tan general.

                  Y puesto que fue engañosa

               la sospecha vuestra y mía,

               pues a Elvira pretendía

               hacer del Navarro esposa,

                  y que en su abono responde

               que se atrevió, confïado

               en la palabra que he dado

               de olvidar mi amor, al Conde,

                  la ocasión quiero evitar

               que me malquisto, y hacer

               que el reino le vuelva a ver

               gozando el mismo lugar

                  a mi lado que solía.

               Mas no por esto penséis

               que vos en mi...

RAMIRO:                       No paséis

               adelante, que sería

                  tan ingrato a la nobleza

               de Villagómez, señor,

               cuanto indigno del favor

               que me hace vuestra alteza,

                  si de esa justa intención,

               que tanto llega a importaros,

               procurase yo apartaros

               por celos de la ambición;

                  fuera de que yo confío

               de su condición hidalga,

               que el favor suyo me valga

               para conservar el mío;

                  que aunque es mi competidor

               en amor, más ha podido

               en mi pecho agradecido

               la obligación que el amor;

                  y así, no me habéis ganado

               por la mano en ese intento,

               que si ocultó el pensamiento

               fue por veros enojado.

REY:              Agora si sois mi amigo

               y digno favor os doy

               que, aunque no del todo, estoy

               aplacado con Rodrigo.

                  Vuestro buen celo mostráis;

               y así, de este intento os quiero

               hacer a vos el tercero;

               y para que le podáis

                  obligar, si teme en vano

               mi rigor, a que se parta

               seguro a verme, esa carta

               le llevaréis de mi mano;

                  y partid luego a buscarle.

 

Dale una carta

 

 

RAMIRO:        Si del reino se ha ausentado

               temeroso, mi cuidado

               con alas ha de alcanzarle.

 

Vase don RAMIRO

 

 

REY:              Al fin es forzosa ley,

               por conservar la opinión,

               vencer de su corazón

               los sentimientos el rey.

 

Salen el CONDE, don MENDO y OTRO

 

 

CONDE:            Aquí está el rey.

MENDO:                            Justo ha sido

               hasta aquí el acompañaros,

               y agora lo es el dejaros,

               que a negocio habréis venido.

CONDE:            No os vais; que pide testigos

               lo que tratarle pretendo.

MENDO:         Pues aquí tenéis, Melendo,

               para serlo, dos amigos.

 

CONDE:            Vuestra alteza, gran señor,

               me los pies.

REY:                          Conde, alzad.

CONDE:         Hasta alcanzar un favor,

               si le merece el amor

               con que a vuestra majestad

                  he servido, no mandéis

               que del suelo me levante.

REY:           La confïanza ofendéis

               que a mi estimación debéis

               con prevención semejante.

CONDE:            Sólo quiero suplicaros

               que del negocio a que vengo

               me prometáis no indignaros.

REY:           Ay, Elvira!  Ya prevengo          Aparte

               mi desdicha.) Declararos

                  podéis; que sois tan discreto

               y tan sabio en mi opinión,

               que seguro lo prometo,

               pues cosa contra razón

               no cabe en vuestro sujeto.

CONDE:            Yo os lo aseguro; y así 

               Alfonso, fïado en eso,

               por mis hijos y por mí

               la mano real os beso...

 

Bésale la mano

 

 

               Y de vos, rey, desde aquí

                  nos despedimos, y ya

               no somos vuestros vasallos,

               según asentado está

               por los fueros.

 

Levántase y cúbrese

 

 

REY:                          El guardallos

               forzoso, Conde, será;

                  pero...

CONDE:                   Promesa habéis hecho

               de no indignaros.  La furia

               reprima el ardiente pecho,

               supuesto que a nadie injuria

               quien usa de su derecho.

REY:              Melendo, no receléis

               que no os cumpla la promesa,

               pues no pierdo en lo que hacéis

               nada yo, y sólo me pesa

               de ver que desobliguéis

                  mi amor con tal desvarío,

               pues ya tengo de trataros

               como a extraño, y yo confío

               que algún tiempo ha de pesaros

               de no ser vasallo mio.  

 

Vase el REY

 

 

CONDE:            (Defienda yo la opinión        Aparte

               de mi hija, a quien procura

               infamar vuestra afición,

               que Navarra me asegura

               si me amenaza León.)

 

Vanse el CONDE, don MENDO y el OTRO.  Salen

doña LEONOR y doña ELVIRA

 

 

ELVIRA:           Yo no puedo más, Leonor;

               ya me falta la paciencia.

               Humana es mi resistencia,

               divino el poder de amor. 

                  Ya que habemos de partir

               a Navarra, de León,

               por última citación

               me pretendo despedir

                  de Alfonso; y ya que su alteza

               me niegue la mano, el pecho

               parta al menos satisfecho

               de que supo mi firmeza.

LEONOR:           Ni de tu resolución

               ni de tu pena me admiro;

               mas aquí viene Ramiro.

ELVIRA:        Gozar quiero la ocasión.

 

Sale don RAMIRO

 

 

RAMIRO:           Elvira y Leonor hermosas,

               porque     que han de agradaros

               las nuevas que vengo a daros,

               para todos venturosas,

                  no aguardó vuestra licencia. 

               Alfonso, ya de Rodrigo

               más satisfecho y amigo,

               sufrir no puede su ausencia,

                  Y con seguro a llamarle

               de parte suya me envía;

               y así, de las dos querría

               saber dónde podré hallarle.

LEONOR:           Aunque en sangre generosa

               no puede caber cautela,

               perdonad si se recela

               quien aguarda ser su esposa,

                  de que tracéis sus agravios.

RAMIRO:        (Mostró su amor.  Selle el mío,      Aparte

               pues del favor desconfío,

               en esta ocasión los labios.)

                  Si de mí no os confiáis,

               con esta firma del rey,

 

Muestra la carta

 

 

               que tiene fuerza de ley,

               es bien que el temor perdáis;

                  y de mí, Leonor, podéis,

               pues lo ofrezco, aseguraros;

               que me va en no disgustaros

               más de lo que vos sabéis.

ELVIRA:           No hacerlo fuera agraviar

               tan hidalgo y noble pecho.

               Jimena, según sospecho,

               hermana, sabe el lugar

                  donde se oculta Rodrigo.

               Hazla llamar.

LEONOR:                     La fe mía

               en la vuestra se confía.

RAMIRO:        Yo soy noble y soy su amigo.

 

 

Vase doña LEONOR

 

 

ELVIRA:           Ramiro, la brevedad

               del tiempo y de la ocasión

               no permite dilación. 

               Decidle a su majestad

                  que pienso que mi partida

               a Navarra se apresura,

               y que mi pecho procura

               mostrarle por despedida

                  las verdades de mi amor,

               aliviando mis enojos

               con publicar a sus ojos

               con mi llanto mi dolor;

                  y así, por favor le pido

               que venga a verme.

RAMIRO:                          Señora,

               señaladle puesto y hora;

               que por veros, persuadido

                  estoy que no ha de enfrenarle

               el mayor inconveniente.

ELVIRA:        Mañana junto a la fuente

               del bosque saldré a esperarle

                  con mi hermana, al declinar

               del sol, pues nos asegura

               la soledad, la espesura

               y distancia del lugar.

RAMIRO:           Quede así.

 

Salen doña LEONOR y JIMENA

 

 

LEONOR:                       Jimena os va,

               Ramiro, a servir de guía.

JIMENA:        En vuesa mesura fía

               mi fe; e catad que non ha

                  mi pecho pavor de engaño,

               nin barata; e non cuidedes

               que vivo a León tornedes

               en asmando facer daño

                  a Rodrigo.

RAMIRO:                       Confïada

               ven de mí... Y dadme las dos

               licencia.

ELVIRA:                  Yo estoy de vos

               satisfecha.

LEONOR:                     Yo obligada.    

 

Vase don RAMIRO

 

 

JIMENA:           ¡Lijosos los fados vuesos

               si atendedes a engañar!

               Que yo vos cuido astragar

               de una puñada los huesos.   

 

Vase JIMENA

 

 

ELVIRA:           ¿Qué dices de esta mudanza

               del rey?

LEONOR:                  Que ha echado de ver

               que a Rodrigo ha menester

               mucho más que él su privanza.

ELVIRA:           Mañana mi amor dudoso

               su verdad ha de probar;

               que se ha de determinar

               a perderme o ser mi esposo.

LEONOR:           Pues ¿dónde piensas hablalle?

ELVIRA:        Ramiro es el mensajero

               de que en la fuente le espero

               que baja del bosque al valle.

LEONOR:           ¿No temes su ceguedad,

               si se ve solo contigo?

ELVIRA:        Tú, Leonor, irás conmigo,

               y por más seguridad,

                  irá Jimena también.

LEONOR:        A mucho te obliga amor.

ELVIRA:        0 ha de vencerle el favor,

               o castigarle el desdén.

 

Vanse doña ELVIRA y doña LEONOR.

Salen el REY y CUARESMA

 

 

REY:              ¿Cómo, Cuaresma, no fuiste

               con Ramiro a esta jornada?

CUARESMA:      De aquella ocasión pesada

               que en Valmadrigal tuviste

                  con Rodrigo, precedió

               no seguirle en esta ausencia.

REY:           ¿Cómo?

CUARESMA:              Anduve en la pendencia

               como un cristiano debió,

                  porque viéndome apretado

               de Rodrigo, fui a buscar

               un clérigo en el lugar

               para morir confesado,

                  y ha dado en quererme mal.

REY:           Tu temor lo ha merecido.

CUARESMA:      Pues ¿qué loco no ha temido

               viviendo en carne mortal?

REY:              El noble nunca temió.

CUARESMA:      Por la experiencia averiguo

               que es eso hablar a lo antiguo;

               que noble conozco yo,

                  infante de Carrïón,

               bravo sólo con mujeres.

               Mas supuesto que tú eres

               el más noble de León,

                  te probaré que aun a ti

               no ha perdonado el temor.

               ¿Nunca a una vela, señor,

               quitaste el pabilo?

REY:                               Sí.

CUARESMA:         Luego es fuerza confesar

               que a tener miedo has llegado;

               que nadie ha despabilado

               que no temiese apagar.

REY:              ¡Qué desatino!

CUARESMA:                        Pregunto.

               ¿Nunca medias te pusiste?

               Y, aunque eres rey, ¿no temiste

               hallarles suelto algún punto?

                  ¿Nunca la amorosa llama

               te tocó?

REY:                     Y aun me abrasó.

CUARESMA:      Pues ¿qué amante no temió

               hallar con otro su dama?

                  Pero Villagómez es

               quien con Ramiro ha llegado.

 

Salen don RAMIRO y don RODRIGO

 

 

RAMIRO:        A cumplir lo que has mandado,

               humilde llega a tus pies

                  Rodrigo.

REY:                        La diligencia

               te agradezco.

RODRIGO:                    Dad, señor,

               la mano a quien el favor

               de gozar vuestra presencia

                  ha podido merecer.

REY:           Puesto que os habrá informado

               Ramiro de que, engañado,

               tal exceso pude hacer,

                  os doy los brazos y el pecho.

RODRIGO:       Previniendo yo que haría

               el desengaño algún día

               el efeto que hoy ha hecho,

                  me defendí del violento

               furor que intentó mi daño,

               que fue, advirtiendo el engaño,

               servicio, y no atrevimiento. 

                  La obediencia lo ha probado,

               y humildad con que he rendido

               a vuestros pies he venido,

               en viéndoos desengañado.

REY:              Satisfecho estoy, Rodrigo;

               y así quiero que a ocupar

               volváis el alto lugar

               que habéis gozado conmigo.

RODRIGO:          Por tu gran merced, señor,

               los pies os vuelvo a pedir,

               si bien no puedo admitir

               en todo vuestro favor. 

                  Vuestra gracia es la ventura

               que estimo haber alcanzado;

               mas volver escarmentado

               a la privanza, es locura;

                  que aquel a quien fulminó

               de Jove la airada mano

               con las armas que Vulcano

               en sus fraguas fabricó,

                  tales temores y enojos

               concibe que, prevenido,

               al trueno cierra el oído,

               y al relámpago los ojos.

                  Villamet, Valmadrigal,

               Santa Cristina y la tierra

               que en las faldas de la sierra

               bebe liquido cristal,

                  me dan vasallos, riqueza,

               poder y antiguos blasones

               con que honrarme, y los pendones

               ensalzar de vuestra alteza

                  cuando serviros importe,

               sin mendigar más aumentos,

               expuesto a los escarmientos

               y mudanzas de la corte;

                  y así, con vuestra licencia,

               me vuelvo a Valmadrigal. 

REY:           Aunque que me está mal,

               Villagómez, vuestra ausencia,

                  la permito, porque entiendo

               que aún tenéis de mis enojos

               el sentimiento a los ojos;

               y así, yo también pretendo

                  que el tiempo vaya entregando

               vuestras quejas al olvido.

               Mas en cambio de esto, os pido

               una cosa, y dos os mando.

                  Que del reino no salgáis,

               y a veros vengáis conmigo

               muchas veces, son, Rodrigo,

               las que os mando; y que impidáis

                  que se ausente de León

               Melendo, os pido; advirtiendo

               que no ha de saber Melendo

               que os he dado esta intención.

RODRIGO:          Yo, como leal vasallo,

               en cuanto a mi, os obedezco;

               en cuanto al conde, os ofrezco

               intentarlo, no alcanzallo.

 

Vase don RODRIGO

 

 

REY:              ¿Qué te parece?

RAMIRO:                           Que está

               de tu indignación sentido,

               y por eso ha resistido;

               mas el tiempo aplacará

                  sus quejas.

REY:                          Porque consigo

               el fin así que intenté

               --pues si la corte le ve

               algunas veces conmigo,

                  cesa la murmuración

               de mi mudanza y su ausencia--

               no hice más resistencia

               al partirse de León.

RAMIRO:           Que se partiese de ti

               deseaba yo, por darte

               una embajada de parte

               de Elvira.

REY:                      Ramiro, di,

                  di presto; que no hay paciencia

               donde hay amor.

RAMIRO:                       Hoy te aguarda

               para hablarte.

REY:                          Un siglo tarda

               cada instante de su ausencia.

                  Partir luego determino

               disfrazado.

RAMIRO:                   Bien harás.

               Vamos, pues, que lo demás

               me dirás en el camino.

CUARESMA:         ¿Tengo yo de acompañar

               a los dos?

REY:                      Cuaresma, si.

CUARESMA:      Pues advierto desde aqui

               que no voy a pelear.    

 

Vanse el REY, don RAMIRO y CUARESMA.  Salen

doña ELVIRA, doña LEONOR y JIMENA

 

 

ELVIRA:           Por una parte, esperanzas;

               por otra, Leonor, temores,

               me acobardan y me animan

               con afectos desconformes.

LEONOR:        Cerca está el plazo si Alfonso,

               como debe, corresponde

               a la obligación, Elvira,

               que en quererle hablar le pones.

ELVIRA:        Escucha, amiga Jimena.  

 

Hablan bajo.  Salen don SANCHO y su criado

FORTÚN, desde el paño

 

 

SANCHO:        Mis celos y mis pasiones

               me traen siguiendo sus pasos

               por la espesura del bosque,

               por ver si alguna ocasión

               la soledad me dispone

               en que ver mis desengaños

               o conquistar sus favores.

ELVIRA:        Con este fin te he traído

               conmigo.

JIMENA:                  Alfonso perdone;

               que facer su barragana

               a una infanzona tan nobre

               non ye facienda de rey.

ELVIRA:        Si intentara algún desorden,

               en tu defensa confío.

JIMENA:        Yo faré lo que me toque.

               Mas a la fe, doña Elvira,

               rehurtid vos sus amores;

               que con dueña que reprocha,

               non ha facimiento el home.

SANCHO:        Confirmóse mi sospecha;

               que según estas razones,

               esperan a Alfonso aquí;

               y, ¡vive Dios, si nos pone

               solos a los dos la suerte

               en el campo de este bosque,

               que ha de ser nuestra estacada! 

               Parte volando, y al conde

               llama, Fortún, de mi parte,

               y dile que a Villagómez

               traiga consigo, si acaso

               ha vuelto ya de la corte.

FORTÚN:        ¿Diréle lo que recelas?

SANCHO.        Sí, Fortún; dile que corre

               riesgo su honor.

FORTÚN:                         Hoy se encuentran

               las barras y los leones.

 

Vase FORTÚN.  Salen el REY, don RAMIRO y

 

CUARESMA, de labradores

 

REY:           Con ellas está Jimena.

CUARESMA:      A mí me toca.

REY:                          Disponte,

               si pretendiere impedir

               de los dos las intenciones,

               o a detenerla con fuerzas

               o a engañara con amores.

CUARESMA:      ¡Triste yo!  No cuál es

               más fácil de esas facciones.

               ¿Un monstruo quieres que venza,

               o que una vieja enamore?

ELVIRA:        Éste es el rey.

REY:                          ¡Bella Elvira!

ELVIRA:        ¡Rey y señor!...

 

Apártase cada uno con la que le toca

 

 

REY:                           Los temores

               de tu ausencia me han traído

               con alas desde la corte.

ELVIRA:        En la tardanza hay peligro. 

               Escucha las ocasiones

               de mi pena.

RAMIRO:                   Ya el silencio,

               Leonor, los candados rompe.

               Óyeme sin enojarte,

               si el poder de amor conoces.

CUARESMA:      Jimena, ¡válgame Dios,

               qué linda estás! ¿Qué te pones,

               que al rubio de Dafne amante

               desafías a esplendores?

JIMENA:        Callad, juglar, en mal hora;

               que si un ramo tiro a un robre,

               de vuesas chocarrerías

               faredes que enmienda tome.

CUARESMA:      Sin duda que te ha cansado

               lo oculto de mis razones;

               que entendimientos vulgares

               es forzoso que lo ignoren,

               e ignorándolo lo culpen

               y jerigonza lo nombren;

               mas yo te hablaré en tu lengua.

ELVIRA:        Y pues don Sancho me escoge

               para reina de Navarra,

               es bien que o tu mano estorbe

               mi ausencia, o tu desengaño

               fin a mis confusiones. 

               Aquí te has de resolver

               a que te pierda o te cobre,

               que éste es el útimo plazo.

REY:           ¡Ay de mí!

ELVIRA:                  ¿Dudas?  Responde.

REY:           ¿Qué he de responderte, Elvira,

               si las capitulaciones

               hechas con la castellana

               quiere mi suerte que estorben

               darte la mano, y mi amor

               sentirá menos el golpe

               de mi muerte que tu ausencia?

ELVIRA:        Pues la castellana goce

               vuestra alteza muchos años,

               y Navarra me corone.

 

Quiere irse doña ELVIRA

 

 

REY:           Eso no.  Detente.

ELVIRA:                          Suelta.

REY:           Perdona; que pues conoces

               que tu amor me tiene ciego,

               y en esta ocasión me pones,

               he de llevarte a León

               y gozar de tus favores;

               y vengan luego a vengarte

               el rey don Sancho y el conde.

RAMIRO:        Perdona, Leonor.

CUARESMA:                       Jimena,

               perdona.

 

Cada uno se abraza con la suya para llevarla

 

 

SANCHO:                  Alfonso, este bosque,

               de tu sangre escrito, al mundo

               publique tus sinrazones.

 

Sacan las espadas y acuchíllanse

 

 

REY:           ¡Al rey de León te atreves!

SANCHO:        Yo soy tu igual.  ¿No conoces

               al rey de Navarra?

 

Salen el CONDE, don BERMUDO y RODRIGO, sacando las

espadas

 

 

CONDE:                             Alfonso,

               ya no es tu vasallo el conde. 

               Pues la palabra real

               tan injustamente rompes,

               con tu mano o con tu vida

               mi honor es fuerza que cobre.

RODRIGO:       Eso no, mientras viviere

               Rodrigo de Villagómez.

 

Pónese don RODRIGO al lado del REY

 

 

CONDE:         ¡Ah, Rodrigo!

RODRIGO:                      No hay ofensas,

               no hay amistades ni amores

               que en tocando a la lealtad

               no olviden los pechos nobles. 

CUARESMA:      Temblando estoy.

JIMENA:                         Endonadme,

               dueña, esta espada.  Vos, Conde,

 

Quita JIMENA la espada a CUARESMA y pónese

delante del REY, defendiéndole de don SANCHO y el CONDE

 

 

               e vos, don Sancho, arredraos;

               Porque Jimena non sofre

               que en contra de su rey cuide

               orgullecer ningún home.

               Guardad vuesas nobres vidas.

               Rey Alfonso e Villagómez;

               que mi valor sobejano

               fará tremer estos montes.  

 

Acuchíllanse

 

 

CUARESMA:      ¡Ah, machorra!

ELVIRA:                       Ten, Jimena.

JIMENA:        Si son don Sancho e el Conde

 

               Porfïosos, perdonad.

 

Poniéndose en medio doña ELVIRA

 

 

ELVIRA:        Tened, por Dios; que en los nobles

               no han de tener más imperio

               las armas que las razones.

               ¿Por qué pretendéis, Alfonso,

               con exceso tan enorme

               perder el nombre de rey,

               cobrar de bárbaro el nombre?

               Si han de coronar la infanta

               de Castilla tus leones,

               ¿por qué impides que el Navarro

               la de Galicia corone?

               Una para esposa eliges

               y otra para dama escoges.

               ¿Eres cristiano? ¿Eres rey?

               ¿Eres noble... o eres hombre? 

               Por un intento que nunca

               has de alcanzar, pues conoces

               que no puede en mí la muerte

               más que mis obligaciones,

               ¡el suelo y el cielo ofendes! 

               Vuelve en ti, rey; corresponde

               a quien eres, y a ti mismo

               te vence, pues eres noble;

               o mueve el luciente acero

               contra mí, si te dispones

               a impedir que de mi mano

               el rey de Navarra goce;

               que yo se la doy.  Yo soy

               quien te ofende; que no el conde

               mi padre, ni el rey don Sancho. 

               Dadme la mano...

CUARESMA:                          Arrojóse.

REY:           Tente, Elvira; que mis celos,

               aunque perdiese del orbe

               la monarquía, no sufren

               que a mis ojos te desposes

               con otro; y porque no pueda

               quejarse tu padre el conde

               de mi palabra rompida,

               dame la mano, y perdone

               la infanta doña Mayor,

               y el rey de Navarra logre

               con ella sus pensamientos.

SANCHO:        Don Sancho, Alfonso, responde

               que es admitirlo forzoso.

CONDE:         Falta que a mí me perdones.

REY:           Llegad, Melendo, a mis brazos;

               que disculpados errores

               son los que causa el honor.

ELVIRA:        Permitid que a Villagómez

               le la mano mi hermana.

RAMIRO:        Tu promesa no lo estorbe,

               señor; que no quiero esposa

               que ajenas prendas adore.

REY:           Dadle la mano, Rodrigo;

               y porque del todo os honre,

               y quede memoria y fama

               de Jimena, y de que ponen

               a los pechos que los crían

               tal valor los Villagómez,

               ella y cuantas merecieron

               dar a los infantes nobles

               de vuestro linaje el pecho,

               de hoy en adelante gocen

               privilegio de nobleza,

               para que el mundo los nombre

               "los pechos privilegiados".

JIMENA:        Nunca los vuesos loores

               la fama fallecerá.

RODRIGO:       Aún hoy cuenta en sus blasones,

               senado, ese privilegio

               la casa de Villagómez.

               Y esta verdadera historia

               fin aquí, y sus errores

               suplica humilde el autor

               que el auditorio perdone.

 

FIN DE LA COMEDIA

 


Best viewed with any browser at 800x600 or 768x1024 on Tablet PC
IntraText® (VA1) - Some rights reserved by Èulogos SpA - 1996-2009. Content in this page is licensed under a Creative Commons License