Juan Ruiz de Alarcón
La prueba de las promesas

ACTO SEGUNDO

Enlaces a las concordancias:  Normales En evidencia

Link to concordances are always highlighted on mouse hover

ACTO SEGUNDO

 

Salen por puertas diferentes don ILLÁN y don

ENRIQUE

 

ILLÁN:            ¡Don Enrique! ¿vos aquí?

ENRIQUE:       ¡Y vos aqui, don Illán!

ILLÁN:         Mis pretensiones darán

               respuesta en eso por mí.

ENRIQUE:          ¿Paréceos que vivo yo

               ajeno de pretender?

ILLÁN:         Al que honor y de comer

               en su patria el cielo dió,

                  como a vos, nunca pensara

               que por servir y y rogar,

               sufrir, temer y esperar,

               el quieto gozar trocara.

ENRIQUE:          ésa, don Illán, creed

               que era moral elección;

               pero la humana ambición

               es una hidrópica sed.

                  ¿Quién ha tenido reposo

               en el más feliz estado,

               y quién fuera desdichado

               si se juzgara dichoso?

                  Demás de esto, ¿cómo puedo

               dejar de seguir mi norte?

               Si Blanca vino a la corte,

               yo, ¿qué he de hacer en Toledo?

                  La causa hermosa a quien Dios

               hizo en mí tan eficaz,

               que por ella en dulce paz

               me reconcilié con vos,

                  ¿No será eficaz también

               para que deje por ella

               mi patria? Patria es aquélla

               donde tiene amor su bien.

                  Dadme que a los elementos

               sus centros se les mudaran,

               que al punto desampararan

               sus conocidos asientos.

                  Blanca es el centro-ay de mí!--

               en quien vivo y por quien muero,

               y el cielo móvil primero

               que me lleva tras de sí.

                  No me impiden que la siga

               sus desdenes inhumanos;

               que es honra morir a manos

               de tan valiente enemiga.

                  Suyo soy, suyo he de ser;

               que pues ya me he declarado,

               no queda partido honrado

               sino morir o vencer.

ILLÁN:            Don Enrique, pues sabéis

               que estoy yo de parte vuestra,

               aunque tan dura se muestra

               Blanca, no desconfiéis.

                  Porfïad con sufrimiento,

               y obligad con firme fe;

               que o mis libros quemaré,

               o alcanzaréis vuestro intento.

ENRIQUE:          Otra vez os he escuchado

               eso mismo, don Illán;

               mas vuestras obras me dan

               indicios de otro cuidado;

                  que si darme a Blanca es

               la íntención vuestra, decid,

               ¿ómo con ella a Madrid

               venís siguiendo al marqués?

                  ¿Cómo queréis que colíja

               de esto mi bien, don Illán?

               Y en Toledo qué dirán

               de quien, pobre, con su hija

                  sigue a un marqués, no pudiendo

               ignorar, pues nadie ignora,

               que don Juan a Blanca, adora?

ILLÁN:         Don Enrique, yo me entiendo.

                  ¿Sabéis que Toledo soy?

ENRIQUE:       Y que nadie en calidad

               os excede.

ILLÁN:                   Hasta la edad

               anciana en que agora estoy,

                  ¿sabéis que haya yo sufrido

               un escrúpulo en mi honor?

ENRIQUE:       De nobleza y de valor

               que un espejo habéis sido.

ILLÁN:            Y en cuanto a prudente y sabio,

               ¿en qué opinión me tenéis?

ENRIQUE:       El nombre quitado habéis

               a Numa y a Quinto Fabio.

ILLÁN:            Y ¿cuál dará de los dos

               más acertado consejo?

               ¿Yo con muchas letras, viejo,

               o mozo y sin ellas vos?

ENRIQUE:          Don Illán, no me tengáis

               por tan ciego en mi ignorancia,

               que no entienda la distancia

               con que en todo me ganáis.

ILLÁN:            Pues si sabe más el loco

               en su casa que en la ajena

               el cuerdo, ¿por qué condena

               al sabio el que sabe poco?

                  Por el honrado y discreto

               siempre está la presunción.

               Jamás acuséis la acción

               hasta ver de ella el efeto.

                  A mí el recelar me toca

               si hablará Toledo o no;

               fïad que a su tiempo yo

               le sepa tapar la boca.

                  Tanto por yerno os deseo

               como a Blanca vos.  Callad,

               y el órden que os doy guardad,

               si en pacífico himeneo

                  la amistad de entre los dos

               ver confirmada queréis...

               y jamás aconsejéis

               a quien sabe más que vos.

 

Vase

 

 

ENRIQUE:          ¿Son trazas tuyas, Amor,

               a una esperanza perdida

               dar vida porque la vida

               materia a tu rigor?

                  Cuando el desengaño veo,

               cuando Blanca me aborrece,

               ¿cómo remedios ofrece

               don Illán a mi deseo?

                  Dicen que es mágico.  Bien.

               En la magia, ¿hay potestad

               de obligar la voluntad

               y hacer favor del desdén?

                  No; mas puede en las criaturas

               fingir varios accidentes;

               puede imitarlos ausentes

               con fantásticas figuras;

                  Puédenos representar

               en un hora muchos años,

               y que ve pueblos extraños

               el que se está en un lugar;

                  y así, pues al albedrío

               la causa extrínseca mueve

               para que elija o repruebe,

               que podrá poner confío,

                  con engaño o con verdad,

               don Illán en los sujetos

               tales gracias y defetos,

               que muevan la voluntad.

                  Pero, ¿cómo he de creer

               que para este intento importe

               traer a Blanca a la corte

               tras el marqués? ¿Puede ser?

                  Pero, ¿qué estoy discurriendo?

               ¿Ciego y confuso me aflijo

               con dudas? él,  ¿no me dijo,

               "don Enrique, yo me entiendo.

                  O mis libros quemaré,

               o alcanzaréis vuestro intento."

               ¿No es noble? Pues, pensamiento,

               ceda la duda a la fe.

                  Guardar sus órdenes quiero,

               y creer que cumplirá

               la palabra que me da,

               como tan gran caballero.

                  él sabe el modo importante;

               no examine--que es error--

               ni el crïado a su señor

               ni al que sabe el ignorante.

 

Sale CHACÓN

 

 

CHACÓN:           Albricias, señor, te pido.

ENRIQUE:       Yo las mando.  Habla, Chacón.

CHACÓN:        De la cruz del gran patrón

               la merced ha ya salido.

ENRIQUE:          ¿Qué picón, necio, me has dado?

CHACÓN:        Verdad es, por Dios.

ENRIQUE:                           Pensé

               que del dueño de mi fe

               me dabas algún recado.

CHACÓN:           A lo ménos puede ser

               que a su esquivo corazón

               esta nueva ocasión

               de comenzarte a querer,

                  y por servirte, di ya

               noticia de ello a Lucía.

ENRIQUE:       ¿Luego la enemiga mía

               ya lo sabrá?

CHACÓN:                           Claro está.

ENRIQUE:          Ven; que visitarla quiero,

               para ver si en su crueldad

               han causado novedad

               estas nuevas.

CHACÓN:                       Yo lo espero,

                  aunque gran dicha sería;

               que está por el cielo el mar.

ENRIQUE:       ¿Cómo?

CHACÓN:                Empecé a requebrar,

               como trazaste, a Lucía,

                  y hablóme con más desdén

               que te trata Blanca a ti.

ENRIQUE:       Desdicha aprendes de mí.

CHACÓN:        Que anda de amores también

                  con Tristán, sospecho yo,

               secretario del marqués,

               que ya es don Tristán, después

               que su amo enmarquesó;

                  y como a privar empieza

               con el rey don Juan, y trata

               de darla mano a la ingrata,

               efeto de su belleza,

                  de suerte ha vuelto el jüicio

               de las dos la vanidad,

               que tienen más gravedad

               que un rüin puesto en oficio.

ENRIQUE:          ¡Ah, cielos!  Mas ¿qué, me aflijo?

               Vamos; que no desespero;

               que es don Illán caballero,

               y cumplirá lo que dijo.

 

Salen doña BLANCA y LUCÍA

 

 

LUCÍA:            Ya te juzgo excelencia,

               y ya en el rico estrado,

               de colunas de plata rodeado,

               contemplo tu presencia

               con tan rara hermosura,

               que juzguen corta tu mayor ventura.

               Ya en la cubierta silla,

               concha feliz de perla tan preciosa,

               te miro acompañar de la cuadrilla

               noble sirviendo, y trabajando ociosa,

               de cien gentileshombres 

               que sólo alcanzan dones en sus nombres.

               Ya te pinto...

BLANCA:                       ¡Ay Lucía!

               ¡Qué diestra supo la fortuna mía

               a tan feliz suceso

               oponer el infausto contrapeso!

               ¿Qué importa que en sereno y claro día

               el leño alado y leve

               amigo viento en mar tranquilo lleve

               si en la noche vecina,

               que envuelta en sombras de terror camina,

               Neptuno embravecido

               y airado Bóreas con feroz bramido

               amenazan su náufraga rüina?

               ¿Qué importa que el pavón, desvanecido

               con los matices de luciente pluma,

               arrogante presuma,

               si entre la pompa vana

               de la rueda inconstante,

               las basas de la máquina liviana,

               que en forma inelegante

               a los ojos se ofrecen,

               ruedas deshacen, pompas desvanecen?

               ¿Qué importa que me anime

               el aplauso sublime

               del trono ya vecino,

               si en medio de estas glorias,

               importunas memorias

               de las deformes faltas que imagino

               en mi esposo esperado,

               mezclan acibar al mejor bocado?

LUCÍA:         No puede dar el suelo

               felicidad colmada.

               Mas esfuerza el consuelo;

               que tu suerte aun así será envidiada.

               (No me atrevo a decirle que fue engaño       Aparte

               y así pretendo reparar el daño.)

               Señora, el marqués viene.

BLANCA:                                 ¡Ay mi Lucía!

               La turbación del alma lo decía.

               ¡Poder de Amor extraño!

               Que por mucho que digo

               al alma los defetos que padece,

               tanta conformidad tiene conmigo,

               que al punto que a la vista se me ofrece,

               con ímpetu violento

               me abrasa y arrebata el pensamiento.

 

Salen don JUAN y TRISTÁN, de cortesano

 

 

 

JUAN:             ¡Hermosa Blanca!

BLANCA:                            Señor...

JUAN:          Gracias doy a mi ventura,

               que puedo ver la hermosura,

               centro de mi firme amor.

                  ¿Cómo en la corte os halláis?

               ¿Haos pagado agradecida

               con lisonjera acogida

               la presunción que le dais?

BLANCA:           Si en ella habéis alcanzado

               con el rey tanto favor,

               ¿cómo se ha de hallar, señor,

               quien tiene en vos su cuidado?

JUAN:             Como quien sois me pagáis,

               con gloria no merecida,

               y viendo a riesgo mi vida,

               piadoso aliento me dais.

                  Mas de un bien tan soberano

               Duda la verdad mi amor,

               y en prueba de ese favor

               pedir os quiero una mano.

BLANCA:           Permitir puede a sus ojos

               la doncella recatada

               mostrar del alma abrasada

               mudamente los enojos;

                  bien puede con la afición

               dar a la lengua licencia

               para explicar la dolencia

               que padece el corazón;

                  pero la mano, señor,

               al tálamo reservad;

               que antes, da la liviandad

               más indicio que de amor.

JUAN:             ¿Al tálamo?

BLANCA:                       Caso es llano.

JUAN:          ¿Luego el favor que me dais,

               no es porque mi amor pagáis,

               mas porque esperáis la mano?

BLANCA:           ¿Luego algún tiempo os dictó

               vuestro altivo pensamiento

               que puedo sin ese intento

               haceros favores yo?

JUAN:             ¿Luego fuera cosa extraña

               que le hiciérades favor

               sin esa ley al Amor,

               Blanca, de un grande de España?

                  ¿Acaso olvidáis que soy

               marqués de Tarifa?

BLANCA:                           Pues,

               ¿diéraos yo, a no ser marqués

               esta esperanza que os doy?

JUAN:             Pues yo...

BLANCA:                      Basta; que no quiero

               ver más vuestras falsedades.

               Quien coteja calidades

               no es amante verdadero.

                  Si ya con el nuevo estado

               tenéis nuevo pensamiento;

               si os da desvanecimiento

               el veros del rey privado,

                  advertid que sois, don Juan

               si es que os habéis parecido

               grande para mi marido,

               chico para mi galán;

                  y con la sangre que heredo,

               puesto que tan pobre estoy,

               os puedo honrar; que yo soy

               doña Blanca de Toledo.

JUAN:             El mundo lo sabe así.

BLANCA:        Pues si os igualo en nobleza,

               cuando supláis la pobreza,

               por tenerme amor, en mí,

                  yo suplo en vos, porque os veis

               entre fortunas tan altas,

               marqués, las secretas faltas

               que yo callo y vos sabéis.

 

Vase

 

 

JUAN:             ¿Qué faltas? Oye.

 

Vase tras ella

 

 

LUCÍA:                               Detente,

               Señor, mira...

TRISTÁN:                   Descortés,

               necia, grosera, ¡al marqués

               le pones inconveniente!

LUCÍA:            Salir mi señor podría.

TRISTÁN:       Hallará que un gran señor

               hace a su hija el amor,

               y un secretario a Lucía.

LUCÍA:            Y lo pondrá don Illán

               en sus armas. Suelta.

TRISTÁN:                          Espera;

               que otra vez, la cuadra afuera,

               hablando los dos están.

                  Déjalos.  Háganse amigos

               a solas; que los terceros

               entre amantes verdaderos

               son importunos testigos.

LUCÍA:            (Aquí saben mi quimera.)            Aparte

               Aparta.

TRISTÁN:              ¡Qué loco intento!

               ¿No sabes el mandamiento

               de no estorbarás? Grosera,

                  tente, y gocemos los dos

               la ocasión.  Tus brazos quiero.

LUCÍA:         Mi esposo has de ser primero

               que los goces.

TRISTÁN:                    ¿También vos,

                  como Blanca con mi amo,

               apellidáis casamiento?

               A cualquier embestimiento,

               ¿no hay sino "Iglesia me llamo"?

                  No sois bobas a fe mía.

               El demonio os la demande

               doña Blanca aspira a grande

               y a secretaria Lucía.

LUCÍA:            ¡Jesus señor don Tristán,

               qué gran cosa!  Pues quien es

               secretario del marqués

               fue lacayo de don Juan.

TRISTÁN:          ¡Plebeyo remordimiento,

               detracción irracional!

               Acaso está al hombre mal

               en las honras el aumento?

                  Di, ¿qué pretende, Lucía,

               del más pequeño al mayor,

               sino acrecentar su honor,

               ser más y más cada día?

                  Pues, si es digno de alabanza

               quien consigue lo que emprende,

               también al que honor pretende

               han de alabar, si lo alcanza.

                  Pregunto yo, ¿quién tendrá

               más honra a tu parecer:

               quien era lacayo ayer

               y hoy es sceretarío ya,

                  o la abatida persona

               que se está en un mismo estado,

               fregona el año pasado,

               y hogaño también fregona?

LUCÍA:            No me fregonice tanto,

               ni piense desvanecido

               que un don tan recien nacido

               puede a nadie dar espanto.

TRISTÁN:          ¡Remoqueticos al don!

               Huélgome, por vida mía.

               Mas escúchame, Lucía;

               que he de darte una lición

                  para que puedas saber,

               si a murmurar te dispones,

               de los pegadizos dones

               la regla que has de tener.

                  Si fuera en mí tan reciente

               la nobleza como el don,

               diera a tu murmuración

               causa y razón suficiente;

                  pero si sangre heredé

               con qué presuma y blasone,

               ¿quien quitará que me endone

               cuando la gana me ?

                  ¿Qué es don y qué significa?

               Es accidente del nombre,

               que la nobleza del hombre

               que le tiene nos publica.

                  Pues, pregunto agora yo,

               un hábito ¿es cosa fea

               ponérsele cuando sea

               viejo un caballero?  No.

                  Luego si es noble, es bien hecho

               ponerse don siempre un hombre,

               pues es el don en el nombre

               lo que el hábito en el pecho.

LUCÍA:            Agudo has argumentado;

               mas-ay de mí!--don Illán.

               ¿No lo dije yo, Tristán?

TRISTÁN:       Hablando los ha pescado.

                  Ella se aparta, y los dos

               vienen hácia acá.

LUCIA.                           No sea

               que a mí contigo me vea

               mi señora.  Adiós.

TRISTÁN:                         Adiós. 

 

Vase LUCÍA.  Salen don JUAN y don ILLÁN

 

 

JUAN:             A cumplir mi obligación,

               noble don Illán, venía,

               y de la nigromancía

               oír la primer lición;

                  y encontré, por mi ventura,

               la bella Blanca al entrar,

               y obligóme a reparar

               su desigual hermosura.

                  Veáisla como deseo.

TRISTÁN:       (No pienso que bien le está.)       Aparte

ILLÁN:         Para serviros será

               su más venturoso empleo.

                  El cuidado os agradezco

               de venir a honrar mi casa;

               merced que el límite pasa,

               señor, de lo que merezco.

                  Cuanto á la licián, no puedo

               serviros, si bien querría,

               hasta que mi librería

               venga a Madrid de Toledo.

                  (No os la he de dar hasta ver   Aparte

               de mi intento la experiencia.)

               Entre tanto, vueselencia

               bien se puede entretener

                  en el dulce endiosamiento,

               de la dichosa privanza

               que con nuestro rey alcanza,

               y siempre vaya en aumento.

JUAN:             Vos, Illán, sois el privado;

               que es vuestra mi voluntad.

ILLÁN:         Dicen que su majestad

               dos hábitos os ha dado

                  para que darlos podáis

               a quien gustéis.

JUAN:                           Hoy me ha hecho

               esa merced.

ILLÁN:                      Pues el pecho

               liberal que me mostráis,

                  pienso que se agraviaría

               si yo anduviese jamás

               corto en pediros, y más

               cuando animan mi osadía

                  las promesas que habéis hecho.

               En cuya conformidad,

               señor, de vuestra verdad

               justamente satisfecho,

                  en una edad tan anciana,

               que moverme apenas puedo,

               troqué el ocio de Toledo

               a la inquietud cortesana.

JUAN:             Ya de vuestras dilaciones

               me ofendo.  Para mandarme,

               ¿es menester acordarme,

               don Illán, obligaciones?

ILLÁN:            No por cierto; que ni de ellas

               se olvida el que es principal,

               ni para ser liberal

               habéis menester tenellas.

JUAN:             Decid pues lo que queréis.

ILLÁN:         Lo que os suplico, señor,

               es que a mi hijo Melchor

               el un hábito le deis.

JUAN:             Illán, aunque en tales dones

               no pone su majestad

               por su líberalidad

               límites ni condiciones,

                  se entiende tácitamente,

               por equidad y razón,

               que para los deudos son.

               Si del censor maldiciente

                  a las injurias queréis

               que disponga las orejas,

               y a las importunas quejas

               de mis deudos...

ILLÁN:                        Vos sabéis

                  que vuestra reputación

               a mis aumentos prefiero.

JUAN:          Fuera de que considero

               que tales insignias son

                  premios propios de soldados,

               y es letrado don Melchor.

               Siga, pues le hago favor,

               la senda de los letrados,

                  y avisadme en la ocasión,

               porque hable a su majestad,

               y empiece mi voluntad

               a pagar su obligación.     

ILLÁN:            El cielo os prospere.

JUAN:                                   Adiós.

ILLÁN:         Bien cumplís lo prometido!           Aparte

               ¿Excusas a cuanto pido?

               ¿Quién se fïara de vos!

                  Cuando, el encanto deshecho,

               os vuelva al primer estado,

               no diréis que no os ha dado

               justo castigo mi pecho.)

 

Vase don ILLÁN

 

 

 

TRISTÁN:          ¡Hizo paces tu enemiga?

JUAN:          No, Tristán, y loco vengo.

               Dime tú, ¿qué faltas tengo,

               para que Blanca me diga,

                  "Yo suplo en vos, porque os veis

               entre fortunas tan altas,

               marqués, las secretas faltas,

               que yo callo y vos sabéis?"

                  Dime, ¿por qué lo dirá?

               Declárame mis defetos.

TRISTÁN:       Si dice que son secretos,

               ¿quién sino tú los sabrá?

                  ¿Por qué no le hiciste a ella

               que los dijese?

JUAN:                           Intentélo;

               mas fuelo mismo que al cielo

               querer quitarle una estrella.

TRISTÁN:          Algún testimonio fue

               de cualquier lengua envidiosa.

               Nunca vi mujer hermosa,

               perfeta en lo que se ve,

                  que no oyese murmurar

               de ella, que allá en lo secreto

               padecía algún defeto

               difícil de averiguar.

                  Esto misno te sucede;

               que por dichoso y galán,

               envidias le imputarán

               lo que la verdad no puede.

                  Mas no te aflijas, y fía

               que presto lo sepa yo,

               porque jamás le calló

               secreto a Tristán Lucía.

JUAN:             Bien dices; luego ha de ser.

TRISTÁN:       Y si en cuanto al casamiento

               me examina de tu intento,

               ¿Qué tengo de responder?

JUAN:             Déjala, Tristán, vivir

               entre temor y esperanza.

TRISTÁN:       ¿Cómo te va de mudanza?

               ¿Atréveste a resistir

                  los combates de tu amor,

               si Blanca da en estimarse,

               y no quiere, sin casarse,

               dar remedio a tu dolor?

JUAN:             Otro tiempo cualquier medio

               aceptara mi pasión;

               mas hoy, como es la ambición

               del amor tan gran remedio,

                  tanto me llega a ocupar

               la grandeza en que me veo,

               que le deja a mi deseo

               en mí muy poco lugar;

                  y más cuando considero

               que aspira Blanca a mi esposa;

               que aunque es tan noble y hermosa,

               es hija de un escudero

                  bastante desigualdad

               en mi privanza y grandeza

               para incurrir con su alteza

               en nota de liviandad,

                  y caer quizá con eso

               de su gracia; que no dura,

               cn rey que tiene cordura,

               privado de poco seso.

TRISTÁN:          Ya estás del todo mudado;

               que no se sufren, señor,

               las sinrazones de amor

               con las razones de estado.

JUAN:             Con todo, traza, Tristán,

               cómo venzan mis porfías.

TRISTÁN:       Ya entiendo.  Esposo te enfrías,

               pero abrasaste galán.

 

Vanse.  Salen ENRIQUE y CHACÓN

 

 

ENRIQUE:          ¿Es el marqués?

CHACÓN:                           Sí, señor.

ENRIQUE:       ¡Y que don Illán pretenda,

               cuando esto miro, que entienda

               que da a mi intento favor!

CHACÓN:           Y aun siendo así, es dura cosa

               que, dando entrada al marqués

               amante, quiera después

               darte a Blanca por esposa.

ENRIQUE:          Sus fines no comprehendo;

               pero cuando más me aflijo,

               me acuerdo de que me dijo,

               "Don Enrique, yo me entiendo."

                  Y esfuerzo vuelvo a cobrar,

               confïado, en su prudencia.

CHACÓN:        Pues porfía y ten paciencia.

               ¿Qué se pierde en esperar?

ENRIQUE:          Dices bien.  Mi amada fiera

               entro a ver.

CHACÓN:                     Y yo a Lucía.

ENRIQUE:       En obligarla porfía;

               que me importa que te quiera.

 

Salen doña BLANCA y LUCÍÁ

 

 

LUCÍA:            A saber quedó Tristán

               si acaso te dije yo

               las faltas que él me contó

               que tiene el marqués don Juan.

                  Yo, con recato y cuidado,

               no le quise responder

               por no errar, hasta saber

               lo que en esto te ha pasado

                  con el marqués; que de mí,

               por la vida, no quisiera

               que a entender Tristán viniera

               que el secreto descubrí.

BLANCA:           Lo que le dije a don Juan...

               Pero don Enrique viene,

               y un engaño me conviene.

               ¿Dónde tienes a Tristán?

LUCÍA:            En ese aposento queda.

BLANCA:        Pues, sin que entienda que

               que él puede oírme, haz que esté

               en parte que oírme pueda

                  con don Enrique.

LUCÍA:                             No entiendo

               dónde tus intentos van.

BLANCA:        En que no entienda Tristán

               que yo que me está oyendo

                  estriba un dichoso efeto.

LUCÍA:         Callo, y voyte a obedecer.

BLANCA:        En lo demás, niega haber

               descubierto tú el secreto.

 

Vase LUCÍA

 

 

ENRIQUE:          Prevengo vuestro rigor,

               señora, con avisaros

               que aunque me abraso, de amor,

               sólo vengo a visitaros,

               y no a pediros favor;

                  y así, espero que me oyáis;

               y pues que segura estáis

               de que os canse mi porfía,

               le deis a la cortesía

               lo que al amor le negáis.

                  ¿Cómo os trata de salud

               Madrid?

BLANCA:                A vuestro servicio

               la tengo.

ENRIQUE:                 La multitud,

               el cortesano bullicio,

               la grandeza y la inquietud,

                  ¿os ofende u os agrada?

               ¿Estáis aquí más hallada

               que en Toledo?

BLANCA:                       Novedad,

               multitud y variedad

               es confusa, no pesada.

ENRIQUE:          ¿Luego va habréis olvidado

               al gran Tajo celebrado,

               por Manzanares, de quien

               dijo un cortesano bien

               que, según es abreviado

                  y ardiente el turbio licor

               que lleva en caniculares,

               no es agua, sino sudor,

               que abrasado de calor,

               echa de sí Manzanares?

                  ¿Podéis contenta trocar

               por él tanto cristal frío

               como el Tajo ofrece al mar?

BLANCA:        Sí, que vivo en el lugar,

               don Enrique, y no en el río.

 

Sale LUCÍA, y deja a TRISTÁN al paño

 

 

LUCÍA:            Aquí estás bien.

ENRIQUE:                           Yo creía,

               viéndoos tan blanca y tan fría

               a un amor que abrasa el suelo,

               que quien es hecha de hielo,

               en el agua viviría.

 

Aparte a doña BLANCA

 

 

LUCÍA:            Ya te escucha.

ENRIQUE:                         No fué cosa

               injusta que yo creyera,

               si os adoro por mi diosa,

               que quien es Venus hermosa,

               dentro del agua viviera;

                  no fue...

BLANCA:                    Ved que no guardáis

               la palabra, pues tratáis

               de vuestro amor.

ENRIQUE:                        ¡Ay bien mío!

               En vano al furioso río

               que al mar no corra mandáis;

                  en vano queréis que deje

               el fuego de dar calor;

               que es imposible mayor

               mandarle que no se queje

               a quien se abrasa de amor.

 

Aparte a LUCÍA

 

 

BLANCA:           ¿Oye Tristán?

LUCÍA:                          Sí, señora.

BLANCA:        Don Enrique, no enamora

               tanto a un pecho endurecido

               el que se queja ofendido

               como el que callando llora.

                  Hablando y encareciendo,

               ¿qué más me podéis decir

               del mal que estáis padeciendo,

               que lo que de vos entiendo

               viéndoos amar y sufrir?

ENRIQUE:          Pues con que hayáis entendido

               cuánto estoy por vos perdido

               dichoso es ya mi cuidado,

               porque está de ser pagado

               muy cerca el amor creído.

BLANCA:           Don Enrique, un firme amar,

               servir, callar, padecer,

               las fieras sabe amansar,

               y obliga, si no a pagar,

               al menos, a agradecer.

                  Y ni tan fiera nací,

               ni humano sér recebí

               de tan inhumano padre,

               ni de tan bárbara madre

               blanco alimento bebí,

                  que al ruego no me enternezca

               que al llanto no me lastime,

               que al mal no me compadezca,

               que firmezas no agradezca

               y que finezas no estime.

                  El pasado disfavor

               no fue porque vuestro amor,

               Enrique, no agradecí,

               sino por tocar así

               su fineza en mi rigor.

ENRIQUE:          ¿Luego estáis agradecida?

BLANCA:        Sí; que me tiene obligada

               el saber que soy querida;

               y si cerca de pagada

               está la aficion creída,

                  yo os comienzo ya a pagar,

               pues os llego a confesar

               que agradezco, por creer

               que llegar a agradecer

               es el principio de amar.

TRISTÁN:          (¿Qué escucho?)                  Aparte

ENRIQUE:                          ¿Que merecí

               tan alto favor?

 

Aparte a LUCÍA

 

 

BLANCA:                       ¿Tristán

               oyóme?           

LUCÍA:                Señora, sí.

BLANCA:        Bien está. (Lleve de mí              Aparte

               estas nuevas a don Juan.)    

 

Vase doña BLANCA

 

 

LUCÍA:            (¿Martelico?  ¡Fullería!)          Aparte

CHACÓN:        Oye, señora Lucía.

TRISTÁN:       (¡Esto me faltaba agora!)         Aparte

LUCÍA:         Voy siguiendo a mi señora;

               verémonos otro día. 

 

Vase LUCÍA

 

 

ENRIQUE:          Loco quedo del favor.

CHACÓN:        Y con razón.

ENRIQUE:                    ¡Por mi vida,

               que obra el viejo encantador!

CHACÓN:         Lo que yo entiendo, señor,

               es que saber tu querida

                  que la roja cruz te han dado

               obra tales maravillas.

ENRIQUE:       Que don Illán las ha obrado

               por la magia he yo pensado.  

 

Vase don ENRIQUE

 

 

CHACÓN:         Creo en Dios a pies juntillas.    

 

Vase CHACÓN

 

 

TRISTÁN.          ¿Hay tan gran bellaquería?

 

Sale LUCÍA

 

 

LUCÍA:         ¿Qué te santiguas?  ¿Qué ves?

TRISTÁN:       Que Blanca engañe a un marqués,

               y a un secretario Lucía!

LUCÍA:            ¿En qué lo ves?

TRISTÁN:                         ¡En efeto,

               blanca quiere a don Enrique!

               Ya no me espanto que aplique

               a un galán que es tan perfeto

                  como el marqués, tu señora

               mil faltas; que ¿cuál mayor

               que no tenerle a él amor,

               cuando a don Enrique adora?

 

LUCÍA:            Tristán, Amor se precia de humilidades;

               no hallan lugar en él las ambiciones,

               y con desvanecidas presunciones

               no caben amorosas igualdades.

                  Nunca conserva firmes amistades

               quien solo atento va a sus pretensiones;

               y nunca de encontradas opiniones

               vi resultar conformes voluntades.

                  Siendo dios el Amor, habita el suelo,

               y no corona, siendo rey, las sienes,

               y anda desnudo, siendo poderoso.

                  Abata el que ama el levantado vuelo,

               o no le engendren quejas los desdenes,

               si siendo enamorado es ambicioso.

 

TRISTÁN:          Lucía, no desmientas los engaños

               con frívolas razones mal fundadas.

               Dime tú que las dos estáis mudadas,

               y acabarán con eso nuestros daños.

                  No son sucesos en el tiempo extraños

               dos almas dividirse enamoradas;

               esperanzas son muertes dilatadas,

               y de los males fin los desengaños.

                  Siquiera porque fuimos ya queridos,

               habladnos claro; que por mas impía

               tengo la pena que se da penada.

                  Si nos queréis dejar agradecídos,

               decid, "Mudado se han Blanca y Lucía."

               ¡Que--vive Dios--que no se nos nada!

 

FIN DEL ACTO SEGUNDO


Best viewed with any browser at 800x600 or 768x1024 on Tablet PC
IntraText® (VA1) - Some rights reserved by Èulogos SpA - 1996-2009. Content in this page is licensed under a Creative Commons License