Juan Ruiz de Alarcón
Quien mal anda en mal acaba

ACTO PRIMERO

Enlaces a las concordancias:  Normales En evidencia

Link to concordances are always highlighted on mouse hover

ACTO PRIMERO

 

Sale ROMÁN, vestido humildemente

 

 

ROMÁN:            Ni beldad ni gentileza                                           [redondillas]

               igual en mi vida vi.

               Sin duda a sí misma aquí

               excedió naturaleza.

                  Los miembros forma perfetos                                        5

               soberana proporción,

               y como la causa, son

               milagro en mí sus efetos,

                  pues que su vista primera

               tanto en mi pecho ha podido;                                           10

               mas no fuera dios Cupido

               si igual poder no tuviera.

                  Rindióme, hirióme, matóme

               de una vez.  ¿Quién puede haber

               que tan divino poder                                                          15

               con humanas fuerzas dome?

                  ¿Mas quién hay que sin ventura

               se atreva a tanta beldad?

               ¿Cómo tendrá mi humildad

               alas para tanta altura?                                        20

 

Sale TRISTÁN, de camino, dirigiéndose

a un mozo que está dentro

 

 

TRISTÁN:          Sacad las mulas, mancebo.

VOZ:           ¡Cuerpo de Dios con la priesa!      Dentro

               Aun no me he puesto a la mesa.

TRISTÁN:       Caminando como y bebo

                  yo, como grulla, en un pie.                             25

               Ensillad.

ROMÁN:                   Mientras es hora

               de partir, esa señora,

               me decid, ¿quién es?

TRISTÁN:                          No .

ROMÁN:            Si el oficio entre su gente

               de mayordomo ejercéis,                                     30

               ¿por qué causa respondéis

               un "no " tan secamente?

TRISTÁN:          No os espante que del eco

               guarde las leyes así;

               que si seco respondí,                                                         35

               también preguntastes seco.

                  ¿No dijérades siquiera,

               "Hidalgo, saber quería,

               si cabe en la cortesía,

               quién es esta pasajera"?                                    40

                  Y no, sin haber jamás

               visto a un hombre, "Esa señora,

               me decid, mientras es hora

               de partir, ¿quién es?"  Demás

                  que estoy con vos en pecado,                       45

               porque os he visto comer,

               y ni vino os vi beber

               ni tocino habéis probado;

                  y de hablar con vos me corro;

               que quien no come tocino                                 50

               ni vino bebe, es indino

               de hablar ni escupir en corro.

ROMÁN:            El padecer corrimientos,

               de flema y calor causados,

               hace para mí vedados                                                        55

               esos dos mantenimientos;

                  y si con menos razones

               que debiera os pregunté,

               soy hombre llano, y no

               cortesanas invenciones.                                    60

                  Yo hablé con sinceridad,

               y con la misma os ofrezco

               mi amistad.

TRISTÁN:                Yo lo agradezco;

               mas porque hasta en la amistad

                  fuese también desdichado,                                            65

               tengo el amigo primero

               que he encontrado, por agüero,

               que es lo mismo ser aguado.

ROMÁN:            Desde hoy no lo pienso ser

               si con eso os obligáis.                                       

TRISTÁN:       Pues a lo que preguntáis

               es justo ya responder.

                  Don Francisco de Meneses,                                          [romance]

               cuanto desdichado, noble,

               padre de esta hermosa dama,                                            75

               que Aldonza tiene por nombre,

               con ella y su casa toda

               de Deza partió a la corte,

               al pleito de un mayorazgo,

               que hoy es ya de Aldonza el dote.                   80

               Venciólo al fin; mas no quiso

               su fortuna que lo goce,

               pues salió con la sentencia

               la de su muerte conforme.

               Aldonza, huérfana y sola                                   85

               con esto, determinóse

               a volver entre sus deudos

               a Deza, su patria, donde

               la espera ya, para ser

               su esposo, don Juan de Torres,                                       90

               mi señor, noble, galán,

               rico y venturoso joven.

               Y así, don Pedro, su primo,

               que es el que veis, a la corte

               se partió, para volverla                                       95

               acompañando en su nombre;

               que por no serle decente

               antes que su mano goce,

               no se atrevió a ser él mismo

               precursor de sus dos soles.                                              100

               Más que me habéis preguntado,

               he dicho en breves razones;

               y adiós, que ya en la litera

               la bella Aldonza se pone.

 

Vase

 

 

ROMÁN:         ¡Ah cielos! ¿Quién vió salir                                    105

               de purpúreos pabellones

               pródiga el alba de rayos,

               lloviendo perlas y flores;

               quién tras la fiera borrasca

               que formó tremenda noche                                               110

               vio el hermoso Autor del día

               bordar claros horizontes,

               quién por capital sentencia

               esperó suplicio enorme,

               y en dichosa libertad                                                          115

               trocó las duras prisiones;

               que no juzgue, bella Aldonza,

               si a tu beldad las opone,

               alba, libertad y día,

               sombra, esclavitud y noche?                                            120

 

Sale doña ALDONZA, de camino,y don PEDRO,

escudereándola, y TRISTÁN, atraviesan el teatro

 

 

TRISTÁN:       Llegad, mancebos.

 

Vanse doña ALDONZA, don PEDRO y TRISTÁN

 

 

ROMÁN:                          ¡Oh Amor!

               ¡Dichoso don Juan de Torres,

               que ha de gozar la belleza

               mayor que el mundo conoce! 

               ¡Ay de mí! Ya para entrar                                   125

               en la litera recoge

               las faldas. Amor, ¿qué he visto?

               ¿Qué nuevo inhumano golpe,

               con breves puntos de un pie,

               siglos eternos dispone,                                      130

               tanto a los ojos de glorias

               cuanto al corazón de ardores?

               ¡Perdido estoy!  ¡Estoy loco!

               ¡Muerto estoy!  Ya el sol se esconde,

               que deslumbra cuando alumbra,                                      135

               y ciega cuando se pone.

               Ya camina. ¿Qué he de hacer?

               Por valles, prados y montes

               seré alfombra de sus plantas,

               sombra de sus resplandores.                                            140

               No puedo más... No soy mío.

               Miente la opinión que pone

               siempre elección de los actos

               en la voluntad del hombre;

               miente, que no hay albedrío;                                            145

               ley es todo, todo es orden

               dispuesto por los influjos

               de los celestes orbes.

               Pues te sigo, bella Aldonza,

               forzado de mis pasiones,                                   150

               como el acero al imán

               y como la aguja al norte;

               dictándome la razón,

               que el imposible conoce,

               por ser nuestros dos estados                                           155

               en todo tan desconformes.

               ¿Quién, pues, me dará esperanza

               de que algún tiempo la goce,

               si diabólicos engaños

               no ayudan mis pretensiones?                                           160

               Que, según estoy, no hay cosa

               que no intente, no hay desorden

               que no emprenda, no hay delito

               que mi atrevimiento estorbe.

               ¿Hay un demonio que escuche                                        165

               estas quejas, estas voces,

               y por oponerse al cielo

               remedio a mis pasiones?

 

Sale el DEMONIO, en forma de galán

 

 

DEMONIO:          Román Ramírez.

ROMÁN:                          ¿Quién es?                                               [redondillas]

DEMONIO:       Yo soy el mismo que llamas,                                                170         

               que de las eternas llamas

               vengo en la forma que ves,

                  a tus voces obediente,

               y dispuesto a tu favor.

ROMÁN:         ¿Qué dices?

DEMONIO:                  Pierde el temor,                                            175

               pues Amor es tan valiente.

                  Yo soy tu amigo, que soy

               quien a tu abuelo ha servido

               de familiar.  Condolido,

               Román, de tu pena estoy.                                  180

                  Pero, pues de mí te vales,

               pierde la desconfïanza;

               que o lograrás tu esperanza,

               o a los reyes infernales

                  faltará el poder, la ciencia,                              185

               la industria, el arte y engaño.

ROMÁN:         Si al inevitable daño

               de esta amorosa dolencia

                  das fin... (Detestable medio    Aparte

               es al que me determino;                                     190

               mas si del cielo me vino

               la desdicha, y no el remedio,

                  ¿en qué dudo?)  Una amistad

               eterna hallarás en mí,

               y en el mundo solo a ti                                       195

               adoraré por deidad.

DEMONIO:          Pues con recíproco pacto

               nos obligamos los dos:

               tú a adorarme a mí por dios,

               y yo, igualando al contracto,                                            200

                  a cumplirle, ese deseo,

               y hacer que de Aldonza goces,

               y que obedezca a tus voces

               todo el reino del Leteo.

                  Riqueza, honor y opinión                                               205

               de noble y sabio he de darte

               y tras de todo, librarte

               del poder y la opresión

                  de las justicias, de suerte

               que te valga mi amistad                                      210

               eterna felicidad

               en la vida y en la muerte,

                  pues si mi amigo leal

               hubieres sido en el mundo,

               .................... [ -undo]                                            215

               te trataré como tal.

ROMÁN:            Pues con esas condiciones

               me pongo ya en tu poder.

DEMONIO:       Atiende a lo que has de hacer

               para que tus pretensiones                                 220

                  consigas.  Tú has de mudarte,

               para no ser conocido,

               el nombre; que concedido

               me es a mí desfigurarte,

                  ofreciendo en lo visible                                   225

               a los ojos otro objeto,

               ya que el natural sujeto

               alterar no me es posible.

                  Con esto entrarás en Deza,

               e indicios darás de que eres                                              230

               hombre ilustre; di que quieres

               disimular tu nobleza.

                  Y para hacerte opulento

               en riquezas y opinión,

               y disponer la ocasión                                                         235

               a tu enamorado intento,

                  médico te has de fingir;

               que de él necesita Deza.

ROMÁN:         ¿Cómo podrá mi rudeza,

               si ni leer ni escribir                                              240

                  jamás supe, acreditar

               esa invención?

DEMONIO:                      Yo al oído

               lo que el físico ha sabido

               más docto, te he de dictar;

                  y pues no son a mi ciencia                                             245

               angélica reservadas,

               yerbas te daré adecuadas

               a sanar cualquier dolencia.

                  Con esto y con los engaños

               que según las ocasiones                                   250

               tracen nuestras invenciones,

               verás el fin de tus daños.

ROMÁN:            Impide, pues, a don Juan

               con Aldonza el casamiento

               antes que logre su intento.                                               255

DEMONIO:       Yo te lo ofrezco, Román;

                  que de tal suerte los ojos

               de Aldonza inficionaré

               al mirarle, que le

               una vista mil enojos.                                                          260

ROMÁN:            Pues ya en todo te obedezco.

DEMONIO:       ¿Qué nombre te has de poner?

               Y advierte que no ha de ser

               de cristiano, que aborrezco

                  sus ecos.

ROMÁN:                      Pónmele tú.                                  265

DEMONIO:       Demodolo desde aquí

               te nombra.

ROMÁN:                   El tuyo me di.

DEMONIO:       Yo me llamo Belcebú.  

                  Y con esto ven, amigo,

               para que el pacto confirmes,                                             270

               donde con tu sangre firmes

               lo que has tratado conmigo.

ROMÁN:            Vamos.

DEMONIO:                 Tu lascivo ardor

               verás presto satisfecho.

ROMÁN:         Tanto han podido en mi pecho                                             275

               codicia, ambición y amor.

 

Vanse.  Salen don JUAN, TRISTÁN, y don PEDRO,

de ciudad

 

 

PEDRO:            Ya, primo, estaréis contento,

               pues Aldonza, no obligada

               solo, pero enamorada,

               corresponde a vuestro intento.                                        280

TRISTÁN:          No pienso yo que agradó

               Narciso a la ninfa más.

JUAN:          ¡Estoy loco! ¿Quién jamás

               tal belleza mereció?

PEDRO:            En ella las gracias todas                                         285

               el cielo quiso copiar;

               y adiós; que voy a sacar

               galas para vuestras bodas.

 

Vase

 

 

TRISTÁN:          ¿Qué vestido piensas darme

               para estas fiestas, señor?                                  290

               Que yo también con Leonor

               tengo de matrimoniarme.

JUAN:             A tu voluntad está

               la tienda del mercader.

TRISTÁN:       ¿Cuándo, Fortuna, he de ser                                  295

               venturoso? ¿Cuánto va

                  que, si lo voy a sacar,

               según nací desdichado,

               o el mercader ha quebrado

               o tú no te has de casar?                                     300

JUAN:             Calla. ¿Cómo puede ser,

               si Aldonza ya lo desea,

               ni que mi esposa no sea,

               ni que quiebre el mercader,

                  siendo tan ríco?

TRISTÁN:                         Porque es                                305

               mi Fortuna tan avara,

               que si en zapatos tratara,

               nacieran todos sin pies.

                  Un amo que tuve yo,

               dijo, estando ya espirando,                                               310

               "A Tristanillo le mando..."

               y al momento mejoró.

                  Pero mi suerte colijo

               que se engañó; que en teniendo

               más aliento, prosiguiendo,                                315

               "Mando a Tristanillo," dijo,

                  "que al punto que muera yo,

               le pague todo el dinero

               que me debe, a mi heredero."

               Y en diciéndolo espiró.                                      320

JUAN:             Pues con tales desengaños,

               no te he de hacer bien jamás.

TRISTÁN:       Quiéreme mal y verás

               como vives dos mil años.

JUAN:             Ya sale Aldonza, Tristán.                                        325

TRISTÁN:       Di, señor, la que te adora.

 

Salen doña ALDONZA y LEONOR

 

 

LEONOR:        Aquí está don Juan, señora.

 

Hablan las dos aparte, junto a la puerta

 

 

ALDONZA:       ¡Qué dices! ¿Éste es don Juan?

LEONOR:           ¿En qué lo has desconocido?

ALDONZA:       O tú te engañas, o a mí                                         330

               me engañó cuando lo vi,

               o tengo el seso perdido.

LEONOR:           Lo postrero es lo que creo.

               ¿Qué has visto en él que te asombre?

ALDONZA:       ¿Don Juan puede ser un hombre                                        335

               tan mal tallado y tan feo?

                  El que yo he visto, el que quiero,

               el que espera ser mi esposo,

               es gallardo y es airoso;

               éste es desairado y fiero.                                   340

LEONOR:           ¡Qué dices! ¿Estás sin seso?

               ¿Hay algún galán en Deza

               que a su talle y gentileza

               pueda igualar?

ALDONZA:                      Y aun por eso

                  me afirmo en que no es don Juan.                 345

LEONOR:        ¿Hay locura más extraña?

               Dime, el que le acompaña

               ¿no es su crïado Tristán?

ALDONZA:          Sí.

TRISTÁN:              ¿Qué temes?  ¿Qué contrario

               embistes?

JUAN:                    Verla tan bella                                     350

               me acobarda.

TRISTÁN:                 Aguarda que ella

               te saque por el vicario.

LEONOR:           Ya llega; agora verás

               cuál de las dos se ha engañado.

               (O está loca, o se ha mudado.)    Aparte         355

ALDONZA:       O estoy ciega o tú lo estás.

JUAN:             ¿Cuando, bella Aldonza, harán

               nuestras bodas venturoso

               al que solo en ser tu esposo

               funda su gloria?

 

Al oído a doña ALDONZA

 

 

ALDONZA:                       ¿Es don Juan?                                        360

JUAN:             ¿Cuándo el alma que te adora

               con tan deseada unión

               en dichosa posesión

               se verá?

 

Aparte a su ama

 

 

LEONOR:                 ¿Es don Juan, señora?

JUAN:             Advierte, mi bien, que están                   365

               juzgando las ansias mias

               eternidades los dias.

 

Aparte a su ama

 

 

LEONOR:        Di ahora que no es don Juan.      

ALDONZA:          Don Juan es, al fin! ¿Qué es esto?   Aparte

               ¿Qué puede ser?  O venía,                                 370

               cuando otras veces le veía,

               tan aliñado y compuesto,

                  que las faltas ha podido

               encubrir que agora veo,

               o me engañaba el deseo,                                    375

               o después acá ha tenido

                  algún furioso accidente

               con que se ha desfigurado,

               o por dueño me ha cansado;

               que se juzga diferente                                        380

                  el que se teme marido

               que el que se estimó galán.)

JUAN:          ¿No me respondéis?

 

Aparte al criado

 

 

                                   (Tristán,

               ¿Qué es aquesto?}

TRISTÁN:                      (Mi vestido.)

JUAN:             ¡Señora!  ¿Qué novedad                                          385

               es ésta, Leonor?

LEONOR:                         No .

               (Si puedo lo enmendaré.)         Aparte

               Pienso que una enfermedad,

                  que en el corazón padece

               y ha muy poco que le ha dado,                                        390

               este disgusto ha causado

               que vuestro amor no merece;

                  que siempre que lo ha tenido,

               aunque libre del dolor,

               del melancólico humor                                                       395

               vuelve a cobrar el sentido.

                  Es tan turbado y confuso,

               que por gran rato no entiende,

               y la pasión le suspende

               de las potencias el uso.                                      400

                  Yo apostaré que hasta agora,

               don Juan, ni os ha conocido,

               ni palabra os ha entendido.

               Mira que es don Juan, señora,

                  quien te habla.

ALDONZA:                         (Estoy perdida.) Aparte      405

JUAN:          ¡Qué enfermedad tan crüel!

ALDONZA:       (No me casara con él              Aparte

               si me importara la vida.)

JUAN:             Bella Aldonza, gloria mía,

               si cuantas piedras cordiales                                              410

               en las regiones australes

               el ligero ciervo cría;

                  si cuanta persiana yerba

               y odorífero semnión,

               aplicado al corazón,                                                            415

               de pasiones lo reserva;

                  si cuanta perla luciente,

               cuanto purpúreo coral,

               antídotos de ese mal,

               engendra el mar y el oriente,                                             420

                  alegrarte pueden, tantas

               me permite que te ofrezca,

               que al mundo todo empobrezca

               para enriquecer tus plantas.

ALDONZA:          Señor don Juan...

LEONOR:                            Ya ha cobrado,                      425

               pues habla, su entendimiento.

ALDONZA:       Ni sin salud hay contento,

               ni alegría con cuidado.

                  Yo me siento de tal suerte

               sujeta a melancolía,                                                            430

               que no hay para mí alegría,

               sino acercarme a la muerte;

                  y así, es bien que el casamiento

               dilate hasta mejorar;

               que poco puede durar                                                        435

               accidente tan violento;

                  y entre tanto sólo os pido

               que el visitarme, don Juan,

               excuséis; que sois galán

               hasta ahora, y no marido.                                  440

 

Vase doña ALDONZA

 

 

TRISTÁN:          Leonor, ¿qué ocasión ha hecho

               en Aldonza tal mudanza? 

LEONOR:        ¿Qué pensamiento lo alcanza?

               Algún demonio sospecho,

                  por lo que mis ojos ven,                                  445

               que anda, Tristán, por aquí.

TRISTÁN:       ¿Y hay demonio para ti?

               ¿Haste mudado también?

LEONOR:           Forzoso ha de ser mudarme

               si no se casan los dos.                                       450

 

Vase LEONOR

 

 

 

TRISTÁN:       Nunca, Leonor, me Dios

               otro mal que no casarme.

                  ¡Ah señor! ¿Qué suspensión

               es ésta? ¿Estás persuadido

               que ha causado mi vestido                                               455

               este mal de corazón?

                  "Tristan, ¿cómo puede ser,

               si Aldonza ya lo desea,

               ni que mi esposa no sea,

               ni que quiebre el mercader,                                               460

                  siendo tan rico?"  Ya es clara

               del mercader la ventura;

               que a ser firme esta hermosura,

               era fuerza que él quebrara.

JUAN:             No puede, no puede ser                                          465

               que Aldonza se haya mudado.

               Del corazón la ha obligado

               la dolencia a proceder

                  con tan extraña esquiveza;

               que si de mí se agradó,                                       470

               si contenta el sí me dio,

               si yo adoro su belleza,

                  si soy el mismo que fui,

               si ella es la mesma que ha sido,

               si ni de ofensa ni olvido                                     475

               se puede quejar de mí,

                  cosas son que contradicen

               el crédito a su mudanza.

TRISTÁN:       Eso ha dicho la esperanza;

               entran los celos y dicen:                                    480

                  “Si, aunque con mentira fea,

               le han dicho algún mal de ti;

               si después que te dio el sí

               en nueva afición se emplea...”

JUAN:             Calla, atrevido.

TRISTÁN:                         ¿Es error                                   485

               discurrir sin decidir?

JUAN:          Sí; que ofende el discurrir

               en agravio del honor.

TRISTÁN:          ¿Puede ser?

JUAN:                         No puede ser.

TRISTÁN:       ¿Qué mujer no se mudó?                                                        490

JUAN:          No es mujer Aldonza, no.

TRISTÁN:       ¡Vive Cristo, que es mujer,

                  y se ha mudado, y perdido

               cuanta afición te tenía!

JUAN:          Pues ¿por qué ocasión podía                                     495

               mudarse?

TRISTÁN:               Por mi vestido;

                  y apostara a que esto es cierto

               de ojo, a no recelar

               que ella te volviera a amar

               porque yo quedase tuerto.                                500

JUAN:             Necio estás.

TRISTÁN:                    Y tú estás ciego,

               pues en el aspecto triste

               de doña Aldonza no viste

               que de su amoroso fuego

                  no hay ya ni aun cenizas frías.                       505

JUAN:          quieres matarme.

TRISTÁN:                         Quiero,

               señor, no ser lisonjero.

JUAN:          ¡Vive Dios, pues que porfías,

                  y gustas de mi pesar,

               si no es cierta su mudanza                                                510

               y se cumple mi esperanza,

               que a palos te he de matar.

TRISTÁN:          Con eso, sí, los regalos

               de Aldonza has de conseguir.

 

Sale LEONOR, con manto

 

 

LEONOR:        Albricias vengo a pedir.                                          515

TRISTÁN:       ¡Mira lo que obran los palos!

JUAN:             ¿De qué, Leonor?

LEONOR:                            Al instante

               que desconsolado y triste

               de la presencia partiste,

               don Juan, de tu hermosa amante,                     520

                  de todo punto cobró

               su acuerdo y, enternecida,

               amorosa y condolida

               de tu pena, te escribió

                  los favores y regalos                                       525

               que en este papel verás.

JUAN:          ¿Ves, Tristán, cuán necio estás?

TRISTÁN:       ¿Ves cuánto pueden mis palos?

JUAN:             Por nueva tan venturosa

               te da en albricias mi amor                                   530

               esta cadena.

TRISTÁN:                  Leonor,

               ya no puedes ser mi esposa.

LEONOR:           ¿Por qué?

TRISTÁN:                  Porque yo no fuera

               desdichado, a merecer

               hermosa y rica mujer.                                                         535

JUAN:          Calla; que ya, aunque no quiera

                  tu fortuna, pienso hacerte

               venturoso, y el vestido

               mejorar que he prometido.

TRISTÁN:       Tente, señor; que es perderte.                                              540

 

Lee

 

 

JUAN:             "Si os di nombre de marido,

               ya es fuerza, por no matarme,

               revocarlo, no casarme."

               ¿Qué es aquesto?

TRISTÁN:                     Mi vestido.

LEONOR:           ¿Cómo dice?

JUAN:                         ¿Dónde hay pena                          545

               que iguale con mi pasión?

TRISTÁN:       ¿Éstos los favores son?

               Vuelve, Leonor, la cadena.

LEONOR:           Vuelve, don Juan, a leer;

               que el papel me leyó a mí                                   550

               Aldonza, y no dice así.

JUAN:          dice.

LEONOR:                 No puede ser.

 

Lee

 

 

JUAN:             "Si os di nombre de marido,

               ya es fuerza, por no matarme,

               revocarlo, no casarme."                                     555

LEONOR:        O el seso todo he perdido,

                  o algún demonio a porfía

               trueca las letras así;

               que yo misma se le ,

               y tal razón no decía.                                                           560

JUAN:             Con industria lo habrá hecho

               para engañarte, Leonor;

               que, viéndote en mi favor

               aquel rigoroso pecho,

                  trocó el sentido al papel;                                                565

               porque si tú lo entendieras,

               es cierto que le impidieras

               resolución tan crüel.

                  Ello es cierto; yo he perdido

               el bien que no merecí.                                                        570

LEONOR:        Prosíguela.

JUAN:                      Dice así,

 

Lee

 

 

               "De mi mal ha procedido

                  la esquiveza y novedad

               que disculpar es tan justo;

               pues no parte con el gusto                                               575

               su imperio la enfermedad.

                  Doña Aldonza de Meneses."

               Leonor, tan clara razón

               no admite interpretación

               y, aunque tú misma le oyeses                                           580

                  lo contrario, esto que leo

               viene de Aldonza firmado,

               y es cierto que se ha mudado.

LEONOR:        Yo lo miro y no lo creo...

                  Dame el papel, que estoy loca                       585

               y corrida de que a mí,

               ya que te la rompa a ti,

               me trate con fe tan poca.    

 

Vase LEONOR

 

 

TRISTÁN:          ¿Y la cadena? Voló.

               Tú has hecho un gentil empleo.                                       590

 

Sale don FÉLIX que se queda retirado,

escuchando a don JUAN

 

 

JUAN:          Bien lo debo a su deseo,

               cuando a sus efectos no.

                  ¡Pluguiera a Dios redimiera

               lo menos del mal que lloro,

               con cuanto rubio tesoro                                    595

               produce la indiana esfera!

FÉLIX:            (¿Qué escucho? Cuando es mi intento    Aparte

               pedir a don Juan, hermano    

               de mi Teodora, su mano

               en albricias del contento                                    600

                  de su cumplida esperanza,

               se lamenta.  ¡Plega a Dios

               que no nos dañe a los dos

               igualmente una mudanza!)

                  ¿Qué es esto, don Juan?

JUAN:                                      Amigo,                               605

               sucesos de un desdichado.

               Doña Aldonza se ha mudado.

FÉLIX:         ¿Qué decís?

JUAN:                      ¿De lo que digo

                  dudáis, cuando es en mi daño?

FÉLIX:         ¿Y qué ha sido la ocasión?                                         610

JUAN:          Cierto mal de corazón,

               según dice, tan extraño,

                  que de gusto y aun de seso

               la priva.

FÉLIX:                   (¿Hay desdicha igual?)     Aparte

               Quiera Dios que vuestro mal                                            615

               estribe, don Juan, en eso;

                  porque un médico extranjero

               ha venido, a cuya ciencia

               no hay reservada dolencia.

               Llevádsela; que yo espero                                620

                  no solo que librará

               de ese mal su corazón,

               pero que de su pasión

               la causa conocerá.

TRISTÁN:          ¡Oh médico celestial!                                            625

FÉLIX:         (Callaré mi pretensión               Aparte

               hasta mejor ocasión;

               que un triste no es liberal.)

JUAN:             ¿Que es tan sabio?

FÉLIX:                              Eslo de suerte,

               que por los pulsos y aspetos                                           630

               penetra hasta los secretos

               de la vida y de la muerte.

TRISTÁN:          ¿Que adivina el extranjero

               por los aspetos, señor?

               Mátenme si este doctor                                                     635

               no fuere un gran embustero.

FÉLIX:            Con obras se acreditó;

               que no con palabras sólo.

TRISTÁN:       ¿Y llámase?

FÉLIX:                     Demodolo.

TRISTÁN:       Miren si el nombre buscó                                       640

                  famoso por lo exquisito,

               por lo extraño provocante,

               porque al vulgo ignorante

               la novedad apetito.

JUAN:             Félix, toda mi esperanza                                           645

               pongo yo en ese doctor.

               A mí me cure de amor,

               si a Aldonza no de mudanza.

                  Busquémosle.

FÉLIX:                       De él espero

               el fin que tu amor desea.                                    650

TRISTÁN:       Yo, que su gualdrapa sea

               la tumba de tu dinero.  

 

Vanse todos.  Sale doña ALDONZA

 

 

ALDONZA:          Cielos, ¿qué vario accidente

               causa los males que lloro?

               Ausente a don Juan adoro,                                               655

               y lo aborrezco presente.

                  La postrer vez que lo vi,

               disforme me pareció;

               y luego que se ausentó,

               reina ya su amor en mí,                                       660

                  poniéndonme, porque muera

               a los ojos la memoria,

               la nunca igualada gloria

               que hallé en su vista primera.

                  ¿Quién vio tan nuevo furor,                           665

               y quién tan loco accidente,

               que muera estando presente

               y viva, ausente, el amor?

 

Sale LEONOR, con manto

 

 

ALDONZA:          Leonor...

LEONOR:                    Vengo tan corrida

               de que me hayas engañado                                              670

               con el papel que me has dado,

               que no olvidaré en mi vida

                  este agravio.

ALDONZA:                       No te entiendo.

LEONOR:        ¡Bueno es leerme el papel,

               fingiendo que llevo en él                                   675

               a don Juan la vida, siendo

                  la sentencia de su muerte!

               ¡No supiera yo leer!

               ¡Mal haya el hombre o mujer

               que da de su humilde suerte                                             680

                  indicios con no saberlo!

ALDONZA:       ¿Qué dices? Muestra y verás,

               Leonor, que engañada estás.

LEONOR:        ¿Qué importa si has de leerlo

                  conforme a tu voluntad?                                 685

ALDONZA:       Si con mi vida aseguro

               tu recelo, yo la juro

               de leerte la verdad.

 

Lee

 

 

                  "Si os di nombre de marido,

               ya es fuerza, por no matarme,                                           690

               revocarlo no, casarme.

               De mi mal ha procedido

                  la esquiveza y novedad

               que disculpar es tan justo,

               pues no parte con el gusto                                               695

               su imperio la enfermedad."

                  ¿Ésta la sentencia ha sido

               de muerte?

LEONOR:                  ¿Hay tal confusión?

               Las mesmas palabras son,

               y no es el mismo sentido.                                  700

                  ¿En qué estará? ¿Hay tal tormento

               como ser de ingenio rudo?

               ¿A qué nació quien no pudo

               merecer entendimiento?

                  Pues muy contrario sentido                                           705

               don Juan al papel ha dado,

               con que se ha desesperado

               tanto como yo corrido.

ALDONZA:          Misterio hay, Leonor en esto,

               y a lo que puedo entender,                                               710

               algún divino poder,

               a nuestras bodas opuesto.    

                  Mas dime, por vida mía,

               ¿qué te pareció don Juan?

LEONOR:        Tan de buen gusto y galán,                                    715

               que envidiarle el sol podía.

ALDONZA:          ¿Cómo es posible que el verle

               sola a mí me cause enojos?

               Pues si estuviera en mis ojos

               el defecto, ¿había de hacerle                                             720

                  solo a don Juan mi accidente

               un agravio tan crüel,

               pues a nadie sino a él

               miro de sí diferente?

                  No lo entiendo.

 

Sale TRISTÁN

 

 

TRISTÁN:                       Mi señor,                                   725

               tan enfermo de tu mal,

               que está más que tú mortal,

               te trae, señora, un doctor

                  de cuya infalible ciencia

               huye medrosa la muerte,                                    730

               y los dos ya para verte

               sólo aguardan tu licencia.

ALDONZA:          Entren.  Por dicha mi amor

               hallará de tanto daño

               en don Juan el desengaño,                                               735

               o el remedio en el doctor.

 

Salen JUAN, ROMÁN, de doctor galán, y

el DEMONIO, de platicante

 

 

JUAN:             Aldonza, con el cuidado

               de vuestra indisposición,

               mi abrasado corazón

               el remedio ha procurado.                                   740

                  El señor doctor que os viene

               a visitar, no de humano,

               de médico soberano

               la fama y las obras tiene.

                  Decid vuestro mal; que creo                          745

               que tendrá fin la dolencia,

               si alcanza poder la ciencia

               y ventura mi deseo.

 

Aparte a LEONOR

 

 

ALDONZA:          ¡Ay triste de mí! Leonor,

               mi mal crece de hora en hora.                                            750

LEONOR:        ¿Qué sientes?

ALDONZA:                     Don Juan agora

               me ha parecido peor.

                  ¡Qué narices!

 

Hablando aparte el DEMONIO con ROMÁN

 

 

DEMONIO:                        El objeto

               falso que ofrezco a sus ojos

               en don Juan le causa enojos,                                            755

               y se queja de su efeto

                  Aldonza.

ROMÁN:                    Dime, ¿no fuera

               mi pretensión más segura

               si el hechizo en la hermosura

               de Aldonza lo mismo hiciera                                             760

                  que en don Juan, porque él viniese

               a aborrecerla también?

DEMONIO:       No, Román.  No te está bien,

               porque si él la aborreciese,

                  ni cuidara de su mal                                         765

               ni te hubiera menester;

               y el amarla le ha de hacer

               contigo tan liberal,

                  que goces de su riqueza

               gran parte, y no es de tu intento                      770

               el más leve fundamento

               para alcanzar la belleza

                  de doña Aldonza.

ROMÁN:                             Bien dices.

DEMONIO:       (Lo más cierto es que pretendo    Aparte

               que don Juan pierda, sintiendo                                        775

               los sucesos infelices

                  de su amor, el sufrimiento,

               con que a delitos e injurías

               le precipitan las furias

               de su celoso tormento.)                                     780

                  ¿Qué aguardas?

ROMÁN:                          ¿Has ya mudado

               lo visible en mí?

DEMONIO:                        No fuera,

               si alguno te conociera,

               poderoso mi cuidado.

                  No temas.

JUAN:                       (Yo la he perdido.    Aparte           785

               Con gran disgusto me mira.)

TRISTÁN:       (Ella se queja, él suspira,         Aparte

               y yo lloro mi vestido.)

ROMÁN:            Si de las manos confiero

               las líneas con las señales                                   790

               del rostro, de vuestros males,

               señora, entender espero

                  la verdadera ocasión.

TRISTÁN:       Señor doctor, no quisiera

               que esta cura adoleciera                                    795

               de la santa Inquisición.

JUAN:             Calla, necio.

TRISTÁN:                      No me vayas

               a la mano, porque he oído

               decir que está prohibido

               adivinar por las rayas;                                        800

                  y yo soy, aunque me ves

               en lo demás tan humano,

               un católico cristiano,

               testarudo aragonés;

                  y no tiene el mundo aceros                                            805

               iguales a mi coraje

               para impedir el ultraje

               de mi Dios y de mis fueros,

                  pues tan sin dicha nací,

               que siendo el más inocente,                                              810

               se escapará el delincuente

               y me prenderán a mí.

ROMÁN:            Por docto, tengo permiso

               para valerme de tales

               conjeturas y señales;                                                         815

               que la Inquisición no quiso

                  prohibir tan milagrosos

               misterios sino a ignorantes,

               que con artes semejantes

               dan luego en supersticiosos;                                           820

                  pero yo, que con la ciencia

               física llego a alcanzar

               lo que ellas pueden mostrar,

               de usarlas tengo licencia.

                  Mandadle, señor don Juan,                                           825

               dejarnos; que es peligroso

               un testigo escrupuloso,

               siendo ignorante.

JUAN:                            Tristán,

                  véte al punto.

TRISTÁN:                      Bien hacéis

               en recelaros de mí,                                                              830

               que la leva os entendí.    

 

Vase

 

 

ROMÁN:         (Presto me lo pagaréis.)               Aparte

                  Dadme el pulso. 

                                 Oh, nieve pura,     Aparte

               cómo sois fuego de amor!)

JUAN:          Ah! ¡No fuera yo el doctor!)                    Aparte   835

ROMÁN:         Libre estáis de calentura.

                  (Así lo estuviera yo.)                       Aparte

               Alzad el rostro...

                                Ay de mí!           Aparte

               Cuello hermoso, el cielo en ti

               todo su poder mostró.)                                      840

                  Dadme la mano...(En que adora      Aparte

               cinco saetas mi amor.)

 

Rehusa ella

 

 

ALDONZA:       ¿La mano?

JUAN:                     El señor doctor

               se entiende. Dadla, señora.

 

ROMÁN tómale la mano izquierda

 

 

ROMÁN:            Su virtud le comunica                                          845

               a la izquierda el corazón;

               y así por su indicación

               sus sentimientos publica.

                  Con ella apretad la mía;

               que la fuerza quiero ver                                      850

               que tiene.

LEONOR:                  (No he visto hacer       Aparte

               jamás tal anatomía.)

ROMÁN:            Apretadla.

JUAN:                        (Ya me dan           Aparte

               celos estas experiencias.)

ROMÁN:         Los misterios de las ciencias                                 855

               son muy ocultos, don Juan.

 

Aparte a don JUAN

 

 

                  Escuchadme y os diré,

               por no advertirla, en secreto

               de esta experiencia el efeto.

               (Con esto dilataré                     Aparte              860

                  la gloria que estoy mirando.)

 

Habla a don JUAN, recatándose de que le oiga

doña ALDONZA, y nunca deja su mano

 

 

               En la relación que hiciere,

               es forzoso que se altere

               su corazón, en tocando

                  la causa de su pasión;                                     865

               y yo lo he de conocer,

               porque en la fuerza ha de haber

               aumento o diminución

                  y haciendo luego jüicio,

               según la quiromancía,                                                        870

               física y fisonomía,

               tendré verdadero indicio

                  de la secreta ocasión

               de su mal, y aplicaré

               el remedio, con que os                                  875

               su mudanza admiración.

JUAN:             ¡Qué sutil filosofía!

 

Aparte a LEONOR

 

 

ALDONZA:       ¿Has advertido, Leonor,

               qué buen talle de doctor?

LEONOR:        Extraña es su bizarría!                                              880

ROMÁN:            Haced lo que os he advertido,

               hermosa Aldonza.

ALDONZA:                      Yo siento

               lesión en mi entendimiento,

               turbación en mi sentido.

                  Siento inconstante deseo,                                              885

               frágil memoria, de modo

               que juzgo diverso todo

               de lo que vi lo que veo.

ROMÁN:            Basta; que agora tocastes

               al punto.  La alteración                                       890

               dio a la mano el corazón;

               que en la fuerza desmayastes.

 

Aparte a LEONOR

 

 

ALDONZA:          Dice verdad. Peregrino         

               es el médico.

LEONOR:                      ¡Hay tal cosa!

               Ciencia tiene milagrosa.                                     895

JUAN:          (Entendiólo.  Él es divino;

                  que aborrecer fácilmente

               sin causa a quien ha querido,

               muestra que le ha parecido

               despues acá diferente.                                                       900

ROMÁN:            Señora, ya yo sospecho

               vuestro mal.  Hechizos son

               los que en vuestro corazón

               tan gran novedad han hecho.

LEONOR:           ¿No lo dije yo?

ALDONZA:                         ¡Ay de mí!                                            905

ROMÁN:         Alguno que ciego adora

               vuestra hermosura, señora,

               quiere asegurarla así.

 

El DEMONIO habla aparte a doña ALDONZA,

colocado a espaldas de ella

 

 

DEMONIO:          ¿Quién sino don Juan sería?

ROMÁN:        Indicio ofrecen notorio                                            910

               del maléfico amatorio

               vuestra gran melancolía,

                  la turbación del sentido

               y variedad del deseo.

               ¿Cuánto va, Aldonza, que feo                                          915

               alguno os ha parecido,

                  a quien juzgastes primero

               bizarro, hermoso y galán?

LEONOR:        Es verdad.

ALDONZA:                 Esto en don Juan

               me ha sucedido, y ya infiero,                                            920

                  Leonor, que lo has publicado.

LEONOR:        Fálteme Dios si tal hice.

               Loca estoy!  Secretos dice        Aparte

               que entre los dos han pasado.)

JUAN:             (Él lo ha entendido.  Yo soy     Aparte   925

               quien ya le parezco mal.)

ALDONZA:       (No vi jamás hombre igual.)         Aparte

ROMÁN:         Si con esto, Aldonza, os doy

                  ocasión para admiraros,

               estos son cortos efetos;                                    930

               que secretos más secretos

               pienso presto declararos.

                  Agora os he de mostrar

               más clara la ciencia mía

               que por la quiromancía                                                      935

               del todo he de penetrar

                  vuestro mal.  Mostrad la palma

               de la mano, que es papel

               del cielo, que escribe en él

               las afecciones del alma.                                      940

                  ¡Qué obscuras líneas! En ellas

               se advierte la confusión

               que padece el corazón.

 

Bésale la palma

 

 

JUAN:          Pues, ¿qué hacéis?

ROMÁN:                           Humedecellas;

                  que muestra en ellas la mano                         945

               más viveza y más color

               con la humedad y calor

               que les da el aliento humano.

JUAN:             Aldonza pudiera hacello.

               (No me puedo refrenar.)            Aparte             950

ROMÁN:         Señor don Juan, a pensar

               que os diera disgusto en ello,

                  ni lo hiciera, ni mis pies

               estos umbrales tocaran

               si en recompensa esperaran                                              955

               innumerable interés.

                  Yo ejecuto con llaneza

               los medios cuyos efetos

               tocáis ya, pues los secretos

               de la bella Aldonza empieza                                              960

                  a entender y declarar;

               y cuando con la experiencia

               que veis, pretende mi ciencia

               lo que importan alcanzar,

                  me obligan vuestros recelos                          965

               a desistir, porque yo

               vengo a dar salud, y no

               desconfïanzas y celos.

                  El tiempo os vendrá a mostrar

               que es tan secreto y profundo                                         970

               su mal, que nadie en el mundo,

               sino yo, lo ha de curar;

                  mas pues las llanezas mías

               culpáis, buscad quien dilate

               su enfermedad, y la mate                                   975

               con purgas y con sangrías.

 

Vuelve las espaldas

 

 

ALDONZA:          Aguardad.

ROMÁN:                     (Con esto quiero       Aparte

               mi estimación aumentar.

               Él mismo me ha de llamar,

               y costarle su dinero.)                                                         980

 

 

Vanse ROMÁN y el DEMONIO

 

 

ALDONZA:          Volved.  Fuése. ¡Todo así

               se conjura en afligirme!

LEONOR:        ¡Que se fuese sin decirme

               la buenaventura a mí!

ALDONZA:          ¿Esto, don Juan, es fineza?                                              985

               ¿Esto debo a vuestro amor?

               ¿Celos formáis de un doctor?

               Éraos ya a la sutileza

                  de su ingenio tan pesada,

               temiendo, si prosiguiera,                                    990

               que del todo descubriera

               que estoy de vos hechizada?

JUAN:             ¿De mí, Aldonza?

ALDONZA:                         Caso es llano.

               ¿Quién sino vos desconfía

               de mi amor?  ¿Quién pretendía                                          995

               asegurarse mi mano

                  sino vos? ¿En quién miráis

               lo que ha obrado en mí el hechizo,

               sino en vos, si bien no hizo

               la operación que intentáis,                                1000

                  pues que trocando la acción,

               por dicha me perderéis

               con lo que intentado habéis

               asegurar mi afición?

                  Y tras de hacerme, con medio                        1005

               tan injusto, tanto daño,

               ¡por encubrir vuestro engaño

               me quitáis a mí el remedio!

JUAN:             Aldonza, juraros quiero...

ALDONZA:       No por eso me aseguro;                                                      1010

               que también dará en perjuro

               quien ha dado en hechicero.

JUAN:             ¿Hay tal rabia?  He de perder

               la vida con la paciencia.

ALDONZA:       No me mintáis inocencia.                                     1015

               Lo que importa es deshacer

                  el daño, y hacer que vuelva

               a remediarlo el doctor;

               y mientras no, vuestro amor

               no espere que me resuelva                                1020

                  a las bodas que desea;

               que obra contra vos de suerte

               el hechizo, que la muerte

               no me parece tan fea.

LEONOR:           (Declaróse.)                   Aparte

JUAN:                         Aldonza mía,                                  1025

               sólo por satisfaceros

               el médico he de traeros,

               si cuanta riqueza envía

                  la oriental región me cuesta.

ALDONZA:       Hacedlo, y no me veáis                                                        1030

               primero que de él sepáis

               que estoy menos indispuesta.

JUAN:             ¡Eso más!

ALDONZA:                    Don Juan, no os pese;

               que a vos os importa.

JUAN:                               ¿Quién

               se vio a las puertas del bien,                                             1035

               que como yo le perdiese?

 

Vase

 

 

LEONOR:           Rabioso va.

ALDONZA:                      Y yo, Leonor,

               quedo confusa, pensando

               que de don Juan voy sanando,

               y enfermando del doctor.                                   1040

 

FIN DEL ACTO PRIMERO


Best viewed with any browser at 800x600 or 768x1024 on Tablet PC
IntraText® (VA1) - Some rights reserved by Èulogos SpA - 1996-2009. Content in this page is licensed under a Creative Commons License