Juan Ruiz de Alarcón
El semejante a sí mismo

Personas que hablan en ella

Enlaces a las concordancias:  Normales En evidencia

Link to concordances are always highlighted on mouse hover

 

Personas que hablan en ella:

CELIO, hermano de Julia

Don RODRIGO, viejo grave

SANCHO, gracioso

GUILLÉN, escudero

Don JUAN de Castro, galán

LEONARDO, galán

Don DIEGO de Luján, galán

GERARDO, galán

Doña ANA, dama

JULIA, dama

INÉS, criada de doña Ana

 

ACTO PRIMERO

 

Salen don JUAN, LEONARDO y SANCHO

 

JUAN:             ¡Hermosa vista!

LEONARDO:                          Un abril

               goza en sus puertas Sevilla.

JUAN:          Es octava maravilla.

LEONARDO:      Ya la fama cuenta mil,

                  porque a las siete del mundo

               no hay quien la suya no aumente.

JUAN:          Al Escorial justamente

               le dan lugar sin segundo.

SANCHO:           Yo siete maravillas

               nuevas, que con más razón

               dignas de este nombre son.

JUAN:          Quiero oíllas.

SANCHO:                       Yo decillas.

                  La primera, si se mide

               con las antiguas, por tres

               puede valer.

LEONARDO:                   ¿Y cuál es?

SANCHO:        Una mujer que no pide.

JUAN:             Si es de Madrid la mujer.

SANCHO:        Es segunda maravilla

               un caballero en Sevilla

               sin ramo de mercader.

                  La tercera es justamente

               un calvo alegre de sello,

               y que no arrastre el cabello

               desde el cogote a la frente.

                  La cuarta, una doncellita

               que no casarse desea.

               La quinta, una mujer fea

               que los años no se quita.

                  Por sexta quiero contar

               un bien contento soldado;

               y por séptima, un casado

               que le pese de enviudar.

                  La octava es un mercader

               sin achaques de logrero;

               un oficial de barbero

               sin guitarra en que tañer;

                  una dama que se alegra

               con agua pura la faz;

               un marido mozo en paz

               con cuñados y con suegra;

                  sin un San Pedro y San Pablo

               la iglesia de alguna aldea,

               y un tahur que no desea

               tal vez que le lleve el diablo.

JUAN:             Basta, que el número crece.

LEONARDO:      Si veras hemos de hablar,

               una quiero yo contar

               que las demás obscurece.

JUAN:             Ya mucho en sabella gano,

               pues vos así la alabáis.

LEONARDO:      Pues es, porque la sepáis,

               el desagüe mexicano.

SANCHO:           Hable cristiano, señor.

LEONARDO:      México, la celebrada

               cabeza del indio mundo,

               que se nombra Nueva España,

               tiene su asiento en un valle

               toda de montes cercada,

               que a tan insigne ciudad

               sirven de altivas murallas.

               Todas las fuentes y ríos

               que de aquestos montes manan,

               mueren en una laguna

               que la cerca y baña.

               Creció este pequeño mar

               el año que se contaba

               mil y seiscientos y cinco,

               hasta entrarse por las casas;

               o fuese que el natural

               desaguadero, que traga

               las corrientes que recibe

               esta laguna, se harta;

               o fuese que fueron tales

               las crecientes de las aguas,

               que para poder beberlas

               no era capaz su garganta.

               En aquel siglo dorado

                -- dorado, pues gobernaba

               el gran marqués de Salinas,

               de Velasco heroica rama,

               símbolo de la prudencia,

               puesto que por tener tanta,

               después de tres virreinatos

               vino a presidir a España --  

               trató este nuevo Licurgo,

               gran padre de aquella patria,

               de dar paso a estas crecientes

               que rüina amenazaban;

               y después de mil consultas

               de gente docta y ancïana,

               cosmógrafos y alarifes,

               de mil medidas y trazas,

               resuelve el sabio virrey

               que por la parte más baja

               se en un monte una mina

               de tres leguas de distancia,

               con que por el centro de él

               hasta la otra parte vayan

               las aguas de la laguna

               a dar a un río arrogancia.

               Todo es uno el resolver

               y empezar la heroica hazaña.

               Mil y quinientos peones

               continuamente trabajan.

               En poco más de tres años

               concluyeron la jornada

               de las tres leguas de mina,

               que la laguna desagua.

               Después, porque la corriente

               humedeciendo cavaba

               el monte, que el acueducto

               cegar al fin amenaza,

               de cantería inmortal

               de parte a parte se labra,

               que da eterna paz al reino

               y a su autor eterna fama.

JUAN:          Tan insigne maravilla

               muy justamente se alaba

               por la primera del mundo.

SANCHO:        ¿Que la bellaca del agua

               quiso alzarse con la tierra?

               Pues el vino, ¿dónde estaba?

LEONARDO:      Trazando cómo a su costa

               se efetuase esta hazaña;

               que dos reales impuestos

               en cada azumbre de él, daban

               cada año cien mil ducados,

               que en el desagüe se gastan.

SANCHO:        Mienten todos los gallinas,

               los bellacos y bellacas

               que osaren decir que el vino

               debe dar tributo al agua.

               ¿Hacer al vino pechero

               para que a su costa se hagan

               al agua, de cantería

               caminos por donde salga?

               ¿A una infame parricida

               que quiso anegar su patria?

               ¿Que no la pueden sufrir

               los montes en sus entrañas?

               ¿Que anda, como la culebra,

               toda la vida arrastrada?

               ¿Que con el pecho por tierra

               besa los pies a las parras?

               ¿Que, como el diablo, del cielo

               huyendo, a la tierra baja,

               el invierno tiritando

               y el verano abuchornada?

               ¿La que es tan vil, que se vende

               por dos cuartos una carga,

               en que pluguiera a los cielos

               que el vino la remedara?

               ¿La que ha quitado más vidas,

               más haciendas...?

JUAN:                          Sancho, basta.

SANCHO:        ¿Qué males ha hecho el vino?

               ¿Quién en Indias ni en España

               ha recibido mal de él,

               que de esa suerte le tratan?

JUAN:          Sancho, no tienes razón,

               que antes su nombre levantan

               con decir que hizo a su costa

               desterrar a su contraria.

               Un gran príncipe, ¿no suele

               hacerle cortar la cara,

               dar de palos, desterrar

               a su costa a quien le enfada?

               Pues en esto, di, ¿quién pierde?

               Quien lleva la cuchillada

               o los palos o el destierro;

               que quien lo pagó, antes gana,

               pues quedando vitorioso,

               compra el gusto y la venganza.

SANCHO:        ¡Bien hayas tú, pues en ti

               tan buen abogado halla

               el santísimo licor!

JUAN:          ¿Piensas, bufón, que me agrada

               que digas de él, tanto bien?

SANCHO:        Otros tienen dos mil faltas,

               y yo tengo ésta no más.

JUAN:          ¿Y el amor?

SANCHO:                    Si amor es tacha,

               no hay quien valga por testigo.

JUAN:          Aquesto, del juego, ¿es nada?

SANCHO:        ¿Qué ha de hacer un hombre honrado

               mientras a su amo aguarda?

               ¿No es peor ponerse en corro

               con la cuadrílla lacaya

               a no dejar honra en pie

               de sus amos ni sus amas?

JUAN:.         Por asegurar la mía,

               quiero agora que te vayas;

               que hablar queremos a solas.

NCHO:          ¿De mí no haces confïanza?

JUAN:          Parecidome has lacayo

               de comedia, pues extrañas

               que yo no te comunique

               los secretos de importancia.

               Al lacayo que más sabe

               basta escucharle sus gracias,

               si pueden serlo aprendidas

               entre el mandil y almohaza.

SANCHO:        Almoházame más quedo,

               si pudieres.

JUAN:                       Vete, acaba.

SANCHO:        Iránse; que no son bestias,

               puesto que con bestias tratan.

 

Vase SANCHO

 

 

LEONARDO:      Ya estamos solos.  Decid,

               don Juan amigo, la causa

               de habernos quedado así.

JUAN:          ¡Ay, amigo de mi alma!

               ¿Tenéis amor?

LEONARDO:                     ¡Pese a tal!

               ¿De ahí comienza la maraña?

               Amor y mala ventura

               en todas partes se hallan;

               mas yo agora vivo libre,

               de que doy a Dios mil gracias.

               Vos sabéis que Julia un tiempo

               en prisión tuvoalma;

               mas dio su inmortal desdén

               muerte a mi amor y esperanza.

JUAN:          Con eso puedo seguro

               comunicaros mis ansias;

               que de vuestra libertad

               nace el fin de mi desgracia.

LEONARDO:      ¿Cómo?

JUAN:                ¿Atrevéisos por mí

               a partir una jornada?

LEONARDO:      Ya mi amistad ofendéis.

JUAN:          Es larga.

LEONARDO:                Aunque sea tan larga

               que al antípoda visite,

               Libia ardiente o Scitia helada.

JUAN:          Es hasta el Pirú.

LEONARDO:                        Es un paso;

               pero, porque alegre vaya,

               ¿voy con vos, don Juan?

JUAN:                                  Sin mí.

LEONARDO:      El no veros me acobarda,

               mas anímame el serviros.

               Dadme los brazos.

JUAN:                            Y el alma.

LEONARDO:      Quedaos a Dios.

JUAN:                         ¿Dónde vais?

LEONARDO:      ¿Mandáis que al Pirú me parta,

               y preguntáis dónde voy?

               A embarcarme parto.

JUAN:                              Basta.

LEONARDO:      El amigo verdadero

               asi obedece.

JUAN:                       No estaba

               dudoso de esta fineza;

               pero, ¿sin saber la causa

               y el fin os vais a embarcar?

LEONARDO:      El de daros gusto basta.

               ¿Qué tengo más que saber,

               si me mandáis que me vaya?

               Que de resistir da indicios

               quien examina las causas.

               Pensé que era vuestro gusto

               sólo que yo me ausentara

               y hasta el Pirú no parase,

               y a ejecutarlo empezaba.

JUAN:          Dios os guarde.  Mas misterio

               tiene jornada tan larga;

               que no apartara de mí

               un amigo tan del alma,

               si de otro fïar pudiera

               lo que hoy mi pecho os encarga.

LEONARDO:      Dadme pues esa instrucción.

JUAN:          Si me dais paciencia...

LEONARDO:                           Vaya.

 

JUAN:             Ya sabéis que cortó el alfanje fiero

               de la parca la vida de mi tío.

               Dejó una hija, vida por quien muero.

                  Mi padre, duro ya padrastro mío,

               quedó por curador de su sobrina,

               si no es el darlo a un ángel desvarío.

                  Trájola a nuestra casa; que imagina

               guardarla más así. ¡Necio quien guarda

               la pólvora, y al fuego la avecina!

                  Como al ser muy hermosa y muy gallarda

               el trato se llegó, de Amor el fuego

               en abrasar mi pecho poco tarda.

                  Vime abrasado apenas, cuando luego,

               por no perder las mañas de tirano,

               conmigo usó las suyas el dios ciego;

                  que por esto un filósofo, no en vano,

               pintaba al niño rey, de rosas llena

               una, y llena de espinas otra mano.

                  Que mi enemigo padre -- ¡dura pena! --

               que en estos galeones parta a Lima

               a cobrar cierta herencia me condena.

                  0 entiende los amores de mi prima,

               y por emparentar con otra gente,

               para mi esposa el viejo no la estima,

                  o la codicia vil, que más ardiente

               reina en la sangre de la edad más fría,

               le ha obligado a mandarme que me ausente.

                  Vime con esto tal, que el alma mía...

               Tal, que la vida... Tal...Sólo quien sabe

               de amor, podrá saber cuál me vería.

                  Mas pintan al Amor con alas de ave,

               por la velocidad del pensamiento

               del que ha vencido su furor süave.

                  Mil engaños fabrico en un momento;

               y al fin uno resuelve que la fama

               quite al griego Sinón, y a mí el tormento.

                  Viviré con mi padre y con mi dama,

               sin ser del uno u otro conocido;

               que se atreve a emprender tanto quien ama.

                  Tengo en Madrid un primo, que ha venido

               poco ha de Flandes, tras de ausencia larga;

               don Diego de Luján es su apellido.

                  Pues a éste escribo de mi vida amarga

               el estado.  Él, no deudo, sino amigo,

               de mi remedio hasta morir se encarga.

                  Vuélvole yo a escribir, y al fin le digo

               el engaño que trazo, con que entiendo

               ejecutar esta intención que sigo.

                  Y porque la sepáis, es que fingiendo

               mi primo y yo que somos parecidos,

               esta opinión con cartas extendiendo,

                  ordené que mi primo con fingidos

               deseos de ver esta semejanza,

               de la fama que echamos procedidos,

                  escribiese a mi padre que si alcanza

               lugar, a verme se vendrá a Sevilla,

               antes que yo de aquí haga mudanza;

                  que a cuantos nos conocen, maravilla

               que diferencia no hay de mi sujeto

               al suyo, que hombre pueda distinguilla.

                  A éste ayudó otro engaño bien discreto.

               Por suyo le envió un retrato mío

               que a don Diego envié para este efeto.

                  Yo lo mismo a su padre, que es mi tío,

               le escribo; y en lugar de mi retrato

               el de don Diego con la carta envío.

                  Con esto, yo en mi casa alegre trato

               mi jornada y dispongo mi partida;

               que importa en engañar este recato.

                  Mi ropa está ya toda apercebida,

               fletado en galeón matalotaje,

               yo os juro tal, que a navegar convida.

                  Partiremos los dos a este viaje;

               despediréme, en Cádiz embarcado,

               de Sancho, mis amigos y linaje;

                  entregaráse al viento el leño alado;

               veránme en él partir; con que del todo

               nadie podrá creer que me he quedado;

                  y después, con un barco, tendré modo

               que salga al mar por mí; con el dinero

               dos mil dificultades acomodo.

                  Volveré aquí secreto, donde espero

               dentro de un mes mi primo, que con plaza

               de crïado será mi compañero,

                  y con su nombre iré donde me abraza

               mi padre por don Diego, y mi querida,

               sin saber que soy yo, mi cuello enlaza.

                  Vos, mi Leonardo, amparo de mi vida,

               a Lima iréis, tomando el nombre mío,

               pues no es vuestra persona conocida.

                  Llevaréis mis papeles. Ya me río

               de veros hecho yo; mas vos, hermano,

               yo sois por la amistad, no es desvarío.

                  Cobraréis esta herencia; y porque vano

               no nos salga el intento, daros oso

               en blanco muchas firmas de mi mano

                  para que así a mi padre sospechoso

               vuestras cartas le quiten la sospecha

               que darle yo de mí será forzoso.

                  Yo en tanto, sí el dios ciego no desecha

               un corazón en quien intentos tales

               pudo engendrar su venenosa flecha,

               conquistaré la causa de mis males.

LEONARDO:         ¿De manera que has fingido

               para quedarte, don Juan,

               que a don Diego de Luján,

               tu primo, eres parecido,

                  y don Diego le envió

               a tu padre tu retrato

               por suyo?

JUAN:                    Y el mismo trato

               usé con su padre yo,

                  que le he envïado por mío

               el retrato de don Diego,

               su hijo y mi primo.

LEONARDO:                          ¿Luego

               no te conoce tu tío?

JUAN:             Nunca mi tío me vio,

               ni mi padre vio a mi primo.

LEONARDO:      Vuestro raro ingenio estimo

               por el mejor que nació.

                  Mas décidme, ¿con qué intento

               a vuestra prima engañáis,

               y no le comunicáis

               este sutil pensamiento?

JUAN:             Aunque con firmeza extraña

               me muestra mi prima amor,

               tengo indicios y temor

               de que me miente y engaña;

                  y así, quiero, convertido

               en don Diego, pretendella,

               y ver si el amor en ella

               es verdadero o fingido.

LEONARDO:         Para eso, ¿no era mejor

               echarle otro pretendiente?

JUAN:          No es ese medio prudente;

               que puede cobrarle amor,

                  y el probarla de ese modo

               es perderla; mas así

               si me trueca a mí por mí,

               en casa se queda todo.

                  Que si da, habiendo creído

               que soy don Diego, en quererme,

               sabré que puede ofenderme

               sin saber que me ha ofendido.

LEONARDO:         Pues decidme ¿para qué

               queréis a don Diego al lado?

JUAN:          Para que más engañado

               mi padre y el suyo esté;

                  que así el enredo que he hecho

               tendrá más fuerza, y en él

               tendré un amigo fïel

               con quien descanse mi pecho.

LEONARDO:         Decís muy bien.

JUAN:                              Cien doblones

               en letra le remití

               para el gasto.

LEONARDO:                     Siempre así

               lográis vuestras intenciones.

JUAN:             Si soy rico, ¿he de perder

               por escaso mi remedio?

               Es un poderoso medio

               ser liberal, de vencer.

LEONARDO:         Vitoria tan merecida

               no es dudosa.

JUAN:                       Yo la espero

               con vuestra ayuda.

LEONARDO:                         Yo quiero

               apercebir mi partida.

JUAN:             Dos mil escudos os doy

               para la costa.

LEONARDO:                     No es eso

               tratarme bien.

JUAN:                         Yo os confieso

               que atrevido y corto soy;

                  mas para Lima me da

               mi padre crédito abierto.

               Ése llevaréis, que es cierto,

               con que estéis a gusto allá

                  lo que dure la cobranza.

LEONARDO:      Voy corrido y obligado.

JUAN:          La vida es poco haber dado

               a quien la da a mi esperanza.

 

Vase LEONARDO

 

 

JUAN:             Aumento de la próspera fortuna

               y alivio en la infeliz, maestra llave

               que con un natural secreto sabe

               dos voluntades encerrar en una;

                  del humano gobierno la coluna,

               ancla segura de la incierta nave

               de la vida mortal, fuero süave

               que en paz mantiene cuanto ve la luna,

                  es la santa amistad, virtud divina

               que no dilata el premio de tenella,

               pues ella misma es de sí misma el fruto.

                  A quien naturaleza tanto inclina,

               que al hombre que vivir sabe sin ella,

               sabe avisar el animal más bruto.

 

Sale SANCHO

 

 

SANCHO:           ¿Acabó el secreto ya?

JUAN:          ¿Quién os mete en eso a vos?

SANCHO:        (Extraño está, vive Dios,       Aparte

               después que al Pirú se va.

                  Después que se parte a Lima

               está de tal condición,

               que ni le hallo sazón

               con azúcar ni con lima.)

                  ¿De Sancho no fía ya?

JUAN:          Sancho amigo, no convino.

SANCHO:        ¿Sancho amigo y no con-vino?

               Pues sin vino, ¿qué será?

JUAN:             ¿Vuelves a dar en tu tema?

SANCHO:        Y tú en la tuya darás,

               pues que con tu prima estás

JUAN:          Con el fuego que me quema.

                  Mas leyendo viene, ¡cielos!

               ¿Si es billete?

 

Sale doña ANA, leyendo una carta, sin ver a

don JUAN y SANCHO

 

 

SANCHO:                       (Ap. Rayos echa.    Aparte

               La centella de sospecha

               dio en el polvorín de celos.)

 

Don JUAN habla aparte a SANCHO

 

 

JUAN:             Matalla o matarme es poco.

SANCHO:        Ya escampa. Dime, señor,

               ¿cuál te parece peor

               emborracharse, o ser loco?

JUAN:             ¡El diablo, picaro!...

 

Dale

 

 

SANCHO:                                 ¡Ay, Dios,

               que me ha derribado un diente!

 

Don JUAN quita el papel a doña ANA

 

 

JUAN:          ¡Suelta, falsa!

ANA:                           ¡Primo, tente!

               ¿Siempre hemos de andar los dos,

                  sin ocasión, en cuestiones?

               No obligas con ese trato.

SANCHO:        (Enamora como gato                 Aparte

               a gritos y mordiscones.

                  Yo le conocí más tierno;

               mas después que al Pirú va,

               tan desesperado está,

               que pienso que va al infierno.

 

Lee don JUAN la carta

 

 

ANA:              De tu primo el de la corte

               es una carta.

JUAN:                         Yo estimo

               que te conozca mi primo,

               y que escribirte le importe.

ANA:              Necio, mira el sobreescrito.

               ¿Dice a tu padre?

JUAN:                             dice.

ANA:           ¡Gracias a Dios, que no hice

               en leerla algún delito!

                  Don Juan, para sospechar,

               cualquier indicio disculpa;

               pero sábete que es culpa

               reñir sin averiguar.

JUAN:             ¿Qué tienes tú que leer

               lo que el otro escribe aquí?

ANA:           Sobre un bufete la vi;

               está abierta, y soy mujer.

                  ¿También me riñes por eso?

JUAN:          Su estilo, ¿te ha enamorado?

ANA:           Por cierto que estás pesado,

               don Juan, o falto de seso.

JUAN:             Que ha de vacar, te parece,

               mi plaza en tu amor partiendo,

               y papeles andas viendo

               para ver quién la merece.

ANA:              ¿Y bastaráme a obligar

               ver una carta?

JUAN:                         Doña Ana,

               con ocasión más liviana

               suele una mujer amar.

SANCHO:           A ese propósito quiero,

               por si puedo apaciguaros,

               de mi mocedad contaros

               un suceso verdadero.

                  Yo, mis señores, tenía

               un Juan Lobo por amigo.

               Llevélo una vez conmigo

               a ver cierta moza mía.

                  El tomó aparte lugar,

               mientras yo hablaba a mi amor

               lo que el discreto lector

               podrá allá considerar.

                  Mi moza al Lobo le echaba

               los ojos de cuando en cuando,

               la paciencia ponderando

               con que aguardándome estaba.

                  Y al fin de él se enamoró;

               y la causa fue, en efeto,

               sólo que él se estaba quieto

               mientras no lo estaba yo.

JUAN:             Sancho, por un leve indicio

               condenan al desdichado.

ANA:           Siempre, don Juan, te has quejado

               en tu fortuna, de vicio.

                  Confiésote que leí

               la carta con gusto, primo,

               y aun más, que a su dueño estimo

               porque se parece a ti;

                  que dice que es tan extraña

               la semejanza que Dios

               quiso poner en los dos,

               que a tus amigos engaña,

                  y le hablan todos por ti.

JUAN:          (Mi intención va obrando ya.)     Aparte

               Es mi primo.  No será

               mucho parecerme así.

SANCHO:           Ser dos hombres parecidos

               no es suceso más extraño

               que salir de un mismo paño

               semejantes dos vestidos.

JUAN:             Pero si alguno mirara

               a don Diego en mi presencia,

               no dudo que diferencia

               grande entre los dos hallara.

                  Y ya que el cielo de ti

               ha ordenado que me aparte,

               huelgo, mi bien, de dejarte

               este retrato de mí.

                  Él me escribe que vendrá

               a verme cuan presto pueda.

               Ya la armada nos lo veda,

               que para salir está.

                  A mi padre le he pedido,

               si algo en él mi ruego vale,

               que lo aposente y regale

               por serme tan parecido.

                  Lo mismo contigo intento,

               que si en memoria de mí

               le regalas, irá en ti

               siempre mi amor en aumento.

                  Esto se entiende con tal

               que lleves tiento y recato.

               No venga a echar el retrato

               de casa al original.

                  Porque de don Diego el fuego

               nunca en ti halle lugar,

               siempre a don Juan has de hablar,

               aunque te hable don Diego.

                  Y así, mientras no te veo,

               engañarán tus enojos

               con el retrato los ojos,

               con la esperanza el deseo.

ANA:              ¡Ay, Dios! ¿Quién tendrá paciencia,

               mi don Juan, para escuchar

               sin deshacerse en llorar,

               estos preceptos de ausencia?

JUAN:             ¿Lloras?

ANA:                      Pregunta si vivo

               cuando te ausentas.

JUAN:                              Confieso

               que no esperé tal exceso

               de tu corazón esquivo.

                  No llores, si no procura

               tu llanto, señora, así

               que alegre parta de tí,

               pues pruebo así mi ventura.

                  Cesen de llorar las perlas

               en ese campo de rosa.

               Advierte que, de invidiosa

               la aurora para cogerlas,

                  más presto amanecerá

               y dará priesa a los días,

               con que de mis alegrías

               el fin se anticipará.

                  No todo ahora lo llores;

               deja qué llorar después.

               No adelanten, pues me ves,

               el tormento los temores

                  Reserva para la ausencia

               algo de tanto dolor,

               porque suele un gran sudor

               ser el fin de la dolencia.

ANA:              ¡Plega a Dios, dueño querido,

               si en tu ausencia tengo vida,

               que viva yo aborrecida

               de un adorado marido!

                  ¡Plega a Dios!...

SANCHO:                            Basta de plegas,

               que viene, señor, el viejo.

JUAN:          Al tiempo la prueba dejo

               de esas finezas que alegas.

 

Vanse doña ANA y don JUAN

 

 

 

SANCHO:           ¡Plega a Dios!...¡Ah, enamorados!

               Cuando empiezan a plegar,

               plegarias pueden prestar

               al día de los finados.

 

Sale INÉS

 

 

INÉS:             ¿Qué es de don Juan?

SANCHO:                                 ¡Buena es ésa!      

               Inés, más cuerdo me pinta.

               ¿Para qué buscas la pinta,

               si se va todo en la presa?

INÉS:             ¿Quién es la pinta?

SANCHO:                               Don Juan.

INÉS:          ¿Y la presa?

SANCHO:                       Yo lo soy,

               pues siempre delante voy.

               Mas dime.  ¿En qué estado están

                  las penas de que me ausento?

INÉS:          ¿Te ausentas?

SANCHO:                      ¡Bueno, a fe mía!

               ¿Olvidado se te había?

               Señal de gran sentimiento.

INÉS:             ¿Al fin te vas al Pirú?

SANCHO:        (Aquí es Troya.)                  Aparte

                               Cierto es ya.

INÉS:          ¿Qué me has de enviar de allá?

SANCHO:        Enviaréte a Bercebú.

                  ¡Ved con qué llanto recibe

               las nuevas tristes de ausencia!

               ¡Notad cómo de paciencia,

               para sufrir se apercibe!

                  Tal es ya la tiranía

               de aqueste género infame,

               que el eco de vengo es "dame,"

               y el eco de voyme "envía."

                  ¿No hay al vengo un bien venido?

               ¿No hay al voyme un vuelve presto?

               Pinten a amor, según esto,

               salteador descomedido.

                  ¿Apenas vi la mujer,

               cuando se lo he de pagar?

               0 no tengo de jugar,

               o en viéndola he de perder.

                  ¿Cómo en viéndola? Y aun antes.

               Allegáos a una tapada,

               y antes de mostraros nada,

               pedirá cintas y guantes.

                  "¿Qué me has de enviar?" ¡Qué bien!

               El amor más firme cae.

               ¡Aun no me dijera trae,

               que es un disfrazado ven!

                  "Envía" es "quédate allá."

               ¡Mal haya el necio que fía

               en ellas, quien les envía,

               quien les trae, y quien les da!

 

                  ¡Oh, terribles agravios,

               atar la bolsa y desatar los labios!

 

Vase SANCHO

 

 

lNÉS:          Aguarda, Sancho, detente,

               atiende a mi triste llanto.

               Ya lloro, ya no te pido,

               si con pedir te he enojado.

               Como a las Indias te partes,

               quise pasar este trago

               con tratar de las riquezas

               que esperaba de tus manos.

               Oh, terribles agravios!"

 

                  Mas, ¡oh, mayor simpleza!

               ¡Atas la bolsa y pídesme firmeza.

 

Vase INÉS.  Salen LEONARDO y GUILLÉN

 

 

GUILLÉN:          Leonardo, aguardad aquí;

               avisaré a mí señora.

 

Vase GUILLÉN

 

 

LEONARDO:      ¿Que Julia me llame agora?

               Yo vengo fuera de mí.

                  Cuando no la vi en mil días

               huyendo su resistencia,

               y están con la larga ausencia

               las cenizas de amor frías,

                  ¿de llamarme se ha acordado?

               Cuando estoy tan de partida,

               ¿quiere por la despedida

               resucitar mi cuidado?

                  Mas no es de amor el llamarme

               que tan dichoso no soy.

               Sabrá que a las Indias voy,

               y algo querrá encomendarme.

                  Mas ella viene, el rüido

               de sus pasos me ha turbado,

               la sangre toda se ha helado,

               y el corazón encendido.

                  ¡Cuan tarde la fuerza pasa

               de amor que fue verdadero,

               pues con el soplo primero

               se descubre tanta brasa!

 

Sale JULIA

 

 

JULIA:            Señor Leonardo, ¿era ya

               tiempo de vernos los dos?

LEONARDO:      Eso preguntadlo a vos.

JULIA:         Por mí respondido está,

                  pues a llamar os envío.

LEONARDO:      Y por mí también pues muestro,

               viniendo al mandado vuestro,

               que eso está en vuestro albedrío.

JULIA:            Dicen que a las Indias vais.

LEONARDO:      Si no me mandáis quedar.

JULIA:         Si mandarlo ha de bastar,

               yo os mando que no os partáis.

                  El estilo perdonad;

               que lo hice por cogeros

               la palabra.

LEONARDO:                A no entenderos,

               nueva especie de crueldad,

                  con mascara de favor,

               queréis en mí ejecutar.

JULIA:         ¿Cómo?

LEONARDO:              Mandarme quedar

               después de tanto rigor,

                  es sólo -- hablemos verdades,

               pues para partir estoy --  

               porque os falta, sí me voy,

               materia a vuestras crueldades.

                  Mas no, Julia.  Ya arrojé

               del cuello una vez el yugo,

               ya libre la ropa enjugo

               que del mar de Amor saqué.

                  Ya no más comprar enojos

               a costa de merecer;

               no más la vida exponer

               a vuestros leves antojos.

                  Hüistes cuando os seguía;

               cuando huyo me seguís.

               Esto que agora sentís,

               sentí yo, Julia, algún día.

                  Mas hoy, por mayor vitoria,

               quiero hurtar con esta ausencia

               el cuerpo a vuestra inclemencia

               y el alma a vuestra memoria.

JULIA:            ¡A fe que reñís con brío!

               Ya os imagináis vengado.

               ¡Necio vos, que habéis echado

               toda la fuerza en vacío!

                  ¿Quién os dijo que el pediros,

               Leonardo, que no os partáis,

               es porque pena me dais,

               porque os amo, con partiros?

                  Mi prima doña Leonor,

               que ha dado en guereros bien,

               me pidió, por ser yo a quien

               vos tuvístes tanto amor

                   -- si fue verdad el tenerlo --  

               que os pidiese que os quedéis;

               que por mí, merced me haréis

               mucho mayor en no hacerlo.

LEONARDO:         Basta ya, que es desvarío

               anticipar el desdén;

               y no amándoos yo, también

               dais ese golpe en vacio.

                  Ni penséis que haber errado

               el tiro me da pesar,

               que doy por bien el errar

               a trueco de haber tirado.

                  Pues os mostréintención

               vengado de vos me siento,

               que os ha ofendido el intento,

               cuando no la ejecución.

                  ¡Y ojalá que modo hallara

               para poderme quedar!

               Que sólo a daros pesar,

               vive Dios que me quedara.

JULIA:            Por lo menos aprobáis

               mi rigor; que mal hiciera

               si a un villano amor tuviera;

               que lo sois, pues os vengáis.

LEONARDO:         No atribuyáis a venganza

               no haberos obedecido,

               que sabe Dios que ha nacido

               sólo de desconfïanza.

                  Pensé que el verme hüir

               despertaba vuestro amor

               y temí vuestro rigor

               en volviéndoos a seguir;

                  que si no, ¿qué mayor gloria,

               qué más Indias puedo hallar,

               tras tanto amor, que alcanzar

               de vuestro desdén vitoria?

                  Que no tan fácil afloja

               al arco la cuerda Amor.

JULIA:         Ya me parece, señor,

               que vais volviendo la hoja.

LEONARDO:         Negar lo que os he querido

               es negar olas al mar.

JULIA:         Leonardo, ¿qué más negar

               que negarme lo que os pido?

LEONARDO:         No fue negar, fue temer

               vuestro inhumano rigor.

JULIA:         ¿No hay mudanzas en amor,

               Leonardo? ¿No soy mujer?

LEONARDO:         A esperar mudanzas yo,

               ¿qué no hiciera, Julia mía?

JULIA:         Pues haz lo que digo, y fía

               que ya el desdén se acabó.

LEONARDO:         ¿Qué dices?

JULIA:                        Lo que has oído.

               La palabra te cogí.

               Ésta me coge tú a mí.

LEONARDO:      ¡Ah, crüel! ¿Qué te ha movido

                  a fingir esta mudanza?

JULIA:         Si no te he dicho verdad,

               no halle mi amor piedad

               ni mi deseo esperanza.

LEONARDO:         Cuando fue razón, señora,

               nunca te pude ablandar;

               y sin ella, ¿he de pensar

               que te has ablandado agora?

JULIA:            ¡Ah, Leonardo! Poco entiendes

               de condición de mujer.

               ¿No es harta razón saber

               que ausentárteme pretendes?

                  Cuando preso te tenia,

               dormía el alcaide Amor;

               mas fue su despertador

               el saber que el preso huía.

                  No qué mudanza en mí

               hizo esta nueva en un punto,

               que con ella todo junto

               arderme y helarme vi.

                  Como ceniza escondió

               mi fuego la confïanza,

               y fue un soplo tu mudanza

               que la brasa descubrió.

                  No me castigues agora

               porque mi amor te he negado,

               que yo también he ignorado

               lo que mi pecho te adora.

                  Tu misma ausencia me muestra

               que me es tu presencia grata.

               ¡Triste yo, que a quien me mata,

               vengo a tener por maestra!

                  No malogres tu esperanza

               por castigar mi rigor;

               que si muere el vengador,

               es locura la venganza.

                  ¿Callas? ¿Qué puedo esperar?

               En gran peligro estoy puesta,

               porque dudar la respuesta

               es especie de negar.

                  Habla ya.  ¿Qué te suspendes?

LEONARDO:      ¡Ay, mi Julia!

JULIA:                        ¿Qué te aflige?

               Si no crees lo que dije,

               con las obras...

LEONARDO:                     No me entiendes.

JULIA:            Habla, pues.

LEONARDO:                      Amor crüel

               siempre da el placer penado

               A don Juan de Castro he dado

               la palabra de ir con él

                  al Pirú, y la he de cumplir,

               aunque me cueste la vida,

               que ya la juzgo perdida,

               pues de ti me he de partir.

JULIA:            Soltará don Juan, si puedo,

               la palabra a ruego mío.

LEONARDO:      No intentes tal desvarío

               que pensará que es enredo

                  y que he mudado intención.

 

Sale don JUAN

 

 

JUAN:          Como ya os queréis partir,

               habréis venido a pedir

               a Julia su bendición.

JULIA:            Y vos que me le lleváis,

               por mi maldición vendréis.

JUAN:          Con Leonardo os quedaréis,

               Julia, si de ello gustáis.

JULIA:            gusto.

JUAN:                      Aquesa ley sigo.

LEONARDO:      Julia, advierte que me ofendo.

               Don Juan, mirad que no entiendo

               que me tenéis por amigo.

JUAN:             Muere mi comodidad

               donde la vuestra comienza.

LEONARDO:      No quiera Dios que en mí venza

               el amor a la amistad.

JUAN:             Si la amistad os incita

               a atropellar vuestro bien,

               a mí la misma también

               hace que no lo permita;

                  y estando en esta igualdad,

               vuestro amor ha de vencer.

LEONARDO:      Lo que he dicho pienso hacer.

               Yo la necesidad

                  que de mí, don Juan, tenéis.

JUAN:          Podré, Leonardo, buscar

               quien vaya en vuestro lugar.

LEONARDO:      Es tarde, no lo hallaréis.

JULIA:            Ya, Pues don Juan te la suelta,

               no alegues obligación,

               ni niegues que tu intención

               está a vengarse resuelta.

                  Véngate.  Véte, enemigo;

               que yo...

LEONARDO:              Oye, Julia, querida,

               si no dejo en ti la vida,

               trágueme el mar por castigo.

                  Si no...

JULIA:                   Juramentos deja;

               las obras, Leonardo, creo.

LEONARDO:      Satisfacerte deseo.

JUAN:          Julia con razón se queja.

LEONARDO:         Vos me apretáis sin razón

               a no acudir a lo justo...

JUAN:          Lo justo es de Julia el gusto.

LEONARDO:      Lo justo es mi obligación.

JULIA:            Don Juan la suelta.

LEONARDO:                             Es así;

               mas en este lance estrecho,

               lo que él por cortés ha hecho,

               no me desobliga a mí.

JULIA:            ¡Falso!

 

Sale GUILLÉN

 

 

GUILLÉN:                Señora, tu hermano.

JULIA:         Don Juan, para vos apelo.

JUAN:          No os pudiera dar el cielo

               jüez más de vuestra mano.

 

Salen CELIO y GERARDO

 

 

CELIO:            ¡Señores! ¿En esta casa?

JUAN:          A despedirnos de vos

               hemos venido los dos.

JULIA:         Don Juan, que a las Indias pasa,

                  viene a despedirse, y da

               muestra de su noble pecho.

CELIO:         Pues, ¿y Leonardo?

JULIA:                            Sospecho

               que hasta Cádiz con él va.

LEONARDO:         Y desde Cádiz a Lima.

JULIA:         Ah, falso!)                       Aparte

CELIO:                       El viaje sea

               con la dicha que os desea

               el que como yo os estima.

JUAN:             Para serviros. De vos

               me alcance nueva dichosa,

               Julia, de que sois esposa

               de quien os merezca.

JULIA:                             Adiós.

LEONARDO:         Adiós, Celio.

CELIO:                          Adiós, Leonardo.

LEONARDO:      Julia, quiera Dios que os vea

               como mi pecho desea.

JULIA:         Dios os guarde.

GERARDO:                      (En celos ardo.)    Aparte

JULIA:            Quitadme la vida, cielos!)     Aparte

 

Hablan aparte GERARDO y JULIA

 

 

GERARDO:       Óyeme, Julia traidora.

JULIA:         (Esto me faltaba agora.)           Aparte

               ¡Suelta!

GERARDO:              ¡Escucha!

JULIA:                         ¡Oh, rabia!

 

Vase JULIA

 

 

GERARDO:                                 ¡Oh, celos!

 

Vanse CELIA, GERARDO y GUILLÉN

 

 

JUAN:             Solos estamos.  Ya puede

               declararse vuestro intento.

LEONARDO:      Quien ama porque me ausento,

               no amará cuando me quede.

JUAN:             ¿Estimáisla?

LEONARDO:                     El alma mía

               vuelve a adorar su belleza.

JUAN:          Quedaos a gozarla.

LEONARDO:                        ¿Empieza

               otra vez vuestra porfía?

                  Yo he de partir, vive Dios,

               que quiero probar así

               su firmeza para mí

               y mi amistad para vos.

 

FIN DEL PRIMER ACTO

ACTO SEGUNDO

 

Salen don RODRIGO, doña ANA e INÉS.

SANCHO, de camino

 

SANCHO:           Mi señor y yo y Leonardo,

               que partimos de aquí el lunes,  

               a Cádiz llegamos jueves

               cuando el sol sus rayos cubre.

               Hospedónos don Fernando,

               ramo de tu sangre ilustre,

               que en regalos y larguezas

               con sus esperanzas cumple.

               Sábado, cuando del alba

               las negras reliquias huyen,

               y en el oriente se bordan

               de rubí y oro las cumbres, 

               da fuego la capitana

               a una pieza, cuya lumbre

               sale entre el humo y centellas

               como entre rayos y nubes.

               ¡Leva! Respondieron todos;

               todos a embarcarse acuden;

               y la arenosa ribera

               de gente al punto se cubre.

               Allí acudimos también,

               cada cual saltando sube 

               en los caballos marinos

               que el mar con remos discurren.

               Llegamos al galeón;

               los ojos y oídos puse

               en faenas y zalomas

               que a los bisoños confunden.

               Hablando con mi señor

               hasta las diez me detuve,

               encargándome las cosas

               que de su edad se presumen;

               cuando otra pieza de leva

               me obliga a que desocupe,

               despedido de mi dueño,

               la nave, y la tierra busque;

               que la capitana, apenas

               con el trueno el rayo escupe,

               cuando al viento dan las velas

               la ligera pesadumbre. 

               Sobre su popa el heroico

               general don Lope, lustre

               de Diez, Aux y Armendárez,

               la cruz y el pecho descubre;

               aquel a quien juzgan todos

               por sus hechos y costumbres

               digno que en cargos más graves

               nuestro santo rey le ocupe,

               pues tantas veces del mar

               sujetó las inquietudes,

               y ha hecho que flotas llenas

               de plata a España tribute.

               Parte pues la capitana,

               haciendo al sol que se turbe

               con el humo de las piezas,

               los mosquetes y arcabuces.

               Tras ella, la de tu hijo

               al costado restituye

               las anclas, y dando velas,

               rompe los vidrios azules.

               Arrimado al bordo de ella

               mi señor, mirando estuve

               apartarse poco a poco

               de los puertos andaluces.

               Las lágrimas me impedían;

               pero mi lealtad no sufre

               que le deje de mirar.

               Seguíle con lo que pude,

               hasta que con la distancia

               las especies se confunden,

               y cada nave parece

               breve reliquia de nube.

               Volvíme con esto a casa

               y mi partida dispuse,

               y el mismo día salí

               de Cádiz entre dos luces.

               Llegué a dormir a Sanlúcar,

               donde por mi daño supe

               que el lunes corrían toros

               por cierto gusto del duque.

               Quedéme a verlos allí.

               Llegan los toros el lunes;   

               yo, haciendo del forastero,

               por toda la plaza anduve.

               Aojóme alguna diabla,

               pues cuando a esperar me puse

               al primer toro, arremete,

               y antes que el cuerpo le hurte,

               por esta nalga me coge,

               y tal golpe me sacude,

               que con el cuerno me hiere,

               con el topetón me aturde.  

               Halléme detrás, volviendo

               del éxtasis en que estuve,

               con un agujero más

               contra natural costumbre,

               desatacado y sin blanca,

               que los que al remedio acuden,

               primero las faltriqueras

               que las heridas descubren.

               Tres semanas he gastado

               en que la herida me curen

               y así tan tarde, señor,

               las nuevas y cartas truje.

 

Toma las cartas don RODRIGO, y doña ANA llora

 

 

RODRIGO:          Dios lo lleve en salvamento.

 

SANCHO habla aparte con doña ANA

 

 

SANCHO:        Por más que llore tu amor,

               ha llorado mi señor

               por cada lágrima ciento.

ANA:              ¿Qué te dijo?

SANCHO:                         Ya verás...

               Quien va tan enamorado...

               De ti me encargó el cuidado

               siete mil veces y más.

                  Al subir, al apear,

               en el camino, en la venta,

               al comer, al hacer cuenta,

               en el río y en el mar,

                  a la noche, a la mañana,

               al caer, al tropezón

               el amén de la oración

               era, "¡Mira por doña Ana!

                  Por eso te hago quedar,

               Sancho, en España", me dijo.

               Y a la verdad no me aflijo;

               que no estoy bien con el mar.

 

Llora doña ANA, y SANCHO se dirige a INÉS

 

 

                  Mientras lee don Rodrigo

               y mientras llora doña Ana,

               hablemos los dos, tirana.

               Di, ¿en qué estado estoy contigo?

                  ¿Has dado a alguno la fe,

               que en diche se me adelante,

               pues en dos años de amante

               sólo pellizcos llevé?

                  Habla.  No estés descortés,

               ya que esquiva.

INÉS:                         ¿No decías

               que a las Indias te partías?

SANCHO:        ¿Pues que más Indias que Inés?

                  Por mostrarte el disparate

               que era a las Indias partir,

               a un poeta he de pedir

               que tu belleza retrate.

                  Será el cabello el metal rubio,

               y el blanco la frente,

               una perla cada diente,

               y cada labio un coral.

                  Pues, según esto, si ves

               a pie quedo en tu belleza

               cifrada tanta belleza,

               di, ¿que más Indias que Inés?

 

Salen don JUAN, mudado de vestido, y don DIEGO, de camino

 

 

JUAN:             Dame, señor, esos pies.

RODRIGO:       ¿Es don Juan?

ANA:                          ¿Es mi don Juan,

               o don Diego de Luján,

               que su semejanza es?    

JUAN:             Don Juan soy.

SANCHO:                       ¡Cielo sagrado!

               ¿Don Juan? ¿Como puede ser?

               Yo mismo lo vi perder

               de vista en el mar salado.

JUAN:             Y arribar, ¿es maravilla?

RODRIGO:       Si eso hubiera sucedido,

               la nueva hubiera venido

               antes que vos a Sevilla.

JUAN:             Tan destrozado y tan roto

               el galeón, arribamos  

               a Lisboa, que escapamos

               por ser Dios nuestro piloto;

                  y como imposible vi

               volverme a embarcar, tomé

               postas al punto, y llegué

               antes que la nueva aquí.

RODRIGO:          Abrázame. ¡Gloria a Dios,

               que del riesgo te ha librado!

ANA:           Con bien vengáis, primo amado.

JUAN:          ¡Prima mía!

ANA:                      ¿Que sois vos?    

 

SANCHO habla aparte a INÉS

 

 

SANCHO:           En la cara y habla él es;

               mas helo desconocido

               en cuanto tiene vestido,

               y en la barba y todo, Inés;

                  que don Juan no es tan barbado.

               Si es don Diego de Luján

               y se nos finge don Juan,

               presto le verás pescado.

 

A don JUAN

 

 

                  Da los brazos, bien venido,

               a Fileno.

JUAN:                    ¡Mi Fileno!...

SANCHO:        ¿Yo soy Fileno? ¡Oh, qué bueno!

               ¡Vive Dios, que lo he cogido!

                  Soy Armindo.

JUAN:                         Quise yo

               hacerme erradizo, Armindo,

               para picarte.

 

SANCHO:                       ¡Oh, qué lindo!

               ¿Armindo? Otra vez cayó.

                  ¡Voto a mí, que no es don Juan!

DIEGO:         Descubrióse la invención.

JUAN:          Perdonad este picón

               a don Diego de Luján.

RODRIGO:          ¿Qué decís?

JUAN:                         Tuve deseo

               de ver si tan parecido

               como lo han encarecido

               soy a don Juan, y ya veo,

                  pues a su padre he engañado,

               que del todo le parezco.

RODRIGO:       Pues muy poco os agradezco

               el picón, que fue pesado.

                  Mas aun dudo todavía

               si sois don Diego o don Juan.

JUAN:          Estas cartas lo dirán,

 

Dale unas cartas

 

 

               que mi señor os envía.

RODRIGO:          Y en verdad, si no me olvido,

               que el retratillo que acá

               recebí de vos, está

               con ese mismo vestido.

JUAN:             Es verdad.

 

Lee don RODRIGO

 

 

ANA:                         Triste de mi!)      Aparte

SANCHO:        ¡Qué bravo conocimiento!

               En viéndole, en un momento

               dos mil diferencias vi.

 

Habla SANCHO aparte a INÉS

 

 

                  ¿No lo echas de ver, Inés?

               ¿No ves que éste es agobiado

               y es un poco más delgado

               y tiene mayores pies?

                  Ya del engaño me río.

               En mil cosas no conviene.

               Míralo bien; que éste tiene

               una cara de un judío.

                  Pues el crïado ¿no es feo,

               Inés?  Narciso me llamo.

               Por Dios, si es judío el amo,

               que el crïado es fariseo.

INÉS:             Sancho, no lo miras bien;

               que el crïado es muy pulido.

SANCHO:        ¡Ta, ta! ¿Bien te ha parecido?

               Dios perdone a Sancho, amén.

RODRIGO:          Vos, don Diego de Lujan,

               vengáis muy enhorabuena,

               que aliviáis toda la pena

               de la ausencia de don Juan.

                  Que según le parecéis,

               en vos a él mismo lo veo;

               y así en Sevilla deseo

               que mucho tiempo os estéis.

                  En el cuarto de mi hijo,

               sobrina, hospeda a don Diego;

               que le regales te ruego,

               como don Juan te lo dijo.

                  Y a descansar os entrad.

               ¡Válgame Dios! En mi vida

               vi cosa tan parecida.

 

Vanse don RODRIGO e INÉS

 

 

JUAN:          Prima, los brazos me dad.

ANA:              ¿Otra vez?

 

Abrázale

 

 

JUAN:                         Pues a don Diego,

               ¿habéiselos dado vos?

SANCHO:        Bravo resistir, por Dios!         Aparte

               ¿Otra vez? Y dalos luego.)

 

Habla SANCHO a doña ANA

 

 

                  Ya sabes que he de escribir

               a mi señor cuanto hicieres.

ANA:           Es su retrato; ¿qué quieres?

               No le pude resistir.    

 

Habla don JUAN a don DIEGO

 

 

JUAN:             ¡Ved qué presto me abrazó,

               don Diego! ¡Que fácil, cielos!

DIEGO:         Pues ¿qué queréis? ¿Tener celos

               de vos mismo?

JUAN:                         ¿Por que no?

                  Si me abraza por don Diego,

               ¿no me ofende por don Juan?

DIEGO:         Si es don Diego de Luján

               su primo, decidme, os ruego,

                  ¿por qué concebís temores

               de que a su primo abrazó?  

JUAN:          También soy su primo yo,

               y trata conmigo amores.

ANA:              ¿Don Diego?

JUAN:                         Prima querida

ANA:           ¿Sobre qué riñe con vos

               el mozo? (¡Válgame Dios,               Aparte

               qué cosa tan parecida!)

JUAN:             El que veis, doña Ana, es

               mi igual en sangre y cordura;

               sólo le excedo en ventura.

SANCHO:        ¡Oh, si oyera aquesto Inés!

JUAN:             Por esto siempre le he dado

               la puerta franca en mi pecho;

               que sus méritos lo han hecho

               compañero, de crïado.

                  De vos le llegué a decir

               que vencéis a vuestra fama,

               y el por una ausente dama

               celos me empezó a pedir.

                  Yo, por vuestra perfección,

               repliqué que dejaría

               mi casa por mejoría.

               Juzgad quién tiene razón

ANA:              Ninguno, a mi ver, la alcanza.

               Vos no, porque no hay belleza

               que disculpe la flaqueza

               de una ligera mudanza;

                  ni el, porque de eso os refrena;

               que a un crïado le es más justo

               mirar de su dueño el gusto

               que la obligación ajena.

JUAN:             De vuestra sentencia apelo;

               que no debe condenarse

               la mudanza, si el mudarse

               es desde la tierra al cielo.

                  En el cielo, con firmeza

               el alma tiene su asiento,

               y el amor anda violento

               hasta la mayor belleza;

                  y como no es igualada

               la vuestra, al punto que os vi

               le dije a mi amor, "Aquí

               es vuestra eterna morada;

                  aquí vivo, agua fenece

               cualquier pasada memoria."

SANCHO:        Y aquí comienza la historia.

               Quien no parece, perece.

 

Habla SANCHO aparte a doña ANA

 

 

 

                  No le escuches más, doña Ana.

ANA:           ¡Vete de aquí! ¡Qué cansado!

 

Habla don JUAN a don DIEGO

 

 

JUAN:          Que la estorbe le ha pesado.

               ¡Vive el cielo, que es liviana!

DIEGO:            Vos, celoso impertinente.

ANA:           (No me harto de miralle.           Aparte

               La cara, la voz, el talle,

               todo es mi querido ausente.

                  No le quisiera dejar,

               que hasta en esto le parece.

               Mas Sancho en sospechas crece,

               y es forzoso...) A descansar

                  os entrad.

JUAN:                        Prima querida,

               imposible es ya sin vos.

ANA:           ¿Lisonjas? (¡Válgame Dios!        Aparte

               ¡Qué cosa tan parecida!)

 

Vase doña ANA

 

 

JUAN:             Adiós.

SANCHO:                  (Sal quiere este huevo;  Aparte

               Y a fe que la ha menester

               para no dañarse.)

JUAN:                            A ser

               vuestro enemigo, mancebo,

                  no pudierais procurar

               mi pena con más cuidado.

               Decid, ¿en qué os he agraviado?

               (Su lealtad he de probar.)         Aparte

SANCHO:           Todos con razón desean serviros.

JUAN:          Seamos amigos,

               y de la amistad testigos

               aquestos doblones sean.

                  Y decidme, ¿qué razón

               os mueve a guardar así

               mi bella prima de mí?

SANCHO:        (¿A quién no dobla un doblón?   Aparte

                  ¿Qué fuerza hay contra el dinero?

               ¿Qué escudo contra un escudo?   

               Hará el oro hablar a un mudo,

               hará callar a un barbero.)

 

Don JUAN dale una moneda a SANCHO

 

 

JUAN:             (Ya está vencida esta guarda,       Aparte

               pues las dádivas recibe;

               el honor de ausente vive

               lo que el embestille tarda.)

SANCHO:           Si la verdad os confieso,

               tiene don Juan mi señor

               a doña Ana tanto amor,

               que va por ella sin seso;

                  y así en esta ausencia quiso

               darme esta carga pesada

               de que sea sin su espada

               ángel de este paraíso.

JUAN:             Ved qué presto ha confesado,      Aparte

               de la dádiva contento!

               Lo que en otros el tormento,

               el contento en él ha obrado.

                  Ya las finezas no dan

               estimación ni ventura.

               Andar al uso es cordura;

               viva quien vence es refrán.)

                  Yo estoy presente.  Ayudad

               mi pretensión amorosa,

               y la esperanza dudosa

               trocad por cierta amistad.

                  A ella también la enojáis

               y no será inconveniente

               perder un amigo ausente,

               si dos presentes ganáis.

                  Don Juan no sabrá su ofensa;

               si la sabe y le perdéis,

               recibiéndoos yo, tendréis

               de este daño recompensa.

ANCHO:            Pardiez, que con tal sermón

               convirtáis al gran Sofí.

               Digo, señor, que por mí

               se logre vuestra intención;

                  que yo no os pienso impedir,

               sino admitir la amistad

               que me ofrecéis y mirad

               si en más os puedo servir.

JUAN:             ¡Ah, perro infame!

SANCHO:                             ¡Señor!...

JUAN:          Don Juan soy: ¿de qué te admiras?

SANCHO:        ¿Qué dices?

JUAN:                       Vil, ¿así miras

               por tu lealtad y mi honor?

                  Mataréte.

DIEGO:                        El sufrimiento

               importa.

SANCHO:                  Escucha y verás,

               aunque tan airado estás,

               que ha sido bueno mi intento;

                  que al punto te conocí

               y viendo que te ocultabas,

               por ver si te declarabas,

               te quise probar así.

DIEGO:            Bastante disculpa ha dado.

SANCHO:        ¿Yo por don Diego, ni el rey,

               había de quebrar la ley

               que debo a leal crïado?

                  ¡Mal año para don Diego!

JUAN:          Si los doblones tomaste,

               ¿a ayudar no te obligaste

               a don Diego?

SANCHO:                     No lo niego;

                  mas iba con intención

               de tomarlos y engañarle,

               que en traición es bien pagarle

               a quien compra con traición.

JUAN:             ¡Ah, vil, traidor, embustero!

SANCHO:        ¿Otra tenemos

JUAN:                         ¡Mirad

               a quién ofreció amistad

               un honrado caballero!

                  Don Diego soy de Luján.

SANCHO:        ¡Arre acá! ¡Por vida mía!

               ¿Mas que dura todo el día

               soy don Diego y soy don Juan?

JUAN:             Don Diego soy; que por ver

               si eras falso, me he fingido

               don Juan.

SANCHO:                  ¿Luego no he entendido

               que don Juan no puede ser?

                  Yo rnismo le vi embarcar,

               y como negarte vi

               ser don Diego, quise así

               obligarte a declarar.

JUAN:             ¡Buena excusa!

DIEGO:                           ¡Lindo enredo!

JUAN:          Al menos no hay quien no vea

               que o Luján o Castro sea,

               fïarme de ti no puedo.

SANCHO:           O seas Castro o Luján,

               te sirvo, pues por ti niego

               a don Juan si eres don Diego,

               a don Diego si don Juan.

                  Pero si en sirviendo al uno

               en otro has de convertirte,

               por ninguno he de servirte

               por no ofender a ninguno.

 

Vase SANCHO

 

 

DIEGO:            Con la vuestra habéis salido,

               que al fin queda ya asentado

               que sois yo.

JUAN:                       Quien no ha intentado,

               don Diego, no ha conseguido¡

                  Mas -- ¡ay, primo! -- consolad

               mi desventura, que muero.

               ¡Ved al combate primero

               lo que tiembla la lealtad!

                  ¡Ved qué presto se rindió

               aquesta guarda! Y doña Ana,

               ¡qué fácil y que liviana

               mis requiebros escuchó!

DIEGO:            El que prueba a la mujer,

               indicios de necio da.

JUAN:          A la que es su mujer ya,

               mas no a la que lo ha de ser.

DIEGO:            Don Juan, ¿no fuera mejor

               descubrirte a nuestra prima,

               y pues que tu amor estima,

               gozar en paz de su amor?

                  Duda de la más leal,

               si das en probarla así;

               mira no diga por ti

               que escarbaste por tu mal.

                  ¿Para qué es bueno probarla

               si te ha de pesar al fin,

               pues aunque salga rüin

               no has de poder olvidarla?

JUAN:             Si pretendiéndola yo,

               indicios de fácil da,

               de guardarla servirá,

               cuando de olvidarla no;

                  que mejor es conocella,

               aunque me pese, y guardarla,

               que descuidado gozarla

               y perder mi honor por ella.

 

Sale INÉS

 

 

INÉS:             Si deseáis descansar,

               todo ya está prevenido.

               (No vi mozo más pulido.)               Aparte

DIEGO:         (Ella me ha dado en mirar.)        Aparte

INÉS:             Y el agua para los pies

               con romero y rosa en ella.

JUAN:          ¿Tanto regalo, doncella?

INÉS:          No me llamo sino Inés.

JUAN:             Pues, hija Inés, de los dos,

               te encargo más mi crïado

               que a mí.

INÉS:                    Yo tendré cuidado

               (Que me lo da más que vos.)       Aparte

                  Las camas a ambos están

               convidando.

JUAN:                     Como hermosa,

               sois prevenida.

INÉS:                         (¡Que cosa           Aparte

               tan parecida a don Juan!)

 

Vanse todos.  Salen GERARDO y JULIA

 

 

GERARDO:          Óyeme, Julia.

JULIA:                         Gerardo,

               que no me canses te pido.

GERARDO:       ¡Qué bravamente has sentido

               esta ausencia de Leonardo!

JULIA:            Si la siento o no la siento,

               tu curiosidad condena;

               que si no siento tu pena,

               ¿qué te va en mi sentimiento?

GERARDO:          Vame, señora, que oías,

               cuando él estaba presente,

               más humana y más paciente

               las tristes querellas mías;

                  mas después que él se ausentó,

               tanto me has aborrecido,

               que más parece que he sido

               el que me he ausentado yo.

JULIA:            Si eso, Gerardo, conoces,

               no te canses, por tu vida.

GERARDO:       Yo os gozaré, fementida,

               aunque os pese.

JULIA:                        Daré voces.

GERARDO:          Amor me quita el temor.

               El resistir es en vano.

JULIA:         ¿Qué es esto? ¡Favor, hermano,

               que está en peligrohonor!

 

Sale CELIO, con la espada desnuda

 

 

CELIO:            ¿Qué es esto, traidor Gerardo?

GERARDO:       ¡Suelta, falsa! Celio, atiende;

               que es tu hermana quien te ofende,

               y que yo el honor te guardo.

 

Desenvaina

 

 

JULIA:            ¡Hermano!

GERARDO:                    Déjame hablar;

               no intentes algún enredo.

JULIA:         Ya del tuyo tengo miedo.

               Por fuerza intentó manchar

                  mi honor aqueste enemigo.

GERARDO:       Jesús ¡Ved si temí en vano

               su engaño! Escuchadme.

JULIA:                                Hermano,

               la verdad es la que digo.

                  Con capa de tu amistad

               entra en tu casa a agraviarte.

 

Vase JULIA

 

 

CELIO:         ¡Traidor!

GERARDO:                 Antes de arrojarte,

               oye y sabrás la verdad.

                  Julia... Mas no has de creer

               lo que te quiero contar,

               y así es lo mejor callar,

               si el hablar no ha de valer.

CELIO:            Habla.

GERARDO:                 (¿Qué engaño diré?      Aparte

               créaslo o no lo creas,

               pues que saberlo deseas,

               la verdad del caso fue

                  que yo he tratado de amor

               con Julia lícitamente,

               con el respeto decente

               a tu amistad y a su honor.

                  Pues, como velo, he hallado

               que un don Diego de Luján,

               de aquél tu amigo don Juan

               de Castro, primo y traslado,

                  la visita y la enamora,

               y aun ella le hace favor.

               Yo, celoso, de su amor

               vine a despedirme agora.

                  Ella que o siente mi ausencia,

               o que sentirla fingía,

               por los brazos me tenía

               reportando mi impaciencia;

                  y como me resolví

               a dejarla y ausentarme,

               dio en que había de levantarme

                -- para detenerme así --

                  que le soy, Celio, deudor

               de su honor, y así la hallastes

               diciendo cuando llegastes

               que peligraba su honor,

                  y a mí procurando de ella

               desasirme y, ausentarme.

               Ésta es verdad.  No hay culparme.

               Julia es honrada doncella;

                  amarla no fue traición;

               celarla serviros fue.

               Mirad si queréis que os

               más clara satisfación.

CELIO:            Porque la sabré tomar

               si no has sido verdadero,

               me reporto agora, y quiero

               la verdad averiguar.

                  Envaina y vete.

GERARDO:                           (Amor ciego,   Apartee

               ¿por qué me tratas así?

               ¿Que una vez que me atreví,

               llegase su hermano luego?

                  Mas no está mal enmendado

               si prosigo la invención.)

 

Vase GERARDO

 

 

CELIO:         ¡Oh; pesada obligación

               de honor de mujer fïado!

 

Vase CELIO.  Salen don JUAN y SANCHO

 

 

JUAN:             Si Inés no te quiere a ti

               y a Mendo sí, yo no entiendo

               lo que puedo hacer.

SANCHO:                            Yo si.

JUAN:          Dilo.

SANCHO:               Despedir a Mendo,

               o despedirte de mí.

JUAN:             Mendo es mi antiguo crïado,

               y le estoy muy obligado.

SANCHO:        También yo a don Juan lo estoy,

               y por servirte, ves hoy

               que esa ley he quebrantado.

JUAN:             Mi crïado, ¿en qué pecó,

               si Inés en quererle dio?

SANCHO:        ¡Muy buena excusa me dan!

               Dime: ¿en qué pecó don Juan

               para que le ofenda yo?

                  Sana el mal que me lastima,

               o estorbaré tu cuidado.

               Mira si tu pecho estima

               conservar ese crïado

               mas que el amor de tu prima.

 

Vase SANCHO

 

 

JUAN:             ¡Qué confusiones, que daños

               acarrean los engaños!

 

Sale don DIEGO

 

 

DIEGO:         ¿Qué hacéis, primo?

JUAN:                             Estoy, don Diego,

               viendo batir mi sosiego 

               de mil tormentos extraños.

                  Sancho acaba de intimarme

               que os despida, o me despida

               de que él haya de ayudarme

               en mi amor.

DIEGO:                    ¡Bien, por mi vida!

               Ambos han dado en matarme.

                  Sancho con celos, y Inés

               con amores.

JUAN:                       Pensión es    

               que paga vuestro buen talle.

DIEGO:         Menester es acallalle.

JUAN:          De eso hablaremos después,

                  porque la casa es aquésta

               de Julia, y darle quisiera

               una carta que me cuesta

               dos mil ducados.

DIEGO:                           Espera;

               que grave, hermosa y compuesta

                  sale de casa una aurora.

JUAN:          El sol amanece agora    

               al mundo.

 

Sale JULIA, con manto y GUILLÉN

 

 

JULIA:                   ¡Señor don Juan!

JUAN:          Don Diego soy de Luján,

               su primo; y si sois, señora,

                  Julia, qué deciros tengo.

 

JULIA:         Julia soy.  Decid, si es breve,

               porque temerosa vengo

               de una lengua, que se atreve

               contra el honor que mantengo.

JUAN:             De Leonardo recebí

               esta carta para vos,

 

Dale la carta

 

 

               y en la que me escribe a mí

               me dice...

JULIA:                   Don Diego, adiós,

               que no es eso para aquí.

                  Vedme despacio.

JUAN:                              haré,

               si hay orden.

JULIA:                        Yo la daré.

 

Vase JULIA con GUILLÉN, y vala siguiendo

don DIEGO

 

 

JUAN:          ¡Hola, Mendo! ¡Mendo! ¡Ah, Mendo!

               Absorto la va siguiendo.

               ¡Vuelve, Mendo!

 

Vase don JUAN

 

 

DIEGO:                             Volveré       Dentro

                  al infierno, de la gloria.

 

Salen don JUAN y don DIEGO

 

 

DIEGO:         ¡Válgame Dios! ¿Que vi?

               Muerta estaba la memoria,

               y ha resucitado en mí

               toda la pasada historia.

JUAN:             ¿Qué tenemos?

DIEGO:                          No os asombre;

               que cuando así siente un hombre,

               no es con fundamento vano.

               Julia, ¿no tiene un hermano,

               Celio?

JUAN:                 Ese mismo es su nombre.

DIEGO:            Oíd lo que ordena Amor,

               lo que puede el tiempo oíd,

               las mudanzas de Fortuna

               y mis desdichas, al fin.

               Ya sabéis, primo don Juan,

               que tan niño a Flandes fui,

               que ni en dos años después

               espada pude ceñir.

               En tanto que no podía

               militar en su país,

               al gran archiduque Alberto

               entré de paje a servir.

               A mi señora la infanta

               servía Julia gentil,

               muerte airada para todos,

               vida sólo para mí;

               que con favores y prendas

               dio en hacerme tan feliz,

               que invidiado justamente

               de toda Flandes me vi. 

               O lo hizo la ocasión,

               o mi buen talle, o vivir

               juntos, o ser niños ambos,

               o que dichoso nací,

               o que mi crüel fortuna

               lo quiso ordenar así,

               porque después la caída

               tuviese más que sentir;

               pues cuando más descuidado

               gozaba un hermoso abril

               en su rostro de azucena,

               rosa, clavel y jazmín,

               más de amores de seis años,

               llegó la nueva infeliz

               de que su hermano mayor

               murió sin hijos aquí.

               Celio heredó el mayorazgo,

               que en premio de hazañas mil,

               pretendiendo una jineta

               estaba entonces allí.

               A gozar en paz su renta

               se determinó a venir,

               trayendo consigo a Julia,

               y el alma que yo le di.

               Para seguirla tracé

                -- que Amor es niño sutil --  

               mil embustes, mil enredos;

               mas con ninguno salí;

               que el Archiduque, mi dueño,

               no mal servido de mí,

               como conoció la causa,

               supo el efeto impedir.

               Despedímonos los dos.

               No digo lo que sentí;

               entiéndalo el que ha probado

               lo que es amar y partir.

               Dímonos firmes palabras...

               ¿Dímonos, dije? Mentí.

               Yo las di firmes, que Julia

               las dio de mujer al fin.

               Partió; y cuando yo tenía

               vencida mi suerte vil,

               pues para poder librarme

               de mi dueño tuve ardid;

               cuando ya para seguirla,

               sobre un verde borceguí

               calcé doradas espuelas,

               alas de un bayo rocín,

               llega la fama parlera

               con una nueva infeliz,

               de que la parca crüel

               dio a los dos hermanos fin.

               Dicen que un soberbio río,

               por parecer cielo así,

               pasando Dïana y Febo,

               nunca los dejó salir.

               ¡Pensad vos cuál quedaría,

               quedándome vida a mí,

               imaginando sin ella

               mi adorado serafín!

               Mudé parecer con esto;

               fuime a la guerra a servir,

               donde en seis años de tiempo

               pasé de tormentos mil.

               Alcancé licencia, y vine

               a pretender a Madrid,

               a serviros a Sevilla,

               y a ver a mi dueño aquí.

               Juzgad agora si es mucho

               que me enloquezca el sentir,

               hallando a mi Julia viva,

               y siendo el mismo que fui.

 

JUAN:             El caso es tan singular

               que no admiro vuestro exceso;

               que no hayáis perdido el seso

               me puede más espantar.

                  Diéraos un gran parabién,

               a ser bien hallarla agora,

               cuando ya a Leonardo adora

               después de un largo desdén.

DIEGO:            Callad, por Dios. ¡Qué rigor!

JUAN:          ¿Qué queréis? Verdades digo,

               y aquel es mejor amigo,

               que desengaña mejor.

                  Y Leonardo, que hasta Lima

               por darme gusto partió,

               que la guarde me encargó;

               que más que el alma la estima.

DIEGO:            ¿Y qué que os la haya encargado?

               ¿Guardarla de mí queréis?

JUAN:          Vos, primo, en eso veréis

               a lo que estoy obligado.

DONDIEGO:         Excusa tenéis conmigo.

JUAN:          Y con Leonardo os la doy.

DIEGO:         Yo primo y amigo soy,

               y Leonardo sólo amigo.

JUAN:             Por eso mismo sospecho

               que debo más al ausente,

               pues no siendo mi pariente,

               tal fineza por mí ha hecho.

DIEGO:            Pues yo en ser pariente

               fundo de mi fineza la alteza;

               que en un pariente fineza

               es cosa nueva en el mundo;

                  pero de amigos la fama

               mil ejemplos nos ha dado.

JUAN:          ¿Cuenta que alguno ha dejado

               por un amigo su dama,

                  como Leonardo por mí?

DIEGO:         Yo mi ser mismo he dejado,

               pues por ser vuestro crïado

               dejo de ser el que fui.

                  Si el ausentarse estimáis,

               yo también por vos lo hiciera,

               si en ello, primo os sirviera.

JUAN:          Eso mismo me negáis,

                  que es lo que os pido; y sospecho

               que veis que me es conveniente.

DIEGO:         No me pedís que me ausente,

               que es lo que Leonardo ha hecho,

                  sino que mi dama

               por vos a un ajeno gusto;

               y esto, ni pedirlo es justo,

               ni él lo hará, ni yo lo haré

JUAN:             No os pido yo qué la deis,

               mas que me dejéis guardarla.

DIEGO:         Lo mismo será que darla,

               dejar que me la quitéis.

JUAN:             Mi palabra he de cumplir.

DIEGO:         Y yo también cumpliré

               la que os he dado, que fue

               de ayudaros a fingir

                  lo que fingís; y la vida

               pondré porque consigáis

               el fruto que deseáis,

               don Juan, de vuestra querida.

                  Mas si queréis que permita

               que guardéis a Julia vos,

               quitaré el alma, por Dios,

               a quien el alma me quita.

 

Vase don DIEGO

 

 

JUAN:             ¡A qué de engaños se obligan

               los que emprenden un engaño!

               ¡Y qué de daños, de un daño

               es forzoso que se sigan!

                  La fe y palabra que di

               he de guardar a Leonardo;

               y don Diego, si la guardo,

               cobra enojo contra mí.

                  Ambos me piden razón,

               y estoy de ambos obligado;

               bastárame mi cuidado

               sin verme en tal confusión.

 

Sale INÉS

 

 

INÉS:             Señor, ¿qué le hiciste a Mendo

               que va tan descolorido?

JUAN:          Por tu causa le he reñido.

INÉS:          ¿Por mi causa? No te entiendo.

JUAN:             Roguéle que te quisiera,

               porque tu gusto procuro;

               mostróse a mis ruegos duro,

               y enojéme de manera

                  que lo despedí de casa.

INÉS:          Vuelva a tu gracia, señor.

JUAN:          No trates de eso.

INÉS:                            Su amor

               en vivo fuego me abrasa.

                  Si dura su despedida,

               de mi amistad te despide.

JUAN:          Inés, otra cosa pide.

INÉS:          Cuando me niegas la vida,

                  ¿qué otra cosa he de pedirte?

               Esto quiero merecer.

JUAN:          Ahora bien, yo lo he de hacer,

               amiga Inés, por servirte.

INÉS:             Pues más has de hacer por mí.

JUAN:          Dilo.

INÉS:                Casarlo conmigo.

JUAN:          A alcanzarlo no me obligo;

               a solicitarlo sí.

INÉS:             No agradezco la intención,

               si no acabas lo que pido.

JUAN:          Si ves que lo he despedido

               por esa misma ocasión,

                  no fuerza ni el mismo cielo

               una libre voluntad.

INÉS:          Por esa dificultad

               a tu autoridad apelo;

                  que él te estima de manera,

               que sólo tu gusto adora;

               y pues yo con mí señora

               hago oficio de tercera,

                  mis intentos encamina,

               porque en no haciéndolo, digo

               a mi señor don Rodrigo

               que requiebras su sobrina.

 

Vase INÉS

 

 

JUAN:             Mucho tiembla este edificio;

               todos contra él se conjuran,

               todos quitarme procuran

               la paciencia y el jüicio.

 

Sale doña ANA

 

 

ANA:              (¡Cuán en vano resistí                 Aparte

               ciega deidad, a tu fuego!

               ¡Válgate Dios por don Diego,

               qué fuerza tienes en mí!

                  ¿Qué estrella o astro tan fuerte

               en mi sangre predomina,

               que sin remedio me inclina,

               desde que te vi, a quererte?

                  Perdóname esta mudanza,

               don Juan; que si me ha rendido

               don Diego, la flecha ha sido

               que me hirió, tu semejanza.)

 

                  Primo...

JUAN:                    Doña Ana querida...

ANA:           ¿En qué, triste imagináis?

JUAN:          En la pena que me dais,

               mal pagada y bien sufrida;

               en mi esperanza perdida

               de vencer vuestra dureza;

               en la sin igual belleza

               que, su costumbre excediendo,

               porque yo viva muriendo,

               puso en vos Naturaleza.

                  Pienso de don Juan la gloria

               y desdicha de don Diego,

               pues a mi presente ruego

               vence su ausente memoria;

               el discurso de la historia

               por donde a tormento igual

               la disposición fatal

               ha encaminado mi suerte,

               y al fin, que sólo la muerte

               es remedio de mi mal.

ANA:              ¿Tanta desesperación?

JUAN:          ¿Obliga a menos acaso

               ver, cuando vivo me abraso,

               vuestra helada condición?

ANA:           Los desdenes, primo, son

               el bien del que al fin alcanza;

               más hermosa es la bonanza

               después de la triste historia,

               y tanto más la vitoria

               cuanto menos la esperanza.

JUAN:             Si la esperanza me diera

               sólo un cabello a que asirme,

               ni en venturoso ni en firme

               a nadie ventaja diera.

ANA:           Nunca alcanza quien no espera.

JUAN:          Mal espera un desdeñado,

               que mira desconfïado

               sus méritos desiguales.

ANA:           A quien escuchan sus males,

               no muera desesperado.

 

Hace ademán de marcharse

 

 

JUAN:             Volved, declaraos, mi gloria.

               No os impida la vergüenza;

               si mi bonanza comienza

               después de tan triste historia,

               no me neguéis la vitoria.

               Si mi amor os ha vencido,

               que no os recatéis os pido;

               que indicios daréis, doña Ana,

               de noble, y no de liviana,

               con favor tan merecido.

ANA:              No qué os diga, don Diego.

JUAN:          Yo si qué me digáis.

               Decid, mi bien, que pagáis

               con fuego mi dulce fuego.

ANA:           Lo que con la boca niego,

               confieso con las acciones,

               que de amorosas pasiones

               son verdaderos despojos;

               que palabras de los ojos

               las forman los corazones.

                  Desde el punto que me vi,

               don Diego, en vuestra presencia,

               no qué correspondencia

               dentro del alma sentí.

               No cómo me perdí;

               que con tal resolución

               me acometió la pasión,

               que lo que os he resistido,

               un raro milagro ha sido

               de mi honesta obligación.

JUAN:             ¿Podré decir que eres mía?

ANA:           Que lo soy, mil veces digo.

JUAN:          ¿Y don Juan?

ANA:                        Tendrá castigo

               quien de su bien se desvía.

               Mucho en sus méritos fía

               quien hace tan larga ausencia;

               demás de que la experiencia

               enseña en esta mudanza,

               que por ser tu semejanza

               halló en mí correspondencia.

JUAN:             Cierra el labio, fementida,

               fácil, mudable, traidora,

               embustera, engañadora,

               falsa, liviana, fingida,

               mar de vientos combatida,

               de inconstante parecer,

               flor que comienza a nacer,

               humo leve y hoja inquieta,

               pluma en el aire, cometa,

               rayo, demonio, mujer.

                  Don Juan soy, que no don Diego;

               que cuanto ves he trazado

               por verme desengañado

               por saber que estaba ciego.

               ¿Tan presto se apagó el fuego

               que tan sin piedad ardía?

               Las lágrimas que vertía

               tu pecho, ¿en tan poco precio

               tuviste? ¡Mal haya el necio

               que en llanto de mujer fía!

ANA:              Oye.

JUAN:                  Ya no hay invención

               que te valga.

ANA:                         ¿No me oirás?

JUAN:          Tus engaños probarás.

ANA:           Probaré tu sinrazón.

               Tú con aquesta ficción has

               procurado engañarme

               y en la firmeza tentarme;

               y yo, que esto he conocido,

               castigar así he querido

               el delito de probarme.

JUAN:             No; que fueron las que ,

               finezas muy verdaderas.

ANA:           ¡Y como que eran de veras,

               don Juan, pues las dije a ti!

JUAN:          A don Diego hablaste en mí.

               Aquéste fue tu conceto.

ANA:           A ti las dije, en efeto,

               que Diego o que Juan te nombres;

               que las mudanzas de nombres

               no varían el sujeto.

                  Ese cuerpo y alma ha sido

               el que quiero, y el que amé;

               pues a ti, ¿cómo podré

               contigo haber ofendido?

JUAN:          Habiéndome aquí querido,

               siendo Castro, por Luján.

ANA:           Pues si en los nombres están

               las causas de tanto fuego,

               pídale al nombre de Diego

               celos el nombre de Juan.

                  Mas tú, pues tú mismo eres,

               que Diego o que Juan te nombres,

               ni te enloquezcas ni asombres

               con sutiles pareceres.

               Mas pues apretarme quieres,

               yo he de castigarte así;

               y digo que desde aquí

               por remate verdadero,

               si eres don Juan, no te quiero,

               y si eres don Diego, sí.

                  Y porque con brevedad

               salga de este desvarío,

               voy a decirle a mi tío

               que pruebe esta falsedad.

JUAN:          Oye, y sabrás la verdad.

ANA:           No hay que oír.

JUAN:                        ¡Aguarda, prima!

ANA:           Si eres don Diego, te estima

               mi amor; no tengas recelo;

               mas si don Juan, ¡vive el cielo

               que te has de partir a Lima!

 

FIN DEL ACTO SEGUNDO

ACTO TERCERO

 

Salen don JUAN y CELIO

 

JUAN:             Don Diego soy de Luján.

CELIO:         Don Diego, a no haber sabido

               que le eres tan parecido,

               te tuviera por don Juan.

JUAN:             Su primo y traslado soy.

CELIO:         Otro en Flandes conocí

               bien diferente de ti.

JUAN:          De ése tuve cartas hoy,

                  porque es mi primo también.

               En Madrid pretende oficios.

CELIO:         ¿Con dineros?

JUAN:                       Con servicios.

CELIO:         Dios le paciencia.

JUAN:                                Amén.

 

Salen doña ANA e INÉS, asomándose a una

puerta, sin ser vistas de don JUAN y CELIO

 

 

ANA:              Celio entró descolorido.

INÉS:          A la muerte igual lo vi.     

ANA:           Escuchémoslos de aquí,

               que un grande mal he temido.

CELIO:            ¿Conócesme?

JUAN:                         Oído he

               que es, tu nombre Celio.

CELIO:                                  ¿Sabes

               que soy de los hombres graves

               de Sevilla?

JUAN:                       Bien lo .

CELIO:            ¿Sabes que una hermana tengo

               hermosa?

JUAN:                    Decirlo he oído.

CELIO:         Pues ésa la causa ha sido

               porque a visitarte vengo,

                  porque me han dicho de ti

               que en mi ausencia la visitas.

               Si casarte solicitas,

               háblame, don Diego, a mí;

                  mas si a deshonrarme vas,

               ni vuelvas más a mi casa,

               ni más por mi calle pasa,

               y seguro vivirás.

ANA:              ¡Ah, vil, traidor!

INÉS:                              No te asombres,

               señora, de que don Diego   

               haga como todos.

ANA:                          ¡Fuego

               en el mejor de los hombres!

JUAN:             En vuestra casa no he entrado

               después que en Sevilla entré;

               que miente, sustentaré,

               quien lo contrario ha informado.

                  Con esto, y daros aquí

               la palabra de no entrar,

               os podéis asegurar

               de aquí adelante de mí.

CELIO:            No tengo más que pediros.

JUAN:          Celio, lo que os debo os doy.

CELIO:         De vos obligado voy,

JUAN:          Y yo lo quedo a serviros.

                  (Con esto no ofenderé          Aparte

               a Leonardo, ni a don Diego.)

 

Vase CELIO. Doña ANA e INÉS, todavía

está asomadas a una puerta, sin ser vistas de don JUAN

 

 

ANA:           (Yo me abraso en vivo fuego.)      Aparte

               Inés, ¿qué haré?

INÉS:                          Yo, ¿qué ?

                  Ningún consejo te doy,

               que en amor es necedad.

ANA:           De mi agravio la verdad

               por ti quiero saber hoy.

                  Mientras yo de mi tormento

               hablo con mi primo aquí,

               entra por detrás de mí

               a esconderte en su aposento.

                  Aunque sin comer estés

               tras su pabellón un día,

               lo que habla con Mendo, espía

               cuando estén solos, Inés.

INÉS:             Harélo. Ponte delante,

               porque yo también pretendo

               saber quién es este Mendo

               desdeñoso y arrogante,

                  que tanto huele a señor.

 

Vase INÉS. Doña ANA, se adelanta

hacía don JUAN

 

 

JUAN:          Prima querida...

ANA:                          Enemigo,

               ya no finjas mas conmigo,

               de mil maneras traidor;

                  todo embustes y quimeras,

               ya don Diego, ya don Juan,

               ya descortés, ya galán,

               ya ficciones y ya veras;

                  o don Diego o don Juan seas,

               ¿aquí que disculpa tienes,

               pues conmigo te entretienes,

               traidor, y a Julia deseas?

                  Acabóse tu invención

               sufrir más es desvarío.

               Hoy, falso, sabrá mi tío

               tu cautelosa intención.

                  Sabrá que quiebra don Diego

               del hospedaje la fe;

               otra vez te amenacé,

               y me detuve a tu ruego,

                  o a tu engaño, que es más cierto,

               pues que finges que me quieres.

               Bien que don Diego eres.

               Las cartas lo han descubierto,

                  que de tu padre recibes.

               Yo misma las he leído.

               Si piensas que te he querido,

               ciego y engañado vives.

                  A don Juan quiero, y a ti,

               por retrato verdadero

               te quiero... ¡Que no te quiero,

               y sí te quiero, ay de mí!

                  Déjame, que el sentimiento

               me tiene tal, enemigo,

               que ni siento lo que digo,

               ni decir lo que siento.

 

Vase doña ANA

 

 

JUAN:             ¡Aguarda, falsa, traidora!

               ¿Tanto celas a don Diego,

               y quieres fingir que el fuego

               de don Juan te abrasa agora?

                  ¡Triste de mí! Si fïado

               en tu lealtad, me ausentara,

               al primero que llegara

               hubieras mi amor trocado.

                  Necio el que espera firmeza

               en la mujer y en el mar.

 

Sale SANCHO

 

 

SANCHO:        ¿Nunca nos han de faltar

               quebraderos de cabeza?

                  Cada vez reñís así,

               y os vuelvo a ver juntos luego.

               Allá en la corte, don Diego,

               cierto galán conocí,

                  que con su dama rifaba

               y juraba de no vella

               cada mañana, y con ella

               cada noche se acostaba.

                  Con aquesta pesadumbre

               seis años vivido habían,

               de suerte que ya reñían

               por no perder la costumbre.

                  Si os tenéis amor, en fin,

               y una puerta adentro estáis,

               ¿por qué causa siempre andáis

               como Sancho y su rocín?

JUAN:             Si ella me tuviera amor...

SANCHO:        ¡Plugiera al cielo que así

               me lo tuviera el Sofí!

JUAN:          Inés, ¿no fuera mejor?

SANCHO:           Dame que yo un bajá fuera,

               que con el Sofí privara;

               que a fe que Inés me adorara...

JUAN:          Fueras moro, y no lo hiciera,

                  porque Inés a Cristo adora.

SANCHO:        Es verdad; ¿mas que mujer

               por mandar y por tener

               no será mil veces mora?

                  Porque el poeta, no en balde

               haber dicho, consider,:

               "a los moros por dinero,

               y a los cristianos de balde."

                  Aunque en su trato inhumano

               lo postrero falta ya;

               que si un cristiano no da,

               no quieren ver a un cristiano.

                  La que ves más recatada,

               es cristiana solamente

               aquello que es conveniente

               para no morir quemada.

                  La que ir a misa desea

               el domingo de mañana,

               no lo hace por cristiana,

               mas porque el galán la vea.

                  Yo con más de alguna trato,

               de oro y seda, punta y punto,

               que si el Credo le pregunto,

               se queda en Poncio Pilato.

                  La que vieres repasar

               en el rosario las cuentas,

               no reza, sino hace cuentas

               de lo que te ha de pescar.

JUAN:             Satírico Sancho, estás.

SANCHO:        ¿Pues cuándo yo -- ¡mal pecado! --

               de ese pie no he cojeado?

JUAN:          Como pecas, pagarás,

                  que el que la culpa comete,

               la pena quiere llevar.

SANCHO:        Es parlar, sin murmurar,

               lo que beber sin luquete.

JUAN:             Buen plato, pero costoso,

               suele comer quien murmura.

SANCHO:        Dime: ¿qué hay de Mendo?

JUAN:                                   Jura

               que por él no estés celoso,

                  por más que Inés lo persiga.

SANCHO:        Entretenerme deseas

               con promesas.

JUAN:                         Porque veas

               a lo que Mendo me obliga,          

                  éntrate en ese aposento;

               verás, si con él me enojo.

SANCHO:        No haya lo de hacer del ojo

               y hablarse con fingimiento;

                  que todo lo entender.

JUAN:          Él viene: escóndete, acaba.

 

Entra SANCHO en el cuarto de don JUAN.  Sale don DIEGO

 

 

JUAN:          Ya, Mendo, te deseaba.

DIEGO:         Lo que mandas vengo a ver.

                  (De alguien está temeroso,          Aparte

               pues que Mendo me ha nombrado.)   

JUAN:          ¿Sabes, Mendo, cómo ha estado

               Celio conmigo celoso?

DONDIEGO:         ¿Celoso? Cuéntame de eso.

               ¿Y de quién lo está?

JUAN:                              De mí.

DIEGO:         ¿Pues que le han dicho de ti?

JUAN:          Lo que, si acaso confieso,

                  parará en broquel y cota,

               dijo...

 

Bajan la voz

 

 

SANCHO:                Yo, una por una,

               di en el barril de aceituna,

               y en el pipote y candiota.   

                  ¡Qué buen vino, pese a mí!

 

Bebe

 

 

               Ya al menos este camino

               no se pasará sin vino.

               ¡Linda estocada le di!

                  Desde aquí quiero espïar.

               Mejor estaré arrimado,

               que me siento algo pesado.

               Pero quiéreme asentar,

                  porque así estaré mejor,

               pues que lo mismo han de darme.

               No será malo acostarme;

 

Échase detrás de un pabellón

 

 

               que se anda alrerrerror

                  cuanto mirro. Cerrarré

               los ojos. Sueño enemigo,

               ¿qué tienes que hacer conmigo?

 

Duérmese

 

 

JUAN:          Con ésto contento fue.

DIEGO:            Y yo también lo he quedado,

               porque cumplí mi deseo,

               pues de guardarla te veo

               con eso desobligado.    

 

Ronca SANCHO

 

 

JUAN:             Deja esta conversación,

               y atiende a aqueste rüido.

 

Pasan al cuarto de don JUAN

 

 

DIEGO:         Sanchillo es, que está dormido

               detrás de tu pabellón.

JUAN:             ¡Oh, qué vigilante espía!

               Escondióse donde ves,

               a ver cómo por Inés

               yo en su favor te reñía.

DIEGO:            ¿Qué haremos? No será malo

               fingir que tropiezo en él. 

JUAN:          Que le duela.

 

Pisa don DIEGO a SANCHO, y él despierta, se

levanta y saca a INÉS, tirando de detrás de la cortina

 

 

SANCHO:                       ¡San Miguel,

               San Onofre, San Gonzalo,

                  San Custodio, San Mamés,

               San Inocente, San Pablo!

               ¡Favor, que me lleva el diablo!

INÉS:          No soy, Sancho, sino Inés.

SANCHO:           ¡Jesús me libre de mal!

JUAN:          ¡Despierta!

SANCHO:                  ¡Dios sea conmigo!

DIEGO:         ¿Qué tienes? Di.

SANCHO:                       Ya lo digo.

               Soñaba el juicio final.

JUAN:             ¿Y qué viste?

SANCHO:                        Decir quiero

               las cosas que allí pasaban.

               Sobre un tribunal estaban

               un sastre y un escudero,

                  que venían a juzgar

               a los vivos y a los muertos.

JUAN:          ¡Qué terribles desconciertos!

SANCHO:        No se puede eso negar;

                  pues, ¿quien habrá que no crea

               que es jüicio universal

               la lengua de un oficial

               mientras hace la tarea?

                  ¿Y qué vida, buena o mala,

               de un escudero se guarda,

               mientras a su dueño aguarda

               con otros en la antesala?

                  Pues como llamar quisiesen

               los dichos dos a jüicio,

               usaron de un artificio

               porque todos acudiesen,

                  vivos y muertos, al son;

               y fue advertencia discreta; que

               en lugar de la trompeta,

               tañeron con un doblón.

                  Al punto que el son oyeron,

               no quedó muerto en la huesa;

               es verdad que más apriesa

               las mujeres acudieron.

                  Las almas, era de ver

               cómo a sus cuerpos volvían;

               unas los desconocían

               y no quisieran volver;

                  otras buscan diligentes

               un hueso que les faltaba...

               Una vieja me mataba

               preguntando por sus dientes.

                  A un gordo bodegonero

               una nalga le faltó,

               y al fin la mitad halló

               en casa de un pastelero.

                  Una dama del deleite,

               que anegada muerto había,

               su cara desconocía

               porque estaba sin afeite;

                  y al fin fue carilavada

               la tal señora a jüicio;

               otra fue, por beneficio

               de las moscas, descarada;

                  que la hubieron de comer

               con el gusto de la pasa.

               Estando en aquesto, pasa

               arrastrando una mujer

                  con ambas piernas quebradas,

               que eran las del mal ladrón;

               que él, con su antigua afición,

               se llevó las de ella hurtadas.

                  Quejóse en palabras tiernas;

               los jüeces que la oían,

               dijeron, "Todas habían

               de tener así las piernas."

                  Aquí se dejó esta queja,

               por ver con furor insano

               a un ladrón y un escribano

               riñendo por una oreja;

                  mas quitólos de cuidados

               el sastre, que para sí

               la aplicó, dejando así

               a entrambos desorejados.

                  "Todas las ha menester

               el sastre," dijo un poeta;

               mas por la gracia discreta

               le mandaron parecer.

                  Súpose que eran sus galas

               solamente murmurar,

               y mandáronlo quemar

               entre cien comedias malas.

                  Mas él, que no se desdeña

               a trueco de hablar, de arder,

               dijo, "¡Malas han de ser!

               A fe que no falte leña."

                  A cierta dama de coche

               acusaron de que había,

               con uno a quien no quería,

               dormido toda una noche.

                  Ella dijo, "Aunque sin gana,

               la pasé bien con pensar

               en lo que me había de dar

               el hombre por la mañana."

                  Condenáronla a juntar

               por siempre, para escarmiento,

               a un hombre de mal aliento,

               muy amigo de besar.

                  El demonio rehusaba

               llevarla al reino profundo,

               diciendo que acá en el mundo

               más fruto de ella sacaba;

                  mas dijo otro resabido,

               "Llevarla es más acertado,

               que ninguno la ha gozado

               que no se haya arrepentido."

                  Salió una doña María,

               mujer de un noble tendero,

               y mandóla el escudero

               llamarse Mari-García.

                  Quiso, a poder de aderezo,

               una vieja niñear,

               y mandáronla azotar

               con cien años al pescuezo.

                  Un glotón, con mano franca

               gastaba sólo en comer,

               y pusiéronlo en poder

               de un ama de Salamanca.

                  A una que por desconciertos

               en ramera vino a dar,

               la condenaron a andar

               cargada de perros muertos.

                  A un viejo que tiñe y pinta

               las canas por varios modos,

               condenaron a que todos

               le echasen de ver la tinta.

                  A un colérico, en quien junto

               el decir y hacer nació,

               por pena se le mandó

               que hiciese medias de punto.

                  A cierta vieja que amantes

               trataba de concertar,

               condenaron a tratar

               con soldados y estudiantes.

                  Uno que por imprudencia

               se casó mozo, llegó,

               y éste sólo se salvó,

               por llevarlo con paciencia.

                  Tras éste a mí me llamaron,

               en hora mala, a jüicio,

               y por este negro vicio

               de beber, me condenaron

                  a que un demonio aguador

               me echase unas angarillas.

               Sentílas en las costillas,

               y desperté del dolor.

                  Como a Inés tan cerca vi,

               aun despierto voceaba

               que el demonio me llevaba,

               que es lo mismo para mí.

INÉS:             Aquí por diablo me cuentas,

               y por ángel cuando quieres.

SANCHO:        Pues que te adoro, ángel eres,

               y eres diablo, pues me tientas.

JUAN:             La señora Inés, ¿qué hacia

               detrás de mi pabellón?

DIEGO:         Amores de Sancho son

               los que me traen en espía.

INÉS:             Mejor lo quemen.

DIEGO:                             Amén.

SANCHO:        Menos amenes en mí,

               señor Mendo, que hay aquí

               hombre que es hombre de bien.

JUAN:             Bueno está.

SANCHO:                       Sí, bueno está.

JUAN:          Declare Inés lo que hacía.

INÉS:          A Sancho vi que venía,

               y como en seguirme da,

                  quise de él librarme así.

SANCHO:        ¡Linda invención, vive Dios!

               La verdad es que los dos

               nos escondimos allí

                  porque Mendo no nos viera,

               de quien se recata Inés.

DIEGO:         La verdad sin duda es.

INÉS:          Miente el lacayo.

SANCHO:                          Embustera,

                  no te disculpes en vano.

JUAN:          Dadme espada y capa.

INÉS:                              Miente

               el vil.

JUAN:                  Basta.

 

Don JUAN habla aparte con Sancho

 

 

                               Lindamente

               te puse a Inés en la mano.

SANCHO:           Y lindamente con Mendo

               la revolví yo también.

 

Don JUAN habla aparte con don DIEGO

 

 

JUAN:          Yo reviento. Primo, ven;

               que estoy por hablar muriendo.

INÉS:              Mendo...

DIEGO:                   ¿Para qué me llama?

               ¿Quiere contar la fingida

               lo que ha soñado, metida,

               con Sancho, tras de la cama?

INÉS:             ¿Así me he de ver tratar,

               lacayo infame, por vos?

               Traidor, como creo en Dios,

               que me la habéis de pagar.

 

Vanse todos.  Salen JULIA, con una carta, y GUILLÉN

 

 

JULIA:            Guardad, Guillén, la puerta

               en tanto que repaso

               esta carta.  No venga Celio acaso.

GUILLÉN:       Puedes vivir de mi cuidado cierta.

 

Vase GUILLÉN

 

 

JULIA:            Triste esperanza muerta,

               que sólo vives ya para matarme,

               ¿dónde quieres llevarme

               siguiendo un bien que huye presuroso,

               y funda en ir huyendo su vitoria,

               yendo donde es forzoso

               que el tiempo y la distancia en su memoria

               borren el nombre mío?

               ¡Oh, loco desvarío

               del que a amor obedece,

               que siempre lo difícil apetece!

 

Lee el papel.  Salen don DIEGO y GUILLÉN

 

              

GUILLÉN:       Venís a muy buen tiempo; que a Leonardo

               de responder acaba,

               y yo, mientras lo escrito repasaba,

               la puerta, por si viene Celio, guardo.

DIEGO:         (En vivos celos ardo.)             Aparte

               Haced lo mismo agora,

               mientras doy mi embajada a Julia.

GUILLÉN:                                        Mendo,

               que presto concluyáis os encomiendo.

 

Vase GUILLÉN.  Don DIEGO quita la carta a JULIA

 

 

DIEGO:         ¡Ah, mudable, traidora!

JULIA:         ¿Qué es esto? ¿Quién se atreve de esta suerte?   Hola!

DIEGO:               Llama, crüel; que ya deseo

               ver mi temprana muerte.

               ¿Conócesme?

JULIA:                    ¡Jesús! ¿Qué es lo que veo?

               ¡Don Diego de Luján!

DIEGO:                             ¡Tente, liviana;

               detén la mano, adúltera, enemiga,

               que menos inhumana

               algún tiempo me diste

               bañada en llanto triste,

               y ya por otro ausente se fatiga,

               firmando aquí mi agravio y tu mudanza!

               ¡Oh, cielo soberano!

               ¿Qué justa ley me impide la venganza

               de una traidora mano?

               Yo, sin delito, en fuego me consumo,

               ¿y quien tanto pecó no siente el humo?

               ¿Y las palabras, falsa, que me diste?

               ¿Y los santos testigos,

               que en rompiendo la fe que prometiste,

               te obligaste a tener por enemigos,

               con abrazos atando el lazo fuerte,

               diciendo, "Tuya soy hasta la muerte?"

               ¡Apenas conocías

               a quien tú misma toda te debías!

               Yo, que juzgué mis esperanzas muertas,

               por tener nuevas de que no vivías,

               de mis palabras ciertas

               un punto no he rompido,

               ¿y tú de tantas, una no has cumplido?

               Hiciste, al fin mujer, como quien eres.

               Para mujer te queda,

               y como a mí, a Leonardo le suceda;   

               que sí sucederá, pues tú le quieres.

 

Vase don DIEGO

 

 

JULIA:         Aguarda, vuelve, espera,

               amor primero mío,

               propietario señor de mi albedrío,

               escúchame siquiera,

               ¿por que quieres que muera

               sin oír mi descargo?

               ¿Qué inhumano jüez así condena?

 

Sale GUILLÉN

 

 

GUILLÉN:          , ¿qué es, Julia, la pena?

JULIA:         A don Diego seguid.

GUILLÉN:                       ¿A qué don Diego?        

JULIA:         El que salió de aquí.

GUILLÉN:                          Cobra sosiego.

JULIA:         Partid, Guillén, tras él.  Sabed su casa.

GUILLÉN:          Aplaca un poco el fuego que te abrasa;

               que el que salió de aquí se llama Mendo.

JULIA:         ¡Oh, qué bien lo entendéis!

GUILLÉN:                               Yo no te entiendo.

               Don Diego de Luján, que de Leonardo

               te dio la carta, de este mozo es dueño.

               Mendo es su nombre propio.

JULIA:                                  (0 éste es sueño,  Aparte

               o disfraz de que algún enredo aguardo.)

               ¿Sabéis adónde vive ese don Diego?        

GUILLÉN:       Don Rodrigo de Castro, que es su tío,

               en su casa lo hospeda.

JULIA:                               (Dueño mío     Aparte

               de tu amoroso fuego,

               puesto que fue el primero que en mis venas

               derramó el niño ciego,

               la brasa vive, aunque los largos días

               muestran cubrirla de cenizas frías.

               Contra razón condenas

               a quien por ver perdida la esperanza

               de volverte a cobrar, hizo mudanza;

               mas ya que vuelvo a verte enamorado,

               verás que fue el mudarme en esta ausencia,

               del arco haber la cuerda desvïado,

               porque con más violencia

               vuelva mi amor a su primero estado.)

               Guillén, mañana cuando a misa vamos,

               iré a cas de don Diego.

GUILLÉN:                             pretendes

               que en riesgo nos veamos.

JULIA:         ¿Refrenarme procuras? No te entiendes;

               que mientras más me aplacas, más me enciendes.

 

Vanse los dos.  Salen CELIO y GERARDO

 

 

CELIO:            Gerardo, yo no he podido

               averiguar lo más cierto

               en razón del desconcierto

               en mi casa sucedido.

                  Mi hermana y don Diego

               niegan ser lo que decís verdad;

               mas yo, por vuestra amistad,

               niego lo que ellos alegan;

                  y así, para que se eviten

               pruebas y averiguaciones,

               con quitar las ocasiones

               es bien los daños se quiten.

                  Palabra de no llegar

               a mi casa, entre los dos,

               don Diego me ha dado; y vos

               la misma me habéis de dar.

GERARDO:          Vos pedís tanta razón,

               que obrando he de responder;

               sólo siento no poder

               daros más satisfación.

                  Siento que de mi lealtad

               hayáis cobrado sospecha;

               siento que quede deshecha

               sin razón nuestra amistad.

CELIO:            Eso no, Gerardo amigo;

               puesto que no queráis vos,

               amigos somos los dos,

               haciendo vos lo que digo.

                  Si vuestra amistad es llana,

               entre los dos ha de ser,

               y así no habéis menester

               entrar a ver a mi hermana.

                  Antes si, como mostráis,

               estimáis el ser mi amigo,

               con hacer esto que digo,

               mas de nuevo me obligáis.

GERARDO:          Pues tened seguridad

               de que os tengo tanto amor,

               que en mirar por vuestro honor

               he de mostrar mi lealtad.

CELIO:            Nunca, Gerardo, de vos

               pensé menos.

GERARDO:                    Así muestro

               en cuánto estimo el ser vuestro.

CELIO:         Dios os guarde.

GERARDO:                       Guárdeos Dios.

 

Vase CELIO

 

 

GERARDO:          Él vive, Julia enemiga,

               que hecho un Argos, pues me abraso,

               he de guardarte, y un paso

               no has de dar que no te siga;

                  que he de hacer, si puedo, cierta

               mi disculpa con tu hermano;  

               porque a don Diego, no en vano,

               vi dos veces a tu puerta.

                  Pues me quitas la esperanza,

               mi amor convierto en rigor;

               que un desesperado amor

               siempre apela a la venganza.

 

Vase GERARDO. Salen INÉS y SANCHO

 

 

INÉS:             Ya, Sancho, de tu afición

               y de tus ruegos me ofendo.

               ¿Que quieres? Yo soy de Mendo,

               y le tengo obligación.

 

SANCHO:           Inés esto mismo diera

               a la mía calidad;

               que, a no haber dificultad,

               no tanto yo te debiera.

INÉS:             Y Mendo, ¿qué sentiría,

               di, si yo tu dama fuese?

               ¿Te holgaras de que te hiciese

               tal ofensa la fe mía?

SANCHO:           Inés, respondo que no;

               pero yo no te pretendo

               para que se huelgue Mendo,

               sino para holgarme yo.

INÉS:             Don Diego sale.  No sea

               que me halle Mendo contigo.

 

Vase INÉS

 

 

SANCHO:        ¡Plega a Dios que por castigo

               tan vieja en un mes te vea,

                  que tus callos desafíen

               las conchas de las tortugas,

               y el verano, en las arrugas

               de tu cara, chinches críen!

 

Salen don JUAN y don DIEGO

 

 

JUAN:             ¿Qué es esto, Sancho?

SANCHO:                                 Señor,

               Inés, que viven los cielos,

               que a puro pedirme celos,

               va despidiendo mi amor.

DIEGO:            ¡Buena es ésta!

JUAN:                           Ya la entiendo.

               ¿Dónde vas?

SANCHO:                    De ti me aparto,

               don Diego, porque estoy harto

               de estos secretos de Mendo.

 

Vase SANCHO

 

 

JUAN:             ¿Qué hay de Julia desde ayer?

DIEGO:         ¿Qué ha de haber de ayer acá?

JUAN:          ¿Pues qué? ¿No habéis vuelto allá

               de ayer acá?

DIEGO:                      ¿Qué es volver?

JUAN:             Tras de seis años de ausencia

               no es mucho haberse mudado,

               y más habiendo cesado

               en vos la correspondencia.

DIEGO:            Con que pensé que era muerta,

               de eso la disculpa di.

 

Vuelve SANCHO

 

 

SANCHO:        Señor, Julia viene aquí.

DIEGO:         ¿Quién?

SANCHO:                Julia.  Ya está a la puerta.

 

Sale JULIA, con manto y GUILLÉN

 

 

JUAN:             ¿Vos, señora, en esta casa?

               Que me engaño se me antoja.

JULIA:         Por las ventanas se arroja

               quien en su casa se abrasa;

                  que estoy de suerte...

JUAN:                                   Aguardad:

               no sepan vuestros cuidados,

               señora, nuestros crïadas.

               Sancho, Guillén, despejad.

SANCHO:           Mendo, ¿por qué no se irá?

               ¿No tiene lengua también?

JUAN:          No me repliques.

SANCHO:                        (Aun bien          Aparte

               que no queda Inés acá.)

 

Vanse SANCHO y GUILLÉN

 

 

 

JUAN:             Con esto no temeré

               que Sancho en esta ocasión

               saque a luz nuestra invención.

DIEGO:         Discreta advertencia fue.

JULIA:            Yo, don Diego, no a rogarte

               que te ablandes he venido;

               que si reina en ti el olvido,

               por demás es obligarte.

                  Vengo a dar satisfación

               de las culpas que me pones;

               que tus groseras razones

               ofendieron mi opinión.

                  Siete años ha que partí

               de Flandes a esta ciudad,

               sin alma y sin libertad,

               porque la dejaba en ti.

                  En estos tan largos años,

               ni aun de tu nombre he tenido

               una nueva; de tu olvido,

               ¿qué más ciertos desengaños?

                  Como faltó esta esperanza,

               admití nuevo cuidado;

               buscar un desesperado

               su remedio no es mudanza.

                  El señor que despedir

               un crïado resolvió,

               no se ofende si él buscó

               otro dueño a quien servir.

                  Baste que en llegando a verte

               muestre mi correspondencia;

               que todo en mí fue violencia

               lo que no ha sido quererte.

                  Baste que el volverte a amar,

               en cobrando mi esperanza,

               muestre que de mi mudanza

               fue causa el desesperar.

 

Sale SANCHO

 

 

SANCHO:           Baste, que se está apeando

               Leonardo en nuestro zaguán.

JULIA:         ¿Qué Leonardo?

SANCHO:                       El que a don Juan,

               mi señor, fue acompañando

                  a las Indias en la armada.

JULIA:         Eso, ¿como puede ser?

SANCHO:        Él te puede responder,

               que ya llega.

JULIA:                     ¡Ay, desdichada!

JUAN:             Julia, escóndete.  No des

               ocasión a algún exceso.

 

Vase JULIA

 

 

DIEGO:         (Ya de celos pierdo el seso.)      Aparte

 

Sale LEONARDO

 

 

SANCHO:        Dame Leonardo, los pies.

LEONARDO:         ¡Sancho!

SANCHO:                   ¿Y mi señor don Juan?

LEONARDO:      Con salud va navegando.

SANCHO:        Su traslado estás mirando,

               que es don Diego de Luján.

LEONARDO:         Dadme, don Diego, los brazos.

JUAN:          Y el alma; que el no salir

               al zaguán a recebir,

               Leonardo, vuestros abrazos,

                  fue por pensar que burlaba

               Sancho, que la nueva dio.

LEONARDO:      El cielo santo ordenó

               lo que imposible juzgaba.

 

JUAN:             ¿Cómo?

LEONARDO:                Salimos de la gran bahía

               al favorable soplo del solano,

               y perdimos de vista el mismo día,

               interpuesta la mar, el suelo hispano;

               ya quince veces plateado había

               con sus rayos el sol al Oceano,

               y nuestra armada sin peligro alguno

               ara veloz los campos de Neptuno,

                  cuando llegada ya la fatal hora

               de cesar mi viaje, una mañana

               al tiempo que el crepúsculo a la aurora

               tiende alfombras que pise de oro y grana,

               una pena, crüel despertadora,

               cambia en espinas la mullida lana,

               y viendo que conmigo no me valgo,

               huyo de mí y a la cubierta salgo.

                  Siéntome al bordo, solitario amante,

               las piernas a la mar, la vista al cielo;

               da un balance la nao, y en un instante

               todo el costado entrega al blando hielo.

               Yo triste, inadvertido navegante,

               que este súbito daño no recelo,

               como ni de un cordel estaba asido,

               caigo, y soy en las ondas sumergido.

                  Al centro me llevó con la caída

               del cuerpo grave el ímpetu violento,

               y yo los brazos, a buscar la vida,

               revuelvo con frecuente movimiento

               mas la ligera casa, que impelida

               volaba al pajaril del fresco viento,

               cuando al aire salí del agua fría,

               con la popa a mis voces respondía.

                  Trescientos hombres que iban en la nave

               supo hacer sordos mi enemiga suerte,

               o fue que el alba entre el licor süave

               de las preciosas lágrimas que vierte,

               mezcló el beleño de Morfeo grave,

               haciendo oficio entonces de la muerte;

               o fue que por caer a sotavento,

               el camino a mi voz impidió el viento.

                  De vista la perdí. ¡Cuál quedaría!

               Sin esperanza de remedio humano,

               con votos y promesas todavía

               apelo a Dios, cuya piadosa mano

               a darme vida una fragata envía,

               que de las islas pasa al suelo hispano.

               Venme, y llegan los nobles pasajeros;

               cógenme, vuelvo a España, y vengo a veros.

 

JUAN:             Yo os doy un gran parabien

               de que hayáis con bien venido.

 

Sale GUILLÉN, alborotado

 

 

GUILLÉN:       ¿Tanto os habéis detenido,

               Julia?

JUAN:                ¿Qué es esto, Guillén?

GUILLÉN:          Que se esconda mi señora,

               que viene Celio.

JUAN:                          ¿Estáis loco?

 

Salen CELIO y GERARDO

 

 

CELIO:         Matarla, Gerardo, es poco.

GERARDO:       Mi verdad veréis agora.

GUILLEN:          (Aquí me quiero esconder.)     Aparte

 

Vase GUILLÉN

 

 

LEONARDO:      (Recelo alguna traición.)         Aparte

JUAN:          (Yo estoy en gran confusión.)          Aparte

SANCHO:        (Hoy esta Troya ha de arder.)      Aparte

CELIO:            Don Diego, mal habéis hecho

               lo que hacer me prometistes,

               pues la palabra que distes,

               puesta la mano en el pecho,

                  de no inquietar a mi hermana,

               habéis quebrado, que ha sido

               hecho de hombre fementido,

               de pecho y sangre villana.   

JUAN:             Celio, no es éste lugar

               de castigar ese brío;

               que es la casa de mi tío,

               y la debo respetar.

                  Salid al campo, y tendréis

               respuesta y satisfación.

CELIO:         ¡Tened! ¿Con buena invención

               llevarme de aquí queréis?

                  Primero me habéis de dar

               a Julia, a quien escondida   

               tenéis, don Diego; y la vida

               después os he de quitar.

JUAN:             ¿Qué decís? Que no os entiendo.

CELIO:         No hay que negar, que a Guillén

               vi por mis ojos también

               entrarse de mí escondiendo.

                  ¡Dadme a Julia, o vive Dios

               que ponga a esta casa fuego!

LEONARDO:      Si es así, dadla, don Diego.

GERARDO:       ¿Acá estáis, Leonardo, vos?   

LEONARDO:         Acá estoy.

GERARDO:                     Luego lo vi

               en viendo a Julia.

CELIO:                             Acabad.

               Salga aquí Julia, y pensad

               que no he de salir de aquí

                  sin ella o sin vuestra vida.

 

Salen don RODRIGO, doña ANA e INÉS

 

 

RODRIGO:       ¿Qué alboroto es éste, cielo?

ANA:           Inés, gran daño recelo.

INÉS:          (Yo estoy de temor perdida.)       Aparte

RODRIGO:          ¿Qué es esto, Celio? ¿En mi casa

               tantas voces y rüido?   

JUAN:          Mal informado ha venido.

CELIO:         No os espante lo que pasa;

                  oíd, señor don Rodrigo.

               Don Diego el honor me quita, 

               que mi hermana solicita

               hasta tenerla consigo

                  en vuestra casa escondida.

               Mirad si es ésta ocasión

               para cobrar mi opinión

               o perder aquí la vida.     

RODRIGO:          ¿Qué decís, sobrino?

JUAN:                                 Niego

               lo que Celio, aquí ha afirmado.

GERARDO:       El negar es excusado;

               que yo la vi entrar, don Diego,

                  y hasta agora no ha salido.

JUAN:          ¿Vos habéis sido la espía?

GERARDO:       A mi honor le convenía,

               y por cobrallo lo he sido.

RODRIGO:          Reportaos; que yo a buscarla

               entraré, y como quien soy,      

               Celio, la palabra os doy,

               si la hallo, de sacarla,

                  y de que don Diego aquí

               vuestro honor os restituya

               siendo Julia mujer suya.

CELIO:         Fuerza es remediarlo así.

 

Vase don RODRIGO.  Doña ANA habla aparte a

INÉS

 

 

ANA:              ¿Qué te parece? El amor

               de don Diego fue fingido.

LEONARDO:      (¿Don Juan a Julia ha querido?      Aparte

               ¡Vive el cielo que es traidor,    

                  y a las Indias me enviaba

               por poderla pretender!)

JUAN:          (Demonio fue esta mujer.           Aparte

               Aquí mi invención acaba.)

 

Salen JULIA, don RODRIGO y GUILLÉN

 

 

RODRIGO:          Salid, Julia, sin temor

               conmigo...

JULIA:                   ¡Al cielo pluguiera

               que sin la vida saliera!

RODRIGO:       Que yerros son por amor.

GUILLÉN:              (Guillén, vuestro fin llegó.) Aparte

ANA:           (¿Que tal en el mundo pasa?)        Aparte

CELIO:         ¡Ved el honor de mi casa! ...

LEONARDO:      (Pues que de mí se escondió,         Aparte

 

                  sin duda no me buscaba.

               Mi sospecha es verdadera;

               pero callaré hasta el fin.)

JULIA:         (En confusión estoy puesta.)           Aparte

CELIO:         ¿Negarás, don Diego, ahora

               tu sinrazón y mi afrenta?

JUAN:          Celio, si yo te ofendí,

               yo satisfaré la ofensa;

               pero si Julia ha venido

               a mi casa a buscar nuevas

               de Leonardo, que hoy ha vuelto

               por gran milagro a esta tierra,

               ¿por qué quieres darme a mí

               de este delito la pena?

CELIO:         ¿Esto es verdad?

JULIA:                         Es verdad.

DIEGO:         (Mil confusiones me anegan.        Aparte

               Don Juan por no descubrirse

               toda mi ventura arriesga.)   

LEONARDO:      Pues dime, Julia traidora,

               ¿cómo tal engaño intentas?

               ¿Cómo de mí te escondiste,

               si de mi buscabas nuevas?

JULIA:         Por escuchar, escondida,

               tu mudanza o tu firmeza.

CELIO:         Dadle, Leonardo, la mano;

               que en calidad ni en hacienda

               Julia no os es desigual,

               y así mi honor se remedia. 

DIEGO:         (Perdone don Juan; que ya          Aparte

               es dañosa la paciencia.)

               Celio, cuanto aquí os han dicho,

               es invención y quimera.

               Julia vino a verme a mí.

GERARDO:       ¿Es gracia o locura aquésta?

DIEGO:         Don Diego soy de Luján.

               Ved si son gracias o veras.

               Celio, bien me conocéis

               de Flandes.

CELIO:                    Mis manos mesmas

               mejor que a vos no conozco.

DIEGO:         Pues desde entonces, por letras,

               por palabras, por favores

               y por más forzosas prendas,

               es vuestra hermana mi esposa;

               que aquí la ocasión estrecha

               a inventar lo que ha inventado,

               a don Juan de Castro fuerza,

               por proseguir el disfraz

               con que quedó en esta tierra,

               fingiendo ser yo en su casa --

               trazas que el amor ordena.

               Mas yo, viendo que perdía

               si callara más, la prenda

               que más estimo, y don Juan,

               cuando muy mal le suceda,

               tiene al fin el padre alcalde,

               solté al silencio las prendas.

RODRIGO:       ¿Que eres don Juan?

JUAN:                             Don Juan soy.

SANCHO:        Parece, por Dios, comedia.

RODRIGO:       Pues dime: ¿qué te ha obligado

               a estos enredos que ordenas?

JUAN:          Yerros son que amor disculpa.

               Por no salir de esta tierra,

               de mi prima emponzoñado

               con amorosas saetas,

               lo que has oído fingí;

               y, ¡ojalá no lo fingiera,

               pues su liviandad ha sido

               de este delito la pena!

ANA:           Don Juan, sin razón me culpas,

               que con su persona mesma

               no te puedo yo ofender.

               Deja vanas sutilezas.

               Con tu sujeto me dio

               natural correspondencia

               el cielo; mudarte el nombre

               no muda naturaleza;

               y así seguí ciegamente

               la inclinación de mi estrella,

               de que sacarás que a nadie

               podré amar, que tú no seas.

               Y ya que de hablar verdades

               la ocasión forzosa llega,

               sabe que desde aquel día

               que don Diego en esta tierra

               y en ésta tu casa entró,

               supe de él, y más, quién era;

               pero callélo, porque él

               el secreto me encomienda;

               y así siempre te he querido

               por don Juan.  Testigo sea

               don Diego que está presente.

DIEGO:         (Mi prima es, ayudaréla;          Aparte

               que con los ojos me pide

               que con su engaño consienta.)

               Doña Ana dice verdad,

               don Juan; que os adora y precia

               por don Juan.  Dadle la mano,

               que merece su firmeza.

JUAN:          Aunque el no haberme guardado

               secreto haya sido ofensa,

               de que no es mi bien mudable

               os agradezco las nuevas;

               y así la mano le doy,

               si mi padre da licencia.

RODRIGO:       Mi sangre es también doña Ana;

               verla amparada me alegra;

               pero sin dispensación,

               siendo tu prima, ¿qué intentas?

JUAN:          Yo la tengo negociada.

               No duerme el que Amor desvela.

CELIO:         Parece que a concertar

               vine yo las bodas vuestras.

DIEGO:         Con dar yo la mano a Julia

               alcanzaréis parte de ellas,

               si la merezco.

JULIA:                        Yo gano.

DIEGO:         Tened, Leonardo, paciencia;

               que en competencias de amor

               es bien que el antiguo venza.

LEONARDO:      Yo no lo puedo impedir,

               puesto que en la mar soberbia

               de religión hice voto,

               Dios me librase de ella.

SANCHO:        Gracias a Dios, sora Inés,

               que ya no hay Mendo que tenga,

               y que me dará la mano

               de mujer, aunque no quiera.

INÉS:          Antes quiero. Toca, Sancho.

SANCHO:        ¿Topa, Sancho? ¡Buena es ésa!

               ¿Al casar me dices topa,

               siendo Sancho? ¡Guarda fuera!

INÉS:          Toca dije.

SANCHO:                   Toca, pues,

               y acabe aquí la comedia.

 

FIN DE LA COMEDIA

 


Best viewed with any browser at 800x600 or 768x1024 on Tablet PC
IntraText® (VA1) - Some rights reserved by Èulogos SpA - 1996-2009. Content in this page is licensed under a Creative Commons License