Juan Ruiz de Alarcón
La amistad castigada

ACTO SEGUNDO

Enlaces a las concordancias:  Normales En evidencia

Link to concordances are always highlighted on mouse hover

ACTO SEGUNDO

 

Salen FILIPO y el REY

 

 

FILIPO:           Tan resuelta, señor, y tan airada

               rigores respondió a tus rendimientos,

               que en el mar espumoso concitada

               la furia de encontrados elementos

               cuando turban la luz, el cielo ocultan,

               confunden la región y el sol sepultan

               espíritus del Austro, no amenazan

               con tanto horror, con tan airado ceño,

               funesto fin al naufragante leño,

               como Aurora, si cabe por ventura

               esta comparación en su hermosura,

               duplicó furias, repitió rigores,

               juzgando ofensas suyas tus favores,

               vueltos vulcanes de iras y de agravios

               los que eran de coral hermosos labios,

               noches de espanto y Etnas de centellas

               las que eran más que el sol claras estrellas.

               Tal la vi al fin, perdona el desengaño,

               pues como ofende al gusto, evita el daño,

               que yo he juzgado que tu pecho amante

               bate con cera muros de diamante.

REY:           ¿Cómo, Filipo, basta el sufrimiento,

               siendo tanto mi amor, a mi tormento?

               ¿Como puedo vivir si a mis sentidos

               tanto veneno das por los oídos?

               No es posible, Filipo; la paciencia

               me falta; no, no tengo resistencia

               contra mí mismo.  Sujetarme veo

               del imperio tirano del deseo.

               ¿Qué importa la corona, qué la vida,

               no siendo Aurora de mi amor vencida?

               Todo lo he de arriesgar por obligarla,

               todo lo he de perder por alcanzarla.

FILIPO:        ¿Qué es esto? ¿Así, señor, de ti te olvidas?

               ¿Así excedes de ti, que así antepones

               la ejecución de ilícitas pasiones

               a tantas esperanzas concebidas

               de tu prudencia, tu valor y seso,

               cuando ha impuesto Sicilia el grave peso

               de este reino en tus hombros solamente

               por juzgarte filósofo prudente?

REY:           Ya no lo soy Filipo, si lo he sido;

               otro soy del que fui, porque he perdido

               el ser y el alma, pues por ella agora

               sólo me informo del amor de Aurora.

               La ciencia filosófica, el prudente

               discurso y el valor de los humanos

               no evita los destinos soberanos,

               no de los dioses el poder desmiente.

               Amor es dios, la mano suya ha sido,

               la flecha, Aurora, que mi pecho ha herido;

               pues en mi rendimiento, ¿qué te admira,

               donde es deidad la mano que me tira,

               y porque del remedio desespere,

               deidad también la flecha que me hiere?

FILIPO:        (Resuelto está en mi daño.)          Aparte

REY:                                     El seso pierdo

               nada puedo conmigo; que en un loco,

               la ciencia y el valor importan poco.

FILIPO:        Gran señor, no está lejos de su acuerdo

               el loco que conoce su locura.

               Procura divertir tu mal, procura

               templarte; que al principio el accidente

               obedece al remedio fácilmente.

               Y si juzgas difícil la vitoria,

               en la dificultad está la gloria;

               que en lo que el mismo caso facilita,

               ni se muestra el valor ni se acredita.

               Remedios traza, ocupa el pensamiento,

               divierte la memoria, que al tormento

               ministra la materia; otros amores

               merezcan tus cuidados y favores.

               ¿Es sola Aurora? ¿En sola su belleza

               extremó su pincel naturaleza?

               Muchas hay en Sicilia que a la hermosa

               Venus de Adonis tienen recelosa,

               y las puedes amar sin el delito

               que contra Aurora, tu sobrina, intentas,

               pues afrentas tu sangre si la afrentas.

REY:           Eso todo es así, Filipo amigo;

               mas no es así poderlo yo conmigo,

               y más cuando celoso considero

               que otro merece el bien que yo no espero.

FILIPO:        ¡Otro! ¿Como, señor?

REY:                                Su hermosa mano,

               de ella admitido, espera Policiano.

FILIPO:        Ay de mí!)                      Aparte

REY:                      Y ya la hubiera conseguido,

               a no haberlo mis celos impedido.

FILIPO:        Bien has hecho, señor; no lo consientas;

               nadie merezca lo que tú no alcanzas;

               baste que el mal, enamorado, sientas

               de no poder lograr tus esperanzas,

               sin que celoso te dupliques penas,

               viendo también logradas las ajenas.

               Desdichado se llora el que no alcanza;

               mas su tormento alivia la esperanza

               de ver al fin premiada su querella;

               que no alcanzar la gloria no es perdella;

               mas quien su prenda ve en poder ajeno,

               ése pérdida llora, ése el veneno

               mortal traslada al corazón del labio.

               Desdicha es no alcanzar, perder, agravio;

               y quien llora perdido el bien que adora,

               agravios ése, y no desdichas, llora;

               el sentimiento de no ser querido

               puede morir a manos del olvido;

               mas el agravio de perder la gloria

               apuesta con la vida en la memoria;

               y así, aunque resolvieses no quererla,

               para olvidalla importa no perderla.

REY:           Resuelto estoy.  No gastes persuasiones

               en lo que te aseguran mis pasiones;

               que el curso arrebatado y la violencia

               con que el celoso amor me precipita,

               no de nuevos impulsos necesita.

               Vuelve a mi bien, Filipo, y de mis males

               le presenta evidencias, no señales;

               por dicha mis tormentos repetidos

               hallarán más piadosos sus oídos.

               Procura persuadirla, y para vella

               alcánzame licencia; que sin ella

               el amor ciego que mi pecho anima,

               teme el rigor cuanto el favor estima.

FILIPO:        Yo parto, gran señor, a obedecerte,

               y asegurara el fin a tus pasiones

               dichoso, si en mi lengua las razones

               tuvieran, cuando así obligar me veo,

               las fuerzas que en mi pecho mi deseo.

 

Vase FILIPO

 

 

REY:              Si es efeto el amar de las estrellas,

               en que no tiene parte el albedrío,

               pedir que os inclinéis es desvarío,

               Aurora, a lo que no os inclinan ellas.

                  Mas ya que de mi incendio a las centellas

               ardientes vuestro pecho esté tan frío,

               que no podáis sentir el dolor mío,

               quered sentir al menos mis querellas.

                  Nunca, Aurora, en amantes mal pagados,

               que a fuerza de los hados han querido,

               vi que la libre voluntad no enferme,

                  Yo solo, a no quereros por mis hados,

               os quisiera querer aborrecido;

               ¿por qué queréis, querida, aborrecerme?

 

Salen DIANA y ELISA, con mantos, por otra parte

 

 

DIANA:            Vanos consejos me ofreces.

               detenerme es por demás.

ELISA:         ¿Tan ciega, señora, estás,

               que contra ti te enfureces?

                  ¿Qué ha de sentir de tu honor,

               viendo que tanto lo sientes?

DIANA:         De los dos inconvenientes

               vengo a tener por menor

                  el arriesgar mi opinion,

               que perder a Policiano.

ELISA:         Donde reina amor tirano 

               es esclava la razón.

DIANA:            Aquí está el rey. Llego, pues,

               que en estar solo parece

               que el cielo me favorece.

               Dadle, gran señor, los pies

                  a Dïana.

REY:                       Alza del suelo,

               no agravies la estimación

               que debo a tu perfeción,

               de que es imagen el cielo.

                  ¿Qué exceso es éste, Dïana?

DIANA:         Es exceso de mi suerte,

               que hasta en negarme la muerte

               quiere mostrarse inhumana,

                  pues la que vive agraviada,

               sólo en morir es dichosa.

REY:           En viéndote tan hermosa,

               te contemplé desdichada.

                  Mas a tu pena importuna

               término puedes poner,

               si acaso tengo poder

               para vencer tu fortuna;

                  que a tus deudos he debido

               la que gozo levantada.

               Pedir puedes confïada,

               pues prometo agradecido.

DIANA:            ¿Quién sino vos, cuya real persona

               quilates de valor, luz de nobleza,

               rayos de ciencia añade a la corona

               que dignamente os ciñe la cabeza,

               sabe premiar servicios, si a premiarlos

               es bastante en un rey el confesarlos?

                  ¿Quién como vos remediará mis males,

               si en mí, para que de ellos el olvido

               llegue a borrar las últimas señales,

               es bastante el haberlo prometido;

               pues en quien puede como vos no pesa

               el mismo efeto más que la promesa?

                  ¿Y a quién abrieran mis quejosos labios

               las secretas prisiones en que el pecho

               vergonzoso ocultaba los agravios

               que en mi opinión tan duro estrago han hecho,

               sino a un rey que por noble y por discreto,

               el remedio asegura y el secreto?

                  Produzca pues tan justa confïanza

               efetos libres de temor, y el daño

               pronuncie con que paga mi esperanza

               de Policiano el alevoso engaño,

               que olvida acaso por desdicha mía

               vuestro poder, cuando en el suyo fía.

                  El lustro apenas de mi edad tercero

               me concedió de la razón el uso,

               cuando él, traidor, amante lisonjero,

               cautelas fabricó, medios dispuso,

               mostró finezas, que a cualquier recato

               el nombre dieran con razón de ingrato.

                  No se desmiente el cocodrillo tanto

               en voz humana y en llorosa vena,

               ..............................[ -anto]

               ..............................[ -ena]

               como él con quejas, lágrimas y amores

               solicitó engañoso mis favores.

                  Y para dar el último combate,

               si no a mi honestidad, a mi albedrío,

               porque más mis rigores no dilate,

               promete que ha de ser esposo mío.

               ¡Oh, necia la que da a la confïanza

               lo que puede negarle la mudanza!

                  Al fin les negoció la diligencia

               crédito a sus ficciones de verdades,

               y el crédito en mi amor correspondencia;

               que si hay cómo obligar las voluntades,

               es monstruo, no mujer, la que ha podido

               ser esquiva al amor, si lo ha creído.

                  Pues teniéndole ya, ¿qué fortaleza

               puede oprimir el encendido fuego?

               Porque el mismo peligro en que tropieza,

               el amante no ve, se llama ciego;

               y así la fe de su promesa pudo

               dar lengua en su favor al amor mudo.

                  Declaréme su amante, y como dueño

               en público gozó correspondencias,

               y menos el mayor, último empeño,

               en mi amor se atrevió a tantas licencias,

               que se puede atrever también el labio

               más recatado a murmurar mi agravio.

                  Mi agravio, pues, os diga mi tormento,

               publique sus traiciones su mudanza,

               vuestras ofensas pruebe el loco intento

               de poner en Aurora su esperanza,

               y todo junto, gran señor, os diga

               a lo que, siendo rey, todo os obliga.

REY:              ¿Fe de esposo te dio?

DIANA:                                  Si necesita

               mi verdad de testigos...

REY:                                    No, Dïana;

               que tu misma querella te acredita,

               pues no con causa y ocasión liviana,

               arriesgando su fama, a excesos tales

               se arrojan las mujeres principales.

                  Vete, Dïana, vete.  No te vea

               quien pueda murmurarte; y no permitas

               más riendas al temor, pues te desea

               lo mismo que agraviada solicitas,

               agradecido un rey.

DIANA:                             Tales favores

               aun no me dejan sombras de temores.

 

 

Vanse los dos.  Salen RICARDO y TURPÍN

 

 

RICARDO:          ¿Qué dices? Dame esos brazos.

TURPÍN:        Cuando del bien que codicias

               te he dado nuevas, albricias

               esperaba, que no abrazos.

RICARDO:          Esta piedra, en quien vencido

 

Dale una sortíja

 

 

               se ve el farol celestial,

               no es premio, sino señal

               de mi pecho agradecido.

TURPÍN:           Esto han de hacer los amantes

               para hacer hablar los mudos;

               que escudos vencen escudos,

               diamantes labran diamantes.

                  ¿Qué secreto, que misterio

               no sabrás con medio igual,

               si la mano liberal

               tiene en las almas imperio?

RICARDO:          En fin, ¿que se han dilatado

               las bodas?

TURPÍN:                  Y aun yo sospecho

               que del todo se han deshecho,

               según vi desesperado

                  a Policiano ofendido

               querellarse de Dïón.

RICARDO:       Según eso la ocasión

               mi esperanza no ha perdido.

TURPÍN:           No la ha perdido; mas creo

               que la vendrás a perder;

               que quien no sabe emprender,

               nunca logra su deseo.

                  Callando, ¿quién persuadió?

               ¿Quién venció sin intentar?

               ¿Quién obligó sin rogar?

               ¿Quien sin pedir alcanzó?

                  Aun con los dioses, que entienden

               las humanas intenciones,

               a fuerza de peticiones

               negocian los que pretenden;

                  y al fin, para conclüir,

               oye una comparación.

               Al tribunal del león

               llegó una oveja a pedir

                  justicia de un carnicero

               lobo, que un hijo le había

               muerto, de dos que tenía;

               y con el otro cordero

                  que vivo quedó, prostrada,

               por darle más compasión,

               ante los pies del león,

               calló, un rato, o bien turbada,

                  o bien por encarecer

               de esta suerte de su mal

               el extremo; que es señal

               de gran pena enmudecer.

                  Estaba hambriento el león,

               y como calló la oveja,

               no previno su queja,

               no quiso su intención

                  entender; hízose bobo,

               y fingiendo que pensaba

               que el cordero le endonaba,

               hizo lo mismo que el lobo.

                  La oveja, con agonía

               balando, empezó al momento

               a declararle el intento

               con que allí venido habia;

                  mas él dijo, "No negaras

               tanto la voz a los labios;

               si era contar tus agravios

               tu fin, al punto empezaras,

                  hablando, a informarme de ellos;

               que en esto de corazones

               sabemos más los leones

               de comerlos que entendellos."

                  Pienso que la fabulilla

               viene a pelo. Habla a Dïón,

               dile a tiempo tu intención;

               que es cierto que con decilla

                  a ocasión y con instancia

               harás que tema tus quejas,

               pues al menos no le dejas

               la excusa de la ignorancia.

RICARDO:          Bien dices; pero querría

               hablar a Aurora primero;

               porque declarar no quiero

               sin su voluntad la mía.

TURPÍN:           A mí también me contenta,

               Ricardo, ese parecer;

               que es vano trabajo hacer

               sin la huéspeda la cuenta.

                  Ella sale, hablarla puedes.

RICARDO:       Y su padre, ¿dónde está?

TURPÍN:        Si vienes resuelto ya

               a pedírsela, ¿qué excedes

                  en hablarla y pretendella?

RICARDO:       Al fin, pues tengo ocasión,

               me he de arriesgar con Dïón,

               por declararme con ella.

 

Vase TURPÍN.  Sale AURORA

 

 

 

AURORA:           ¿Quién está aqui?

RICARDO:                           Aurora hermosa,

               no os retiréis.  Aguardad,

               y de cortés escuchad,

               si no escucháis de piadosa.

               Lo que la suerte dichosa

               pródigamente me ha dado,

               no lo niegue recatado,

               señora, vuestro desdén;

               advertid que el sol tambien

               sale para el desdichado.

AURORA:           Ricardo, hallaros aquí

               sin haberme prevenido,

               la justa ocasión ha sido

               de haberme extrañado así;

               y vos sin razón de mí

               en esto os habéis quejado;

               que si a verme habéis llegado,

               siendo eso lo que intentáis,

               más de atrevido ganáis,

               que perdéis de desdichado.

RICARDO:          ¡Cuán cierto me prometiera,

               Aurora bella, el perdón,

               a ser lengua el corazón

               que mis males os dijera!

               ¡Cuán dichoso fin tuviera

               la desventura que siento,

               si supiera mi tormento,

               siendo tantos sus rigores,

               deciros cuántos temores

               me cuesta este atrevimiento!

                  Mientras del mar enojado

               y del viento a la violencia

               se opone la resistencia

               de la vela y el costado,

               duerme en su esfera el cuidado;

               mas en llegando a faltar

               la esperanza de salvar

               la vida en el roto leño,

               rompen las voces el sueño,

               los brazos hienden el mar.

                  Sepultado del vulcán

               en las hondas cavidades,

               sus ardientes calidades

               disimula el alquitrán;

               pero si fuego le dan,

               rompe los profundos senos,

               y los elementos, llenos

               de su furia, se estremecen;

               nubes y rayos parecen

               las cenizas y los truenos.

                  Yo, en mi esperanza embarcado,

               el mar de amor discurría,

               y la materia escondía

               de mi incendio mi cuidado;

               mas ya los celos han dado

               fuego al alma, y el dolor

               de perder mi bien mayor

               me anega, y a mi despecho

               revienta la mina el pecho,

               se arroja al agua el amor;

                  que viendo ya mis intentos

               malogrados, dueño hermoso,

               rompe el silencio medroso

               en voces y atrevimientos.

               Con mil mudos pensamientos

               sin fruto vuestros despojos

               adore; y ya mis enojos

               a la lengua escucharéis,

               señora, pues que os hacéis

               desentendida a los ojos.

                  Como busca el ciervo herido

               la fuente, y a sus cristales

               les restituye en corales

               lo que en perlas ha debido;

               así yo, Aurora, he venido,

               de Amor herido, a buscaros,

               por ver si puedo obligaros

               a remediar mis enojos,

               pagando en llorar los ojos

               lo que os deben en miraros.

                  Tened piedad de esta vida

               que sola vos informáis;

               si enamorada os negáis,

               no os neguéis agradecida.

               Permitidme, condolida,

               que os pueda a Dïón pedir;

               que en negar o en permitir

               sólo estriba, dueño hermoso,

               o atreverme venturoso,

               o desdichado morir.

AURORA:           (Ni mi padre ha de querer,      Aparte

               ni el rey licencia ha de dar;

               pues, ¿qué arriesgo en no negar?

               ¿Qué pierdo en agradecer?

               Y cuando venga a tener

               efeto el darle la mano,

               ¿amante esposo no gano,

               contado entre los más buenos,

               que a mis ojos por lo menos

               es mejor que Policiano?

                  Algún tiempo sus intentos,

               ¿no hallaron en mis cuidados

               si no gustos declarados,

               agradados pensamientos?

               Si se llevaron los vientos

               la esperanza tan en flor

               que vio en Filipo mi amor,

               desengañada, ¿qué aguardo?

               la verdad a Ricardo

               lo que le quito el error.)

RICARDO:          Mucho me dais que temer;

               ya llego a desconfïar;

               que es indicio de negar

               el tardarse en conceder.

AURORA:        Ricardo, no puede ser

               el pecho que es noble, ingrato;

               y del amoroso trato

               conocida la verdad,

               ocultar la voluntad

               más es crueldad que recato.

                  La suspensión en mirar,

               mil veces vuestros enojos

               me ha dicho que por los ojos

               sabe el corazón hablar.

               No os ha dañado el callar;

               antes en mi pensamiento

               adelantó vuestro intento;

               porque en los que amantes son,

               es sobra de estimación

               la falta de atrevimiento.

                  Y así, agora que a venceros

               del celoso ardor llegastes,

               por lo que en temer ganastes,

               no perdéis en atreveros;

               antes debo agradeceros

               el haberos declarado,

               pues no es de haberme estimado

               indicio menos forzoso

               el atreveros celoso,

               que el temer enamorado.

                  Y así, os doy para tratar

               esto a mi padre licencia;

               que esto sólo en mi obediencia

               os queda por conquistar.

               Si lo llegáis a obligar,

               dad por hecho el casamiento;

               mas si a vuestro pensamiento

               reducirlo no podéis,

               vuestra suerte culparéis,

               y no mi agradecimiento.

 

Vase AURORA

 

 

RICARDO:          ¿Qué imperio puede tener

               ya de la suerte el rigor

               en quien tan alto favor

               ha llegado a merecer?

               No me queda que temer;

               que pues me has favorecido,

               aunque llegue a ver perdido

               el bien que agora alcancé,

               al menos no perderé

               el haberlo conseguido.

 

Sale TURPÍN

 

 

TURPÍN:           Pues, ¿qué tenemos? ¿Venciste?

RICARDO:       Mi bien puedes celebrar.

TURPÍN:        En albricias te he de

               dar la sortija que me diste.

 

Acomete a darle la sortija

 

 

               Tómala.

RICARDO:               Bien las pediste,

               yo te las debo.

TURPÍN:                       Si eres

               tu tan liberal, que infieres

               lo que no pensó Turpín,

               no replico, porque al fin

               ha de ser lo que quisieres.

                  Mas aquí viene Dïón;

               y pues hoy con tal ventura

               has comenzado, procura

               no perder esta ocasión.

RICARDO:       Agora mi pretensión,

               de Aurora favorecido

               le diré más atrevido.

 

Sale DIÓN

 

 

DIÓN:          ¡Ricardo amigo!

RICARDO:                      A buscaros,

               noble Dïón, para hablaros

               en un negocio he venido.

DIÓN:          Prevenciones excusad,

               si acaso estáis satisfecho

               de la amistad de mi pecho.

RICARDO:       Pues dais licencia, escuchad.

Hablan bajo

 

TURPÍN:        Mal haya, dijo un juglar, Aparte

               de buen gusto y gracias lleno,

               quien tiene dinero ajeno

               y se acuesta sin cenar!

               Y el que quiere ser esponja

               de algún señor, ¡haya mal,

               si no lo hace liberal

               a costa de una lisonja!

               Y, ¡mal haya el que perdió

               la ocasión de enriquecer,

               teniendo hermana o mujer

               o hija hermosa! Aquí entro yo.

               Cubra el siciliano suelo

               de amantes de Aurora Amor;

               que a todos igual favor

               he de vender, ya que el cielo

               dueño tan bello me dio;

               porque nos hemos de hallar,

               si el tiempo dejo pasar,

               ella vieja y pobre yo.)

                                     

Vase TURPÍN

 

DIÓN:          Cuando más exageréis

               vuestros méritos conmigo,

               lo menos, Ricardo amigo,

               de lo que no diréis;

               y así mi conocimiento

               culpa vuestras prevenciones,

               si multiplicáis razones

               para esforzar vuestro intento.

               (Mas -- ¡ay de mí! -- la ocasión Aparte

               es ésta de examinar

               su lealtad, y ejecutar

               de Dionisio la intención.

               Fingir un agravio intento

               con que la pueda cumplir,

               como también exclüir

               de Ricardo el pensamiento.

               Que Aurora dio la ocasión

               a esta plática, y Aurora

               ha de dar también agora

               la materia a mi ficción.)

RICARDO:          ¿Qué os suspendéis? Si la mano

               me impide de Aurora bella

               haber tratado con ella

               casamiento a Policiano,

                  advertid...

DIÓN:                      Ricardo, no;

               que puesto que aún no está hecho,

               y tenéis mejor derecho,

               pues a nadie estimo yo

                  tanto como a vos, no es eso

               lo que impedimento os hace;

               de más grave causa nace

               nuestro daño; y os confieso

                  que es tan en agravio mío,

               que en ella misma veréis,

               cuando de mí la escuchéis,

               cuánto de vos me confío,

                  y la amistad que a mi pecho

               le debéis en declararme,

               pues no dudo avergonzarme

               por dejaros satisfecho.

                  El rey, después que es deudor

               de la corona real

               que goza, a mi amor leal,

               pues por mi industria y valor

                  en el reino sucedió,

               que su padre, contra el fuero

               de la libertad, primero

               tiranamente ocupó;

                  en Aurora, en su sobrina,

               hija de su misma hermana,

               ha puesto afición liviana,

               y tirano determina

                  ejecutar sus deseos

               en su deshonor.  Ricardo,

               este galardón aguardo,

               y estoy tal, que...

RICARDO:                          Deteneos.

                  Si Aurora es del rey amada,

               puesto que mi pecho sienta

               menos la muerte, haced cuenta

               que yo no os he dicho nada.

 

Vase RICARDO

 

 

DIÓN:             ¡Ésta es fineza! ¡Esto es ser

               vasallo noble y leal!

               Nunca del cetro real

               he cudiciado el poder

                  sino agora, porque hiciera

               la demonstración debida,

               y la gloria merecida

               por tal fineza le diera;

                  que es nobleza sin igual

               y valor sin semejante

               saber ser tan cuerdo amante

               por ser vasallo leal.

 

Vaso DIÓN.  Sale FILIPO

 

 

FILIPO:           Ni en mi tengo ya poder,

               ni me atrevo a declarar;

               que declararme es mostrar

               que al rey me atrevo a ofender;

                  y es al fin de Aurora tío,

               y no es bien que me declare

               mientras no me asegurare

               de que estima el amor mío;

                  porque si no, mi deseo fuera

               necio, si perdiera,

               por la dicha que no espera,

               la ventura que poseo;

                  y más debiendo temer

               que Aurora, del pensamiento

               combatida, habrá de intento

               mudado ya; que es mujer,

                  y es amarle ya posible;

               porque de un rey el amor

               es fuerte conquistador

               del pecho más invencible.

                  Segunda vez el ardiente

               cuidado que al rey desvela

               le diré, más por cautela

               que por lealtad obediente,

                  para entender el estado

               de su desdén o favor.

               Ella sale. Dios de amor,

               favorece mi cuidado.

 

Retírase.  Salen AURORA y CAMILA

 

 

CAMILA:           Oye un pensamiento mio.

AURORA:        .

CAMILA:           ¿No debes recelar,

               si llega a desconfïar

               de tu amor el rey, tu tío,

                  que viendo su intento vano,

               de parecer mudará,

               y sin fruto no querrá,

               ofender a Policiano?

                  Y en dejando de impedir

               que te la mano, quedas

               sin excusa con que puedas

               a tu padre resistir.

AURORA:           Claro está.

CAMILA:                       Pues si tu amor

               no se inclina a Policiano,

               muestra al rey el pecho humano,

               y con fingido favor

                  anima su pensamiento;

               y pues así no lo alcanza,

               conservando su esperanza,

               conserva el impedimento.

AURORA:           Consejo es bien advertido.

CAMILA:        Sal, pues, que Filipo espera.

 

Vase CAMILA

 

 

AURORA:        Oh, si tan dichosa fuera,         Aparte

               que no me hubiera mentido

                  el pensamiento primero!

               ¡Cuán gustosa le escuchara,

               si amante me deseara,

               y no me hablara tercero!)

 

Llégase FILIPO a AURORA

 

 

FILIPO:           Aunque recelar debía,

               bella Aurora, escarmentado

               de vuestro rigor pasado,

               que os enoje mi porfía,

                  no os admiréis de que sea

               importuno mensajero,

               donde, pues os ve el tercero,

               más que el amante granjea;

                  si bien puedo colegir

               mudanza en vuestra crueldad;

               que es indicio de piedad

               haberme querido oír.

                  Segunda vez me ha mandado

               el rey, señora, que os diga

               del fuego que le fatiga

               el solícito cuidado,

                  y que le deis para hablaros

               licencia; que no es menor

               de enojaros el temor

               que la gloria de miraros.

                  Y que advirtáis que no hay cosa,

               si no mudáis parecer,

               imposible a su poder,

               o a su amor dificultosa.

                  Perdonadme, si os parece

               que en decíroslo os ofendo;

               que quien yerra obedeciendo,

               errando no desmerece.

AURORA:           Filipo, no qué os diga.

FILIPO:        Yo sí qué me digáis.

               Que ya del rey, pues dudáis,

               estáis menos enemiga.

                  No me diréis declarada

               mas que me decis dudosa,

               pues es respuesta piadosa

               no responder enojada.

AURORA:           Ni es injuria ser querida,

               ni permite la razón

               no pagar la obligación,

               si no amante, agradecida.

                  Ser amada es natural

               lisonja, y nunca se ve

               que a nadie, aunque mal le esté,

               sepa la lisonja mal.

                  Y así, aunque al lance primero

               respondí con pecho airado,

               no os espante que haya obrado

               el cuidado lisonjero

                  mudanza en mí, conociendo

               que no es ofender amar,

               y que no es justo pagar

               a quien ama, aborreciendo.

FILIPO:           Ay de mí! ¡Perdido soy!        Aparte

AURORA:        Mas, ¿por qué busco razones,

               Filipo, y satisfaciones

               tan dilatadas os doy,

                  y me disculpo al hacer

               lo que venís a rogar?

               Disculpas pide el negar,

               no las pide el conceder.

                  Al rey le decid...

FILIPO:                          Ay, cielos!)    Aparte

AURORA:        ...que le pago.

FILIPO:                       ¿Qué decis?

AURORA:        Parece que lo sentís.

FILIPO:        (No saben callar los celos.)       Aparte

                  No, señora. (¡Muerto soy!)     Aparte

               Antes el gusto de ver

               el que el rey ha de tener

               si tales nuevas le doy,

                  causa el efeto que veis.

AURORA:        (¿De gusto mudáis color?          Aparte

               No.  Yo os haré que al rigor

               del tormento confeséis.)

                  Pues porque le deis cumplido

               el contento, y le tengáis,

               pues lo que el suyo estimáis

               tanto habéis encarecido,

                  decidle, no solamente

               que le estoy agradecida,

               pero tan ciega y rendida

               al amoroso accidente,

                  que esta noche ha de lograr

               la licencia.

FILIPO:                     ¿Que decis?

AURORA:        Parece que lo sentís.

FILIPO:        (No puedo disimular.               Aparte

                  Partiréme sin hablarla;

               que tan en los labios siento

               la furia de mi tormento,

               que no podre refrenarla

                  si los abro, y aun sospecho,

               según el mal me atormenta,

               que por los ojos revienta

               el incendio de mi pecho.)

 

Quíere írse FILIPO

 

 

AURORA:           ¿Sin hablar os despedís?

               ¿Qué es esto? Volved, mirad,

               Filipo, que no es verdad

               lo que he dicho.

FILIPO:                        ¿Que decis?

AURORA:           Que nada al rey le digáis

               de lo que me habéis oído;

               que fue fingido.

FILIPO:                        ¿Fingido?

AURORA:        Parece que os alegráis.

FILIPO:           Parece que no os ofende

               el ver que me alegro yo.

AURORA:        A ninguno le pesó

               de alcanzar lo que pretende.

FILIPO:           Pues, ¿que intento conseguistes,

               bella Aurora, en este efeto?

AURORA:        Ver declarado un secreto

               que encubrirme pretendistes.

FILIPO:           ¿Qué secreto os he negado,

               cuando serviros me toca?

AURORA:        El que, a pesar de la boca,

               los ojos han confesado.

FILIPO:           Pues, ¿qué vistes en mis ojos,

               que a mis labios contradiga?

AURORA:        Pena de que el rey consiga

               remedio de sus enojos.

FILIPO:           Pues, Aurora, con razón

               puedo sentir, siendo así,

               que valga menos aquí

               la verdad que la ficción.

                  Porque si pudo contigo

               más credito conseguir

               lo que te muestro al sentir,

               que lo que al hablar te digo,

                  notorio agravio me has hecho

               en responder falsamente

               a lo que la boca miente,

               y no a lo que siente el pecho.

AURORA:           Luego es cierto lo que yo

               de tu aspecto colegi.

FILIPO:        ¿Quieres que diga que sí?

AURORA:        ¿Y podrás decir que no?

FILIPO:           Diré lo que tú gustares.

AURORA:        ¿Es bien que yo, aunque te amara,

               primero me declarara?

FILIPO:        ¿Digo yo que te declares?

                  ¿0 pudo mi desvarío

               prometerse por ventura

               que ocultase tu hermosura

               pensamiento en favor mío?

AURORA:           ¿Tan poco fías de ti,

               teniendo tanto valor?

FILIPO:        Luego, ¿estimarás mi amor?

AURORA:        ¿Quieres que diga que sí?

FILIPO:           Si nadie te mereció,

               ¿quién será tan atrevido?

AURORA:        Quien tan venturoso ha sido,

               que se lo pregunto yo.

FILIPO:           Según eso, Aurora, hablar

               podemos claro los dos.

               Yo te adoro.

AURORA:                     ¡Gloria a Dios,

               que llegamos al lugar!

FILIPO:           Desde el punto que te vi,

               te sujeté el albedrío.

               Este delito no es mío,

               si es delito, tuyo sí;

                  que si con poder violento

               me abrasó tu rostro hermoso,

               el rendimiento forzoso

               no fue libre atrevimiento.

                  Esto digo sólo, Aurora,

               por disculpar el error

               de haberte tenido amor,

               sabiendo que el rey te adora;

                  que a no ser tal la ocasión,

               en tus méritos se ve

               que, como por fuerza amé,

               amara por elección.

                  Mas no pienses que encubrí

               hasta agora el amor mío

               por temor del rey, tu tío;

               por respeto tuyo sí;

                  que fuera, Aurora querida,

               no tenerlo o no estimarlo,

               si a precio de confesarlo,

               no despreciara la vida.

                  Sólo temer tus enojos

               mis labios tuvo oprimidos,

               porque aun juzgaba atrevidos

               los indicios de mis ojos.

                  Pero, como a tu grandeza

               atreverme ofendería,

               no mostrar que te quería

               ofendiera tu belleza.

                  Y así de entrambos agravios

               evite las ocasiones,

               diciéndolo las acciones

               y negándolo los labios;

                  que aunque decir mi tormento

               es lisonja de tu gloria,

               pues confieso la vitoria

               que llevas del sufrimiento,

                  y es más fineza perderme,

               publicando mi pesar,

               que privarte con callar

               de la gloria de vencerme,

                  refrene el atrevimiento,

               viendo que no es recompensa

               de tu más liviana ofensa

               mi más grave rendimiento;

                  y callando mis cuidados,

               por no ofenderte muriera,

               si tu piedad no rompiera

               al silencio los candados.

                  Ya los rompí, y tan dichoso

               soy ya, que no me has oído

               menos humana atrevido,

               que me mirabas medroso.

                  Y así, Aurora, manda, ordena,

               dispón de mí y de mi vida;

               que en ventura tan crecida

               que de seso me enajena,

                  ni discurre el pensamiento

               más que para obedecerte,

               ni más que para quererte

               me ha quedado entendimiento.

AURORA:           Filipo, tres voluntades

               os pone amor que vencer;

               que se precia de emprender

               donde hay mas dificultades.

                  La de mi padre y la mía

               y la del rey, todas tres

               han de conformarse, o es

               inútil vuestra porfía.

                  Dionisio me adora ciego,

               y mi padre a Policiano

               ha prometido mi mano;

               yo, aunque en amoroso fuego

                  me abrase, sin su licencia

               no me he de determinar;

               mi padre no la ha de dar

               si el rey hace resistencia.

                  Él, ya veis si la ha de hacer

               pues sabeis su amor ardiente,

               ved si tanto inconveniente

               os atrevéis a vencer;

                  que de ellos dos granjeada

               la voluntad, de la mía

               no dudéis; que aunque debía

               no responder declarada,

                  según la ley de mi estado,

               fuera recato perdido,

               tras lo que os he respondido

               con haberos escuchado.

FILIPO:           No hay cosa que yo no pueda,

               pues tu favor merecí;

               que de la Fortuna así

               he puesto un clavo a la rueda.

AURORA:           ¿Mi favor es tu fortuna?

FILIPO:        Como es mi bien tu belleza.

AURORA:        Si estriba en mí su firmeza,

               no temas mudanza alguna

                  mientras no la merecieres.

FILIPO:        Quien ama, no desobliga.

               Pero, ¿que quieres que diga

               al rey?

AURORA:               Lo que tú quisieres.

FILIPO:           ¿Y no lo que me ordenabas?

AURORA:        Era engaño.

FELIPO:                   ¿Con que intento?

AURORA:        Para ver si, del tormento

               apretado, confesabas.

FILIPO:           ¿Luego le aborreces?

AURORA:                                 Sí.

FELIPO:        ¿Y a Policiano?

AURORA:                        La mano

               por mi padre a Policiano

               contra mi gusto ofreci.

FELIPO:           Luego, ¿solo soy dichoso?

AURORA:        Solo alcanzas mi favor.

FELIPO:        Pues perdone el rey; que Amor

               es dios, y es más poderoso.

FIN DEL ACTO SEGUNDO


Best viewed with any browser at 800x600 or 768x1024 on Tablet PC
IntraText® (VA1) - Some rights reserved by Èulogos SpA - 1996-2009. Content in this page is licensed under a Creative Commons License