Juan Ruiz de Alarcón
El Anticristo

ACTO PRIMERO

Enlaces a las concordancias:  Normales En evidencia

Link to concordances are always highlighted on mouse hover

ACTO PRIMERO

 

Tocan cajas, y salen ELÍAS FALSO, viejo, y JUDÍOS 1,  y

y otros, soldados y bandoleros

 

 

JUDÍO 1:          Capitán, ¿dónde nos llevas

               por estos campos desiertos?

               Siendo robar nuestro oficio,

               ¿qué pretendes en un yermo,

               de peñas fuerte provincia,

               de fieras fecundo reino,

               tanto de tesoros pobre,

               cuanto avaro de sustento?

ELÍAS FALSO:      Misterios son celestiales,

               valerosos galileos,

               los que mis plantas conducen

               por estos incultos cerros.

               Esta noche, cuando al alba

               el matutino lucero

               anunciaba, cuando son

               más verdaderos los sueños,

               Fobétor, pálido hermano

               de Fantases y Morfeo,

               de  córnea puerta a mis ojos

               visión, que es cierta, ha propuesto.

               Vi salir del mar hinchado

               una bestia, cuyo aspecto

               daba terror a la tierra,

               guerra amenazaba al cielo.

               Era admirable, de horrible,

               sin semejanza ni ejemplo

               en cuantas fieras y monstruos

               han dado nombre a los tiempos.

               Corvas uñas le formaba

               y agudos dientes el hierro,

               con que deshace coronas,

               pisa y despedaza centros.

               Su portentosa cabeza

               era armada de diez cuernos,

               cuyas puntas amenazan

               diez diferentes imperios.

               A la Asiría Babilonia

               llegó el Decacornu horrendo,

               y allí en medio de los diez

               otro germinó pequeño.

               Éste ilustraban dos ojos

               como de hombre, y en acento

               humano hablaba una boca

               en él horribles misterios.

               Luego le vi, transformado

               en un bello infante tierno,

               al terrenal paraíso

               trasladarse con secreto.

               Allí de espíritus puros

               fue educado, y le dio el leño

               de la vida inmortal vida,

               y profundas ciencias ellos.

               Súbitamente creció

               a hermoso y fuerte mancebo,

               y a su rostro, de los diez

               se ocultaron los tres cuernos,

               y los siete que restaban,

               a su grandeza sujetos,

               se humillaron a su nombre

               y a su voz se estremecieron. 

               Postréme a la majestad

               de su venerable aspecto,

               y él, admitiéndome humano,

               así me dijo severo,

               "Yo soy el rey, yo el mesias

               prometido a los hebreos;

               reinaré en Jerusalén,

               reedificaré su templo;

               Betzaida y Corozaín,

               ciudades bellas un tiempo,   

               y agora apenas humildes

               reliquias de lo que fueron,

               en sus desiertos me albergan.

               Elías, búscame en ellos

               al instante que a la vida

               te restituyas del sueño;

               y para que se acredite

               esta visión en tu pecho,

               te imprimo mi caracter

               en la diestra con mi sello." 

               Dijo, y en sombra

               se resolvió; y yo al momento

               desperté, y en esta palma

               hallé el caracter impreso.

               Miralde y veréis en él

 

Muestra en la palma de la mano derecha esta señal, "P"

 

 

               de tan notables portentos

               las infalibles señales,

               los indicios verdaderos.

               Marchemos, pues, presurosos

               adonde ha querido el cielo   

               dar efeto a sus promesas

               y cumplir sus juramentos,

               dando al suelo su mesías,

               libertad a los hebreos,

               su rey a Jerusalén,

               y redentor a su pueblo.

JUDÍO 1:       Capitán famoso, guía;

               no busques a esos portentos

               más crédito del que tú

               les has dado con creerlos.   

ELÍAS FALSO:   Vamos, pues.

JUDÍO 2:                  Allí un pastor

               de ovejas guarda un apero.

ELÍAS FALSO:   Será estrella que nos guíe

               en el mar de estos desiertos.

 

Tocando cajas se van.  Salen el ANTICRISTO,

vestído de yerba, y su MADRE, de pieles

 

 

MADRE:            Hijo de maldición, ya, ¿qué afrentoso

               título habrá que a tu maldad no cuadre?

               ¿No te bastó ser parto incestuoso

               del que, siendo tu abuelo, fue tu padre,

               sin que lascivo agora, en amoroso

               lazo te unieses a tu misma madre? 

               Mas al tribu de Dan, que Dios maldijo,

               y a padre tal, correspondió tal hijo.

ANTICRISTO:       ¿Qué dices, madre? Vuelve a pronunciallo.

               ¿Yo del tribu de Dan? ¿Yo de mi abuelo

               hijo soy?

MADRE:                   ¿Qué te admiras de escuchallo?

               Tu inclinación, opuesta al mismo cielo,

               ¿no te declara bien, si yo lo callo,

               que dio nefanda unión tal monstruo al suelo?

               Mas tu origen escucha, pues me obliga

               tu delito y mi pena a que lo diga.

                  Manzer hebreo, dogmatista injusto

               en Babilonia, obscuro decendiente

               de Dan, movido de venéreo gusto

               en su hermana Sabá, de Horeb ausente

               virgen esposa, con rigor robusto

               logró violento su apetito ardiente,

               cometiendo en un acto deshonesto

               fuerza, adulterio, estupro y torpe incesto.

                  Yo, desdichada, de este grave exceso

               concepto fui.  ¡Pluguiera al cielo santo

               que el informe embrión fatal suceso

               al reino trasladara del espanto,

               antes que organizado el mortal peso,

               del alma se informara para tanto

               escándalo del mundo, pues naciendo

               di ocasión a delito más horrendo!

                  Crecí, y el lustro apenas vio tercero

               la verde primavera de mis años,

               cuando el mismo Manzer, sensual y fiero,

               posponiendo los suyos y mis daños,

               en mi amor abrasado, contra el fuero

               de padre natural fabrica engaños,

               con que no pueda justa resistencia

               librarme de su bárbara violencia.

                  Solo se encierra el agresor lascivo

               y dogmatista infiel conmigo un día;

               y cuando justamente yo concibo

               que a religiosa acción me prevenía,

               el que debiera serme ejemplo vivo

               de pura honestidad, la hipocresía

               desnudó, y las divinas leyes, junto

               con mi virginidad, violó en un punto.

                  fuiste de tu abuelo, padre y tío,

               abominable incestüoso efeto;

               en mi vientre creció el agravio mío

               a publicar por fuerza mi secreto;

               y en el parto infeliz el hecho impío

               le confesé a mi madre, a quien Aleto,

               Tisífone y Megera, ardientes furias,

               a vengar provocaron sus injurias.

                  Del execrando insulto dio noticia

               tu abuela y tía al patriarca hebreo;

               admirase el delito, y la malicia

               misma se ofende de un error tan feo,

               no alcanza en sus arbitrios la justicia

               igual castigo a tan nefando reo,

               y queda al fin, muriendo apedreado,

               sediento de más pena su pecado.

                  Yo, que en el parto peligroso y fuerte

               tuve opuesta a Lucina, previniendo

               por dicha, sabia astróloga, la suerte

               que daba a luz un monstruo tan horrendo,

               el golpe evité apenas de la muerte,

               del trance apenas escapé tremendo,

               cuando rendida al sueño, ¡que pluguiera

               al cielo santo que el eterno fuera!

                  Soñé que en cambio de pequeño infante,

               breve centella al mundo producía,

               que dilatada en término distante,

               voraz incendio al cielo se atrevía;

               y en veloz precipicio, en un instante,

               Faetón segundo, al suelo decendía,

               llenando, si de llamas, de escarmientos

               cuanta ocupan región los elementos.

                  Sacra deidad en esto me aparece,

               oculta en su luz misma, y "crece," dijo,

               "prodigioso, feliz infante, crece

               a dilatar al término prolijo

               del Aquilón el cetro que te ofrece,

               y tú, dichosa madre de tal hijo,

               de Babilonia sal, y en Galilea

               asilo de los dos el yermo sea."

                  Aquí cesó, y la noche en su confuso

               silencio la escondió; y restituyendo

               a mis sentidos la razón el uso,

               escuché de mi padre el fin horrendo.

               Y así, obediente ya a lo que dispuso

               la deidad, de mi patria vine huyendo

               aquí, donde Betzaida un tiempo ha sido,

               donde Corozaín tuvo su nido.

                  Aquí empecé a educarte, y aquí el hado

               te anticipó en un término sucinto

               en estación pueril cuerpo esforzado,

               y en tierna infancia racional instinto;

               pues apenas hubiste saludado

               en el trópico al sol el curso quinto,

               cuando tu brazo persiguió las fieras,

               cuando voló tu ingenio a las esferas.

                  Yo, que advertí, curiosa a tus intentos,

               perversa inclinación en tus acciones,

               por excitarte honrosos pensamientos

               y por templarte locas presunciones,

               te propuse en historias escarmientos,

               te previne en engaños persuasiones,

               mintiéndote que clara decendía

               del tribu de Judá la sangre mía.

                  Mas pues fue mi cuidado tan perdido

               en tu proterva y dura resistencia,

               que habiéndote en mil ciencias instruído

               no cuál soberana inteligencia,

               no sólo no te enmiendas, pero ha sido

               para que con más furia y más violencia

               corras a los delitos más atroces,

               y en torpe incesto de tu madre goces.

                  ¡Plega al Dios de Israel, vestiglo fiero,

               que en tu ciega maldad te precipites,

               y dando efeto a mi soñado agüero,

               tanto los cielos en tu daño irrites,

               que pues soberbio imitas al lucero,

               despeñado Luzbel, también lo imites,

               dando en abismos de tormento eterno

               compasión y terror al mismo infierno!

ANTICRISTO:       Di más, repite, multiplica, aumenta

               odios, injurias, iras, maldiciones;

               que deleitosamente se apacienta

               mi obstinación en tus execraciones.

               Lo justo sólo aflige y atormenta

               mis pensamientos, mis inclinaciones;

               porque no sólo de pecar me agrado,

               mas me agrado también de haber pecado,

                  Si tan malo nací, si tan nocivo

               genio asistió a mi concepción primera,

               a ti te culpa, culpa al hado esquivo,

               que me informó de condición tan fiera.

               De ti nací, por culpa tuya vivo.

               Acusa a tu descuido, que debiera

               a un hijo de tan torpe ayuntamiento

               fabricar en la cuna el monumento.

                  Mas ya que la malicia de la suerte

               e indignación del cielo me ha estorbado

               para nefanda vida justa muerte,

               librando tu suplicio en mi pecado,

               la información postrera intento hacerte

               de la dura ocasión que me ha obligado

               al execrando exceso en que contigo

               ejecuté mi gusto y tu castigo.

                  Esa oculta, divina inteligencia,

               que de mi infausto nacimiento el día

               te presentó en fantástica apariencia

               centella en mí que incendios producía,

               esa misma que en una y otra ciencia

               ha informado de suerte el alma mia,

               que excediendo los límites humanos,

               me atrevo a los secretos soberanos;

                  ésa misma me ha dado tanto imperio

               en cuanto el padre de Faetón circunda

               del más alto de luces hemisferio,

               a la región de sombras más profunda,

               que, del poder de Dios en vituperio,

               produce Telus y Neptuno inunda,   

               Vulcano da calor y aliento Eolo

               al albedrío de mi gusto solo.

                  Lucifer o Plutón el cetro horrible

               ha renunciado en mí del hondo infierno,

               tanto que no hay espíritu invisible

               que al suyo no anteponga mi gobierno.

               No hay cosa a mis intentos imposible;

               émulo soy de aquel poder eterno

               que a conocer me obliga la justicia,

               si no a reconocerle la malicia.   

                  Con este, pues, de fuerzas más que humanas,

               y más que humanas ciencias fundamento,

               a obscurecer verdades soberanas

               se eleva mi obstinado pensamiento.

               En falsas leyes y opiniones vanas

               anegaré la tierra, el mar y el viento,

               intimando que yo soy el mesías

               que prometeron tantas profecías.

                  Bien que no lo soy; bien que lo ha sido          

               Jesús, que es hombre y Dios; mas yo, que al suelo         

               por tipo, cifra, epílogo he nacido

               de la maldad mayor que ofendió al cielo,

               para serlo es forzoso haber sabido

               esta verdad pues si el confuso velo

               de la ignorancia me opusiese a ella,

               fuera yo menos malo en ofendella.

                  Pues como a ejecutar tan alto intento,

               acreditar me importa que me ha dado

               de Judá el tribu claro nacimiento,

               según fue por Jacob profetizado,

               quiero matar contigo el argumento

               de la sangre de Dan que en ti he heredado,

               porque no deje mi rigor prescrito

               de cometer también este delito.

                  Resuelto al parricidio detestable,

               por ser a Jesucristo en todo opuesto,

               te quise hacer del todo abominable,

               cometiendo contigo torpe incesto;

               que fue su madre virgen inviolable

               después y antes del parto, y yo con esto

               incestuosa madre vine a hacerte

               en la cuna, en el parto y en la muerte.

                  Éste es mi fin, éste mi intento ha sido;

               y Elías ya, caudillo galileo,

               de soñadas visiones conducido,

               se acerca a dar principio a mi deseo;

               porque a su lengua por mi imperio asido

               un espíritu impuro del Leteo,

               dará a entender que es el profeta Elías,

               precursor destinado del Mesías.

                  Y para acreditar que es mi venida

               del paraíso, en que mi engaño fundo,

               cual ves, de hierba me adorné tejida;

               que así al principio me ha de ver el mundo.

               La línea ya a tu edad estatuída

               llegó; parte a las ondas del profundo,

               de mis crueldades víctima primera.

               Quien tal hijo parió, a sus manos muera.

 

Mátala y échala en una sima

 

 

MADRE:            ¡Ay de mí y ay de ti!

ANTICRISTO:                             Tú, sima obscura,

               en quien este cadáver deposito,

               guarda en tu investigable sepultura

               mi origen siempre oculto y mi delito;

               que simulada luz de virtud pura

               desde este punto ostento y acredito,

               porque la engañosa hipocresía

               principio a mi tirana monarquía.

 

Vase el ANTICRISTO.  Salen ELÍAS FALSO y los

demás JUDÍOS, y BALÁN

 

BALÁN:            Ésta es, conforme las señas

               que me dais, la tierra, hebreos,

               que buscan vuestros deseos.

               Término son estas peñas  

                  que con el cielo compiten,

               de las dos ciudades bellas,

               a quien del tiempo las huellas

               aun reliquias no permiten.

                  Esas aguas cristalinas

               que veis de la sierra al fin,

               bañan de Corozaín

               las ya invisibles ruínas;

                  y ésas, que muestra el bermejo

               terreno hacia el Aquilón,       

               llanto de Betzaida son,

               si otra edad fueron espejo.

ELÍAS FALSO:      Ésta es la misma región,

               éste el valle, el monte, el prado,

               que en el sueño me ha enseñado

 

Parece el ANTICRISTO en lo alto, los ojos en el

cielo, y una bandera roja en la mano, con esta señal negra

en ella, "P"

 

 

               la soberana visión.

                  Aquí el sagrado mesías

               ha de estar... Mas, galileos,

               ya el cielo a nuestros deseos

               les cumplió las profecías.    

                  Veis allí suspenso al viento

               el redentor prometido,

               el mismo joven que ha sido

               previsto en mi pensamiento.

JUDÍO 1:          Las mismas señales muestra

               de tu soñada visión.

JUDÍO 2:       Y el carácter que el guión

               enseña en la mano diestra,

                  es el que en la tuya vemos.

JUDÍO 3:       El aire pisa eminente.          

               Con milagro tan patente,

               ¿qué más probanza queremos?

 

Arrodíllanse

 

 

ELÍAS FALSO:      ¡Salve, Josué divino,

               que del Jordán las aguas divididas

               das seguro camino

               a tantas libertades oprimidas!

JUDÍO 1:       ¡Salve, nuevo Josef...

JUDÍO 2:                           Isac..

JUDÍO 3:                                Elías!

ELÍAS FALSO:      ¡Salve, David...

JUDÍO 1:                       Profeta...

JUDÍO 2:                               Rey...

JUDÍO 3:                                  Mesías!

 

Baja por tramoya

 

 

ANTICRISTO:       Vuestras voces, que volaron,

               hebreos, a mis oídos, 

               a revocar mis sentidos

               del seno de Dios bastaron.

                  Absorto miraba en él

               los archivos del misterio

               con que por mí al cautiverio

               quiere dar fin de Israel.

                  Yo soy la misma visión

               que dio a tu vista y oído

               libre y despierto sentido

               en somnolenta prisión.

                  ¡Oh, capitán valeroso!

               Yo el mismo que te mandé

               buscarme; yo el que estampé

               el carácter misterioso,

                  que en este guión demuestro,

               en tu mano; que has de ser

               de mi venida y poder

               voz, precursor y maestro.

                  Tu nombre lo significa,

               que desde tu concepción

               la divina prevención

               a esta empresa te dedica.

                  Parte a Babilonia, pues,

               y en ella intrépidamente

               publica de gente en gente

               estas verdades que ves;

                  que allí le dispone el cielo

               la infancia a mi monarquía.

               De allí la potencia mía,

               propagada a todo el suelo,

                  vencerá cuantos estima

               soberbios reyes el mundo,

               desde el centro más profundo

               al más elevado clima;

                  que la bestia que has soñado

               que salió del hondo abismo,

               es símbolo, es iconismo

               de este siglo y de este estado.

                  De miembros la variedad

               figura diversas leyes,

               y los diez cuernos, diez reyes

               que imperan en esta edad;

                  y el que empezando a nacer

               tres de ellos aniquiló,

               soy yo, que a tres reyes yo

               he de quitar el poder

                  siendo mi fama veloz

               tan espantosa a los siete,

               que a mi imperio los sujete

               sólo el eco de mi voz.

ELÍAS FALSO:      De maravilla tan alta

               soy testigo, y valor tengo

               con que a morir me prevengo;

               pero, ¿cómo, si me falta

                  fuerza para defendella,

               ciencia para acreditarla,

               me envías a predicarla

               por precursor tuyo y della?

ANTICRISTO:       No temas, en mí confía;

               que para tan justa hazaña  

               espíritu te acompaña,

               sabio paredro te guía,

                  que de infusa enciclopedia

               te dotará, y elocuentes

               tus labios, los diferentes

               idiomas de Asiría y Media

                  sabrán, y cuantos Babel

               vio en su ciega confusión.

 

Dale la bandera

 

 

               Lleva este santo pendón,

               y a cuantos debajo de él   

                  se alisten, selle la diestra

               esta cifrada señal,

               que mi blasón celestial,

               que es Cristo, en sus notas muestra.

                  Parte ya, sonante trompa

               de mi verdad y mi voz,

               y en virtud mía, veloz

               tu cuerpo los aires rompa.

ELÍAS FALSO:      Ya crecen las fuerzas mías,

               y ya en divinos alientos

               mi voz sonará en los vientos:

 

Baja una nube de campana, y cógelo dentro, y

llévale a lo alto

 

 

               hombres, ya vino el mesías.

 

Vase ELÍAS FALSO

 

 

BALÁN:            ¿Quién hay que no se alborote

               con lo que está sucediendo?

               ¡Voto a mí, que va rompiendo

               el aire como un virote!

JUDÍO 1:          ¡Gracias a Dios, que este día

               vio ya el pueblo de Israel!

BALÁN:         Señor, en efeto, ¿es él

               el verdadero Mejía?   

ANTICRISTO:       Sí, Balán.

BALÁN:                      ¿Mi nombre sabe?

               El demonio se lo dijo.

ANTICRISTO:    ¿Dúdaslo?

BALÁN:                   Ya lo colijo

               que en quien tanto poder cabe

                  que endivina el pensamiento,

               y sin conocerme, el nombre

               me sabe, y arroja un hombre

               como bala por el viento,

                  es el divino Mejía

               prometido al pueblo hebreo.  

ANTICRISTO:    ¿Créeslo así?

BALÁN:                        Asi lo creo.

ANTICRISTO:    Pues con esta empresa mía

                  que en la mano te retrato,

               quedas por mío.

 

Pega la palma de la mano derecha con la de BALÁN, y él muestra

en ella esta señal, "P"

 

 

BALÁN:                        ¿Qué es esto?

               ¡Voto a Moisén, que me ha puesto

               en la mano un garabato

                  que borrarlo es por demás!

ANTICRISTO:    Pues tan constante ha de ser,

               como en ella el caracter,

               en ti la fe que me das. 

                  Parte, y entre los pastores

               de tu comarca pregona

               lo que has visto en mi persona;

               y si gozar mis favores

                  pretendieres, me hallarás

               en Babilonia.

BALÁN:                        ¿Un pastor

               haces tú predicador?

               Pero dime, ¿cómo estás,

                  si de lejía te dan

               el nombre, de árbol vestido?

               Que a mí más me has parecido

               un figurón de arrayán

                  de algún jardin.

ANTICRISTO:                        Hasta aquí

               en el paraíso he estado,

               y el mismo traje he tomado

               del lugar en que viví.

                  Vosotros, venid conmigo,

               y ya desde hoy renunciad

               el delito y la impiedad.

               Seguid la senda que sigo

                  de lo justo, porque aquí

               para dar colmado empleo

               a cuanto os pida el deseo,

               os basta seguirme a mí.

                  Daré al lascivo bellezas,

               manjares daré al glotón,

               al ambicioso, opinión,

               al cudicioso, riquezas.

                  justicia haré al ofendido,

               al triste consolaré,

               al doliente sanaré,

               levantaré al abatido;

                  que yo vengo a hacer dichosa

               la familia de Israel,

               y el cautiverio crüel

               en libertad deliciosa

                  le cambiaré de tal suerte,

               que vuelto ya en cielo el suelo,

               sólo ventaja al cielo

               en la excepción de la muerte.

 

Vase el ANTICRISTO

 

 

BALÁN:            ¿Manjares daré al glotón?

               Esta partida me toca.

               ¡Albricias!, tripas y boca;

               no me ha de quedar capón,

                  si no canta, que el profundo

               no emboque por la garganta;

               porque un capón que no canta,

               ¿de qué sirve en este mundo?

 

Vase BALÁN.  Sale SOFÍA, con manto, y

su HERMANO

 

HERMANO:          De prodigiosos portentos

               está turbada la tierra

               de Asiría, y agora al fin

               ese crinado cometa

               que acompañando al lucero

               en el oriente se muestra,

               y en su elevación mayor

               discurriendo las esferas,

               mira en opuesto cenit

               la Babilonia caldea,

               denota horribles sucesos.

SOFÍA:         Y es lo bueno que hacen fiesta

               de salir a verle al campo.

HERMANO:       No es costumbre al mundo nueva.

               Por esta puerta que al alba

               mira derramando perlas,

               a verle sale la gente;

               ya su concurso comienza.

               Alégrate, hermana mía,

               pues sólo porque diviertas

               tus tristezas te he traído;

               y el Éufrates en sus hierbas

               te ofrece alfombras, Sofía,

               porque descanses en ellas.

SOFÍA:         ¿Cómo podré descansar

               en medio de tantas penas,

               cuando tan graves prodigios

               amenazan a la iglesia?

               Poderoso sois, mi Dios;

               volved por vos; que la tierra

               otra vez os crucifica

               y os previene injurias nuevas.    

 

Salen dos JUDÍOS

 

 

JUDÍO 1:       Los astrólogos, ¿qué han dicho,

               Tobías, de este cometa?

JUDÍO 2:       Mudanzas de monarquías

               por él y por las estrellas

               pronostican; mas yo pienso

               que la venida nos muestra

               del mesías.

 

Sale un MORO

 

 

MORO:                       Enojado

               sin duda está con la tierra

               Mahoma, pues con portentos

               nos aflige y amedrenta. 

 

Sale un GENTIL

 

 

GENTIL:        ¡Ah, Júpiter soberano!

               Si te ofenden los que niegan

               tu deidad, en ellos solos

               muestren tus rayos sus fuerzas.

 

Alborótase SOFÍA

 

 

SOFÍA:         ¡Ay de mí!  

HERMANO:                  ¿Qué es esto, hermana?

SOFÍA:                ¿No miráis una culebra

               en el camino? ¿No veis

               una ceraste en la senda,

               que el pie le muerde a un caballo,

               que un hombre en su espalda lleva,

               a quien ciñe una corona

               de diez puntas la cabeza?

HERMANO:       (Sin duda ha perdido el seso.)     Aparte

SOFÍA:         Hombre, rey, monarca, césar,

               tente bien.

HERMANO:                   ¡Qué gran desdicha!

SOFÍA:         ¡Qué miserable tragedia!

               Por las ancas del caballo

               de espaldas ha dado en tierra.

 

Sale ELÍAS FALSO en el aire, con el

guíón en la mano

 

 

ELÍAS FALSO:   Babilonia, Babilonia,

               cumplió el cielo sus promesas.  

               Ya el soberano Mesías

               pisa la dichosa tierra.

               Ya del tribu del Judá

               la sagrada decendencia

               dio monarca redentor

               a la oprimida Judea.

               Ese que al oriente nace

               radiante y claro cometa,

               estrella pronosticada

               por la sibila Cumea,    

               dice en su luz su verdad,

               y en sus rayos, que a diversas

               regiones del orbe miran,

               testifica su potencia.

               Yo soy el profeta Elías,

               que para lucero de ella

               en el paraíso ha tanto

               que Dios de morir reserva.

               Yo le vi con estos ojos,

               yo con estas manos mesmas    

               le toqué; yo precursor

               de su inefable grandeza,

               de sus milagros os hago

               testimonio, pues no llega

               mi mayor admiración

               a su menor excelencia.

               Hombres, hombres, ¿qué aguardáis?

               Prevenid, que ya se acerca

               sobre las nubes del cielo

               el mesías a la tierra,

               los oídos a su voz,

               los pechos a su obediencia,

               los caminos a sus pies,

               la corona a su cabeza.

 

Desparece por el aire

 

 

SOFÍA:         Mientes, infernal serpiente.

JUDÍO 1:       Divino aliento, profeta

               soberano, ¿adónde vas?

 

Vase

 

 

MORO:          ¿Por qué huyes? ¡Vuelve, espera!

 

Vase

 

 

JUDÍO 2:       Todo es horrores el cielo.

 

Vase

 

 

 

GENTIL:        Toda es asombros la tierra.

 

Vase

 

 

SOFÍA:         ¡Aguarda, espíritu falso,

               que del imperio de penas

               vienes a turbar el mundo

               con tan espantosas nuevas!

               ¡No huyas! ¡Vuelve, cobarde!

               ¡Ven; que una mujer te espera

               para probarte que mientes,

               y miente esa horrible bestia

               que del abismo profundo

               sale a contrastar la Iglesia!

               Mas yo, que soy el soldado

               más humilde que en defensa

               del crucífero estandarte

               ofrece el pecho a la guerra,

               he de vencerle y poner

               el pie sobre su cabeza.

HERMANO:       (Sagrado aliento la inspira,       Aparte

               y mi fe con tales muestras,

               la que por loca lloraba,

               por profetisa venera.)  

 

Vanse.  Salen el PATRIARCA judío, viejo, y

tres JUDÍOS

 

 

PATRIARCA:        ¿Cómo es posible, si está

               escrito en las profecías

               que ha de venir el mesías

               de los reyes de Judá;

                  y en Babilonia poseo

               yo, por derecho heredado

               de este tribu, el principado

               del pueblo de Dios hebreo;

                  y hasta agora no he tenido

               más de una hija, que en flor

               fue despojo del rigor

               de la muerte, haber venido

                  el prometido mesías?

               Ilusión ha sido, hebreos;

               que acreditan los deseos

               engañosas fantasías.

 

Sale ELÍAS FALSO

 

 

ELÍAS FALSO:       Patriarca babilonio,

               ¿Por qué con dudas ofendes

               los misterios que no entiendes,

               si el más claro testimonio

                  de la verdad que sustento

               es no ser comprehendida

               su soberana venida

               del humano entendimiento?

                  ¿Ha de nacer el mesías

               según orden natural?

               Del redentor celestial,

               del hijo de Dios, ¿querías

                  que los misterios arcanos

               que muestran su potestad,

               la corta capacidad

               de los discursos humanos

                  comprehenda? Siendo todo

               milagro de su poder,

               pues lo es tan grande el nacer,

               ¿por qué no ha de serlo el modo?

                  Si lo impugnas, porque en él

               ha de trasladar tu muerte

               el cetro judaico, advierte

               que en vano al Dios de Israel

                  te opones... Mas ya los vientos

               en veloz cándida nube

               leve surca y fácil sube,

               y acordes los elementos,

                  rompen las regiones mudas

               con sonorosas corcheas,

               porque en su obediencia veas

               lo que en tu ignorancia dudas.

 

Sale el ANTICRISTO.  Baja en nube por tramoya el ANTICRISTO

vestido como primero, y entre tanto cantan esta copla

 

 

MÚSICA:           Gloria a Dios en las alturas

               y en la tierra paz y amor,   

               pues hoy desciende el Criador

               a redemír las criaturas!"

 

Sale de la nube y arrodillase delante del

PATRIARCA

 

 

ANTICRISTO:       ¡Salve, oh, tú, de Jesé estirpe dichosa,

               de cuya fértil generosa vara

               nació purpúrea flor, cándida rosa!

                  ¡Salve, salve otra vez, progenie clara

               de Judá, que león produce al suelo

               a conquistar del orbe la tïara!

                  ¡Salve mil veces, venturoso abuelo

               de este, si humilde, celestial mesías,    

               de este, si hijo de Dios, en mortal velo!

                  Conoce efetos ya las profecías,

               celebra ya mercedes las promesas

               que el cielo cumple en tus felices días.

                  Dame la mano.

PATRIARCA:                       ¿Mano mortal besas

               tú, de Dios hijo, y redentor del mundo?

               Negando estás lo mismo que confiesas.

ANTICRISTO:       En justa ley esta obediencia fundo;

               que eres mi abuelo, y rey del pueblo hebreo;

               y en tanto que mis sienes no circundo

                  de la corona que en las tuyas veo,

               yo así, pues vengo a ser obedecido,

               lo mismo dogmatizo que deseo.

                  Y porque ya tu edad del concedido

               término toca el límite postrero,

               aplica a mis acentos el oído,

                  que el gran misterio declararte quiero,

               Joás, con que de Dios omnipotente,

               soy hijo, y por abuelo te venero.

                  Tu hija Ester, que en lustro floreciente

               al túmulo lloraste trasladada,

               fue del que miras sol, cándido oriente.

                  No muerta, no, mas viva transportada

               fue por mi padre a aquel fecundo suelo,

               habitación de Adán mal conservada.

                  Allí, en admiración de tierra y cielo,

               sin obra de varón, le dio al mesias

               su claustro virginal humano velo,

                  según por inspiradas profecías

               la sibila Sambete lo predijo,

               según los vaticinios de Isaías.

                  "Concebirá una virgen clausa un hijo,"

               cantó el profeta; que la mente hebrea

               inclusa en la dicción "clausura" dijo.

                  ¿Quién, pues, será tan ciego que no vea

               la verdad del pronóstico en su efeto,

               que el pueblo de Israel tanto desea,

                  pues a tu hija virgen el secreto

               sepulcro fue clausura, porque fuera,

               oculto en ella, yo de Dios conecto?

                  Si no te vences, contumaz, pondera,

               que afirma lo que niegas, obediente

               solio a mis plantas, la más alta esfera;

                  o pida tu protervia resistente

               el cuerpo de tu hija, que dormido

               diste a la tumba, que le llora ausente;

                  y verás, Patriarca, convertido

               el precioso tesoro en sombra vana,

               y en cenotafio el que sepulcro ha sido;

                  que ya dichosa Ester, en soberana

               mansión, por digna madre del mesías,

               al alma junta la porción humana.

                  Mas ya el último instante de tus días,

               de mí preconocido, es testimonio

               que te acredita las verdades mías.

PATRIARCA:        Yo muero. Éste es -- ¡oh, pueblo babilonio!--

               el triunfante David que ya venero,

               rey desde el indio suelo al macedonio.

                  Éste es de Dios el hijo verdadero,

               por quien dan a Israel las profecías 

               el libre estado que gozó primero.

                  Agora ya, Señor, tu siervo envías

               en paz, conforme a la palabra tuya,

               pues que vieron mis ojos al Mesías.

 

Cae muerto

 

 

ELÍAS FALSO:       Murió: ¿quién hay que tu poder no arguya?

JUDÍO 1:       ¡Viva el rey de Israel, y al pueblo hebreo

               la libertad preciosa restituya!

ANTICRISTO:       Hoy su línea tocó vuestro deseo,

               hoy pondrá en la cerviz más impaciente

               la vencedora planta el galileo;   

                  que hoy en solío real y en eminente

               trono ocupando el cetro y la corona,

               mi nombre volará de gente en gente.

ELÍAS FALSO:      El cielo mismo tu poder pregona.

 

Sale SOFÍA

 

 

SOFÍA:            Torrente de Flegetón,

               que en llamas abrasadoras,

               opuesto al cielo, pretendes

               inundar las cinco zonas;

               símbolo de la maldad,

               en quien cifra y epiloga

               todo su imperio el infierno,

               Lucifer sus fuerzas todas,

               ¿qué nueva torre fabricas,

               qué nueva máquina formas

               contra el poder de los cielos

               en la región babilonia?

               ¿Con qué engaños te acreditas?,

               ¿Piensas tú que el mundo ignora

               que eres aquel Belial,

               que en proféticas historias

               con soberanos impulsos

               anunciaron tantas bocas

               de santos vaticinantes

               y de sibilas hariolas?

               ¿Piensas tú que ha de ocultarse

               que tus artes engañosas

               por nigrománticos pactos

               tan raros portentos obran?

               Y si la vecina muerte

               de tu Patriarca agora

               anunciaste, fue dictando

               el pronóstico a tu boca

               el demonio, cuya ciencia

               angélica es poderosa

               a colegir de la vida

               por los humores las horas.

               Pues apercibe tus fuerzas,

               y en tus conjuros invoca

               cuantos espíritus fueron

               ya luces, y ya son sombras.

               Cuantos ya precipitados,

               por soberbios, de la gloria,

               niegan arrepentimientos

               cuando escarmientos informan;

               que esta mujer flaca, humilde,

               a quien la verdad exhorta,

               contra ti publica guerras,

               y enemistades pregona.

ELÍAS FALSO:      ¡Loca mujer!

ANTICRISTO:                  ¡Deteneos!

               ¡No la ofendáis, si está loca...

               (Aunque la defiendo más               Aparte

               que por loca, por hermosa.

               Ya mis lascivos deseos

               ciegamente me provocan

               a gozar de su belleza;

               mas acreditarme importa

               con simulada piedad

               y mansedumbre engañosa

               hasta confirmar mi imperio;

               que después las riendas todas

               soltaré a mis apetitos.)

               Mujer, mi piedad perdona

               injurias a tu ignorancia.

               Vete en paz, que en breves horas

               darán luz a tus tinieblas

               mis hazañas milagrosas,

               pues de mi ciencia y poder

               no habrá centro que te esconda.

JUDÍO 1:       ¡Qué piedad!

JUDIO 2:                  ¡Qué mansedumbre!

ELÍAS FALSO:   Bien en su misericordia

               se ve que es hijo de Dios.

SOFÍA:         En vano a la paz me exhortas,

               cuando el cielo me destina

               para oponerme a tu gloria.

ANTICRISTO:    En vano tú a mi poder,

               como al fuego árida estopa,

               como frágil barca al mar,

               como tierna flor al Bóreas,

               oposición solicitas.

SOFIÁ:         El cielo dará a mi boca

               tanta fuerza en las palabras,

               que me admires vencedora.

ANTICRISTO:    Quitaré a tu lengua yo,

               dándote pena piadosa,

               las articuladas voces,

               porque mi deidad conozcas,

               y porque desdigas muda

               lo que parlera pregonas.

               Desde aquí a tu entendimiento

               niegue obediencia la boca,

               hasta que rendida ofrezcas

               holocaustos a mi gloria.

 

Quiere SOFÍA responder, y hace señas

de muda

 

 

ELÍAS FALSO:   Su lengua has encarcelado.

               ¿Cómo agora no blasonas?

 

Hace SOFÍA la cruz con los dedos y

pónesela en la boca, y vase

 

 

JUDÍO 1:       Con la cruz sella los labios,

               y de vencida, furiosa

               se parte de tu presencia.

JUDÍO 2:       Testimonio dan tus obras

               de tu poder soberano.

ANTICRISTO:    (Si no me venciese hermosa         Aparte

               o la que poderoso venzo.)

 

Tocan cajas

 

 

TODOS:         ¡Viva el rey de Babilonia!

FIN DEL PRIMER ACTO


Best viewed with any browser at 800x600 or 768x1024 on Tablet PC
IntraText® (VA1) - Some rights reserved by Èulogos SpA - 1996-2009. Content in this page is licensed under a Creative Commons License