Juan Ruiz de Alarcón
El Anticristo

ACTO TERCERO

Enlaces a las concordancias:  Normales En evidencia

Link to concordances are always highlighted on mouse hover

ACTO TERCERO

 

Salen al son de chirímias, el ANTICRISTO, vestido majestuosamente

de rey; ELIAZAR saca unas llaves doradas en una fuente, y preséntaselas de rodillas al ANTICRISTO.

Acompañamiento de JUDÍOS, ELÍAS FALSO y BALÁN

 

 

ELIAZAR:          Éstas gran monarca, son

               las llaves de la ciudad,

               que os da, de la libertad

               que os debe, la posesión.

                  Alegre ya en vuestro imperio,

               celebra Jerusalén

               el principio de su bien 

               y el fin de su cautiverio.

                  Libia, Etïopia y Egito

               de vuestro poder vencidas,

               han pagado con las vidas

               de su protervia el delito;

                  y así, más manso y piadoso

               Jerusalén os merece,

               pues voluntaria os ofrece

               lo que pedís riguroso.

ANTICRISTO:       Más son vuestras mis vitorias

               --¡oh, palestinos!--que mías,

               pues en mí viene el Mesías

               a restaurar vuestras glorias.

                  De presidente el oficio

               en Jerusalén te doy.

ELIAZAR:       Los pies te beso.

ANTICRISTO:                      Desde hoy

               da principio al edificio

                  del templo, con prevención

               de que en grandeza, hermosura,

               riqueza y arquitectura

               exceda al de Salomón.

ELIAZAR:          A servirte me consagro,

               tanto, que el templo ha de ser

               milagro de tu poder,

               siendo tu poder milagro.

 

Vase. El ANTICRISTO habla aparte a ELÍAS FALSO

 

 

ANTICRISTO:       Tú, capitán, parte al monte

               Hermón y Tabor, y en él

               hallarás a la crüel

               Sofía, que a su horizonte

                  da luz, habitando oculta

               sus cuevas con mil cristianos.

               Tiemble al rigor de tus manos

               la aspereza más inculta.

                  Prende, martiriza y mata

               los rebeldes en mi injuria;

               sólo reserve tu furia

               a aquella enemiga ingrata,

                  cuyos divinos despojos

               me dan tormentos injustos;

               y de regalos y gustos

               venga obligada a mis ojos.

ELÍAS FALSO:      Parto a servirte.

ANTICRISTO:                        En los llanos

               hallarás de Magedón,

               para la persecución

               y muerte de los cristianos,

                  los ejércitos valientes

               de Gog y Magog, sujetos

               a ejecutar mis precetos

               con inumerables gentes.

                  Si perdonas una vida,

               mi rigor has de probar.

ELÍAS FALSO:   De sangre ha de ser un mar

               la gruta más escondida.

 

Vase

 

 

ANTICRISTO:       (Ya que el mar, la tierra y viento      Aparte

               me obedecen, y a los reyes

               del universo mis leyes

               son preciso mandamiento,

                  vuele mi soberbia al cielo,

               usurpar su gloria intente,

               y por dios omnipotente  

               en templos me adore el suelo.

                  El dios Maozín ha de ser

               mi nombre, cuya grandeza

               significa fortaleza,

               majestad, gloria y poder.

                  Mi estatua el sagrado asiento

               ocupará en el altar

               que un tiempo se vio ocupar

               del arca del Testamento.

                  Mas -- ¡ay de mí, cuánto es vana          

               mi soberbia majestad,

               pues vence a mi potestad

               el valor de una cristiana!

                  Pues, ministros del infierno,

               hoy me la habéis de entregar,

               o tengo de confesar

               a Jesús por Dios eterno.

                  Cumplidme este deseo,

               o con feroz precipicio

               arruinaré el edificio 

               que en mí ha fundado el Leteo.

                  Quiero divertir en tanto

               con mis concubinas bellas

               mis pesares; quizá en ellas

               tendrán engañoso encanto

                  las ardientes ansias mías.)

               Balán...

BALÁN:               Señor...

ANTICRISTO:                 Mis mujeres

               llama.

BALÁN:                Con tales placeres

               gentil plaza es ser mesías.

 

Vase

 

 

ANTICRISTO:       (¿Posible es, cuando me veo      Aparte

               señor de toda la tierra,   

               que me den tan mortal guerra

               una mujer y un deseo?)

 

Salen LÍBICA, ETIOPISA y EGITANA muy galanas, cada una en su

traje, y BALÁN, ojeándolas

 

 

BALÁN:            ¡Ox!

ANTICRISTO:           ¿Qué es eso?

BALÁN:                             Penetrallo

               pudieras, pues adivinas;

               pues ojeo estas gallinas

               al lugar donde está el gallo.

                  Goza las glorias de Egito,

               las de Libia y Etïopia,

               si no es que la misma copia

               te empobrece el apetito;

                  aunque yo, a decir verdad, de

               los humanos placeres

               en nada más que en mujeres

               apetezco variedad.

ANTICRISTO:       Sentaos, hacedme regalos,

               decidme amores.

 

Asiéntanse, y el ANTICRISTO se recuesta en sus faldas

 

 

BALÁN:                        (¡Qué vicio!       Aparte

               A las damas da el oficio

               de los galanes. ¡Qué palos!

                  A un mancebo muy lascivo

               otro dio en aconsejar   

               que se casase, por dar

               remedio a un ardor tan vivo;

                  que casándose se impiden

               las furias que el amor cría;

               y él respondió, "Yo lo haría;

               mas, amigo, no me piden.")

 

A la EGITANA

 

 

ANTICRISTO:       ¡Qué bellas manos!

EGITANA:                            Si en ellas

               solas pusieras tu amor,

               las hiciera ese favor

               tan dichosas como bellas.

BALÁN:            (¿Celos? Advertiros quiero,      Aparte

               pues tan cercano se ve

               de damas, que nunca fue

               comedor el cocinero;

                  y a quien abunda de amores

               lo mismo ha de suceder;

               que sin llegar a comer,

               se sustenta de favores.)

ANTICRISTO:       Líbica hermosa, ¿por qué

               no me regalan tus manos?

LÍBICA:        Tus méritos soberanos

               hacen cobarde mi fe.

ANTICRISTO:       Amor olvida el respeto;

               atrévete; que aunque soy

               Dios omnipotente, estoy

               en humanado sujeto.

                  Cuando de carne vestí

               mi impasible majestad

               trasladó la humanidad

               sus condiciones en mí,

                  y así goce tu belleza

               el favor que te asegura;

               pues me abato a tu hermosura,

               levántate a mi grandeza.

BALÁN:            (¿Dios omnipotente dijo?         Aparte

               Blasfema o desvaría;

               que hasta agora no decía

               sino que era de Dios hijo.

                  Él se debe de entender;

               Balán, no más argumentos,

               que entiende los pensamientos,

               y conocéis su poder.)

ANTICRISTO:       ¿Por qué, Etiopisa gentil,

               callas tanto?

ETIOPISA:                    Está corrido,

               opuesto y obscurecido

               el ébano entre el marfil.

ANTICRISTO:       También el amor emplea

               sus glorias en tu color.

BALÁN:         (También apetece amor            Aparte

               engendros de taracea.)

ANTICRISTO:       Oh, cuán en vano, Sofía,   Aparte

               engañó mi pensamiento!

               Cuanto divertirme intento,

               crece más la pena mía.)

                  Balán, los músicos llama.

BALÁN:         (Eso sí; no haya sentido          Aparte

               ocioso... Aunque haber pedido

               músicos tu gusto infama, 

                  cuando entre damas te miro;

               pues da en sus bocas hermosas

               consonancias más gustosas

               una palabra, un suspiro,

                  que conformes y acordados,

               aunque suspendan los vientos,

               los más süaves acentos

               de cien músicos barbados.)

 

Vase BALÁN

 

 

EGITANA:          ¿Qué melancólicas penas

               afligen tu corazón?

ANTICRISTO:    Misterios divinos son.

 

Salen BALÁN y MÚSICOS

 

 

BALÁN:         Tus barbudas Filomenas

                  están aquí.

ANTICRISTO:                   Celebrad

               mi majestad y grandeza.

EGITANA:       Dar alivio a tu tristeza

               queremos todas.  Cantad

                  al mesías alabanzas,

               y seguirán de las tres

               vuestros acentos los pies

               en consonantes mudanzas.

ANTICRISTO:       Mi nombre es el dios Maozín;

               su gloria habéis de cantar.

BALÁN:         Yo ayudaré, por no estar

               de mirón en el festín.

 

Bailan las tres mujeres y BALÁN

 

 

MÚSICA:           Todo el suelo es paraíso,

               el tiempo todo es abril,

               el aire todo es aromas,

               toda la suerte feliz.

               La naturaleza humana

               se atreve ya a presumir

               de inmortal y de divina,

               pues que mira unido a sí   

               al dios Maozín.

                  Ya los hííos de Judá,

               de Rubén y Benjamín,

               libertad eterna gozan

               en su nativo país.

               Del cielo cesó la ira,

               y el cautiverio dio fin,

               dando efeto a las promesas

               del rey profeta David

               el dios Maozín.

ANTICRISTO:       Bueno está.

BALÁN:                        Pues si está bueno,

               no te muestres tan feroz,

               porque de Dios una voz

               es para la tierra un trueno.

ANTICRISTO:       (¿Nada me remedia? ¡Nada         Aparte

               tiempla mis ardientes males!

               Pues, ministros infernales,

               vuestra fuerza es limitada,

                  pues no se extiende a vencer

               la frágil naturaleza  

               de una femenil flaqueza,

               vuestro engañoso poder

                  renunciaré; yo confieso...

 

Aquí sale SOFÍA muy adornada, que es

el DEMONIO en su figura

 

 

ANTICRISTO:    Mas, ¡qué miro! ¿No es Sofía?

               Adorada gloria mía,

               humilde la tierra beso

                  que en cielo vuelven tus plantas.

               ¡Oh, espíritus invisibles,

               pues que vencéis imposibles,

               a vuestras deidades santas   

                  doy holocaustos, y adoro

               vuestro poder por inmenso,

               y en humo líquido encienso

               os daré en altares de oro.

SOFÍA:            (Con ese fin he tomado          Aparte

               fantástica semejanza

               de Sofía.  Tu esperanza

               lograrás, aunque engañado,

                  para que las fuerzas mías

               acredite en ti el engaño,  

               pues así reparo el daño

               que despechado emprendías.)

                  Gran monarca soberano

               de cuanto visita el sol,

               desde el oriente español

               hasta el antípoda indiano,

                  vencido me han tus hazañas,

               pues si das de tu verdad

               dudas con la novedad,

               con el poder desengañas.   

                  Tuya soy, perdón te pido,

               y debe ser perdonado

               el que, si ofendió engañado,

               satisface arrepentido.

ANTICRISTO:       Basta, señora, no más;

               no disculpes tu rigor,

               pues cuanto ha sido mayor,

               tanta más gloria me das.

EGITANA:          (¿Hay tal rabia?)                   Aparte

LÍBICA:                       (¿Hay tales celos?)     Aparte 

ETIOPISA:      (¿Hay tal furia?)                      Aparte

ANTICRISTO:                   ¿A qué aguardáis?

               Dejadnos solos.

 

Sale ELÍAS

 

 

ELÍAS:                         No os vais;

               que no permiten los cielos

                  que ni un mentiroso daño

               sufra en su opinión Sofía,

               dado que tan presto había

               de llegar el desengaño.

                  Vestiglo vil del infierno

               ese simulado bulto,

               es el mismo a quien das culto,

               espíritu del Averno.  

                  De tu amenaza oprimido,

               de tu reducción medroso,

               cuerpo te rinde engañoso,

               rostro te ofrece mentido;

                  porque habiendo satisfecho

               en él tu ardiente afición,

               su nefanda obstinación

               prosiga tu iniusto pecho;

                  que en áspera soledad

               entre el Hermón y el Tabor,

               huye Sofía tu amor,

               no su muerte o tu crueldad.

SOFÍA:            Mientes, profeta engañoso.

ANTICRISTO:    Y, ¿qué importa que no mienta?

               Con lo que impedir intenta

               mi pensamiento amoroso,

                  aumenta más mi apetito;

               que si lo que dice creo,

               tanto es mayor mi deseo

               cuanto es más grave el delito.

                  Y tú, porque no pretendas

               más a mi gusto oponerte,

               hoy quiero hacer que en tu muerte

               mi poder inmenso entiendas.

                  ¡Ah, de mi guarda! Prended

               este profeta fingido,

               y en cárcel dura oprimido

               con cuidado le poned,

                  de donde afrentosamente

               salga a morir.

ELÍAS:                       El decreto

               con que a morir me sujeto

               es de Dios omnipotente;

                  que del martirio el laurel

               me destina por tu mano;

               y ya tu pueblo tirano

               ha puesto en prisión crüel

                  a Enoch, porque a nuestras almas

               les des tú, que nos condenas,

               si en la vida iguales penas,

               en la muerte iguales palmas;

                  mas advierte bien, precito,

               que dentro de veinte días

               en las regiones impias

               pagarás tanto delito.

ANTICRISTO:       ¡Llevadle ya! Si tan fuerte

 

Llévanle JUDÍOS

 

 

               es ese Dios que acreditas,

               ¿por qué en su virtud no evitas ya

               mi imperio y ya tu muerte?

                  ¿Qué importan tus prevenciones,

               o qué confïanzas cobras,

               cuando desmienten tus obras

               lo que mienten tus razones?

                  Nada temo; yo soy Dios,

               y mi poder me asegura.

               Tú, mi adorada hermosura,

               ven, y daremos los dos

                  envidias al mismo amor.

SOFÍA:         ¿Dudas ya que soy Sofía?

ANTICRISTO:    No puede ser mi alegría

               si eres Sofía, mayor. 

                  Y si demonio encarnado,

               tampoco puedo tener

               más gloria que cometer

               tan detestable pecado.

 

Vase el ANTICRISTO y SOFÍA

 

 

BALÁN:            ¿Hay más temerario hecho?

LÍBICA:        ¡Qué gran confusión!

 

Vase

 

 

EGITANA:                           ¡Qué horror!

 

Vase

 

 

ETIOPISA:      Temblando está de temor

               el corazón en el pecho.

 

Vase

 

 

BALÁN:          ¡Que oyendo que el diablo es,

               tan atrevido le embista,

               sin remitirlo a la vista,    

               de las uñas de los pies!

                  De temor pierdo el sentido.

               Si es demonio que ha tomado

               cuerpo de viento formado,

               ¿cómo no lo ha conocido

                  con su poder el mesías?

               ¿Si dice que es dios Maozín?

               Y si es Sofía, ¿a qué fin

               hizo esta invención Elías?

                  Extraña es la confusión    

               y el peligro en que me hallo,

               pues no va en averiguallo

               menos que la salvación.

                  Iréme al monte Tabor,

               y si en él hallo a Sofía,

               de la profesión judía

               dejaré el perdido error

                  con tan claro testimonio,

               y de este lascivo huiré;

               que seguro no estaré  

               de quien no lo está un demonio.

 

Vase.  Tocan cajas a batalla; SOFÍA, con

espada desnuda y un saco

 

 

SOFÍA:            Ea, cristianos valientes,

               mostrad esfuerzo y valor,

               pues el cielo os da favor

               contra estas pérfidas gentes.

                  Los campos de Magedón

               cubren sin número armados

               de Gog y Magog soldados;

               no temáis; que pocos son

                  a la espada de dos filos  

               que profetizó San Juan;

               que la orilla del Jordán

               dará sagrados asilos

                  contra la tirana furia

               al pueblo de Dios amado.

               Hoy de su intento obstinado

               tendrá castigo la injuria;

                  hoy les darán monumento

               de ese río las riberas;

               pasto serán de las fieras, 

               y de las aves sustento.

 

Salen un soldado CRISTIANO, acuchíllando a ELÍAS FALSO, y al lado

del CRISTIANO un ÁNGEL con túnica blanca manchada

de sangre, y una espada desnuda levantada en alto

 

 

CRISTIANO:        No huyas, falso Profeta.

ELÍAS FALSO:   ¡No huyo, viles cristianos,

               de vuestras cobardes manos!

               Divina virtud secreta

                  de esa visión celestial

               que en vuestro favor asiste,

               y blanca túnica viste

               esparcida de coral,

                  con espada refulgente,    

               destruye las fuerzas mías.

               ¿Dónde está, santo mesias,

               tu poder omnipotente?

                  Si has de ayudarme, ¿qué esperas?

 

Sale el ANTICRISTO por tramoya

 

 

ANTICRISTO:    Aquí estoy; pierde el temor;

               que para darte favor

               vengo penetrando esferas

                  de Jerusalén aquí.

SOFÍA:         Abominable Anticristo,

               hoy el laurel que conquisto  

               tengo de alcanzar de ti.

ANTICRISTO:       ¡Ah, Sofía! ¡Ah, injusto infierno!

               ¡Que de sujeto fingido

               gocé al fin, y fue vencido

               de una mujer el Averno!

ELÍAS FALSO:      No hay humana resistencia;

               vencido soy.

 

Vanse el ELÍAS FALSO y el CRISTIANO. Pónese el ÁNGEL al lado de

SOFÍA

 

 

SOFÍA:                     ¡Enemigo,

               prueba tus fuerzas conmigo!

ANTICRISTO:    ¿Qué divina inteligencia

                  te acompaña, fiera ingrata,  

               que librando rayo ardiente

               en la espada, solamente

               con la amenaza me mata?

SOFÍA:            Aquí de mi religión

               conocerás la verdad.

 

Cae el ANTICRISTO, y SOFÍA le pone el píe en la cabeza

 

 

ANTICRISTO:    ¿Qué mágica potestad

               tienes, horrible visión,

                  que así de temor helada

               muere en mí la sangre mia?

SOFÍA:         Mira aquí la profecía    

               de San Juan ejecutada,

                  para pena y confusión

               de tus intentos tiranos.

VOCES:         ¡Vitoria por los cristianos!        Dentro

SOFÍA:         De tu loca obstinación

                  conoce el yerro infeliz,

               vencido de una mujer

               que te ha podido poner

               el pie sobre la cerviz.

ANTICRISTO:       ¡Ah, infierno! ¿Injuria tan fuerte 

               sufrís?

SOFÍA:                 No tiene el infierno

               fuerzas contra Dios eterno.

ANTICRISTO:    Dame, cristiana, la muerte

                  para más afrenta suya.

 

BALÁN saca un sombrero y un bonete, y cuando dice que se vuelve

judío se pone el bonete, y cuando crístiano, el sombrero

 

 

BALÁN:         (¿Qué es lo que miro? Ni vos           Aparte

               sois mesías ni sois Dios.

               Cristiano soy.

SOFÍA:                      Que yo huya

                  la palma que me ha de dar

               el martirio de tu mano,

               no es bien.  Levanta, inhumano,   

               que yo no te he de matar,

                  sino el aliento sagrado

               del Señor, siendo al castigo

               de tus blasfemias testigo

               el pueblo que has engañado.

ANTICRISTO:       Hechizos cristianos son

               los que turbarme han podido;

               pero ya que de mi ha huído

               esa encantada visión,

                  conocerás la verdad

               de mi infinito poder.

SOFÍA:         Quien te ha podido vencer

               me rinde a tu potestad

                  para mi mayor vitoria.

ANTICRISTO:    A Jerusalén irás

               conmigo, y allí darás

               fin a tu vida o mi gloria.

 

Cógela el ANTICRISTO por tramoya, y vuelan ambos

 

 

BALÁN:            ¡Ay, que la lleva! Del viento

               es lisonja, si no azote,

               el Géminis pajarote,  

               signo ya del firmamento.

                  Vencióla al fin: desvarío

               será dejar de creer

               en quien tiene tal poder

               Pues vuélvome a ser judío.

 

Pónese el bonete

 

 

                  Por entrambas partes veo

               milagros, y siendo así,

               en la ley en que naci

               con más disculpa me empleo.

 

Sale un soldado CRISTIANO, a lo gracioso, con la

espada desnuda

 

 

CRISTIANO:        ¡Ah, judío! ¿Aquí estáis vos?

BALÁN:         Si en estar aquí te ofendo,

               ni estoy aquí ni pretendo

               estarlo. ¡Tente, por Dios!

                  Que si tu valiente mano

               muestra tan airado brío

               contra mí por ser judío,

               vesme aquí vuelto cristiano.

 

Pónese el sombrero

 

 

CRISTIANO:        No está el serlo en el vestido.

BALÁN:         Yo vine de la ciudad

               sólo a saber la verdad     

               para quedar reducido.

                  Admite este buen deseo.

CRISTIANO:     Pues ya no lo dejarás

               por eso; que viendo estás

               el vitorioso trofeo

                  que dio a tan pocos cristianos

               el cielo contra el rey Gog,

               que de gentes de Magog

               cubrió estos montes y llanos.

                  Demás que la inmensidad      

               de santos cristianos puede

               hacer que probado quede

               tu engaño y nuestra verdad.

BALÁN:            También hay santos judíos.

CRISTIANO:     Son muy pocos.

BALÁN:                        Pues hagamos

               una apuesta.  Refiramos

               tú los tuyos, Yo los míos,

                  y por cada santo quite

               un pelo al otro, y con esto

               se convenza el que más presto        

               quede pelado.

CRISTIANO:                    Ya admite

                  la apuesta mi confïanza;

               que según los santos son

               sin cuenta en mi religión,

               de vencer tengo esperanza.

 

A cada santo que nombra cada uno, arranca un pelo

de la cabeza al otro

 

 

BALÁN:            Vaya. Moisén.

CRISTIANO:                      San Gonzalo.

BALÁN:         Quedo; que quitaste dos,

               según me ha dolido. Amós.

CRISTIANO:     Los doce apóstoles.

BALÁN:                             ¡Malo!

                  ¿Doce? Josüé.

CRISTIANO:                      San Gil.    

BALÁN:         Jacob y sus hijos son,

               trece.

CRISTIANO:           San Millán.

BALÁN:                           Aarón

               y Josef.

CRISTIANO:               Las once mil

                  vírgenes.

 

Aquí le arranca a BALÁN una cabellera

que ha de traer, y queda con un casco de calabaza, como pelado

 

 

BALÁN:                     ¡Triste de mi

               ¡Que de una vez me has pelado!

               Vencido y calvo he quedado.

CRISTIANO:     Conviértete, pues vencí.

BALÁN:            ¿Puede un calvo ser cristiano?

CRISTIANO:     Sí.

BALÁN:            Pues quien a serlo empieza,

               ¿no recibe en la cabeza 

               el bautismo?

CRISTIANO:                   Caso es llano.

BALÁN:            Luego en un calvo no hay traza

               de bautizarse.

CRISTIANO:                    ¿Por qué?

BALÁN:         Porque lo que en él se ve,

               no es cabeza, es calabaza.

CRISTIANO:        ¿Dilatas tu muerte así?

               Cumple lo que has prometido

               o te mato.

BALÁN:                    Fui vencido,

               haré lo que prometi.

CRISTIANO:        Ven, y el agua del Bautista,   

               del Jordán recebirás.

BALÁN:         De una vez hecho me has

               ser cristiano y calvinista.

 

Vanse.  Salen ELÍAS FALSO y ELIAZAR

 

 

ELÍAS FALSO:      El caso fue más tremendo

               que refiere humana historia.

               ¡Perder tan cierta vitoria!

ELIAZAR:       ¿Y cómo escapaste?

ELÍAS FALSO:                     Huyendo.

                  Nuestro mesías y yo

               escapamos solamente

               de tan infinita gente

               como el cristiano mató.

ELIAZAR:          No son indicios, Elías;

               probanzas son infalibles

               las que muestran imposibles

               los intentos del mesías.

                  No puedes negar que están

               a la letra ejecutadas

               las cosas profetizadas

               por aquel cristiano Juan

                  en su Apocalipsi; y sabes

               que desde los mismos días

               que el que llamáis falso Elías

               con maldiciones tan graves

                  amenazó a los judíos,

               la tierra negó el tributo

               y espinas rindió por fruto,

               sangre por agua los ríos.

                  Vi que por el mandamiento

               del rey, muerto Enoch y Elías,

               habiendo estado tres días

               para público escarmiento

                  sus cadáveres helados

               en la plaza, resurgieron

               y gloriosos ascendieron

               a los asientos sagrados.

                  Veo que la fuerte mano

               del rey, que ser Dios blasona,

               libró apenas su persona

               del breve campo cristiano.

                  Pues siendo así, ¿no es locura    

               pensar que tiene poder

               de Dios, y pudo vencer

               a su Creador la creatura?

ELÍAS FALSO:      Cierra los labios, blasfemo.

 

Salen el ANTICRISTO y JUDÍOS

 

 

ANTICRISTO:    ¿Cómo, Eliazar? ¿Tú me afrentas,

               y apóstata ciego intentas

               negar mi poder supremo?

ELIAZAR:          Pues, ¿cómo cuatro cristianos,

               si tanto poder alcanzas,

               vencen nuestras esperanzas   

               y hacen tus intentos vanos?

                  Si eterna tranquilidad

               a los tuyos prometiste,

               y del cielo descendiste,

               si es lo que dices verdad,

                  a hacer dichosa a Israel;

               o mentiste, o no has cumplido

               lo que nos has prometido;

               pues permitiste, crüel,

                  que en tantas gentes, los dos  

               solos hayáis escapado.

               Luego nos has engañado

               y si engañas, no eres Dios.

ANTICRISTO:       ¿Penetras tú los secretos

               jüicios que me han movido

               a que no hayan conseguido

               mis promesas sus efetos?

                  ¿Es nuevo en Dios prometer

               según las cosas presentes,

               y por nuevos accidentes 

               los efetos suspender?

                  Cuando de aquella penosa

               prisión de Egipto sacó

               su pueblo, ¿no prometió

               darle la tierra dichosa;

                  y después, por incurrir

               en necia desconfïanza,

               la promesa y la esperanza

               se resolvió a no cumplir?

                  Pues, ¿qué sabes tú si aquí

               cuanto pueblo fue vencido,

               fue por haber incurrido

               en delitos contra mí?

ELIAZAR:          Pública fue allí la ofensa

               que esa pena mereció;

               y aquí tu pueblo murió

               peleando en tu defensa.

ANTICRISTO:       Calla, no me arguyas más.

               Llevadle y dadle la muerte;

               apóstata, de esta suerte

               mi poder conocerás.

ELIAZAR:          En mi sangre bautizado,

               a Jesús confesaré,

               y dichoso moriré,

               ya que viví desdichado.

 

Llévanle

 

 

ANTICRISTO:       Parte a ejecutar, Elías

               en él y en cuantos cristianos

               me ofenden, los más tiranos

               tormentos, las más impías

                  penas que inventó el romano,

               el scita y el macedón;

               a Fálaris, a Nerón,

               a Decio y a Diocleciano

                  pide cuantos instrumentos

               fabrican dolor tan fuerte,

               que aun más allá de la muerte

               puedan pasar los tormentos.

ELÍAS FALSO:      Voy a vengar tus enojos.

ANTICRISTO:    Si es que mis pesares sientes,

               de suplicios diferentes 

               forma un jardín a mis ojos.

 

Vase ELÍAS.  Sale SOFÍA, con una

corona en la cabeza, como loca

 

 

SOFÍA:            ¡Qué buena cosa es reinar!

               ¡Hola! ¡Postraos! ¿No me veis

               coronada? Pues, ¿qué hacéis,

               que no llegáis a besar

                  a vuestra reina la mano?

ANTICRISTO     (Sin duda ha perdido el seso.)     Aparte

               ¿Eres reina?

SOFÍA:                      ¡Bueno es eso!

               La esposa vuestra, ¿no es llano

                  que es reina?

ANTICRISTO:                     Si a ti te agrada,

               seré tu esposo.

SOFÍA:                        Pues, ¿quién     

               no querrá en Jerusalén

               ser del mundo respetada?

                  Dadme la mano.

ANTICRISTO:                      Y la vida.

SOFÍA:         ¡Ah, falso! ¡Ah, vil Anticristo!

 

Arroja la corona

 

 

               Si eres Dios, ¿cómo no has visto

               que es mi locura fingida?

                  Si los pensamientos ves,

               ¿cómo te he engañado en esto,

               pues tu corona me he puesto

               para arrojarla a mis pies?   

                  No han sido, no, dudas mias

               las que en esto he averiguado,

               porque yo, nunca he dudado

               tus falsas hipocresías;

                  mostrarles quise a tus gentes

               que eres ceraste infernal,

               diabólico Belïal,

               y que en cuanto dices, mientes.

JUDÍO 1:          ¡Que esto sufra!

JUDÍO 2:                          Muchos son

               los desengaños que veo.

JUDÍO 3:       Todo el reino galileo

               duda ya de su opinión.

ANTICRISTO:       (Corrido estoy: ¿qué he de hacer?    Aparte

               Que a gozarla con violencia

               no se atreve mi impaciencia,

               con tenerla en mi poder,

                  temiendo que en su favor

               obre otro milagro el cielo

               con que me quite en el suelo

               el crédito y el honor.)    

                  Por lo que adoro tus prendas,

               sufro, mi bien, tus agravios,

               y a trueco de ver tus labios,

               no me ofende que me ofendas.

                  Mas si has llegado a creer

               que me engañaste, es error;

               lisonja fue de mi amor,

               no falta de mi poder.

                  Como Dios, vi que intentabas

               engañarme, y que tendrías

               gran contento, si creías,

               mi gloria, que me engañabas;

                  y así lo fingí por darte

               ese gusto, aunque engañado;

               y agora que lo has gozado,

               he vuelto a desengañarte.

SOFÍA:            ¡Qué falsa sofisteria!

ANTICRISTO:    Deberás a mi afición

               el arriesgar mi opinión

               por no arriesgar tu alegría.    

SOFÍA:            ¿Por qué me obligas en vano,

               cuando es el mortal suplicio

               el único beneficio

               que espero yo de tu mano?

                  Si obligarme es tu intención

               dame ya el martirio; advierte

               que se apresura tu muerte

               y perderás la ocasión.

 

Sale el JUDÍO 4

 

 

JUDÍO 4:          Ya Eliazar perdió la vida

               invocando a Jesucristo. 

ANTICRISTO:    Y ya en el infierno ha visto

               su ignorancia desmentida.

SOFÍA:            ¡Oh, mil veces venturoso

               tú, que a gloria celestial

               trocaste vida mortal!

ANTICRISTO:    ¿Quieres ver qué tan dichoso?

                  Traed aquí la cabeza

               de ese caduco liviano.

 

Vanse el JUDÍO  y otros

 

 

SOFÍA:         Remedios pruebas en vano

               en cristiana fortaleza. 

                  Si derribas las estrellas,

               si haces que cuantos montes

               ven terrestres horizontes

               truequen asientos con ellas;

                  si al sol das obscuro velo,

               si del impíreo al profundo

               la ley alteras del mundo;

               si aniquilas tierra y cielo,

                  siempre me verás más fuerte,

               más invencible y constante;

               que no hay portento que espante

               a quien no espanta la muerte.

ANTICRISTO:       Sin tantos prodigios, presto

               he de verte arrepentida.

 

Sacan JUDÍOS a BALÁN con astíllas entre los dedos

 

 

BALÁN:         ¿Qué importa perder la vida,

               perros judíos?

ANTICRISTO:                   ¿Qué es esto?

                  Balán, ¿así prevaricas?

JUDÍO 1:       En el cristiano delito

               incurrió, contra el edito

               de las leyes que publicas;

                  y cercano ya al instante

               de su muerte, dio en decir

               que importaba descubrir

               cierto secreto importante

                  a tu persona, y así

               le he traído a tu presencia.

BALÁN:         Tú sin duda mi sentencia

               pronunciaste, porque en mí

                  se venga a verificar

               lo que los niños decían

               y por consejo tenían;

               que habías de atormentar,

                  dividiendo de este modo

               las uñas sutiles puntas.

               Mas si los tormentos juntas

               que ha inventado el mundo todo,

                  bien lo fundó el que afirmaba

               que éste no perdonarías;

               y presumo que sabías

               el contento que me daba

                  el rascarme, y has querido

               darme en el mismo instrumento

               de mi contento el tormento.

               Y agora se ve cumplido

                  lo que un discreto decía;

               y era que estaba admirado

               de que no fuese pecado

               cosa que tanto sabía.

ANTICRISTO:       Acaba, llégate y di

               el secreto entre los dos.

BALÁN:         Pues, ¿cómo, si tú eres Dios,

               hay secreto para ti?

                  Mamola.  Éste es el secreto

               que descubrir he intentado

               a tanto pueblo engañado.

ANTICRISTO:    (¿Ya me pierden el respeto          Aparte

                  hasta los rudos villanos?)

               ¡Muera ese vil!

BALÁN:                        Mis deseos

               cumples asi.

ANTICRISTO:                ¡Deteneos!

               Que de sus yerros cristianos,

                  antes que llegue a la muerte,

               le quiero desengañar.

 

Parece la cabeza de ELIAZAR sobre un bufete, y debajo de él

ha de hablar ELIAZAR

 

 

JUDÍO 1:       La cabeza de Eliazar

               es ésta.

ANTICRISTO:            ¡Oh, tú, cuya suerte

                  es ya de engaños ajena,

               y aunque en ciega obscuridad

               sin velo ves la verdad

               bien comprobada en tu pena!

                  Rompe las horribles bocas

               del infierno en virtud mía,

               e inspira en tu lengua fría

               los desengaños que tocas.

SOFÍA:            ¿Qué importará que en virtud

               del pacto por ti asentado

               con el príncipe dañado

               de la infernal multitud

                  preste voz a esta cabeza

               algún espíritu impuro

               forzado de tu conjuro,

               para que mi fortaleza   

                  venzas?

ANTICRISTO:              Si en tu Dios confías,

               muestre su poder en ti,

               y haz que esta cabeza aquí

               niegue que soy el mesías.

SOFÍA:            Yo no he menester señales,

               ni a mi Dios quiero tentar.

               Dios es Dios, y puede obrar

               lo que importa en casos tales.

ANTICRISTO:       ¿Ves cómo tu falsedad

               tu recelo testifica?    

               Habla ya, Eliazar, publica

               el engaño o la verdad.

 

Habla la cabeza

 

 

ELIAZAR:          Jesucristo es Dios eterno,

               hijo de Santa María.

ANTICRISTO:    (Esto merece quien fía            Aparte

               en promesas del infierno.

                  ¿Al mejor tiempo me falta

               su favor?)

BALÁN:                    Rabia, Anticristo;

               que tus engaños se han visto.

SOFÍA:         ¡Gracias por merced tan alta      

                  os doy, mi Dios!

JUDÍO 1:                           ¿Que consientas

               que te venza una mujer?

JUDÍO 2:       Mucho dudo tu poder,

               pues sufres tales afrentas.

ANTICRISTO:       Perros, ¿vosotros también

               blasfemáis las glorias mías?

JUDÍO 3:       Si eres rey, dios y mesías,

               remedia en Jerusalén

                  plaga tan universal;

               que la tierra niega el fruto,

               las fuentes dan por tributo

               púrpura en vez de cristal.

ANTICRISTO:       ( Mucho mengua mi opinión.)    Aparte

 

Sale el JUDÍO 4

 

 

JUDÍO 4:       Si eres Dios, ¿cómo has sufrido,

               de dos cristianos vencido,

               la rüina y perdición

                  de tus gentes? En la guerra

               de Gog tres hijos perdi.

               La vida les vuelve aquí;

               diré a voces que yerra

                  quien piensa que no le engañas.

 

Sale una MUJER judía

 

 

MUJER:         No eres Dios; tu lengua miente,

               pues permites que a tu gente

               le penetre las entrañas

                  la lepra. Dame salud,

               o adoro el nombre cristiano.

ANTICRISTO:    Dejadme, pueblo liviano.

               ¡Qué presto vuestra virtud,

                  que probar he pretendido

               con estos golpes, mostró

               en el oro que ostentó,

               el plomo vil escondido!

 

Sale ELÍAS FALSO

 

 

ELÍAS FALSO:      Señor, ¿qué haces? ¿Qué esperas,

               que a yerros tan excesivos,

               de tus rayos vengativos

               no pueblas ya las esferas?

                  Ejecutando tu imperio

               con tormentos inhumanos

               en los rebeldes cristianos,

               llenaron el hemisferio  

                  que los cerca, sus encantos

               de música y resplandor;

               y con esto el ciego error

               del pueblo los llama santos

                  a voces; y sin que tema

               el castigo de tu ira,

               todo a ser cristiano aspira,

               todo tu deidad blasfema,

                  negando que eres mesías;

               convencidos de que vieron

               que a los cielos ascendieron

               gloriosos Enoch y Elías.

ANTICRISTO:       (Ya se declara mi daño,        Aparte

               ya acabó mi monarquía;

               mas no acabará en un día.

               Con el imperio el engaño

                  fingir quiero que, ofendido

               de la tierra, subo al cielo,

               y en otra región del suelo

               viviré desconocido.)

                  Ya de los hombres, Elías,

               llegó la pena postrera.

TODOS:         ¡Muera el Anticristo! ¡Muera!       Dentro

               ¡Muera el fingido mesías!

ANTICRISTO:       Pueblo protervo y maldito,

               ¿puede morir mi deidad?

               Declárese mi crueldad,

               pues se declara el delito.

                  Adúltera y depravada

               generación, pues el suelo  

               no me merece, del cielo

               parto a la eterna morada

                  de donde mi ardiente furia

               hará que el rebelde y ciego

               mundo a diluvios de fuego

               pague en cenizas mi injuria.

                  Tú, profeta precursor,

               con mi poder en la tierra

               prosigue mi justa guerra

               en defensa de mi honor; 

                  y ofrece aquí a mi partida

               sacrificios soberanos,

               quitando a esos dos cristianos

               la infame incrédula vida.

ELÍAS FALSO:      En tu presencia muriendo

               pagarán su loco error.

SOFÍA:         En vuestras manos, Señor,

               el espíritu encomiendo.

                  Con fortaleza recibe

               la muerte, Balán.

BALÁN:                           La puerta  

               de los cielos miro abierta.

               No muere quien a Dios vive.

 

Mata ELÍAS FALSO a SOFÍA y a BALÁN.  El ANTICRISTO sube por

tramoya, y en lo alto parece un ÁNGEL con espada desnuda,

y dale un golpe, y cae el ANTICRISTO; ábrese un escotillón

del teatro, y por él entran el ANTICRISTO y ELÍAS FALSO,

y salen llamas

 

 

ÁNGEL:            Bárbaro, ¿quién como Dios?

 

Dale el golpe

 

 

JUDÍO 1:       ¡Ay de mí! De las Olivas

               el monte se abrió, y en vivas

               llamas sepultó a los dos.

TODOS:            Dios eterno es Jesucristo.

JUDÍO 1:       Todo el mundo adorará

               su nombre. Y ésta será

               la historia del Anticristo,  

                  según la interpretación

               que a los profetas han dado

               los dotores.  Al senado

               pide el poeta perdón,

                  pues en materias tan altas

               y que están por suceder,

               ni en él es mucho caer,

               ni en vos perdonar sus faltas.

 

 

FIN DE LA COMEDIA

 

 


Best viewed with any browser at 800x600 or 768x1024 on Tablet PC
IntraText® (VA1) - Some rights reserved by Èulogos SpA - 1996-2009. Content in this page is licensed under a Creative Commons License