Juan Ruiz de Alarcón
La cueva de Salamanca

ACTO PRIMERO

Enlaces a las concordancias:  Normales En evidencia

Link to concordances are always highlighted on mouse hover

ACTO PRIMERO

 

Salen don DIEGO, de estudiante, y don JUAN, de noche

 

 

DIEGO:            Don Juan, yo os prometo a Dios

               que me tenéis enfadado,

               que después que sois casado

               no se puede andar con vos.

                  Si ver mujeres ordeno,

               ninguna tiene buen talle;

               si andar de noche en la calle,

               os hace mal el sereno;

                  si al río quiero salir,

               la humedad es mal segura;    

               si trazo una travesura,

               miráis a lo porvenir;

                  si colérico me veis,

               entra luego el predicar;

               y al fin, si riño, en lugar

               de ayudarme, me tenéis.

                  ¡Pese a tal, don Juan, con vos!

               Haced tal vez lo que quiero,

               o buscad un compañero

               hermano de Juan de Dios.

JUAN:             Ello está muy bien reñido, 

               mas poca razón tenéis,

               pues, cuando soltero, veis

               que nadie más loco ha sido.

                  ¿Qué travesura intentastes

               en que yo quedase atrás?

               ¿En qué pendencia jamás

               a ese lado no me hallastes?

                  ¿Qué calle no paseé?

               ¿Qué noche fría dormí?

               ¿Qué mujer con vos no vi,

               o qué espaldas no os guardé?

                  Mas ya no es tiempo de andar,

               don Diego, sin mucho tiento,

               que es un yugo el casamiento

               que al más bravo hace amansar.

                  Esto por vos no ha pasado,

               y medís sin diferencia

               de un soltero la licencia

               y obligación de un casado.

DIEGO:            Pues si estáis tan convertido

               no salgáis de noche un punto.

JUAN:          No se olvida todo junto;

               el ser mozo no he perdido.

DIEGO:            Pues, ¡por vida de los dos,

               que al gusto esta noche demos!

JUAN:          Por vos he de hacer extremos;

               basta, al fin, quererlo vos.

 

Sale don GARCÍA, de noche

 

 

DIEGO:            ¿Quién es éste

JUAN:                             Don García.

DIEGO:         No tengo vista.

JUAN:                          ¡Eso es bueno!

               ¿Quién no la pierde al sereno?

DIEGO:         ¿Predicáisme todavía?

                  ¡Don García!

GARCÍA:                       ¿Quién va allá?

DIEGO:         ¡Amigo!

GARCÍA:                ¡Don Diego hermano!

               ¿Qué hacéis?

DIEGO:                      Pasear en vano;

               que donde don Juan está

                  no hay tratar de travesura.

GARCÍA:        ¿En santulón habéis dado?

JUAN:          Don Diego ha dado en pesado,

               y la paciencia me apura.

                  Decidme si puedo hacer

               más que prometer seguiros.

DIEGO:         ¡Qué lágrimas, qué suspiros

               os costó ese prometer!

GARCÍA:           Cómo alegrarnos tracemos,

               o voyme.

JUAN:                   No os vais, García,

               que yo en todo, y hasta, el día,

               quiero seguiros.

GARCÍA:                       ¿Que haremos?

DIEGO:            Vamos a ver a Juanilla.

JUAN:          ¿A Juanilla? ¡Hermosa pieza!

               Mal está con su cabeza,

               quien busca una taravilla.

DIEGO:            ¿Tan presto, don Juan, quebráis

               la palabra que habéis dado?

JUAN:          Digo que erré, y que callado

               iré donde vos queráis.

DIEGO:            Mariquilla la bocona

               no diréis que es bachillera.

JUAN:          No es mala, si no pidiera;

               mas, ¿vive la socarrona

                  vieja?

DIEGO:                   ¿Qué vieja?

JUAN:                                La madre.

DIEGO:         Sí.

JUAN:              Pues yo no he de ir allá.

DIEGO:         ¿No digo yo? No hallará

               una almena que le cuadre.

JUAN:             Decidlo vos, don García,

               que a vuestro voto me ajusto.

GARCÍA:        Si he de declarar mi gusto,

               gastar la noche querría

                  en cosa de más cuidado.

DIEGO:         Declaradla, que aquí estamos.

GARCÍA:        De que a la justicia hagamos

               una burla estoy tentado.

JUAN:             ¡Guarda!

DIEGO:                   ¡Hagamos!

JUAN:                              ¡Eso no!

DIEGO:         ¡Dos le hemos de hacer, por Dios!

JUAN:          Digo que se le hagan dos,

               mas no he de ayudaros yo.

DIEGO:            Necio estáis.

JUAN:                           Y vos sin seso.

               ¿Para qué es bueno arriesgarnos,

               cuando podemos holgarnos

               sin temer, un mal suceso?

GARCÍA:           En la burla que imagino

               ningún peligro ha de haber.

JUAN:          Decid, que tal puede ser,

               que siga vuestro camino.

GARCÍA:           Ella al fin ha de ser tal,

               que el alguacil y su gente

               queden sin muela ni diente,

               y se hagan ellos el mal.

DIEGO:            ¡Buena, por Dios!

GARCÍA:                             Un cordel

               es menester.

DIEGO:                     ¿Qué tan largo?

GARCÍA:        De seis brazas.

DIEGO:                        De él me encargo;

               a esta tienda voy por él.

 

Vase don DIEGO

 

 

JUAN:             ¡Oh, para estas travesuras

               qué diligente es don Diego!

GARCÍA:        Moje el agua, queme el fuego

               y haga el mancebo locuras,

                  y más cuando se granjea

               hacer que pague quien debe.

JUAN.          Sí ¿mas si encima nos llueve?

GARCÍA:        No viva quien tal desea.

 

Sale don DIEGO con un cordel

 

 

DIEGO:            El cordel tenéis aquí.

JUAN:          Presto venís.

DIEGO:                     ¿Qué queréis?

               ¿Acaso a mal me tendréis

               volver presto ya que fui?

                  ¿Qué ha de hacerse?

GARCÍA:                                Atravesar

               una calle.

DIEGO:                   Ya os entiendo;

               y luego un fingido estruendo

               de cuchilladas formar.

                  La justicia oye el rüido,

               viene corriendo, y adiós

               boca y narices.

GARCÍA:                       Y vos

               en la traza habéis caído,

DIEGO:            Pues a mi cargo la tomo

               que de mil que agudos veo

               tengo increíble deseo

               de ver un alguacil romo

JUAN:             Temo que le hemos de hacer

               narices nuevas de plata.

DIEGO:         A aquel que más se recata

               más mal suele suceder.

GARCÍA:           En esta calle imagino

               que es mas cierta la justicia.

JUAN:          No carece de malicia

               ese pensar adivino.

GARCÍA:           ¿Por qué?

JUAN:                      Porque da a entender

               que de Clara el rostro y talle

               trae rondantes a esta calle.

DIEGO:         (Con que el seso he de perder.)    Aparte

GARCÍA:           Dos clavos quiero buscar.

DIEGO:         ¿Al engañoso artificio

               esta puerta no da el quicio,

               y esta esquina este pilar?

 

Atan el cordel atravesando el vestuario, y dice don GARCÍA

aparte

 

 

GARCÍA:           (¡Quien pusiera, hermosa Clara,

               como pongo este cordel,

               un muro, por que con él

               nadie tu calle pasara!)

DIEGO:            Repartidos nos pongamos,

               y el que viere a la justicia

               a los otros de noticia,

               para que el rüido hagamos.

GARCÍA:           Yo me quedo en esta puerta;

               id a aquella esquina vos.

DIEGO:         Yo me voy a esotra. Adiós,

               y todo cristiano alerta.

 

Repártense por el teatro. Sale ZAMUDIO corriendo un

tostador cae en el teatro; ALONSO, ganapán, corre tras

él y cae y abrázase con él; y don DIEGO

llega dando de cintarazos a ALONSO; él saca la espada y se

retira

 

 

ZAMUDIO:          ¡Ésta os debo!

INÉS:                           ¡Alonso, acude     Dentro

               al ladrón!

ALONSO:                   Sosiega, Inés,

               que no se me irá por pies.

DIEGO:         ¿Rabias?

ZAMUDIO:                 ¡Tal santo te ayude!

ALONSO:           ¡Jesús!

DIEGO:                   ¡Otro nadador

               por tierra!

GARCÍA:                   ¡No caigas, cuero!

ALONSO:        Ya no puedo, majadero.

               Pagaréisme el tostador,

                  o, ¡vive Cristo, ladrón

               que os mate!

ZAMUDIO:                   ¡Aquí del estudio!

DIEGO:         Esta voz es de Zamudio.

               ¡Suelta, aparta, picaron!

ALONSO:           ¡Aquí de Dios, que me matan!

 

Vase ALONSO

 

 

DIEGO:         ¿Sacas la espada y das voces?

               Perro, mataréte a coces.

 

Vase don DIEGO

 

 

JUAN:          ¡Las tres Furias se desatan  

                  cuando se enoja don Diego!

GARCÍA:        La que viene es la justicia.

JUAN:          ¡Aquí es Troya!

 

Salen un TENIENTE y CHINCHILLA y se caen; y luego saca la espada

y éntrase tras de don DIEGO

 

 

CHINCHILLA:                   ¿Hay tal malicia?

               Del vil oficio reniego,

                  que me he roto una rodilla.

               ¡Ténganse al señor teniente!

 

Vase CHINCHILLA

 

 

TENIENTE:      ¡Jesús!

DIEGO:                 ¡Pícaro, detente!         Dentro

TENIENTE:      ¡Échales mano, Chinchilla!

                  ¡Pagaránme esta insolencia!

CHINCHILLA:    ¡Denme las armas!                   Dentro

DIEGO:                           Corchete,        Dentro

               apártate, o mataréte!

CHINCHILLA:    ¡Resistencia!                       Dentro

TENIENTE:                     ¡Resistencia!

                  ¡Aquí del rey!

 

Vase el TENIENTE

 

 

GARCÍA:                         A ayudar

               vamos, don Juan, a don Diego.

 

Sacan las espadas. Vase don GARCÍA

 

 

JUAN:          De tales burlas reniego.

 

Vase don JUAN.  ZAMUDIO busca piedras

 

 

ZAMUDIO:       ¡Que no haya podido hallar,

                  ya que espada no traía,

               una piedra por aquí!

               ¡Qué blandura, pese a mí!

               ¿De ahito? A fe que no es mía.

 

Vase ZAMUDIO.  Sale ENRICO, viejo grave, con sotana y ropa de

levantar y bonete, y tinta y pluma y papel, ANDRÉS, su

criado, en cuerpo, con un candil pone un bufete en medio del

teatro y el candil encima

 

 

ANDRÉS:           ¿No es hora ya de dormir?

               Mira que las doce son.

ENRICO:        Primero, Andrés, la lición

               de mañana he de escribir.

                  Dame asiento.

 

Síéntase a escribir

 

 

ANDRÉS:                         Haces agravio

               a tu edad y a tu saber.

ENRICO:        Siempre queda qué aprender.

               No hay hombre del todo sabio.

ANDRÉS:           ¿Cuándo saldrás de pobreza

               con trabajo semejante?  

ENRICO:        Cuando salga de ignorante,

               que el saber es gran riqueza.

                  No es el fin, Andrés amigo,

               del estudio enriquecer;

               fin del estudio es saber.

               Si eso alcanzo, lo consigo.

                  El que riquezas procura

               con la fortuna las ha,

               cuyo buen efeto está

               no en saber, sino en ventura.

                  Rico eminente en saber

               pocas veces lo verás;

               saber pobre quiero más

               que ignorante enriquecer.

                  Si ya en un valle templado

               de verde pasto abundoso

               viste el caballo vicioso,

               rico en su bestial estado,

                  ¿tuvístele envidia?  No.

               ¿Trocaras con él tus bienes?    

               No, que en la razón que tienes

               el cielo te mejoró.

                  Cuando un mayorazgo ves

               de estos que se usan agora,

               y que más que tiene ignora,

               ¿no te da lástima, Andrés?

 

Salen don DIEGO con la espada desnuda, y ZAMUDIO

 

 

DIEGO:            Si acaso tenéis por dónde

               a la otra calle salgamos

               los dos, a quien la justicia

               viene siguiendo los pasos;   

               si tenéis dónde escondernos,

               sed nuestro asilo y sagrado,

               ya que por dicha esta puerta

               a tal hora abierta hallamos.

               La traviesa mocedad

               es autora de estos casos;

               perdonadlos como cuerdo

               y amparadnos como honrado.

               Don Diego soy de Guzmán

               y Zúñiga; justo amparo   

               dad a un noble, si lo sois.

               Pero ya siento los pasos.

ZAMUDIO:       Pongámonos en defensa

               de la puerta.

 

Pónese a escribir ENRICO

 

 

ENRICO:                       Sosegaos,

               don Diego, cobrad aliento,

               que de libraros me encargo.

ZAMUDIO:       Si un momento os detenéis,

               tarde querréis ayudarnos.

ANDRÉS:        No os aflijáis, que sí quiere

               sabe el vicio hacer milagros.

 

Cae de lo alto una nube como manga, a raíz del vestuario, coge

dentro a don DIEGO y él se mete en el vestuario, y torna a subir

la nube

 

 

ZAMUDIO:       Qué es esto ¡Válgame Dios,

               qué prodigio! El viejo es santo.

               Mas, señor, triste de mí,

               ¿de Zamudio no haces caso?

               ¿Así te vas y me dejas

               en poder de tus contrarios?

               ¿No importa que a mí me prendan?

               ¡Quiebre por lo más delgado!

               Viejo santo, santo padre,

               yo me pongo en vuestras manos.    

ENRICO:        No temas.

ZAMUDIO:                 De este bufete

               me amparo.

ANDRÉS:                   Estará debajo

               de un bufete otro bufete.

ZAMUDIO:       Bufetes hay muy honrados.

 

Métese debajo del bufete; la sobremesa besa el suelo; quitan un

escotillón del teatro y húndese ZAMUDIO, y tornan a poner el

escotillón.  Entran el TENIENTE, y CHINCHILLA, y gente

con hachas encendidas

 

 

TENIENTE:      Guarden algunos la puerta.

               Los demás vayan cercando

               esta calle alrededor,

               que se irán por los tejados.

               ¿Sois el dueño de esta casa?

ENRICO:        Yo soy, a vuestro mandado.   

TENIENTE:      ¿Y este mozo?

ENRICO:                       Es mi sirviente.

TENIENTE:      ¿Qué es de unos hombres que entraron

               agora aquí?

ENRICO:                    ¿Hombres aquí?

               Corta es la casa, buscadlos.

TENIENTE:      ¿No hay más aposentos?

ENRICO:                                 No.

               En aquéste solo paso

               con tanta anchura la vida,

               como el rey en sus palacios.

TENIENTE:      ¿Tiene ventana?

ENRICO:                       Ninguna;

               por la puerta el sol sus rayos    

               le da.

TENIENTE:             ¿Luego no han podido,

               si es que en esta casa entraron,

               salir sino por la puerta?

CHINCHILLA:    Yo los vi entrar, no me engaño,

               y hasta agora no han salido.

ENRICO:        Mucho estudio y muchos años

               me han acortado la vista,

               de modo que habrán entrado

               sin verlos yo.

TENIENTE:                     ¡En vivo fuego

               de ira y de enojo me abraso! 

               ¿Cuatro desnudas paredes

               en un tan pequeño espacio

               nos los pueden esconder?

CHINCHILLA:    Señor, concluye este caso.

               Suelo, paredes y techo

               de abajo arriba volvamos.

TENIENTE:      Metidos en las paredes

               no han de estar, y si debajo

               de este bufete no están,

               no hay aquí dónde buscarlos.  

               Alzad esa sobremesa

               con las armas en las manos.

CHINCHILLA:    ¡Ténganse al señor teniente!

 

Levanta la sobremesa y luego déjala caer, y tórnase a poner

ZAMUDIO debajo del bufete

 

 

               Mas no hay aquí nadie.

ENRICO:                              En vano

               es, por Dios, vuestra porfía.

               Toda la casa es un palmo,

               sin alacena, tabique,

               bóveda, cueva o sobrado;

               no hay colgaduras que puedan

               encubrir portillos falsos.        

               Derribad, romped, partid,

               si a persuadiros no valgo;

               que este testigo que dice

               que los vio entrar se ha engañado;

               como esta casa hace esquina

               a esotra calle, doblaron,

               y la obscuridad disculpa

               de sus ojos el engaño.

TENIENTE:      Ésta es la verdad sin duda.

               Por ti se me han escapado,   

               Chinchilla, los delincuentes.

CHINCHILLA:    ¡Por Dios, que parece encanto!

TENIENTE:      Vamos, que no he de acostarme

               hasta que los prenda.

CHINCHILLA:                          Vamos.

 

Vase la justícia.  Salen de debajo del

bufete ZAMUDIO, y don DIEGO del vestuario

 

 

ZAMUDIO:       ¡Que se quema, so Teniente!

DIEGO:         Dadme los pies soberanos,

               restaurador de estas vidas.

ENRICO:        Señor, ¿con vuestro crïado

               habéis de hacer tal exceso?

 

Sale Don JUAN con la espada desnuda

 

 

JUAN:          ¡Don Diego!

DIEGO:                    ¡Don Juan hermano!

               ¿Dónde estuvistes?

JUAN:                             Seguro

               de nuestros mismos contrarios,

               escondido entre ellos mismos,

               aguardé el fin de este caso.

               Pero vos, ¿cómo escapastes?

DIEGO:         Por un patente milagro

               del varón que veis divino.

JUAN:          Razón es que conozcamos

               a quien tanto con Dios puede.

DIEGO:         Decid quién sois, varón santo.

ENRICO:        No soy sino pecador;

               mas si algún placer os hago

               en decir quién soy, sabréislo

               si oís un pequeño rato.

                  En letras y armas la nación famosa

               francesa me dio ser; padres honrados,

               si no de sangre tuve generosa,

               que no jacto valor de mis pasados.

               Propia virtud es calidad gloriosa;

               paternas armas, timbres heredados,

               armas son ciertas de su autor primero.

               Vana opinión las pasa al heredero.

                  En la niñez las artes liberales

               me dieron en París honrosa fama;

               mas en la edad autora de los males

               que en el rostro el sutil vello derrama,

               fueron mis travesuras desiguales,

               nacidas del amor de cierta dama,

               causa de mi inquietud, hasta obligarme

               de Francia mis delitos a ausentarme.   

                  Fuime de mar en mar, de tierra en tierra;

               varias costumbres vi, varias naciones,

               viviendo ya en la paz y ya en la guerra

               según el tiempo hallé y las ocasiones;

               mas aunque mi locura me destierra,

               llevé conmigo mis inclinaciones,

               que en cualquiera región, cualquiera estado,

               aprender siempre más fue mi cuidado.

                  Al fin topé en Italia un eminente

               en las ciencias varón, Merlín llamado;      

               procuré su amistad, y cautamente

               a la estrecha llegué de grado en grado;

               él, que mi inclinación y intento siente,

               a mis letras y ingenio aficionado,

               conmigo liberal, del alma rica

               los más altos tesoros comunica.

                  Aprendí la sutil quiromancía,

               profeta por las líneas de las manos;

               la incierta judiciaria astrología,

               émula de secretos soberanos,    

               y con gusto mayor, nigromancía,

               la que en virtud de caracteres vanos

               a la naturaleza el poder quita,

               y engaña, al menos, cuando no la imita.

                  Con ésta a los furiosos cuatro vientos

               puedo imponer; los montes cavernosos

               arrancar de sus últimos asientos

               y sosegar los mares procelosos;

               poner en guerra y paz los elementos;

               formar nubes y rayos espantosos;       

               profundos valles y encumbrados montes

               esconder, y alumbrar los horizontes;

                  con ésta de todas las criaturas

               mudar en otra forma la apariencia.

               Con ésta aquí oculté vuestras figuras;

               no obró la santidad, obró la ciencia.

               Ésta os ofrezco con entrañas puras

               a cualquier peligrosa contingencia,

               ajeno de interés, que bien me sobra

               el que saco de hacer la buena obra.    

                  En este, pues, que veis, albergue chico,

               donde vine a parar por la noticia

               de esta universidad, paso tan rico

               cuan libre de ambición y de codicia;

               aquí mi ciencia a todos comunico;

               que no de lo que tengo avaricia.

               Esto es y vale Enrico. Sólo queda

               saber si hay más en que serviros pueda.

DIEGO:            ¡Oh, prodigioso varón,

               consuelo y amparo nuestro!   

               ¡Dichoso el caso siniestro

               que nos ha dado ocasión

               de gozar de tal maestro!

                  Mas podéisos acostar,

               Enrico, que el trasnochar

               a vuestra edad no conviene.

ENRICO:        Un colchón y un jergón tiene

               mi cama; eso os puedo dar.

DIEGO:            Dormid en él, que os hará,

               pues sin pena estáis, provecho;

               porque a quien con tanta está

               como nosotros, será

               campo de batalla el lecho.

JUAN:             Dormid, padre, que interés

               de los tres guardaros es

               el sueño mientras durmáis,

               pues que despierto guardáis

               vos las vidas de los tres.

DIEGO:            Dormid sin cuidado o pena,

               que gente somos segura.

ZAMUDIO:       Y de presunción tan buena,

               que si a robar se aventura,

               ha de ser alguna Elena.

ENRICO:           No tan poco el tiempo ha sido

               que en Salamanca he vivido,

               gran don Diego de Guzmán,

               que no haya a vos y a don Juan

               de Mendoza conocido;

                  cuanto más que de esta casa

               es segura guarnición

               el ser la fortuna escasa,

               que el pobre sin riesgo pasa

               por delante del ladrón;

                  y así hallastes a horas tales

               de par en par mis umbrales,

               y porque por puntos salgo

               a la calle a observar algo

               de los cursos celestiales.

DIEGO:            Idos, que es tarde, a acostar.

ENRICO:        Pésame de no poder

               a los tres acomodar.

DIEGO:         De lo que habemos de hacer,

               nos es forzoso tratar.

ENRICO:           Desnúdame, Andrés.

 

Vase ENRICO

 

 

ANDRÉS:                              Patrón,

               hasta la matina.

 

Vase ANDRÉS

 

 

ZAMUDIO:                        ¡Es hora

               de dormir, que las tres son!

JUAN:          ¡Estamos buenos agora,

               don Diego!

DIEGO:                   ¿Pues qué? ¿Hay sermón?

JUAN:             ¿No ha de haber, cuando por vos

               hemos venido los dos

               a un estado tan estrecho?

DIEGO:         Lo hecho, don Juan, ya es hecho,

               ¡y bien hecho, vive Dios!

                  Como soltero reñistes;

               no temáis como casado.

JUAN:          En la ocasión me pusistes,

               y en ella debe un honrado

               hacer como hacer me vistes.

                  No hallarse en ella es ventura;

               quitarse de ella, cordura;

               y salir bien de ella, honor.

DIEGO:         ¡Ah, Dios, y qué a mi sabor

               he hecho esta travesura!

                  De alguaciles y escribanos,

               a quien tanto aborrecía,

               vengado estoy con mis manos.

ZAMUDIO:       Tú les has dado un buen día

               al cura y los cirujanos.

DIEGO:            Lindamente le pegué

               al bueno del escribano;

               como tan cerca lo hallé

               a este lado, derribé

               un revés...

ZAMUDIO:                 Detén la mano,

                  que la tienes muy pesada.

               Mas, ¿por qué no dejas nada

               a los demás de la gloria?

               Que este brazo la vitoria

               te dio con una pedrada.

JUAN:             ¡Buenos estáis! Burla ha sido

               lo que nos ha sucedido.

DIEGO:         El tratar de la vitoria

               y el celebrarla, la gloria

               aumenta de haber vencido.

JUAN:             Que tratemos será bien

               de lo importante primero.

DIEGO:         Bien decís.

JUAN:                     La voz detén,

               que siento pasos.

ZAMUDIO:                         Aun bien

               que está cerca el milagrero.

JUAN:             Pasó adelante quien era.

DIEO:          De buena gana riñera

               con quien pasó, ¡vive Dios!,

               que ya he descansado. ¿Y vos,

               don Juan?

JUAN:                    Que tengáis quisiera

                  jüicio, por vida mía,

               y ver lo que hemos de hacer.

DIEGO:         Podemos desde este día

               aprender nigromancía,

               y escondidos aquí, ver

                  el suceso de este cuento,

               pues que con su encantamento

               Enrico nos asegura

               de ser presos.

JUAN:                         Es cordura,

               pues que ya en este aposento

                  no han de volver a buscarnos.

DIEGO:         Y este francés puede darnos

               y nosotros aprender

               hechizos, para poder,

               mudando formas, andarnos

                  por la ciudad.

JUAN:                           Bien está.

               Otro capítulo va,

               que en mi libro es el primero.

ZAMUDIO:       ¿Y el sueño? A saber espero

               a cuántas fojas está.

DIEGO:            ¡Ah, quién te pudiera ver!

               ¡Cuál estarás, Clara mía,

               si esto has llegado a saber!

JUAN:          ¡Cuál estará mi mujer!

ZAMUDIO:       ¡Cuál estará mi Lucía!

DIEGO:            Mas, ¿quién de vosotros vio

               a don Garcia?

JUAN:                         Yo no.

ZAMUDIO:       Yo lo vi de tres cercado,

               hecho un Marte de enojado;

               mas no supe en qué paró.

DIEGO:            Yo me duermo.

JUAN:                           Yo no velo.

DIEGO:         Donde falta el lecho blando,

               a la juventud apelo.

ZAMUDIO:       Tendido en el duro suelo,

               y el alma a Dios cuenta dando.

 

Vanse todos.  Salen don PEDRO, doña CLARA y

LUCÍA

 

 

PEDRO:            Hija, yo voy a saber

               este alboroto.

CLARA:                        Ven presto,

               padre, que estás indispuesto

               y temprano has de comer.

 

Vase don PEDRO

 

 

LUCÍA:            Todo el mundo está revuelto,

               herido el corregidor,

               muerto el alguacil mayor.

               ¡El demonio anduvo suelto!

                  Abrieron tanta cabeza

               a Romero el escribano;

               derribaron una mano

               a Chispa, aquel buena pieza

                  que me prendió el otro día.

               ¡Bien haya quien le pegó,

               que de un ladrón me vengo!

               Está preso don García,

                  y yo que en la prisión

               da más suspiros por ti

               que por verse preso así.

CLARA:         ¡Que impertinente afición!

                  Pésame, que es camarada

               de don Diego.

LUCÍA:                        Tu don Diego

               fue quien causo todo el fuego.

CLARA:         ¿Qué dices? ¡Ay, desdichada!

                  ¿Don Diego?

LUCÍA:                       Como lo digo.

               En la plaza lo contar;

               la justicia anda a buscar

               a él y a don Juan su amigo.

                  Dicen que el corregidor,

               por verse más bien vengado,

               a la corte ha despachado

               a pedir pesquisidor.

CLARA:            ¡En qué pudieron parar,

               don Diego, tus travesuras!

               Pero no.  Mis desventuras

               esto deben de causar.

 

Sale ANDRÉS con un papel

 

 

ANDRÉS:           (Ella, por las señas, es.)        Aparte

               ¡Oye, señora doncella!

LUCÍA:         ¿Quién es? ¿Qué quiere?

ANDRÉS:                            ¿No es ella

               la sora Lucía?

LUCÍA:                        ¿Y pues?

                  ¿Qué la quiere el sacristán?

ANDRÉS:        ¿La que veo es doña Clara?

LUCÍA:         ¿Qué, que sea?

ANDRÉS:                    ¡Linda cara!

               De don Diego de Guzmán.

                  traigo un papel.

LUCÍA:                             Llegad luego,

               Pues venís a tan buen hora

               que está sola mi señora.

ANDRÉS:        Éste te envía don Diego

                  de Guzmán.

 

Da el papel a doña CLARA

 

 

CLARA:                        Porte recibe.

ANDRÉS         ¿Dónde queda? Ahí lo verás,

               que yo no soy para más.

 

Lee en secreto doña CLARA

 

 

CLARA:         ¿Llevarás respuesta?

ANDRÉS:                             Escribe

                  si quieres. Y a ti, Lucía,

               traigo un recado también.

LUCÍA:         #161;Mas que es de Zamudio!

ANDRÉS:                                 Bien,

               estos abrazos te envía.

                  Llega, tómalos, que a fe

               que cuando a mí me los dio

               me holgué mucho menos yo

               que en dártelos me holgaré.

LUCÍA:            ¿Hallóse en la resistencia?

               ¿Salió herido?

ANDRÉS:                    ¡Bueno es eso!

               No tiene tan poco seso.

               Bien sale de una pendencia.

CLARA:            Id, mancebo, en hora buena,

               que aquí no tenéis que hacer.

ANDRÉS:        ¿No escribes?

CLARA:                        No es menester.

ANDRÉS:        Tened dolor de mi pena,

                  Lucía, que por vos muero.

LUCÍA:         Dad a Zamudio un recado.

ANDRÉS:        ¿Desdeñoso?

LUCÍA:                     Enamorado.

ANDRÉS:        Buscad otro mensajero.

 

Vase ANDRÉS

 

 

LUCÍA:            ¿Qué te escribe?

CLARA:                             La locura

               mayor que en mi vida vi.

               De ser preso dice aquí

               que escapó por gran ventura;

                  pero que verme desea

               y que esta noche vendrá,

               y habré de ir antes allá

               porque sin riesgo me vea;

                  que es público en el lugar

               que amor tiene en esta calle,

               y en ella es cierto espialle.

LUCÍA:         ¿Sabes dónde lo has de hallar?

CLARA:            En éste las señas leo

               de la casa donde está.

LUCÍA:         ¿Y tu padre?

CLARA:                        Amor dará

               la industria, pues da el deseo.

 

Vase.  Salen el MARQUÉS, de camino, y don

DIEGO y don JUAN

 

 

DIEGO:            ¿Posible es que hayáis venido,

               ilustre luz de Girón,

               a darla a un pobre rincón

               a la del sol escondido? 

                  ¿Es posible que un marqués

               de Villena se ha dignado

               de pasar del rico estrado

               a tanta humildad los pies?

MARQUÉS:          Si tal me decís, de vos

               será forzoso agraviarme,

               que bien puedo entrar y honrarme

               en casa en que estáis los dos;

                  que si tan ilustres pechos

               encontrar aquí pensara,    

               sin otra ocasión trocara

               por éste los altos techos.

                  Mas dejando estas porfías,

               si bien hijas de verdad,

               porque son de la amistad

               ajenas las cortesías,

                  decir quiero la ocasión,

               pues me la habéis preguntado,

               por qué esta casa he buscado.

DIEGO:         Decid, pues.

MARQUÉS:                    Dadme atención.    

                  En esta universidad,

               donde la sabia Minerva

               hoy tiene el sagrado culto

               de que está celosa Atenas,

               desde la puericia dócil

               a la ardiente adolescencia

               hice de mí sacrificio

               a la diosa de las letras.

               Era en mi casa el segundo,

               y, aunque amante de las ciencias,

               mucho más me provocaba

               la milicia que la Iglesia;

               partíme a Italia, ambicioso

               de las glorias de la guerra,

               y al monstruo en ciencias Merlín

               por mi dicha encontré en ella.

               Aquél que, según publican

               o verdades o consejas,

               lo concibió de un demonio

               una engañada doncella;

               que esto puede hacer un ángel

               si a vaso femíneo lleva

               el semen viril que pierden

               los que con Venus se sueñan...

               Mas sigan esta cuestión

               los que siguen las escuelas,

               que a mí no me toca agora

               probar sus naturalezas.

               "Merlín el hijo del diablo"

               su apellido común era,

               yo he pensado que por ser

               más que humano a todas ciencias.

               Yo, soldado, aun no olvidado

               de mi inclinación primera,

               con dádivas y con ruegos

               gané en su pecho las puertas.

               Enseñóme los efetos

               y cursos de las estrellas,

               que el entendimiento humano

               hasta los cielos penetra;

               las quirománticas líneas,

               con que en la mano a cualquiera

               de su vida los sucesos

               escribe Naturaleza.

               Supe la fisonomía

               muda que habla por señas,

               pues por las del rostro dice

               la inclinación más secreta;

               sutiles estropelías

               con que las manos se adiestran,

               y a la vista más aguda

               engaña su ligereza.

               De números y medidas

               las demonstraciones ciertas

               por matemática supe

               y supe por arismética.

               Estudié en cosmografía

               el sitio, la diferencia,

               longitud y latitud

               de los mares y las tierras;

               y por remate de todo

               la arte mágica me enseña,

               de cuyo efeto las causas

               no alcanza la humana ciencia,

               pues con caracteres vanos

               y con palabras ligeras

               obra prodigios que admira

               la misma Naturaleza.

               En esto, de que murió

               mi hermano mayor las nuevas

               fueron causa que de Italia

               diese a Castilla la vuelta.

               Fuime a vivir a la corte,

               que parecen bien en ella

               las cabezas de las casas

               a acompañar su cabeza.

               La parlera fama allí

               ha dicho que hay una cueva

               encantada en Salamanca,

               que mil prodigios encierra;

               que una cabeza de bronce,

               sobre una cátedra puesta,

               la mágica sobrehumana

               en humana voz enseña;

               que entran algunos a oírla,

               pero que de siete que entran

               los seis vuelven a salir,

               y el uno dentro se queda.

               Yo, de esta ciencia curioso,

               incitado de estas nuevas,

               supe de la cueva el sitio

               y partíme solo a verla.

               La cueva está en esta casa,

               si no mintieron las señas;

               pero que verdad dijeron

               muestra el hallaros en ella,

               porque, si no es por encanto,

               imposible es que cupieran

               dos hombres que son tan grandes

               en casa que es tan pequeña.

DIEGO:         Gran don Enrique, jamás

               para hazaña tan honesta

               a príncipe de estos tiempos

               vi calzarse las espuelas,

               trocar las fiestas y gustos

               al trabajo de las letras,

               y el encanto cortesano

               por una encantada cueva;

               acción de príncipe heroico,

               acción en efeto, vuestra,

               que sois quien del gran maestre

               el valor y sangre hereda.

MARQUÉS:       Para quien viene a saber,

               larga digresión es ésa.

DIEGO:         Oíd de la cueva, Enrique,

               la relación verdadera.

                  Retórica la fama, de figura

               alegórica usando, significa

               la verdad de la cueva en la pintura.

                  Ésta que veis obscura casa chica

               cueva llamó, porque su luz el cielo

               por la puerta no más le comunica,

                  y porque una pared el mismo suelo

               le hace a las espaldas con la cuesta

               que a la iglesia mayor levanta el vuelo;

                  y la cabeza de metal que puesta

               en la cátedra da en lenguaje nuestro

               a la duda mayor clara respuesta,

                  es Enrico, un francés que el nombre vuestro,

               el mismo devagar, los mismos casos

               y el que tuvistes vos, tuvo maestro.

                  De Merlín, como vos, siguió los pasos,

               y al fin, pródigo aquí de su riqueza,

               de magia informa juveniles vasos;

                  y porque excede a la naturaleza

               frágil del hombre su saber inmenso,

               se dice que es de bronce su cabeza.

                  De siete que entran, que uno pague el censo,

               los pocos que de muchos estudiantes

               la ciencia alcanzan, declararnos pienso;

                  La falda ocupan muchos caminantes

               al apolíneo monte, y pocos besan

               las aras en la cumbre relumbrantes.

                  Enrico está en escuelas; que no cesan

               en casi edad caduca sus intentos

               de seguir el estudio que profesan.

                  En ellas oye humildes rudimentos

               de las ciencias que ignora, y da en su casa,

               de las que sabe, claros documentos.

                  En viéndolo, veréis que ha sido escasa

               la fama en metafóricos pregones,

               pues la verdad sus límites traspasa.

                  ¡Dichosa España, que de dos varones

               goza en un tiempo tales! Dos Enricos

               serán de hoy más sus célebres blasones.

                  Mas no convienen coronistas chicos

               a grandes cosas y hechos inmortales;

               déjolo a estilos de caudal mas ricos.

                  Y por que ya sepáis los desiguales

               casos, que a choza tal nos han traído,

               oíd en breve suma largos males.

                  En cierta resistencia habemos sido

               culpados; muertos hubo, y más de nueve

               acompañó el corregidor herido.

                  Toco a rebato, y la irritada plebe

               en tal número crece, que al espeso

               granizo imita que del cielo llueve.

                  Fuerza fue retirarnos; yo confieso

               que me faltó el aliento, y ya sería

               resistir, no valor, mas poco seso.

                  Con alas gran caterva nos seguía;

               aquí entré perseguido, y con encanto

               de sus ojos Enrico nos desvía

                  Quedámonos aquí, por que entre tanto

               con sus artes el vicio nos defienda,

               que nos da libertad el cielo santo.

                  Mas, ¡ay!, que allá dejamos una prenda,

               don García Girón, vuestro pariente,

               que al valor de ese pecho se encomienda,

                  preso quedó en la lucha, y duramente

               lo tienen en la pública aherrojado,

               sin darle cárcel, a quien es, decente.

                  Dícese que a la corte han envïado

               por un pesquisidor; yo a que lo impidan

               por la posta a mis deudos un crïado.

                  Pero los cielos, que jamás olvidan

               un pecho de desdichas oprimido,

               en vos con el remedio nos convidan,

               pues a tal ocasión os han traído.

MARQUÉS:          Don Diego, la explicación  

               de la cueva que he buscado

               extraño gusto me ha dado,

               y puesto en obligación.

                  Mas corrido me confieso

               de ver que esté don García

               Girón, de la sangre mía,

               en cárcel pública preso;

                  a un crïado de mi casa

               debiera el corregidor

               hacer diferente honor.  

               Ardiente furia me abrasa;

                  rabiando está el alma mía,

               amigos, ya por vengar

               tan injusto agravio, y dar

               libertad a don García.

                  Quedaos a Dios.

DIEGO:                             A Él suplico

               que vida inmortal os .

MARQUÉS:       Luego a veros volveré

               y a gozar del sabio Enrico.

 

Vase el MARQUÉS

 

 

DIEGO:            ¿Qué decís?

JUAN:                         Que ya no dudo

               de tener fin venturoso,

               que medio más poderoso

               darnos la suerte no pudo.

                  A mi esposa es bien que escriba

               de estas nuevas un papel.

DIEGO:         Bien es que en mal tan crüel

               este consuelo reciba.

 

Vase don JUAN.  Salen doña CLARA, con manto,

y LUCÍA

 

 

CLARA:            ¡Querido dueño mío!

DIEGO:         ¡Bien de mi pensamiento!

               ¿Qué exceso, qué milagro, qué portento

               estoy viendo? ¿Es verdad o desvarío?

               ¿Un pequeño rincón triste y sombrío

               cielo ya venturoso

               es del sol más hermoso

               que el que por inventor del claro día

               tiranizó la humana idolatría?

CLARA:         ¡Ay, mi bien! ¿Qué te espantas?

               Tus excesos me obligan a este exceso.

DIEGO:         ¡Oh, feliz yo, que entre desdichas tantas

               más que amoroso conseguí travieso!

CLARA:         Como escribiste que esta noche irías

               a verme, dueño mío,

               temí tus desventuras y las mías;

               y así, por evitar tu desvarío

               y mirar por tu vida, me he arrojado

               a exceder de la esfera de mi estado.

               ¿Qué desdichas son éstas, qué locuras?

               ¿Tú me tienes amor? Si amor tuvieras,

               tu inclinación indómita oprimieras,

               porque a mis penas duras

               no diesen ocasión tus travesuras.

DIEGO:         No te aflijas, mi bien, que pues te veo,

               nada queda que espere mi deseo.

CLARA:         ¿Tú, señor, retraído?

               ¿Don Diego de Guzmán en una cueva

               tan humilde escondido?

DIEGO:         No ya humilde la llames, pues ha sido

               oriente celestial de luz tan nueva.

CLARA:         En riesgo tan crüel, ¿qué determinas?

               En trance tan estrecho,      

               ¿qué medios imaginas?

               Mira si pueden dar en tu provecho

               sangre mis venas, corazón mi pecho.

DIEGO:         Sólo tu sentimiento,

               señora, es el que siento;

               lo demás todo es nada.

CLARA:         ¿Todo es nada, don Diego,

               cuando el lugar se abrasa en vivo fuego,

               cuando el corregidor, de una estocada

               venganza pide, ciego?        

               ¿Cuando tres escribanos

               del rigor se lamentan de tus manos,

               y el alguacil mayor, por una herida,

               al cielo da las quejas y la vida?

DIEGO:         Pues, ¿qué es eso?

CLARA:                             ¿Qué es eso?

               ¡Harás que pierda el seso!

DIEGO:         ¿Ves esa resistencia,

               esas heridas ves, ves esas muertes,

               ves esas quejas y contrarios fuertes,

               heridas y alborotos?

CLARA:                             Ya los veo.   

DIEGO:         Pues mucho más me aflige mi deseo.

               La vida has ofrecido

               a remediar mis males;

               para éstos, más mortales,

               menos, mi bien, te pido.

CLARA:         ¡Que bien las cosas mides!

               ¿Menos me pides y el honor me pides?

               ¿Sin la mano querías

               gozar las prendas mías?

DIEGO:         Si a tu bien, dulce dueño, condujese

               que yo tu esposo fuese,

               yo, ¿qué más bien quería?

               Ma -- ¡ay, señora mía! --

               si miro en tu belleza

               opuesta la Fortuna

               a la Naturaleza;

               si es la necesidad más importuna

               cuanto es más la hermosura y la nobleza,

               y yo soy por igual pobre y honrado,

               ¿cómo seré tu esposo,    

               para verme, mi bien, más obligado

               y menos poderoso?

CLARA:         No estás enamorado,

               que el niño Amor no alcanza

               tanta razón de estado.

               Para burlar, ingrato, mi esperanza,

               ¿hallas tantas razones?

               ¡Oh, qué poco te ciegan tus pasiones!

DIEGO:         Tú sí que a tu honor miras.

               ¡Mientes si dices que de amor suspiras!

               ¿En qué deuda me pones,

               si en recíproco trato de himeneo

               la ejecución me vendes del deseo?

               Vete, falsa, y no digas que me quieres,

               que no es amor, amor interesado.

               Ya estoy desengañado,

               que sólo en lo que agora te he pedido

               probar tu amor mi pensamiento ha sido,

               que no verlo, enemiga, ejecutado

               sin ser esposo tuyo;    

               y pues probé tu falsedad, concluyo

               con que de aquí adelante

               ni quiero ser tu esposo ni tu amante.

CLARA:         Quédate, falso, tú; que pues arguyo

               tu engaño de tu prueba cautelosa,

               no quiero ser tu amante ni tu esposa.

 

Vanse don DIEGO y doña CLARA

 

FIN DEL PRIMER ACTO


Best viewed with any browser at 800x600 or 768x1024 on Tablet PC
IntraText® (VA1) - Some rights reserved by Èulogos SpA - 1996-2009. Content in this page is licensed under a Creative Commons License