Juan Ruiz de Alarcón
La cueva de Salamanca

ACTO SEGUNDO

Enlaces a las concordancias:  Normales En evidencia

Link to concordances are always highlighted on mouse hover

ACTO SEGUNDO

 

Salen ZAMUDIO por una puerta con uas alforjas, y por otra

don DIEGO, en cuerpo, con espada, de color

 

 

ZAMUDIO:          Yo sea muy bien venido.

DIEGO:         ¡Ya te estaba deseando!

               ¿Cómo vienes?

ZAMUDIO:                    Vengo andando.

DIEGO:         ¿Qué has hecho?

ZAMUDIO:                      Lo que he podido.

DIEGO:            Humor traes.

ZAMUDIO:                      Esta alforja

               toda la probanza tiene

               de lo que he hecho, que viene

               de cartas hasta la gorja.

                  Y por que quién te escribió

               sepas en término breve,

               ningún príncipe te debe

               la carta que recibió.

DIEGO:            Al fin, al fin, caballeros.

ZAMUDIO:       Todos los señores vi;

               cualquier cosa harán por ti,

               aunque toques en dineros.

                  Cartas de favor dará

               cualquier de ellos a montones,

               que como renunciaciones

               las firman a resmas ya.

                  La grandeza y el valor,

               la cortesía y nobleza,

               la humanidad y largueza

               vive en ellos. Mas, señor,

                  ¿qué traje es éste?

DIEGO:                                  El estado

               lo requiere en que me veo.

               ¿Qué hay de Madrid? Que deseo

               saber lo que te ha pasado.

ZAMUDIO:          Allá vi a tu doña Flor,

               vuelta en plato.

DIEGO:                        ¿En plato?

ZAMUDIO:                                Sí;

               que en la comedia la vi

               puesta en un aparador;

                  pero no sola esta ingrata

               el aparador tenía,

               que muchos platos había

               y los más de ellos de plata.

                  Miraba yo desde el banco

               en los platos relumbrantes

               de almendra y pasa los antes,

               los postres de manjar blanco.

                  Tal fiesta allí se celebra,

               que halla cualquier convidado

               platos de carne y pescado,

               como en viernes de Ginebra.

                  Al salir se han de servir

               los platos de la vïanda,

               que al entrar son de demanda,

               y de vïanda al salir.

                  Vieras, mirando a estos platos,

               mil mancebitos hambrientos,

               cual suelen mirar atentos

               carne colgada los gatos.

                  Ellas no pueden sufrillo,

               y por pagarse también

               de cuantos abajo ven,

               están haciendo platillo.

                  Su capítulo primero

               es si uno regala o no;

               segundo, si regaló;

               si regalará, tercero;

                  y con tal gusto y espacio

               siguen materia tan mala,

               que en regala o no regala

               gastan todo el cartapacio.

                  Mas, ¿cómo con lo que a ti

               te ha sucedido estos días

               no me atajas?

DIEGO:                        Divertías,

               Zamudio, mi pena así.

ZAMUDIO:          ¿Cómo va de sentimiento

               con doña Clara? ¿Porfía

               en su tema?

DIEGO:                      Todavía

               casamiento.

                  Si al de Ayamonte heredara,

               no estuviera mal casado,

               que don Pedro Maldonado,

               padre de la hermosa Clara,

                  de los caballeros es

               de blasones más felices.

ZAMUDIO:       Misas de salud le dices;

               inmortal será el Marqués.

                  En gran confusión te veo.

DIEGO:         Pues ya una traza fabrico

               con un encanto de Enrico

               para lograr mi deseo,

                  y venga lo que viniere.

ZAMUDIO:       ¿Y eso sin casarte?

DIEGO:                             Sí.

ZAMUDIO:       Pues, señor, ¡Cuerpo de mí!,

               todo lo pierde el que muere.

                  Con razón te determinas;

               come, si hambriento te ves,

               y mas que salga después

               a poder de melecinas.

                  ¡En eso me viera!

DIEGO:                             ¿En qué?

ZAMUDIO:       En hablar cómo Lucía

               fin a la pena mía

               sin que la mano le ,

                  que -- ¡vive Dios! -- que no hubiera

               en el mundo inconveniente

               ni imposible tan valiente,

               que por vencer no venciera.

DIEGO:            Imítasme de ese modo,

               pues en no casarte das.

ZAMUDIO:       Señor, si a la corte vas,

               lo aborrecerás del todo.

DIEGO:            Aquí se quede el amor,

               que en su encanto divertido,

               de preguntarte me olvido

               si viene el pesquisidor.

ZAMUDIO:          Ni ha sido nuevo ni injusto;

               que en el juvenil cuidado,

               ¿cuándo el consejo de estado

               fue primero que el del gusto?

DIEGO:            De lo importante tratemos.

ZAMUDIO:       Hablaron al presidente  

               cuál tu amigo y cuál pariente,

               mas pesquisidor tenemos.

DIEGO:            ¿Qué me dices?

ZAMUDIO:                         Que no es hombre

               el presidente de ruegos.

               Vence a romanos y griegos

               de recto y sabio, en el nombre.

DIEGO:            ¿Y viene ya?

ZAMUDIO:                       Atrás quedó;

               muy presto aquí lo tendrás.

DIEGO:         ¡Qué buena nueva me das!

ZAMUDIO:       ¿Y mondo nísperos yo? 

                  A ti y al pesquisidor

               traigo cartas por mitad;

               para ti las de amistad,

               para él las de favor.

                  Pero dime: ¿qué se ha hecho

               don Juan?

DIEGO:                   Por ser, como ves,

               esta cueva para tres

               aposento tan estrecho,

                  y por estar de su casa

               cerca la iglesia mayor,

               retraído allí, mejor

               estos infortunios pasa.

ZAMUDIO:          Bien hace.

DIEGO:                        Quiero leer...

               Mas los dos Enricos son

               los que vienen.

 

Salen el MARQUÉS y ENRICO con manteo y

sotana y bonete

 

 

ENRICO:                       La opinión

               a verme os pudo traer,

                  pero la verdad no puede

               deteneros.

MARQUÉS:                   ¡Qué humildad!

               Bien yo que la verdad,

               Enrico, a la fama excede.    

                  ¡Don Diego!

DIEGO:                        Señor si da

               en honrar con su presencia

               esta casa vuecelencia,

               claro palacio la hará;

                  y yo, con visitas tales,

               no sólo no sentiré,

               mas antes celebraré

               por venturosos mis males.

MARQUÉS:          En una carta leí

               de las que a Lucilio escribe 

               el gran Séneca, que vive

               el sabio dentro de sí;

                  al cayado y la corona

               en la choza y el palacio

               le sobra todo el espacio

               que no ocupa su persona,

                  y así ni miro en grandeza

               ni en pequeñez de lugar,

               porque está con respirar

               contenta Naturaleza;         

                  y yo esta cueva sombría

               prefiero al palacio rico,

               pues aquí de vos y Enrico

               se goza la compañía.

                  ¿Qué hay,de negocios?

DIEGO:                                  Señor

               la feliz nueva me dad

               si ha dado ya libertad

               al preso el corregidor.

MARQUÉS:          Hasta aquí no lo han dejado

               los médicos visitar,

               que importa así, por estar

               de la herida desangrado;

                  en estando bien dispuesto,

               lo visitaré.

DIEGO:                      Conviene

               la diligencia, que viene

               el pesquisidor muy presto.

MARQUÉS:          ¿Quién el mensajero ha sido

               de esa nueva?

DIEGO:                        Este crïado,

               que hoy de la corte ha llegado.

ENRICO:        Zamudio, ¿que ya has venido?

ZAMUDIO:          Sí, señor, y no creería,

               sin verlo, que preguntara

               una cosa que es tan clara

               quien sabe nigromancia.

DIEGO:            ¡Calla, bachiller!

ZAMUDIO:                             En artes

               por Salamanca lo soy.

MARQUÉS:       Según lo que viendo estoy,

               lo serás por todas partes.

ZAMUDIO:          Los bachilleres aquí

               en todas partes lo son,

               que es de esta escuela exención.

MARQUÉS:       No se perderá por ti.

DIEGO:            Perdonad, por vida mía,

               a este grosero hablador,

               que nunca a los de su humor

               obligó la cortesía.

ZAMUDIO:          Si antes que a la corte

               fuera de bufón me motejaras,

               sin duda que me obligaras

               a que un desatino hiciera.

MARQUÉS:          ¿Qué te obliga a reparar

               después que a la corte has ido?

ZAMUDIO:       Estar allá muy valido

               todo medio de agradar;

                  la lisonja y el gracejo

               en las nubes; necedad

               el desengaño y verdad,

               la fineza y buen consejo.

DIEGO:            ¿Ya satirizas? Detente,

               no des en murmurador.

ZAMUDIO:       No me detengas, señor,

               que -- ¡vive Dios! -- que reviente.

MARQUÉS:          Dejadle hablar.

ZAMUDIO:                           No has estado

               en la Corte, que por eso,

               aunque en todo eres travieso,

               eres en esto avisado.

                  Llevóme un amigo un día

               allá a una junta de hablantes

               arrojados e ignorantes,

               y el uno de ellos decía,

                  "Bravas joyas y vestido

               ha echado doña Fulana,

               mas es hermosa, y lo gana

               con preceto del marido."

                  Codeó mi camarada y dijo,

               "El que hablando está,

               come de lo que le da

               una hija emancipada."

                  Andar!" dijo otro mocito,

               el marido no hace bien,

               porque en la ley de Moisén

               tal preceto no hay escrito."

                  Segunda vez codeó

               mi amigo y dijo, "El mozuelo

               lo sabe bien, que su abuelo

               en Granada la enseñó."

                  Andar!" otro reposado,

                con un suspiro profundo

               dijo, "Ésos gozan del mundo,

               ¡ay del pobre que es honrado!"

                  Vi venir otro codazo,

               mas escapéme y salí,

               porque a detenerme allí,

               sacara molido el brazo.

DIEGO:            ¡Que la corte sufra tal!

ZAMUDIO:       Pues esto, ¿es mucho? Un letrado

               hay en ella tan notado

               por tratante en decir mal,

                  que en lugar de los recelos

               que dan las murmuraciones,

               sirven ya de informaciones

               en abono sus libelos;

                  y su enemiga Fortuna

               tanto su mal solicita,

               que por más honras que quita,

               jamás le queda ninguna.

DIEGO:            ¿Cuándo tuviste lugar

               de ver tanto?

ZAMUDIO:                      ¿Es menester

               mucho tiempo para ver

               lo que nos ha de enfadar?

MARQUÉS:          Al fin, ¿con la corte vienes

               enemistado?

ZAMUDIO:                   No vengo,

               que con su grandeza tengo

               gran simpatía.

ENRICO:                       ¿Qué tienes,

                  Zamudio, por simpatía?

ZAMUDIO:       ¿Acaso para saber

               traducirla es menester

               estudiar nigromancia?

                  ¡Qué falso estáis! Ya sabemos

               que sois mágico, mas yo

               lo soy también; y si no,

               para probarlo, apostemos

                  que sin quitarme de aquí,

               y sin que el pulso me deis,

               os digo dónde tenéis

               un dolor.

ENRICO:                  ¿Adónde?

ZAMUDIO:                           ¡Ahí!

 

Dale un golpe ZAMUDIO, y señala donde le da

 

 

ENRICO:           ¡Pagaréismela, a fe mía!

ZAMUDIO:       Aquí no os valió la ciencia.

DIEGO:         Majadero, la insolencia

               no entra en la bufonería.

MARQUÉS:          No le riñáis, que no vi

               jamás tan raro sujeto.

ZAMUDIO:       Soy tan raro, que os prometo

               que se vio cuando nací

                  un caso, que ni se vio

               otra vez de Adán acá,

               ni otra vez sucederá.

MARQUÉS:       ¿Y fue el caso?

ZAMUDIO:                       Nacer yo.

                  ¡Mamóla!

DIEGO:                    ¡Qué grosería!

MARQUÉS:       ¡Pagaréisla, por mi fe!      

DIEGO:         Vete a descansar.

ZAMUDIO:                        haré;

               mas será viendo a Lucía.

MARQUÉS:          ¡Buenos nos dejas!

ZAMUDIO:                            Señores,

               contra estudiante gorrón,

               salmantino socarrón,

               non praestant incantatores.

ENRICO:           Presto lo veréis.

ZAMUDIO:                           ¡Lucía!

 

Sale LUCÍA con manto y una canastilla

cubierta y una bota

 

 

LUCÍA:         ¡Zamudio!

DIEGO:                   Mucho me holgara

               que este arrogante probara

               si vale nigromancía   

                  contra gorrón salmantino.

MARQUÉS:       Una burla le he de hacer

               bien graciosa.

ENRICO:                       Para ver

               la que yo hacerle imagino,

                  os retirad a esta parte.

DIEGO:         Pues juntos de magia veo

               los dos Apolos, deseo

               veros ejercer el arte.

 

Vanse ENRICO, el MARQUÉS y don DIEGO

 

 

ZAMUDIO:          ¡Tanto ha podido la ausencia!

LUCÍA:         Tanto la ausencia ha podido,

               que en mi corazón ha hecho

               lo que no tantos servicios.

               La memoria sin cesar

               luchando estaba conmigo,

               representando tus hechos

               y refiriendo tus dichos.

               Al fin hoy, cuando pasaste

               por mi calle de camino,

               te estaba envïando el alma

               a la corte mil suspiros;

               mas en viéndote en achaque

               de ir a jabonar al río,

               para merendar los dos

               previne este canastillo.

               Ven, por que a orillas del Tormes

               haga los peñascos fríos

               de mi firmeza y mi gusto

               mudos y eternos testigos.

ZAMUDIO:       Vamos, mi bien, entre tanto

               que a la ausencia sacrifico,

               por lo que alcanzo por ella,

               lo que en ella he padecido.

               Haréle estatua de barro,

               pues no puedo de oro fino;

               colgaré un gorrón de cera

               en su templo, agradecido;

               que si un rey a las cebollas

               altares y templos ricos,

               porque con ellas sanó

               de unas cuartanas, les hizo,

               más lo merece la ausencia

               pues que por ella mitigo

               las fiebres de mi deseo

               y de tu desdén los fríos.

LUCÍA:         A Tormes hemos llegado

               sin sentir.

ZAMUDIO:                  Forzoso ha sido,

               que con buena compañía

               no se sienten los caminos.

 

Póngase un canal de dos peañas; la

una que sirve de escotillón al tablado.  En ésta se

sienta Lucía la otra, vara y cuarta en alto,

sobre la cual está formada una peña de lienzo, hueca, y en ella

está escondido un león. Descubre LUCÍA el

canastillo, en cuya boca ha de estar una tablilla de su tamaño,

con pan y fruta y tocino fingido

 

 

LUCÍA:         Debajo de este peñasco,

               para estar más escondidos, 

               a merendar nos sentemos.

ZAMUDIO:       ¡Oh, peñasco, paraíso

               donde estos postreros padres

               tendrán los primeros hijos!

LUCÍA:         Fruta de Toro te traigo,

               pan de flor, pernil cocido.

               Empieza a comer, Zamudio.

ZAMUDIO:       Blasphernasti contra el vino,

               que fuera de que el lugar

               primero le es tan debido,    

               el fuego ha de estar debajo,

               según buenos aforismos,

               para hacer el cocimiento.

 

En diciendo ZAMUDIO "Blasphemasti..." etc., torna a

cubrir LUCÍA el canastillo] con el lienzo, y tira de un

cordelillo que ha de tener la tablilla secreto, con que se

vuelve, y queda hacía arriba carbón, que ha de

estar fingido; asienta la canastilla

 

 

LUCÍA:         Dices bien.

ZAMUDIO:                  ¿Que hubiera sido

               de nosotros a no haber

               tantos moros y judíos?

LUCÍA:         ¿Por qué?

ZAMUDIO:                 Porque si en el mundo

               todos comieran tocino

               y bebieran vino todos,

               ¿quién alcanzara un pellizco?   

               ¡A la salud de los dos

               encantadores Enrícos!

               ¡Así no puedan vengarse

               de mis muecas, sus hechizos!

 

Toma ZAMUDIO la bota, y al levantarla para beber se

la toman de dentro de la peña

 

 

                  ¿Qué es esto? ¿Qué es de la bota?

LUCÍA:         Yo, ¿qué ?

ZAMUDIO:                      Tu la has cogido.

LUCÍA:         Búscala.

ZAMUDIO:                ¡Válgame Dios!

               ¿Hala tragado este risco?

               Las peñas suelen dar agua,

               mas no suelen beber vino.    

               ¡Pues los dos estamos solos!

               Ya que la bota he perdido,

               al pan y tocino apelo.

 

Descubre el canastillo, y parece el carbón

 

 

               Mas, ¿qué es esto? ¡Vive Cristo,

               que cuanto estaba en la cesta

               en carbón se ha convertido!

LUCÍA:         ¿Es esto encanto, Zamudio?

ZAMUDIO:       Los mágicos imagino

               que andan por aquí. Lucía,

               no tengas miedo, bien mío, 

               que al menos en las personas

               no tiene fuerza el hechizo.

               Goce yo tus dulces brazos,

               que del encanto me río.

 

Va a abrazar a LUCÍA y húndese y cae

el león en su lugar y abrázalo y vase el león

 

 

               ¡Válgame San Anastasio,

               San Panucio, San Francisco,

               San Hernando, San Gonzalo,

               San Baltasar, San Cirilo!

               ¡Válganme las letanías!

 

Salen don DIEGO, el MARQUÉS y ENRICO

 

 

 

ENRICO:        ¡Tente, Zamudio! ¿Qué has visto?

ZAMUDIO:       ¡Guarda el león!

ENRICO:                       ¿Qué león?

DIEGO:         Extremada burla ha sido.

ZAMUDIO:       ¿Adónde estoy?

ENRICO:                       En mi cueva.

ZAMUDIO:       ¿No estaba agora en el río?

ENRICO:        "Non praestant incantatores

               contra gorrón salmantino..."

ZAMUDIO:       ¡No imaginé que serían

               los magos tan vengativos!

               Pescar la merienda, vaya,

               y vaya ausentar el vino;

               mas hacer brindis al gusto

               para deleites lascivos,

               y al tiempo de "cierra España,"

               en su punto el apetito,

               convertir una mujer

               en león, y cuando embisto

               a tocar manos y labios

               topar garras y colmillos,

               ¡vive Dios que fue mal hecho!

               Y el inhumano que hizo

               tal metamorfosis, fue,

               no burlón, sino enemigo,

               y para desagraviarme

               lo reto y lo desafío.

MARQUÉS:       Tente, que yo quiero hacer

               estas paces con Enrico;

               y por que salga el remedio

               de donde el daño ha salido,

               pues por hechizo perdiste

               tu dama, por un hechizo

               que he de enseñarte, la harás

               que ciegue amor sus sentidos.

ZAMUDIO:       ¿Ha de haber otro león?

DIEGO:         ¡Eso es miedo!

ZAMUDIO:                      Algún judío

               tendrá miedo a los encantos;

               que yo creo en jesucristo.

MARQUÉS:       Por la fe de caballero,

               de cumplirte lo que digo,

               si tienes ánimo tú.

ZAMUDIO:       ¡Poco sabes de Cupido!

               Más animoso seré

               que el ingenio más divino

               que se atreve a hacer comedias,

               después que se usan los silbos.

MARQUÉS:       Pues, oye lo que has de hacer.

               Hoy da capital castigo

               la justicia a un delincuente,

               y sus miembros, divididos,

               para público escarmiento

               han de ocupar los caminos.

               Pues como de su cabeza

               quites dos dientes tú mismo,

               verás rendida tu ingrata.

ZAMUDIO:       Dientes tiene el artificio,

               porque me puede agarrar

               la justicia en el camino,

               y ponerme donde sirvan

               mis dientes a otros hechizos.

MARQUÉS:       En eso yo te aseguro.

ZAMUDIO:       Yo no.

DIEGO:               ¿No basta decirlo,

               necio, el Marqués de Villena?

ZAMUDIO:       ¿Es algún joyel de vidrio

               la vida, para arrojarla

               a tan notorio peligro?

MARQUÉS:       Seguro vas con que lleves

               en el índice este anillo.

               ¡Por la fe de caballero!

 

Dale una sortija

 

 

ZAMUDIO:       Agora si te acredito;

               que aunque tan poca se ve

               en los nobles de estos siglos,

               es porque toda a la casa

               de Girón se ha retraído.

 

Vase ZAMUDIO

 

 

DIEGO:         ¿Qué burla hacerle podéis,

               tras lo que habéis prometido?

MARQUÉS:       ¿Veis todo lo que he jurado?

               Pues todo pienso cumplirlo,

               y conseguir mi intención.

               Porque lo que yo le he dicho

               es que irá seguro, y tiene

               esa virtud el anillo;   

               y que si quita dos dientes

               él mismo al cadáver frío,

               verá rendida su ingrata.

               Yo cumpliré lo que digo,

               si él los quita.

DIEGO:                         Pierda el necio,

               escarmentado, los bríos.

ENRICO:        Sólo despreció las ciencias

               quien no las ha conocido.

 

Vanse todos.  Sale un VERDUGO con un varal, y en la

punta de él una cabeza; mete el varal, que ha de ser de

dos varas, en un agujero en medio del teatro, y vase; ZAMUDIO

sale tras él

 

 

ZAMUDIO:          Verdugo de Barrabás,

               ¿dónde piensas dar conmigo?

               Ya de mi intento el castigo

               en el cansancio me das.

                  La cabeza desdichada,

               de su cuerpo dividida,

               después de perder la vida,

               ¿adónde va desterrada?

                  Gracias a Dios que te plugo

               parar, que ya yo temía

               que por encanto me huía

               la cabeza y el verdugo. 

                  Mas no; su palabra ha dado

               el Marqués, y cumplirá

               como caballero. Y ya

               sus verdades he tocado,

                  pues que sin ser conocido,

               ni aun visto, seguramente

               por medio de tanta gente

               la ciudad he discurrido.

                  Demonios son, vive Dios,

               los magos: yo lo confieso,   

               y si no me falta el seso,

               no más burlas con los dos.

                  ¡Ay, fregona, en qué me pones!

               Mas, ¿quién sino tú podía

               ser la Venus, mi Lucía,

               de este Adonis de gorrones?

                  Solo estoy ya. Camarada,

               dos dientes me habéis de dar,

               pues a mí me han de importar

               y a vos no os sirven de nada.

                  Abrid la boca.

 

El varal de la cabeza es barrenado hasta la boca; por debajo del

teatro pondrán la boca en el barreno, de manera que salga la voz

por la cabeza

 

 

CABEZA:                            ¡Ay de ti,

               Zamudio!

ZAMUDIO:                 ¡Cielo! ¿Qué es esto?

               ¡Ay, Zamudio, en qué te has puesto!

               ¿No habló la cabeza? Sí.

                  Húmedo estoy de temor.

               Hechiceras animosas,

               ¿quién os da para estas cosas,

               siendo mujeres, valor?

                  No en balde Enrico me dijo,

               "Si tienes ánimo tú..."  

               Del arte de Bercebú

               los efetos me predijo.

                  Sin duda que es encantada

               la cabeza. Puede ser;

               mas a mi, ¿qué me han de hacer

               todos los hechizos? Nada.

                  Quéjese, si se quejare

               por arte de encantamento;

               que yo he de seguir mi intento,

               y tope donde topare.    

                  Mas, ¿qué sirve presumir

               de valiente, en ocasiones

               tan fuertes, que los calzones

               no me han de dejar mentir?

                  ¡Animo!  Que lo peor

               es tener miedo a estas cosas;

               que a no ser dificultosas,

               ¿que hazaña hiciera el valor?

 

Por el barreno del varal va un hilo de

pólvora hasta la boca de la cabeza, donde está un

cohete; danle fuego al hilo por debajo del teatro, y en ardiendo,

tiran del varal, y húndese debajo del

teatro él y la cabeza

 

 

                  ¿No lo dije yo? ¡Ay de mi,

               señora cabeza, digo   

               que de todo me desdigo,

               y como un cuero mentí.

 

Vase ZAMUDIO.  Salen doña CLARA, rompiendo

un papel, y LUCÍA

 

 

CLARA:            Ya te he mandado, Lucía

               mil veces, que no me mates

               ni des recados ni trates

               de cosas de don García.

LUCÍA:            Como preso está, pensé

               que algo en el papel trataba

               que a su negocio importaba.

CLARA:         ¡Buena excusa, por mi fe!

                  ¿Háceste boba? Pues sabe

               que el que una vez malo ha sido,

               siempre por malo es tenido.

               Y para que esto se acabe,

                  de mí despedida estás

               desde el momento, Lucía,

               que trates de don García.

LUCÍA:         Señora, no lo haré más.

CLARA:            ¿Un hombre que es tan amigo

               de don Diego, me pretende?

LUCÍA:         Él de don Diego no entiende

               que trata amores contigo.

                  Oh, amorosas variedades!       Aparte

               ¡Qué reñidos se apartaron,

               y que fácil conformaron

               otra vez las voluntades!)

CLARA:            ¿Es ya tarde?

LUCÍA:                        Las diez son.

               ¿Quieres acostarte?

CLARA:                             Sí.

 

Silban dentro

 

 

               Desnuda...Pienso que

               un silbo.

LUCÍA:                  Estos silbos son

                  de Zamudio.

CLARA:                        Hablarle quiero.

               ¿Está mi padre acostado?

LUCÍA:         Jugando está embelesado,

               los ojos en el tablero,

                  toda la imaginación

               en un lance de ajedrez.

CLARA:         Mire la dama esta vez,

               que se le arrima un peón.

                  Abre a Zamudio.

LUCÍA:                            ¿Entrará

               o saldrás al corredor?

CLARA:         Que entre Zamudio es mejor,

               porque llamarme podrá

                  mi padre, y no será bien

               que me halle fuera de aquí.

LUCÍA:         Bien dices.

 

Vase LUCÍA

 

 

CLARA:                      Amor, por ti

               tales excesos se ven.

                  Por ti la honesta doncella

               aventura su opinión,

               y el más prudente varón

               vida y honor atropella; 

                  el lince te sigue, ciego;

               desnudo, a Marte sujetas;

               hieren al sol tus saetas,

               y vence al suyo tu fuego.

 

Salen LUCÍA, y ZAMUDIO, disfrazado con una

nariz postiza

 

 

LUCÍA:            Entra quedo, y otra vez

               me abraza, y di, ¿cómo vienes

               de la corte? ¡Ay, Dios!

ZAMUDIO:                              ¿Qué tienes?

LUCÍA:         ¿Qué es esto, justo jüez?

 

Quítase ZAMUDIO el disfraz

 

 

ZAMUDIO:          Vuelva la piedra a su centro.

LUCÍA:         Todo te desconocí.                   

ZAMUDIO:       El francés me puso así

               por si a la justicia encuentro;

                  que al disfrazarme, juró,

               con un encanto que hacía,

               que no me conocería

               la madre que me parió.

CLARA:            ¡Zamudio!

ZAMUDIO:                      Hermosa señora!

CLARA:         ¿Vienes bueno?

ZAMUDIO:                      Bueno, y tengo

               mil cosas, de donde vengo,

               que contar, no para agora.   

                  Si hay lugar, manda a Lucia

               que pase del corredor

               un cajón, que mi señor

               con este papel te envía.

CLARA:            Gusto esa nueva me ha dado.

               Jugando mi padre está.

               Pasar sin riesgo podrá,

               sordo está de embelesado.

 

Vase LUCÍA

 

 

ZAMUDIO:          ¡Que se pase un año entero

               un vicio, absorto en los lances,  

               cantando antiguos romances

               a la orilla de un tablero,

                  diciendo con mucha flema,

               "Jaque, y tome mi consejo,

               a huir, que viene Vallejo.

               ¡Tenga, mire que se quema!"

                  ¿Pues qué?  Si da en señalar

               con el dedo el ajedrez,

               pienso que a muerte otra vez

               condena al rey Baltasar.

 

Salen LUCÍA y un GANAPÁN, con un cajón de la estatura de un

hombre; pónelo en pie a raíz del vestuario

 

 

LUCÍA:            Poned el cajón aquí.

ZAMUDIO:       Quedo, no lo hagáis pedazos.

GANAPÁN:       Ni son de acero mis brazos,

               ni él de pluma, ¡pese a mí!

ZAMUDIO:          Id con Dios.

GANAPÁN:                         Mande vuacé

               darnos para echar un trago.

ZAMUDIO:       Nunca yo dos veces pago.

GANAPÁN:       ¡Cuerpo de Dios! ¿Concerté

                  subir escaleras yo?

               De balde las he subido. 

               Cuando me lo que pido,

               ¿iráse al infierno?

ZAMUDIO:                           No.

 

Dale dinero doña CLARA al GANAPÁN

 

 

CLARA:            Hablad más bajo, y tomad.

               Id con Dios.  salga Lucía

               con él. Nunca yo querría

 

Vanse LUCÍA y el GANAPÁN

 

 

               por ninguna cantidad

                  con gente baja rüido.

ZAMUDIO:       No es justo que un bellacón

               salga así con su intención.

CLARA:         Siempre al fin queda vencido

                  el que pide del que da.

               Vete a Dios, Zamudio amigo,

               que es tarde.

ZAMUDIO:                     Él quede contigo.

 

Sale LUCÍA

 

 

LUCÍA:         ¿Vaste?

ZAMUDIO:               ¿Quedaréme acá?

LUCÍA:            No sufrirá mi camilla

               ancas, Zamudio, que es corta.

ZAMUDIO:       Que no las sufra, ¿qué importa,

               si tengo de ir en la silla?

LUCÍA:            Sin casamiento, no admito

               en mi cama convidado.   

ZAMUDIO:       Tu cama es un buen bocado;

               pero casarse es buen grito.

LUCÍA:            Pues quien ama y eso niega,

               tome lo que le viniere,

               que si un gorrón no me quiere,

               más de un bonete me ruega.

ZAMUDIO:          Pues que con tal condición,

               Lucía, te has de vender,

               siempre te quieres volver,

               al abrazarte, en león.

 

Vase ZAMUDIO

 

 

LUCÍA:            ¿Acabaste de leer?

CLARA:         Ya he leído.

LUCÍA:                     ¿Qué invención

               es la de aqueste cajón?

CLARA:         ¿Tanta priesa?

LUCíA:                        Soy mujer.

CLARA:            Oye, pues, y no te espante

               mi pensamiento atrevido,

               que siempre el Amor lo ha sido,

               y sabes que Soy amante.

                  Hame contado don Diego

               que en la cueva donde está

               retraído, hay una estatua

               con cabeza de metal,

               que, por un secreto aliento

               de espíritu celestial,

               disuelve, a quien le pregunta,

               la mayor dificultad;

               dice el estado presente

               de los que ausentes están,

               y de venideros casos

               ciertos pronósticos da.

               Pues yo, que en un punto

               tengo de mujer curiosidad,

               de enamorada temores,

               recatos de principal,

               para salir de estas dudas

               la pretendo consultar,

               y fingiendo otros intentos

               se la he pedido al Guzmán.

               Él, como tiene en la mía

               el norte su voluntad,

               hoy la estatua me ha envïado,

               que en este cajón está;

               y en este papel me envía

               figurada una señal,

               que formándola en su boca,

               es la que la obliga a hablar.

               Dice que cuando la noche

               haya hecho la mitad

               de su curso, y las estrellas

               vaya escondiendo en el mar,

               quien a solas la consulte

               grandes misterios sabrá,

               y en particular, en cosas

               de amor, la cierta verdad,

               porque entonces está Venus

               puesta en no qué lugar,

               que es más propicio al encanto

               que tanta fuerza le da.

               Esto contiene el cajón.

               Si tienes qué consultar,

               llega conmigo, y haré

               la misteriosa señal;

               que me has de dejar, Lucía,

               sola, si las doce dan;

               que quiero de mis amores

               saber en qué han de parar.

LUCÍA:         ¿Tendrás ánimo, señora?

CLARA:         El Amor me lo dará. ¿Y tú?

LUCÍA:         Para tales cosas,

               ¿faltóle a mujer jamás?

               ¿Hay alguna que no tenga,

               si ausente o celosa está,

               un poco de echar las habas

               y un mucho de conjurar,

               el cedacillo, el rosario

               --que de eso les sirve ya --

               el chapín y la tijera,

               espejo de agua o cristal,

               las candelillas y sierpe

               de cera, que vueltas da

               entre el agua y fuego, y prendas

               de la dama y el galán?

               Mujer hay, que el ir a misa

               sola, gran miedo le da,

               y a media noche un ahorcado

               sabe a solas desdentar.

CLARA:         Cierra la puerta, Lucía.

               No entre mi padre.

LUCÍA:                             Ya está

               cerrada.

 

Abren el cajón; parece una estatua con la

cabeza de color de metal

 

 

                         ¡Ay, Dios! Todavía

               me da miedo su fealdad. 

               El cabello se me eríza;

               frío de cesión me da.

CLARA:         También estoy yo temblando,

               si he de decir la verdad.

               Pero ya estamos aquí.

 

Hácele en la boca a la estatua una

señal, como letra, con el dedo

 

 

               Quiero hacerle la señal.

               Pregúntale algo, Lucía.

LUCÍA:         Tu preguntarle podrás

               que yo no sabré, señora.

CLARA:         Confiesas tu necedad,   

               que en nada se muestra un sabio

               como en saber preguntar,

               y un necio se manifiesta

               preguntando mucho y mal.

               Mas pregunta, aunque te yerres.

LUCÍA:         Encomiéndome a San Blas.

               Señora estatua, yo pido

               que me diga cómo está.

CLARA:         ¡Qué disparate!

LUCÍA:                        Escuchemos

               la respuesta que nos da.

CLARA:         ¿Había de responder

               a tan grande necedad?

               Aun acá, un hombre rüín,

               si se ve en alto lugar,

               se indigna de que ninguno

               le pregunte cómo está,

               y por no dar por respuesta

               que está a su servicio, hará

               más trazas que un extranjero,

               más trampas que un natural.

               ¿Qué quieres que te responda

               esta cabeza, incapaz,

               o por bronce o por divina,

               de tener enfermedad?

               Otra cosa le pregunta,

               dificultosa.

LUCÍA:                        Ya va.

               ¡Agora sí que has de ver,

               señora, mi habilidad!

PEDRO:         ¡Hola!                              Dentro

 

Cierra doña CLARA el cajón

 

 

CLARA:                   Mi padre llamó.

               Véle presto a desnudar,

                  no se venga acá.

LUCÍA:                          Yo voy.

CLARA:         Cierra esa puerta tras ti,

               y si pregunta por mí,

               di que ya durmiendo estoy.

LUCÍA:            Las doce dan.  ¿Volveré?

CLARA:         No tan presto, porque quiero

               consultar sola primero

               mi amor; yo te llamaré.

LUCÍA:            Tu miedo mi sangre enfría.

CLARA:         Estáte en el corredor,

               que si me aprieta el temor,

               te daré voces, Lucía.

 

Vase LUCÍA.  Sale luego don DIEGO

 

 

                  Amor y desconfïanza

               juntos sin duda han nacido,

               que aun del Amor ya creído

               es fuerza temer mudanza.

                  Perdona, don Diego mío,

               que como tanto te quiero,

               o firmezas desespero

               o verdades desconfío. 

                  Mucho me obliga a creer

               tu servir y porfïar,

               mas no quererte casar

               no da menos que temer.

                  Y así mi temor querría

               saber en esta ocasión

               la verdad de tu afición

               o el engaño de la mía

 

Abre el cajón, y sale de él don

DIEGO, que el cajón ha de tener la espalda también

hecha puerta, que se abre hacía el vestuario, de suerte

que la gente no lo echa de ver; y así, cuando doña

CLARA cierra el cajón, abren la puerta trasera, y quitan

la estatua, y entra don DIEGO

 

 

CLARA:            ¡Ay, Dios!

DIEGO:                        Mi querida Clara,

               no temas: don Diego soy.

CLARA:         ¡Jesús!

DIEGO:                  Sí contigo estoy,

               ¿qué temes? Muestra esa cara.

                  Si piensas, señora mía,

               que miente esta obscuridad,

               para saber la verdad

               muestra el rostro, y saldrá el día.

CLARA:            ¿Eres don Diego de veras?

DIEGO:         Pues, ¿quién otro puede ser

               el que se atreva a emprender

               por tu amor tales quimeras?  

CLARA:            Déjame, encanto o visión,

               que eras duro bronce agora.

DIEGO:         Yo soy la verdad, señora;

               que el bronce fue la ilusión.

                  Por estar aquí Lucía

               aquella forma tomé,

               porque solo deseé

               verte sola, gloria mía;

                  que a este fin, mis ojos claros,

               te escribí que si quisieras

               saber nuevas verdaderas

               de amor y misterios raros,

                  en pasando la mitad

               de la noche, sola hablaras

               con la estatua.

CLARA:                        ¡Muestras claras

               de tu engaño y falsedad!

DIEGO:            Que no te he engañado creo,

               pues que te vengo a mostrar

               altos misterios de amar

               y verdades de un deseo.

                  No son injustos ni extraños,

               señora si bien los mides,

               en la guerra los ardides

               y en el amor los engaños.

                  De que busque no te enfades,

               con un engaño, lugar

               quien no lo puede alcanzar

               a fuerza de mil verdades.

 

Abrázase con ella para forzarla

 

 

                  Perdóname, que no quiere

               el Amor que espere más.

CLARA:         ¡Ah, don Diego, loco estás!

DIEGO:         Loco está quien no lo fuere,

                  donde convida el Amor

               con tal gloria.

CLARA:                        ¡Daré voces,

               don Diego! Mal me conoces.

DIEGO:         Publica tu deshonor,

                  que yo, aunque el mundo lo intente,

               no puedo ser ofendido,

               del encanto prevenido.

CLARA:         ¡Mal haya quien tal consiente!

                  Mas aunque él te ayuda tanto,

               de la vitoria confío;

               que sobre el libre albedrío

               tiene fuerza el encanto.

DIEGO:            Tendránla mis fuertes brazos.

CLARA:         ¡Vive Dios que he de vivir

               honrada, o he de morir

               en ellos hecha pedazos!

 

Éntranse peleando

 

FIN DEL SEGUNDO ACTO


Best viewed with any browser at 800x600 or 768x1024 on Tablet PC
IntraText® (VA1) - Some rights reserved by Èulogos SpA - 1996-2009. Content in this page is licensed under a Creative Commons License