Juan Ruiz de Alarcón
La culpa busca la pena, y el agravio la venganza

ACTO SEGUNDO

Enlaces a las concordancias:  Normales En evidencia

Link to concordances are always highlighted on mouse hover

ACTO SEGUNDO

 

Salen don SEBASTIÁN y don DIEGO

 

 

SEBASTIÁN:        Esto habéis de hacer, señor

               don Diego, por mí, supuesto

               que os esté bien; que yo en esto

               no soy más que intercesor

                  con vos, consejero no,

               pues esfuerza que sepáis

               lo que perdéis o ganáis

               en ello mejor que yo;

                  que soy tan recién llegado.

               Si bien por las ocasiones

               que os he dicho, en las acciones

               de don Fernando me ha dado

                  su valor y calidad

               información tan entera,

               que en su emulación dijera

               lo que digo, en su amistad.

DIEGO:            ¿Que tantas obligaciones,

               don Sebastián, le tenéis?

SEBASTIÁN:     Las que colegir podéis

               de quien en dos ocasiones

                  la vida, señor, me ha dado.

               Demás que lograr confío,

               siendo vos tercero mío,

               con su hermana mi cuidado

                  que si a Lucrecia le dais,

               con tal que me la mano

               de la que adoro, su hermano

               se tendrá, pues le obligáis

                  dándole el bien que desea,

               por venturoso, y a mí

               me calificáis así,

               pues queriendo que yo sea

                  de vuestro yerno cuñado,

               puesto que importa ocultarle

               quién soy, puede asegurarle

               vuestro abono ese cuidado.

DIEGO:            Yo estimo, como es razón

               a don Fernando, y le diera,

               puesto que él no los tuviera,

               méritos la intercesión;

                  mas determinarme quiero,

               supuesto que es portugués,

               y vuestro padre lo es,

               informándome primero

                  de tan verdadero amigo;

               y así, le hemos de esperar;

               que con él se ha de tratar

               este caso, no conmigo.

SEBASTIÁN:        Si en él lo comprometéis,

               la norabuena desde hoy

               a don Fernando le doy

DIEGO:         ¿Qué sabéis? No os empeñéis.

 

Vase don DIEGO

 

 

SEBASTIÁN:        ¡Oh padre!  Las ansias mías

               te den las ansias de amor.

               Cifre el planeta mayor

               en un instante los días

                  de tu prolija tardanza;

               que donde es tal la ocasión,

               da muerte la dilación,

               si da vida la esperanza,

 

Sale don JUAN

 

 

JUAN:             Más fácilmente, señor

               don Rodrigo, parecéis

               a quien veros no quisiera

               que a quien os procura ver.

SEBASTIÁN:     No porqué lo decís.

JUAN:          Digolo porque, después

               que para estorbarme en casa

               de doña Ana os encontré,

               no pude hallaros, de muchas

               que os he buscado, una vez.

SEBASTIÁN:     Ni aun ésta, pluguiera a Dios,

               me hallárades si ha de ser

               para pesares;

               que decir que os estorbé

               cuando en casa de dona Ana

               los dos nos hablamos, es

               un lenguaje muy ajeno,

               don Juan, del que usar debéis

               por vos, por ella y por mí;

               porque ni a doña Ana, a quien

               mira con respeto el sol,

               os pudistes atrever,

               ni ella permitir que a solas

               con mas licencia la habléis

               que en presencia de testigos,

               ni vos, conforme a la ley 

               de noble, cuando eso fuera,

               lo debéis dar a entender,

               Ni a mí, que soy de su hermano

               tan estrecho amigo, es bien,

               cuando olvidéis lo demás,

               que de ese modo me habléis.

JUAN:          Esas son caballerías

               de Amadís y Florisel,

               y se os luce, don Rodrigo,

               lo recién llegado bien,

               pues ignoráis que en la corte

               la competencia es cortés,

               permitido el galanteo

               y usado el darlo a entender

               y más donde la ocasión

               por que os he buscado, fue

               ésta sola; que me importa

               saber de vos si tenéis

               prendas de amistad no más,

               o empeños de amor también,

               con doña Ana Vasconcelos,

               y si en vos he de tener

               amigo o competidor.

SEBASTIÁN:     Mal os ha informado quien

               os dijo que los precetos

               de noble y galán no ,

               y que cuando amante sea,

               de mí lo habéis de saber;

               fuera de que os engañáis

               si pensáis que en mí no es,

               para estorbar vuestro amor,

               bastante ocasión tener

               amistad a don Fernando.

JUAN:          Con ese color queréis

               pasar por virtud conmigo

               lo que es delito con él.

               Y puesto que así lo entiendo,

               en resolución sabed

               que si vos, como Faetón,

               el pensamiento atrevéis

               al sol que adoro, esta espada

               un rayo ardiente ha de ser,

               que en vuestras cenizas

               llueva escarmientos otra vez.

 

Sale don FERNANDO

 

 

FERNANDO:      (¿Qué es esto?)                   Aparte

SEBASTIÁN:                    Al fin me tratáis

               como a forastero, pues

               desconocéis este acero;

 

Empuñan

 

 

               Mas presto veréis en él

               vuestro engaño y mi valor.

FERNANDO:      Don Juan de Lara, tened;

               Don Rodrigo, basta.

JUAN:                              Ah cielos!)   Aparte

FERNANDO:      ¿Qué es esto?

SEBASTIÁN:                  Pues os ponéis

               de por medio, ya no es nada.

FERNANDO:      Si acaso puedo saber

               la causa de este disgusto,

               a gran ventura tendré,

               don Juan, llegar a ocasión

               de evitarlo y componer

               de los dos la diferencia.

JUAN:          Solo deciros podré

               que a mí me sobra razón

               y que la suerte crüel

               no pudo hacerme pesar

               agora mayor que haber

               llegado vos a impedir

               mi furia.     

 

Vase don JUAN

 

              

FERNANDO:                Don Juan, volved.

               Fuego despiden sus ojos,

               y el viento injurian sus pies.

               No puedo yo, don Rodrigo,

               saber qué es esto?

SEBASTIÁN:                     ¿No veis

               que el silencio de don Juan

               me le ha obligado a tener,

               pues a vos mismo, Fernando,

               no ha de pareceros bien

               que yo remita a la lengua

               lo que a las espadas él?

FERNANDO:      Basta; doyme por vencido.

               (Lucrecia sin duda es              Aparte

               la ocasión, porque don Juan

               es su amante, y le escuché

               sentimientos de celoso.)

               Decidme, Rodrigo, pues ¿Qué

               hay de mi esperanza? ¿Hablastes

               a don Diego?

SEBASTIÁN:                 Ya le hablé;

               y aunque conoce y estima

               lo mucho que merecéis,

               responde que por agora

               no se puede resolver.

FERNANDO:      ¿Eso es estimarme?

SEBASTIÁN:                     Prendas

               de tanto valor ¿queréis

               que solo a vuestro deseo

               atentas, Fernando, estén?

               ¿A vos solo habrá tirado

               orado arpón, desde aquel

               cielo de Lucrecia, Amor?

               ¿Vos solamente seréis

               quien conquiste su hermosura

               y contraste su desdén,

               que a la primer diligencia

               os prometistes vencer?

               Yo he hecho lo que he podido,

               y lo que pudiere haré.

               Pues dilatar no es negar,

               paciencia, amigo, tened;

               que empresas tan importantes

               no se acaban de una vez.

 

Vase don SEBASTIÁN

 

 

FERNANDO:      Qué sospechas, qué recelos

               son estos, suerte crüel,

               con que a mi pecho abrasado

               tan dura guerra movéis?

               Con tantos y tan urgentes

               indicios di que es infiel

               a mi amistad don Rodrigo,

               y que de Lucrecia es

               amante; que con don Diego

               tiene amistad le escuché,

               y desde la Nueva España

               viene dirigido a él.

               Visitóle a excusas mías,

               que claramente se ve

               que lo excusó con cuidado;

               que a no recatarse, pues

               era tan recién venido

               a Madrid, para saber

               siquiera dónde vivía,

               me preguntaron por él.

               La ocasión de esta pendencia

               con don Juan por celos fue,

               claro está; que él le decía,

               "En resolución sabed

               que si vos, como Faetón,

               el pensamiento atrevéis

               al sol que adoro, esta espada

               un rayo ardiente ha de ser,

               que en vuestras cenizas llueva

               escarmientos otra vez."

               Pues si nació la cuestión

               de celos, y don Juan es

               de Lucrecia pretendiente,

               Lucrecia la causa fue,

               y de don Rodrigo está

               celoso don Juan; que a ser

               yo la causa, se mostrara

               conmigo airado también,

               y no dijera a Rodrigo,

               riñendo ahora con él,

               "Que si vos, como Faetón,

               el pensamiento atrevéis

               al sol que adoro..." Demás

               que don Rodrigo, ¿por qué

               me ocultara la ocasión,

               si mi pretensión lo es?

               Luego de este y los demás

               indicios, y responder

               agora timidamente

               a mi intento, bien se ve

               que es amante de Lucrecia

               y es a mi amistad infiel.

               Masm ¿cómo puede ser noble

               quien es engañoso, quien

               es ingrato a quien le ha dado

               la vida una y otra vez?

               ¡Vive Dios!  Si lo averiguo,

               pues para hacerlo he de ser

               Árgos que imprima los ojos

               en las huellas de sus piés,

               que he de quitarle la vida

               que le di, pues a perder

               el beneficio condena

               a los ingratos la ley.  

 

Vase.  Salen MOTÍN, doña ANA e INÉS

 

 

ANA:              ¿Dónde tu dueño quedó?

MOTÍN:         ¡Qué caminas diligente!

               En una visita, enfrente

               de la Trinidad, entró,

                  en una casa en que habita

               un don Diego.

ANA:                        Oh, santos cielos!   Aparte

               Ya toca en el alma a celos,

               de Lucrecia esta visita.)

                  Pues ¿qué tiene don Rodrigo

               con don Diego?

MOTÍN:                        Solo

               que en su casa le dejé

               porque pasando un amigo

                  por allí, me convidó

               con lugar en la comedia,

               donde dos horas y media

               de pasatiempo me dio;

                  que por ser ducho en la corte,

               y yo de los más bisoños,

               fue en el golfo de los moños

               del aparador mi norte.

                  "¿Veis,' dijo, "aquélla que está

               Con el manto de anascote,

               y anda por Madrid al trote,

               rüina del tiempo ya?

                  Yo la conocí edificio,

               y una moza a quien crió

               y en su niñez la sirvió,

               hoy la tiene en su servicio.

                  La que ves que con el guante

               vuelto, y los dedos en forma

               de luna bicorne, informa

               de los riesgos de su amante,

                   -- No puedo iener la risa --

               una vez a verla entré

               muy de mañana, y hallé

               puesta la fénix camisa

                  al fuego; y a imitación

               de nuestra madre primera,

               le daba una manta higuera

               y paraíso un colchón."

                  En esto salió a cantar

               la música de Vallejo,

               y luego, cada trebejo

               encajado en su lugar,

                  la comedia se empezó,

               y al punto los mosqueteros

               dieron en decir, "¡Sombreros!"

               y como se descubrió

                  todo infante por igual,

               quedó junto y sosegado.

               Era un país empedrado

               de cabezas el corral.

                  La comedia felizmente

               aplaudida, al puerto llega;

               que era de Lope de Vega,

               y el baile de Benavente.

                  Y dado fin a la historia,

               salió la gente, y salí;

               vine, y conté lo que .

               Aquí gracia, y después gloria.

ANA:              Ha sido la relación

               como de tu ingenio agudo.

               (Pero divertir no pudo             Aparte

               las penas del corazón.)

                  Vete y a tu dueño di,

               Motín, que al punto me vea.

MOTÍN:         Mandarle lo que desea

               no es preceto, piedad sí.

                  ¿No me hablas, Inés? ¿Te ha dado

               la cadena autoridad,

               presunción y gravedad?

INÉS:          Aunque el oro es tan pesado,

                  que hacerme grave pudiera,

               nunca lo seré contigo;

               que solo por don Rodrigo,

               cuando por tí no lo hiciera,

                  te estimara.

MOTÍN:                         Bien entiendes

               la musa, bien lo rodeas.

               ¡A mi señor lisonjeas!

               ¿Otra cadena pretendes? 

 

Vase MOTÍN

 

 

ANA:              ¿Inés?

INÉS:                    ¿Señora?

ANA:                               Yo estoy...

               No cómo estoy.

INÉS:                           ¿De qué?

ANA:           Ayer a amar empecé,

               y a tener sospechas hoy.

                  ¡Oh, pensiones del amor!

INÉS:          Pues ¿qué recelas, señora?

ANA:           ¿No viste que dijo agora

               Motín que entró su señor

                  esta tarde a visitar

               a don Diego?

INÉS:                       Sí.

ANA:                            ¿No es

               padre de Lucrecia?

INÉS:                            Pues

               por eso, ¿has de sospechar

                  que la adora y te desprecia,

               siendo tan recién venido

               que apenas habrá tenido

               tiempo de ver a Lucrecia?

ANA:              Tiempo ha tenido y lugar.

               ¿No te acuerdas tú que cuando

               don Rodrigo y don Fernando

               llegaron a este lugar,

                  Lucrecia estaba conmigo,

               y al partirse la miraron,

               y su buen aire alabaron

               don Fernando y don Rodrigo?

INÉS:             Es verdad.

ANA:                        ¿No salió luego

               don Rodrigo, Inés, de aquí

               para su posada?

INÉS:                          Sí.

ANA:           Pues si acaso el Amor ciego

                  hizo allí, pues cada día

               canta mayores hazañas,

               saetas de las pestañas

               que entre el manto descubría

                  Lucrecia, y el movimiento

               airoso que la ausentó,

               con los ojos le llevó

               a Rodrigo el pensamiento,

                  ¿no pudo seguir sus huellas,

               pues ella le estamparía,

               si con amor la seguía,

               a las pisadas estrellas?

INÉS:             Ancho es el campo, señora

               de lo posible; mas dudo,

               puesto que seguirla pudo,

               que lo hiciese quien te adora

                  desde el punto que te vió.

ANA:           Eso me obliga a pensar

               que es muy fácil de mudar

               quien tan fácilmente amó.

                  Pero mi hermano ha llegado.

 

Sale  don FERNANDO

 

 

 

FERNANDO:      (Medio no he de perdonar           Aparte

               con que pueda averiguar

               mi ofensa; que aunque me ha dado

                  tanta ocasión don Rodrigo,

               nadie se ha de resolver

               por indicios a creer

               falsedades de un amigo.)

ANA:              ¿Es tiempo de verte, hermano?

FERNANDO:      Admírate de que vivo,

               y no de que tardo en verte,

               según son los males míos.

               Déjanos solos, Inés.

INÉS:          (¿Qué es esto? ¿Si habrá sabido         Aparte

               los amores don Fernando

               de su hermana y don Rodrigo?)

 

Vase

 

 

ANA:           Ya estamos solos, ya espero

               que tu lengua, hermano mío,

               luz a mis confusiones,

               y a tus pesares alivio.

FERNANDO:      (Color daré diferente             Aparte

               a mi intento vengativo,

               porque me diga verdades,

               sin recelarme peligros.)

               Yo tengo, querida hermana,

               casi evidentes indicios

               que en los ojos de Lucrecia,

               en que yo dos rayos miro

               airados, mira benignas

               dos estrellas don Rodrigo.

ANA:           Ay de mí! No mintió el alma.)         Aparte

FERNANDO:      Y si, como yo imagino,

               en demanda tan dichosa

               partió de los mares indios

               a los puertos españoles,

               con don Diego convenido,

               y estimado de Lucrecia;

               aunque su ventura envidio,

               reconozco su razón,

               y haré mal si solicito

               conquistar una enemiga

               y contrastar un amigo

               que por alcanzar su mano

               discurrió tantos caminos,

               tantos trabajos sufrió,

               y venció tantos peligros;

               y así, para resolverme,

               doña Ana, a mudar designios

               y buscar en otros ojos

               fuego que enjugue los míos,

               falta solo reducir

               a evidencia los indicios;

               y tu ingenio y discreción,

               hermana, han de ser el hilo

               que saque a luz mi cuidado

               de este ciego laberinto.

               Tú has de verte con Lucrecia,

               y tú de sus labios mismos,

               con industria al disimulo,

               y con cautela al descuido,

               has de saber si son sombras

               o verdades las que he visto.

ANA:           De mí tus intentos fía,

               que me tocan como míos.

FERNANDO:      Otra vez te advierto, hermana,

               que con tan sutil estilo

               te informes, que ni Lucrecia

               entienda ni don Rodrigo

               que tú inquieres cuidadosa,

               ni yo celoso averiguo.  

 

Vase don FERNANDO

 

 

ANA:           ¿Quién pensara que la nave

               Que por los azules vidrios

               de] mar, exhalado leño,

               cuando en los pardos bajíos

               rompe la ensebada quilla,

               halle en los escollos mismos,

               para vencerlos más fuerzas,

               y más alas para hüirlos?

               Dudando si me igualaba

               en calidad don Rodrigo,

               el golfo de amor corría

               mi esoeranza; y cuando miro

               agravios en que padece

               naufragio el intento mío,

               en ellos mismos ha hallado

               de Amor nuevos incentivos,

               nuevas alas mi deseo,

               más fuerza mis desvaríos,

               más resolución mis dudas,

               y mi afición más motivos.

               Porque si, como sospecha

               don Fernando y yo colijo,

               don Diego, que es tan prudente,

               tan principal y tan rico,

               ha estimado por esposo

               de su hija a don Rodrigo,

               y le llama, cuando tantos

               caballeros conocidos

               en España la desean,

               desde los remotos indios

               para hacerle más dichoso,

               por conocerle más digno;

               y ella lo prefiere a tantos

               más galanes que Narciso,

               más que Páris principales

               y más que Piramo finos,

               que la obligan a cuidados

               y la acusan a suspiros;

               claro está que la merece,

               claro está. Pues si conmigo

               pudieron tanto sus partes,

               cuando por no haber sabido

               su calidad me debiera

               reprimir, que el amor mío

               volaba ligero, como

               tal vez el neblí castizo,

               sin que estorben las pihuelas

               de los pies a los cuchillos

               de las alas, hasta el sol

               remonta el vuelo si ha visto

               en la corona del viento

               el pájaro fugitivo;

               ¿qué sera cuando esta duda

               no enfrena mis desvaríos?

               ¿Qué será cuando conozco

               lo que pierdo, cuando invidio

               lo que mi enemiga alcanza,

               cuando agraviada me incito,

               declarada me avergüenzo,

               engañada desconfío,

               enamorada me abraso,

               y celosa desatino?

 

Sale don SEBASÍTIÁN

 

                                   ......................

               .........................

               ........................

               ........................

               ........................

               ........................

               ........................

               ........................

SEBASTIÁN:             A obedecerte, señora,

               vengo turbado.

ANA:                          ¿De qué?

SEBASTIÁN:        Como sabes de mi fe

               la verdad con que te adora,

               haberle mandado agora

               a quien su cuidado emplea

               solo en verte, que te vea,

               me ha causado confusión;

               que a nadie sin ocasión

               le mandan lo que desea.

ANA:              Ah, falso! Ocultar intento,

               para averiquar mi agravio,

               en la lisonja del labio

               del corazón el tormento.)

               Rodrigo, mi mandamiento

               fue de mi amor diligencia,

               que no pudo mi paciencia

               fïarla de tu cuidado.

               Dime, dime, ¿en qué has gastado

               tan largas horas de ausencia?

SEBASTIÁN:        De mi posada salí

               a las dos; que tú, que diste

               luz á mis ojos, me viste.

ANA:           No pregunto lo que vi.

SEBASTIÁN:        Lo demás escucha.

ANA:                              Di.

               (Si se recata conmigo,             Aparte

               y me oculta don Rodrigo

               que a don Diego visitó,

               es cierto que me ofendió.)

SEBASTIÁN:     Fui a visitar un amigo.

ANA:              ¿Dónde vive?

SEBASTIÁN:                  Vive enfrente

               de la Trinidad.

ANA:                          Ah, cielos!

               Ya el incendio de mis celos

               mitiga la furia ardiente,

               pues confiesa fácilmente.)

               ¿Cómo es su nombre?

SEBASTIÁN:                       Don Diego

               de Mendoza.

ANA:                      (Más sosiego

               voy cobrando.) ¿Y a qué hora

               le dejaste?

SEBASTIÁN:              Eran, señora,

               las cuatro.

ANA:                      (Ya crece el fuego.)

                  Estando ausente de mí,

               ¿dos horas con él gastaste?

               Mucho te importó.

SEBASTIÁN:                    Eso baste

               para disculpa.  Salí

               de su casa...

ANA:                        Ten ahí;

               no salgas tan presto, no;

               que no es bien que pase yo

               tan apriesa del lugar

               donde a quien adoro, estar

               tan de espacio le importó.

                  (Suspenso y descolorido         Aparte

               ha quedado.  Ya, ¿qué espero?

               Recelo fue verdadero

               el que mi hermano ha tenido,

               de que llamado ha venido

               a ser de Lucrecia esposo.)

               Responde.

SEBASTIÁN:             Impulso piadoso

               me trajo de mi destino,

               que en tus ojos me previno

               estado tan venturoso.

ANA:              Claro está que has de dorar

               con lisonjas mis agravios;

               que mentir saben los labios,

               si el pecho sabe engañar;

               mas si me quieres dejar

               satisfecha, haz una cosa.

SEBASTIÁN:     Ninguna hay dificultosa.

ANA:           (Probarle quiero.) ¿Has de ser      Aparte

               mi esposo?

SEBASTIÁN:              ¿Puedo tener

               suerte yo mas venturosa?

ANA:              Pues dame la mano.

SEBASTIÁN:                            Ah, cielos!   Aparte

               Pues don Diego, "¿qué sabeis?"

               me dijo; "no os empeñeis,"

               con misteriosos recelos;

               y doña Ana Vasconcelos

               se resuelve a ser mi esposa

               tan fácil y presurosa

               sin saber quién soy; Amor,

               mirad que puede el honor

               hallar la espina en la rosa.)

ANA:              ¿Qué dudas? Qué te suspendes?

               Mira, traidor, si has mentido,

               pues no admites ofrecido

               lo que dices que pretendes.

SEBASTIÁN:     Porque tu valor ofendes,

               confuso, doña Ana, estoy,

               y crédito no le doy

               a tu arrojada fineza,

               pues me ofreces tu belleza

               antes de saber quien soy.

ANA:              Cuando te ofrezco la mano,

               ¿culpas, falso don Rodrigo,

               la fineza en que te obligo

               de arrojamiento liviano?

SEBASTIÁN:     Yo, mi bien, debo a tu hermano

               la vida, y no he de agraviar

               su amistad; que aunque en amar

               y servir, sin que lo entienda

               don Fernando, no le ofenda,

               le ofendiera en alcanzar.

ANA:              Basta.  Probar he querido

               tus intentos; que no fuera

               yo tan fácil, que te diera,

               sin haberte conocido,

               la mano. Ya, fementido,

               de tu sangre y lealtad

               he visto aquí la verdad;

               porque ni puede quien siente

               de amor, mentir, ni quien miente

               puede tener calidad.

SEBASTIÁN:        Oye.

ANA:                   Véte; que de hoy más,

               primero que los oídos

               a tus halagos fingidos

               aplique, del sol verás

               volver la carrera atrás.   

 

Vase

 

 

SEBASTIÁN:     Solo siento de tu engaño

               tu enojo, que no mi daño;

               porque mi fe me asegura

               que lo que el engaño jura

               quebrantará el desengaño.

 

Vase.  Salen don ANTONIO y don DIEGO

 

 

DIEGO:            En este corto aposento,

               que sale a esa galería,

               tendréis, mientras pasa el día,

               recatado alojamiento.

ANTONIO:          Vos sois mi amigo, y trazar

               tan bien como yo sabréis,

               pues mi iniento conocéis

               lo que me puede importar.

DIEGO:            Fïarlo podéis de mí,

               don Antonio.  Mas ya espero

               a don Sebastián, y quiero,

               porque pueda entrar aquí

                  a verse con vos a solas

               sin dar sospechas, salir

               a aguardarte. 

ANTONIO:                       (Pues vivir        Aparte

               he podido entre las olas

                  del cuidado y el tormento

               tened valor, corazón,

               para que en esta ocasión

               no os la muerte el contento

                  de ver tras tanta tormenta

               el puerto de mi esperanza,

               el plazo de mi venganza

               y el término de mi afrenta.

 

Sale don SEBASTIÁN

 

 

DIEGO:            Veisle aquí.

SEBASTIÁN:                  Gracias a Dios

               que tal bien llego a alcanzar.

DIEGO:         Yo os guardo la puerta.  Hablar

               podéis seguros los dos.    

 

Vase don DIEGO

 

 

SEBASTIÁN:        Padre y señor, esa mano

               me dad a besar.

ANTONIO:                      Tenéos;

 

Abrázale

 

 

               que si bien a mis deseos

               los brazos resisto en vano,

                  forzoso afecto de amor,

               pero ni habéis de besarme

               la mano, ni habéis de darme

               nombre de padre y señor

                  antes que me hayáis oído

               el fin con que os he llamado;

               porque en sabiendo mi estado

               no os halléis arrepentido.

SEBASTIÁN:        Decid, señor, y pensad

               que las amenazas son

               tan grandes, que el corazón

               no teme el golpe.

ANTONIO:                         Escuchad.

                  En la ciudad populosa

               que del lusitano reino

               es corona, cuyos pies

               besa el caudaloso Tejo,

               segó la enemiga parca,

               como os escribí, los cuellos,

               en su juventud florida,

               a uno y otro hermano vuestro.

               Ellos por siempre perdidos,

               vos de cobraros tan lejos,

               quedé como no sabré,

               Sebastián, encarecerlo;

               mas -- ¡ay de mí! -- que el dolor

               de este daño fue pequeño

               si lo comparo al que hallé

               donde buscaba el remedio;

               que en traeros a mis ojos

               libraba todo el consuelo

               de mi senectud caduca;

               y prevenido y atento

               a daros feliz estado,

               codicioso y satisfecho

               de la hacienda y hermosura,

               calidad y entendimiento,

               honestidad y opinión

               de doña Ana Vasconcelos,

               una portuguesa dama,

               milagro de nuestros tiempos;

               quise teneros con ella

               concertado casamiento,

               temeroso de perder

               la ocasión de tal empleo,

               si hasta veros en España,

               dilataba el proponerlo.

               Y así, Sebastian, un día,

               el más triste y más funesto

               que dió a mis prolijos años

               la carrera de los cielos,

               a don Fernando, que solo

               era hermano y era dueño

               de doña Ana, le propuse,

               por mi desdicha, mi intento.

               Ecuchóme con desdén,

               respondióme con desprecio,

               irritóme presumido,

               y resolvióme, soberbio,

               a replicarle de modo

               que fue entre los dos creciendo

               de las pesadas razones

               de lance en lance el empeño,

               hasta que... Mas pronunciarlo,

               no podré; que el sentimiento

               pone a la carganta un nudo

               porque no salga del pecho

               la voz a decir mi agravio;

               Y el corazón, con recelo

               de que la vida no os baste

               a resistir tanto fuego,

               en lágrimas anticipada

               el reparo del incendio.

SEBASTIÁN:     Acabad ya, ejecutad

               de una vez el golpe fiero;

               que dar a pausas la muerte

               es más tirano tormento.

ANTONIO:       En presencia de testigos,

               que a las voces ocurrieron,

               en la nieve de estas canas

               imprimió los cinco dedos...

SEBASTIÁN:     ¡Válgame Dios!

ANTONIO:                      Que dio espuelas

               sin duda a su atrevimiento

               mi ancianidad, que pensé

               que le sirviera de freno.

               No pude vengarme allí;

               que demás de que no tengo,

               fuerza, aunque tenga valor,

               para esgrimir el acero,

               quedé, con el mismo agravio,

               tan atónito y suspenso

               y tan sin mí, como queda

               aquél a quien dio primero

               el golpe del rayo asombros,

               que avisos la voz del trueno.

               Entonces pues fue forzoso,

               si desdichado remedio,

               que se olvidase mi afrenta

               con mi ausencia y con el tiempo,

               salgo oculto de Lisboa,

               y mudado el nombre, vengo

               a Madrid, que en su grandeza

               y su confusión espero

               no divertir mis pesares,

               pero vivir más secreto;

               y movido de que estaba

               en esta corte don Diego

               de Mendoza, de quien solo

               pude fïar mis intentos,

               porque mi afrenta sabía,

               y por ser tan verdadero

               amigo, que a mi enemigo

               mil veces hubiera muerto

               si fuera, como vengarme,

               desagraviarme el hacerlo.

               Dos años estuve oculto,

               con esperanza de veros,

               en una posada humilde

               cuando mi destino, atento

               a renovar mis pesares,

               como si mi agravio mesmo

               no contase de los días

               los instantes a recuerdos,

               trajo a Madrid, a mis ojos,

               a mi ofensor.  ¡Ved qué efeto,

               de su presencia esperaba,

               si de su memoria muero!

               Por esto, y por ocultarme

               más y tenerle más lejos,

               me fui a un lugar que en Astúrias

               rinde tributo a don Diego.

               Éstos son, don Sebastián,

               mis casos; mirad con esto

               si con razón os impido

               que señor y padre vuestro

               me llaméis, y que en mi mano

               pongáis los labios; que puesto

               que yo honrado os engendré,

               y deshonrado me veo,

               hoy no soy el que era entonces;

               y así, hasta volver a serlo,

               ni podéis llamarme padre,

               ni llamaros hijo puedo.

               A vos en mí os afrentó

               don Fernando Vasconcelos,

               y así os toca el desagravio;

               que vos érades yo mesmo,

               por la representación

               legítima del derecho,

               pues érades hijo mío

               cuando este agravio me hicieron;

               y como cuando recibe

               el rostro la afrenta, el duelo

               no obliga a que el mismo rostro

               mueva el vengativo acero,

               sino el brazo, que es la parte

               del hombre que puede hacerlo,

               y la venganza del brazo

               deja el rostro satisfecho;

               así pues del hijo y padre

               forma la ley un compuesto.

               Cuando el padre está incapaz

               de vengarse, es de este cuerpo

               el rostro, y el brazo el hijo

               que puede satisfacerlo.

               Con esto adiós, y a mis ojos

               no volváis; que ni he de veros,

               ni vos a mí, hasta que hayáis

               cobrado el honor, supuesto

               que mientras no le cobréis,

               con vergüenza nos veremos

               el uno al otro: yo a vos,

               don Sebastian, por haberos

               deshonrado; y vos a mí,

               por no haberme satisfecho.

 

Vase don ANTONIO

 

 

SEBASTIÁN:     ¡Que el mismo que me quitó

               el honor es a quien debo

               después dos veces la vida,

               y es mi amigo el más estrecho,

               y es hermano del hermoso

               centro de mis pensamientos,

               de quien me obligan favores

               y me aprisionan deseos,

               y me alientan esperanzas

               de ser su esposo! ¿Son éstos

               delirios de la Fortuna,

               que dispensa los efetos

               sin atender a las causas,

               o son del cielo misterios,

               que a venganza tan forzosa

               le previno impedimentos

               tan forzosos, pues parece

               que con atención ha hecho

               que deba la vida a quien

               la vida quitarla debo,

               y que a verme haya traído,

               y a adorar los ojos bellos,

               y a merecer los favores

               de su hermosa hermana, el mesmo

               que arrogante y presumido

               desdeñó mi parentesco,

               y que la mano me ofrezca

               la misma que a mi desprecio

               y al agravio de mi padre

               dio ocasión?  ¡Válgame el cielo!

               ¡Qué encuentro de obligaciones

               y qué confusión de encuentros!

               No puedo cobrar mi honor

               sin darle muerte, ni puedo

               matarle sin ser ingrato.

               ¡Delito el más torpe y feo,

               el más detestable y más

               indigno de nobles pechos!

               ¡Ni sin perder a doña Ana,

               y la vida si la pierdo!

               ¿Si porque me dió mi padre

               una vez la vida, tengo

               te vengar en don Fernando

               el agravio que le ha hecho?

               Don Fernando, ¿no es mi padre

               dos veces, pues es lo mesmo

               lLibrar de muerte que dar

               la vida? Pues ¿cómo puedo

               matarle?  Y ¿cómo podré

                -- ¡ay de mí! -- dejar de hacerlo,

               si para cobrar mi honor

               no enseña el mundo otro medio,

               y los que saben mi afrenta

               han de pensar que le dejo

               de matar de cobardía,

               y no de agradecimiento?

               ¡Oh, sagrado cielo! Vos,

               que por pasos tan inciertos

               y tan ignoradas sendas

               habéis engolfado el leño

               de mi vida en este abismo

               de encontrados pensamientos,

               en tan tenebrosa y triste

               noche, le enseñad el puerto,

               pues combatido le veis

               de tan contrarios afectos

               que obligado me reporto.

               Agraviado me enfurezco;

               me reprimo enamorado;

               afrentado, me avergüenzo;

               honrado me precipito;

               y agraviado me refreno.

 

FIN DEL ACTO SEGUNDO


Best viewed with any browser at 800x600 or 768x1024 on Tablet PC
IntraText® (VA1) - Some rights reserved by Èulogos SpA - 1996-2009. Content in this page is licensed under a Creative Commons License