Juan Ruiz de Alarcón
El dueño de las estrellas

ACTO PRIMERO

«»

Enlaces a las concordancias:  Normales En evidencia

Link to concordances are always highlighted on mouse hover

ACTO PRIMERO

 

Salen al son de chirimías el REY, SEVERO y PALANTE, que sacan

pendientes del cuello una medallas doradas.  Arrodíllanse ante el altar

 

 

REY:              Délfica gloria, refulgente Apolo,

               del cielo cuarto ilustrador eterno,

               a quien los hados concedieron solo

               de la luz la tiara y el gobierno;

               que desde Arturo al contrapuesto polo,

               y desde el alto impíreo al hondo infierno

               con tus piramidales rayos miras,

               mientras el carro de diamante giras;

                  pues Júpiter ordena soberano

               que yo en la edad de joven floreciente 

               el cetro mueva en la inexperta mano

               que dilata su imperio en el oriente;

               tu vaticinio, que jamás es vano,

               ciego me alumbre y tímido me aliente.

               El orden de reinar en paz me explique,

               y en mí y en mi corona pronostique.

VOZ:              Pide a Licurgo el árbol venturoso.    Dentro

 

Cubren el altar y tocan chírimías

 

 

SEVERO:        Aquí cesó el oráculo febeo.

REY:           Su respuesta me deja más dudoso.

               Su fin no entiendo, y sus palabras creo.

SEVERO:        Interpretarlo, pues, será forzoso,

               para cumplir, señor, vuestro deseo.

REY:           Diga Palante qué misterio esconde,

               según su voto, lo que el dios responde.

PALANTE:          Yo entiendo, gran señor, que Apolo ordena

               que de Licurgo el espartano imites

               la vida singular, de ciencias llena,

               porque el bien de tu reino facilites.

REY:           Tu explicación, Palante, es muy ajena

               de la verdad, si la razón admites;

               que el cargo de reinar no me reserva

               tiempos que dar al culto de Minerva.

PALANTE:          Yo quedo convencido, y ya deseo

               que vuestra alteza la sentencia obscura

               explique del oráculo febeo.

REY:           De este reino cretense la ventura

               el santo vaticinio, según creo,

               pronostica, y del todo la asegura,

               si las leyes traslado a este hemisferio,

               que dio Licurgo al espartano imperio.

PALANTE:          Gran rey de Creta, no a tu ingenio agudo

               hay ciego enigma, frase no secreta.

REY:           ¿Qué decís vos, Severo?

SEVERO:                                 Que no pudo

               a la respuesta del mayor planeta

               darse otra explicación.

REY:                                   Pues yo no dudo,

               si vuestro gran saber nos la interpreta,

               que la entendáis mejor.  Decid, Severo.

SEVERO:        Obedeceros, no enmendaros, quiero.

                  "Pide a Licurgo el árbol venturoso",

               dijo el dios, y mi lengua así lo explica:

               No hay árbol para un reino más dichoso

               que el de la oliva, porque paz publica;

               pues pedirlo a Licurgo el luminoso

               Apolo manda, claro significa

               que si de él gobernáis acompañado,

               aseguráis la paz de vuestro estado.

                  Que si, como decís, Febo quisiera

               que mandase guardar vuestro estatuto

               las leyes que él dio a Esparta, no dijera

               que le pidáis el árbol, sino el fruto.

               El árbol dijo; y si esto se pondera,

               del mismo causador es atributo,

               y de Licurgo mismo la persona

               la oliva vendrá a ser de esta corona.

REY:              Yo quedo de las dudas satisfecho.

               Vos habéis sus misterios penetrado.

SEVERO:        Lo que mandastes, gran señor, he hecho.

               Mi explicación pedistes, yo la he dado;

               mas no por esto presumió mi pecho

               mejor que vos haberlo interpretado;

               que aunque en hacerlo os haya obedecido,

               a vuestro parecer estoy rendido.

REY:              Si os sujetáis a mí como discreto,

               porque soy vuestro rey, Severo amigo,

               a vuestro parecer yo me sujeto,

               que de vuestra prudencia soy testigo.

               Sin duda es ése el celestial decreto,

               y a su precisa ejecución me obligo;

               sólo ya resta agora saber dónde

               esa oliva de paz la tierra esconde.

SEVERO:           Tu venturoso reino es quien merece

               igual tesoro, si verdad pregona

               alguna vez la fama, y enriquece

               tan estimable piedra tu corona;

               pero mudado el nombre, le oscurece

               villano traje la real persona;

               que graves causas de piadoso celo

               tanto le ocultan a su patrio suelo.

REY:              Pues si con otro nombre en traje rudo

               su luz eclipsa en ásperas montañas,

               ¿quién le hallará?

SEVERO:                          La humana industria pudo

               vencer dificultades más extrañas.

REY:           Ya con la vuestra conseguir no dudo

               más altas y difíciles hazañas.

SEVERO:        Mi ingenio, si gustáis, no dificulta

               desvanecer la nube que le oculta.

REY:              De los servicios grandes que habéis hecho,

               Severo noble, a mi real corona,

               éste será el mayor.

SEVERO:                            En su provecho

               del clima helado a la abrasada zona    

               no hay conquista imposible, que mi pecho

               no se atreva a emprender. Vuestra persona

               mil lustros viva; que al momento parto

               a obedecer al dios del cielo cuarto.

REY:              Partid, y para gastos del camino

               lo que queráis pedid al Tesorero.

SEVERO:        Júpiter os prospere.

 

Vase SEVERO

 

 

PALANTE:                              Yo imagino

               que ha trazado esta ausencia de Severo

               en favor de tus ansias tu destino;

               que sin su amparo fácilmente espero  

               que de su hija goces.

REY:                                ¡Ay, Palante!

               amado espero, y desespero amante.

 

Vanse los dos.  Salen por una parte TEÓN, y

CRIADOS con MENGA; y por otra CORIDÓN con una olla

 

 

CORIDÓN:          ¡Menga! ¡Ah, Menga! (¡Qué embebida    Aparte

               le está escuchando! Yo vea

               casado, prega a los cielos,

               a quien me casó con ella.

               Cuando os traigo la comida

               con tanto amor, que pudiera

               obligar a un duro mármol,

               ¿me estáis vos haciendo ofensa?

               ¡Ea, de esta vez la abraza!

               ¡Voto a tal, si no tuviera

               embarazadas las manos...!)

TEÓN:          No tiene el mundo riquezas,

               si es que tesoros cudicias,

               que a tu hermosura no ofrezca.

CORIDÓN:       (Él habla, y ella le escucha.      Aparte

               Concertada esta la fiesta.)

TEÓN:          Dame los brazos, serrana.

CORIDÓN:       (Si llega a brazos con ella,       Aparte

               mi mujer caerá debajo;

               que tiene muy pocas fuerzas.)

MENGA:         Ved que vendrá mi marido.

CORIDÓN:       Ay, que la abraza!)            Aparte 

TEÓN:                               No temas.

CORIDÓN:       (Mas que he de quebrar la olla, Aparte

               Menga, si tanto me aprietas.

               Tengo de ver en qué para.

               La mano le toma, y Menga

               lo sufre. Quiebro la olla.

 

La arroja

 

 

               Por Dios, que no ha de comerla.

               Mas he de ver en qué para.

               ¡A su aposento la lleva!

               No puede parar en bien.

 

Vanse TEÓN y MENGA

 

 

               ¡Lacón, Lacón!

 

Sale LICURGO, de villano

 

 

LICURGO:                      ¿Que voceas?

CORIDÓN:       ¡Favor, que achaques de ciervo

               me amenazan la cabeza!

LICURGO:       ¿Pues cómo?

CORIDÓN:                    Ese pasajero

               a mi mujer me requiebra.

LICURGO:       Si tú, que eres su marido,

               no lo estorbas, ¿cómo intentas

               que yo me encargue de hacerlo?

CORIDÓN:       Yo , Lacón, una bestia,

               y no hacen caso de mí.

LICURGO:       eres su marido, llega;

               que siéndolo, bastará

               a estorbarlo tu presencia.

CORIDÓN:       Pues venid vos a ayudarme.

LICURGO:       Yo iré contigo. No temas;

               que la razón te acompaña.

CORIDÓN:       ¡Ah, mujer!

 

Salen MENGA y TEÓN

 

 

CRIADO 1:                  Villano, espera.

 

Hablan aparte MENGA y TEÓN

 

 

MENGA:         Éste es mi esposo.

TEÓN:                            Yo haré

               que mi gente le entretenga.

               ¡Detened ese villano!

CRIADO 1:      Está haciendo la cuenta

               para pagar la posada.

               No estorbéis.

CORIDÓN:                  ¿Y para hacerla

               estorbo?

CRIADO 1:               Sí.

CORIDÓN:                    Pues errarse

               querran contra mí en la cuenta.

               Mire, señor, de cebada...

TEÓN:          ¡Villano, aparta!

CORIDÓN:                        Esta hacienda

               está a mi cargo, y yo soy

               quien ha de dar cuenta de ella.

TEÓN:          ¡Echadle a palos!

CORIDÓN:                     ¿Que me echen

               a palos? ¿Qué tierra es ésa?

CRIADO 1:      Esto es palos.

 

Aporréanlo

 

 

CORIDÓN:                    ¡Ay de mi!

               Palos es muy mala tierra.

LICURGO:       ¡Tened! No le maltratéis,

               tras hacerle tanta ofensa,

               que no es justo castigar

               en él vuestra culpa mesma.      

CRIADO 1:      Este villano está loco.

CRIADO 2:      Morir sin duda desea.

CRIADO 1:      No conoce de Teón

               la cólera y la fiereza.

CRIADO 2:      Presto probará sus manos,

               si prosigue lo que intenta.

LICURGO:       ¿De qué tirano crüel,

               de qué barbaro se cuenta

               que a los ojos del marido

               emprenda cosas tan feas?

TEÓN:          ¿No veis qué puesto en razón

               es el villano?

LICURGO:                      A las fieras

               oprime su fuerte yugo.

TEÓN:          Sin duda enojarme intentas.

LICURGO:       Yo lo que es justo pretendo.

 

Da un bofetón a LICURGO

 

 

TEÓN:          Pues, villano, aunque lo sea,

               ni te opongas a mi gusto,

               ni a mi grandeza te atrevas.

LICURGO:       Coridón, dame ese tronco;

               que con él verá esta sierra   

               la venganza de este agravio

               con sangre escrita en sus penas.

 

Quítale a CORIDÓN el bastón, y

ríñen; y vanse retirando TEÓN y sus CRIADOS

 

 

MENGA:         ¡Ay de mí! ¿Qué puedo hacer?

CORIDÓN:       ¡Buena la habéis hecho, Menga!

 

Vase MENGA

 

 

CRIADO 1:      ¡Tente, villano!

TEÓN:                         ¿Qué hacéis?

               ¡Matadle!

CORIDÓN:                 ¡Aquí de la aldea!

               ¡Acudid todos, mancebos,

               que a mí, para las pendencias,

               desde que quebré la olla,

               se me han quebrado las fuerzas!

 

Salen TELAMÓN y algunos VILLANOS

 

 

CRIADO 1:      Libra, señor, tu persona;

               que el número se acrecienta

               de villanos.

TEÓN:                      Mientras subo

               a caballo, su violencia

               resistid.

 

Vase TEÓN

 

 

LICURGO:                 ¿Huyes, cobarde?

VILLANO:       ¡Mueran los crïados, mueran!

LICURGO:       No mueran. ¡Tened, amigos!

               Que no es justo que padezcan

               del delito de su dueño

               ellos sin culpa la pena;

               antes, pues por él sus vidas

               como leales arriesgan,

               merecen premio, y a mí

               me obligan a su defensa.

               Id en paz; y porque acaso

               los mancebos de esa aldea,

               que alborotados concurren,

               ni os impidan ni os ofendan,

               os acompañe Danteo.

 

Señalando a TELAMÓN

 

 

CRIADO 1:      Estatuas merece eternas

               tal prudencia en ofendido,

               y en villano tal nobleza.

 

Vanse los CRIADOS

 

 

LICURGO:       Danteo, escucha.

 

Habla aparte a TELAMÓN

 

 

                               Al descuido

               con disimulo y cautela,

               del nombre te has de informar

               del que me hizo esta ofensa;

               que yo no se lo pregunto,

               porque con eso les diera

               recelos de mi venganza,

               y de mi intento sospechas.   

TELAMÓN:       No volveré sin saberlo.

 

Vase TELAMÓN

 

 

CORIDÓN:       Por Dios, Lacón, gran paciencia

               habéis tenido en quitarnos

               de las manos esta presa.

LICURGO:       Si se escapó el ofensor,

               venganza fuera de bestia

               quebrar la furia en la capa.

CORIDÓN:       Antes fuera justa empresa,

               pues hacerme quiso toro,

               que yo en vengarme lo fuera. 

 

Vanse todos.  Salen SEVERO, con gabán, y

TELEMO

 

 

 

SEVERO:           En este desierto prado,

               ciudad de plantas y flores,

               hoy todos los labradores,

               según he sido informado,

                  de las vecinas aldeas

               concurren a celebrar

               fiestas, que, del luminar

               más claro, llaman febeas.

TELEMO:           Ya bajan mil por el monte.

SEVERO:        (Hoy goza buena ocasión                Aparte

               mi artificiosa invención,

               si es por dicha este horizonte

                  el depositario mudo

               del sabio Licurgo.) Atiende,

               Telemo.

TELEMO:               ¿Qué mandas?

SEVERO:                            Tiende

               en este desierto rudo

                  todas mis mercaderías.

TELEMO:        El jüicio he de perder.

               ¿Que hayas dado en mercader

               tú, que este reino regías?    

SEVERO:           Cuando consiga el efeto,

               aprobarás la mudanza;

               y en tanto que no se alcanza,

               obedece y ten secreto.

 

Hacen dentro ruido de baile de villanos

 

 

TELEMO:           ¡Qué regocijados vienen

               los villanos!

SEVERO:                       Dan al dia

               holocaustos de alegría.

TELEMO:        El seso en las plantas tienen.

SEVERO:           Débenle de celebrar

               también sus fiestas a Baco.

TELEMO:        Mientras yo la tienda saco,

               puedesverlos bailar.

 

Salen LICURGO, CORIDÓN, LIDORO, BATO,

VILLANOS y MÚSICOS, cantando al son del villano, y

bailando. Estén SEVERRO y TELEMO, que tiende en el teatro

varias cosas, como espadas, guitarras, libros y vestidos, y lo

demás que se nombra adelante.  Cantan los MÚSICOS

 

 

MÚSICOS:          "Sacrificios soberanos

               dan a Febo los serranos.

               Hoy las humildes aldeas

               celebran glorias febeas,

               dando al dios que luz envía,

               por un año sólo un día,

               y de millares de frutos

               voluntades por tributos.

               Por los bienes recebídos,

               devotos y agradecidos

               los serranos, hoy le dan

               sacrificios a Titán."

 

LICURGO:          ¿Tú no bailas? ¿Qué tristeza,

               Coridon, la tuya es?

CORIDÓN:       Para menear los pies

               pesa mucho la cabeza.

LICURGO:       ¿Al fin se despareció

               tu mujer?

CORIDÓN:                 Si, desde el dia

               que el cortesano queria...

                 --  ya entendéis  --  se me escondió.

                  Pero tras este pesar

               otro, Lacón, muy mayor

               me aflige.

LICURGO:                 ¿Y es?

CORIDON:                       Un temor.

LICURGO:       ¿De qué?

CORIDÓN:               De que la he de hallar.

LIDORO:           Hora es ya de comenzar

               las pitias fiestas y juegos.

               Fuertes, valerosos griegos,

               ¿hay quién me apueste a luchar?

CORIDÓN:          Luchemos los dos, Lidoro.

LIDORO:        ¿Yo con vos? ¡Guarda!

CORIDÓN:                          ¿Teméís?

LIDORO:        Si, Coridón; que tenéis

               tanta fuerza como un toro.

CORIDÓN:          Y si es pulla, que no valga.

               ¡Mal haya quien me casó!

BATO:          A correr apuesto yo.

               Si alguno se atreve, salga.

CORIDÓN:          Quien se atreva hay en el prado.

               Corramos, Bato, los dos.

BATO:          No, con vos no, porque vos

               correréis como un venado.

CORIDÓN:          ¿Otra vara? Mas, ¿qué tienda

               es ésta de varias cosas?

SEVERO:        Baratas son y curiosas.

CORIDÓN:       ¡Quien tuviera mucha hacienda

                  para comprarlas!

 

Sale TELAMÓN

 

 

LICURGO:                            Danteo,

               en buen hora hayas venido.

 

Hablan aparte LICURGO y TELAMÓN

 

 

TELAMÓN:       A tu ofensor he seguido;

               mas fue vano mi deseo.

                  Recatáronse de mí

               de suerte, que en tres jornadas,

               ni en caminos ni posadas

               nombrarle jamás .

                  Volverme al fin me mandó;

               pero ya que su recato

               me ocultó el nombre, un retrato

               de una dama permitió

                  su descuido a mi deseo

               guardarle, que puede ser

               que contigo venga a hacer

               lo que el hilo con Teseo.

                  Por dicha sera instrumento

               para salir de esta duda.

LICURGO:       Con el tiempo y con su ayuda

               espero lograr mi intento.

                  Pagaráme el bofetón

               aquella mano atrevida;

               que el cielo me dará vida,

               y mi cuidado ocasión.

CORIDÓN:          En mi vida me agradó

               cosa como este vestido

               Mas si Menga se me ha ido,

               ¿para qué le quiero yo?

BATO:             A un manso darle podrá

               esta esquila presunción.

LIDORO:        Compradla vos, Coridón.

CORIDÓN:       ¿Otra vara? ¡Bueno va!

 

Vanse BATO, LIDORO y CORIDÓN

 

 

MÚSICOS:          "Sacrificios soberanos

               dan a Febo los serranos."

 

Vanse los VILLANOS y los MÚSICOS

 

 

LICURGO:          Agora quiero llegarme,

               que está solo el mercader;

               que espada habré menester,

               pues que trato de vengarme.

TELAMÓN:          Compra también para mí.

LICURGO:       Viejo honrado, el claro Febo

               os guarde.

SEVERO:                  Y a vos, mancebo.

               ¿A que os inclináis aquí?

                  Algo comprad.

 

LICURGO toma una espada y tiéntala

 

 

LICURGO:                         Eso quiero.

               Paréceme que esta espada

               está bien aderezada,

               y mal templado el acero.

SEVERO:           Pues ved ésta, que al dios Marte

               adornar pudiera el lado.

 

Toma LICURGO otra y tiéntala

 

 

LICURGO:       Pudiera, a no estar pasado.

SEVERO:        (No sois bisoño en el arte.)           Aparte

                  ¿No os contentará ninguna?

LICURGO:       Con todo, pienso comprar

               estas dos. ¿Que os he de dar?

SEVERO:        Costaros ha cada una

                  seis monedas.

LICURGO:                        Porque veo

               que os pusistes en razón,

 

Dale dineros, y las espadas a TELAMÓN

   

 

               no os replico. Tú al meson

               las lleva al punto, Danteo.

 

Habla aparte a TELEMÓN

 

 

                  Escóndelas.  Nadie vea

               la prevención hasta ver

               el efeto.

TELAMÓN:               (Así ha de hacer        Aparte

               el que vengarse desea.

 

Vase TELAMÓN

 

 

SEVERO:           Ved si queréis otra cosa.

 

LICURGO mira libros

 

 

LICURGO:       Estos libros, ¿de quién son?

SEVERO:        Las leyes con que Solón

               a Atenas hizo dichosa,

                  son éstas.

LICURGO:                      A no haber sido

               el reino con él ingrato

               en favor de Pisistrato,

               ambicioso y presumido,

                  fuera más dichosa Atenas.

SEVERO:        Él fue, sin ajeno agravio,

               el legislador más sabio.

LICURGO:       Ligeramente condenas

                  los demás, y es imprudencia.

SEVERO:        (Parece que lo ha sentido.)        Aparte

               Pues decid, ¿quién le ha podido

               hacer jamás competencia?

                  Que Licurgo puede ser

               estrella en comparación

               del claro sol de Solón.

LICURGO:       (¡Qué arrojado mercader!)         Aparte

                  Más sabréis de mercancías

               que de leyes.

SEVERO:                       Imprudente

               fuera en fundar solamente

               en mi opinión mis porfías.

                  A muchos sabios he oído

               asentar esto por llano;

               y dicen mas, que tirano

               Licurgo a su patria ha sido

                  en las leyes que le dio.

               Los efetos lo probaron,

               pues apenas las juraron,

               cuando de su patria huyó,

                  porque no le compelieran

               a derogallas, y es cierto

               que no se hubiera encubierto

               si justas sus leyes fueran.

LICURGO:          Quien tal piensa se ha engañado.

               (A cólera me ha movido.)               Aparte

SEVERO:        (¿El color habéis perdido?        Aparte

               ¿La ira os ha demudado

                  cuando injurias escucháis

               de Licurgo, y con pasión

               natural inclinación

               a letras y armas mostráis?

                  Hallé a Licurgo, vencí,

               logré mi intención; que mal

               puede la sangre real

               no dar resplandor de sí.)

                  Ya el encubrirme es en vano.

               ¿Conocéis esta medalla?

 

Muéstrale la del pecho

 

 

LICURGO:       Conocerla y respetalla

               por su dueño soberano

                  es fuerza, y a vos por ella.

SEVERO:        Puesto que debéis saber

               que es ley el obedecer

               a quien mereció traella,

                  venid al punto conmigo.

LICURGO:       ¿Dónde me queréis llevar?

SEVERO:        El rey de Creta a llamar

               os envía, su orden sigo.

LICURGO:          Dioses! ¿Si me ha conocido?    Aparte

               El vicio es Ulises griego.

               La propria pasión el fuego

               descubrió, y haber caído

                  no es mucho en descuido tal;

               que, ¿quién prevenir pudiera

               tal cautela? ¿Quién creyera

               que en el grosero sayal

                  viniera encubierto asi

               el engaño cortesano?

               El resistir es en vano;

               mas negaré, pues de mí

                  no tiene ciertos indicios.)

               ¿Qué puede querer, señor,

               el rey a un vil labrador?

SEVERO:        Secretos son los jüicios

                  de los reyes.  Vos callad

               y obedeced.

LICURGO:                   Justa ley

               es la voluntad del rey.

               Ya le obedezco; guïad.

 

Hablan aparte TELEMO y SEVERO

 

 

TELEMO:           ¿Esto sólo ha pretendido

               tu disfraz?

SEVERO:                   Si, hasta que esté

               en la corte encubriré

               el haberle conocido.

 

Vanse todos.  Salen DIANA y MARCELA

 

 

MARCELA:          A la mitad ha llegado

               de su curso tenebroso

               la noche negra.  Al reposo

               rinde, Dïana, el cuidado.

DIANA:            Hasta que venga mi hermano

               Polidoro, estando ausente

               mi padre, no es conveniente

               entregarme al sueño vano.

MARCELA:          El rey le llamó, y ya ves

               que las cosas de palacio,

               como son graves, de espacio

               mueven los pesados pies.

DIANA:            Eso mismo es, mi Marcela,

               despertador del cuidado;

               que a mi pecho enamorado

               cualquier novedad desvela.

                  Como por el rey, amiga,

               me abrasa el amor tirano,

               haber llamado a mi hermano

               a mil discursos me obliga;

                  y así, mientras temo y dudo

               entre esperanza y deseo,

               no verás que de Morfeo

               me entregue al silencio mudo.

 

Sale CRINEO

 

 

CRINEO:           Palante, señora mía,

               te quiere hablar.

DIANA:                          ¿Quien?

CRINEO:                                 Palante

               cierto recado importante

               dice que con él te envia

                  tu hermano. ¿Abriréle?

DIANA:                                   Aguarda,

               que estando mi padre ausente

               y mis hermanos, decente

               no será.

MARCELA:                ¿Qué te acobarda?

DIANA:            Mi justo recato.

MARCELA:                           Es vano;

               que salvoconducto tiene

               el mensajero que viene

               con licencia de tu hermano.

DIANA:            Bien dices. Abrirle puedes.

 

Vase CRINEO

 

 

MARCELA:       A la mujer que es honrada,

               no la tienen tan guardada

               inexpugnables paredes

                  como su proprio valor.

               Viviendo tú como debes,

               nunca de escrúpulos leves

               temas ofensa en tu honor.

 

Salen el REY y PALANTE, de noche.  Hablan aparte

los dos

 

 

 

REY:              Sola con su prima está.

PALANTE:       Bien tu dicha lo ha dispuesto.

REY:           Bella Dïana...

DIANA:                    ¿Que es esto?

               ¿Es el rey?

REY:                       Sí, rey es ya

                  quien de tan altos despojos

               dueño se puede llamar,

               y se llega a coronar

               de los rayos de tus ojos.

DIANA:            ¿Quién, Palante, esperaría

               de vos tal engaño?

PALANTE:                           Es ley

               la obediencia de mi rey.

REY:           Si hay culpa aquí, toda es mía.

DIANA:            Bien, recelando mi daño,

               resistió mi corazón;

               tú, prima, fuiste ocasión.

MARCELA:       ¿Quién previniera este engaño?

REY:              ¿Qué es esto? ¿En qué demasías

               se fundan estas querellas?

               Mira, Diana, que de ellas

               van ya naciendo las mías.

                  Cuando yo, tan satisfecho,

               tan firme y tan confïado

               del amor que me has mostrado

               con favores que me has hecho,

                  me desvelo en fabricar

               engaños y fingimientos,

               con que a nuestros pensamientos

               no impida el tiempo y lugar

                  tu hermano, a quien descuidado

               en mi antecámara tengo,

               mientras yo, mi gloria, vengo

               tan secreto y recatado

                  a gozar de la ocasión

               que yo estimo y tú deseas,

               si no es que mudable seas,

               o fingida tu afición;

                  ¿te afliges, riñes y alteras,

               y con desdén tan extraño

               te ofendes del mismo engaño

               que pensé que agradecieras?

DIANA:            Supremo Rey, no te espante

               en mi recato este efeto;

               que bien cabe en un sujeto

               ser honrada y ser amante.

                  Lo que no puede caber,

               según natural razón,

               en un mismo corazón,

               es el amar y ofender.

                  Tú, pues con exceso igual

               procuras mi deshonor,

               o no me tienes amor,

               y siendo así, me está mal

                  arriesgar por ti mi fama;

               o si tu pecho es fïel,

               dos contrarios miro en él

               que a un tiempo me ofende y ama.

                  Y si es así, no te espante,

               si ofender y amar en ti

               caben, que quepan en mí

               ser honrada y ser amante.

REY:              En venirte a ver, no creo

               que te ofendo; antes pensaba,

               señora, que te obligaba;

               que si el amor es deseo

                  de gozarse, y mis despojos

               dices que adora tu amor,

               ¿no es tu lisonja mayor

               el presentarme a tus ojos?

DIANA:            No es lisonja, si con daño

               de mi honor y fama ha sido;

               y prueba el haber venido

               a verme con tal engaño

                  que mi ofensa conocías;

               que es muy claro que no usaras

               de cautela si pensaras

               que en ello gusto me hacías.

REY:              No concluye esa razón.

               La mujer de amor más ciega

               quiere parecer que llega

               forzada a la ejecución;

                  y así yo, que el tuyo creo,

               por servirte te he engañado,

               pues con eso he disculpado

               y cumplido tu deseo.

                  Si amarme juran tus labios,

               y si has visto mis finezas,

               ¿por qué en vanas sutilezas

               fundas injustos agravios?

                  De livianos devaneos

               no nazcan necias venganzas;

               logremos las esperanzas

               de tan ardientes deseos.

                  ¡Dame esos brazos...!

DIANA:                              Advierte...

REY:           ...que la ocasión vuela y pasa.

DIANA:         ...que eres...

REY:                       Quien por ti se abrasa.

DIANA:         ...que soy...

REY:                       Quien me da la muerte.

                  Licencia a todo me has dado,

               pues que tu amor me declaras;

               y si tú honesta reparas,

               yo resuelvo confïado.

                  Y con justa causa emprendo

               el fin que el amor desea,

               pues aunque airada te vea,

               no he de pensar que te ofendo.

DIANA:            (Resuelto está. ¿Que he de hacer?   Aparte

               Tiene ocasión, tiene amor...

               Mas para guardar mi honor,

               la industria me ha de valer.)

                  ¿Que importa que finja enojos

               y recatos de mi fama,

               cuando de mi amor la llama

               brotando está por los ojos?

                  Ciega de amante me veo;   

               que la mujer que ha llegado

               a declarar su cuidado,

               rendida está a su deseo.

                  Vencido está ya el honor,

               prostrada la honestidad.

               Perdone esta libertad

               mi obligación a mi amor.

                  Mas esta resolución

               que a tal exceso me mueve,

               puesto que al honor se atreve,    

               no aventure la opinión.

                  Dispongámoslo de modo

               que mis crïados, señor,

               no entiendan mi deshonor,

               porque no se pierda todo.

                  Oye, Marcela.  La casa

               con tal recato y cuidado

               dispón, que ningún crïado

               pueda entender lo que pasa.

MARCELA:          Fïarlo puedes de mi. 

 

Vase MARCELA

 

 

DIANA:         permite que un momento

               prevenga en este aposento

               albergue digno de ti,

                  y que asegure el secreto;

               porque en el estar podría

               alguna crïada mía,

               que de este amoroso efeto

                  parlero testigo sea,

               y la quiero retirar.

REY:           Nunca pretende infamar

               quien como noble desea.

                  Mas abrevia, que es eterno

               un punto sin tu presencia.

DIANA:         Los instantes de tu ausencia

               trueco yo a siglos de infierno.

 

Vase DIANA

 

 

PALANTE:          Mil veces dichoso amante

               quien tal bien llegó a alcanzar.

REY:           Ya, ya me puedes llamar

               dichoso, ya rey, Palante.

 

Sale MARCELA

 

 

MARCELA:          La gente está como pudo

               pintarla vuestro deseo;

               que en las aguas del Leteo

               la baña el silencio mudo.

REY:              ¡Ay, Marcela amiga! Piensa

               que mi agradecido pecho,

               de este gusto que me has hecho

               no halla justa recompensa.

 

Sale DIANA, con una espada desnuda

 

 

DIANA:            Escúchame, rey, primero

               que des un paso adelante,

               si no quieres que el camino

               te impida un mar de mi sangre.

 

Pone la guarnición de la espada en el suelo,

y punta al pecho

 

 

REY:              ¿Que es esto? Di, ya te escucho.

DIANA:         Del soberano linaje

               ya de dioses, ya de reyes,

               se originó el de mi padre.

               De esto no hay por qué te traiga

               testimonios, tú lo sabes;

               que la estimación lo prueba

               con que siempre le trataste.

               Conmílite de tu efigie

               le hiciste, precioso esmalte

               de su pecho, heroica insignia

               que gozan solos tus grandes.

               Hoy la plata de sus canas

               que te obedecen leales,

               del oro de esta corona

               ornara el sagrado engaste,

               si diesen puerta en su pecho,

               cuando eras pequeño infante,

               a tiranas ambiciones

               sus invencibles lealtades.

               Y no sólo huyó las sienes

               a las insignias reales,

               mas las defendió en las tuyas

               tan a costa de su sangre,

               y con tal valor, que en Grecia

               no hay región que no pagase

               mares de púrpura humana

               a sus liquidos corales.

               Si de su valor te olvidas,

               esos despojos de Marte,

 

Mira adentro

 

 

               aunque mudos, lo pregonen,

               y aunque enemigos, lo alaben;

               dígalo este blanco acero,

               que en mil batallas campales

               o fue de Júpiter rayo

               o fue de la muerte alfanje.

               Y si estas memorias pierdes,

               y quieren tus ceguedades

               que sus pasadas vitorias

               presentes premios no alcancen,

               dígalo agora su ausencia,

               pues por servirte, y por darle

               paz a tu reino, y cumplir

               los decretos celestiales,

               partió a buscar a Licurgo,

               sin que estorben su viaje

               de su senectud prolija

               caducas debilidades.

               Y cuando a su casa ilustre

               deben por hazañas tales

               cercar murallas de acero,

               cerrar puertas de diamante.

               Ingrato tú las ofendes,

               tirano tú las combates,

               injusto tú las quebrantas

               y engañoso tú las abres;

               y barbaramente opuesto

               a las leyes naturales,

               debiéndole tu honor,

               el suyo quieres quitarle.

               ¿Qué troglodita inhumano,

               scita crüel, duro alarbe,

               qué bruto habita los yermos,

               qué fiera los montes pace,

               que ingratos al beneficio,

               a quien les obliga agravien,

               a quien les defiende ofendan,

               y a quien les da vida maten?

               Si eres rey, guarda justicia;

               si eres hombre, no quebrantes

               de la razón imperiosa

               el poderoso dictamen.

               Si con amor te disculpas,

               ¿no fuera exceso más grave

               darme la mano de esposo

               que hacer injuria a mi padre?

               Y si abrasado reservas

               libertad para enfrenarte,

               y no ser mi esposo, siendo

               conformes las calidades;

               también la tendrás, si quieres

               ser justo, para forzarte

               a no atropellar ingrato

               obligaciones tan grandes.

               Que yo no te adoro menos,

               y aunque es la mujer más frágil,

               opongo el freno de honrada

               a las espuelas de amante;

               y así, o revoca tu intento,

               y sin que esa línea pases

               que de tus injustos pies

               besa las extremidades,

               a tu palacio te vuelve,

               o verás que al mismo instante

               que para acercarte a mí

               un movimiento señales,

               sobre esta espada me arrojo,

               y que a recebirte sale

               mi vida, y que sacrifico

               a mi honestidad mi sangre;

               que ejemplo soy de matronas,

               que doy a mi honor quilates,

               a las historias mi nombre,

               y a mi fama eternidades.

MARCELA:       Gran valor!)                      Aparte

PALANTE:                      Gran fortaleza!)   Aparte

REY:           Determinación notable!)         Aparte

               Dïana hermosa...

DIANA:                          No tienes

               que persuadirme.  Ausentarte

               sólo ha de ser la respuesta,

               si no quieres que me mate.

REY:           ¡Plugiera a los dioses santos

               que pudieran quebrantarse

               los pactos que con Atenas

               hizo la paz inviolables!

               No debes tú de ignorar

               que cuando en fuegos marciales

               Creta y Atenas ardían,

               fue condición de las paces

               que con recíprocas suertes

               eternamente se casen

               entre sí de los dos reinos

               los reyes y los infantes.

               Conspirarán contra mí

               mis gentes si despertase,

               quebrantando estos conciertos,

               nuevos incendios de Marte.

               Perdiera el reino y a ti,

               y tú a mí; y temores tales

               la mayor gloria me quitan

               que el dios de amor puede darme.

DIANA:         Pues si a tu razón de estado

               atiendes tú, no te espantes

               de que yo atienda a la mía.

REY:           Sí, pero...

DIANA:                    ¡Tente! No pases

               adelante, o me doy muerte.

REY:           Ya vuelvo atrás.  No derrames

               de esa caja de cristal

               los animados granates.

               ¡Ah, enemiga de ti misma!

               ¿Tanto pueden tus crueldades?

               ¿Más que darme vida a mi,

               quieres, ingrata, matarme?

               ¿Con tu muerte me amenazas?

               ¡Ah, inhumana, qué bien sabes

               que de mi amor no pudiera

               otro que mi amor guardarte!

               Amor con amor pelea. 

               ¿Quién vio más estrecho lance?

               Uno me manda que vivas,

               y otro muere por gozarte.

DIANA:         El segundo es imposible

               que su pretensión alcance;

               y dar efeto al primero

               es vencerte y obligarme.

REY:           ¡Ay de mí! ¿Qué puedo hacer?

               ¡Perder la Ocasión!

 

Hablan aparte el REY y PALANTE

 

 

                                   Palante,

               no esperando que otra ofrezca

               el cabello, es fuerte trance.

PALANTE:       Pues goza de ésta, y no temas

               que por mas que te amenace

               con su muerte, la ejecute.

REY:           ¿Que arriesgue me persüades

               lo que perdido una vez,

               no es posible remediarse?

               ¿Temerlo no es desvarío,

               pues la ves resuelta, y sabes

               que a mujer determinada

               cualquier imposible es fácil?

PALANTE:       Pues encomiéndalo al tiempo.

               Rey eres.  No han de faltarle

               a tu poder ocasiones.

REY:           Eso es forzoso.

DIANA:                        ¿Qué haces?

               Resuélvete ya.     Resuelve

               o el partirte o el matarme.

REY:           Venciste, ingrata, venciste.

               Vive, y logra tus crueldades;

               mas no esperes otra vez

               que tus favores me engañen.

               Ya no soy tuyo, Dïana;

               ya ni me nombres ni canses

               con papeles y recados;

               que si de Amor las verdades

               se conocen en las obras,

               tu falsedad declaraste,

               pues a todo lo que dices,

               contradice lo que haces.

               Y pues náufrago mi amor

               del mar de tu engaño sale,

               le darán presto otros brazos

               dulce puerto en que descanse.

DIANA:         Eso no. ¡Detente, espera;

               que es eso también matarme!

REY:           Porque te quiero te matas,

               ¡y te mato con mudarme!

DIANA:         Como honrada te resisto,

               y te celo como amante.

REY:           ¿Luego quieres que te tenga

               firme amor?

DIANA:                     O que me mates.

REY:           ¿Sin deseo ni esperanza?

DIANA:         Sólo quiero que le guardes

               decoro a mi honestidad.

REY:           ¿Cómo puede amor guardarle?

               ¿Permites la causa, y niegas

               sus efetos naturales?

DIANA:         Eso quiero que te deba

               la estimación de mis partes.

REY:           Portentos pides.

DIANA:                          Amor

               es dios y milagros hace.

REY:           Hacerlos quiero por ti;

               que tus honestas crueldades,

               aunque me ofenden, me obligan.

DIANA:         ¡Eso sí que es obligarme!

REY:           Tuyo seré eternamente,

               sin que los límites pase

               de tu honestidad mi amor.

DIANA:         En mí verás un diamante.

REY:           Guárdente, mi bien, los dioses.

 

Vase el REY

 

 

DIANA:         Los dioses, mi bien, te guarden.

 

Vase DIANA

 

 

PALANTE:       ¡Válgate Dios por mujer,

               tan honrada como amante!

 

Vase PALANTE

 

 

MARCELA:       ¡Válgate Dios por galán,

               tan firme como cobarde!

 

Vase MARCELA

 

 

FIN DEL ACTO PRIMERO


«»

Best viewed with any browser at 800x600 or 768x1024 on Tablet PC
IntraText® (VA1) - Some rights reserved by Èulogos SpA - 1996-2009. Content in this page is licensed under a Creative Commons License