Juan Ruiz de Alarcón
El dueño de las estrellas

ACTO SEGUNDO

«»

Enlaces a las concordancias:  Normales En evidencia

Link to concordances are always highlighted on mouse hover

ACTO SEGUNDO

 

Salen el REY y PALANTE

 

 

PALANTE:          Ya para ver a Dïana,

               con su portero Crineo

               he dispuesto tu deseo.

REY:           No hay ya resistencia humana

                  contra tanto amor, Palante.

PALANTE:       Pues mucho aventurar.

REY:           Más quiere, amigo, alcanzar

               que vivir un ciego amante,

                  y si con ella me veo,

               yo lo trazaré, de suerte

               que amenazas de su muerte

               no me impidan mi deseo.

 

Sale SEVERO

 

               

SEVERO:           Ya, poderoso señor,

               los testigos que he buscado

               de Esparta, han certificado

               ser Licurgo el labrador,

                  y él viene ya convencido

               a tu presencia real.

REY:           Severo, a servicio igual

               siempre os seré agradecido.

                  A recebirle conmigo

               salid todos.

SEVERO:                    ¿Tanto honor

               quieres hacerle, señor?

REY:           Por muchas veces me obligo

                  a igualarle a mi persona.

               Sangre real como yo

               tiene; en Esparta gozó,    

               si yo en Creta, la corona;

                  y aunque un hombre humilde fuera,

               por sí mismo lo merece;

               porque de razón carece

               quien a un sabio no venera.

 

Sale LICURGO, de galán, y DANTEO, de

galán también

 

 

LICURGO:          Vuestra majestad me ,

               señor, su mano real.

REY:           Como amigo y como igual,

               gran Licurgo, os la daré.

                  Tomad asiento.

LICURGO:                          Yo os pido

               que advirtáis que es exceder

               honrarme tanto, si a ser

               vasallo vuestro he venido.

REY:              En vos, Licurgo, hasta aquí

               miro un huésped, cuya mano

               poseyó el cetro espartano.

               Con razón os trato así.

                  Cuando merezca la mía

               que a besarla os humilléis

               por vasallo, lo seréis,

               y mudaré cortesia,

                  aunque no la estimación.

 

Asiéntanse

 

 

LICURGO:       En tan verde adolecencia

               vuestra madura prudencia

               excede a la admiración.

REY:              Ya os habrá dicho Severo

               la ocasión que me ha obligado

               a buscaros.

LICURGO:                    Informado

               de todo estoy.

REY:                         Pues yo espero

                  que advirtiendo que es de Apolo

               voluntad, la cumpliréis,

               y en vuestros hombros tendréis

               el gobierno de este polo,

                  suponiendo que los dos

               seremos una persona.

               En mí ha de estar la corona,

               pero mi poder en vos.

                  Conmigo habéis de asistir,

               leyes habéis de poner.

               Yo la pluma he de mover,

               vos la mano al escribir.

                  Así cumpliré el decreto

               de Apolo, y mi reino en mí

               tendrá un rey justo; y así

               erraré como discreto,

                  pues es forzoso afirmar

               que es acto menos errado

               errar aconsejado,

               que no siéndolo acertar.

LICURGO:          Señor, aunque obedeceros

               es fuerza, ya por el dios

               que lo ordena, ya por vos,

               que sois rey, el proponeros

                  es forzoso las urgentes

               dificultades que veo

               opuestas a ese deseo,

               con graves inconvenientes

               que resultan.

REY:                          Ya tardáis

               en proponerlas.  Decid;

               que saberlas quiero.

LICURGO:                           Oíd,

               pues que licencia me dais.

 

                  Después que la Parca airada

               quitó en sus lustros primeros

               a Polidectes, mi padre,

               de la fuerte mano el cetro

               de la que hoy se llama Esparta,

               Lacedemonia otro tiempo,

               reino que en sus territorios

               incluye el Peloponeso,

               mi hermano mayor Eunomo

               sucedió, como en el reino,

               en la desdicha también

               de perderle en años tiernos.

               Yo, ignorando que en su esposa

               dejase oculto heredero,

               de su corona real

               preste el oro a mis cabellos;

               mas dentro de pocos meses

               el postumo infante el cielo

               al mundo dio, y yo leal

               a su cabeza el imperio.

               Fui legítimo tutor

               del rey mi sobrino, haciendo

               leyes, destruyendo abusos,

               dando castigos v premios;

               mas como el ardiente potro

               huye el no gustado freno,

               o como sacude el yugo

               el no domado becerro,

               los vasallos, que tenían

               antes más libres los cuellos,

               comenzaron a sentir

               de la rectitud el peso;

               pero yo, que prevenido

               y cauto, conocí en ellos

               impulsos de conspirar

               y privarme del gobierno,

               con ánimo de poder

               derogar mis justos fueros,

               volviendo a su libertad,

               pedí a un engaño el remedio;

               y fingiendo que en un caso

               de grande importancia al reino,

               iba a Pitia a consultar

               el oráculo de Febo,

               les pedi que me jurasen

               guardar mis justos decretos

               hasta que al suelo de Esparta

               volviese del sacro templo;

               que entonces les prometía

               hacer estatutos nuevos,

               y moderar a su gusto

               los rigurosos derechos.

               Ellos, que la brevedad

               consideraron del tiempo

               y del caso a que partía,

               juzgaron grande el provecho,

               fácilmente persuadidos,

               lo juraron, y con esto

               me partí; y llegando a Pitia,

               consultado el dios de Delos,

               me respondió que eran justas

               mis leyes, y sólo el tiempo

               que durasen duraría

               la tranquilidad del reino.

               Yo, atento al bien de mi patria,

               porque no salga, volviendo,

               de la obligación precisa

               que le puso el juramento,

               determiné no volver

               a verla jamás, haciendo

               con mi eterna ausencia

               en ella mis estatutos eternos.

               Esto me obligó a mudar

               el nombre, el traje y el suelo,

               y habitar en una aldea,

               para vivir más secreto.

               Éstos, señor, son mis casos.

               Ya habréis entendido de ellos

               cuán graves inconvenientes

               resultan de obedeceros.

               Cuidadosos los de Esparta

               me buscan, ya con intento

               de vengarse del engaño

               que los tiene tan opresos,

               ya con ansia de cumplir

               el solícito deseo

               de derogar mis sanciones

               sin romper su juramento.

               Si en Creta os sirvo, es forzoso

               que en acelerado vuelo

               las nuevas lleve la fama

               a los espartanos pueblos.

               Sabiéndolo, han de pediros

               que me entreguéis, y el hacerlo

               en vos fuera gran bajeza,

               y gran destruición en ellos.

               No hacerlo ha de desnudar

               la espada a Marte sangriento,

               porque han de intentar las armas

               lo que no alcancen los ruegos.

               Y así, de lo que intentáis

               para la paz de este imperio

               ha de resultar la guerra

               del espartano y el vuestro.

               Fuera de esto, si mi patria

               lleva tan mal mis decretos,

               ¿cómo sufrirá la vuestra

               las leyes de un extranjero?

               Porque los vasallos quieren

               rey activo, no supuesto,

               y siempre les es odioso

               legislador forastero.

               Y si los inconvenientes

               que mi lengua os ha propuesto

               son tan graves, los que faltan

               no me atemorizan menos;

               que es bien que sepáis,

               señor, si los futuros sucesos

               alcanza por las estrellas

               el humano entendimiento,

               que pronostican las mías

               que he de verme en tanto aprieto

               con un rey, que yo a las suyas, 

               él quede a mis manos muerto.

               En esto mismo conforman

               mil astrólogos que han hecho

               recto examen de su influjo

               en mi triste nacimiento;

               que esto me obligó también

               a que en el campo desierto,

               de las cortes habitase

               y de los reyes tan lejos.

               Ved, pues, si será cordura

               ponernos, señor, a riesgo

               de que en los dos ejecuten

               esta amenaza los cielos.

               Ved cuantas dificultades

               contradicen vuestro intento.

               Temedlas, pues sois humano,

               y evitadlas, pues sois cuerdo;

               que puesto que vos sois rey,

               y yo el que ha de obedeceros,

               a mí toca el dar avisos,

               y a vos el dar mandamientos;

               a mí proponer los daños,

               a vos poner los remedios;

               a mí toca el advertiros,

               y a vos toca el resolveros.

REY:           Honor de Lacedemonia,

               los inconvenientes veo

               que proponéis; mas a todos

               opongo el heroico pecho.

               Si los de Esparta intentaren

               cobraros, yo defenderos;

               que contra sus fuertes armas

               valor y soldados tengo.

               Ni temo que por la paz

               que alcanzar por vos pretendo,

               como decís, me amenace

               la guerra de entrambos reinos;

               que Febo lo ordena, y sabe

               lo que importa; y por lo menos

               es cierto este bien presente,

               y ese mal futuro, incierto.

               Que mis vasallos rehusen

               de un hombre extraño el gobierno

               no importa, pues es mi mano

               la que ha de tener el freno.

               Los astrólogos jüicios

               ni los estimo ni temo;

               que siempre he juzgado yo

               ilusorios sus agüeros.

               Y cuando la ciencia alcance

               alguna evidencia en ellos,

               a la razón justamente

               doy más poderoso imperio;

               que ni vuestra virtud puede

               mover contra vos mi acero,

               ni contra mí en vuestra sangre

               caber traidor pensamiento.

               Y cuando vuestras estrellas

               os inclinasen a efetos

               tan injustos, vos sois sabio,

               y el que ha merecido serlo

               es dueño de las estrellas;

               y así con razon resuelvo

               que sus más fuertes influjos

               os están a vos sujetos.

               Y en resolución, Apolo,     

               cuya ciencia, cuyo cetro,

               preconociendo, gobierna

               lo presente y venidero,

               así la paz me promete.

               Yo le obedezco, y le dejo,

               pues él gobierna las causas,

               a su cuenta los efetos.

LICURGO:       Escuchándoos he quedado

               con justa causa suspenso

               de que a mí me elija Apolo 

               para que a vos consejos;

               que según prudente os miro,

               que os eligiera os prometo,

               si trocáramos estados,

               para gobernar mi reino;

               y aunque a daños más enormes

               me arriesgara, ya los trueco

               gústosamente a la dicha

               de servir a un rey tan cuerdo.

 

Levántase

 

 

               Dadme la mano, pondréla    

               en mis labios, porque en ellos

               la señal dichosa imprima

               de leal vasallo vuestro.

 

Arrodillase

 

 

REY:           Yo os la doy, a mi fortuna

               tan obligado, que pienso

               que tomo agora con ella

               posesión del mundo entero.

LICURCO:       Yo os juro por cuantos dioses

               desde el Impíreo al Averno

 

Bésale la mano y levántase, y queda

en pie y descubierto

 

 

               rigen, de seros vasallo 

               leal, firme y verdadero.

REY:           Agora de la Fortuna

               un clavo a la rueda he puesto.

               Agora a Creta le he dado

               firme paz y nombre eterno.

               Gobernador general

               os hago, y en vos delego

               toda la soberanía

               que yo en mis vasallos tengo.

               Derogad costumbres, usos,    

               ordenanzas y decretos;

               juzgad causas, haced leyes,

               dad castigos y dad premios;

               y para daros en Creta

               la mayor honra que puedo,

               conmílite de mi efigie

               quiero, gran Licurgo, haceros.

              

A PALANTE

 

 

               Dadme una medalla.

 

Vase PALANTE

 

 

LICURGO:                            Honráis,

               como quien sois, a los vuestros.

 

Vuelve PALANTE con una salvílla y en ella una medalla como la

del REY y SEVERO, con su colonia; tómala el REY y arrodíllase

LICURGO

 

 

REY:           Con tal varón la milicia   

               de Creta ilustrar pretendo.

               Tres calidades publica

               esta señal en el pecho:

               sangre que goce de reyes

               el heroico parentesco;

               puro honor, cuyo cristal

               no haya enturbiado el aliento;

               y servicios que hayan sido

               en utilidad del reino.

               Ésta da jurisdición,

               da autoridad y respeto,

               y da superioridad

               en los nobles y plebeyos.

               Mas advertid que es preciso

               estatuto, que en sabiendo

               de los méritos, la sangre

               o el honor de algún defeto,

               o en incurriendo en infamia,

               o en caso de valer menos,

               con escarmiento afrentoso

               os la han de quitar del pecho.

               Esto supuesto, la efigie

               recebid.

LICURGO:                 Señor, teneos;

               que segun los institutos

               que referís, no merezco

               la insignia, pues hasta agora

               ningún servicio os he hecho;

               y no es bien, si a administrar

               vengo justicia, que el premio

               no merecido alcanzando,

               la quebrante yo el primero.

REY:           Haber querido servirme

               es hazaña que agradezco

               más que si por vos ganara

               con una vitoria un reino.

LICURGO:       Sólo os he dado hasta aquí

               un vasallo en mí, y ya de ello,

               con el rey que en vos me dais,

               premiado estoy con exceso.

               La estimación que de mí

               hacéis vos, no es para el pueblo

               satisfación, ni por ella

               prueba mis merecimientos;

               que habrán en Creta mil nobles

               dado a marciales aceros

               propria y enemiga sangre,

               sin alcanzar este premio;

               y no es bien, cuando intentamos

               ganar el común afecto,

               que yo por vos cause invidias,

               y vos por mi sentimientos. Y

               así es fuerza suplicaros

               que suspendáis este intento

               hasta que yo justifique

               a su ejecución los medios.

REY:           Mi voluntad, como en todo,

               también os resigno en esto;

 

Deja la medalla

 

 

               que pues por sabio os conozco,

               son leyes vuestros consejos.

LICURGO:       (Hasta que la mano corte           Aparte

               que dejó en mi rostro impreso

               mi agravio, no ha de adornar

               tan alta insignia mi pecho.)

REY:           Empezad pues a ejercer

 

Dale una sortija

 

 

               la potestad que os cometo.

               Éste es mi sello real;

               por él han de obedeceros.

               Cuatro cosas de mi parte

               os encargo: lo primero,

               que de darme desengaños

               no os acobarde el respeto;

               lo segundo, que no tengan

               exencion ni privilegio

               para vivir libremente

               mis crïados ni mis deudos;

               lo tercero, que a mujeres

               en sus flaquezas y yerros,

               y más si fueren casadas,

               miréis con piadoso pecho;

               lo cuarto, que a los ministros

               de justicia tan severo

               castiguéis, que den al mundo

               universal escarmiento;

               porque de todos estados

               públicos suplicios veo,

               y de éste jamás lo he visto,

               y persuadirme no puedo

               que de ello la causa sea

               ser todos justos y rectos;

               mas que, o ya en los superiores

               engendra el tratar con ellos

               amistad, y disimulan

               con la afición sus excesos,

               o ellos también son injustos,

               y con recíprocos miedos,

               porque callen sus delitos,

               no castigan los ajenos.

LICURGO:       Lo que me encargáis, señor,

               cumpliré.

REY:                     Empezad con esto

               a mandar; que vos sois rey,

               y yo fui privado vuestro.

 

Vanse el REY, PALANTE y SEVERO

 

 

TELAMÓN:          En fin, ¿no eres ya Lacón,

               sino Licurgo?

LICURGO:                      Yo soy

               ya Licurgo, y tú desde hoy

               vuelves a ser Telamón.

TELAMÓN:          ¿Puédote dar parabién

 

               de tan súbita privanza?

LICURGO:       ¡Ay de mi! Que esta mudanza,

               amigo, no es para bien.

TELAMÓN:          ¿Aun amas la soledad?

LICURGO:       Mayor pena me importuna;

               y pues en cualquier fortuna

               me fue firme tu amistad,

                  no es exceso que te cuente,

               Telamón, mis nuevos males;

               que si bien pasiones tales

               debe encubrir el prudente,

                  si ellas me vencen, verás

               que las tuve en su vitoria;

               si las venzo, de la gloria

               de ello testigo serás.

                  ¿Conoces este retrato?

 

Muéstrale uno

 

 

TELAMON:       Éste es el mismo, señor,

               que llevaba tu ofensor.

LICURGO:       Pues por éste llamo ingrato

                  al tiempo; éste es de mi mal

               la nueva ocasión crüel.

TELAMÓN:       ¿Cómo?

LICURGO:              ¿Conoces por él

               su divino original?

TELAMÓN:          Paréceme...

LICURGO:                      ¿Cómo dudas

               en conocer que es Dïana

               la que da luz soberana

               y lengua a estas sombras mudas?

TELAMÓN:          Digo, señor, que es así;

               mas vive tan retirada,

               tan secreta y recatada,

               que sola una vez la vi,

                  aunque te hospeda en su casa.

LICURGO:       Ella, pues, es la ocasión

               que con nueva confusión

               ya me hiela y ya me abrasa.

TELAMON:          ¿Qué me dices? Que a tu labio

               niega crédito el oído.

               ¿Tú enamorado?

LICURGO:                       Perdido.

TELAMÓN:       Pues, ¿de qué sirve ser sabio,

                  si no vence tu cordura

               esa pasión que te ciega?

LICURGO:       ¡Ay, Telamón! Cuando llega

               la pasión a ser locura,

                  pierde su imperio el saber;

               que falta al entendimiento

               la razón, y no esta exento

               el sabio de enloquecer.

                  Mira cuál es la mudanza

               de mi estado, que mi honor

               oprime de mi ofensor

               la no alcanzada venganza;

                  y no contentos los cielos

               de que me aflija mi injuria,

               a mi corazón la furia

               añade de amor y celos.

                  De la que adoro el retrato

               llevaba el que me ha ofendido,

               señal de que no le ha sido

               el original ingrato.

                  ¡Juzga, pues, cuál estará

               un noble pecho agraviado,

               celoso y enamorado!

               ¡Qué bien a Creta dará

                  leyes justas quien sujeto

               vive a tan fuertes pasiones!

TELAMÓN:       Sí; mas tales ocasiones

               son el toque de un discreto.

                  Y advierte que yo imagino

               que esto que así te entristece,

               es en lo que favorece

               más tu intención el destino,

                  pues con esto te mostró

               senda conocida y llana

               para saber de Dïana

               quién es el que te ofendió.

LICURGO:          Si; mas ese medio, piensa

               que puede dañarme a mí,

               pues Dïana podrá así

               venir a saber mi ofensa;

                  y no será acuerdo sabio

               intentarlo, porque quiero

               que se publique primero

               la venganza que el agravio;

                  demas de que será error

               mis deseos declarar

               hasta saber qué lugar

               goza en ella mi ofensor.

                  Pero ya mi pensamiento

               halló un remedio.

TELAMÓN:                       ¿Qué cosa

               puede haber dificultosa

               a tu claro entendimiento?

LICURGO:          La venganza que deseo

               alcanzaré, y de Dïana

               la belleza soberana

               será de mi amor trofeo.

                  Si por tales casos voy

               precipitado a la muerte,

               yo no voy, no; que mi suerte

               es de quien forzado soy.

                  Y si de ella violentados

               mis pies, dan erradas huellas

               vencer puede las estrellas

               el sabio, mas no los hados.

 

Vanse los dos.  Salen SEVERO, con una carta, DIANA

y MARCELA

 

 

SEVERO:           Tu hermano me escribe aqui

               que el retrato que llevó

               tuyo, Dïana, perdió

               en el camino; y así

                  para que pueda tratar

               tu casamiento, es forzoso

               que de tu trasunto hermoso

               el pincel se vuelva a honrar.

DIANA:            Manda avisar al pintor.

SEVERO:        Ruego a los dioses que de él

               haga el oficio el pincel,

               más que de Apeles, de amor.

 

Vase SEVERO

 

 

 

DIANA:            Y yo que me pinte fea,

               pues por otro amante muero,

               y será el pintor primero

               que agraviando lisonjea.

                  ¿Qué dices, Marcela mía,

               de mi desdicha?

MARCELA:                       ¡Ay de mi!

DIANA:         ¿No respondes, prima? Di,

               ¿qué fiera melancolía

                  te aflige? ¿A mí la pasión

               me ocultas que te lastima?

               ¿De cuándo aca no es tu prima

               dueño de tu corazón?

MARCELA:          ¡Ay, Dïana! Que ya es tal

               el incendio que hay en mí,

               que al mundo, no sólo a ti,

               será notorio mi mal.

                  ¡Nunca hubiera la invención

               de tu padre hallado medio

               de traer en el remedio

               de Creta mi perdición!

                  Este Licurgo prudente,

               éste, cuyo nombre y fama

               hallo ya con lenta llama

               dispuesto mi pecho ardiente,

                  tan del todo me ha rendido

               con la vista, que me veo

               sin fuerza contra el deseo,

               sin valor para el olvido.

DIANA:            No te aflijas.  Rostro hermoso,

               talle, calidad y honor

               tienes; con que él de tu amor

               se tendrá por venturoso.

MARCELA:          Si la suerte es importuna,

               no sirve para alcanzar,

               merecer; que en un altar

               están Amor y Fortuna.

                  Si hubiera yo visto en él

               un indicio de esperanza,

               no quisiera más bonanza

               en tempestad tan crüel.

                  Mas es sin fruto poner

               mis méritos a sus ojos;

               que o no entiende mis enojos,

               o no los quiere entender.

DIANA:            Declárale tus pasiones.

MARCELA:       No he de incurrir en tal mengua;

               que a lo que dice tu lengua

               contradicen tus acciones.

                  Yo te he visto enamorada

               tan recatada, que fuera,

               aunque por mí no lo hiciera,

               por ti sola recatada.

                  Callando el mal que padezco,

               me pienso, prima, vencer,

               contenta sólo con ver

               lo que alcanzar no merezco.

                  Y asi aumenta mis enojos

               saber que se ha de mudar

               hoy a palacio, y privar

               de su presencia mis ojos.

                  Mas él viene.

DIANA:                         Si tú quieres,

               yo le diré tu dolor.

MARCELA:       sabes bien del amor

               el imperio en las mujeres;

                  yo te he declarado ya

               mis amorosas fatigas;

               no pido que se las digas,

               pero no me pesará.

 

Vase MARCELA.  Sale LICURGO

 

 

LICURGO:          De vuestro padre, Dïana,

               supe que mandáis llamar

               un pintor para ilustrar

               con vuestra luz soberana

               sus sombras; y como gana

               tanto en ello la color,

               pincel y mano, el pintor,

               indignamente dichoso,

               ha hallado en mí un envidioso,

               de tal bien competidor.

                  Y así, traigo permisión

               de Severo para ser

               yo quien merezca ofender

               esa rara perfeción;

               que si en vuestra formación

               excedió Naturaleza

               su poder y su destreza,

               ni ella misma se igualara

               cuando a la vuestra intentara

               igualar otra belleza.

 

Sale MARCELA al paño, escuchando

 

 

MARCELA:          (¡No fuera yo tan dichosa,       Aparte

               que esto me dijera a mí!

               ¡Apenas amante fui,

               cuando empiezo a estar celosa!)

DIANA:         Ya me tengo por hermosa,

               pues retratarme queréis.

               Mas decidme, ¿vos sabéis

               el arte de la pintura?

LICURGO:       Pronosticó mi ventura

               este suceso que veis;

                  y como costumbre ha sido

               de las personas reales

               en ejercicios iguales

               gastar el tiempo perdido;

               yo, que de Esparta he nacido

               infante, al pincel le di

               las horas que no perdí,

               pues si en ello consumiera

               un siglo, aun no mereciera

               el rato que logro aquí;

                  y así, señora, he enviado

               por pinceles y colores.

DIANA:         Cuando las cosas mayores

               del reino os han encargado,

               ¿perderéis tiempo ocupado

               en esta facción liviana?

LICURGO:       Ni siempre ha de estar, Dïana,

               tirante al arco la cuerda,

               ni hay tiempo que no se pierda,

               sino el que con vos se gana.

MARCELA:          (¿Hay tormentos más crueles?)  Aparte

 

Sale TELAMÓN, con recado de pintar

 

 

TELAMÓN:       Como mandaste, señor,

               he traído de un pintor

               los colores y pinceles.

LICURGO:       Si de Timantes y Apeles,

               Protógenes y Aceseo

               los trujeras, aquí creo

               que no osaran linear,

               porque aun no puede igualar

               a la verdad el deseo.

 

Hablan aparte TELAMÓN y LICURGO

 

 

 

TELAMÓN:          Ya te has puesto en la estacada.    

               ¿Qué intentas? ¿Cómo saldrás

               de ello airoso, si jamás

               has dado una pincelada?

LICURGO:       La invención tengo pensada.

               Hoy pretendo averiguar

               quién me ofendió, y quien llevar

               su retrato mereció;

               y pues que le tengo yo,

               con él la pienso engañar.

 

A DIANA

 

 

                  Tomad asiento, Dïana,

               y un rato prestad paciencia,

               y a la vista la licencia

               que por el oficio gana;

               y pues de tan soberana

               hermosura al resplandor

               me atrevo, diré mejor,

               si en vos miro un sol divino

               que de águila me examino

               mucho más que de pintor.

DIANA:            Ya, Licurgo, poco fiel    

               mi retrato considero,

               si ha de ser tan lisonjero

               como la lengua el pincel.

LICURGO:       Antes yo, cuando con él

               emprendo tan gran locura,

 

Asíéntanse

 

 

               porque de beldad tan pura

               mejor dibuje los rayos,

               doy primero estos ensayos

               con la voz a la pintura.

DIANA:            Comience, pues, la destreza

               del pincel a bosquejar;

               que yo os lo quiero pagar,

               pintándoos otra belleza,

               a quien la naturaleza

               con perfeción celestial

               ha dado desdicha tal,

               que amante vuestra, procura

               que en vos haga mi pintura

               lo que no su original.

 

Hace LICURGO que la retrata

 

 

LICURGO:          (Ésta es sin duda Marcela,     Aparte

               en cuyos ojos he visto

               sentimientos que resisto.)

               No la pintéis; que recela

               mi mano, cuando os pincela,

               ofender vuestra hermosura;

               que si de ajena figura

               atiendo a la relación,

               dará la imaginación

               colores a la pintura.

MARCELA:          (¿Aun este medio el Amor         Aparte

               no me concede? ¡Ay de mí!

               Quitarme quiero de aquí

               por no ver más mi dolor.

 

Vase MARCELA

 

 

DIANA:         (Cerró esta puerta el rigor;           Aparte

               ventura, tiempo y lugar

               puede Marcela aguardar;

               que es oficio el ser tercero

               de discretos, y no quiero

               ser necia yo en porfïar.)

                  ¿Qué es esto?  ¿En qué os suspendéis?

LICURGO:       Pesaroso y ofendido

               de no haberos advertido

               lo que más estimaréis.

               Aunque mujer, bien sabréis

               que a las estrellas sujetos,

               les resultan los efetos

               a las humanas acciones

               según las disposiciones

               de sus mudables aspetos.

                  Y así, por mas agradaros

               yo, que sus movimientos,

               saber quisiera qué intentos

               os mueven a retrataros;

               que puedo al dibujo daros

               en tal signo y hora tal,

               que obligue a quereros mal

               sólo el verlo; y en tal punto,

               que quien mirare el trasunto

               adore el original.

TELAMÓN:          (A averiguar su intención         Aparte

               cuerdamente la ha guïado.)

DIANA:         Si pudiera mi cuidado

               declararos...

TELAMÓN:                  (Telamón             Aparte

               estorba en esta ocasión:

               solos los quiero dejar.

 

Vase TELAMÓN

 

 

LICURGO:       Bien os podéis declarar.

               Solos estamos; y aquí

               es hacerme ofensa a mí,

               y daño a vos, el callar.

DIANA:            Siendo quien sois, mi intención,

               Licurgo, fïar os puedo,

               demás que me quita el miedo

               ser tan fundado en razón.

               De mi padre es pretensión

               darme un esposo extranjero

               que no conozco; y yo muero,

               viendo que fuerza ha de ser

               a quien no he visto querer,

               y entregarme a quien no quiero.

                  Mi hermano Teón partió

               a efetüar el contrato

               que aborrezco, y mi retrato

               para este intento llevó.

               Escribe que le perdió

               en el camino, y envía

               por otro, y así, querría

               que en él pongáis fuerza tal,

               que a no amar su original

               obligue la imagen mía.

LICURGO:          (¿Que su hermano fue el autor    Aparte

               de mi afrenta? ¡Santos cielos!

               ¿Cuando escape de mis celos

               doy en desdicha mayor?

               ¿Que es hermano mi ofensor

               de mi querida Dïana?

               ¿Hay suerte más inhumana?

               Mas ya es fuerza, corazón.

               Yo he de matar a Teón,

               y he de gozar a su hermana.)

                  ¿Es Teón un joven fuerte,

               airoso y robusto?

DIANA:                            Sí.

LICURGO:       En el camino le vi.

               Ah, dioses! Cierta es mi muerte. Aparte

               Cese el retrato).  La suerte

 

Levántanse

 

 

               por las estrellas, primero

               que le colores, quiero

               consultar; que he perder

               yo la vida, o no ha de ser

               vuestro esposo el extranjero.

DIANA:            El bosquejo me enseñad.

LICURGO:       No será intento discreto,

               pues aun después de perfeto,

               ofenderá esa beldad;

               antes, pues a la verdad

               no ha de igualar, fuera acción

               más cuerda que a imitación

               de Timantes, mi pincel

               le pusiera el velo que él

               al rostro de Agamenón.

                  A solas retocaré

               el dibujo, y no os espante;

               que en viendoos, al mismo instante

               en el alma os retraté,

               y trasuntaros podré,

               después que una vez os vi,

               mejor que de vos, de mí;

               que a vos puede el tiempo ingrato

               midaros, y no al retrato

               que en mi memoria imprimí.

DIANA:            ¡Qué bien sabe vuestro labio

               hacer lisonja! Si todo

               lo sabéis del mismo modo,

               justamente os llaman sabio.

LICURGO:       Advertid que hacéis agravio

               con eso a vuestra beldad.

DIANA:         Adiós, Licurgo, y mirad

               que espero alegre y segura

               que ha de ser vuestra pintura

               medio de mi libertad.

LICURGO:          Yo lo haré, como al que hacello

               la vida importa.

DIANA:                           ¿La vida?

LICURGO:       Juzgarla podéis perdida,

               si yo no salgo con ello.

DIANA:         Pues error será emprendello.

LICURGO:       El desistir no es valor.

DIANA:         Perderos será peor.

LICURGO:       Por ganaros lo pretendo.

DIANA:         Basta; que vais excediendo

               los límites de pintor.

 

FIN DEL ACTO SEGUNDO


«»

Best viewed with any browser at 800x600 or 768x1024 on Tablet PC
IntraText® (VA1) - Some rights reserved by Èulogos SpA - 1996-2009. Content in this page is licensed under a Creative Commons License