Juan Ruiz de Alarcón
El examen de maridos

ACTO PRIMERO

Enlaces a las concordancias:  Normales En evidencia

Link to concordances are always highlighted on mouse hover

ACTO PRIMERO

 

Salen Doña INÉS, de luto, y MENCÍA

 

MENCÍA:           Ya que tan sola has quedado                [redondillas]

               con la muerte del Marqués

               tu padre, forzoso es,

               señora, tomar estado;

                  que en su casa has sucedido,              

               y una mujer principal

               parece en la corte mal

               sin padres y sin marido.

INÉS:             Ni más puedo responderte,

               ni puedo más resolver,                       

               de que a mi padre he de ser

               tan obediente en la muerte

                  como en la vida lo fui;

               y con este justo intento

               aguardo su testamento                        

               para disponer de mí.

 

Sale BELTRÁN de camino

 

 

BELTRÁN::          Dame, señora, los pies.

INÉS:          Vengas muy en hora buena,

               Beltrán, amigo.

BELTRÁN:                       La pena

               de la muerte del Marqués,                    

                  mi señor, que esté en la gloria,

               me pesa de renovarte,

               cuando era bien apartarte

               de tan funesta memoria;

                  mas cumplo lo que ordenó                  

               cercano al último aliento:

               en lugar de testamento

               este pliego me entregó,

                  sobrescrito para ti.

 

Dale un pliego

 

 

INÉS:          A recebirle, del pecho                       

               sale, en lágrimas deshecho 

 

Abre el pliego

 

 

               el corazón. Dice así:    

 

Lee

 

                  "Antes que te cases, mira lo que haces."

 

MENCÍA:           ¿No dice más?

INÉS:                            No, Mencía.

BELTRÁN:       Su postrer disposición

               cifró toda en un renglón.                    

INÉS:          ¡Ay, querido padreFía

                  que no exceda a lo que escribes

               mi obediencia un breve punto,

               y que aun después de difunto

               presente a mis ojos vives.                   

                  Y vos, si el haber nacido

               en mi casa, y si el amor

               que del Marqués, mi señor,

               habéis, Beltrán, merecido;

                  si la firme confïanza                     

               con que en vuestra fe y lealtad

               resignó su voluntad

               aseguran mi esperanza,

                  sed de mi justa intención

               el favorable instrumento,                    

               con que de este testamento

               disponga la ejecución.

                  Sólo de vuestra verdad

               he de fïar el efeto;

               y la elección del sujeto,                    

               a quien de mi libertad

                  entregue la posesión,

               de vos ha de proceder,

               y obligarme a resolver

               sola vuestra información.                    

BELTRÁN:          No tengo que encarecerte

               mi obligación y mi fe,

               pues ellas, según se ve,

               son las que pueden moverte

                  a hacerme tu consejero.                   

INÉS:          Venid conmigo a saber,

               Beltrán, lo que habéis de hacer;

               que eligir esposo quiero

                  con tan atentos sentidos

               y con tan curioso examen                     

               de sus partes, que me llamen

               el "examen de maridos."

 

Vanse don FERNANDO y el conde

CARLOS

 

 

FERNANDO:         Pensar que sólo sois vos

               dueño de su voluntad,

               y, según vuestra amistad,                    

               una alma vive en los dos,

                  de vos me obliga a fïar

               y pediros una cosa,

               que, por ser dificultosa,

               podréis vos sólo alcanzar.                   

CARLOS:           Si como habéis entendido,

               don Fernando, esa amistad,

               conocéis la voluntad

               con que siempre os he servido,

                  seguro de mí os fiáis,                    

               pues ya, según mi afición,

               sólo con la dilación

               puede ser que me ofendáis.

FERNANDO:         Ya pues, Conde, habréis sabido

               que el Marqués a Blanca adora              

CARLOS:        De vos, don Fernando, agora

               solamente lo he entendido.

FERNANDO:         Negaréislo como amigo

               y secretario fïel

               del Marqués.

CARLOS:                     Jamás con él                    

               he llegado, ni él conmigo,

                  a que de tales secretos

               partícipes nos hagamos;

               o sea porque adoramos

               tan soberanos sujetos,                       

                  que, con darle a la amistad

               nombre de sacra y divina,

               aun no la juzgamos digna

               de atreverse a su deidad;

                  o porque el celo y rigor                  

               de esta amistad es tan justo,

               que niega culpas del gusto

               y delitos del amor;

                  o porque de ese cuidado

               vivimos libres los dos,                      

               y en lo que os han dicho a vos

               acaso os han engañado.

FERNANDO:         No importa para el intento

               haberlo sabido o no;

               ser así y saberlo yo                         

               es la causa y fundamento

                  que me obligó a resolverme

               a que de vuestra amistad,

               nobleza y autoridad

               en esto venga a valerme.                     

                  Y así, supuesto, señor,

               que si el Marqués pretendiese

               que Blanca su esposa fuese,

               no me encubriera su amor,

                  pues, si sus méritos son                  

               tan notorios, se podría

               prometer que alcanzaría

               por concierto su intención;

                  de aquí arguyo que su amor

               sólo aspira a fin injusto,                   

               y quiere alcanzar su gusto

               con ofensa de mi honor.

                  Vos, pues, de cuya cordura,

               grandeza y valor confío,

               remediad el honor mío                         

               y corregid su locura;

                  que en los dos evitaréis

               con esto el lance postrero,

               pues lo ha de hacer el acero

               si vos, Conde, no lo hacéis.                 

CARLOS:           Fernando, bien sabéis vos

               que, por no sujeto a ley

               el amor, le pintan rey,

               niño, ciego, loco y dios.

                  Y así, en este caso, yo,                  

               si he de hablar como discreto,

               el intentarlo os prometo,

               pero el conseguirlo no;

                  que por locura condeno

               que se prometa el valor                      

               ni poder más que el Amor,

               ni asegurar hecho ajeno.

                  Mas esto sólo fïad,

               pues de mí os queréis valer:

               que el Marqués ha de perder                  

               o su amor o mi amistad.

FERNANDO:         Esa palabra me anima

               a pensar que venceréis;

               que lo que vos valéis

               y lo que él os estima.                    

CARLOS:           No admite comparación

               nuestra amistad; mas yo sigo

               en las finezas de amigo

               las leyes de la razón:

                  en esto la tenéis vos,                    

               y de vuestra parte estoy.  

FERNANDO:      Seguro con eso voy.

CARLOS:        Dios os guarde.

FERNANDO:                     Guárdeos Dios.

 

Vase don FERNANDO. Salen el MARQUÉS y

OCHAVO

 

 

OCHAVO:           Él es un capricho extraño.

MARQUÉS:       ¿Examen hace, curiosa,                       

               de pretendientes?

OCHAVO:                         ¡Qué cosa

               para los mozos de hogaño!

MARQUÉS:          Conde...

CARLOS:                    Marqués...

MARQUÉS:                             Escuchad

               el más nuevo pensamiento

               que en humano entendimiento                  

               puso la curiosidad.

CARLOS:           Decid.

 

A OCHAVO

 

 

MARQUÉS:               Vuelve a referirlo

               con todas sus circunstancias.

OCHAVO:        Perdonad mis ignorancias,

               pues de mí queréis oírlo.                    

                  La sin igual doña Inés,                    [romance]

               a cuyas divinas partes

               se junta ya el ser marquesa

               por la muerte de su padre,

               abriendo su testamento,                      

               con resolución de darle

               el cumplimiento debido

               a postreras voluntades,

               halló que era un pliego a ella

               sobrescrito y que no trae                    

               más que un renglón todo él,

               en que le dice su padre,

               "Antes que te cases, mira lo que haces."      [sin n.]

               Puso en ella este consejo

               un ánimo tan constante

               de ejecutarlo, que intenta                   

               el capricho más notable

               que de romanas matronas

               cuentan las antigüedades

               Cuanto a lo primero, a todos,

               gentileshombres y pajes                      

               y crïados de su casa,

               orden ha dado inviolable

               de que admitan los recados,

               los papeles y mensajes

               de cuantos de su hermosura                   

               pretendieran ser galanes

               Con esto, en un blanco libro,

               cuyo título es "Examen

               de maridos," va poniendo

               la hacienda, las calidades,                  

               las costumbres, los defetos

               y excelencias personales

               de todos sus pretendientes,

               conforme puede informarse

               de lo que la fama dice                       

               y la inquisición que hace

               Estas relaciones llama

               "consultas", y "memoriales"

               los billetes, y "recuerdos"

               los paseos y mensajes.                       

               Lo primero, notifica

               a todo admitido amante

               que sufra la competencia

               sin que el limpio acero saque;

               y al que por esto, o por otro                

               defeto, una vez borrare

               del libro, no hay esperanza

               de que vuelva a consultarle

               Declara que amor con ella

               no es mérito, y sólo valen,                  

               para obligar su albedrío,

               proprias y adquiridas partes;

               de manera que ha de ser,

               quien a su gloria aspirare,

               por elección venturoso,                      

               y eligido por examen.

CARLOS:        ¡Extraña imaginación!

MARQUÉS:       ¡Paradójico dislate!

OCHAVO:        ¡Caprichoso desatino!

CARLOS:        (¡Ah, ingrata! ¿Qué novedades    Aparte       240

               inventas para ofenderme,

               y trazas para matarme?

               ¿Qué me ha de valer contigo,

               si tanto amor no me vale?

               ¿Posible es, crüel, que intentes,             245

               contra leyes naturales,

               que sin amor te merezcan

               y que sin celos te amen?)

MARQUÉS:       Ya, con tan alta ocasión,

               imagino en los galanes                       

               de la corte mil mudanzas

               de costumbres y de trajes.

CARLOS:        La fingida hipocresía,

               la industria, el cuidado, el arte

               a la verdad vencerán.                        

               Más valdrá quien más engañe

               Ochavo, déjanos solos,

               que tengo un caso importante

               que tratar con el Marqués.

OCHAVO:        Si es importante, bien haces                 

               en ocultarlo de mí,

               que cualquiera que fïare

               de crïados su secreto,

               vendrá a arrepentirse tarde.

 

Vase OCHAVO

 

 

MARQUÉS:       Cuidadoso espero ya                          

               lo que tenéis que tratarme.

CARLOS:        Retóricas persuasiones

               y proemios elegantes

               para pedir, son ofensas

               de las firmes amistades;                     

               y así, es bien que brevemente

               mi pensamiento os declare

               De don Fernando de Herrera

               la noble y antigua sangre,

               ni puede nadie ignorarla                     

               ni ofenderla debe nadie;

               y el que es mi amigo, Marqués,

               no ha de decirse que hace

               sinrazón, mientras un alma

               ambos pechos informare.                      

               Una de tres escoged:

               o no amar a Blanca, o darle

               la mano, o dejar de ser

               mi amigo por ser su amante

MARQUÉS:       Primero que me resuelva                      

               en un negocio tan grave,

               los celos de mi amistad,

               que al encuentro, Conde, salen,

               me obligan a que averigüe

               mis quejas y sus verdades.                   

               ¿Cómo, si de ajena boca

               supistes que soy amante

               de Blanca, no tenéis celos

               de que de vos lo ocultase?

CARLOS:        Porque los cuerdos amigos                    

               tienen razón de quejarse

               de que la verdad les nieguen,

               mas no de que se la callen;

               y así, de vuestro silencio

               no he formado celos, antes                   

               os estoy agradecido,

               que presumo que el callarme

               vuestra afición fue recelo

               de que yo la reprobase,

               porque no consienten culpas                  

               las honradas amistades

               Y así, Marqués, resolveos

               a olvidalla o a olvidarme,

               que la razón siempre a mí

               me ha de tener de su parte.                  

MARQUÉS:       Puesto, Conde, que el más rudo

               el imperio de Amor sabe,

               con vos, que prudente sois,

               no trato de disculparme

               Dar la mano a doña Blanca                    

               no es posible, sin que pase

               el mayorazgo que gozo

               al más cercano en mi sangre;

               que obliga de su erección

               un estatuto inviolable                       

               a que el sucesor elija

               esposa de su linaje

               Yo, pues, antes de escucharos,

               viendo estas dificultades,

               procuraba ya remedios                        

               de olvidarla y de mudarme;

               y ha sido el mandarlo vos

               el mayor, pues es tan grande

               mi amistad, que lo imposible

               por vos me parece fácil.                     

CARLOS:        Supuesto que no hay finezas

               que a la vuestra se aventajen,

               os las promete a lo menos

               mi agradecimiento iguales

               Y adiós, Marqués, porque quiero              

               dar al cuidadoso padre

               de Blanca esta feliz nueva.

MARQUÉS:       Bien podéis asegurarle

               que no hará la muerte misma

               que esta palabra os quebrante               

CARLOS:        Cuando no vuestra amistad,

               me asegura vuestra sangre.

 

VanseSalen el conde CARLOS y el conde ALBERTO,

por una parte, y por otra el conde don JUAN

 

 

JUAN:             ¡Conde!

ALBERTO:                 ¡Don Juan!

JUAN:                               Con hallaros             [redondillas]

               en esta casa me dais

               indicios de que intentáis                    

               de marido examinaros.

ALBERTO:          Dado que no tengo amor,

               por curiosidad deseo

               de este examen de himeneo

               ser también competidor.                      

                  Mas lo que pensáis de mí

               por el lugar en que estoy,

               de vos presumiendo voy,

               pues también os hallo aquí.

JUAN:             Siendo en tan alta ocasión                

               de méritos la contienda,

               pienso que quien no pretenda

               perderá reputación.

 

Sale don GUILLÉN

 

 

GUILLÉN:          ¡Copiosa está de guerreros

               la estacada!

ALBERTO:                   ¡Don Guillén!                    

               ¿Sois opositor también?

GUILLÉN:       Con tan nobles caballeros,

                  si es que aspiráis a eligidos,

               fuerza es probar mi valor;

               que si es tal el vencedor,                   

               no es deshonra ser vencidos.

ALBERTO:          ¡Que en novedad tan extraña

               diese la Marquesa hermosa!

GUILLÉN:       Por ella será famosa

               eternamente en España.                       

JUAN:             Al fin, quiere voluntades

               a la usanza de Valencia;

               que sufran la competencia

               sin celos ni enemistades

ALBERTO:          Nueva Penélope ha sido.                   

 

Sale OCHAVO

 

 

OCHAVO:        (¡Plega a Dios no haya en la corte            Aparte

               algún Ulises que corte

               en cierne tanto marido!)

JUAN:             Beltrán sale aquí.

ALBERTO:                            Y él es,

               según he sido informado,                     

               el secretario y privado

               de la hermosa doña Inés.

OCHAVO:           Y a fe que es del tiempo vario

               efecto bien peregrino

               que, no siendo vizcaíno,                     

               llegase a ser secretario.

 

Sale BELTRÁN

 

 

BELTRÁN:          (Al cebo de doña Inés        Aparte

               pican todos, que es gran cosa

               gozar de mujer hermosa

               y un título de marqués.)                     

ALBERTO:          Señor Beltrán, la intención

               de la Marquesa, que ha dado,

               como a los pechos cuidado,

               a la fama admiración,

                  causa el concurso que veis;               

 

Quiere darle un papel

 

 

               mis partes y calidades

               son éstas, y son verdades

               que presto probar podréis.

JUAN:            Éste mis partes refiere.

 

Quiere darle otro papel

 

 

BELTRÁN:       La Marquesa mi señora                        

               saldrá de su cuarto agora;

               que veros a todos quiere.

                  A ella dad los memoriales;

               porque informarse procura

               de la voz, la compostura,                    

               y las partes personales

                  de cada cual por sus ojos.

OCHAVO:        Es prudencia y discreción

               no entregar por relación

               tan soberanos despojos.                      

BELTRÁN:          Ella sale.

 

Compónense todos

 

 

OCHAVO:                       (Gusto es vellos    Aparte

               cuidadosos y afectados,

               compuestos y mesurados,

               alzar bigotes y cuellos.

                  Parécenme propriamente,                   

               en sus aspectos e indicios,

               los pretendientes de oficios,

               cuando ven al Presidente.

                  Mas, por Dios, que es la crïada

               como un oro.)

 

Salen Doña INÉS y MENCÍA

 

 

                              ¡Oye, doncella              

MENCÍA:        ¿Qué quiere?

OCHAVO:                     El amor por ella

               me ha dado una virotada.

MENCÍA:           Aun bien que hay en el lugar

               albéitares.

OCHAVO:                    Pues, traidora,

               ¿tan bestia es el que te adora,              

               que albéitar le ha de curar?

ALBERTO:          Puesto que el alma confiesa

               que no hay méritos humanos

               que a los vuestros soberanos

               igualen, bella Marquesa,                     

                  si alguno ha de poseeros,

               hacer esto es competir

               con todos, no presumir

               que he de poder mereceros;

                  y a este fin he reducido                  

               mis partes a este papel,

               humilde como fïel.

 

Dale un memorial

 

 

INÉS:          (¡Qué retórico marido!)        Aparte

                  Yo atenderé como es justo

               a vuestros méritos, Conde.                   

OCHAVO:        (Como rey, por Dios, responde;      Aparte

               ella es loca de buen gusto.)

JUAN:             Yo soy, señora, don Juan

               de Guzmán.  Aquí veréis

 

Dale un papel

 

 

               lo demás, si en mí queréis                   

               más partes que ser Guzmán.

INÉS:             (¡Qué amante tan enflautado!)     Aparte

               Yo lo veré.

OCHAVO:                    (¡Linda cosa            Aparte

               la voz sutil y melosa

               en un hombre muy barbado!)                   

GUILLÉN:          Don Guillén soy de Aragón,

               que si por amor hubiera

               de mereceros, ya fuera

               mi esperanza posesión.

 

Dale un memorial

 

 

                  Éste os puede referir                     

               mis méritos verdaderos,

               pocos para mereceros,

               muchos para competir.

INÉS:             (¡Qué meditada oración!)      Aparte

               Yo veré el papel.

OCHAVO:                            (¡Qué bien    Aparte      460

               trajo el culto don Guillén

               la tal contraposición!)

INÉS:             Con vuestra licencia, quiero

               retirarme.

ALBERTO:                  Loco estoy.

 

Vase

 

 

JUAN:          Libre vine y preso voy.                      

 

Vase

 

 

GUILLÉN:       Por vos vivo y sin vos muero.

 

Vase

 

 

INÉS:             Tened esos memoriales.

 

Dalos a BELTRÁN

 

 

               Mas, ¿qué busca este mancebo?

OCHAVO:        Por ver capricho tan nuevo

               me atreví a vuestros umbrales              

                  y aunque de esta mocedad

               y paradójico intento

               os alabe el pensamiento,

               tengo una dificultad,

                  y es que en vuestros pretensores           475

               me han dicho que examináis

               lo visible, y no tratáis

               de las partes interiores,

                  en que muchas veces vi

               disimulados engaños,                         

               que causan mayores daños

               al matrimonio; y así

                  quiero saber qué invención

               o industria pensáis tener,

               o qué examen ha de haber                     

               para su averiguación.

INÉS:             ¿No hay remedio?

OCHAVO:                            Uno de dos

               en dificultad tan nueva:

               recebir la causa a prueba,

               o encomendárselo a Dios.                     

INÉS:             De buen gusto es la advertencia.

               ¿Queréis otra cosa aquí?

OCHAVO:        Un nuevo amante, por mí,

               Marquesa, os pide licencia

                  para veros e informaros                   

               de sus méritos; que puesto

               que a todos la dais, en esto

               quiere también obligaros.

INÉS:             ¿Quién es?

OCHAVO:                       Señora, el Marqués

               vuestro deudo.

INÉS:                         Ya ha ofendido                

               su valor, pues ha pedido

               lo que a todos común es.

OCHAVO:           Tiene el ser desconfïado

               de discreto; y le parece,

               Marquesa, que aun no merece                  

               ser de vos examinado.

INÉS:             Pues yo no sólo le doy

               licencia, pero juzgara

               por agravio que no honrara

               el examen.

OCHAVO:                   Pues yo voy                       

                  con nueva tan venturosa;

               y tanto vos lo seáis,

               pues cual sabia examináis,

               que no elijáis como hermosa.

 

Vanse doña INÉS y BELTRÁN

 

 

                  Y tú, enemiga, haz también                

               un examen; y si acaso

               te merezco, pues me abraso,

               trueca en favor el desdén.

MENCÍA:           ¿Bebe?

OCHAVO:                  Bebo.

MENCÍA:                       ¿Vino?

OCHAVO:                              Puro.

MENCÍA:        Pues ya queda reprobado;                     

               que yo quiero esposo aguado.

 

Vase

 

 

OCHAVO:        ¡Escucha!  En vano procuro

                  detenerla. ¡Bueno quedo!

               ¡Vive Dios, que estoy herido

               Pero si mi culpa ha sido                     

               beberlo puro, bien puedo

                  no quedar desesperado

               Aguado soy, que aunque puro

               siempre beberlo procuro,

               siempre al fin lo bebo aguado              

                  pues todo, por nuestro mal,

               antes de salir del cuero,

               en el Adán tabernero

               peca en agua original.

 

Vase. Salen doña BLANCA Y CLAVELA con

mantos

 

 

CLAVELA:          Pienso que no te está bien                

               mostrar al Marqués amor,

               porque es la contra mejor,

               de un desdén, otro desdén.

                  Si su mudanza recelas,

               tu firmeza te destruye,                      

               porque al amante que huye,

               seguirle es ponerle espuelas.

BLANCA:           Ya que pierdo la esperanza

               que tan segura tenía,

               saber al menos querría                       

               la ocasión de su mudanza;

                  y por esto le he citado,

               sin declararle quién soy,

               para el sitio donde estoy

CLAVELA:       Él vendrá bien descuidado                    

                  de que eres tú quien le llama.

 

Salen el MARQUÉS y OCHAVO, por otra

parte

 

 

OCHAVO:        Su hermosura y su intención

               son tan nuevas, que ya son

               la fábula de la Fama;

                  y al fin, no sólo te ha dado              

               la licencia que has pedido,

               pero se hubiera ofendido

               de que no hubieras honrado

                  el concurso generoso

               que al examen se le ofrece.                  

MARQUÉS:       Locura, por Dios, parece

               su intento; mas ya es forzoso

                  seguir a todos en eso.

OCHAVO:        Un aguacero cayó

               en un lugar, que privó                       

               a cuantos mojó de seso;

                  y un sabio, que por ventura

               se escapó del aguacero,

               viendo que al lugar entero

               era común la locura,                         

                  mojóse y enloqueció,

               diciendo, "En esto, ¿qué pierdo?

               Aquí, donde nadie es cuerdo,

               ¿para qué he de serio yo?"

                  Así agora no se excusa,                   

               supuesto que a todos ves

               examinarse, que des

               en seguir lo que se usa.

MARQUÉS:          Bien dices, que era el no hacerlo

               dar al mundo qué decir.                      

               Pero quiérote advertir

               de que nadie ha de entenderlo

                  hasta salir vencedor;

               porque si quedo vencido,

               no quiero quedar corrido.                    

OCHAVO:        Mármol soy.

MARQUÉS:                    Este temor

                  me obliga así a recatar,

               aunque mi pecho confía

               que doña Inés será mía

               si me llego a examinar.                      

BLANCA:           ¿Que doña Inés será vuestra,

               si a examinaros llegáis?

MARQUÉS:       ¡Oh Blanca! ¿Vos me escucháis?

BLANCA:        Quien tanta inconstancia muestra

                  como vos, ¿tiene esperanza                

               de que saldrá vencedor,

               siendo el defecto mayor

               en un hombre la mudanza?

                  ¿De qué os admiráis?  Yo fui,

               yo fui la que os he llamado,                 

               viendo que con tal cuidado

               andáis huyendo de mí,

                  para saber la ocasión

               que os he dado, o vos tomáis,

               para que así me rompáis                      

               tan precisa obligación;

                  y de vuestros mismos labios,

               antes que os la preguntara,

               quiso el cielo que escuchara

               la ocasión de mis agravios.                  

MARQUÉS:          Blanca, no te desenfrenes;

               escucha atenta primero

               mi disculpa, y después quiero

               que, si es razón, me condenes.

                  Cuando empezó mi deseo                    

               a mostrar que en ti vivía,

               ni aun la esperanza tenía

               del estado que hoy poseo.

                  Entonces tú, como a pobre,

               te mostraste siempre dura;                   

               que el oro de tu hermosura

               no se dignaba del cobre.

                  Heredé por suerte; y luego,

               o fuese ambición o amor,

               mostraste a mi ciego ardor                   

               correspondencias de fuego.

                  Mas la herencia, que la gloria

               me dio de tu vencimiento,

               fue también impedimento

               para gozar la vitoria;                       

                  porque estoy, Blanca, obligado

               a dar la mano a mujer

               de mi linaje, o perder

               la posesión del estado.

                  Esta ocasión me desvía                    

               de ti pues, según arguyo,

               ni rico puedo ser tuyo,

               ni pobre quieres ser mía.

                  Perdida, pues, tu esperanza,

               si otra doy en celebrar,                     

               es divertirme, no amar;

               es remedio, no mudanza.

                  Así que, a no poder más,

               mudo intento; si pudieres,

               haz lo mismo; que si quieres,                

               mujer eres, y podrás.

 

Vase

 

 

BLANCA:           ¡Oye!

CLAVELA:                 Alas lleva en los pies.

OCHAVO:        (¡Cielos, haced que algún día       Aparte

               pueda yo hacer con Mencía

               lo que con Blanca el Marqués!)               

 

Vase

 

 

BLANCA:           Desesperada esperanza,

               el loco intento mudad,

               y de ofendida apelad

               del amor a la venganza.

                  ¡Por los cielos, inconstante,              655

               ya que tu agravio me obliga,

               que has de llorarme enemiga,

               pues no me estimas amante!

                  ¡A tus gustos, tus intentos,

               tus fines, me he de oponer!                  

               ¡Seré verdugo al nacer

               de tus mismos pensamientos!

CLAVELA:          De cólera estás perdida;

               loca te tiene el despecho.

BLANCA:        ¡Sierpes apacienta el pecho                  

               de una mujer ofendida!

 

Vanse. Sale el conde don JUAN

 

 

JUAN:             De tus ojos salgo ciego

               y abrasado, Inés hermosa,

               cual la incauta mariposa

               busca luz y encuentra fuego.                 

 

Sale el conde CARLOS

 

 

CARLOS:           (¿Aquí está el conde don JuanAparte

               ¡Todo el infierno arde en mí!)

               Conde, de hallaros aquí

               ciertas sospechas me dan

                  de que pretendéis entrar                  

               en el examen.

JUAN:                         Pues ¿quién

               no aspira a tan alto bien,

               si méritos lo han de dar?

CARLOS:           Quien supiere que a la bella

               Inés ha un siglo que quiere                  

               Carlos.

JUAN:                 Si quien lo supiere,

               Conde, no ha de pretendella,

                  de esa obligación me hallo

               con justa causa exclüido,

               porque nunca lo he sabido.                   

CARLOS:        ¿No basta, pues, escuchallo

                  aquí de mí, si hasta agora

               la he servido con secreto,

               justo y forzoso respeto

               del que estima a la que adora              

JUAN:             No basta a quien se ha empeñado

               sin saberlo: a no empezar

               podéis con eso obligar;

               mas no a dejar lo empezado.

CARLOS:           Esta espada sabrá hacer                   

                que sobre decirlo yo

               para dejarlo.

JUAN:                         Y que no

               ésta sabrá defender;

                  y esto en el campo, no aquí;

               que es sagrado este lugar.                   

CARLOS:        Allá os espero mostrar

               el valor que vive en mí.

 

Sale doña INÉS

 

 

INÉS:             ¿Qué es esto?  Conde don Juan,

               conde Carlos, ¿dónde vais?

CARLOS:        Solamente a que entendáis                    

               los excesos a que dan

                  ocasión vuestros antojos.

               Venid.

JUAN:                 Vamos.

INÉS:                         ¡Deteneos,

               que mal logrará deseos

               quien obliga con enojos!                     

                  Sabiendo que es lo primero

               que he advertido en este examen

               que no ha de entrar en certamen

               quien por mí saque el acero,

                  ¿cómo aquí con ofenderme,                 

               queréis los dos obligarme,

               pues que pretendéis ganarme

               con el medio de perderme?

                  El fin de esta pretensión

               ¿consiste en vuestro albedrío?               

               ¿Es vuestro gusto, o el mío,

               quien ha de hacer la elección?

                  Sufra, pues, quien alcanzarme

               procure, la competencia,

               o confiese en mi presencia                   

               que no pretende obligarme.

JUAN:             No hay más ley que vuestro gusto

               para mi abrasado pecho.

CARLOS:        Y yo, Inés, aunque a despecho

               de un agravio tan injusto                    

                  como recibo de vos,

               me dispongo a obedeceros.

INÉS:          De no sacar los aceros

               me dad palabra los dos.

CARLOS:           Yo por serviros la doy.                   

JUAN:          Yo la doy por obligaros;

               que a morir, por no enojaros,

               dispuesto, señora, estoy.

 

Vase el conde don JUAN

 

 

CARLOS:           ¡Ah, Marquesa! ¡A Dios pluguiera,          [décimas]

               pues os cansa el amor mío,                   

               fuese mío mi albedrío

               para que no os ofendiera!

               ¡Pluguiera a Dios que pudiera

               poner freno a mis pasiones

               el ver vuestras sinrazones!                  

               Que cuando el amor es furia,

               los golpes que da la injuria

               rematan más las prisiones.

                  Apaga el cierzo violento

               llama que empieza a nacer;                   

               mas en llegando a crecer,

               le aumenta fuerzas el viento

               Ya estaba en mi pensamiento

               apoderado el furor

               de vuestro amoroso ardor;                    

               y a quien llega a estar tan ciego,

               cada agravio da más fuego,

               cada desdén, más amor.

INÉS:             Basta, Conde; que llenáis

               de vanas quejas el viento,                   

               si de vuestro sentimiento

               la ocasión no declaráis.

               ¿De qué agravios me acusáis?

CARLOS:        El preguntarlo es mayor

               ofensa y nuevo rigor,                        

               pues para que os disculpéis

               de vuestro error, os hacéis

               ignorante de mi amor.

                  ¿Podéisme negar acaso

               que dos veces cubrió el suelo                

               tierna flor y duro hielo

               después que por vos me abraso

               El fiero dolor que paso

               por vuestros ricos despojos,

               aunque a encubrir mis enojos                 

               el recato me ha obligado,

               ¿no os lo ha dicho mi cuidado

               con la lengua de mis ojos?

                  ¿No han sido mi claro oriente

               vuestros balcones, y han visto               

               que ha dos años que conquisto

               su hielo con fuego ardiente

               Si os amé tan cautamente,

               que apenas habéis sabido

               vos misma que os he querido,                 

               ésa es fineza mayor,

               pues, muriendo, vuestro honor

               a mi vida he preferido.

                  Pues cuando, tras esto, dais

               licencia a nuevos cuidados,                  

               para ser examinados

               porque el más digno elijáis,

               ¿cómo, decid, preguntáis

               a un despreciado y celoso

               de qué se muestra quejoso?                   

               Cuando por amante no,

               por mí ¿no merezco yo

               ser con vos más venturoso?  

INÉS:             Negarlo fuera ofenderos;

               pero vos me disculpáis,                      

               y con lo que me acusáis

               pienso yo satisfaceros

               Si entre tantos caballeros

               como al examen se ofrecen

               vuestras partes os parecen                   

               dignas de ser preferidas,

               ellas serán elegidas,

               si más que todas merecen.

                  Mas si acaso el proprio amor

               os engaña, y otro amante,                     

               aunque menos arrogante,

               en partes es superior,

               ni es ofensa ni es error,

               si en mi provecho me agrada,

               de vuestro daño olvidada,                    

               que el que es más digno me venza;

               que de sí misma comienza

               la caridad ordenada.

CARLOS:           Y de amar vuestra beldad

               ¿cuáles los méritos son?                     

INÉS:          Amar por inclinación

               es propria comodidad

               Si presa la voluntad

               del deseo, se fatiga

               porque el deleite consiga,                   

               del bien que pretende nace;

               y quien su negocio hace,

               a nadie con él obliga.

                  Demás que, si amarme fuera

               conmigo merecimiento,                        

               no sólo vuestro tormento

               obligada me tuviera;

               que no tantos en la esfera

               leves átomos se miran,

               ni en cuanto los rayos giran                 

               del sol claro arenas doran,

               cuantos más que vos me adoran,

               que menos que vos suspiran.

                  Pero, supuesto que amarme

               no me obliga, imaginad                       

               que cumplir mi voluntad

               es el modo de obligarme

               El más digno ha de alcanzarme;

               si vuestros méritos claros

               esperan aventajaros,                         

               en obligación me estáis,

               pues por una que intentáis,

               dos vitorias quiero daros.

                  Corta hazaña es por amor

               conquistar una mujer;                        

               ilustre vitoria es ser

               por méritos vencedor.

               De mí os ha de hacer señor

               la elección, no la ventura.

               Si no os parece cordura                      

               el nuevo intento que veis,

               al menos no negaréis

               que es de honrada esta locura.

CARLOS:           En fin, ¿que en vano porfío

               disuadiros ese intento?                      

INÉS:          Antes que mi pensamiento,

               se mudará el norte frío.

CARLOS:        Pues yo de todos confío

               ser por partes vencedor;

               mas ved que en tan ciego amor                

               mis sentidos abrasáis,

               que si en la elección erráis,

               no he de sufrir el error.

                  Mirad cómo os resolvéis,

               y advertid bien, si a mí no,                 

               que merezca más que yo

               a quien vuestra mano deis;

               pues como vos proponéis

               que vencer, para venceros,

               tantos nobles caballeros                     

               son dos tan altas vitorias,

               son dos afrentas notorias

               las que recibo en perderos.

                  Yo enfrenaré mi pasión

               si es más digno el más dichoso,              

               obediente al imperioso

               dictamen de la razón;

               pero siendo en la elección

               vos errada y yo ofendido,

               ¡vive Dios, que al preferido                 

               ha de hacer mi furia ardiente

               teatro de delincuente

               del tálamo de marido!

INÉS:             Pensad que si no vencéis,

               no habéis de quedar quejoso;                 

               que será tal, el dichoso,

               que vos mismo lo aprobéis.

CARLOS:        Cumplid lo que prometéis.

INÉS:          Tal examen he de hacer,

               que a todos , al escoger,                  

               qué envidiar, no qué culpar.

CARLOS:        Pues, Inés, a examinar.

INÉS:          Pues, Carlos, a merecer.

 

FIN DEL ACTO PRIMERO


Best viewed with any browser at 800x600 or 768x1024 on Tablet PC
IntraText® (VA1) - Some rights reserved by Èulogos SpA - 1996-2009. Content in this page is licensed under a Creative Commons License