Parte. Capítulo

 1      I.     2|         tripas.~ ~ Pusiéronle la mesa a la puerta de la venta,
 2      I.    11|          mucha priesa su rústica mesa y convidaron a los dos,
 3      I.    33|   Anselmo, y quedaron solos a la mesa Camila y Lotario, porque
 4      I.    33|           ocupase la silla de su mesa; y que si lo hacía por no
 5      I.    34|           estando los tres sobre mesa, rogó Anselmo a Lotario
 6      I.    37|     sentáronse todos a una larga mesa como de tinelo, porque no
 7      I.    42|         y todos se sentaron a la mesa, eceto el Cautivo y las
 8      I.    42|          y así, se levantó de la mesa, y entrando donde estaba
 9      I.    45|        Qué rey no le asentó a su mesa? ¿Qué doncella no se le
10      I.    50|         del repuesto, y haciendo mesa de una alhombra y de la
11      I.    52|        diera con él encima de la mesa, quebrando platos, rompiendo
12      I.    52|       gatas algún cuchillo de la mesa para hacer alguna sanguinolenta
13     II.     3|          pichones, tratóse en la mesa de caballerías, siguióle
14     II.    17|        el espléndido plato de su mesa; concierte justas, mantenga
15     II.    19|      acompañar en la cama, en la mesa y en todas partes, como
16     II.    29|           y siéntate con él a la mesa»; pero, con todo esto, por
17     II.    31|     donde estaba puesta una rica mesa con solos cuatro servicios.
18     II.    31|          se fueron a sentar a la mesa. Convidó el Duque a don
19     II.    31|    Quijote con la cabecera de la mesa; y aunque él lo rehusó,
20     II.    31|       sentar a la cabecera de la mesa, dijo:~ ~ -Si sus mercedes
21     II.    31|          dos para asentarse a la mesa, que parece que ahora los
22     II.    31|          dos para asentarse a la mesa, el labrador porfiaba con
23     II.    31|         tomase la cabecera de la mesa, y el hidalgo porfiaba también
24     II.    32|   eclesiástico, se levantó de la mesa mohíno además, diciendo:~ ~ -
25     II.    32|          Sancho, quedándose a la mesa los Duques y don Quijote,
26     II.    32|       grandeza, aquí, sobre esta mesa y en un plato, quitara el
27     II.    36|       bendito religioso que a la mesa, el otro día, mostró tener
28     II.    47|      puesta una real y limpísima mesa; y así como Sancho entró
29     II.    47|       Sancho a la cabecera de la mesa, porque no había más de
30     II.    47|     cuantos manjares hay en esta mesa cuál me hará más provecho
31     II.    47|         todo lo que está en esta mesa, porque lo han presentado
32     II.    51|          Sancho se levantó de la mesa, y llamando al secretario,
33     II.    52| conquista. Y estando un día a la mesa con los Duques, y comenzando
34     II.    55|         parece sino que se fue a mesa puesta y a cama hecha. Allí
35     II.    58|      Mendoza la sal encima de la mesa, y derrámasele a él la melancolía
36     II.    59|           sentóse en cabecera de mesa, y con él el ventero, que
37     II.    62|    cuantos le oían. Estando a la mesa, dijo don Antonio a Sancho:~ ~ -
38     II.    62|          honradas que están a la mesa.~ ~ -Por cierto -dijo don
39     II.    62|      otra cosa de adorno que una mesa, al parecer, de jaspe, que
40     II.    62|         rodeando muchas veces la mesa, después de lo cual, dijo:~ ~ -
41     II.    62|          de bronce y por toda la mesa, y por el pie de jaspe sobre
42     II.    62|    aposento ni al derredor de la mesa no había persona humana
43     II.    62|      esta suerte; la tabla de la mesa era de palo, pintada y barnizada
44     II.    62|          ni menos la tabla de la mesa, en que se encajaba tan
45     II.    62|          todo este hueco de pie, mesa, garganta y pechos de la
Best viewed with any browser at 800x600 or 768x1024 on Tablet PC
IntraText® (VA2) - Some rights reserved by Èulogos SpA - 1996-2010. Content in this page is licensed under a Creative Commons License