Índice: General - Obra | Palabras: Alfabética - Frecuencia - Inverso - Longitud - Estadísticas | Ayuda | Biblioteca IntraText
Agustín Moreto
El desdén con el desdén

IntraText CT - Texto

  • JORNADA TERCERA
Anterior - Siguiente

Pulse aquí para desactivar los vínculos a las concordancias

JORNADA TERCERA

 

Salen CARLOS, POLILLA, don GASTÓN y el

PRÍNCIPE de Bearne

 

 

GASTÓN:           Carlos, nuestra amistad no da licencia

               de valernos de vos para este intento.            

CARLOS:        Ya sabéis que es segura mi obediencia.

PRÍNCIPE:         En fe de eso os consulto el pensamiento.

POLILLA:       Va de consulta, y salga la propuesta,

               que todo lo demás es molimiento.

PRÍNCIPE:         Ya vos sabéis que no ha queado fiesta

               fineza, ostentación, galantería,

               que no haya sido de los tres compuesta

                  para vencer la injusta antipatía

               que nos tiene Dïana, sin debella  

               ni aun lo que debe dar la cortesía;       

                  pues habiendo salido vos con ella,

               la obligación y el uso de la suerte,

               por no favorecernos, atropella,

                  y la alegría del festín convierte

               en queja de sus damas, y en desprecio            

               de nosotros, si el término se advierte;

                  y de nuestro decoro haciendo aprecio

               más que de nuestro amor, nos ha obligado

               solamente a vencer su desdén necio,

                  y el gusto quedará desempeñado  

               de los tres, sila viésemos vencida

               de cualquiera de todos al cuidado.

                  Para eso, pues, traemos prevenida

               yo y don Gastón la industria que os diremos,

               que si a esta flecha no quedare herida,          

                  no queda ya camino que intentemos.

CARLOS:        ¿Qué es la industria?

GASTÓN:                               Que pues para estos días

               todos por suerte ya damas tenemos,

                  prosigamos en las galanterías

               todos sin hacer caso de Dïana,              

               pues ella se excusó con sus porfías;

                  que si a ver llega su altivez tirana,

               por su desdén, su adoración perdida,

               si no de amante, se ha de herir de vana;

                  y en conociendo indicios de la herida,        

               nuestras finezas han de ser mayores,

               hasta tenerla en su rigor vencida.

POLILLA:          No es ése mal remedio; mas, señores,

               eso es lomismo que a cualquier doliente

               el quitarle la cena los doctores.                

PRÍNCIPE:         Pero si no esremedio suficiente,

               cuandono alivie o temple la dolencia,

               sirve de que no crezca el accidente.

                  Si a Dïana la ofende la decencia

               con que la festejamos, porfïarla            

               sólo será crecer su resistencia.

                  Ya no queda más medio que dejarla,

               pues si la ley que dio naturaleza

               no falta en ella, así hemos de obligarla,

                  porque en viendo perdida la fineza            

               la dama, aun de aquel mismo que aborrece,

               sentirlo es natural en la belleza,

                  que la veneradió de que crece,

               aunque el gusto cansado la desprecia,

               la vanidad del alma la apetece,                  

                  y si le falta lo que elalma aprecia,

               aunque lo calle allá su sentimiento,

               la estará a solas condenando a necia.

                  Y cuando no se logre el pensamiento

               de obligarla a querer, en que lo sienta          

               queda vengado bien nuestro tormento.

CARLOS:           Lo que, ofendido, vuestro amor intenta,

               por dos causas de mí queda aceptado:

               uno, el ser fuerza que ella lo consienta,

                  porque eso su desdén nos ha mandado;   

               y otra, que, sin amor, ese desvío

               no me puede costar ningún cuidado.

PRÍNCIPE:         Pues la palabra os tomo.

CARLOS:                                  Yo la fío.

PRÍNCIPE:      Y aun de Dïana el nombre a nuestro labio

               desde aquí lo prohiba el albedrío

GASTÓN:           Ése contra el desdén esmedio sabio.

CARLOS:        Digo que de mi parte lo prometo.

PRÍNCIPE:      Pues vos veréis vengado vuestro agravio.

GASTÓN:           Vamos, y aunque se ofenda su respeto,

               en festar las damas prosigamos                   

               con más finezas.

CARLOS:                       Yo el desvío aceto.

PRÍNCIPE:         Pues si a un tiempo todos la dejamos,

               cierto será el vencerla.

CARLOS:                                 Así lo creo.

PRÍNCIPE:      Vamos pues, don Gastón.

GASTÓN:                              Bearne, vamos.

PRÍNCIPE:      Logrado habéisde ver nuestro deseo.       

 

Vanse el PRÍNCIPE y don GASTÓN

 

 

POLILLA:          Señor, ésta es brava traza

               y medida a tu deseo,

               que esto es echarte el ojeo,

               porque tú mates la caza.   

CARLOS:           Polilla, ¡mujer terrible!                

               ¡Que aun no quiera tan picada!

POLILLA:       Señor, ella está abrasada,

               mas rendirse no es posible.

                  Ella te quiere,señor,

               y dice que te aborrece,                          

               mas lo que ira le parece

               es quinta esencia de amor;

                  porque cuando una mujer

               de los desdenes se agravia,

               bien puede llamarlo rabia,                       

               mas es rabiar por querer.

                  Día y noche está trazando

               cómo vengar su congoja;

               mas notemas que te coja,

               que ella te dará bien blando.             

CARLOS:           ¿Qué dice de mí?

POLILLA:                           Te acusa.

               Dice que eres un grosero,

               desatento, majadero.

               Y yo, que entiendo la musa,

                  digo, "Señora, es un loco,             

               un sucio;"  y ella después

               vuelve por ti y dice, "no es;

               que ni tanto nitan poco."

                  En fin, porque sus desvelos

               no se logran, yo imagino                         

               que ahora toma otro camino,

               y quiere picarte a celos.

                  Conoce tú la varilla,

               y si acaso te la echa,

               disimula, y di a la flecha,                      

               riendo, "Hágote cosquilla;"

                  que ella te se vendrá al ruego.

CARLOS:        ¿Por qué?

POLILLA:                 Porque, aunque se enoje,

               quien cuando siembra no coge,

               va a pedirlimosna luego,                         

                  esto es, señor, evidencia.

               Lope, el fénix español,

               de los ingenio el sol,

               lo dijo en esta sentencia,

 

                  "Quien tiene celos y ofende,                  

               ¿qué pretende?

               La venganza de un desdén;

               y, ¿si no le sale bien?

               Vuelve a comprar lo que vende."

 

                  Mas ya los príncipes van               

               sus músicas previniendo.

CARLOS:        Irme con ellos pretendo.

POLILLA:       Con eso juego te dan.

CARLOS:           Dïana viene.

POLILLA:                      Pues cuidado,

               y escápate.

CARLOS:                     Me voy luego.                       

 

Vase [CARLOS]

 

 

POLILLA:       Vete, que sinos ve el juego

               perderemos lo envidado.

 

Cantan dentro y va saliendo DIANA

 

 

MÚSICOS:          "Pastores, Cintia me mata;

               Cintia es mi muerte y mi vida;

               yo de ver a Cintia vivo,                         

               y muero por ver a Cintia."

 

DIANA:            ¡Tanta Cintia!

POLILLA:                         Es el reclamo

               del bearnés.

DIANA:                        ¡Finezas necias!

POLILLA:       (Todo esto es echar especias       Aparte

               al guisado de mi amo.)                           

DIANA:            Por no ver estas contiendas

               que a sus dama s alaben,

               deseo ya que se acaben

               aquestas Carnestolendas.

POLILLA:          Eso ya es rigor tirano.                       

               Deja, señora, querer,

               si no quieres; que esto es ser

               el perro del hortelano.

DIANA:            Pues, ¿no es cosa muy cansada

               oír músicas precisas               

               de Cintias, Lauras, Fenisas

               cada instante?

POLILLA:                      Si te enfada

                  ver tu nombre en verso escrito,

               ¿qué han de hacer sino "cintiar,

               laurear, y fenizar"                              

               porque "dianar" es delito?

                  Y el bearnés tan fino está

               con Cintia, que está en su pecho,

               que una gran décima ha hecho.

DIANA:         ¿Y cómo dice?

POLILLA:                      Allá va.                   

 

                  "Cintia el mandamiento quinto

               quebró en mí, como saeta;

               Cintia es la que a mí me aprieta,

               y yo soy de Cintia el cinto.

               Cintia y cinta no es distinto;                   

               y pues Cintia es semejante

               a cinta, soy fino amante,

               pues traigo cinta en la liga,

               y esta décima la diga

               Cintor el representante."                        

 

DIANA:            Bien por cierto; mas ya suena

               otra música.

POLILLA:                      ¡Y galante!

DIANA:         Ésta será de otro amante.

POLILLA:       (Reventando está de pena.)        Aparte

 

MÚSICOS:          "No iguala a Fenisa el fénix,          

               que si él muere y resucita,

               Fenisa da vida y mata;

               más que el fénix es Fenisa."

 

DIANA:            ¡Qué finos están!

POLILLA:                           ¡Jesús!

               Mucha cosa, y aun mi pecho.                      

               Oye lo que a Laura he hecho.

DIANA:         ¿También das músicas?

POLILLA:                              Pus;

 

Canta

 

 

                  "Laura, en rigor, es laurel;

               y pues Laura a mí me plugo,

               yo tengo que ser besugo                           

               por escabecharme en él."

 

DIANA:            Y Carlos, ¿no me pudiera

               dar música a mí también?

POLILLA:       Si él llegara a querer bien,

               sin duda se te atreviera;                        

                  mas él no ama, y tú el concierto

               de que te dejase hiciste,

               con que al punto que dijiste,

               "Id con Dios," vio el cielo abierto.

DIANA:            Que lo dije así confieso,              

               mas él porfïar debía;

               que aquí es cortés la porfía.

POLILLA:       Pues, ¿cómo puede ser eso,

                  si a las fiestas han de ir,

               y es desprecio de su fama                        

               no ir un galán con su dama,

               y tú no quieres salir?

DIANA:            ¿Que pudiera ser, no infieres,

               que saliese yo con él?

POLILLA:       Sí, señora; pero él         

               sabe poco de poderes.

 

                  Mas ya galanes y damas

               a las fiestas van saliendo;

               cierto que es un mayo ver

               las plumas de los sombreros.                     

DIANA:         Todos vienen con sus damas,

               y Carlos viene con ellos.

POLILLA:       (Señores, si esta mujer,              Aparte

               viendo ahora este desprecio,

               no se rinde a querer bien,                       

               ha de ahorcarse como hay credo.)

 

Salen CINTIA, el PRÍNCIPE, FENISA, don

GASTÓN, damas, galanes, y MÚSICOS, todos con

sombreros y plumasCARLOS después

 

 

MÚSICOS:          "A festejar sale Amor

               sus dichosos prisioneros,

               dando plumas sus penachos

               a sus arpones soberbios."                         

 

PRÍNCIPE:      Príncipes, para picarla,

               es éste el emjor remedio.

GASTÓN:        Mostrarnos finos importa.

CARLOS:        Mi fineza es el despego.

PRÍNCIPE:      Cada instante, Cintia hermosa,                   

               me olvido de que soy vuestro,

               porque no creo a mi suerte

               la dicha que la merezco.

CINTIA:        Más dudo yo, pues presumo

               que el ser tan fino es empeño             

               del día, y no del amor.

PRÍNCIPE:      Salir del día deseo,

               por venceros esa duda.

GASTÓN:        Y vos, si dudáis lo mesmo,

               veréis pasar mi fineza                    

               a los mayores extremos,

               cuando sólo deuda sea

               de la fe con que os venero.

DIANA:         Nadie se acuerda demí.

POLILLA:       Yo por ninguno lo siento,                        

               sino por aquel menguado

               de Carlos, que es un soberbio.

               ¿Tien él algo más que ser

               muy galán y muy discreto,

               muy liberal y valiente,                          

               y hacer muy famosos versos,

               y ser un príncipe grande?

               Pues, ¿qué tenemos con eso?

PRÍNCIPE:      Conde de Fox, no perdamos

               tiempo para los festejos                         

               que tenemos prevenidos.

GASTÓN:        Tan feliz día logremos.

DIANA:         ¡Qué tiernos van!

POLILLA:                          Son menguados.

DIANA:         Pues, ¿es malo el estar tiernos?

POLILLA:       Sí, que es cosa de capones.               

PRÍNCIPE:      Proseguid el dulce acento

               que nuestra dicha celebra.

CARLOS:        Yo seré imán de sus ecos.

 

Vanse pasando por delante de DIANA, sin reparar[se]

en ella

 

 

MÚSICOS:          "A festejar sale Amor

               sus dichosos prisioneros,                        

               dando plumas sus penachos

               a sus arpones soberbios."

DIANA:         ¡Qué finos van y qué graves!

POLILLA:       ¿Sabes qué parecen éstos?

DIANA:         ¿Qué?

POLILLA:              Priores y abadesas.                       

DIANA:         Y Carlos se va con ellos;

               sólo de él siento el desdén;

               pero de abrasarle a celos

               es ésta buena ocasión.

               Llámale tú.

POLILLA:                     ¡Ah, caballero!               

CARLOS:        ¿Quién me llama?

POLILLA:                         "Appropinquatio

               ad parlandum."

CARLOS:                       ¿Con quién?

POLILLA:                                  "Mecum."

CARLOS:        Pues, ¿para eso me llamas,

               cuando ves que voy siguiendo

               este acento enamorado?                            

DIANA:         ¿Vos enamorado?  ¡Bueno!

               ¿Y de quién lo estáis?

CARLOS:                                 Señora,

               también yo aquí dama llevo.

DIANA:         ¿Qué dama?

CARLOS:                    Mi libertad,

               que es a quien yo galanteo.                      

DIANA:         (Cierto que me había dado          Aparte

               gran susto.)

POLILLA:                      (Bueno va esto      Aparte

               ya está más allá de Illescas

               para llegar a Toledo.)

DIANA:         ¿La libertad es la dama?                    

               Buen gusto tenéis, por cierto.

CARLOS:        En siendo gusto, señora,

               no importa que no sea bueno;

               que la voluntad no tiene

               razón para su deseo.                      

DIANA:         Pero ahí no hay voluntad.

CARLOS:        Sí hay tal.

DIANA:                      O yo no lo entiendo,

               o no la hay; que no se puede

               dar voluntad sin sujeto.

CARLOS:        El sujeto es el no amar,                         

               y voluntad hay en esto;

               pues si quiero no querer,

               ya quiero lo que no quiero.

DIANA:         La negación no da ser,

               que sólo el entendimiento                 

               le da la ente de razón

               un ser fingido y supuesto,

               y así es esa voluntad,

               pues sin causa no hay efecto.

CARLOS:        Vos, señora, no sabéis             

               lo que es querer, y así en esto

               será lisonja deciros

               que ignoráis el argumento.

DIANA:         No ignoro tal, que el discurso

               no ha menester los efectos                       

               para conocer las causas,

               pues sin la experiencia de ellos

               las ve la filosofía;

               pero yo ahora lo entiendo

               con experiencia también.                  

CARLOS:        Pues, ¿vos queréis?

DIANA:                             Lo deseo.

 

[POLILLA habla] aparte a CARLOS

 

 

POLILLA:       (¡Cuidado!, que va apuntando

               la varita delos celos;

               úntate muy bien las manos

               con aceite de desprecios;                        

               no se te pegue la liga.)

 

[DIANA habla] aparte a POLILLA

 

 

DIANA:         (Si éste tiene entendimiento,

               se ha de abrasar, o no es hombre.)

POLILLA:       (Eso fuera a no estar hecho        Aparte

               él defensivo, y pegado.)                  

CARLOS:        De oíros estoy suspenso.

 

DIANA:         Carlos, yo he reconocido

               que la opinión que yo llevo

               es ir contra la razón,

               contra el útil de mi reino,               

               la quietud de mis vasallos,

               la duración de mi imperio.

               Viendo estos inconvenientes,

               he puesto a mi pensamiento

               tan forzosos silogismos,                         

               que le he vencido con ellos.

               Determinada a casarme,

               apenas cedió el ingenio

               al poder de la verdad

               su sofístico argumento,                   

               cuando vi, al abrir los ojos,

               que la nube de aquel yerro

               le había quitado al alma

               la luz del conocimiento.

               El príncipe de Bearne,                    

               mirado sin pasión...

 

[POLILLA habla] aparte a CARLOS

 

 

POLILLA:                           (¡Helos,

               al aceite, que traen liga!)

DIANA:         ...es tan galán caballero,

               que merece la atención

               mía, que harto le encarezco.              

               Por su sangre no hay ninguno

               de mayor merecimiento;

               por sus partes no le iguala

               el más galán, más discreto.

               Lo afable en los agasajos,                       

               lo humilde en los rendimientos,

               lo primoroso en finezas,

               lo generoso en festejos,

               nadie tiene como él.

               Corrida estoy de que un yerro                    

               me haya tenido tan ciega,

               que no viese lo que veo.

 

[CARLOS habla] aparte a POLILLA

 

 

CARLOS:        (Polilla, aunque sea fingido,

               ¡vive Dios!, que estoy muriendo.)

POLILLA:       (Aceite, ¡pesia a mi alma!,                 

               aunque te manches con ello.)

DIANA:         Y así, Carlos, determino

               casarme; mas antes quiero,

               por ser tan discreto vos,

               consultaros este intento.                        

               ¿No os parece que el de Bearne

               que será el más digno dueño

               que dar puedo a mi corona?

               Que yo por el más perfecto

               le tengo de todos cuantos                        

               me asisten.  ¿Qué sentís de ello?

               Parece que os demudáis.

               ¿Extrañáis mi pensamiento?

               (Bien he logrado la herida,        Aparte

               que del semblante lo infiero;                    

               todo el color ha perdido.

               Eso es lo que yo pretendo.)

 

[POLILLA habla] aparte a CARLOS

 

 

POLILLA:       (¡Ah, señor!)

CARLOS:                      (Estoy sin alma.)

POLILLA:       (Sacúdete, majadero;

               que se te pega la liga.)                         

DIANA:         ¿No me respondéis?  ¿Qué es eso?

               Pues, ¿de qué os habéis turbado?

CARLOS:        Me he admirado, por lo menos.

DIANA:         ¿De qué?

CARLOS:                 De que yo pensaba

               que no pudo hacer el cielo                       

               dos sujetos tan iguales,

               que estén a medida y peso

               de unas mismas cualidades

               sin diferencia compuestos,

               y lo estoy viendo en los dos,                    

               pues pienso que estamos hechos

               tan debajo de una causa,

               que yo soy retrato vuestro.

               ¿Cuánto ha, señora, que vos

               tenéis ese pensamiento?                   

DIANA:         Días ha que está trabada

               esta batalla en mi pecho,

               y desde ayer me he vencido.

CARLOS:        Pues aquese mismo tiempo

               ha que estoy determinado                         

               a querer; ello por ello;

               y también mi ceguedad

               me quitó el conocimiento

               de la hermosura que adoro;

               digo, que adorar deseo;                          

               que cierto que lo merece.

DIANA:         (Sin duda logré mi intento.)           Aparte

               Pues bien podéis declararos;

               que yo nada os he encubierto.

CARLOS:        Sí, señora, y aun hacer            

               vanidad por el acierto.

               Cintia es la dama.

DIANA:                            ¿Quién?  ¿Cintia?

POLILLA:       (¡Ah, buen hijo!  Como diestro

               herir por los mismos filos;

               que ésa es doctrina del negro.)           

CARLOS:        ¿No os parece que he tenido

               buena elección en mi empleo?

               Porque ni más hermosura

               ni mejor entendimiento

               jamás en mujer he visto.                  

               Aquel garbo, aquel sosiego,

               su agrado, ¿no hace dichosa

               mi pasión?  ¿Qué sentís de ello?

               Parece que os he enojado.

DIANA:         (Toda me ha cubierto un hielo.)    Aparte 

CARLOS:        ¿No respondéis?

DIANA:                        Me ha dejado

               suspensa el veros tan ciego,

               porque yo en Cintia no he hallado

               ninguno de esos extremos.

               Ni es agradable, ni hermosa,                     

               ni discreta, y ése es yerro

               de la pasión.

CARLOS:                       ¿Hay tal cosa?

               Hasta ahí nos parecemos.   

DIANA:         ¿Por qué?

CARLOS:                  Porque a vos de Cintia

               se os encubre el rostro bello,                   

               y del de Bearne a mí

               lo galán se me ha encubierto;

               con que somos tan iguales,

               que decimos mal a un tiempo,

               yo, de lo que vos queréis,                

               y vos, de lo que yo quiero.

DIANA:         Pues si es gusto, cada uno

               siga el suyo.

 

[CARLOS habla] aparte a POLILLA

 

 

CARLOS:                       (Malo es esto.)

POLILLA:       (Encima vine la tuya;

               no se te nada de eso.)                 

CARLOS:        Pues ya, con vuestra licencia,

               iré, señor, siguiendo

               aquel eco enamorado;

               que el disfrazaros mi intento

               fue temo, que ya he perdido,                     

               sabiendo que mi deseo,

               en la ocasión y el motivo,

               es tan parecido al vuestro.

DIANA:         ¿Vais a verla?

CARLOS:                       Sí, señora.

DIANA:         (¡Sin mí estoy!  ¿Qué es esto,          Aparte                                    

               Cielos?)

 

[POLILLA habla] aparte a CARLOS

 

 

POLILLA:       (Para largo, que la pierde.)

CARLOS:        Adiós, señora.

DIANA:                        ¡Teneos!

               ¡Aguardad!  ¿Por qué ha de ser

               tan ciego un hombre discreto,

               que ha de oponer un sentido                      

               a todo un entendimiento?

               ¿Qué tiene Cintia de hermosa?

               ¿Qué discurso, qué conceptos

               os la han fingido discreta?

               ¿Qué garbo tiene?  ¿Qué aseo?                                                           

 

[POLILLA habla] aparte a CARLOS

 

 

POLILLA:       (Cinco, seis y encaje, cuenta,

               señor, que la va perdiendo

               hasta el codo.)

CARLOS:                         ¿Qué decís?

DIANA:         Que ha sido mal gusto el vuestro.

CARLOS:        ¿Malo, señora?  Allí va       

               Cintia; miradla aun de lejos,

               y veréis cuántas razones

               da su hermosura a mi acierto.

               Mirad en lazos prendido

               aquel hermoso cabello,                            

               y si es justo que en él sea

               yo el rendido y él el preso.

               Mirad en su frente hermosa

               cómo junta el rostro bello,

               bebiendo luz a sus ojos                          

               sol, luna, estrellas y cielo.

               Y en sus dos ojos mirad

               si es digno y dichoso el yerro

               que hace esclavos a los míos,

               aunque ellos sean los negros.                    

               Mirad el sangriento labio,

               que fino coral vertiendo,

               parece que se ah teñido

               en la herida que me ha hecho.

               Aquel cuello de cristal,                         

               que por ser de garza el cuello,

               al cielo de su hermosura

               osa llegar con el vuelo;

               aquel talle tan delgado

               que yo pintarle no puedo,                        

               porque es él más delicado

               que todos mis pensamientos.

               Yo he estado ciego, señora,

               pues sólo ahora lo veo,

               y del pesar de mi engaño                  

               me paso a loco de ciego,

               pues no he reparado aquí

               en tan grande desacierto

               como alabar su hermosura

               delante de vos; mas de esto                      

               perdón os pido, y licencia

               de ir a pedírsela luego

               por esposa a vuestro padre,

               ganando también a un tiempo

               del príncipe de Bearne                    

               las albricias de ser vuestro.

 

Vase CARLOS

 

 

DIANA:         (¿Qué es esto, dureza mía?             Aparte

               Un volcán tengo en mi pecho.

               ¿Qué llama es ésta, que el alma

               me abrasa?  Yo estoy ardiendo.)                  

POLILLA:       (Alto; ya cayó la breva,               Aparte

               y dio en la boca por yerro.)

DIANA:         ¿Caniquí?

POLILLA:                 Señora mía,

               ¿hay tan grande atrevimiento?

               ¿Por qué con él no embestiste,

               y le arrancaste a este necio

               todas las barbas a araños?

DIANA:         Yo pierdo el entendimiento.

POLILLA:       Pues pierde también las uñas.

DIANA:         ¡Caniquí!  Éste es un incendio.                                                       

POLILLA:       Eso no es sino bramante.

DIANA:         ¿Yo arrastrada de un soberbio?

               ¿Yo rendida de un desvío?

               ¿Yo sin mí?

POLILLA:                    Señora, quedo,

               que eso parece querer.                           

DIANA:         ¿Qué es querer?

POLILLA:                      Serán torreznos.

DIANA:         ¿Qué dices?

POLILLA:                    Digo de amor.

DIANA:         ¿Cómo amor?

POLILLA:                   No, sino huevos.

DIANA:         ¡Yo amor!

POLILLA:                 Pues, ¿qué siente tú?

DIANA:         Una rabia y un tormento.                         

               No qué mal es aqueste.

POLILLA:       Venga el pulso y lo veremos.

DIANA:         Déjame, no me enfurezcas;

               que es tanto el furor que siento,

               que aun a mí no me perdono.                

POLILLA:       ¡Ay, señora!  ¡Vive el cielo!

               Que se te ponen azules

               las venas, y es mal agüero.

DIANA:         Pues de aqueso, ¿qué se infiere?

POLILLA:       Que es pujamiento de celos.                      

DIANA:         ¿Qué decís, loco, villano,

               atrevido, sin respeto?

               ¿Celos yo?  ¿Qué es lo que dices?

               Vete de aquí, vete luego.

POLILLA:       Señora...

DIANA:                   ¡Vete, atrevido,                  

               o haré que te arrojen luego

               de una ventana!

POLILLA:                      (¡Agua va!)          Aparte

               Me voy, señora, al momento,

               que no soy para vaciado.

               (¡Madre de Dios!  ¡Cuál la dejo!    Aparte                                                   

               Me voy, que donde hay pañal

               el Caniquí tiene riesgo.)

 

Vase POLILLA

 

 

DIANA:            ¿Fuego en mi corazón?  No, no lo creo;

               siendo de mármol.  ¿En mi pecho helado

               pudo encenderse?  No, miente el cuidado;         

               pero, ¿cómo lo dudo si lo veo?

                  Yo deseé vencer, por mi trofeo,

               un desdén; pues si es quien me ha abrasado

               fuego de amor, ¿qué mucho que haya entrado

               donde abrieron las puertas al deseo?             

                  De este peligro no advertí el indicio,

               pues para echar el fuego en otra casa

               yo le encendí, y en la mía hizo su oficio.

                  No admire, pues, mi pecho lo que pasa;

               que quien quiere encender un edificio            

               suele ser el primero que se abrasa.

 

Sale el PRÍNCIPE

 

 

PRÍNCIPE:         Gran victoria he conseguido,

               si mi dicha es cierta ya;

               mas aquí Dïana está.

               A vuestras plantas rendido,                      

               señora, perdón os pido

               de venir tan arrojado

               con la nueva que me han dado;

               que yo pienso que aún es poco,

               siendo vuestro, el venir loco                    

               de un favor no imaginado.

DIANA:            No os entiendo, ¿habláis conmigo?

               ¿Qué favor decís?

PRÍNCIPE:                       Señora,

               el de Urgel me ha dicho ahora

               que de él ha sido testigo,                

               y que yo el laurel consigo

               de ser vuestro.

DIANA:                          Necio fue,

               si os dijo lo que no ,

               y vos los habéis creído.

PRÍNCIPE:      Ya lo dudó mi sentido,                    

               mas quien lo creyó es mi fe.

                  Que como milagro fuera

               de vos el tener piedad,

               os negara el ser deidad,

               si mi amor no lo creyera.                        

               En el pecho que os venera,

               haber más fees más trofeo;

               y pues fe ha sido el deseo

               de imaginaros deidad,

               perdonad mi necedad                              

               por la fe con que lo creo.

DIANA:            Pues, ¡no es más atrevimiento

               creeros digno de mi amor?

PRÍNCIPE:      No, que vos con el favor

               podéis dar merecimiento;                  

               y en esto mi pensamiento,

               antes que en mí el merecer,

               creyó de vos el poder.

DIANA:         ¿Y él os ha dicho ese error?

PRÍNCIPE:      Sí, señora.

DIANA:                      (Esto es peor         Aparte 

               que lo que acaba de hacer;

                  porque supone estar yo

               despreciada, y él amante,

               pues al príncipe al instante

               el aviso le llevó;                        

               que él nunca lo hiciera,no,

               si a mí me quisiera bien.

               Amor, la furia detén,

               pues ya mi pecho has postrado;

               que en él este hombre ha labrado          

               el desdén con el desdén.)

PRÍNCIPE:         Señora, yo el modo erré

               de aceptar vuestro favor,

               y lo que fuera mejor,

               enmendando el yerro, iré                  

               a vuestro padre, y diré

               la gracia que os he debido,

               y rogaré agradecido

               que interceda en mi pasión

               por mi dicha, y el perdón                 

               de haber andado atrevido.

 

Vase el PRÍNCIPE

 

 

DIANA:            ¿Qué es esto que me sucede?

               Yo me quemo, yo me abraso;

               mas si es venganza de Amor,

               ¿por qué su rigor extraño?    

               Esto es amor, porque el alma

               me lleva el desdén de Carlos.

               Aquel hielo me ha encendido,

               que Amor su deidad mostrando,

               por castigar mi dureza                           

               ha vuelto la nieve en rayos.

               Pues, ¿qué he de hacer-ay de mí!--

               para enmendar este daño,

               que en vano el pecho resiste?

               El remedio es confesarlo.                        

               ¿Qué digo?  ¿Yo publicar

               mi delito con el labio?

               ¿Yo decir que quiero bien?

               Mas Cintia viene; el recato

               de mi decoro me valga;                           

               que tanto tormento paso

               en el ardor que padezco

               como en haber de callarlo.

            

Salen CINTIA y LAURA

 

 

CINTIA:        Laura, no creo mi dicha.

LAURA:         Pues la tienes en la mano,                       

               lógrala, aunque no la creas.

CINTIA:        Dïana, el justo agasajo

               que, por si tu sangre yo,

               te he debido, ahora aguardo

               que sea con tu favor                             

               el que requiere mi estado.

               Carlos, señora, me pide

               por esposa, y en él gano

               un logro para el deseo,

               para mi nobleza un lauro.                        

               Enamorado de mí,

               pide, señora, mi mano;

               sólo tu favor me falta                     

               para la dicha que aguardo.

DIANA:         (Esto es justicia de Amor.         Aparte 

               ¡Uno tras otro el agravio!

               ¿Ya no me doy por vencida?

               ¿Qué más quieres, dios tirano?)                                                         

CINTIA:        ¿No me respondes, señora?

DIANA:         Estaba, Cintia, mirando                          

               de qué modo es la fortuna

               en sus inciertos acasos.

               Anhela un pecho infeliz                          

               con dudas y sobresaltos,

               diligencias y deseos,                            

               por un bien imaginado;

               sólo porque le desea

               huye de él, y es tan ingrato              

               que de otro que no le busca

               se va a poner en la mano.                        

               Yo, de su desdén herida,

               procuré rendir a Carlos,

               obliguéle con favores,                     

               hice finezas en vano;

               siempre en él hallé un desvío;                                                  

               y sin buscarle tu halago,

               lo que huyó de mi deseo

               se va a rendir a tus brazos.                     

               Yo estoy ciega de ofendida,

               y el favor que me has rogado                     

               que te , te pido yo

               para vengar este agravio.

               Llore Carlos tu desprecio,                       

               sienta su pecho tirano

               la llama de tu desvío,                    

               pues yo en la suya me abraso.

               Véngame de su soberbia,

               hállete su amor de mármol;         

               pene, suspire y padezca

               en tu desdén, y llorando                  

               sufra...

CINTIA:                  Señora, ¿qué dices?

               Si él conmigo no es ingrato,

               ¿por qué he de dar yo castigo        

               a quien me hace un agasajo?

               ¿Por qué me has de persuadir         

               lo que tú estás condenando?

               Si en él su desdén no es bueno,

               también en mí será malo.    

               Yo le quiero si él me quiere.

DIANA:         ¿Qué es quererle?  ¿Tú de Carlos                                                          

               amada, yo despreciada?

               Tú con él casarte, cuando

               del pecho se está saliendo

               el corazón a pedazos?                     

               ¿Tú logrando sus cariños,     

               cuando su desdén helado,   

               trocados efecto y causa,

               abrasa mi pecho a rayos?

               Primero, ¡viven los cielos!,                

               fueran las vidas de entrambos                    

               asunto de mi venganza,

               aunque con mis propias manos

               sacara a Carlos del pecho

               donde, a mi pesar, ha entrado,                   

               y para morir con él                       

               matara en mí su retrato.

               ¿Carlos casarse contigo,

               cuando yo por él me abraso,

               cuando adoro su desvío                    

               y su desdén idolatro?                     

               (Pero, ¿qué digo?  ¡Ay de mí!        Aparte

               ¿Yo así mi decoro ultrajo?)

               Miente mi labio atrevido,

               miento; mas él no es culpado;             

               que si está loco mi pecho,                

               ¿cómo ha de estar cuerdo el labio?

               Mas yo me rindo al dolor,

               para hacer de uno dos daños.

               Muera el corazón y el pecho,              

               y viva de mi recato                              

               la entereza, Cintia amiga;

               si a ti te pretende Carlos,

               si da Amor a tu descuido

               lo que niega a mi cuidado,                       

               cásate con él, y logra             

               casto amor en dulces lazos.

               Yo sólo quise vencerle,

               y éste fue un empeño vano

               de mi altivez, que ya veo                        

               que fue locura intentarlo,                       

               siendo acción de la Fortuna;

               pues, como se ve en sus casos,

               siempre consigue el dichoso

               lo que intenta el desdichado.                    

               El ser querida una dama                          

               de quien desea, no es lauro,

               sino dicha de su estrella;

               y cuando yo no la alcanzo,   

               no se infiere que no tengo                       

               en mi hermosura y mi aplauso                     

               partes para merecerlo,

               sino suerte para hallarlo.

               Y pues yo no la he tenido,

               para lo que he deseado,                          

               lógrala tú, que la tienes;

               dale de esposa la mano,

               y triunfe mi corazón

               de sus rendidos halagos.

               Enlace... Pero, ¿qué digo?            

               Que me estoy atravesando                         

               el corazón; no es posible

               resistir a lo que paso;

               toda el alma se me abrasa.

               ¿Para qué, cielos, lo callo,         

               si por los ojos se asoma                         

               el incendio que disfrazo?

               Yo no puedo resistirlo;

               pues, cuando lo mienta el labio,

               ¿cómo ha de encubrir el fuego        

               que el humo está publicando?              

               Cintia, yo muero; el delirio

               de mi desdén me ha llevado

               a este mortal precipicio

               por la senda de mi engaño.

               El Amor, como deidad,                             

               mi altivez ha castigado;

               que es niño para la burlas

               y dios para los agravios.

               Yo quiero, en fin, ya lo dije

               y a ti te lo he confesado,                       

               a pesar de mi decoro,

               porque tienes en tu mano

               el triunfo que yo deseo.

               Mira si, habiendo pasado                         

               por la afrenta del decirlo,                      

               te estará bien el dejarlo.

 

Vase [DIANA]

 

 

LAURA:         ¡Jesús!  ¡El cuento del loco!

               Él por él está pasando.

CINTIA:        ¿Qué dices, Laura, qué dices

LAURA:         Viendo prohibido el plato,                       

               Dïana se ahitó de amor

               y del desdén ha sanado.

CINTIA:        ¡Ay, Laura!  ¿pues, ¿qué he de hacer?

LAURA:         ¿Qué, señoraAsegurarlo,    

               y al de Bearne, que es fijo                      

               no soltarle de la mano

               hasta ver en lo que para.

CINTIA:        Calla; que aquí viene Carlos.

 

Salen CARLOS y POLILLA

 

 

POLILLA:       Las unciones del desprecio,  

               señor, la vida la han dado.               

               ¡Gran cura hemos hecho en ella!

CARLOS:        Si es cierto, gran triunfo alcanzo.

POLILLA:       Haz cuenta que ya está sana,

               porque queda babeando.  

CARLOS:        ¿Y has conocido que quiere?                 

POLILLA:       ¿Cómo querer?  ¡Por San Pablo,

               que me vine huyendo de ella,

               porque la vi querer tanto

               que temí que echase el resto    

               y me destruyese!

CINTIA:                            ¿Carlos?                

CARLOS:        ¿Cintia hermosa?

CINTIA:                          Vuestra dicha

               logra ya triunfo más alto

               que el que en mi mano pretende.

               Vuestro descuido ha triunfado

               del desdén que no ha vencido               

               en Dïana el agasajo

               de los príncipes amantes.

               Ella os quiere; yo me aparto

               de mi esperanza por ella,    

               y por vos, sí es vuestro el lauro.        

CARLOS:        ¿Qué es lo que dices, señora?

CINTIA:        Que ella me lo ha confesado.

POLILLA:       Toma si purga, señora;

               no hay en la botica emplasto 

               para las mujeres locas                           

               como un parche de mal trato.

               Mas aquí se padre viene

               y los príncipes.  Al caso,

               señor, y aunque esté rendida

               declárate con resguardo.                  

 

Salen el CONDE de Barcelona, el PRÍNCIPE, y

don GASTÓN, luego DIANA, oculta

 

 

CONDE:            Príncipe, vos me dais tan buena nueva

               que es justo que os la acepte, y aunque os deba

               lo que a vuestra persona

               pago en daros mi hija y mi corona.     

GASTÓN:        Pues aunque yo, señor, no haya tenido     

               la dicha que Bearne ha conseguido,

               siempre estaré contento

               de que él haya logrado el vencimiento

               que tanto he deseado,   

               por la parte que debe a mi cuidado,              

               y el parabién le doy de este trofeo.

CARLOS:        Y también le admitid de mi deseo.

PRÍNCIPE:      Carlos, yo le recibo,

               y el mío os apercibo

               pues en Cintia lográis tan digo dueño                                                    

               que envidiara el empeño,

               a no lograr el mío.

 

DIANA, al paño

 

 

DIANA:         (¿Dónde me lleva el loco desvarío   Aparte

               de mi pasión?  Yo estoy muriendo, cielos

               de envidias y de celos;                          

               mas los príncipes todos se han juntado,

               y mi padre con ellos;

               sin alma llego a vellos,

               pues si su fin se alcanza,   

               yo tengo de morir con mi esperanza.)             

CONDE:         Carlos, pues vos pedís a mi sobrina,

               yo, pagando el deseo que os inclina,

               os ofrezco su mano;

               y pues tanto sosiego en esto gano,

               háganse juntas todas,                     

               las bodas de Dïana y vuestras bodas.

DIANA:         (¡Cielos, yo estoy mi muerte imaginando!) Aparte

 

[POLILLA habla] aparte a CARLOS

 

 

POLILLA:       (Señor, Dïana allí te está escuchando,     Aparte

               y has menester un modo muy discreto    

               de declararte, porque tenga efeto,               

               que va con condiciones el partido;

               y si yerras el cabe, vas perdido.)

 

CARLOS:           Yo, señor, a Barcelona

               vine, más que a pretender

               a festejar de Dïana                         

               la hermosura y el desdén;

               y aunque es verdad que de Cintia

               el hermoso rosicler

               amaneció en mi deseo  

               a la luz del querer bien,                        

               la entereza de Dïana,

               que tan de mi genio fue,

               ha ganado en mi albedrío

               tanto imperio, que no haré 

               cosa que no sea su gusto;                        

               porque la hermosa altivez

               de su desdén me ha obligado

               a que yo viva con él;

               y puesto que haya pedido

               mi amor a Cintia, ha de ser                      

               siendo así su voluntad,

               pues la mía suya es.

CONDE:         Pues, ¿quién duda que Dïana

               de eso muy contenta esté?  

POLILLA:       Eso lo dirá su alteza                     

               por hacerme a mí merced.

 

Sale DIANA

 

 

DIANA:         Sí, diré; pero, señor,

               ¿vos contento no estaréis,

               si yo me caso, que sea

               con cualquiera de los tres?                      

CONDE:         Sí, que todos son iguales.

DIANA:         Y vosotros, ¿quedaréis

               de mi elección ofendidos?

PRÍNCIPE:      Tu gusto, señora, es ley.  

GASTÓN:        Y todos la obedecemos.                           

DIANA:         Pues el príncipe ha de ser

               quien a mi prima la mano,

               y quien a mí me la

               el que vencer ha sabido 

               el desdén con el desdén.           

CARLOS:        ¿Y quién es ése?

DIANA:                             Tú solo.

CARLOS:        Dame ya los brazos, pues.

POLILLA:       Y mi bendición os caiga

               por siempre jamás, amén

PRÍNCIPE:      Pues ésta, Cintia, es mi mano.            

CINTIA:        Contenta quedo también.

LAURA:         Pues tú, Caniquí, eres mío.

POLILLA:       Sacúdanse todos bien,

               que no soy sino Polilla;

               mamóla, vuesa merced.                            

               Y con esto, y con un vítor,

               que pide, humilde y cortés,

               el ingenio, aquí se acaba,

               el desdén con el desdén.           

 

FIN DE LA COMEDIA

 




Anterior - Siguiente

Índice: General - Obra | Palabras: Alfabética - Frecuencia - Inverso - Longitud - Estadísticas | Ayuda | Biblioteca IntraText

Best viewed with any browser at 800x600 or 768x1024 on Tablet PC
IntraText® (V89) - Some rights reserved by Èulogos SpA - 1996-2008. Content in this page is licensed under a Creative Commons License